La Odisea del Lienzo

Les cuento rápidamente una peripecia que me ocurrió la semana pasada. Era el cumpleaños de mi ahijado y se me ocurrió la feliz idea de juntar a la pequeña criatura, su padre y servidor para ir a ver Spiderman: 3D, gafitas, superhéroes y villanos…una tarde de postín.

La peli trae fama de taquillera y no me quería pillar los dedos así que me puse manos a la obra: pillar la entrada por Internet. Aquello fue la Odisea.

Lo primero fue preguntar a San Google por los horarios. La primera instancia fue fácil…primera sesión en los Estrella a las 17 horas. Perfecto. Voy a comprar.

MEEEC [Vaya usted a entradas.com]

Allá que voy. Seleccionar fecha. Pincho.

MEEEC [Página no encontrada]

Bueno, cosas que pasan. Actualizar…

MEEEC [Página no encontrada]

Lo intenté un par de veces más sin éxito. Volví a inicio, busqué la peli y ahí descubro que el Lienzo Norte también la está echando. ¿Posicionamiento en Google? Menos 3 millones. Casualidad y labor detectivesca de padrino en apuros.

El caso es que entradas.com no estaba por la labor de darme la entrada. Podía ser un fallo de la red, eso entra dentro de lo normal. Decido entonces ir a la página del Lienzo Norte. En Espectaculos, Actividades o derivados no encontré nada que tuviera que ver con el hombre araña. Por fin pensé que podría resoplar de alivio al encontrar… —>  ¡Venta de entradas!

MEEEC [Vaya a taquillas, teléfono o …. ¡¡Entradas.com!!]

Total, que lo dejé para el día siguiente. Ya el viernes por la mañana, entradas.com tuvo a bien darme los boletos. Que eso sí…o imprimia o los sacaba en Caja Madrid porque me decía que no podría recogerlos en el propio Lienzo. Dando facilidades a tutiplen.

La historia casi tiene final feliz, esperen. Les pongo el trailer que la peli se deja ver y está chula.

Llegamos al Lienzo Norte. ¿Tienen algún tipo de lector para que la entrada no sea falsa? No. El chico de la puerta (por otra parte majísimo) coge tu folio y se queda con una esquina. Tecnología anti fraude puntera que te rilas.

Entramos a una macrosala. Macro tirando a grande enorme espectacular. Vimos la película como auténticos super héroes. SIETE personas llenábamos la sala. Comprenderán que pude contarlos. Siete personas.

Es imposible que con la nula publicidad en la propia web, las pocas facilidades de hacerse una entrada en las instalaciones, la máquina de palomitas con aspecto de no encenderse desde el Otoño y el desinterés general que parecen tener con su servicio de cine … eso salga rentable. Imposible. Si eramos siete viendo Spiderman… ¿con qué película piensan hacer taquilla?

El final feliz es que vimos la película como emperadores. El infeliz es que como abulense no paré de pensar cuántos sestercios había costado el Lienzo Norte para que se desaproveche de forma flagrante. Mención especial, ya hablando de otro tema, para los padres que dejan subir a sus hijos alegremente al montículo de la entrada. Hasta que un día haya una desgracia.

El chico de la puerta, que no tiene culpa de nada y fue atentisimo, tuvo que salir a regañar a unos padres que definitivamente no eran el Tio Ben.

Quien tiene una criatura tiene una gran responsabilidad. Y eso va por los padres  permisivos y también por los prebostes que manejan el Lienzo. Así no.

A %d blogueros les gusta esto: