En este valle de lágrimas

“Silicon Valley, CAL, US, 2011”, por Luke Ma

“Silicon Valley, CAL, US, 2011”, por Luke Ma

Mi padre me guarda cada domingo la revista que viene con el periódico. Normalmente la deja en su escritorio para que la coja cuando quiera, pero en esta ocasión prefirió dármela en mano. “Dicen que aquí todo es posible”, dijo mientras me mostraba la portada. “Silicon Valley”. En grandes letras amarillas. Y abajo, más chiquito, se leía: “La ambición por cambiar el mundo”.

Me guardé la revista para el viaje que, unos días después, tendría que hacer a Madrid. Ya en el tren pude echar el vistazo a otros reportajes, pero no abordé el texto dedicado al “valle de la innovación” hasta llegar al metro. Leía la historia de Stanley Yang, el responsable de un chip que mide el nivel de atención de nuestro cerebro, cuando me interrumpió el discurso que comenzó a dar una señora en el Metro.

Decía algo de que a su hija, que estaba en proceso de desintoxicación, le habían detectado algún problema cerebral y no podía pagar el tratamiento. Me fastidió que viniera con ese cuento y que no me dejara concentrarme en ese lugar donde “las ideas más locas, las más controvertidas, son a menudo las que rompen”. “No hay sueños irrealizables”, reza el texto escrito por Joseba Elola en El País Semanal.

Igual que vino, se fue. La buena mujer entró en escena por una lado del vagón y salió por el otro, como si se tratara de una obra de teatro de barrio. No vi que nadie soltara un duro, aunque tampoco lo puedo asegurar porque ahora estaba inmerso en la historia de Michael Buchwald, que ha desarrollado una tecnología para actuar sobre el ordenador a distancia, con nuestra mano, prescindiendo del ratón.

Junto a mí, un señor habla por el teléfono móvil (cuando yo estudié en este pueblo no había cobertura en el subterráneo…). Dice algo de un ERTE en su empresa. Habla fuerte mientras le cuenta a alguien que no sabe cuál será el siguiente paso, que están todos acojonados. Estaría de lujo que hablara más bajo porque el reportaje exige mucha concentración. Hay que adivinar qué carajo significan palabras como offline, networking o hackatons, y no es fácil si tienes a un tío a un lado contando penas.

No hay ambición pequeña para el valle”. Punto y final. Me quedo pensando, con la cara más interesante e innovadora que tengo (mirada al infinito). Entra en escena una pareja. Ella va unos pasos atrás, parece harta. Él toma la palabra y dice no sé qué de un desahucio. Creo que venden paquetes de pañuelos de papel. ¡Qué poca iniciativa empresarial, tú! Me apresuro a coger el iPhone, enganchar los cascos y ponerme a escuchar algo de música. Igual que vinieron, se fueron. Pero por el otro lado del vagón.

Las Ávilas

Tenía previsto sacar en verano un post ligerito y curioso sobre las distintas Ávilas que pueblan el orbe mundial. Lo adelanto. Es posible que se hayan enterado en los últimos días de esa pelea (impulsada desde la Ucav) para que Ávila en Facebook sea España y no Filipinas: #AvilaSpainINFacebook y tal. Y el baile.

Por cierto, tontuna inmensa esta cosa universal del harlem shake. ¿Qué le pasa al mundo?

A lo que iba. Que hay diferentes Ávilas en el globo, otros sitios que se llaman así. Filipinas, para empezar. ¿Tienen muralla allí? ¿No? Pues vaya chusta.

Iloilo es nuestro antagonista de la historia. Aquí su página en Wikipedia. Pues vaya nadería. Es como Valladolid de grande pero sin niebla, supongo. Fue la última capital del Imperio Español en la zona. Mira, ya me caen mejor. Se me está poniendo cara de porcelanosa mientras lo veo.

“Río Iloílo es un estuario que separo los distritos de El Centro, Molo, y Villa Arevalo de la resta de la ciudad”

Oye, que al final me van a caer bien estas gentes. ¡Ucav, procedan al hermanamiento!

“Molo fue anteriormente una zona residencial, mientras que Mandurriao es casa de aeropuerto antiguo de Iloílo”

Molan mucho estos paisanos. Pero ¿dónde está Ávila? Que no lo veo, hoygan. Que no existe. Que ni con Google Maps. Que Zuckerberg nos odia. ¿Alguien lo encuentra? Si es así, editamos esto.

Sigo con mis pesquisas, ya lejos de Filipinas:

¿Quién dijo que Ávila no tenía playa? (si no entienden inglés –> chuleta)

Avila Beach, California, in the United States”

The name Avila commemorates Miguel Ávila, who was granted Rancho San Miguelito in 1842 The town was established in the latter half of the 19th century, when it served as the main shipping port for San Luis Obispo.

Pues eso. Y ¿Quiénes eran los Ávila? 

Cornelio Avila was the founder of a large and prominent southern California family.

________

Cerro El Ávila a mountain near Caracas, Venezuela

Ver–> http://www.el-avila.com/

“El nombre actual proviene de los antiguos propietarios de estas tierras; durante la época colonial el tramo central de la silla de Caracas fue cedido a Juan Alvarez de Avila, y la gente empezó a referirse a la montaña como Cerro de Avila haciendo alusión a su propietario, el vocablo se arraigó y hoy en día se conoce con este nombre a todo el parque y al pico donde esta ubicado el Hotel Humboldt y el teleférico.”

________

Y ojo a esto… (los abulenses nacemos donde nos da la almena gana)

Əvilə, a municipality in Azerbaijan

Əvilə (also, Avelya and Avilya) is a village and municipality in the Lerik Rayon of Azerbaijan. It has a population of 593.

Pero el imperio carpetovetton no ceja ahí en su empeño y demostración de universalidad. No descarten que los moais sean un homenaje al verraco mistico..

¡Atención de nuevo, Ucav! ¡Tremendo escudo tiene el equipo de esta universidad!

Avila University, in the U.S. state of Missouri, named in honor of Saint Teresa of Avila- At the groundbreaking for the first building on the new campus, the announcement was made that the college would be renamed Avila College, still in honor of Saint Teresa of Avila. In 1969 Avila began admitting male students, and in 1978 the college began offering graduate programs in business, education and psychology. Avila College became Avila University in July 2002

__________

Y más…

– Avila TV, a Venezuelan television channel

Ávila TV is also a radical television experiment, trying to make TV an instrument of social inclusion. Based on a radical narrative of the city of Caracas, its social discourse is built from a different perspective from traditional TV channels. As well as programs on gender issues which tackle the typical nachismo perspective, it hosts programs that talk openly about homosexuality and others that address Indigenous and Afro-Venezuelan rightsPlan Ávila, a military operation ordered by Venezuelan President Hugo Chávez in April 2002

– Plan Ávila es el nombre de planes militares de contingencia del Ejército de Venezuela diseñado para restaurar el orden en momentos de desorden civil

– ¿Es Ávila la inspiración de Lazy Town? <— Había sobre ello un post fantástico de Halón Disparado, que espero que algún día recuperen.

Y MI FAVORITO 

– Samsung S5230, also known as Samsung Avila

The South African, Indian, Mexican, Brazilian, Russian,Italian, Belgian, Lithuanian, Portuguese and Australianvariant is known as Samsung Star. In Poland it is known as Samsung Avila.

Ya lo ven. Ávila (España, no Filipinas), el Silicon Valley de Europa.

A %d blogueros les gusta esto: