Ajedrez: La batalla silenciosa

Félix García Arés fue un excelente jugador de ajedrez abulense fallecido en el año 2001.

Félix García Arés v Miguel Illescas

García Arés vs Illescas, Campeonato de España, Palencia 1999

“Su historia es muy singular porque durante los primeros años 40 se formó como ajedrecista de un modo autodidacta”. Nos lo cuenta Pedro Antonio Galán (Casa Social Católica, Ávila Ajedrez), quien desde hace años se encarga de que carbure cada vez mejor la federación abulense de la batalla de los escaques.

Este domingo se celebra la 21ª edición del Torneo de Semirrápidas, en el Casino. (Enlace Fecla).  Para curiosos, será a partir de las 10:15 de la mañana. Quien escribe estas líneas les puede garantizar que ha visto por ahí a algunos de los mejores jugadores de rápidas y semirrápidas del mundo. Lo espectacular, aunque algunos no me crean lo es de verdad, es verles mover cuando la partida se maneja entre ajustadas manecillas.

La foto de arriba ilustra uno de esos momentos de batalla silenciosa. Servidor jugó (y perdió) alguna que otra vez con García Arés, y es uno de esos recuerdos que se te quedan cuando empiezas en esto. Desprendía una autoridad a los que eramos pequeños, desde su sencillez y calidez, que te hacía guardarle mucho respeto, podría decir que hasta una cierta reverencia. Pedro Antonio Galán nos cuenta más de la persona a cuya memoria se dedica el torneo ajedrecístico de las Fiestas de la Santa.

“Siendo apenas un niño (con 13 años) logró clasificarse para la fase final del duro campeonato de España de la época, lo que causó una grandísima sensación en nuestra ciudad”.

Desde ahí no paró de mejorar su habilidad, hasta convertirse en uno de nuestros más brillantes jugadores durante muchos años. Afortunadamente – gracias a la tecnología – con una sencilla búsqueda encuentras en Internet algunas de sus últimas partidas en los 90.
“A sus grandes capacidades como jugador (que le llevaron a cosechar innumerables triunfos ) sumaba la más infrecuente virtud de una extraordinaria calidad humana y esto fue especialmente importante para el ajedrez abulense durante tantísimos años, la posibilidad de tener el mejor embajador posible de nuestro ciudad y de nuestro deporte”.
El torneo se convirtió en memorial García Arés en el año 2001. Aprovechamos la ocasión para preguntarle a Pedro A. Galán por otros asuntos…
Foto de Chechu Corona.

Foto de Chechu Corona.

¿Cuántas personas están federadas en Ávila?

Nuestro club suele contar con un número de miembros federados entre 30 y 50, dependiendo de los años, lo que en el ámbito de los clubes de ajedrez se puede considerar una buena participación. Como bien sabes, por circunstancias de trabajo o de estudios muchos de nuestros compañeros deben alejarse de Ávila pero siempre tratamos de mantener el vínculo y los seguimos considerando a todos los efectos como unos de los nuestros.

En los últimos tiempos, hemos visto como “Equigoma Casa Social” se convertía en un club fuerte a nivel nacional… 

Foto de Chechu Corona

Foto de Chechu Corona

Sí, hemos conseguido 5 títulos de campeones de Castilla y León en los últimos 7 años.  En 2009 logramos el Campeonato de España de Segunda División (en la edición celebrada en Padrón) y el ascenso a primera, donde militamos dos temporadas, consiguiendo en 2011, en el campeonato que tuvo lugar en Sabadell, un histórico ascenso hasta la máxima categoría nacional, la División de Honor. De esta competición conviene decir que sólo juegan 8 equipos, los mejores de España y que está considerada una de las ligas más fuertes del mundo, con la participación cada año de al menos una veintena de los 100 mejores jugadores mundiales.

Foto Chechu Corona

Foto de Chechu Corona

Para un equipo que lleva el nombre de Ávila por España, jugar en Linares habrá sido algo muy especial

Nos hemos conseguido mantener 3 años en la División de Honor lo que puede considerarse todo un hito en el deporte abulense. Hace escasas semanas se celebró el campeonato en Linares y tras nuestro séptimo puesto perdimos la categoría, retornando a primera donde jugaremos el año que viene. Creo que no hay que lamentarse de nada y sí sentirse satisfecho por los logros alcanzados y también poner el empeño para retornar cuanto antes de nuevo a la División de Honor.

¿Cómo se logró que jugadores de gran prestigio se federaran en Ávila y jugaran bajo nuestras siglas?

Una de las cosas más bonitas de haber trabajado para configurar este equipo es la satisfacción de haber formado un excelente grupo humano, con grandes jugadores que nos acompañan desde hace 6 ó 7 años y que están muy identificados con la ciudad y con el club, como Eduardo Iturrizaga , Lázaro Bruzón, Eric Hansen, Julen Arizmendi, Renier Castellanos, José Carlos Hernando, Amador González de la Nava o Juan Antonio Corral. También es momento de agradecer la confianza y el apoyo de Alejandro de la Orden, con el patrocinio siempre incondicional de su empresa, Equigoma.

 ¿Desde cuándo llevas al frente del ajedrez en la Casa Social?

Pues no te creas que lo recuerdo tan bien, debió de ser hacia 1996 que me incorporé al club y a la ciudad. En los últimos tiempos y como no podía ser de otro modo, hemos tenido muchas dificultades (sobre todo económicas) para poder sacar al equipo y los proyectos adelante. Muchas veces es un poco complicado el trabajo pero siempre es bonita la respuesta de nuestra gente y su fidelidad y apoyo en los momentos difíciles.

Fotos cedidas por Pedro Antonio Galán:

equigoma casa social División de Honor 2013 campeones de España 2009 campeones autonómicos 2008

Fotos cedidas por Pedro A. Galán

___

El trabajo de Pedro es uno de esas labores silenciosas que no siempre tienen el reconocimiento debido. En 1996, o 1997, un quinceañero que apenas sabía dar el jaque pastor se introdujo un sábado por la tarde en la Casa Social. A todos los chavales de aquella época (Leo, Israel, Luis Carlos, Fran, Óscar, Sam (¡y Jim Lawley!) nos trataron de maravilla – Pedro, la familia Pierna, Ángel y otros tantos – jugando con nosotros centenares de partidas. Gente de 2000 ELO contra aprendices que no llegarían a 1200-1300.

Algunos se van convirtiendo en tremendas bestias de esto, véase Dagaren del que @hovejo23 puede dar buena cuenta,  y otros nos hemos quedado en meritorios que tienen algunas tardes inspiradas.

Con todo, está claro que hicimos amigos ahí entre la batalla…amigos que son ahora la razón por la que les invito a que se pasen el domingo por el Casino a observar cómo se produce la magia en unos metros cuadrados, la batalla silenciosa solo interrumpida por el casi inaudible tic tac de ese reloj que siempre corre más rápido cuando el medio juego llega a su fin… ___

El tictac en la silenciosa batalla (Foto: Chechu Corona)

El tictac en la silenciosa batalla (Foto: Chechu Corona)

1) Los amigos de La Colonoscopia dedicaron uno de sus “Abulenses a brochazos” a otra historia muy relacionada con todo lo que hemos contado por aquí. La lectura de dicho enlace es más que recomendada.

2) Luego está lo de Willy que, como el ajedrez es la vida, ve partidas en los puntos suspensivos

Marazu: El recuerdo de una canción

“Las letras en pelotas, las que se cantan con algo en la garganta, ya bien sean uñas o terciopelo…Temblar, saltar, parar, gritar, llorar, soñar, pensar…sentir. No creo que exista ningún crítico que pueda cuestionar eso con parámetros técnicos. No hay parámetros cuando se trata de las emociones”

Foto: Juan Luis del Pozo

Su vida es esa canción. Él mismo lo escribe en las rutas migratorias. La vida se siente y se experimenta, se musicaliza, se le da letra y finalmente así se vuelve a sentir y por tanto a vivir. Marazu sin música no sería Marazu. No puedes estar con él más de un minuto sin que enseguida salten las canciones a la mesa. “No entiendo la vida sin música. Si nadie viniera a escucharme seguiría haciendo canciones. Es mi vida”.

Arranca el sonido en la multiusos con “Películas de ciencia ficción” un mensaje de autoafirmación para los que nunca creyeron que a estas alturas pudiera seguir subido a un escenario. “No me cuentes más, déjame ser yo, qué más da…vivo en películas de ciencia ficción.”

Foto: Juan Luis del Pozo

Quedamos con Jorge después del concierto de “Los Secretos” del que “Dos Perros” y “Marazu” han sido teloneros. Está contento de haber tocado en casa y más ante una audiencia generosa gracias al tirón de Urquijo y compañía. Ha sido corto, 6 canciones (Películas de ciencia ficción, Mi propia voluntad, La felicidad, Recuerdo crónico, Miedo y Jaque Mate), pero ha sido intenso. Lo primero que sorprende es su aplomo en el escenario y el respaldo de fuerza que le ofrece el estar rodeado de Basilio Martí en los teclados y Toni Jurado en la percusión.

“El día del Avalon lo cambió todo” nos cuenta David Pollo, el ministro del interior de esta historia según lo denomina Marazu. Jorge asiente, fue un día de diferentes contratiempos: “Pudimos ir hacia arriba o hundirnos definitivamente. Ese día vimos que teníamos que ir a por el disco. Toni se enamoró de como sonaban las canciones y además era el primer día de Billy Villegas. Poder tenerlos al lado es un lujo”.

Lo primero que queremos saber es cuando saldrá el esperado disco. No desvela la fecha por prudencia aunque se adivina que finalmente ya no queda mucho. El 2012 esperan poder girar con las canciones. “Hemos hecho una primera criba de 16 canciones. Hay algunas que me está dando mucha rabia dejarlas fuera. Habría material para sacar un Salmón”, bromea Marazu. Los temas ya están moldeados, premaquetados pero falta el empujón final. ¿Y a qué va a sonar? “No me quito de la cabeza el Gold o el Heartbreaker de Ryan Adams” dice Jorge. “Habrá canciones para escuchar despacio y otras para mover el cuerpo” apostilla David Pollo.

Nos quedamos con las ganas de saber como sabrá ese sonido Marazu aunque un primer adelanto en Youtube nos da alguna pista. Le preguntamos entonces por la última canción en sonar en la Multiusos “Jaque Mate” a la que a través de los conciertos se le va notando el experimento en el sonido.

“Es que hay canciones que vuelven a nacer. Se la enseñé a estos y en tres minutos la grabamos de tirón con una nueva perspectiva”.

Con la tranquilidad de hacer lo que uno quiere, Marazu canta las canciones que hoy le significan: “Buscamos un rollo familiar pero ambicioso sin nada que nos condicione. No tendremos el gamberrismo del rock o el pastelismo de algún pop. Queremos buscar nuestra identidad propia”.  Sin embargo las comparaciones son inevitables y antes o después enseguida salen a escena Quique González o Antonio Vega. “Hay patrones similares y referencias evidentes pero yo por ejemplo me decanto por un bolero y me meto en esa línea. Además ellos ya lo son todo, yo todavía estoy en la salida. Buscamos encontrar las canciones que grabaremos ahora o no las grabaremos nunca. Buscamos lo que nos dé sentido”

Foto: Juan Luis del Pozo

En la alineación que presenta Marazu en Ávila faltan Villegas y José Barragán. Le preguntamos por ellos…

“Billy es uno de los seres más interesantes que he conocido. No cojea nunca, siempre va recto. Barragán es supertransparente y musicalmente un portento…potente con la eléctrica y sutil con la acústica. Uno de los descubrimientos de mi vida. Y encima tienes en mente con quiénes han tocado y eso es algo muy bonito”

Nos deja con los dientes largos pero no pierde la humildad. De hecho entrevistamos de acera en barra o sentados en el suelo con un bocadillo en la mano y un vaso de plástico en el portal. “¿Qué estás enganchado a “Afinidad”? Yo ahora mismo no me acordaría ni de la letra…sí, sí, sé cuál dices, al piano. Ya ves, nunca se sabe como tocas a la gente con las canciones. Pero no creo que mi fuerte sean las letras sino la melodía y las cadencias.”

El estudio tiene que esperar un breve tiempo por cuestiones de oficina pero la maquinaria ya está preparada. “Puede que haya merecido la pena tanta espera. Ahora lo pienso y creo que antes no estaba preparado. A lo mejor en unos años pienso que ahora tampoco lo estoy pero creo que sonamos a lo que queremos sonar. Esta gente aporta la seguridad musical definitiva. En el próximo es posible que busquemos algo más rocknrollero pero ahora estamos donde queremos estar.”

Foto: Juan Luis del Pozo

Antes del disco habrá más bolos, las próximas citas serán Madrid y Barcelona. En la noche abulense – ya 12 de Octubre – queda el aroma de una noche de guitarras, tragos y amigos. Suena el tictac de la vida cotidiana y de las experiencias que dan sentido al camino, el secreto de las melodías que quedan en la memoria. Saltar, soñar y gritar realidad. El canto a las emociones sin artificios. El recuerdo de una canción.

A %d blogueros les gusta esto: