Turismo de interior

La semana pasada, mientras el invierno llegaba de golpe a la península histérica, pasé unos días – sí, otra vez voy a hablar de mi – haciendo un poco de turismo cultural: museos, iglesias, edificios singulares, bares… Sí, he dicho bares ¿acaso la gastronomía no es cultura? ¿La forma de tirar la caña no es parte del folclore propio de cada ciudad? Como uno es un patriota de la única patria verdadera, la cuenta bancaria, no me marché muy lejos y, para colaborar con el terruño que a uno le vió nacer, dediqué mis días de asueto a ver a familiares y conocidos en la ciudad amurallada y a recorrer Burgos y Palencia, levantando con ello, en la medida de lo posible, la economía castellanoleonesa, en concreto su sector hotelero/hostelero. Turismo de interior, lo llaman.

Reja Targaryen – Catedral de Burgos (click para ampliar)

No se preocupen, no les voy a pasar las diapositivas de mis vacaciones. Como les digo, cuando visito una ciudad suelo ver los monumentos más representativos (también los menos, para que engañarnos) y normalmente viajo con una planificación* lo más meticulosa posible para intentar abarcar el mayor número de lugares de interés en el menor tiempo posible. Esto requiere conocer de antemano qué hay que visitar y a qué hora es posible hacerlo. Y es aquí donde surgen normalmente los problemas.

Internet es un sitio estupendo para encontrar información de este tipo, pero no siempre es fiable. Si cuando buscas los horarios de apertura de la Catedral de Palencia – la “Bella Desconocida” – encuentras seis horarios distintos, y otro tanto te pasa con la de Burgos, tú, como usuario, debes realizar una criba y seleccionar de entre todos ellos los que te parezcan más fiables. Normalmente estos terminan siendo los que figuran en la página de los propios monumentos, cuando estos disponen de ella, o en los organismos oficiales. El problema es que no todos los organismos son igual de fiables. Por ponerles un ejemplo, la página de Turismo de la Junta es especialmente desafortunada en cuanto a precios y horarios, lo que, por cierto, es bastante lamentable.

Los horarios de la Catedral de Palencia los terminé encontrado en la web de turismo de la Diputación, aunque tengo que señalar que no fue precisamente sencillo, y me fue imposible en la del Ayuntamiento o en la de la propia Catedral (que tiene pinta de haberse detenido en algún momento a finales de los 90). Siempre queda la posibilidad de la que la culpa fuese mía, no lo descarten, pero harían bien en poner las cosas fáciles a la gente despistada y con poca paciencia como yo. Burgos es otra cosa. En al web del Ayuntamiento, la información turística es fácilmente accesible y coincide, a grandes rasgos, con la que proporciona la web de turismo de la Diputación. Además, la Catedral de Burgos cuenta con web propia en la que se informa de los horarios de apertura, aunque, fíjate tú que casualidad, se olvida de indicar que los martes por la tarde la visita es gratuita.

También intenté visitar la Catedral de Ávila, y más de lo mismo. En las páginas de turismo de la Junta y del Estado los horarios no coinciden del todo. Y luego están las web abulenses. Sabemos, fue una exclusiva de este rincón, que el Ayuntamiento está preparando una web turística de la ciudad, pero de momento no hay nada disponible y en la última remodelación de la web municipal no han incluido nada sobre este tema, tan solo un enlace a la citada futura web de turismo que de momento no conduce a ningún lugar. Por su parte, la Diputación presentó hace poco su web de turismo y, a la espera de que el Sr. Juan Luis del Pozo nos de su opinión y nos explique sus virtudes y defectos y dónde han ido a parar los euros que nos ha costado, les voy a dar mi parecer: la web es una chufa que no sirve para nada (o para muy poco). No hablo de diseño, ni de despliegue multimedia, ni de velocidad de carga, ni de nada de eso; hablo desde el punto de vista del turista que busca información. En el caso que nos ocupa, los horarios de visita de la Catedral, la web de la Diputación no sirve para nada. No es que figuren mal, es que ni figuran ni parece que vayan a hacerlo. ¿Y los precios? Tampoco. Pero ni de la Catedral, ni de ningún otro monumento. ¿Para qué sirve una web oficial de turismo, pagada a escote por los ciudadanos, que aporta menos información al turista que la wikipedia o que un blog?

Entonces ¿cuales son los horarios de visita de la Catedral? Por fortuna, la Catedral cuenta con página web (aunque no resulta sencilla de localizar en los buscadores) y allí se pueden consultar los horarios del Museo que, supongo, coinciden con la apertura turística de la Seo, aunque allí no lo aclara. Además, en un blog informan sobre los horarios en fechas concretas (puentes, celebraciones y fiestas de guardar) y los posibles cambios por obras, aunque en ninguno de ellos figura el precio de la entrada ni el día de visita gratuita – como en Burgos, qué casualidad – que creo recordar es el martes por la mañana.

Como vemos, aún quedan muchas cosas por mejorar en algo tan importante para la ciudad como el turismo.

PS.- La Catedral bien en el “dospuntocerismo”, pero en la puerta del templo, cuando este está cerrado, el horario que figura es el siguiente:

Del 28 de Octubre al 24 de Febrero.-  De lunes a viernes: 10-16:30. Sábados: 10-18. Domingos y festivos 12-15:30.

Del 17 de Septiembre al 28 de Octubre.- De lunes a viernes: 10-17:30. Sábados: 10-19. Domingos y festivos: 12-15:30.

Del 15 de Julio al 16 de Septiembre.- De lunes a viernes: 10-19. Sábados: 10-19:30. Domingos y festivos 12-15:30.

¿Que pasa del 25 de Febrero al 15 de Julio? ¿Y el 28 de Octubre?

* De esto se encarga mi adorable pareja, yo soy el que hace las fotos. 🙂

Una web de turismo

El Lunes por la mañana nos llegaba por primera vez la noticia. La Diputación de Ávila y el Ayuntamiento de Ávila pondrán en marcha una página web que aglutinará toda la oferta turística de la ciudad y la provincia en un único sitio. Inicialmente, como aún se puede ver en esta noticia de Diario de Ávila, se nos decía que tendría un coste de unos 300.000 euros lo que, a primera vista, podía parecer una verdadera burrada. Esa elevada cifra se corrigió en unas horas y se dio otra bastante más baja con intención de llamar a la calma en este caso, la misma web costaría apenas unos 58.900 euros. Por un momento me recordó a cuando la policía y los sindicatos no se ponen de acuerdo al dar las cifras reales de una manifestación cosa que me resultó extraña pues ambas cantidades las daba la propia Diputación de Ávila.

¿No os parece también a vosotros excesiva la diferencia? A ver qué ha pasado…
Resulta que durante unas Jornadas de Turismo celebradas en El Tiemblo alguien decide, en declaraciones a la prensa, aprovechar la situación para anunciarlo a bombo y platillo. No se convoca una rueda de prensa específica para decir que se van a gastar 50 millones de las antiguas pesetas en una web, se ‘improvisa’ (entiendo que no del todo) y se deciden por el método del ‘canutazo’ (nada de drogas, no os penséis cosas raras), para lanzar el mensaje y conseguir que llegue a todos los ciudadanos. Un mensaje que, en esta ocasión, era más correcto antes de corregir los datos inicialmente dados que después de hacerlo. Y es que, no termino de entender qué es lo que lleva a la Gran Casa Provincial a rectificar una cifra que estaba bien dada de inicio.

Lo explico. El importe total que se desembolsará para el conjunto del proyecto asciende a 300.000 euros con el IVA ya incluido. Que no nos vengan con que solo costará 58.900 euros. Diseñar desde cero la web, programarla y mantenerla durante dos años sí cuesta 58.900 euros a los que habrá que sumarles el IVA cuando se vaya a pagar dicho importe. El apartado de marketing on line para mover y publicitar la página en internet durante los próximos dos años se lleva una partida de dinero casi idéntica a la de la creación de la web que asciende, con impuestos, a cifras cercanas a los 70.000 euros. Todos estamos de acuerdo, además, en que la web hay que llenarla de contenidos y eso es también trabajo, sobre todo cuando se pretende dar un contenido de calidad y parece que por ahí van los tiros. Las fotos cuestan dinero, los presumibles vídeos que incluirá la web también y los textos, para los que es necesario un gran trabajo de documentación tampoco son gratis. No tengo la cifra que se va en este apartado concreto pero, si como me dicen se pretende echar el resto en este asunto, serán otros bastantes miles de euros.

Estos y otros gastos generados del proyecto hacen que la cifra total que se va a destinar a la página sí sea la inicialmente dada de 300.000 euros, céntimo arriba o abajo. Gasto que se realizará, en realidad, a lo largo de una horquilla de tres años que comenzó hace ya casi uno y que le quedan dos por delante. Debo decir que parece una buena idea. Si de verdad se están haciendo las cosas tan bien como me dicen que se están haciendo, creo que la iniciativa es buena y, en todo caso, sí podría decir que llega con algo de retraso. Es lo único reprochable. Por lo demás me dicen que se ha pretendido en todo momento contar con empresas de Ávila, que el priego de condiciones exigidas para el concurso estaba muy detallado, estudiado y con todos los ingredientes para que el nuevo sitio sea, de verdad, un portal útil y de promoción de nuestro turismo.

Que sí, que es una cifra bastante abultada pero es que cuando las cosas se hacen bien se mueven cifras altas. Se trata, así debemos tomarlo, de una inversión a corto plazo que debería dar resultados de forma casi inmediata. Haciendo las cosas bien desde el principio sí podemos pensar que al fin se están dando pasos certeros encaminados a mejorar nuestra economía provincial. El sector turístico necesita un empujón como el que ahora se pretende darle con esta nueva página web. Hace falta que todo lo que se está haciendo bien tenga una continuidad y que, de verdad, termine por ser un proyecto serio tal y como parece que nace.

Con un poco de suerte, el día que se presente la web de forma oficial, no parece quedar mucho, nos informarán con más detalle de esas cifras que inicialmente generaban polémica. Estos detalles hay que cuidarlos y no pasa nada por informar al ciudadano con un poquito más de rigor en lugar de lazar números al aire delante de un micrófono como si hablásemos de caramelos de menta, más cuando las cosas, como en este caso, no están mal encaminadas.

Espero que el dinero y el esfuerzo merezcan la pena y que no termine siendo otro proyecto condenado al olvido sin mucho más que ofrecer a nuestros visitantes que unas fotos de Gredos.

Avila book on mondays

Jroña que jroña se agotaron los yogures de tanta ansiedad. Jason e Irinni (personajes de ficción) no sabían qué más hacer ya. La corporación ateniense les había encomendado una tarea que en principio se antojaba sencilla: solicitar e intercambiar datos con las ciudades europeas que destacan en materia de accesibilidad para organizar un simposio.

El asunto en principio parecía sencillo: Una llamadita, dirección de correo y escríbame usted aquí. Todavía no conocían en profundidad el funcionamiento español… “You better call tomorrow” es lo máximo que habían llegado a entender. Y eso que el camino no fue sencillo

Jason: Irinni, métete en la página de la ciudad española
Irinni: ¿Sabes cuál es?
Jason: Yo que sé, digo yo que Avila.com ¿no?

Irinni: Oye Jason… que aquí hay mucho enlace pero ésta no es. Mira

“This site and domain are not affiliated with or owned by any government or municipal authority.”

Jason: Manda carallos. Pues búscalo en Google pues, zagala.
Irinni: Búscalo tú, majo, tanto mandar. Deja el Facebook y haz algo útil.
Jason: El caso es que aquí en el caralibro lo único que me sale es un tal “Barco de Ávila”. A ver si va a estar mal el nombre…
Irinni: No, no, mira… lo tengo: Avila.es

Jason: Eh… ¿Y esto cómo lo ponemos en cristiano…en inglés quiero decir?
Irinni: Pincha eso de contacto a ver.
Jason: Esto va a velocidad de guagua. Dale una cachetada al ordenador…No, espera. La leche del yogur… ¿pues no me acaba de saltar el outlook?

Irinni: Cierra, no te preocupes. Creo que lo tengo…debe ser esto… a ver que pinche en la banderita inglesa… pues no parece que esté muy actualizado eh… Bueno, da igual: Contact, un formulario. Lo logramos

Jason: Accesible me dices…

Jason: ¿Tú crees que leerán nuestro email?

Irinni: No sé, tú déjales un enlace al translator de google porsiaca. Pero vete avisando al patrón de que en las conferencias no habrá representante español…

____

Elige tu propia aventura – Final alternativo: Ante las dificultades de comunicación, la empresa griega se puso en contacto con la oficina económica y comercial de España en Atenas, para que a su vez se pusiesen en contacto con el Ayuntamiento de Ávila. El interlocutor de turno aseguró que allí no había nadie que hablara inglés y que si querían algo lo enviaran en español.

____

Como ya imaginan nada similar a esto ha sucedido jamás. Ésta ha sido sólo una inocente historia de ficción.

A %d blogueros les gusta esto: