La nevada

IMG_20180107_113008En las novelas negras nórdicas, un subgénero con gran éxito la última década aunque ahora en cierto retroceso, los cadáveres siempre aparecen con el deshielo. Cuando la nieve acumulada durante el largo invierno empieza a perder la batalla contra el tibio sol primaveral, las cunetas, los embarcaderos, las casas abandonadas y los caminos que serpentean entre los tupidos bosques se llenan de policías de oscuro pasado o turbio presente que maldicen en voz baja mientras acordonan con cintas de colores la escena del crimen.

Dicen que ya no nieva como antes, que los inviernos son más cortos y calurosos y los veranos más largos y más secos. Quizá en el norte de Europa no sea así, quizá allí siga nevando como cuando Stieg Larsson era un mozalbete, pero aquí podemos dar fé. Veinte años hacía que no caía una nevada como la de la semana pasada. Dos décadas con todos sus lunes, sus centenarios, sus rotondas y sus fiestas de guardar. Aquella vez fue en Nochevieja, mientras en los hogares se preparaban las uvas y las cocinas se llenaban del olor del asado, y ahora en Reyes, con el roscón aún sobre la mesa. Ya es mala suerte que siempre pasen estas cosas en festivo.

Hace veinte años, la ciudad quedó bloqueada durante días por un manto blanco que tardó semanas en desaparecer y ahora vamos por el mismo camino. Calles intransitables, autobuses urbanos fuera de servicio, comercios cerrados por inaccesibles, placas de hielo en cada paso de peatones y el Instituto Geográfico Nacional cartografiando las montoneras de nieve para incluirlas en sus mapas de relieve. Parece que nada ha cambiado. La misma nieve, el mismo frío, el mismo cabreo.

Convengamos, aún embargados por el espíritu navideño, en que la gente —en minúscula para no tener que pagar royalties a la Pablo Iglesias Corporation— no está excesivamente contenta con la gestión consistorial del asunto. Incluso dejando a un lado la espinosa cuestión del parque móvil familiar (o no) del primero de los abulenses, al alcalde y a su equipo le deben haber pitados los oídos estos últimos días como si viviesen sobre una fábrica de vuvuzelas. Falta de previsión, falta de información, gestión ineficiente, comentarios desafortunados, incapacidad para tomar decisiones, caos y destrucción. Al alcalde solo le ha faltado, para redondear su semana mágica, posar con el ministro Zoido y con Gregorio Serrano, el alter ego del sevillano al frente de la DGT, junto a una quitanieves con una sonrisa y un salero en cada mano.

Hay críticas más acertadas que otras. Sí, el ayuntamiento ha reaccionado tarde y mal. Sí, al ciudadano se le informa más tarde y peor. Y sí, esa sensación de que hay ciudadanos de primera y de segunda, zonas de la ciudad que reciben mucha atención y otras, no precisamente las menos pobladas, que solo atraen los focos y la sal cuando en las primeras no queda un copo de nieve que echarse a la boca, es compartida. Pero quizá no es razonable pedir al Ayuntamiento que cuente con doscientas quitanieves y dos mil infantes de marina en un almacén para actuar solo una vez cada veinte años. Nada es gratis y bajar impuestos iba en nuestro programa.

Siempre se ha dicho en los mentideros de la Corte —y aquí la Corte es del tamaño de un patio de vecinos mediano— que la nevada que sufrió la ciudad hace dos décadas le costó el puesto a la entonces alcaldesa, María Dolores Ruiz-Ayúcar. Cierto es que entonces las elecciones eran a los pocos meses de la nevada y ahora, por suerte, apenas se vislumbran en el horizonte, pero quién sabe si cuando terminé de deshacerse la nieve no encontraremos debajo una carrera política. O varias.

Elogio del conformismo

En la universidad conocí a una chica que coleccionaba anillas de latas de refresco. Era gallega, de un pueblo del interior de Lugo, bajita, con el pelo rubio ceniza recogido en una docena de rastas decoradas con cuentas de colores que le llegaban hasta media espalda. Siempre hablaba susurrando, como si te estuviese contando un secreto o tuviese miedo constantemente. Durante semanas, todos los que la conocíamos, aunque fuese levemente como es mi caso, recogimos con fervor anillas de latas que ella iba guardando en una garrafa de ocho litros a la que había cortado el tercio superior. Un día, al ir a entregarle los frutos de mi colecta, me miró con cara triste, me dio las gracias y me confesó que había dejado de coleccionar anillas. Es más, había tirado el millar que hasta entonces había reunido. Un ruso, me dijo, tiene medio millón de chapas, lo he visto en internet. ¡Es imposible que yo le alcance nunca! Me he dado cuenta de que siempre habrá alguien que tenga más chapas que yo y que esforzarme para ser segunda no merece la pena.

Durante algunos días anduvo triste. Caminaba por los pasillos siguiendo con la mirada las juntas del terrazo. Suspiraba todo el día, dejando escapar un poco de su alma con cada exhalación, y removía con desgana las patatas (re)fritas en el comedor durante la cena. Había fracasado y la derrota era demasiado pesada para su escaso cuerpo.

Marcarse unos objetivos demasiado elevados, inalcanzables, puede provocarnos frustración. Todos lo sabemos porque todos lo hemos vivido, porque todos hemos mirado al horizonte y le hemos desafiado alguna vez. Por eso es necesario ser conscientes de nuestros límites. Mi conocida gallega descubrió que nunca sería la mayor coleccionista del mundo de anillas de latas y, a pesar del dolor, supo abandonar su sueño antes de que la derrota fuese insuperable. Al poco tiempo comenzó, con mucha menor ambición, una colección de pegatinas de frutas en una libreta rosa de Agatha Ruiz de la Prada.

El alcalde de Ávila comparte esta filosofía vital. Frente a planes grandilocuentes que enardecen los corazones del común con cifras millonarias y palabras rimbombantes, nuestro regidor apuesta por el día a día, por la cómoda y feliz rutina, por las zapatillas de felpa de la gestión sensata. ¿Para qué buscar la excelencia, sea esto lo que sea, cuando se puede ser feliz con poco? ¿Para qué aspirar a mucho cuando se está tan calentito dormitando debajo de la manta? ¿Por qué intentar ser el mejor si a mitad de tabla se está tan bien?

El alcalde conoce sus limitaciones, las de su equipo, las del presupuesto municipal y las de la ciudad y sabe que con ir tirando nos podemos dar con un canto en los dientes. ¿El AVE, el Prado, la reindustrialización, el pleno empleo? ¡Palabras mayores! Que haya algo de luz por la noche, las calles estén más o menos limpias y la circulación esté regulada. ¡Por fin un político realista con objetivos realistas! Ojalá su futuro programa electoral siga esta línea: imbornales un poco más limpios, un 5% menos de cucarachas, que la muralla siga en su sitio, reducir el número de estatuas atropelladas…

Acostumbrados como estamos a políticos que viven en un continuo mitin, quizá nos resulte intolerable su poca ambición, pero es un alivio saber que no está entre sus planes pasar a la historia de la ciudad. Algún PGOU nos ahorraremos. Como diría el alcalde, no hay mal que por bien no venga.

Ponga un negrillo en su vida

4917006636_f928976aed_b

Capacidad de influencia, de marcar agenda, de abrir polémicas, de crear opinión. Esos somos nosotros. Lo más de lo más. La pera limonera teñida de morado. La vanguardia de la abulensidad. El estandarte del cambio. La sal de las comidas. El azúcar de los postres. La hostia en verso. La humildad en persona.

Una vez más -y van tantas que se necesitarían los dedos de varios muñones para contarlas- la realidad termina llegando tarde o temprano a nuestro puerto, el puerto sensato, aunque para llegar hasta aquí haya tenido que recorrer docenas de peligrosos fiordos, accidentados cabos y anodinos golfos. El Ayuntamiento ha decidido retirar los tocones que adornan con sus esqueletos roídos plazas y parques y plantar árboles nuevos, como ya dijimos nosotros hace más de dos años. ¡Albricias! ¡Aleluya! ¡Influencers! ¡Guapos!

La empresa AKI ha pedido autorización para talar dos árboles situados frente a su nueva tienda y a cambio donará al Ayuntamiento otros dos que sustituirán a los troncos de San Vicente y la Santa. Dejando ya a un lado con humildad el yalodijimosnosotros, varias puntualizaciones. Primero, si descartamos la posibilidad de que los árboles que molestan a AKI sean como las habichuelas mágicas del cuento, nos queda pensar que los árboles ya estaban allí cuando diseñaron la tienda y que la posibilidad o necesidad de talarlos se debería haber planteado sobre plano, no ahora. Tirón de oreja para la empresa y para el Ayuntamiento, que por lo que se ve anda escaso de capacidad de previsión. (ACTUALIZACIÓN: Por su interés, enlazamos la opinión de Trato al respecto) Segundo, no parece lógico que el pago compensatorio por dos árboles hechos y derechos sean otros dos adolescentes que igual se nos secan -como es tradición por estas tierras donde escasea el agua en verano y los operarios de jardines-, como tampoco parece lógico que esto se decida cada vez que se plantea y que no exista, como parece, una normativa municipal que especifique qué se debe hacer en estos casos. Y tercero, si los árboles a sustituir son los viejos negrillos centenarios, los nuevos árboles también deberían ser negrillos. Además, no somos solo nosotros quienes lo pensamos. ¿A que no saben quién llevaba en su programa electoral un plan específico para el resurgimiento de los olmos? Ciudadanos, la leal no-oposición de su majestad.

Hace dos años propusimos celebrar un pequeño acto en el momento en que se procediese a sustituir los viejos olmos por nuevos ejemplares y nos sigue pareciendo buena idea. Colocar una placa, una fotografía del caído en acto de servicio, un texto emotivo, algo así. Dos siglos dando sombra bien valen una misa. Hay gente que tiene una placa en la ciudad por bastante menos.

PS1.- No es el único tema en el que se nota últimamente nuestra mano, pero ya nos tiraremos flores otro día.

PS2.- He estado buscando si había alguna normativa regional o nacional que impidiese la plantación de negrillos para evitar que se propagase la enfermedad que los acosa o algo así, pero no he encontrado nada. En realidad, he encontrado todo lo contrario: una iniciativa del ministerio para la recuperación de los olmos. ¿No podemos pedir una docena de esos olmos mutantes?

PS3.- Fotografía tomada de Avilas.es, tomada por Casiano Alguacil cerca de 1875.

PS4.- Esta entrada ha sido escrita a sugerencia y petición del señor @Serzisanz

El movimiento…

… se demuestra andando.

La legislatura está arrancando y dice la cortesía que tras la toma de posesión se abren 100 días de gracia para que los nuevos gobiernos tomen el pulso a su gestión. Tres meses de prueba para Gobierno… y oposición. Digamos que a partir de Otoño se podrá empezar a sacar las primeras tarjetas amarillas.

El desencanto (dramatización)

El desencanto (dramatización)

La falta de acuerdo entre los perdedores, también conocido como “El Desencanto”, no significa que los próximos cuatro años estén perdidos para las cinco fuerzas políticas que han quedado fuera del equipo de gobierno. Como bien es sabido, no ha quedado una corporación en la capital que permita grandes alegrías. Diálogo y consenso han de ser normas de actuación. El movimiento se demuestra andando, y hay que convertir los brindis al sol en realidad. Si realmente hay ganas de cambiar la ciudad, todavía hay mucho que se pueda hacer. Hay propuestas a las que el pleno puede dar luz verde si hay ganas y pericia de impulsarlas.

Todo está abierto. Teníamos la broma el fin de semana pasado, cuando se constituían los ayuntamientos, de jugar en Twitter a “Carrusel Moción de Censura”. Ver dónde se produciría el primer anuncio de vuelco. El mismo sábado se metía el primer gol, o se señalaba el primer penalty, en Orense.  Parece que en Chiva han metido el segundo de la tarde. No estoy diciendo que haya que impulsarla en Ávila, los puentes han quedado bastante quemados; pero esa va a ser una realidad municipal por toda la piel de toro: o diálogo y cesiones, o inestabilidad.

Es el desenlace que nos ha dejado ese diálogo de trileros que fue “El Encanto”. Estos días han aparecido angelitos hijos de las nubes blancas y el olor a azafrán que aseguran haber ido a esas negociaciones con la mejor de las intenciones… pero resultaron finalmente engañados por ese malvado pérfido vendedor de naranjas llamado Marco Antonio Serrano. Por favor, no vendamos burras.  El acuerdo era muy difícil, pero si encima se pasaba por encima de la segunda fuerza en votos era imposible. Que Rivas resultara elegido alcalde era lo lógico, es lo que han querido mayoritariamente los abulenses. La macedonia era muy difícil de conjugar.

Toca trabajar por Ávila, no lamentarse. No es la era de los insultos, no es la era de poner etiquetas. Las buenas ideas han de salir adelante porque para cualquiera de ellas se van a necesitar mínimo dos fuerzas políticas. Así que vuelvan a “El encanto”, pero esta vez todos. Encántense por Ávila. Usen estos 100 días y el verano para despejar mentes y ampliar miras.

Ávila ya está demasiado a la cola en todo como para perder cuatro años. Buen aterrizaje y suerte a todos.

El desencanto (aka El Encanto 3)

HAHA

Si en algo coincidíamos todos, dejando a un lado nuestros pronósticos y deseos sobre el resultado de las conversaciones, es en que lo que se proponían era muy difícil, tremendamente difícil. No es que fuesen agua y aceite, Madrid y Barça, Colacao y Nesquik; no eran fuerzas completamente opuestas, pero sí eran partidos con posiciones alejadas en aspectos que parecían claves, de peso, por mucho que ellos opinasen ante los medios que sus programas eran muy parecidos.

El día empezó a torcerse cuando por la mañana IU difundía sus 11 puntos para un acuerdo de mínimos. ¿No habíamos resuelto eso en el segundo encuentro? ¿El acuerdo de mínimos del martes era que cada partido redactase unos puntos para intentar un acuerdo de mínimos en la reunión de hoy? ¿En seis horas de reunión solo se había llegado hasta ahí? Todo estaba mucho más verde de lo que el Club del Encanto daba a entender y empezaban a cobrar sentido las palabras de UPyD que, tras descolgarse del pacto a cinco, hablaba de improvisación y de falta de concreción. No queremos que gobierne el PP, no nos gustan los chalecos, arriba el bien, abajo el mal, nos gusta Ávila, redactemos en casa una propuesta de mínimos para redactar un acuerdo de mínimos y luego ya veremos qué hacemos, o algo así.

Cuando se conoció la convocatoria de un rueda de prensa por parte de Ciudadanos todos nos olíamos por dónde iban a ir los tiros. Serrano anunció que renunciaba a liderar una opción de cambio, al considerar que esa situación no sería estable. Lo más gracioso de todo es que ayer por la mañana el líder de la gestora que lleva el timón del PSOE local ya anunció que sus cuatro concejales votarían a su candidata, Yolanda Vázquez. Curiosa forma de dialogar la del PSOE, que da por cerrado el espinoso tema de elegir al candidato de consenso, y curiosa y optimista interpretación de la realidad la de Ciudadanos.

Aunque ya empezó ayer la búsqueda de culpables -el PSOE acusó a Ciudadanos de utilizar al Club del Encanto para presionar al PP en Valladolid y a IU les faltó poco para señalar a Serrano como el asesino de Kennedy-, aún queda mucha tela que cortar en torno a estas conversaciones y a la situación que se materializará mañana en la constitución del Ayuntamiento. Sin estar allí dentro y con la poca información de que disponemos, no creo que Ciudadanos usará estas charlas para presionar al PP de la Junta. Mi impresión es que Serrano estaba convencido de que iba a ser Alcalde y de que contaría para ello con el apoyo de los demás. Y que siguió sentado en la mesa a la espera de que el bloque de izquierdas/progreso terminara cediendo y apoyando su candidatura. Seguramente nunca sabremos si Serrano se cayó solo del caballo o si alguno de sus compañeros -de aquí, de Valladolid o de Madrid- le puso una linterna frente a los ojos para que terminase viendo la luz.

La interpretación que usaban los demás partidos para rechazar la candidatura de Serrano me parece, como poco, peculiar. Si quitamos al PP, mayoría de izquierdas. Sí, claro, pero con un 36% de los votos. En su derecho estaban de intentar forzar la mano de Serrano, pero este bien podía negarse, ya que, al fin y al cabo, de todos los reunidos era el más votado.

El resultado de todo esto es que mañana Rivas se convertirá en alcalde de la ciudad con el apoyo únicamente de sus concejales. Nueve frente a dieciséis. Ciudadanos afirmó ayer que no va a firmar ningún pacto de legislatura con el PP así que a Rivas le toca lidiar con la incertidumbre de la que ayer abominaban, con la necesidad de pactar todos los grandes asuntos y con la espada de Damocles de la moción de censura sobre sus cabezas, situación que igual cambia, no descartemos nada, después de las generales de fin de año. La legislatura, en definitiva, se presenta complicada.

Y dentro de 4 años… LOS4PALOS2019. READY4CHANGE! Está visto que si quieres que algo salga bien, es mejor hacerlo uno mismo.

El Encanto 2 ¡ahora con acuerdo de mínimos!

De los creadores de “El Encanto: el pacto de los 5 ejércitos” y de los productores ejecutivos de “Ciudadanos llama a Rivera para ver qué hacer”, llega “El Encanto 2: más dialogantes que nunca”. Tres horas de charla en torno a una mesa ¡como si fuese una peli francesa! ¡Con votaciones chispeantes! ¡Actuaciones memorables! ¡100% política local! ¡0% transparencia! ¡Y ahora con un acuerdo de mínimos!

PERSONAS

Todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento menos el PP volvieron a reunirse ayer en El Encanto para buscar un pacto que permita dejar a José Luis Rivas compuesto y sin alcaldía. De fructificar, a Rivas siempre le quedarán sus chalecos y a nosotros, lleve esto a algún puerto o no, los buenos ratos de twitter, charlas, foros y guasap que a cuenta de esta larga negociación estamos cosechando. La jornada de ayer se saldó con un acuerdo de mínimos y con una nueva cita para el viernes, a horas de que se produzca la investidura, después de que cada partido presente entre hoy y mañana a sus asambleas locales lo tratado hasta el momento. En este nuevo cónclave se decidiría, si la alineación de los astros es propicia, si el tetrapartido presenta un candidato a la alcaldía y quién sería. Tetrapartido, por cierto, porque UPyD parece haberse levantado de la mesa. ¿Tiene cosas que hacer el viernes o deja las negociaciones? Pues vaya usted a saber.

Según nos informan, el acuerdo de mínimos recoge las muchas cosas en común que tienen los cuatro partidos, entre las que no se encuentra, vaya por Dios, la transparencia. Atrás quedaron esos llamamientos a abrir las puertas del Ayuntamiento a la ciudadanía, muy atrás las luces y los taquígrafos. Al final, cuando las cosas se ponen serias, todo vuelven a ser reservados de restaurantes.

A falta de información, nos toca lanzar hipótesis al vuelo leyendo los posos del café y mirando las caras de los negociadores. ¿En qué punto están las negociaciones? Lo del acuerdo de mínimos suena prometedor, pero mi impresión es que todo está mucho, mucho más verde de lo que parece. Sí, es posible que haya firmado un documento, pero si de aquí a la noche del viernes no hay algo más, eso es papel mojado. Los órganos de decisión de los partidos tienen que aprobar lo pactado en El Encanto y luego, de haber llegado hasta aquí, ponerse de acuerdo en un candidato y, presumiblemente, en una corporación municipal. Todo puede saltar por los aires en cualquier momento. De la reunión de anoche se ha filtrado que se ha roto el Frente/Bloque de Izquierdas y que Trato, de vuelta a la transversalidad, dio su apoyo a Serrano, candidato de Ciudadanos. ¿Por qué? Pues ni idea.

Ciudadanos pidió permiso a sus mayores para apoyar un pacto a cinco/cuatro sin encabezarlo, así que presuponemos que sobre la mesa está la posibilidad de que sea Yolanda Vázquez, la candidata del PSOE, la que asuma el liderazgo del Club del Encanto. Ya comentamos por aquí ayer que es una postura extraña la de Ciudadanos. ¿Por qué el segundo partido está dispuesto a ceder el papel que parecía corresponderle? Nueva lectura a los posos del café.

Creo que todos en esa mesa tienen claro al menos dos cosas. Primero, que lograr un pacto con las mimbres a disposición es tremendamente difícil. Segundo, que hacer que ese pacto funcione a medio plazo es igual de difícil. Ante esto, lo mejor es esperar a que otro se levante de la mesa para poder señalarlo durante toda la legislatura como el responsable de que el cambio no haya sido posible. Serrano, que se presumía alcalde, se encontró con que un pacto de izquierdas le dejaba con minoría en la mesa. Vázquez y Barcenilla tienen más tablas y le comieron la tostada. De levantarse inmediatamente, habría sido el culpable, así que sigue sentado, como los demás. Es mi opinión, repito, y la de los posos del café y espero que ambos estemos equivocados.

Y vamos con la prognosis. El viernes por la tarde se reunirá de nuevo el Club del Encanto con el plácet de sus respectivos partidos… y Rivas alcalde. Últimamente no damos una -solo hay que mirar la cantidad de post que tenemos analizando el hundimiento del PSOE y ahora estamos a un tris de que se hagan con el Ayuntamiento- así que igual el sábado nos congratulamos de tener un nuevo alcalde no popular. Si las votaciones han sido como nos han contado, la ausencia de UPyD da ventaja a Ciudadanos, frente a PSOE-IU. ¿Cederán estos partidos ante Ciudadanos? ¿Presionarán a Trato para que vuelva al redil y deje solo a Serrano? ¿Se levantará en ese momento Serrano? Y si finalmente gobierna Rivas ¿habrá moción de censura durante la legislatura?

La opacidad de las reuniones nos deja más preguntas que respuestas. Lo de estas líneas ha sido un pronóstico, pero ahora va un deseo: ojalá los del Encanto lleguen a un acuerdo y ojalá sea un acuerdo serio, claro, basado en un programa de gobierno y duradero. Hemos dejado atrás la época de las mayorías absolutas, pero aún está por llegar el alumbramiento de la época de los pactos.

Suerte a todos.

If there is a will, there is a way

Pendon-01

Casi dos semanas han pasado ya desde las elecciones. El confeti de la fiesta de la democracia está ya camino de una planta de reciclado, los interventores de los distintos partidos han encontrado el camino a casa cual gráciles aves migratorias camino de las lagunas africanas y en las urnas donde depositamos nuestros votos vuelven a crecer las telarañas y el moho. En estas dos semanas han sucedido un montón de cosas: se han presentado otros cuatrocientos libros sobre Santa Teresa, dos deuvedés, un laserdisc y dos cupones de la ONCE; Xavi se ha despedido emocionado de la Federación de Municipios, García Nieto se marchó del Barça camino de un retiro dorado en Catar y Rafa Benítez se ha vuelto hippie y ha confesado que solo se metió en política por dinero.

En Ávila continúan las negociaciones para formar gobierno. Bueno, las negociaciones y las no negociaciones, los escarceos amorosos y los celos, los contigo no bicho y los en tu casa o en la mía, que de todo hay. En paralelo, el pasado domingo les propusimos una encuesta sobre el resultado de estos encuentros cuyos resultados paso a relatar una vez cerrado el escrutinio.


Creencia

La mayor parte de los lectores del blog que han participado en la encuesta -un 80,5%- creen que gobernará la ciudad el PP, ya sea en minoría, en minoría con el apoyo de otro partido en la investidura o con un acuerdo de legislatura. De entre estas, nuestros lectores se decantan por un gobierno en minoría. Es decir, Rivas alcalde sin más apoyo que el de su partido y frente a él la oposición, incapaz de articular una alternativa o de pactar con el propio Rivas.

 

preferencias

Pero los porcentajes se dan la vuelta si preguntamos a los lectores qué les gustaría que pasara. Un nuevo gobierno del PP -solo, acompañado o rebozado- es la opción preferida para tan solo un 20,8%. La mayor parte de nuestros lectores apuestan por un gobierno alternativo, aunque no se ponen de acuerdo en la fórmula. La preferida sería un gobierno con el candidato de IU, UPyD o Trato como alcalde, seguido de un gobierno Ciudadanos+PSOE y de un tetra/pentapartido encabezado por Ciudadanos.

¿Terminará todo esto como nuestros lectores creen o como nuestros lectores desean? Mi opinión está con la mayoría: creo que gobernará el PP y que lo hará en minoría, aunque preferiría que fuese otro partido el que dirigiese la ciudad los próximos cuatro años. Y va a ser así por falta de ganas de un único partido: Ciudadanos. Los de Rivera y Serrano tienen en sus manos dar un golpe de efecto: protagonizar el cambio en una capital de provincia, a 100 kilómetros de Madrid, por donde han pasado de una forma o de otra pesos pesados del PP como Aznar, Ángel Acebes, Díaz de Mera o Pablo Casado. A tenor de las declaraciones de los demás partidos, solo tienen que ponerlo, en serio, encima de la mesa. Hay ganas de poner punto y final a los gobiernos populares en la ciudad.

No sé exactamente qué impide a Ciudadanos dar el paso. ¿Miedo a fracasar? ¿Miedo a encabezar un frente antiPP con IU y nuestra Marea/15M/AhoraMadrid local? ¿Miedo a que el pacto se use en su contra en las generales? Puede que sea algo de esto, pero ¿han evaluado las consecuencias de su decisión? ¿Qué pensarán sus electores de cara a los próximos comicios? ¿Verán que su voto ha servido para algo o que únicamente ha servido para dejar a los de siempre al mando mientras se le abrían cada vez más vías de agua al barco?

Hay oportunidades que se presentan solo una vez en la vida, Marco Antonio. (Y cuidado con Octaviano, ese chaval no es trigo limpio)


PS.- Como todos ustedes recordarán, la encuesta tenía una tercera pregunta. Y como son ustedes personas serias, hechas y derechas, sabías y lúcidas, la opción con mayor respaldo es la que afirma que lo mejor es entregar a este blog el poder absoluto sobre la ciudad porque la democracia es una mierda. Gracias. Les diría que no nos lo merecemos, pero nuestra primera medida como dictadores sería erradicar la falsa modestia.

PS2.- No puedo dejar de comentar el incidente entre el PP y Trato Ciudadano a cuenta de la reunión que debían mantener ambos grupos para decirse a los ojitos que el no-aprecio es mutuo. Según Trato el problema fue que el PP “había transformado la toma de contacto y necesaria reunión política en un acto propagandístico, mediante la anticipada difusión a los medios, de forma desconsiderada y unilateral de su propia agenda política, sin advertencia previa.” Personalmente, me parece una sobreactuación. Un error lo puede tener cualquiera, es verdad. Incluso es posible que rebuscando mucho nosotros nos hayamos equivocado ligeramente alguna vez estos últimos cuatro años, pero no termino de ver el problema ¿Qué hay de malo en que la prensa tome una instantánea de la reunión? ¿Y en que el PP difunda su agenda? Hace no mucho era eso precisamente lo que pedíamos, que los partidos hicieran públicas sus agendas para que los ciudadanos supiéramos con quién se reunían y para qué. ¿Es mejor que se reúnan a escondidas, en el reservado de un restaurante? ¿Lo de la transparencia, el diálogo y todo eso ya murió?

 

La democracia y yo somos así, señora

He esperado un par de días para volver a estas páginas. El domingo, a eso de la una de la madrugada, con la mayor parte de los votos escrutados, apagué la televisión, la radio, el portatil, el móvil y la tableta y me fui a dormir preocupado. Los ciudadanos habían dibujado un panorama inestable, ingobernable, caótico, anárquico. Ayuntamientos abocados a gobiernos en minorías, autonomías en manos de pactos entre múltiples partidos y los comunistas/populistas come niños gobernando en Madrid, Barcelona y Zamora. Lo de Madrid y Barcelona era esperable, la contaminación, el ruido y las gafas de pasta afectan a las cabezas ¿pero Zamora? Allí el aire es limpio, el agua pura ¿qué han hecho los pobres para merecer esto? ¡Van a utilizar Zamora como trampolín para acabar con la democracia occidental y la República Galáctica! ¿Y Valladolid? ¡Pobre De la Riva! No veíamos en la tele algo tan triste desde la muerte de Mufasa. Lo de Duerogrado (aka Zamora) es grave, pero lo de Valladolid es casi peor: una afrenta a las tradiciones, el buen gusto y la libertad bien entendida.

Les voy a decir la verdad, que ustedes y yo somos viejos conocidos. He vuelto a estas páginas porque el casco de papel de plata daba un calor horrible, se me están acabando los suministros, el wifi no llega bien a debajo de la cama y empezaba a oler a perro muerto. Igual estaba exagerando, no lo niego, porque he abierto la persiana y las calles seguían en su sitio, el aire no olía a conventos ardiendo y mis plantas no se habían convertido en horribles mutantes. Es más, he echado un vistazo a los periódicos y todo seguía más o menos igual que antes. ¿Y si no era para tanto? ¿Y si en el fondo esto de la alternancia, los pactos y las coaliciones es normal en el sistema político que llamamos democracia?

Por cierto, en ese repaso a la prensa que he dado buscando pruebas del apocalipsis, he visto un par de cosas curiosas. Si no fuera por el espectáculo que dio Aguirre por la tarde, la noticia del día serían las declaraciones de Juanvi Herrera en Onda Cero. Veinticinco minutos sin desperdicio en los que atiza a su partido, a Rajoy, al ministro Soria y a un señor que pasaba por allí. ¡Incluso llegó a decir cosas buenas de Zapatero! Además, Herrera dejó caer que igual no era el candidato del PP en la próxima investidura, es decir, que no sería presidente de la Junta la próxima legislatura, lugar que ocuparía la exalcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón. Lo de la crítica bien, aunque igual hace tres o cuatro semanas habría sido más oportuna, y lo de no presentarse a la investidura pues no tan bien. Hay medios que señalan que hoy anunciará que abandona la política ¿Habrían sido los resultados del PP iguales si el candidato no hubiese sido Herrera? ¿Dejar a los electores 72 horas después de las elecciones no es traicionar su confianza? ¿No es una jugarreta fea? Me queda la duda de si este movimiento estaba pensado de antes -me presento porque la gente me conoce y es más factible que ganemos, pero luego me voy- o si responde a un cabreo pre o postelectoral, con el ministro Soria o con el Espíritu Santo.

En nuestra ciudad, la crítica también ha encontrado terreno fértil. Y digo “crítica” y no “autocrítica” porque de las cuatro razones que explican el batacazo del PP según Antolín Sanz -crisis, corrupción, formas y aborto- pocas tienen que ver con el PP local. Son las circunstancias las que han ensombrecido la exitosa gestión popular en la ciudad. La crisis, como todo el mundo sabe, es cosa de Zapatero. La corrupción, si es que es real y no un artificio de la policía de Rubalcaba, es cosa de otros, que aquí de eso no hay. Las formas -altanería, arrogancia, etc.- puede que algo tengan que ver con el PP de aquí, pero suena a que era cosa de los anteriores, que los nuevos no son así, y que por lo tanto eso es agua pasada y embotellada en el Senado. Luego está lo del aborto, que es cosa de Rajoy, Bibiana Aído, Gallardón y la Santa Sede. Igual esto último está un poco pillado por los pelos, por mucho que a Antolín le hayan parado dos señoras por la calle para echarle la bronca por los millones de nonatos muertos que se amontonan en los contenedores de fetos para reciclar, pero no seré yo quien se lo diga, que un día me hizo un retuit y desde entonces le tengo en alta estima.

Con todo, el PP lo tiene fácil para gobernar en la comunidad autónoma, donde tiene una mayoría que sin ser absoluta es muy amplia y en la ciudad. Sobre esto, una aclaración necesaria: para que el PP no gobierne en Ávila se necesita que un candidato alternativo cuente con mayoría absoluta. Es decir, que si no se ponen de acuerdo todos los demás, cosa que ahora mismo parece improbable, el PP gobernaría con sus nueve concejales. ¿Un acuerdo entre PSOE, IU, Trato y UPyD, por ejemplo, no vale? No, aunque sumen 11 gobernaría el PP con 9. Por lo tanto, el escenario más probable es que Rivas sea Alcalde solo con el apoyo de su grupo. El PP quiere un pacto de legislatura, pero Ciudadanos, si quiere aparecer como alternativa y aspirar a rascar un diputado en la provincia, no puede mancharse las manos al menos hasta las Generales.

Del PSOE no he hablado, tiempo habrá. La derrota más dulce de los últimos tiempos, mejor de lo esperado en la ciudad, ganando ayuntamientos en la provincia y plazas de renombre en la comunidad. De no ser porque siguen perdiendo votantes, se podría decir que no les ha ido nada mal. Y luego está Trato, Izquierda Unida, Manoli, la Diputación… Tenemos para un mes de análisis y reflexiones.

Lo bueno de las elecciones es que dan para un montón de post. Ojalá hubiese elecciones cada pocos meses, nosotros ganaríamos visitas y las calles estarían siempre recién pintadas.


Banda sonora: Promesas que no valen nada – Los piratas

¿Más votantes o menos? (Día D -4)

Si ayer hablaba Rubén de los indecisos, hoy toca repasar brevemente otra variable de las próximas elecciones: la participación. ¿Aumentará o disminuirá? ¿Qué influencia tendrá en los resultados? Mi impresión es que la participación va a caer en estas municipales. El desgaste del PP y la ausencia de alternativas capaces de arrastrar a descontentos y nuevos votantes -esta es una opinión personal- va a dejar a muchos de los indecisos en su casa. La campaña, a falta de alguna sorpresa de última hora, tampoco es que sea precisamente emocionante: los candidatos son flojos, los debates entre los candidatos han sido lecturas comentadas de sus programas y los grandes mítines -Aznar y Pedro Sánchez pasaron por aquí- no han sido muy grandes. Solo ahora, cuando ya parecíamos condenados a pasar los días contando cuántos chalecos tiene Rivas, parece recrudecerse el cruce de acusaciones, principalmente entre PP y Ciudadanos. ¿Preocupación en las filas populares? Sobre Ciudadanos, un comentario: tengo la impresión de que el domingo, cuando se conozcan los resultados, se arrepentirán de no haber hecho una campaña más intensa y de no tener un candidato con más presencia. Dudo mucho que haya en España un sitio donde la situación fuera tan favorable a sus intereses, donde puedan estar más cerca de tocar poder. Un café de Rivera en una terraza del Grande e igual estaríamos hablando de otra cosa.

Volviendo a la participación, de momento el voto por correo en la provincia baja levemente en números absolutos, aunque hay que tener en cuenta dos cosas: ha bajado el censo, pero ha aumentado mucho el número de abulenses fuera de la provincia. Por ejemplo, el número de abulenses residentes en el extranjero ha aumentado un 20% desde 2011. Y si baja la participación ¿a quién beneficia o perjudica más? Normalmente se dice que una alta participación favorece a la izquierda, más proclive a quedarse en casa cuando se enfada con sus partidos, o al cambio. ¿Un descenso de la participación favorecería por tanto al PP? Mi impresión es que ahora mismo no podemos inferir absolutamente nada, ni de las encuestas, ni de la participación. ¿Y si los que se quedan en su casa son los votantes del PP? Por si acaso quieren darle una vuelta al asunto, un gráfico con la evolución de la participación y del voto al PP en la capital.

PartPP

El domingo saldremos de duda.

Todo es fabuloso

¿Se imagina usted a dos medios publicando la misma noticia, palabra por palabra, incluso con la misma foto? Pues eso acaba suceder. El domingo el Diario de Ávila nos informaba en su página dos de que a Rivas, candidato del PP a la alcaldía, le gusta caminar. ¡Albricias! Un candidato de la gente normal, que camina como la gente normal, por los caminos de la experiencia y la vida. ¡Tiene mi voto! Ayer, Tribuna de Ávila, por si alguien tenía alguna duda, nos informaba de que el candidato popular pasea. ¡Qué feliz coincidencia!

CEopLj2WEAAsvAR

Me dirán ustedes que qué feo eso de plagiar, tranquilos, no es el caso. O sí, pero el autor no se va a quejar. Se trata de una nota de prensa difundida por el PP ¿Es esto para lo que deben servir los medios? ¿Para copypastear las notas de los partidos? ¿Si les envíamos una nota nosotros nos la publican? Tribuna de Ávila nos tiene acostumbrados a estas cosas –las mujeres del PP, los hombres jóvenes conectados del PP, los hombres expertos del PP con una pancarta– pero es una novedad que el Diario se sume a esta bonita moda.

Dejando a un lado esta alineación planetaria de las notas de prensa, igual deberíamos reflexionar sobre el rol de los medios de comunicación en provincias. ¿Qué papel juegan y deben jugar en las ciudades pequeñas? ¿Cuarto poder? ¿Correa de transmisión de las instituciones? ¿Crónica social, sucesos, avisos y farmacias de guardia?

A principios de mes, unas ciento noventa personas, entre las que se encontraban algunos políticos locales y regionales, participaron en la primera jura de bandera civil organizada en la ciudad. El acto costó 4000 euros, a algo más de 20€ cada beso a la bandera. Los medios, a la hora de dar la cifra de participantes, redondearon al alza y hablaron de “unas 200 personas” o de “cerca de 200 personas” y condimentaron sus crónicas con los habituales epítetos jaculatorios. La Cadena Ser, en su página de Facebook, dijo que eran “menos de 200” y en los comentarios a la noticia se formó un entretenido debate sobre si el adverbio “menos” tenía un sentido peyorativo en ese titular, sobre si para ser buenos españoles hay que dar besos a la bandera y sobre la cantidad de tiempo libre que tiene a su disposición la gente para besamanos y comentar noticias en el Facebook.

Muchas veces, leyendo o escuchando los medios locales, uno tiene la sensación de que su visión de la realidad está edulcorada, que sus crónicas buscan no pisar callos, no molestar a nadie, contribuir a la paz social y a henchir el orgullo local. Todos los eventos son un éxito, una maravilla y el público, que siempre es numeroso, siempre se va contento. Y si no es así, que al menos lo parezca. Sin críticas, sin dudas. Pocas son las excepciones.

El pasado domingo se celebró en la ciudad la segunda edición de la Carrera de las Edades del Hombre. Fue un éxito de participación, pero la organización del mismo fue mejorable. Lo primero se señaló, lo segundo, en los medios, se ignoró. La organización ha remitido a los participantes un correo electrónico, que complementa lo expresado en su página de Facebook, en el que se apunta en parte al Ayuntamiento: cambios en las fechas, modificación de horarios, falta de previsión, etc. Sin entrar en el fondo del asunto, ¿no parece lógico que estos problemas tengan un hueco, aunque sea pequeñito, en las crónicas del evento?

Cuando montamos este rincón alguien nos dijo que escribir siempre a la contra es muy difícil, que no se podía estar eternamente criticando. No todo han sido críticas, aunque es cierto que buena parte de lo escrito por aquí lo es; lo que de momento no hemos hecho ha sido copiar y pegar una nota de prensa.

Banda sonora: Todo es fabuloso

A %d blogueros les gusta esto: