Juglar de autobuses

by Illo

¿Cómo lo ves, Rosendo?

Veo, veo… ¡A Moneo!

XL. ¿Qué obra suya cree que podría haber sido prescindible?

R.M. ¿Prescindible? [Lo piensa] Mmm… ¿La de Ávila? Nooo. Ese fue un proyecto que se torció por un mal entendido político. Yo creo que la plaza de Ávila resuelve bien el ámbito urbano, que la eliminación de los coches y el paso al aparcamiento se han resuelto de una manera ejemplar, que ha contribuido a vitalizar el centro de Ávila.

___

No conozco quien es el autor de la foto. El cuadro que ven se nos apareció en la última mudanza, imagino que sería de mi padre. Me lo agencié para mi habitación. Estampa antigua, muralla, suelo noble castellano.

Es una imagen como otra cualquiera que demuestra por qué Ávila es Patrimonio de la   Humanidad. Por eso nos gusta tanto enseñar nuestra ciudad. Pasear intramuros, contar la historia de la catedral-fortaleza, alguna leyenda, rendir visita a San Vicente. Aderezarlo todo con una cañita/vinito y unos ricos pinchos.

Esta preciosidad es mi ciudad y aunque tantas veces la critiquemos…no la cambio por ninguna. ¿Me entiendes?

Y entonces sigues paseando y llegas al Grande. Entre la Muralla y San Pedro te encuentras con el mamotreto infame lleno de ventanas y a su vera el minihospital. La apoteosis del ladrillo. Por no hablar del suelo, tan cuquimoni, que no resistió la primera nevada.

“Y bien…esto también es Ávila. La del mamoneo de finales de centuria.”

Yo no sé a ustedes que recuerdos les traerá pero a servidor el Grande le suena a salir a tomar pipas. Ir al Teto a cambiar cromos. Saltar de La Palomilla a los leones. Acercarse al Dioce a ver la cartelera del Tomás Luis. Jugar al escondite y patear calle Estrada hacia la Plaza de Italia. Darle a la pelota, corretear de un lado a otro. Sería mucho menos pitiminí aquella plaza ochentera/noventera pero la cambiaba ipso facto por el engendro actual.

XL. La prensa lo definió como «el chapapote» y pidió incluso que interviniera la     Unesco.

R.M. Yo soy responsable de la altura, nadie me la impuso, y estoy dispuesto a aceptar que alguien la vea excesiva; pero también me hubiera gustado que, en lugar  de haber  sido un edificio de viviendas, hubiera tenido un programa más vivo: el de  un hotel.  Pero la Caja de Ahorros de Ávila, que era la propietaria de aquellos  solares, no quiso  entrar en competencia con los hoteleros de la ciudad. Éste ha sido  un proyecto que ha  tenido dificultades, pero no uno que a mí me guste descartar.

Tenía pensado, aprovechando este tiempo estival, proponerles una manera de devolver esta infamia. Consiste en jugar a ponerle nombre al engendrito.  Aquí en comentarios o en el twitter…compartan sus ideas.  Dejo a @__Willy_ encargado de cuidar un hashtag propicio para la ocasión. A ver si repetimos aquellas buenas experiencias de  #avilanitelaimaginas –  #avilabollywood  – #avilasobrenatural.

Mi idea sería la creación de tweets que acaben en   aquipropuestadenombre  @los4palos #horrendificio “

Les dejo yo mis tres propuestas:  Mamoneo (clásico), horrendificio y patrentado.

____

Si la cosa funciona propongo repetir historieta pero con el monumento al braguetazo  la cremallera de la Avenida de Madrid. En cualquier caso, no olviden que no estamos solos. En Libertad Digital recopilaron lo que llamaron “horrores monumentales”. Pasando páginas se ven jrandes creaciones. Pero hacía uno en falta en la lista a la susodicha cremallera.

Pero bueno, es lo que tiene ser modernos. Ensayen su mejor cara de LadyGaga y repitan conmigo ¡Satán es mi señor!

A %d blogueros les gusta esto: