Turismo de catedrales, murallas y PGOUs

14873471996_e45afd5cb1_zNo se me da bien aparcar. Bueno, en realidad no es que se me de mal, es que no suelo hacerlo. Quizá en mis tres años motorizado he aparcado el coche en línea, más o menos en paralelo con la acera, dos o tres veces. Cuatro siendo generosos. Por eso cuando viajo con mi vehículo autopropulsado suelo buscar hoteles que estén a las afueras de las ciudades, que dispongan de aparcamiento a poder ser gratuito o que parezcan rodeados por amplias y poco concurridas zonas de estacionamiento. Google Maps, gracias por tanto.

Eso hice en Plasencia, por ejemplo. ¿Conocen ustedes Plasencia? Pues deberían ir. Aprovechando que es verano, que a la gente le gusta viajar y que tienen tiempo para leer, suplemento de viajes de Los4Palos. Lo más interesante de Plasencia para un abulense son sus murallas, una versión a escala y con huecos del primer monumento patrio. Hay una parte a la que se puede subir para dar un paseo por el adarve, así que se sentirán como en casa. El otro gran monumento de la ciudad es su Catedral, o más bien sus dos medias catedrales. Esta historia es interesante y muy española, aunque se diese antes de poder llamar españoles a sus protagonistas. Plasencia se puso a construir una catedral en el S. XII-XIII y estuvieron de obras hasta el XV. Ya saben como son estas cosas, te pones a cambiar los grifos del baño y al final te gastas el sueldo de medio año en cambiar las ventanas. No era una catedral especialmente grande, ni ostentosa, gótica con elementos del último románico, pero tenía sus cosillas. Una cosa coqueta. Total, que en un siglo se les quedó pequeña y a finales del XV decidieron que era buena idea levantar otra Catedral más grande, así que se pusieron a la tarea. A medida que desmontaban la catedral vieja iban levantando en el mismo solar la catedral nueva, evitando así que la gente se quedara sin catedral. Pero llegaron las vacas flacas -estamos en España, al final eso siempre pasa- y no se pudo seguir con las obras, así que se cerró como se pudo lo que estaba sin terminar y se confió en que algún día se pudiese rematar la faena. No se pudo, ya se lo adelanto, y ahora pueden ver ustedes media catedral románico-gótica y otra media gótico-renacentista, con las costuras de la obra entre una y otra.

14896486815_437d9ca65b_z

Más cosas que pueden hacer ustedes en Plasencia: ver el acueducto, tomarse unos pinchos en la Plaza Mayor y darse un baño en el río. Mira por donde, aquí también tenemos una historia curiosa y con interesantes paralelismos. ¿Han leído algo sobre la famosa sexta modificación del PGOU de Ávila? Lo del Cylog, el apéndice urbano hasta Naturávila, la sentencia judicial y Rivas negociando pactos con los interesados para que aquello no acabe en desgracia. Bueno, pues en Plasencia la historia quizá les resulte familiar. Resulta que en esta zona del río donde ustedes pueden meter el culete, existían, antes de que la zona se convirtiese en la zona de esparcimiento que pueden visitar, unas huertas. Las típicas huertas que hay o había en todos lados cerca de los ríos. Total, que el Ayuntamiento de la ciudad decide hacerse con la zona, urbanizar, ajardinar, construir un aparcamiento, unos ascensores y unas escaleras mecánicas para conectar esta zona con el centro de la ciudad. Los propietarios, que no están contentos con lo que se les piensa pagar, negocian con el Ayuntamiento, recurren a los tribunales, vuelven a negociar y vuelven a romper las negociaciones, recurren sentencias, etc. En estas cuatro líneas he resumido un conflicto de 30 años. Sí, 30 años llevan a vueltas con esto.

El tramo final del asunto viene desarrollándose desde hace unos diez años y parece que por fin se va a cerrar, o casi. En 2014, una sentencia judicial obligó al Ayuntamiento de la ciudad a pagar 6 millones de euros en dos años a los propietarios de los terrenos y a negociar con los mismos el pago de otros 40 millones en dinero o en terrenos urbanizables. Datos a tener en cuenta llegados a este punto: el presupuesto de la ciudad es de unos 30 millones, la deuda municipal anda por el 170% y antes de estos 46 millones ya se habían abonado otros 20, así que la broma va a salir por más de 60 millones.

Los propietarios han dicho que de terrenos nada, que el mercado está muy malito y que pasan de construir pisos, que ellos quieren el dinero, por lo que el Ayuntamiento se va a ver obligado a pedir un rescate a Montoro, que incluyó en las últimas leyes de estabilidad presupuestaria y de financiación de las autonomías un fondo especial para afrontar el pago de sentencias judiciales. El problema, claro, es que nadie regala el dinero y que el préstamo del Estado conlleva la redacción de un plan de ajuste que asegure la devolución del dinero: subida de impuestos y tasas, recortes de gastos, venta de propiedades municipales, etc. Total, que aquello que en su momento pareció buena idea, ahora es un desastre que va a hipotecar la ciudad durante un par de décadas fácilmente.

Y por si esto fuera poco, el remate final: la empresa que lleva la explotación de un aparcamiento cercano denunció al Ayuntamiento por competencia desleal porque consideraba que el aparcamiento construido sobre las huertas, al ser gratuita, perjudicaba a su negocio. Y el remate del remate: esta empresa lleva 19 años sin pagar al Ayuntamiento el canon anual que establecía el contrato que firmó para la concesión del aparcamiento. Ahora, el Ayuntamiento se los ha reclamado, pero solo los 4 últimos, porque los 15 anteriores han prescrito. Divertido ¿verdad?

Lo dicho, visiten Plasencia, suban a sus murallas, vean sus catedrales y gasten algo en sus bares y restaurantes. Van a necesitar ese dinero.

Ps.- ¿Puede llegar a pasar esto en Ávila? Veremos.

Ps2.- Información útil para el viaje: En Plasencia no hay zona azul. La eliminaron a finales del año pasado cuando se descubrió que la concesión había caducado en 2007, hecho que no impidió que la empresa concesionaria siguiera cobrando y multando de manera ilegal ante el silencio del Ayuntamiento. El Ayuntamiento ha sido condenado a hacerse cargo de los trabajadores de la contrata.

Ps3.- Se me olvidaba: la construcción del aparcamiento en los terrenos expropiados acabó en los tribunales porque el contrato se fraccionó para poder adjudicárselo a dedo a un militante del partido que gobernaba la ciudad, el PSOE. La exalcaldesa está en la cárcel desde mayo.

Santa Teresa está llenando Segovia de turistas

En este año tan importante para la primera industria local, es bueno ir echando de vez en cuando un vistazo a las cifras para ver cómo se va desarrollando. Es más una labor de supervisión o de escrutinio que de otra cosa porque a estas alturas de año, si algo no funciona, poco remedio le vamos a encontrar.

Con todo, pueden estar ustedes tranquilos, las cifras son positivas, las calles de la ciudad están llenas de turistas que comen chuletones, compran rosarios y se empapan de espíritu teresiano (y de sudor estos últimos días). Hasta mayo, últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de viajeros se había incrementado en más de un 12% y el de pernoctaciones en más de un 22%. Buenos datos, sin duda, aunque a palo seco saben a poco. ¿Está aumentando el turismo en la ciudad más o menos que en sus vecinas? ¿Es una mejora general del turismo de interior o es solo en Ávila con motivo del centenario? Veamos.

Pernoctaciones Visitantes

 

Como pueden ver, el turismo, el líneas generales, crece en casi todas las ciudades seleccionadas, aunque el número de pernoctaciones lo hace especialmente en dos: en Ávila y en Segovia. ¡El poder de Santa Teresa es tan grande que su radiación teresiana descalza llega hasta la ciudad vecina! El número de pernoctaciones crece en Segovia un 26,3%, cuatro puntos más que en Ávila. Dejando esto a un lado, el dato más positivo para nuestra ciudad es que las pernoctaciones crecen bastante más que el número de visitantes, aumentando la estancia del viajero en la ciudad y, por lo tanto, los eurillos que se deja entre nuestras murallas. Seguramente ahí estemos viendo especialmente el efecto del centenario.

¿Y el centenario funciona mejor o peor que otros eventos? Buscando una comparación rápida, les traigo una tabla con el aumento del número de pernoctaciones en tres ciudades hasta el mes de mayo: Ávila con motivo del Centenario de la Santa, Toledo el año pasado con el del Greco y Soria el año que se celebró allí las Edades.

EventosÁvila está de momento por debajo de Toledo, aunque no mucho, y bastante por encima de Soria, aunque los datos no son estrictamente comparables. Este año el turismo está aumentando en casi todos los lados, mientras que el año pasado el sector se comportó peor y 2009, año de las Edades sorianas, fue bastante lamentable. El año pasado, los datos del turismo toledano fueron 17 puntos mejores que la media de las ciudades estudiadas, mientras que este año los abulenses están 12 puntos por encima de esa media.

En resumen, el Centenario, a estas alturas de año, funciona bien. 7,5 sobre 10.

El turismo va bien

Pues sí, los datos del sector turístico son buenos. No, no es ironía. ¿Podían ser mejores? Claro, porque nosotros siempre aspiramos a la excelencia, al cochinillo asado de piel crujiente y a la puntilla neoclásica del huevo frito. Como vienen señalando los medios de comunicación locales y el Ayuntamiento de la ciudad, los datos recogidos referentes a la llegada de turistas a nuestra ciudad han abandonado la atonía de los pasados años de crisis y empiezan a ofrecernos alegrías, brotes verdes y raíces vigorosas.

Como ya sabrán los lectores frecuentes, en estas páginas solemos recurrir a los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera realizada y publicada por Instituto Nacional de Estadística con periodicidad mensual porque nos permite comparar los datos recogidos en nuestra ciudad con los de las ciudades de nuestro entorno. Porque ¿de qué sirve crecer un 1% si todo nuestro entorno lo hace un 25%? O al revés ¿sería un drama no crecer cuando nuestro entorno decrece? Una cosa es vernos guapos en el espejo y otra serlo realmente en la pista de baile de la discoteca. Al Ayuntamiento esta estadística no le gustaba ni un pelo cuando los datos eran malos -ya saben, era solo una encuesta- pero seguro que ahora, cuando los números son mejores, la tienen encima de la mesilla y le dan un besito antes de acostarse.

El año pasado, el número de viajeros aumentó un 5,17% y el de pernoctaciones un 2,21%. Los datos del conjunto de ciudades analizadas reflejan la recuperación del sector turístico de interior. Ávila está en la zona media de la tabla, ni muy mal como Zamora, ni muy bien como Toledo. Los números de la ciudad del Tajo son muy buenos. Los pinceles del Greco y su centenario consiguieron aumentar más de un 20% el total de viajeros y pernoctaciones. ¿Tendrá el mismo efecto el Centenario de la Santa sobre los datos abulenses?

Viajeros1413 Pernoctaciones1413Durante el pasado mes de enero, el número de viajeros aumentó un 25,95% y el de pernoctaciones un 33,03%. Son muy, muy buenos datos, sobre todo el de pernoctaciones. Por fin parece que se revierte la tendencia y que el turista empieza a pasar más tiempo en la ciudad. ¿El Centenario? En parte sí, por supuesto. Los datos son buenos para casi todas las ciudades analizadas, pero la mejora en nuestra ciudad es evidente: Ávila pasa de la zona media de la tabla a la cabeza y si no fuera por los datos estratosféricos de pernoctaciones de Segovia -¿algún centenario por allí?- destacaría sobre el conjunto. Por poner algún pero a los datos, de las casi 4400 pernoctaciones ganadas por nuestra ciudad respecto a 2014, solo 47 fueron realizadas por turistas extranjeros.

 

Viajeros1514 Pernoctaciones11514

 Y luego está Toledo, que mejora otro 20% su número de pernoctaciones respecto al mismo mes del año pasado. Ojalá el Centenario de la Santa tenga un efecto similar sobre el turismo abulense.

El Centenario de Schrödinger

10710995_708140525941571_300043842884424566_n

Como suele ser habitual, voy a hablarles primero un poco de mi. A medida que dejo de ser joven -de forma lenta, paulatina y casi imperceptible, es verdad, pero eso no implica que no sea una realidad insoslayable- me estoy volviendo un poco maniático con algunas cosas. Nada grave ni digno de una película. Detalles sin importancia la mayoría de las veces. Por ejemplo, ahora cuando salgo de viaje necesito saber qué voy a hacer, qué voy a ver, el horario de entrada a los monumentos, ese tipo de cosas. Planificación. Antes dejaba más margen a la improvisación y no me importaba cerrar los detalles del viaje en el último momento; ahora necesito tener las cosas claras, planificadas y apuntadas con semanas de antelación. Igual todo esto ya se lo he contado, pero además de pelo también estoy perdiendo memoria.

Quizá sea este principio de manía -o de serena madurez- el que me provoque el desasosiego que siento al leer cosas sobre el V Centenario. Ya se ha comentado por aquí antes –D. Juan Luis también se hace mayor– pero ¿no creen ustedes que todo parece un poco improvisado? Ya no es solo el tema de las banderolas de primera categoría y última tecnología, diseñadas para aguantar ventistas, maremotos y ciclogénesis explosivas, que han de retirarse con una ligera brisa, sino el conjunto de los preparativos, aunque hablar de preparativos cuando se supone que ya ha empezado la celebración del centenario ya da idea del estado de las cosas.

Tres noticias de las últimas semanas. Obras entre San Juan y la iglesia de la Santa. ¿Ahora? ¿No deberían estar listas ya? ¿No han tenido tiempo? Seguimos. La diputación va a montar una caseta de información turística delante de su sede para aprovechar el tirón del centenario. ¿Cuándo? Pues no se sabe; están a la espera de licencia municipal. Después tendrán que contratar su instalación, montarla, dotarla, etc. ¿No habría sido lógico tenerla ya? No sé, ya les digo que igual son cosas mías. Por otra parte, y aprovechando que el Pisuerga pasa por la no-capital de la región ¿no sería buena idea instalar algún tipo de punto de información en las cercanías de las estaciones de tren y autobuses? También se nos informaba de que la tarjeta turística del centenario está dando sus primeros pasos. Digo exactamente lo mismo que antes ¿Por qué la tarjeta del Centenario da sus primeros pasos en pleno centenario? ¿O es que todavía no ha empezado? ¿Es el centenario de la Santa o del gato del austriaco aquel? ¿Vivo sin vivir en mi dentro de una caja porque estoy y no estoy a la vez?

Respecto a las actividades, estamos en las mismas que la última vez que hablamos de ello. Si usted es previsor como yo y le gusta planificar las cosas, lo va a pasar mal si visita las webs del centenario. Esta es la programación que te encuentras en la web de la Comisión Nacional del V Centenario.

ActividadesVCentenario

¿Y el resto de las actividades cuándo van a ser? Pues no sé. Las Edades del Hombre se inauguran en abril, o al menos eso pone en el cartel de la exposición. ¿Tan difícil es elaborar algo como esto? Es el programa del centenario del Greco, celebrado el año pasado. Exposiciones, conciertos, apertura de espacios, congresos y la fecha de la mayoría de esos eventos. ¡Y antes de que se celebrasen! Locurón. O no tenemos cerradas las fechas o preferimos guardarnos el secreto.

Cada vez tengo más claro que lo que nos temíamos en octubre va a terminar siendo realidad: el Centenario se va a reducir a barnizar con una capa teresiana las actividades que normalmente se realizan en la ciudad cada año -Feria de la Tapa Teresiana, Vaquillas Teresianas, Concurso de Pintura al Aire Libre Teresiano, Mercado Medieval Teresiano-, y a concentrar las actividades más atractivas en cinco o seis meses -de abril/mayo a octubre-, los de mayor actividad turística, pensado única y exclusivamente en esto, en hacer caja con el turismo, algo que sin ser despreciable me parece un poco corto de miras.

PS. El gato de la foto es el de Pablo, no el de Schrödinger. Un gato leído y alpinista.

El cuento de la LEDchera

El cuento de la lechera es una fábula, un pequeño relato con contenido moral o ejemplarizante, conocida seguramente por todos los lectores, que a lo largo de la historia ha tenido diversas versiones. La lechera de Esopo pensaba en procrear mientras iba con un cántaro en la cabeza, Patronio le cuenta al conde Lucanor que doña Truhana llevaba una olla con miel mientras divagaba sobre futuras ganancias y la lechera de Samaniego ansiaba comprar una vaca, seguramente de raza avileña.

El Ayuntamiento de Ávila -alabado sea- en su constante lucha a favor de la cultura, el pensamiento, el progreso y la modernidad bien entendida; y dentro de su plan para convertir a nuestra ciudad en una SmartCity global del siglo XXII y del cuarto milenio, ha procedido a realizar una adaptación de la citada fábula a nuestros días. Modernización necesaria porque ¿quién va en estos tiempos con una olla de miel en la cabeza? La fábula había dejado de ser creíble y causaba confusión entre la mocedad abulense que, atolondrada por los juegos de rol, el tuiter y el matrimonio homosexual, había llegado a pensar que el objetivo del relato era advertir de los problemas de espalda causados por llevar demasiado peso en la cabeza. ¡Los cantaros de leche en carrito, como las mochilas! ¡Cuidado con el pack de 12 cartones del Mercadona!

La nueva versión de la fábula lleva un par de semanas presentándose en sociedad y ocupó el pasado miércoles el lugar que se merecía en la portada del Diario de Ávila: La nueva iluminación ornamental de los monumentos locales podría aumentar un 25% las pernoctaciones. Personalmente la versión abulense del relato me parece muy redonda porque combina la mejor tradición constructora de castillos aéreos -casi puedo ver las almenas flotando vaporosas mecidas por el viento cálido del sur- con la modernidad tecnológica de las luces LED, que además aportan un toque ecológico muy necesario. ¿Y qué me dicen de ese condicional? “Podrían”. ¡Todo un acierto! Igual sí o igual no, tal vez, quizás, vaya usted a saber. Es toda una invitación a racionalizar, a que los niños no se crean todo lo que les cuentan, a aprender a vivir con la incertidumbre de estos tiempos.

A destacar también el gusto por el detalle. Los juglares del Ayuntamiento cuantifican el número de pernoctaciones, para no dejarnos solo con los vulgares y etéreos porcentajes -que bailan un poco según las versiones-, y el dinero que dejaría en la ciudad este milagro de bajo consumo: 90.000 pernoctaciones y 9 millones de euros*. ¡Casi nada! ¡La de cántaros de leche o palacios de congresos que vamos a poder comprar!

Vale que quizá para los adultos la historia sea poco creíble y que hay cosas que chirrían un poco. ¿90000 pernoctaciones por una bombillas? El Ayuntamiento pone como ejemplo el caso de Valladolid, donde la iluminación ornamental de los principales monumentos de la no-capital de Castilla y León y su articulación en una ruta denominada “Ríos de Luz” habría supuesto un empujón turístico similar. Es una pena que los números no peguen ni con cola. El alcalde de Valladolid, en declaraciones a los medios en noviembre de 2011, cifraba en 15000 -5000 en visitas guiadas y otros 10000 por su cuenta- los visitantes que habrían recorrido el lumínico itinerario durante su primer año de vida. Supongamos que esas 15000 personas eran todas turistas y que todas decidieron quedarse en la ciudad una noche más solo para ver la iluminación nocturna de los monumentos. ¿Qué porcentaje representarían sobre el total de las pernoctaciones de ese año? El 2,56%. Lejos del 25%-30% que pregonan desde el Mercado Chico.

Vamos más allá. Pongamos que muchos frikis de las bombillas LED se han acercado a Valladolid para suspirar debajo de cada luminaria, pero no figuran en esas estadísticas ofrecidas por el ayuntamiento vallisoletano porque lo han hecho de incógnito, lo más normal del mundo por otra parte cargando con estas filias ¿Es verdad que las pernoctaciones aumentaron después de inaugurar la iluminación ornamental? Pues sí, un 6,67%** exactamente, para luego bajar un 5,6% al año siguiente con las luces puestas en el mismo sitio.

Si de aquí a las elecciones el Ayuntamiento tiene pensado modernizar más fábulas -”La rana y la gallina interesadas en montar una empresa por la rebaja fiscal”, “Caperucita emprendedora va al Decathlon de las afueras” o “Los siete aparcamientos mágicos y la piscina de olas”- quizá sería buena idea dotarlas de elementos completamente fantásticos para que los niños y sus mayores puedan hacer volar aún más su imaginación. Por ejemplo, para el caso que nos ocupa, en lugar de compararnos con Valladolid, que está aquí al lado y es bastante mundano, podrían haber dicho que la iluminación ornamental de la ínsula Barataria había aumentado un 300% las pernoctaciones, un 44% el consumo de queso manchego y un 124,45% el de piruletas. Un universo completo de fantasía, lucecitas led de colores y humo. Puestos a decir tonterías, al menos que sean tan increíbles que nadie se las pueda creer, no vaya a haber ciudadanos que en su infinita bondad confundan las fábulas con la realidad.


* La cuenta es fácil para los de la LOGSE. 90000 pernoctaciones a 100€ por pernoctación. El INE, en su habitual papel de aguafiestas, rebaja el gasto medio por turista y día a 87€, lo que dejaría las previsiones del Ayuntamiento-lechera en 7,8 millones de €.

**En nuestra ciudad en ese mismo periodo aumentaron algo más del 1%.

PS.- Lo dicho no implica que no me guste la nueva iluminación de la ciudad -que salvo problemas puntuales a resolver me gusta- o que me oponga a una nueva iluminación ornamental de los monumentos abulenses, algo que me parece buena idea.

Vender el muñeco

Yo del tema del turismo sé lo que sabe cualquiera del común, es decir…  lo justo. Lo que da de sí el sentido común. Por eso, cuando tengo a alguien cerca del sector, que se pelea las castañas como un condenado para salir adelante dentro de dicho gremio, pongo la oreja y escucho con atención. En este caso, es un palentino viajado el que me habla. Lo que me dijo, mientras yo asentía y anotaba mentalmente para traer a este rincón, fue algo tal que así.

“Qué mal vendéis el muñeco en tu tierra, abulense.

Foto: @albertomdp

Foto: @albertomdp

Mira que tenéis una tremenda oportunidad con lo de la Santa, pues no lo sabéis aprovechar. Tenéis que quitaros de encima los complejos en tu tierra, chico.  Que sí, que está muy bien que festejéis todo el componente religioso, que para algo es Santa Teresa, la mística por excelencia, orgullo y emblema de Ávila y del catolicismo. Que sí, que sí… pero que hay que pensar en la guita, el dinero, los visitantes que pueden llegar, el empleo que se puede generar. ¡Y hacedlo sin complejos, hombre! Que no solo salgan curas y monjas, que sí..que salgan, pero que no salga solo eso y el ministro emocionado en la plaza. No, no, no. Sí, sí. Pero no eso, no solo eso. Que lo que tenéis que hacer es tener a un tipo que comunique bien, y que mientras vende La Santa te venda también Ávila, la muralla, la gastronomía, la hostelería, lo cerca que está Gredos  y lo estupendos que sois y las ganas que tenéis de que esté todo lleno este año y los próximos 50. ¡Y salid un poco de la burbuja, hombre! Que donde hay que vender Ávila no es en Arévalo, que también, que sí. No,no, no. Sí, sí, el centenario sí. Pero algo más, algo más. Que la gente allí no necesita ver anuncios de turismo de Ávila, que donde hay que meterlos en la sopa es en Madrid, en Barcelona y en donde se pueda. Y que cuando una cámara de televisión te llega a Ávila hay que venderle la hostelería, la gastronomía, la muralla, lo cerca que estáis de Madrid, que está todo perfecto, barato y estupendos. Y sonrisas, sonrisas, que hay que ser agradables por el bien de todos. Profesionales que te vendan esto y lo de allá. ¡Que tenéis de todo, coño! Y hasta lo relacionado con la Santa hay que venderlo con gracia, que sepan que se puede visitar lo que fundó, donde nació, la leyenda de los cuatro postes, la universidad de la mística y de paso otras leyendas de la tierra ¡Que tenéis de todo! ¡Que deberíais estar en primera página de las guías de turismo de todo el mundo! Que sí, que sí. No, no, no. No se hace bien, no. No espabilamos en Castilla, no, no. Avanzamos, pero poco, poco…

¡Negro! ¡Que hay que espabilar, que nos comen la merienda por to’los laos! (me da un colleja)

¡Negro! ¡Que hay que vender el muñeco!

__________________

Pd: Hoy estoy con el señor William en Segovia, donde en relación con lo anterior echaré un vistazo a ver qué tal andan por allí. Ya saben, “esa odiosa comparación”.

Pd 2: Ya solo falta Illo en Twitter. Sí, Illo: tú.

Santa Hipster

Es un empeño histórico de “esta nuestra comunidad bloguera” el fomentar que Ávila y provincia sea smart. Pero más que smart, moderna que te rilas. Con esa intención, aquí hemos pedido que se impulsen iniciativas como que la Palomilla se haga del Espanyol, se fomente un macromeeting internacional del Dardo o el ponerle una plaza a Michelle Jenner.

Y esta vez vengo con algo más audaz si cabe. No les pillará por sorpresa porque al fin y al cabo es el título de la entrada…

Celebremos “Santa Hipster”.

La idea me llegó tras un intercambio de tuits sobre la cuestión catalana. Doña @PJGarcinuno apuntaba que…

Y, oigan, poca broma con el tema. Según se lee en Ávila Turismo sobre la leyenda referida…

“Desesperada porque nota como se acerca el susodicho, pide a Dios que ‘le diese alguna fealdad en el rostro’ y de su rostro nace al momento una densa barba `tan espesa y tan compuesta como si fuera varón’.”

Aparte del hermanamiento que supondría con nuestro país vecino – siempre llevando el tema de forma delicada para que Olivenza no fuera invadida a modo de desagravio –  este acto sería todo ventajas. Podrían venir de invitados desde el nuevo Rey (y de paso se invitaba a Doña Letizia a un buen chuletón, que nunca viene mal para el estilismo) a Justin Timberlake, Batman, Illarra (valga la redundancia), su pony, Xabi Alonso, Russian Red y Arda Turan . Será por colchoneros en Ávila

El tema es que esto habrá que organizarlo rápido, que las modas vuelan y las barbas del vecino se ponen a remojar. Es decir, que lo hipster pronto será ir afeitado porque lo de los pelacos será ya demasiado mainstream.

Propuesta de mascota para el evento.

Propuesta de mascota para el evento.

Como primera medida, propongo que se organice un flashmob – desde la UCAV mismamente – con todo el equipo municipal embarbado, custodiados por Los 4 Pelos, Michelle Jenner y un invitado especial… el más moderno de todos los modernos.

¡Pablo Iglesias!

¡Claro que se puede! Los modernos, como es bien sabido, son muy además de gastarse las perricas en la zona de celebración: merchandising, marketing, fotos con la mascota de la ciudad. Lo que se tercie. Por si fuera poco, la polémica estaría servida con lo que eso ofrece de publicidad gratuita: entre lo laico y lo religioso, lo moderno y lo tradicional, lo irreverente y lo innovador. Directo de La Sexta noticias garantizado, con lo que pones a Ávila en el mapa, internacionalizas y categorizas.

Yo dejo ahí la idea, sin necesidad de royalties ni ná.

Pd: Lo de la barba adjunta en el gif se podría hacer con revolconas y torreznos.

A %d blogueros les gusta esto: