Pesadilla de la Cabalgata de Reyes (por Chuchi García)

Abrimos de nuevo el capítulo de colaboraciones. Esta vez es Chuchi García quien nos ha hecho llegar un texto para que publiquemos en el que nos habla de la Cabalgata de Reyes. Chuchi García se dedica desde hace más de 30 años a ser abulense, una labor que compagina con la informática y comprar en Mercadona, según nos cuenta él mismo. Si tú también quieres hacernos llegar algo para que lo compartamos por ti no te olvides de pasar por aquí, te contamos cómo.

Pesadilla de la Cabalgata de Reyes (por Chuchi García)

Pongamos las cosas claras: no hay cosa más fea en esta ciudad nuestra que se llama Ávila que la Cabalgata de Reyes. Y miren que uno puede ser generoso y en vez de llamarlo cutre decir que es kistch, esa palabra que trasciende lo hortera para hallar una extraña belleza en lo que no lo tiene. Pues no. Seamos sinceros; si la monarquía que viene de oriente es esta qué viva el petrodolar, la dictadura saudí y los camellos en chándal que aparecen en Callejeros pero que sus mágicas majestades no pisen nuestras calles. Un favor para nosotros y para ellos, que de pasarles cualquier cosa no tendrían tarjeta sanitaria.

Si todos tenemos un niño interior les puedo asegurar que el mio al ver semejante desfile de mamarrachadas, de cutrerio manufacturado, al señor con la cara pintada de betún… llora a moco tendido, inconsolable ante semejante espectáculo que va desde lo grotesco a lo triste. No sé donde cultivan algunos la ilusión pero por las cosas que le hacen a mi niño interior debiera actuar de oficio el Defensor del Menor, y la misma UNICEF movilizar a los cascos azules para tomar la ciudad tras un bombardeo preventivo de la OTAN (que ya de paso remodele el edificio de Moneo en El Grande. No hay mal que por bien no venga).

Todo esto viene por una extraña polémica entre la concejala de IU, Sara Doval, y nuestro concejal de fiestas, Miguel Ángel Abad (quien cambió lo de la concejalía de empleo por esta que es más colorida y mucho mejor para él quitarse semejante mochuelo de encima) a cuenta del programa festivo navideño.

Abad acusa a Doval de querer cepillarse la cabalgata. Esta le responde que no, que eso no es lo que se ha dicho en la comisión para estos menesteres y que además tanto a ella como a su familia les gusta mucho. A todo esto, Manuela Prieto, concejala socialista en el Ayuntamiento, nos desvela lo que cuesta semejante horror:

  • 13.000 en el vestuario de la cabalgata
  • 15.000 euros en el alquiler de las carrozas
  • 7.500 en la animación del desfile

Aquí es donde se me ilumina un WTF! bien grande, encima de mi cabeza, que además brilla en tonos de neón. Muy navideño todo. Como en una versión postindustrial de la estrella que guía hacia Belén o el luminoso de El Plaza en las Hervencias.

Si con ese buen dinero no son capaces que hacer algo mejor que semejante parada de los monstruos únicamente puedo dedicarme a pensar en alguien a quien dar una patada voladora que desprenda su cabeza del tronco. Encontrando a varios lo suyo sería poder clavar las cabezas en picas y proceder, ahora sí, a encabezar una Cabalgata de Reyes que guste tanto a niños como a  aquellos seguidores del cine de Tim Burton. Quién sabe, igual así aprenden.

Por cierto, lo de las comisiones deben de servir de bien poco pues antes de celebrarse la comisión de festejos se anunció ante los medios el programa para estas navidades. Les presto mi WTF! luminoso cuando quieran o comprense uno que lo amortizan enseguida.

A %d blogueros les gusta esto: