Líderes en aprovechamiento

Las vías del tren. #Ávila

A photo posted by Willy (@__willy_) on

En tierras abulenses somos muy de aprovechar. Nacimos para aprovechar. Es uno de los deportes locales más practicados. Aprovechamos cualquier cosa para cualquier otra cosa. Un ejemplo es esta noticia que me encuentro en Diario de Ávila: El PP pide una lanzadera a Madrid aprovechando el desvío de trenes por Medina. Por si os choca un poco el asunto os cuento que es un aprovechamiento de manual. La noticia cuenta, por ejemplo, que…

El Partido Popular intenta dar la vuelta a lo que puede resultar una amenaza para el futuro ferroviario de Ávila, convirtiéndolo en una oportunidad de mejorar la conexión con Madrid.

En realidad, el Partido Popular pretende darle la vuelta a lo que su gobierno nacional ha consentido, dejar a Ávila sin trenes y quieren venderlo como un logro cuando en realidad, esta solución, no pasa de ser un parche a una situación más que complicada para nuestro futuro. Decidieron conectar Madrid con Salamanca vía Medina del Capo, dejando a nuestra ciudad fuera de esa unión y, por consiguiente, prácticamente aislada en cuanto a tráfico ferroviario se refiere. Una vez se complete la idea se replanteará el servicio de trenes que pasan por nuestra ciudad ya que muchos que cubrían ese trayecto hasta Salamanca dejarán de pasar por Ávila y por tanto de hacer parada en nuestra estación. Una vez que eso suceda, el tráfico de la línea Ávila-Madrid disminuirá considerablemente, evidentemente, porque nos quitan trenes, lo que Sebastián González pretende “aprovechar” para hacer un tren lanzadera a Madrid. 

González habla de  un plan específico para la realización de este proyecto que «ya está en los presupuestos de este año con 300.000 euros, y que parece que en el ministerio ha sido bien acogido», con la ventaja de que es una cuestión que «no requiere presupuesto, sino que requiere planificación y gestión».

Ojo. Un tren lanzadera a Madrid no significa alta velocidad, ni siquiera velocidad moderadamente superior a la actual, para eso tendrían que hacer actuaciones de mejor en las vías, antiguas ellas, y poner en marcha trenes nuevos. En el caso de Ávila…

«con los surcos que nos dejan libres (los trenes que os quitamos) queremos que se mantenga el compromiso de que los podemos utilizar a disposición de los abulenses con una serie de lanzaderas a Madrid, un tren directo con un horario consensuado y acordado por todos que dé servicio fundamentalmente a los trabajadores y a los estudiantes y también a los turistas», todo ello «sin necesidad de hacer inversiones en la vía, porque eso está descartado sobre todo en lo que es el cuello de botella de El Escorial a Las Rozas y de Las Rozas a la estación del norte»

Y todo esto para conseguir que el trayecto de Ávila a Madrid se quede en un trayecto de “una hora o una hora y cuarto”, trayecto que se completa actualmente en algo menos de una hora y media si eliges el tren correcto. Esto me hace pensar que el asunto, como bien dice González, no es un problema de presupuesto, sino de planificación. Es decir, de eliminar las paradas intermedias para no  perder tiempo y así ganar 15 minutos en el trayecto. Un plan redondo.

Un plan redondo con el que aprovechamos para olvidarnos de la gente de los pueblos que usan esa línea. Un tren directo de Ávila a Madrid, o dos, o tres (que no es cuestión de pasta), deja en una muy difícil situación a los vecinos de la zona de Pinares (Navalperal, Las Navas…). ¿Acaso se llena un tren de Ávila a Madrid con los trabajadores y estudiantes que se desplazan a diario de aquí a la capital? Yo lo voy dudando. De hecho, el tren sale de Ávila medio vacío y se va llenando a medida que pasa por las localidades de la provincia. ¿Es pues un tren lanzadera sin paradas la solución a los problemas que la escasez de trenes va a traer a nuestra provincia? Pues yo lo sigo dudando. 

Total. Que aprovechando que os la vamos a meter doblada con la alta velocidad y que os vamos a dejar sin trenes vamos a venderos las bondades de llegar a Madrid en tan solo una hora y cuarto como si del final de la crisis se tratara dejando patente que solo nos interesan los ciudadanos de segunda, los de la capital, en detrimento de los de tercera, que son los de la provincia. Sí, digo bien. En Ávila no hay ciudadanos de primera. Lo somos de segunda o de tercera… Pero eso, para aprovechar bien el tema, os lo cuento otro día.

Con la playa en las orejas

SanSebastian

El verano es todo arena. También es calor y chanclas, pero sobre todo es arena (calculo que un 80 por ciento). Fíjense en mí, no hace falta ir más lejos. Hace más de dos semanas que volví de la playa (empiezo a dudar de que alguna vez estuviera allí) y continúan saliendo granitos de tierra de mis libros, mis zapatos, mis mochilas, mis bañadores, mi cabeza.

Lo peor del verano es la cabeza llena de arena. Lo mejor, el vino con gaseosa, pero no compensa. El coco, una vez que se te convierte en algo parecido a una maceta, ya no furrula bien. Resulta terrorífico dudar de uno mismo, sospechar que te has vuelto loco porque un trozo de playa te entró por las orejas en un momento de descuido, quizás mientras resolvía el crucigrama de La Razón.

La vida tiene esas cosas. Te vas de vacaciones cuerdo y vuelves turuleta. Y todo son dudas, ya digo. ¿Yo antes tenía un gato de mascota? ¿Y quién es esa señora que me grita cosas cuando salgo de casa? ¿Tengo un blog… o dos? Es imposible pensar con claridad con tanta arena aquí dentro.

Y el PP no ayuda haciéndome luz de gas. Te vas de vacaciones con Antolín Sanz “dolorido y abochornado” y al volver le escuchas decir que “ese acontecimiento ya pasó”. El apretón de manos con Sánchez Cabrera aún retumba en mi cabeza, como si alguien me hubiera clavado una sombrilla en el hipotálamo o un par de niños hicieran castillos de arena con mis neuronas.

Tenía un futuro prometedor que perdí en un momento de descuido, mientras hacía crucigramas en la playa. Y ahora ya no sé si fue verdad o lo soñé; si escuché a Antolín Sanz aquella noche presumir de disciplina de partido en el Senado diciendo que, según levantara uno o dos dedos, todo el Grupo Popular votaba al unísono “sí” o “no”, incluso cuando la decisión iba en contra del progreso de Ávila (¿de verdad lo dijo o es cosa de la tierra que me entró por las orejas?).

Aquel día, ya tan lejano, a los diputados provinciales del PP les dieron la papeleta rellena para que no se confundieran a la hora de elegir presidente (aunque de poco les sirvió). Entraron en el pleno con un papel escrito por algún otro, como yo iba a hacer la compra cuando era niño y mi madre apuntaba “dos calabacines, tres tomates y pan”. Solo tenía que darle la nota al tendero. Todo era más sencillo entonces.

Deben ser cosas de la “nueva política”. Recuerdo que hablaban de la “nueva política” antes de que me entrara tierra en las orejas. “Ya no vale todo”, decía la gente. Pero vuelves y te encuentras a Juan José Lucas, Mar Angulo y Óscar López como senadores por la Comunidad de Castilla y León. Y la cabeza comienza a pesarte, mucho (si te entra agua se forma una pelota de barro). ¿Cuántos dedos ves aquí: uno o dos?

Lógico pero aburrido

A_PKzbACEAAD8beEl verano más caluroso que se recuerda, nos dicen, y debe ser cierto: se ha visto a lagartijas con sombrilla, los turistas extranjeros pagan más por una sombra que por la paella y la sangría, en Galicia andan escasos de agua, el Madrid aún no ha realizado ningún gran fichaje y la prensa ha difundido tantas veces sus consejos contra la deshidratación y los golpes de calor que se les empieza a estropear la cinta. Entre calor y la operación independentista catalana, conocida entre amigos como el procés, apenas hemos tenido tiempo de hablar de Gibraltar. Un verano sin algún incidente en Gibraltar -pescadores enfadados, patrulleras vilipendiadas, traficantes de tabaco detenidos, etc.- no es verano.

El calor se nota en toda la península, incluso en lugares donde estos fenómenos son poco frecuentes. Que haga mucho calor en verano en Sevilla es parte de su idiosincrasia, que haga mucho calor en Ávila es como ponerle a un Santa Teresa dos subfusiles y una banda de munición cruzada sobre el pecho. La situación es tan anómala que no podemos descartar que algunas de las cosas que pasan en la ciudad se deban a estos calores, sobre todo si tenemos en cuenta que la famosa cápsula debe actuar como un invernadero.

La cápsula, sí, ya saben, lo de la diputación. El presidente electo de la Diputación acudió el otro día a Madrid a dar su versión de los hechos, asumir responsabilidades y lo que fuese menester, pero dudo que le llegasen a dar un cachete flojito. En primer lugar porque la Comisión de Garantías del PP tampoco es que sea precisamente la Inquisición: por allí han pasado sin grandes alharacas muchos de los que después terminaron frente a un juez. Y en segundo lugar porque, le pese o no a Antolín Sanz, la mejor opción para el PP era darle una palmadita en la espalda a Sánchez Cabrera, pedirle que se porte bien de aquí en adelante y a otra cosa mariposa. La otra opción era una caza de brujas para buscar a los diputados rebeldes -por mucho que Sanz y otros muchos supongan o sepan quién apoyó la revolución, el voto es secreto- y su expulsión, lo que seguramente habría dejado al PP compuesto y sin la Diputación de Ávila. Como enfadarte con tus hijos e irte tú de casa.

Total, que Antolín Sanz nos ha confesado, tras pasar por Génova, que el buen rollito no es postureo, que él y Sánchez Cabrera son coleguis, que se hacen selfies cuando están de weekend o van de shopping y que le echan las mismas mierdas a los gintonics. Hablando se entiende la vasca. ¡Viva la gente! Eso sí, perdona, pero no olvida. Vamos, que cualquier día le pone el gintonic a Cabrera sin cardamomo y con tónica del Mercadona.

A ver si llega ya el otoño, el fresquito, la liga de fútbol y las elecciones. ¿No se les hace raro a ustedes que llevemos tanto tiempo sin votar? Con este calor y este mono le entran ganas a uno de montarse un movimiento nacionalista y votar cosas sin parar. ¡Que le pongan una ranurita a la cápsula y montamos un referendum! ¿Quiere usted que el Alcalde de Ávila vuelva a lucir esos chalecos tan campechanos que vestía día sí y día también durante la campaña?

Voy a ponerme un rato al aire antes de que se me vaya la cabeza.

PS.- Los de la foto somos nosotros, pero bien podría ser un party del PP.

El “Capricho Ruso” de la Orquesta Sinfónica de Ávila

IMG-20150720-WA0003

“Capricho Ruso” no es el nombre de un plato de Master Chef, aunque bien podría. No, no van por ahí los tiros… Se trata del próximo concierto de la Orquesta Sinfónica de Ávila, el que ofrecen mañana miércoles a las 21.00 horas en el Lienzo Norte. Es el séptimo concierto de esta orquesta en el marco de su sexto encuentro (en el primer encuentro dieron dos conciertos) y que en esta ocasión engranará todas sus piezas bajo la batuta de Miguel Romea Chicote que, como se puede leer en el enlace…

… Obtiene el Titulo Superior de Profesor de clarinete y consigue el “Premio de Honor Fin de Carrera” en el Real Conservatorio Superior de Madrid y cursa estudios de postgrado en el Rotterdams Conservatorium, así como en el Universität für Musik Mozarteum de Salzburgo. Asimismo, realiza estudios de música de cámara, piano, armonía, contrapunto y fuga, composición, etc.

Os cuento, además, que ha estado al frente de las más importantes orquestas del país y, en esta ocasión, es el responsable de sacar adelante uno de los programas musicales más complejos que jamás haya tocado nuestra Orquesta Sinfónica. Complejo por las piezas que él mismo ha seleccionado para la ocasión, las tres de compositores rusos, y de un altísimo nivel técnico a nivel orquestal. La presencia de ciertos instrumentos, que normalmente no están presentes en una formación sinfónica, es un añadido de belleza y responsabilidad a este encuentro. El saxofón, como gran novedad y muy poco frecuente en este tipo de orquestas, compartirá escenario con otros como el contrafagot, el piano, el arpa… todos instrumentos que conocemos pero que no siempre podemos disfrutar en conciertos sinfónicos.

En total son más de 80 profesionales de la música, la mayoría de ellos son de Ávila y algunos refuerzos que llegan de otras provincias. La organización corre por cuenta de Juventudes Musicales de Ávila y en su afán de sacar adelante este ambicioso proyecto que poco a poco se va consolidando. Su reciente cambio de rumbo, el nuevo estilo en su gestión y la continuidad en el tiempo de sus conciertos se está haciendo notar y ya en el horizonte aparecen nuevas metas a las que llegar una vez pasado el concierto de mañana. El patrocinio del Ayuntamiento de Ávila, del Centro de Congresos Lienzo Norte y de todas las empresas que apoyan el evento es “crucial para que este tipo de conciertos puedan desarrollarse” y, en esta ocasión, han contado también con el apoyo de la Fundación Siglo gracias a la cual han colaborado en el encuentro cinco profesores de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León que ha venido para ayudar en las secciones de cuerda (violín, viola, violonchelo y contrabajo).

Tenemos mañana una gran oportunidad de disfrutar de nuevo de una de las grandes cosas que ofrece la ciudad de Ávila. Su Orquesta Sinfónica. Es la gran apuesta de Juventudes Musicales Ávila, se nota en cada encuentro y concierto que organizan por la buena labor que desarrollan en cada uno de ellos y necesitan vuestro apoyo y asistencia si pretendemos poder disfrutar más veces de semejante lujo. El precio del concierto es de 10 euros, como siempre hay algunos descuentos para alumnos de la Escuela de Música, por ejemplo. Todo lo recaudado se destina, íntegramente, al mantenimiento de la Orquesta y a sus proyectos futuros.

Nos vamos de concierto… Nos vemos allí.

Santa Teresa está llenando Segovia de turistas

En este año tan importante para la primera industria local, es bueno ir echando de vez en cuando un vistazo a las cifras para ver cómo se va desarrollando. Es más una labor de supervisión o de escrutinio que de otra cosa porque a estas alturas de año, si algo no funciona, poco remedio le vamos a encontrar.

Con todo, pueden estar ustedes tranquilos, las cifras son positivas, las calles de la ciudad están llenas de turistas que comen chuletones, compran rosarios y se empapan de espíritu teresiano (y de sudor estos últimos días). Hasta mayo, últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de viajeros se había incrementado en más de un 12% y el de pernoctaciones en más de un 22%. Buenos datos, sin duda, aunque a palo seco saben a poco. ¿Está aumentando el turismo en la ciudad más o menos que en sus vecinas? ¿Es una mejora general del turismo de interior o es solo en Ávila con motivo del centenario? Veamos.

Pernoctaciones Visitantes

 

Como pueden ver, el turismo, el líneas generales, crece en casi todas las ciudades seleccionadas, aunque el número de pernoctaciones lo hace especialmente en dos: en Ávila y en Segovia. ¡El poder de Santa Teresa es tan grande que su radiación teresiana descalza llega hasta la ciudad vecina! El número de pernoctaciones crece en Segovia un 26,3%, cuatro puntos más que en Ávila. Dejando esto a un lado, el dato más positivo para nuestra ciudad es que las pernoctaciones crecen bastante más que el número de visitantes, aumentando la estancia del viajero en la ciudad y, por lo tanto, los eurillos que se deja entre nuestras murallas. Seguramente ahí estemos viendo especialmente el efecto del centenario.

¿Y el centenario funciona mejor o peor que otros eventos? Buscando una comparación rápida, les traigo una tabla con el aumento del número de pernoctaciones en tres ciudades hasta el mes de mayo: Ávila con motivo del Centenario de la Santa, Toledo el año pasado con el del Greco y Soria el año que se celebró allí las Edades.

EventosÁvila está de momento por debajo de Toledo, aunque no mucho, y bastante por encima de Soria, aunque los datos no son estrictamente comparables. Este año el turismo está aumentando en casi todos los lados, mientras que el año pasado el sector se comportó peor y 2009, año de las Edades sorianas, fue bastante lamentable. El año pasado, los datos del turismo toledano fueron 17 puntos mejores que la media de las ciudades estudiadas, mientras que este año los abulenses están 12 puntos por encima de esa media.

En resumen, el Centenario, a estas alturas de año, funciona bien. 7,5 sobre 10.

Que no cunda el pánico…

Mucho lío el que se ha montado alrededor de la figura del Presidente de la Diputación, ¿no? En cierto modo es normal, es una situación a la que el Partido Popular no está acostumbrado. Grietas a nivel interno han tenido siempre, como en todo partido político que se precie, pero visibles al público no. Es más, ha parecido, durante muchos años, un partido sin fisuras donde nadie discrepaba de los máximos dirigentes y donde todos remaban siempre en la misma dirección a pesar de que muchos lo hicieran a regañadientes.

Todo cambió de forma grotescamente divertida el día 25 de junio. Ya sabéis lo que pasó. No voy a entrar en demasiados detalles en este tema. Cabrera Presidente por sorpresa, caras raras entre los asistentes, nerviosismo, “se lo voy a contar a los de Génova” y todo patas arriba en un momento en el que nadie se lo esperaba. Y ahí andaba la cosa. Antolín diciendo que se lo va a contar a Génova, Génova ya dijo en su día que él verá… El portavoz del PP diciendo que el Presidente de la Diputación no es de fiar intentando echarle un cable envenenado a Antolín Sanz y Sánchez Cabrera, Presidente de la Diputación, tranquilo como el que lleva 31 siendo mano.

Seamos serios. Mucha suspensión cautelar de militancia, mucho expediente, mucha investigación y muchos estatutos. Lo que queráis… Pero NO VA A PASAR NADA. Nada de nada. Bueno, sí, un rapapolvos a Cabrera para que parezca que han hecho algo. Una charla seria con él para que pida disculpas a su partido, un tirón de orejas más vergonzante para quien lo da que para quien lo recibe intentando transmitir la sensación de que desde Génova se controla la situación… Y ya. Se lo comen con patatas. El Presidente se queda. No hay más. Bueno, sí… El Presidente se queda y el señor Sanz se encontrará con medio pie fuera de la política y con él aquellos que quieran o intenten defenderle.

Si alguien se ha parado a escuchar el discurso de Jesús Manuel Sánchez Cabrera se dará cuenta de que tiene un tono diferente, a política actual, a otra forma de hacer las cosas. Se percatará de que, apenas una semana después de su investidura, ya había cerrado la mayoría de las fisuras que pudieran surgir dentro de su grupo político en la institución que preside. No hay que ser my listo para darse cuenta de que detrás de él hay mucha gente de su partido que le apoya en este estudiado y medido paso que ha dado. ¿Echarle del PP? Guerra en vísperas de unas elecciones, un lujo que el PP no puede permitirse en una provincia como Ávila. ¿Pedirle dimisión? Rechazada. Cabrera es el presidente de la Diputación Provincial de Ávila, va a serlo durante cuatro años pese a que haya a quien no le guste y de ahí no le pueden bajar si él no dimite. La otra opción pasa por una moción de censura y ahí ya metes en un fregado a la oposición que no tiene por qué colaborar.

Tenemos presidente y sus “jefes” lo saben. Tenemos presidente y si no quieren darse un tiro en el pie más vale que lo acepten. Tenemos un presidente a quien su partido no puede sancionar, un presidente que gusta a mucha gente dentro y fuera de sus filas. No va a pasar nada, que no cunda el pánico.

Los políticos naturales y los de fiar

La prensa viene hoy con artículos interesantes de leer, de analizar y de reflexionar. No todo es Grecia.

Uno de los primeros artículos que me desayuné hoy fue el de Manuel Jabois en El País. Lleva por título “Más razón que un santo” y analiza el espinoso tema del populismo, cada vez más creciente y con tantas aristas, vértices y ángulos en esta España poliédrica.

Jabois habla de Revilla, el presidente cántabro. Que sí, que ha vuelto al poder. Y volverá en Taxi a la Moncloa. A mí me da igual que un líder vaya en un Renault o en un Sidecar, lo que me importa es que resuelva los problemas para los que ha sido elegido. Pero ahora es más importante el titular que la gestión. Peligroso. Las palabras vacías. Como dice Manuel… “lo nuestro, lo de casa: la gente normal”. En nombre del pueblo se dicen muchas vaciedades de las de echarse a temblar.

Después de leer ese artículo me adentré en las aguas abulenses. Primero pasé por “El Diario de Ávila” donde tienen una entrevista con David Beltrán, nuevo portavoz. Y el titular es un palo a Sánchez Cabrera: “Los afiliados desconfían de Sánchez Cabrera porque ha demostrado ser capaz de todo”.

Y es que las aguas del PP van complicadas por el Adaja. Por el Adaja, por el Voltoya, por el Tormes y por todos sus afluentes. En la siembra de apoyos la cosecha de unos y otros está siendo soterrada, pero de teléfonos quemados.

¿Y en la otra parte? Antonio García ha entrevistado a Sánchez Cabrera. Se puede encontrar en “El Mundo CyL“, aquí enlace. «Antolín no nos escuchaba y tuvimos que tomar la decisión de solucionarlo nosotros» es el titular. Es una gran entrevista. La primera pregunta es directa y al mentón: ¿El fin justifica los medios?

Las conclusiones se las dejo a ustedes, que hay que mucho que pensar tras leer las dos entrevistas… y lo de Jabois. Hay buenos y malos políticos. Los hay naturales y sin naturalidad. Y también confiables y los que no. Pero también hay Mascheranos o Nocionis a los que querrías siempre tener en tu equipo.

¿Underwood sí o no? Qué complicao es esto de la política, hasta en Ávila.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.550 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: