La democracia y yo somos así, señora

He esperado un par de días para volver a estas páginas. El domingo, a eso de la una de la madrugada, con la mayor parte de los votos escrutados, apagué la televisión, la radio, el portatil, el móvil y la tableta y me fui a dormir preocupado. Los ciudadanos habían dibujado un panorama inestable, ingobernable, caótico, anárquico. Ayuntamientos abocados a gobiernos en minorías, autonomías en manos de pactos entre múltiples partidos y los comunistas/populistas come niños gobernando en Madrid, Barcelona y Zamora. Lo de Madrid y Barcelona era esperable, la contaminación, el ruido y las gafas de pasta afectan a las cabezas ¿pero Zamora? Allí el aire es limpio, el agua pura ¿qué han hecho los pobres para merecer esto? ¡Van a utilizar Zamora como trampolín para acabar con la democracia occidental y la República Galáctica! ¿Y Valladolid? ¡Pobre De la Riva! No veíamos en la tele algo tan triste desde la muerte de Mufasa. Lo de Duerogrado (aka Zamora) es grave, pero lo de Valladolid es casi peor: una afrenta a las tradiciones, el buen gusto y la libertad bien entendida.

Les voy a decir la verdad, que ustedes y yo somos viejos conocidos. He vuelto a estas páginas porque el casco de papel de plata daba un calor horrible, se me están acabando los suministros, el wifi no llega bien a debajo de la cama y empezaba a oler a perro muerto. Igual estaba exagerando, no lo niego, porque he abierto la persiana y las calles seguían en su sitio, el aire no olía a conventos ardiendo y mis plantas no se habían convertido en horribles mutantes. Es más, he echado un vistazo a los periódicos y todo seguía más o menos igual que antes. ¿Y si no era para tanto? ¿Y si en el fondo esto de la alternancia, los pactos y las coaliciones es normal en el sistema político que llamamos democracia?

Por cierto, en ese repaso a la prensa que he dado buscando pruebas del apocalipsis, he visto un par de cosas curiosas. Si no fuera por el espectáculo que dio Aguirre por la tarde, la noticia del día serían las declaraciones de Juanvi Herrera en Onda Cero. Veinticinco minutos sin desperdicio en los que atiza a su partido, a Rajoy, al ministro Soria y a un señor que pasaba por allí. ¡Incluso llegó a decir cosas buenas de Zapatero! Además, Herrera dejó caer que igual no era el candidato del PP en la próxima investidura, es decir, que no sería presidente de la Junta la próxima legislatura, lugar que ocuparía la exalcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón. Lo de la crítica bien, aunque igual hace tres o cuatro semanas habría sido más oportuna, y lo de no presentarse a la investidura pues no tan bien. Hay medios que señalan que hoy anunciará que abandona la política ¿Habrían sido los resultados del PP iguales si el candidato no hubiese sido Herrera? ¿Dejar a los electores 72 horas después de las elecciones no es traicionar su confianza? ¿No es una jugarreta fea? Me queda la duda de si este movimiento estaba pensado de antes -me presento porque la gente me conoce y es más factible que ganemos, pero luego me voy- o si responde a un cabreo pre o postelectoral, con el ministro Soria o con el Espíritu Santo.

En nuestra ciudad, la crítica también ha encontrado terreno fértil. Y digo “crítica” y no “autocrítica” porque de las cuatro razones que explican el batacazo del PP según Antolín Sanz -crisis, corrupción, formas y aborto- pocas tienen que ver con el PP local. Son las circunstancias las que han ensombrecido la exitosa gestión popular en la ciudad. La crisis, como todo el mundo sabe, es cosa de Zapatero. La corrupción, si es que es real y no un artificio de la policía de Rubalcaba, es cosa de otros, que aquí de eso no hay. Las formas -altanería, arrogancia, etc.- puede que algo tengan que ver con el PP de aquí, pero suena a que era cosa de los anteriores, que los nuevos no son así, y que por lo tanto eso es agua pasada y embotellada en el Senado. Luego está lo del aborto, que es cosa de Rajoy, Bibiana Aído, Gallardón y la Santa Sede. Igual esto último está un poco pillado por los pelos, por mucho que a Antolín le hayan parado dos señoras por la calle para echarle la bronca por los millones de nonatos muertos que se amontonan en los contenedores de fetos para reciclar, pero no seré yo quien se lo diga, que un día me hizo un retuit y desde entonces le tengo en alta estima.

Con todo, el PP lo tiene fácil para gobernar en la comunidad autónoma, donde tiene una mayoría que sin ser absoluta es muy amplia y en la ciudad. Sobre esto, una aclaración necesaria: para que el PP no gobierne en Ávila se necesita que un candidato alternativo cuente con mayoría absoluta. Es decir, que si no se ponen de acuerdo todos los demás, cosa que ahora mismo parece improbable, el PP gobernaría con sus nueve concejales. ¿Un acuerdo entre PSOE, IU, Trato y UPyD, por ejemplo, no vale? No, aunque sumen 11 gobernaría el PP con 9. Por lo tanto, el escenario más probable es que Rivas sea Alcalde solo con el apoyo de su grupo. El PP quiere un pacto de legislatura, pero Ciudadanos, si quiere aparecer como alternativa y aspirar a rascar un diputado en la provincia, no puede mancharse las manos al menos hasta las Generales.

Del PSOE no he hablado, tiempo habrá. La derrota más dulce de los últimos tiempos, mejor de lo esperado en la ciudad, ganando ayuntamientos en la provincia y plazas de renombre en la comunidad. De no ser porque siguen perdiendo votantes, se podría decir que no les ha ido nada mal. Y luego está Trato, Izquierda Unida, Manoli, la Diputación… Tenemos para un mes de análisis y reflexiones.

Lo bueno de las elecciones es que dan para un montón de post. Ojalá hubiese elecciones cada pocos meses, nosotros ganaríamos visitas y las calles estarían siempre recién pintadas.


Banda sonora: Promesas que no valen nada – Los piratas

¿Más votantes o menos? (Día D -4)

Si ayer hablaba Rubén de los indecisos, hoy toca repasar brevemente otra variable de las próximas elecciones: la participación. ¿Aumentará o disminuirá? ¿Qué influencia tendrá en los resultados? Mi impresión es que la participación va a caer en estas municipales. El desgaste del PP y la ausencia de alternativas capaces de arrastrar a descontentos y nuevos votantes -esta es una opinión personal- va a dejar a muchos de los indecisos en su casa. La campaña, a falta de alguna sorpresa de última hora, tampoco es que sea precisamente emocionante: los candidatos son flojos, los debates entre los candidatos han sido lecturas comentadas de sus programas y los grandes mítines -Aznar y Pedro Sánchez pasaron por aquí- no han sido muy grandes. Solo ahora, cuando ya parecíamos condenados a pasar los días contando cuántos chalecos tiene Rivas, parece recrudecerse el cruce de acusaciones, principalmente entre PP y Ciudadanos. ¿Preocupación en las filas populares? Sobre Ciudadanos, un comentario: tengo la impresión de que el domingo, cuando se conozcan los resultados, se arrepentirán de no haber hecho una campaña más intensa y de no tener un candidato con más presencia. Dudo mucho que haya en España un sitio donde la situación fuera tan favorable a sus intereses, donde puedan estar más cerca de tocar poder. Un café de Rivera en una terraza del Grande e igual estaríamos hablando de otra cosa.

Volviendo a la participación, de momento el voto por correo en la provincia baja levemente en números absolutos, aunque hay que tener en cuenta dos cosas: ha bajado el censo, pero ha aumentado mucho el número de abulenses fuera de la provincia. Por ejemplo, el número de abulenses residentes en el extranjero ha aumentado un 20% desde 2011. Y si baja la participación ¿a quién beneficia o perjudica más? Normalmente se dice que una alta participación favorece a la izquierda, más proclive a quedarse en casa cuando se enfada con sus partidos, o al cambio. ¿Un descenso de la participación favorecería por tanto al PP? Mi impresión es que ahora mismo no podemos inferir absolutamente nada, ni de las encuestas, ni de la participación. ¿Y si los que se quedan en su casa son los votantes del PP? Por si acaso quieren darle una vuelta al asunto, un gráfico con la evolución de la participación y del voto al PP en la capital.

PartPP

El domingo saldremos de duda.

Todo es fabuloso

¿Se imagina usted a dos medios publicando la misma noticia, palabra por palabra, incluso con la misma foto? Pues eso acaba suceder. El domingo el Diario de Ávila nos informaba en su página dos de que a Rivas, candidato del PP a la alcaldía, le gusta caminar. ¡Albricias! Un candidato de la gente normal, que camina como la gente normal, por los caminos de la experiencia y la vida. ¡Tiene mi voto! Ayer, Tribuna de Ávila, por si alguien tenía alguna duda, nos informaba de que el candidato popular pasea. ¡Qué feliz coincidencia!

CEopLj2WEAAsvAR

Me dirán ustedes que qué feo eso de plagiar, tranquilos, no es el caso. O sí, pero el autor no se va a quejar. Se trata de una nota de prensa difundida por el PP ¿Es esto para lo que deben servir los medios? ¿Para copypastear las notas de los partidos? ¿Si les envíamos una nota nosotros nos la publican? Tribuna de Ávila nos tiene acostumbrados a estas cosas –las mujeres del PP, los hombres jóvenes conectados del PP, los hombres expertos del PP con una pancarta– pero es una novedad que el Diario se sume a esta bonita moda.

Dejando a un lado esta alineación planetaria de las notas de prensa, igual deberíamos reflexionar sobre el rol de los medios de comunicación en provincias. ¿Qué papel juegan y deben jugar en las ciudades pequeñas? ¿Cuarto poder? ¿Correa de transmisión de las instituciones? ¿Crónica social, sucesos, avisos y farmacias de guardia?

A principios de mes, unas ciento noventa personas, entre las que se encontraban algunos políticos locales y regionales, participaron en la primera jura de bandera civil organizada en la ciudad. El acto costó 4000 euros, a algo más de 20€ cada beso a la bandera. Los medios, a la hora de dar la cifra de participantes, redondearon al alza y hablaron de “unas 200 personas” o de “cerca de 200 personas” y condimentaron sus crónicas con los habituales epítetos jaculatorios. La Cadena Ser, en su página de Facebook, dijo que eran “menos de 200” y en los comentarios a la noticia se formó un entretenido debate sobre si el adverbio “menos” tenía un sentido peyorativo en ese titular, sobre si para ser buenos españoles hay que dar besos a la bandera y sobre la cantidad de tiempo libre que tiene a su disposición la gente para besamanos y comentar noticias en el Facebook.

Muchas veces, leyendo o escuchando los medios locales, uno tiene la sensación de que su visión de la realidad está edulcorada, que sus crónicas buscan no pisar callos, no molestar a nadie, contribuir a la paz social y a henchir el orgullo local. Todos los eventos son un éxito, una maravilla y el público, que siempre es numeroso, siempre se va contento. Y si no es así, que al menos lo parezca. Sin críticas, sin dudas. Pocas son las excepciones.

El pasado domingo se celebró en la ciudad la segunda edición de la Carrera de las Edades del Hombre. Fue un éxito de participación, pero la organización del mismo fue mejorable. Lo primero se señaló, lo segundo, en los medios, se ignoró. La organización ha remitido a los participantes un correo electrónico, que complementa lo expresado en su página de Facebook, en el que se apunta en parte al Ayuntamiento: cambios en las fechas, modificación de horarios, falta de previsión, etc. Sin entrar en el fondo del asunto, ¿no parece lógico que estos problemas tengan un hueco, aunque sea pequeñito, en las crónicas del evento?

Cuando montamos este rincón alguien nos dijo que escribir siempre a la contra es muy difícil, que no se podía estar eternamente criticando. No todo han sido críticas, aunque es cierto que buena parte de lo escrito por aquí lo es; lo que de momento no hemos hecho ha sido copiar y pegar una nota de prensa.

Banda sonora: Todo es fabuloso

En plena cuenta atrás

Decía el otro día Zarzalejos en El Confidencial que uno de los principales damnificados por la forma de ser y de gobernar de Rajoy era el Partido Popular. Zarzalejos, que pasa por ser uno de los gurús de la derecha, uno de los más virtuosos intérpretes de vísceras de gaviotas y uno de los mejores conocedores de cómo funcionan las válvulas, engranajes y correas de la maquinaria popular; afirmaba que el PP se ha quedado sin banquillo y que ante la perentoria necesidad de renovación en alguna de sus plazas, Rajoy y compañía habían tenido que recurrir a medianías, parches o viejas glorias.

Como todos ustedes son muy listos, ya saben lo que viene ahora. ¿Está en esta situación el PP de Ávila? El anuncio de la candidatura de Jose Luis Rivas me pilló frente al castillo de Arévalo y he de reconocer mi sorpresa. No era uno de los nombres que sonaban y en la encuesta que este mismo blog publicó, del centenar de participantes ninguno pensó en él. Por aquí son más de Woody y del actor secundario Bob (mira que sois malos). ¿Es Rivas renovación? ¿Es banquillo, medianía, parche o vieja gloria? No tengo el placer, así que daremos al candidato el beneficio de la duda. Respecto a su perfil renovador, sí y no. Él mismo presume de experiencia, aunque no haya sido en primera línea hasta hace poco. ¿Tiene banquillo el PP de Ávila? En una situación así, la retirada del alcalde, quizá hubiese parecido más lógico recurrir a uno de sus más directos colaboradores. ¿Hector Palencia, José Francisco Hernández, Patricia Rodríguez? Igual no es falta de confianza por parte del partido, igual se lo ofrecieron y ellos lo rechazaron. ¿Lo rechazó también Alicia Garcia? Creo que Rivas no ha sido la primera opción del PP abulense, puede que incluso no fuese la segunda, pero es tan solo una suposición.

Una de las cosas que he oído o leído destacar sobre el alcaldable popular -perdonen mi imprecisión, pero he estado de vacaciones- es que nunca había salido de Ávila más que para estudiar la carrera. Como abulense residente fuera de la ciudad este tipo de afirmaciones me producen ciertos reparos y no solo porque me inhabilitan como candidato del Frente Popular Palero – Unión, Palos y Democracia (FPP-UPyD). Unas declaraciones, eso sí, muy del gusto del Delegado del Gobierno en Andalucía. Los chistes ya están todos hechos y Jabois retrata muy bien la situación, pero ¿queremos que Ávila sea gobernada por un partido que tiene como logo una gaviota? ¿Cuántas gaviotas hay en Ávila? ¿No sería mejor una cigüeña? ¿Queremos que nos gobierne alguien que se llama José Luis? Estos nacionalismos de campanario tan patrios cada vez son más vergonzosos.

No me resisto a hablar de la leal oposición, empeñada a todas luces en facilitar la mayoría absoluta del PP. El PSOE está a un tris de implosionar y veremos qué pasa en UPyD. Los del puño y la rosa aprobaron anoche la lista que presentarán al Ayuntamiento sin contar con los partidarios de la candidata, ni siquiera con el número dos que ella misma había anunciado. La lista contó con un amplio respaldo, sobre todo por que la candidata y sus partidarios se levantaron y se fueron ¿Será Manoli Prieto nuestra Tania Sánchez? ¿Habrá una escisión en el PSOE local? ¿PSOE versus PSOE-Auténtico? Sea como fuere, pelear por el segundo puesto en las listas puede terminar siendo una pérdida de tiempo.

En UPyD las aguas bajan casi tan revueltas como en el PSOE. Manuel Vicente ha dejado la formación magenta y se va a Ciudadanos, donde se ha puesto a disposición del partido. ¿Será el candidato de los de Albert a la alcaldía? ¿Será Manuel Vicente candidato por Vox dentro de cuatro años? ¿Del PSOE dentro de ocho? ¿Volverá al PP dentro de doce? ¿Se dejará coleta, verá la luz y recalará en Podemos? Y respecto a UPyD ¿sobrevivirá a Rosa Díez o será esta su fundadora y liquidadora?

Fijense como estarán las cosas que el partido que parece más en calma a pocos meses de la cita electoral es Izquierda Unida. ¡De locos!

PS.- Lo último que sabemos de Trato Ciudadano es este manifiesto de doce puntos por una ciudad amable. El documento está bien, tan bien que podría ser firmado por todos los habitantes de la ciudad, de la provincia y de la galaxia. Arriba lo bueno, abajo lo malo. Supongo que terminarán derivando de cada uno de esos doce puntos varias medidas concretas. ¿Cómo garantizar desde el Ayuntamiento servicios básicos, sobre todo aquellos sobre los que no se ejerce ninguna competencia? ¿Cómo encaminamos la economía de la ciudad hacia el bien común? Esperamos ansiosos sus respuestas.

A %d blogueros les gusta esto: