Bastante bien (Sí, de verdad)

Somos conscientes de habernos granjeado a lo largo de los últimos años fama de criticones, de tener siempre tiempo para poner el foco en las miserias de la ciudad y nunca, o casi nunca, para poner fotos bonitas y decir lo maravillosos que son los amaneceres abulenses. Y no, no es verdad. Aquí hemos estado para lo bueno y para lo malo. Y para muestra, este post.

Esta semana, nuestros amigos del Instituto Nacional de Estadística han publicado los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera de diciembre de 2016. Como todos ustedes saben, son los datos que hemos utilizado desde el inicio de este blog para evaluar la evolución del sector turístico de la ciudad, primera industria local y cada día la de más gente. Y los datos, amigos, amigas y amiges, son buenos. Tampoco excelentes, pero sí buenos. Vamos a profundizar en ellos teniendo en cuenta cómo se han comportado nuestros vecinos y competidores.

viajeros1516

pernoc1516

Así a bote pronto, estas primeras tablas parecen contradecirme. ¿Buenos datos? ¿Este blog se llama Los4Palos o Las4CasasColganderas? Los viajeros y las pernoctaciones cayeron en Ávila durante el año pasado un 3,53% y un 6,59% respectivamente. Muy por debajo de la media y muy, muy por debajo de Cuenca. No sabemos qué habrán hecho los conquenses para lograr semejante dato, pero sí tenemos explicación para lo sucedido en nuestra ciudad: en 2015 celebramos el Centenario de La Santa y el año pasado no. El Centenariazo y la resaca del mismo. Miremos un poco más allá. ¿Cómo han evolucionado estos indicadores respecto al año anterior al Centenario?

viajeros1416 pernoc1416

Como vemos, aquí estamos en los puestos de cabeza de la tabla, por encima de la media en ambos casos y por encima de los conquenses y sus casas. El número de viajeros ha crecido un 17,71% desde 2014 y las pernoctaciones lo han hecho un 19.85%. Como decíamos al principio, buenos números, pero en un contexto de crecimiento generalizado. No es lo mismo crecer un 10% cuando todo el mundo cae, que crecer un 10% cuando todo el mundo crece un 40%.

Cabe preguntarse entonces por el impacto del Centenario. ¿Fue bien o mal? ¿Nos merece la pena celebrar el sexto? El número de viajeros creció durante el año de Centenario un 22% y las pernoctaciones un 28%. No son malos números, ¿pero son mejores o peores que en otras latitudes? Si se fijan en las tablas superiores, cuando comparábamos los datos de 2016 y los de 2014, Toledo sale bastante mal parado. 2014 fue para la ciudad bañada por el Tajo el año de los fastos del Greco.

avto

En la tabla superior se comparan los datos de Ávila y de Toledo el año anterior al evento festivo, el año del Centenario y el año posterior. Como ven, los números son muy parecido, incluso algo mejores para nuestra ciudad que para la capital de Castilla-La Mancha. Si nos vamos a los datos mes a mes, podemos ver que el comportamiento en ambas capitales es muy parecido.

avtoccc

Algunas conclusiones a la luz de todos estos numeritos y barritas de colores. El turismo abulense va bien, como la España de Aznar, pero el impacto del Centenario una vez apagadas las luces no parece muy elevado. La Santa llenó la ciudad en 2015, pero el efecto a medio plazo no parece excesivo. Y esto no es algo achacable a nuestra ciudad y a su hija más ilustres, sino común a otros eventos de este tipo.

Habrá que preguntar a nuestros vecinos segovianos con qué limpian el acueducto para que vaya tanta gente a verlo.

Himno de Ávila (actualizado)

Cuando Diario de Ávila publicó, hace unos días, una breve información en relación con el cincuenta aniversario del himno de Ávila (sí, la ciudad tiene Muralla, chuletones e… himno), pocos podíamos imaginar que dicha efeméride iba a tener tal repercusión en el mundo tuitero. Con la satisfacción que proporciona comprobar que no todo lo que sucede en las redes sociales “es mal”, en este blog hemos podido saber que el Ayuntamiento, a raíz del debate generado en Twitter, se ha dispuesto a recuperar ese himno… pero actualizado. Hemos tenido la suerte de que los dos “compositores” a los que han encargado la letra, Ramón Martín (@su_per_mon) y Guillermo Buenadicha (@gbuenadicha), son buenos amigos de esta casa, lo que nos permite ofrecérselo a nuestros lectores en exclusiva (a la espera de que se añada la música que, según nos dicen desde el Consistorio, se ha encargado a Alba Moreno y Jimmy). El resultado final será interpretada por el Coro Gregoriano de la Santa y la Orquesta Sinfónica de Ávila al cierre del concierto que esta última ofrecerá el 30 de diciembre. Desde aquí animamos a toda la ciudadanía asistente a unirse en su entonación.

 

Es Ávila ciudad amurallada
tan lejos y tan cerca de Madrid;
de trenes y progreso abandonada,
vivimos en la época del Cid.

Murallas que enseñamos con orgullo
(por varios sitios se puede subir),
tenemos monumentos a barullo
iglesias y conventos pa’ aburrir.

Tenemos más rotondas que personas
y el cielo más azul de toda España.
Hay yemas, chuletón y revolconas
y va la tapa gratis con la caña.

Turista que visitas nuestras calles
(son Patrimonio de la Humanidad)
no te vayas tan pronto, no nos falles:
pernocta en un hotel de la ciudad.

Saludarás obispos, boticarios,
del Grande al Chico (es la tradición)
verás cigüeñas en los campanarios
y estatuas de la Santa en ca’ rincón.

Queremos autopista sin peaje,
queremos que se viva algo mejor:
industria pa’ que la gente trabaje,
nos hace falta un acelerador.

¡¡¡ Hazte un selfie con Adolfo !!!
¡¡¡ Vístete de medieval !!!
¡¡¡ Ponte ya la rebequita !!!
¡¡¡ Este frío no es normal !!!

Ser más agarrado que uno de Ávila

PANO_20150301_191410

Dice el refranero castellano, sedimento venerable de sabiduría, tópicos y lugares comunes, que unos llevan la fama y otros cardan la lana. La sentencia puede interpretarse de varias maneras, como el horóscopo o los programas políticos. Por una parte, el refrán denuncia que el mérito de un trabajo a veces no recae en quien lo realiza, situación que cualquier trabajador por cuenta ajena o negro literario sentirá o sufrirá en sus carnes casi cada día. Por otra parte, el refrán nos indica que aunque algunos sean conocidos por su virtudes o defectos, normalmente lo segundo, hay otros, mejores o peores, sobre los que recaen menos miradas.  Por ejemplo, los catalanes tienen fama de agarrados, de tacaños y de peseteros. Puede que sea verdad, no conozco a todos los catalanes para poder afirmar si son, de media, más conservadores con sus ahorros que los demás españoles, pero ya les digo yo que los abulenses no les vamos a la zaga.

Mañana nuestra ciudad celebra el “Día de la Muralla” para conmemorar la declaración en 1884 de nuestro primer bien como “Monumento Público Nacional” (sic). Antes de continuar, una nota al margen: este título de aires bolivarianos no sé de dónde habrá salido ni quién se lo habrá sacado de la manga. Si ustedes visitan la Gaceta de Madrid del 29 de marzo de 1884 verán que el título correcto es el de “Monumento Nacional”, a secas, aunque nos alegra esta nueva conciencia y promoción de lo público.

Como veníamos diciendo, tan alegre fecha se celebra mañana. Es el quinto año que se hace, pero esta vez la entrada al monumento (5€ general, 3,5€ reducida) no será gratuita porque coincide con Jueves Santo, día festivo que se espera de gran afluencia de público. ¿Ven como somos tan agarrados como se dice de los catalanes? Celebrar sí, pero que cada uno apoquine lo suyo. Mi próximo cumpleaños va a ser así, invito yo, pero los gusanitos, los refrescos y los sandwiches de Nocilla que los traiga cada uno de su casa.

Me van a decir que es una tontería, que las arcas del Ayuntamiento tienen telarañas, que cinco euros no son muchos, etc. ¿Cuánto se dejaría de ganar, que no gastar? ¿Llegará a los 10.000 euros siendo my optimistas? Y si no es cuestión de dinero ¿de qué es? Si el problema es que tenemos miedo de que aquello se llene de gorrones que aprovechen el día para subir, poniendo en peligro su integridad y la del monumento, con establecer un aforo máximo permitido y controlar los accesos -como se viene haciendo- se evita el riesgo.

El problema es que esto no se trata de un hecho concreto y puntual sino del epítome de la política municipal hacia el patrimonio y el turismo. Dónde las instituciones deberían ver bienes a conservar, enseñar y difundir, solo ven lugares a explotar comercialmente. Y tenemos pruebas de sobra. Hace algo más de dos años denunciábamos que un aspecto esencial de la Ley de Patrimonio era ignorado por autoridades y particulares de la ciudad: la obligación de visita pública gratuita al menos cuatro días al mes. En aquel momento, ni siquiera la muralla cumplía con la ley. Ahora sí, pero de aquella manera. La visita es gratuita los martes, siempre que no sea festivo o vísperas de festivo, de 14 a 16. Cumplirá la ley por los pelos, pero no el espíritu de la ley: fomentar la difusión y conocimiento de los bienes culturales. ¿Los martes a la hora de comer? Te tienes que reír. Por otra parte, este horario sí figura en la web municipal de turismo, pero no en el PDF que ofrecen con horarios y precios de los monumentos. En ese mismo PDF tampoco se señala el de otros monumentos obligados por la misma ley, como la catedral, en cuya web no se menciona la posibilidad de visita gratuita.

Igual el problema viene de arriba y tiene una vertiente estructural. ¿Por qué Patrimonio, Cultura y Turismo no forman parte una misma concejalía? ¿La cultura no puede ser un atractivo turístico? ¿No es cultura el patrimonio de la ciudad?

PS.- No sé si la muralla sigue siendo gratis habitualmente para los abulenses, pero en mi opinión esto también es dudosamente legal. ¿Cómo justificar esa discriminación por procedencia o lugar de nacimiento en los precios de las entradas a un lugar público?

Estas vísperas de después

Se quejaba el otro día IU Ávila de que la ciudad no cuenta todavía con una estrategia turística para el presente año y que, claro, a mediados de marzo, el tema empezaba a oler, cual pescadilla fuera del frigorífico más horas de las recomendables. Diseñar una estrategia para todo un año a mediados del mismo, dicen, tiene poco o nulo sentido, como preparar el menú de la cena de Nochebuena después del primer plato mientras tu cuñado te explica, de nuevo, que a él la homeopatía le funciona. A mi, residente en Badajoz, este tipo de cosas ya no me producen sorpresa, ni sonrojo. Extremadura no ha aprobado aún su presupuesto para este año y el Ayuntamiento de Badajoz tampoco, a la espera, en este caso, de que el PP acepte la línea roja de Ciudadanos: un barco eléctrico para el río. En Ávila esto no sería un problema, de algo tiene que servir la sequía.

Dicen desde IU que este retraso lastra a la ciudad, que pierde la oportunidad de aprovechar el tirón del Centenario de la Santa celebrado en nuestros páramos el año pasado. Héctor Palencia, concejal del ramo, saltó ayer desde la COPE cual lince ibérico sobre liebre despistada. El objetivo para el año es repetir las cifras positivas de 2014 y apostar por los eventos, la promoción y el monoposte (cartel publicitario gordo sobre palo grande para los neófitos) en la A6. El Centenario fue bonito mientras duró, pero toca volver a la realidad y a los monopostes ¡con las tardes de gloria que nos dieron las banderolas a prueba de tornados que se volcaban con las brisas ligeras! Si usted oyó o leyó en algún lado que el Centenario iba a reforzar la “marca Ávila” y que sus efectos irían más allá de 2015 debería ir a su médico de cabecera a que le cambien la medicación.

Palencia retó a IU a que le enseñe los datos de una ciudad que haya mejorado sus cifras después de un gran evento. Aquí Palencia tiene razón, es imposible. Ninguna ciudad puede mantener ese ritmo de crecimiento, pero parece poco ambicioso contentarse con volver a las cifras de 2014.

Cuando hablábamos de Centenario de la Santa en este rincón, siempre lo comparábamos con el Centenario del Greco, celebrado en Toledo un año antes. Veamos algunos números.

Tledo

En la gráfica superior (clic para ampliar) tenemos la evolución intermensual del número de viajeros en Toledo el año anterior al centenario, el año del centenario y el año posterior.

Ávila

Misma gráfica con los datos de nuestra ciudad teniendo en cuenta que, de momento, solo disponemos de los datos del mes de enero. Y ahora comparemos. Misma advertencia al respecto de 2016. Pernoctaciones Viajeros

¿Qué vemos? Resultados muy similares. ¿Qué deberíamos esperar entonces? El año posterior al centenario, el turismo en Toledo decreció en torno a un 6% respecto a la efeméride, pero el número de visitantes y pernoctaciones seguía siendo un 14% superior al registrado el año anterior al centenario. 

¿Vamos a ser nosotros menos que Toledo y nos vamos a contentar con solo igualar los datos de 2014?

¿Un monoposte? ¡Que sean dos!

Del Prado al pradito

4

Y la montaña parió un ratón. Bueno, tampoco. Sabíamos que la montaña estaba embarazada y ahora, después de años de mareos, vómitos y antojos, descubrimos que lo que algún día nacerá será un ratón, aunque seguimos desconociendo cuándo salimos de cuentas y desconocemos también, por fortuna, cómo se produjo el cruce entre una montaña y un ratón, aunque igual Pixar está interesada en la historia.

¿Se acuerdan ustedes del Centro de Gestión de Depósitos del Museo del Prado? ¿Se acuerdan de que era urgente y prioritario? ¿Se acuerdan de que aquello era el futuro de Ávila, el pan de nuestros hijos, el maná traído desde el cielo por elegantes charranes? Pues lo entendió usted mal, no era tal. En realidad, de todo aquello que se nos vendió en su día, lo único importante era montar una salita cuca de exposiciones y poner allí, de vez en cuando, tres o cuatro cuadros y parte de las obras que hubiese en el Palacio antes de que empezasen las obras hace 15 años. Lo otro, bagatelas y anastros. ¿Los talleres de restauración y la gestión de los fondos del museo? No era visitable y no tenía proyección externa ni cultural, hombre ya. ¿El almacén y la gestión del “Prado Disperso”? Simplemente era una gestión que no nos aportaba nada, algo meridianamente claro ¡Cómo hemos podido creer lo contrario! ¿Se acuerdan de que el anterior ministro de Cultura nos dijo el año pasado que el proyecto iba a ser más grande y más relevante de lo pensado inicialmente? Pues no era verdad, y menos mal.

Ayer, el diputado Sebastián González nos sacó de nuestro error y nos mostró el camino. Acuciados por la proximidad de las elecciones y por los mensajes que llegaban desde otras ciudades también interesadas en su cachito del Prado, nuestros representantes llevan un par de semanas de reuniones que por fin han dado frutos: en los presupuestos del año que viene, que vaya usted a saber si llegan a aplicarse alguna vez, habrá dos millones de euros preparados para nosotros. ¿Se gastarán? Seguro, segurísimo, no como los que se vienen presupuestando desde hace cinco años, porque ahora la obra la va a hacer una empresa pública. Malditos liberales. ¿Y qué obras se van a hacer? Pues eso, una sala de exposiciones. Otra sala de exposiciones, otro contenedor a rellenar con no sabemos qué fines, qué presupuesto, qué plan, ni qué futuro. Acabemos las obras y luego ya se verá, que son ustedes unos ansiosos. ¿Quién gestionará aquello y con qué perras? Todo a su debido tiempo, que ya habrá elecciones en 2019. Un gran avance, ya lo pueden ustedes ver.

Me voy a autocitar. Junio de 2013, ¡cómo pasa el tiempo cuando estás entretenido!: “mi temor (…) es que nos tengamos que conformar con otro edificio rehabilitado donde hacer conferencias, dar ruedas de prensa con imagotipos y poner exposiciones. Uno más a sumar a la abundante lista existente (…) Un nuevo contenedor con contenido exiguo, subsede del Museo del Espacio Vacío, una nueva oportunidad de desarrollo perdida”. Hemos pasado de un centro de gestión con talleres de restauración y exposiciones, con presupuesto millonario y decenas de puestos de trabajo, a una salita que no sabemos cómo se va a mantener y para qué.

Y nos tenemos que dar con un canto en los dientes, porque al menos parece que el proyecto avanza, que se acabarán las obras y que el Palacio, los nuevos pabellones iniciados y los restos arqueológicos no dormirán el sueño de los justos. Ese consuelo nos queda. Triste Ávila sin ventura, que sueña con los gigantes que le prometen pero solo ve ratones cuando abre los ojos. Y gracias.

PS.- Imagen vía @Elzo_

Antes los datos… que zurrar al Ayuntamiento (aunque sea diver)

El pasado viernes las páginas de la prensa recogían los lamentos de la Federación de Hostelería ante el escaso impacto que el Centenario estaba teniendo en sus cuentas. Junio, según esta noticia, había sido un mes flojo, julio regular y agosto sí parecía haber supuesto una mejora respecto al año pasado. La Federación de Comercia venía a refrendar las palabras de sus colegas: salvo el mes de julio, en el que con el calor se había vendido “más ropa de verano y más aparatos de aire acondicionado”, el año estaba siendo flojo. ¡Malditos turistas que no se vuelven a sus casas con un rosario de Santa Teresa y un aparato de aire acondicionado!

Ayer, el grupo municipal de IU pedía pedía explicaciones al Ayuntamiento. Para IU el resultado del Centenario “es un suspenso rotundo para el PP, suspenso no sólo porque en no pocas cuestiones al Equipo de Gobierno del Partido Popular le ha pillado el toro, como ha ocurrido con el nuevo tren turístico, las banderolas, la señalética o el parking de autocaravanas, sino porque los efectos del centenario en la economía local, y como han resaltado los propios interesados, están siendo más que discretos”. Respecto a lo primero, la falta de previsión del Ayuntamiento, todos de acuerdo: banderolas a prueba de huracanes que vuelan a la más ligera brisa, trenes del centenario que empiezan a funcionar en agosto, obras en vías cercanas a los hitos teresianos, etc. Respecto al impacto del centenario en comerciantes locales, habitual proclama de nuestros munícipes, IU afirmaba que “los datos señalan que esto no se está cumpliendo”.

Y aquí es donde arrugué el ceño. Los datos. Desde que leí el viernes las quejas de los comerciantes me puse a pensar en posibles vías para averiguar si el Centenario se estaba notando o no en sus cuentas. Datos publicados por alguna institución que nos permitiesen entrar en las cajas de los bares, restaurantes y comercios de la ciudad sin perdir permiso y no se me había ocurrido ninguna. Pero IU tenía esos datos, así que pregunté.

También pregunté a la concejala Henar Alonso, que suele responder rápida y atentamente por Twitter. La respuesta desde la cuenta de IU fue la siguiente:

Es decir, que datos, datos, con números y porcentajes, no eran. El único dato lo aportó después el PP: el de pernoctaciones, que suben un 26% durante el primer semestre, en línea con lo que reflejábamos nosotros un par de meses antes.

¿Hay alguna forma de ver si el centenario está teniendo un impacto directo en la economía local y, en especial, en la hostelería y el comercio? Sí, que me pasen los datos de caja a la dirección de correo del blog. Prometemos discreción. A falta de esto, ayer por la tarde se me ocurrió una aproximación al tema que paso a compartir con ustedes. Es una aproximación imperfecta a la que se pueden poner muchos peros, ya se lo digo yo, pero algo es algo.

El SEPE publica una estadística de paro registrado por municipio y actividad económica. Cada actividad económica viene registrada con un código así que seleccionado los adecuados podríamos ver la evolución del desempleo en esos sectores concretos de actividad. Para nuestra pequeña investigación me parecieron oportunos el código 47 -parados en el sector del comercio al por menor-, el 55 -servicios de alojamiento- y el 56, el de los servicios de comidas y bebidas. ¿Cómo han evolucionado estas cifras este año? ¿Mejor o peor que el año pasado? ¿Y mejor o peor que en otras ciudades?

Este primer gráfico refleja la evolución de estos códigos en Segovia -ciudad vecina, de características similares, con una buena evolución del turismo este año- el pasado ejercicio y el presente.

segovia1415

Como ven, la evolución es muy parecida. Tomando enero como referencia, los datos de 2015 son siempre mejores, pero solo levemente. El siguiente gráfico es el de Ávila.

avila1415

La mejoría es apreciable. Tomando enero como referencia, el paro en estos tres sectores de actividad se encuentra ahora más de siete puntos por debajo de 2014, mientras en Segovia tan solo está tres puntos por debajo.  Sumamos ahora ambas gráficas.

avilasegovia1415

El paro en estos sectores baja menos en Ávila que en Segovia, pero este año la mejoría ha sido especialmente significativa en nuestra ciudad mientras en Segovia se ha mantenido la tendencia. A falta de otros datos, tenemos que concluir que al menos en lo referente al empleo de los sectores indicados, el Centenario sí parece estar teniendo efectos positivos. ¿Menos de los que nos gustaría? Seguramente.

PS.- Como ya digo, esta aproximación es imperfecta. El objetivo era solo buscar datos que pudiesen aportar algo de luz. Deberíamos, por ejemplo, ampliar el número de sectores, el número de ciudades y el número de años para ver si el efecto se mantiene. Si alguien quiere ponerse o aportar algún otro dato, estaremos encantados de debatirlos.

PS1.- Sí, se puede considerar que nos hemos puesto de lado del Ayuntamiento. Guárdenlo en sus retinas.

Turismo de catedrales, murallas y PGOUs

14873471996_e45afd5cb1_zNo se me da bien aparcar. Bueno, en realidad no es que se me de mal, es que no suelo hacerlo. Quizá en mis tres años motorizado he aparcado el coche en línea, más o menos en paralelo con la acera, dos o tres veces. Cuatro siendo generosos. Por eso cuando viajo con mi vehículo autopropulsado suelo buscar hoteles que estén a las afueras de las ciudades, que dispongan de aparcamiento a poder ser gratuito o que parezcan rodeados por amplias y poco concurridas zonas de estacionamiento. Google Maps, gracias por tanto.

Eso hice en Plasencia, por ejemplo. ¿Conocen ustedes Plasencia? Pues deberían ir. Aprovechando que es verano, que a la gente le gusta viajar y que tienen tiempo para leer, suplemento de viajes de Los4Palos. Lo más interesante de Plasencia para un abulense son sus murallas, una versión a escala y con huecos del primer monumento patrio. Hay una parte a la que se puede subir para dar un paseo por el adarve, así que se sentirán como en casa. El otro gran monumento de la ciudad es su Catedral, o más bien sus dos medias catedrales. Esta historia es interesante y muy española, aunque se diese antes de poder llamar españoles a sus protagonistas. Plasencia se puso a construir una catedral en el S. XII-XIII y estuvieron de obras hasta el XV. Ya saben como son estas cosas, te pones a cambiar los grifos del baño y al final te gastas el sueldo de medio año en cambiar las ventanas. No era una catedral especialmente grande, ni ostentosa, gótica con elementos del último románico, pero tenía sus cosillas. Una cosa coqueta. Total, que en un siglo se les quedó pequeña y a finales del XV decidieron que era buena idea levantar otra Catedral más grande, así que se pusieron a la tarea. A medida que desmontaban la catedral vieja iban levantando en el mismo solar la catedral nueva, evitando así que la gente se quedara sin catedral. Pero llegaron las vacas flacas -estamos en España, al final eso siempre pasa- y no se pudo seguir con las obras, así que se cerró como se pudo lo que estaba sin terminar y se confió en que algún día se pudiese rematar la faena. No se pudo, ya se lo adelanto, y ahora pueden ver ustedes media catedral románico-gótica y otra media gótico-renacentista, con las costuras de la obra entre una y otra.

14896486815_437d9ca65b_z

Más cosas que pueden hacer ustedes en Plasencia: ver el acueducto, tomarse unos pinchos en la Plaza Mayor y darse un baño en el río. Mira por donde, aquí también tenemos una historia curiosa y con interesantes paralelismos. ¿Han leído algo sobre la famosa sexta modificación del PGOU de Ávila? Lo del Cylog, el apéndice urbano hasta Naturávila, la sentencia judicial y Rivas negociando pactos con los interesados para que aquello no acabe en desgracia. Bueno, pues en Plasencia la historia quizá les resulte familiar. Resulta que en esta zona del río donde ustedes pueden meter el culete, existían, antes de que la zona se convirtiese en la zona de esparcimiento que pueden visitar, unas huertas. Las típicas huertas que hay o había en todos lados cerca de los ríos. Total, que el Ayuntamiento de la ciudad decide hacerse con la zona, urbanizar, ajardinar, construir un aparcamiento, unos ascensores y unas escaleras mecánicas para conectar esta zona con el centro de la ciudad. Los propietarios, que no están contentos con lo que se les piensa pagar, negocian con el Ayuntamiento, recurren a los tribunales, vuelven a negociar y vuelven a romper las negociaciones, recurren sentencias, etc. En estas cuatro líneas he resumido un conflicto de 30 años. Sí, 30 años llevan a vueltas con esto.

El tramo final del asunto viene desarrollándose desde hace unos diez años y parece que por fin se va a cerrar, o casi. En 2014, una sentencia judicial obligó al Ayuntamiento de la ciudad a pagar 6 millones de euros en dos años a los propietarios de los terrenos y a negociar con los mismos el pago de otros 40 millones en dinero o en terrenos urbanizables. Datos a tener en cuenta llegados a este punto: el presupuesto de la ciudad es de unos 30 millones, la deuda municipal anda por el 170% y antes de estos 46 millones ya se habían abonado otros 20, así que la broma va a salir por más de 60 millones.

Los propietarios han dicho que de terrenos nada, que el mercado está muy malito y que pasan de construir pisos, que ellos quieren el dinero, por lo que el Ayuntamiento se va a ver obligado a pedir un rescate a Montoro, que incluyó en las últimas leyes de estabilidad presupuestaria y de financiación de las autonomías un fondo especial para afrontar el pago de sentencias judiciales. El problema, claro, es que nadie regala el dinero y que el préstamo del Estado conlleva la redacción de un plan de ajuste que asegure la devolución del dinero: subida de impuestos y tasas, recortes de gastos, venta de propiedades municipales, etc. Total, que aquello que en su momento pareció buena idea, ahora es un desastre que va a hipotecar la ciudad durante un par de décadas fácilmente.

Y por si esto fuera poco, el remate final: la empresa que lleva la explotación de un aparcamiento cercano denunció al Ayuntamiento por competencia desleal porque consideraba que el aparcamiento construido sobre las huertas, al ser gratuita, perjudicaba a su negocio. Y el remate del remate: esta empresa lleva 19 años sin pagar al Ayuntamiento el canon anual que establecía el contrato que firmó para la concesión del aparcamiento. Ahora, el Ayuntamiento se los ha reclamado, pero solo los 4 últimos, porque los 15 anteriores han prescrito. Divertido ¿verdad?

Lo dicho, visiten Plasencia, suban a sus murallas, vean sus catedrales y gasten algo en sus bares y restaurantes. Van a necesitar ese dinero.

Ps.- ¿Puede llegar a pasar esto en Ávila? Veremos.

Ps2.- Información útil para el viaje: En Plasencia no hay zona azul. La eliminaron a finales del año pasado cuando se descubrió que la concesión había caducado en 2007, hecho que no impidió que la empresa concesionaria siguiera cobrando y multando de manera ilegal ante el silencio del Ayuntamiento. El Ayuntamiento ha sido condenado a hacerse cargo de los trabajadores de la contrata.

Ps3.- Se me olvidaba: la construcción del aparcamiento en los terrenos expropiados acabó en los tribunales porque el contrato se fraccionó para poder adjudicárselo a dedo a un militante del partido que gobernaba la ciudad, el PSOE. La exalcaldesa está en la cárcel desde mayo.

A %d blogueros les gusta esto: