Medievales y carnavales

Vamos con los brotes verdes para empezar: el otro día daba gusto ver Ávila. Era de esas veces en las que vas con alguien de fuera y te sientes orgulloso. Había vida, música, alegría. Imagino que con Cir&Co pasará algo similar, o eso espero. Pero eso…que ibas alrededor de la muralla y veías a los arqueros ahí con los chavales y gente curioseando, los animalicos, los disfraces. Estupendo.

Me comentaban además que había un cierto impulso este verano en la hostelería de la zona. Que estaba habiendo música en directo y otros intentos por aprovechar el magnífico entorno.

Y vamos ahora con las críticas…

“Debe ser que las cañas saben mejor cuando uno se las toma embutido en leotardos o con casco vikingo, además los niños están muy monos y es una oportunidad más de lucirlos, antes de que tomen la comunión y empiecen a parecerse a sus progenitores”

La cita es de Luis Represa en un artículo polémico en AvilaRed. Pero… ¿Tiene razón? La verdad es que se están convirtiendo los medievales en los carnavales que nunca supimos celebrar. Sí, en Ávila en Febrero estar disfrazado es cosa de valientes. Que yo tampoco lo hago, ojo, que soy castellano y soso; y también tengo culpa como otros cuantos miles de paisanos.

No deja de ser chocante que en carnavales se disfracen pocos y en los medievales se disfracen muchos…  pero cada vez de cosas menos medievales.

“Supongo que el mercado medieval, los desembarcos vikingos o las payasadas celtas vienen bien a las economías locales, -y especialmente a esos tíos que nunca envejecen y se ganan la vida subido a los zancos entre ríos de calimocho y aroma de porros”

No cito más a Represa, ya que lo que hay que hacer es acudir al enlace original y leerlo entero. Seguramente no comparta el tono del artículo, aunque habrá quien defienda que tal vez sea bueno decir las cosas a lo bruto para que tengan más repercusión. ¿Cómo lo ven? En el propio AvilaRed ha habido un gran número de comentarios al respecto (30 al publicar este artículo).

PD: También ha tenido repercusión AvilaToday con su “Encuentran un quinto poste enterrado del monumento abulense “Los Cuatro Postes”“. Estaba claro que era Illo, nuestro viñetero.

Perspectiva

El miércoles fue un día de grandes alharacas, y no hablo de la decimonovena resurrección de Kaká, ya conocido como el Mirlo de San Siro, sino del nuevo fulgor de la economía nacional. Hablo de esos brotes verdes que asombran y deleitan tanto al mundo que la única explicación posible para su fortaleza y fulgor es que los llevara Rajoy en el bolsillo el día que visitó Fukushima.

“¡Una décima! ¡Una décima!” debieron gritar desgañitados ante la cámara de Super8 Montoro y De Guindos, recién levantados y todavía en pijama, al quitar el envoltorio de la previsión del Banco de España. Como ya dije por aquí en otra ocasión, España es un país ciclotímico, capaz de pasar del llanto a la carcajada en un chasquido de dedos y del derrotismo noventayochista al gozoso orgasmo de la victoria en cuestión de segundos. El Gobierno no iba a ser menos, al fin y al cabo son como nosotros pero limpios, y ha pasado de pronosticar en primavera el fin de los tiempos a anunciar en otoño la buena nueva de la sin par recuperación rojigualda, el segundo milagro español (patente en trámite), Santiago y cierra España.

Los aguafiestas, los pájaros de mal agüero, Rubalcaba y los malos españoles -si es que existe alguna diferencia- se han apresurado a señalar que quizá crecer una décima no es como para tirar cohetes como si fuesen las fiesta del pueblo, que en los últimos años nuestro PIB (léase pib, como un hipo fino, como de recepción de embajador) ha caído un 7,5% por ciento y el empleo lo ha hecho tanto que es casi mejor no pensarlo para no darse a la bebida.

Todo es cuestión de perspectiva. ¿Qué importa que estemos peor que hace 3 años si estamos mejor que hace seis meses? Todo lo que haya sucedido hace más de 12 meses es campo reservado para historiadores, esos seres depravados dedicados a romper España, abrir viejas heridas y asaltar bares y cervecerías como almogávares puestos hasta las orejas de LSD. ¿A quién le importa cómo estábamos en 2007 si en aquel lejano ayer no teníamos móviles con 4G ni tabletas para tuitear desde el inodoro? Hace tres meses caíamos sin freno arrastrados por el pesado lastre de la herencia recibida (-0,1%), hoy nuestras alas ya sienten el calor del sol en sus plumas mientras planeamos felices hacia el jardín del Edén (+0,1%).

En Ávila sucede algo igual. El pasado septiembre nuestra ciudad vivió una sucesión de festividades, actos y eventos como no se habían visto en décadas. Ávila parecía un remedo de lo que fue la Comunidad Valenciana antes de la crisis: copas américa, circuitos de velocidad, visitas de grandes artistas internacionales y edificios de Calatrava a cascoporro, uno en cada barrio, dos en cada plaza. Solo faltó ver al Alcalde en un Ferrari descapotable derrapando por la cuesta del Hospital Viejo mientras saludaba al enfervorecido público. Fue todo tan loco que desde la misma Estación Espacial Internacional un ruso de apellido impronunciable llamó al Ayuntamiento para ver qué pasaba, que le habíamos despertado de la siesta con tanta alegría y chanza.

Esto naturalmente se tradujo, informaron desde el Consistorio, en un aumento espectacular de los visitantes y de su consumo en la ciudad. Según el Ayuntamiento, el número de visitantes atendidos habría aumentado un 13%, en especial el nacional, y la venta de productos turísticos en los puestos municipales un 26%. Es posible, incluso, que se vendiese alguna camiseta de Pedrolo.

En este caso, nos toca a nosotros -aguafiestas, pájaros de mal agüero y malos abulenses- poner estos datos en perspectiva. El INE, otros aguafiestas, publicó ayer los datos de ocupación hotelera del mes de septiembre. Respecto a 2012, las pernoctaciones aumentaron un 17% y el número de visitantes un 14%. Buenos datos, en línea con los anunciados por el Ayuntamiento.

Sep1213

El problema es, de nuevo, la perspectiva. ¿Qué pasa si comparamos los datos de este año con los de años anteriorires? Pues que las cosa no pinta tan bien. El pasado septiembre ha sido el segundo peor desde 2007, tanto en viajeros como en pernoctaciones, solo por delante, lo han adivinado, de septiembre del año pasado. Veamos la gráfica anterior ampliando el rango temporal.

Sep0713

Respecto a 2007, los datos del pasado septiembre suponen una caída del 20% del número de viajeros y del 13% de las pernoctaciones.

Como se dice ahora en las redes sociales, ese antro de depravación, la perspectiva es ETA.

Llamadas telefónicas

“Hemos recibido muchos mails y llamadas de fuera de Ávila preguntando qué estaba pasando en Ávila en el mes de septiembre”

– ¿Está el concejal?

– …

– Que se ponga.

– …

– Sí, ¿concejal?

– …

– Hola. Mire le llamo de fuera de Ávila.

– …

– Sí, claro, claro que hay vida fuera de las murallas, hombre… Qué cosas tiene.

– …

– Sí. Mire… Que quería preguntarle una cosilla si tiene usted a bien…

– …

– Bien, perfecto, pues mire. Que a ver si me podía decir lo que pasa en Ávila.

– …

– No, no… Disculpe. Me refería a lo que ha pasado durante este mes de septiembre.

– …

– Ah. Sí. Claro, muchas actividades. Como antes solo tenían el Mercado Medieval… Como que llama la atención.

– …

– Claro.

– …

– ¿Y esto va a ser ya para siempre así?

– …

– Lo del Mercado Medieval sí, claro… Eso ya era…. ¿Y lo de la magia?

– …

– Ahh, no está claro… Esto era algo más puntual ¿no?

– …

– Bueno… Sí… ¿Y qué me dice de lo del Circo?

– …

– ¿Eso sí? ¿Están seguros?

– …

– Yo es que creía que eso dependía de la Junta de Castilla y León…

– …

– Ah… Que son ellos los que se han comprometido… Bien… Y otra cosilla… ¿No sería mejor repartir las cosas un poco más en el tiempo? Es que todo junto, como que al final llegas cansado…

– …

– Que ha surgido así… Vale… Pero que igual para el año que viene podía surgir más separado…

– …

– Ah… Que ya se verá… Que a ver cómo surge… Qué lince…

– …

– Bueno… Pues nada ¿eh? Que nos alegramos mucho de que los datos sean buenos… ¿Cómo que qué datos? Los que ha dado usted con esa sonrisa siempre amable de la que hace gala.

– …

– Esa, esa… Sí, la de la tele…

– …

– Pues nada… A seguir bien, ¿vale?

– …

– Gracias por todo… Adiós, adiós…

———————————————————–

Pues así, pero muchas veces y sumándole una pila de e-mails…

Un no parar. Sea o no sea, hay que reconocer que septiembre ha sido un mes de actividad en la ciudad y que las calles han estado llenas de gente día tras día. La queja de que ha sido todo en en el mismo mes, no es mía, es de varios hosteleros que alegan aquello de pan para hoy y hambre para mañana, pero sí debe de ser cierto que se han hartado a pan.

Y sí, sé lo que estáis pensando… Gila le ponía más gracia…

Nueva temporada

Se acaba el verano. Es lo que hay. En Ávila un poco antes de lo que lo hace en el resto del país, suele ser así. Da paso al otoño, extremadamente corto también por estas tierras, y antes de que queramos darnos cuenta ya estaremos inmersos en el invierno frío, soleado y seco del que hacemos gala en la ciudad amurallada. Nada raro, todo normal hasta aquí.

Llega el nuevo curso, la nueva temporada. Los estudiantes van regresando poco a poco a las aulas, la programación de las cadenas de televisión y radio se renueva, las cosas vuelven poco a poco a la normalidad rutinaria del día a día. Menos mal que por este rincón, quien más y quien menos, ha descansado. Yo, habrán visto, he estado ausente y cargando pilas las dos últimas semanas, otros lo hicieron antes y se nota que han regresado con fuerzas. A Alberto le daremos, si lo solicita en tiempo y forma, unos días libres en octubre para que venga a vernos y hagamos la asamblea anual palera en Ávila con su pertinente cena y su buena fiesta después. Tranquilidad en la parroquia que no lo pagamos con fondos públicos, en el blog cada uno se costea sus vicios… 

Por lo demás, poco que resaltar. Nueva temporada en la programación del blog en la que no os traeremos ninguna sorpresa. Vamos a seguir como hasta ahora. Vamos a continuar dando nuestra humilde opinión sobre las cosas que suceden y que tienen que ver con Ávila. Vamos a dar guerra, una poca más de la que se nos permita, porque no concebimos este rincón sin hacerlo. Vamos a contar lo que nos apetezca y como nos apetezca, siempre bajo la premisa del respeto. Se trata de seguir fieles a lo que hemos sido y de continuar con la línea que os ha traído hasta nosotros, a leernos y a comentarnos, a decirnos que muy bien cuando procedía y que muy mal cuando no estábamos a la altura y queremos que sigáis ahí, opinando, debatiendo y hablando que al fin y al cabo no se trata más que de eso, de intercambiar opiniones y de seguir expresándonos libremente desde el respeto.

Habíamos pensado en algún acto de presentación de este nuevo ciclo y en invitar al señor alcalde a que se acercase a darle caché al evento. Ese tipo de actos que hacen que una tele, un periódico o una radio mole más que el resto. Ese tipo de actos a los que nuestro Prime Minister se presta sin reparos ya que apoyan las iniciativas que fomentan la cultura, el diálogo y que enriquecen a Ávila con productos interesantes y valientes, pero al final hemos pensado que mejor no, que con esta entrada era suficiente para decir lo poco que había que decir y, además,  no hay presupuesto para ciertos alardes y no se trata de darnos más importancia de la que realmente merecemos que es poca o ninguna. 

Os invito a todos a seguir. A los políticos locales a seguir dándonos temas de los que hablar un día sí, otro también, para que nuestro querido blog tenga siempre un rinconcito de crítica política que sabemos que os gusta, a los artistas locales, músicos, fotógrafos y cualquier otro tipo de expresión cultural a continuar exponiendo vuestros trabajos para que podamos, desde nuestra escasa repercusión, difundir todo lo bueno que se hace en Ávila. A los lectores de este blog a seguir comentando y compartiendo impresiones con nosotros y a todos, seáis quien seáis, a enviarnos vuestras colaboraciones para que cada día seamos un poquito más grandes y para que Los 4 Palos, ya que nunca seremos abulenses del año, sea un rincón abierto a todas las opiniones que es lo que pretendíamos desde el principio y poco a poco vamos consiguiendo.

Nuevo curso, nueva temporada y muchas ganas de contar cosas… Nos leemos.

Paro registrado en Ávila – Septiembre 2012

Mensualmente, El Blog Salmón, un espacio centrado en las cosas del dinero, publica un gráfico con la evolución del paro registrado en el conjunto del país. La imagen permite, con solo un vistazo rápido, ver como la situación del mercado laboral empeora mes a mes y como se ha degradado desde que comenzó la desaceleración/crisis/depresión económica que atravesamos.

El gráfico me pareció tan esclarecedor que, de aquí en adelante, con la venia de mis camaradas compañeros y de los lectores, publicaré mensualmente en este rincón uno – mucho más feo, eso sí – centrado en el mercado laboral abulense. Aquí va el primero, con datos actualizados a septiembre de 2012. (Click en la imagen para ampliar y no dejarse los ojos)

Como pueden observar, el desastre es mayúsculo. El mercado laboral abulense se sigue degradando: el número de parados se sitúa por encima de las 17000 personas, y podríamos llegar a los 20000 parados antes del próximo verano si la situación evoluciona como lo hizo el año pasado (+3000 parados de septiembre a abril). Durante el mes de septiembre, el paro creció un 3,6% – más de seiscientas personas – y por sectores solo desciende, de forma irrisoria, en la construcción y en la agricultura, 57 y 29 personas respectivamente.  A estas alturas del año 2007 en Ávila había registrados 6870 parados. 

Y un dato de esos que hacen pensar. La provincia de Ávila tiene unos 172000 habitantes, de ellos 58000 tienen un trabajo remunerado. Si descontamos a los más de 10000 funcionarios, nos quedan, redondeando, unos 48000 trabajadores. Uno de cada cuatro abulenses.

Creo que, de momento, va a ser mejor que no pidamos la independencia.

PS.- Siempre hay salidas, eso sí.

A %d blogueros les gusta esto: