El Cholismo en Ávila

Mi amigo Andrés, atlético de pro del que espero hablarles en los próximos días en este rincón, me decía hace unos días que el personaje de 2013 era el Cholo Simeone. Que había cambiado por completo el club, su club, el Atleti. Un entorno, lo apuntaba por mi otro rincón, que en general siempre tendía a compadecerse a sí mismo y a sentirse agusto en cierto modo en esa poca exigencia.

El estimado Jelko, veterano de los foros y las gradas encarnadas, siempre ha apuntado al sentimiento como el gran déficit del fútbol abulense. La necesidad de haber vinculado mucho más al club con la ciudad y a la ciudad con el club. Hay que leerse su “¿Y ahora qué?”

Tómese por ejemplo la idea del banco de alimentos. Una buena idea de lo que se podría haber hecho muchas más veces: dar una imagen hacia delante y no la de estar parados o peor aún, la última del incendio permanente. Haberse puesto a disposición de estamentos institucionales y demás fuerzas vivas de la ciudad para los proyectos que fuera menester, impulsando o participando. ¿Queda tiempo para ello todavía? Pues es muy posible que no.

Se esperaban noticias en la jornada de ayer y llegaron. Concurso de acreedores, jugadores que salen o que al final se quedan, muchas dudas y un panorama gris para el futuro. Gris tirando a negro por las informaciones que hemos podido ir leyendo. Se habla de cifras no muy alejadas de las que tumbaron al Palencia y, en ese caso, poco habría que hacer. Surgen muchas dudas sobre qué se conocía de forma real y qué se desconocía, quién sabía y qué sabía, qué ha pasado en definitiva con esa deuda que ahora aflora con la tétrica Orado Investments (búsqueda en Google recomendada), deuda que muchos intuían elevada pero de la que nada concreto se terminaba de saber públicamente, hasta ahora. Las informaciones, el tiempo o incluso la justicia lo dirán. Se necesita levantar las alfombras caiga quien caiga.

Mientras, a día de hoy, hágase lo que se pueda. Si no hay dinero para tener la plantilla X, quédese la plantilla que sea posible.  No vamos a pedir a gente de fuera que se pague los viajes o que sienta al Ávila más de lo que le diga la extinta nómina.

Por eso pensaba en el Cholismo, aplicado al Real Ávila: A partir de ahora ir partido a partido mientras los siga habiendo. Que al menos alguien piense en el Almazán, y cierren filas ahí dentro del modo que se pueda. Que alguien haga esa labor de recordar que hay un sentimiento detrás. Trabájese para aportar y no para destruir en lo que vaya quedando.

Tampoco el Atlético está en el mejor momento financiero de su historia según el último informe económico que vi en la red, pero apareció un tipo que les hizo volver a creer que podían centrarse en el 11 contra 11 y ahí están. Sé que el Atleti genera unas cifras que les hará ser sostenibles en unos años mientras que lo nuestro tiene peor pinta. Además, no hay muchos Cholos en el mundo y tampoco soy optimista de que vaya a brotar uno en Ávila… pero al menos espero que aparezcan aguadores donde hasta ahora hubo pirómanos. Y no hablo solo del Real Ávila. Váyase de frente y no por recovecos. Que la verdad, por cruda que sea, salga a la luz. A ver si de esta crisis salimos aprendiendo algo. Y si al final como club deportivo quebramos, cosa que me dolería muchísimo, construir desde cero un club serio y cumplidor. Hay muchos equipos de base con los que podría trabajarse para olvidar rencillas y plantear algo que beneficiara a todos y a la ciudad. Tampoco la tercera nos debería ser tan inalcanzable a medio plazo si hubiera que refundar. Hay que creer en que en Ávila se pueden construir ilusiones nuevas y no ver morir todas las que hubiere.

Si los peores temores se confirman, juguemos hasta cuando se pueda con chavales de casa que – tirando de nuevo de cholismo – peleen hasta su último aliento por el orgullo de jugar con los de su tierra, aunque fuera en una tercera que vivió mejores días.

Unidad para salvar o refundar lo que une a muchos más allá de las diferencias. Lo que sea imposible, que imposible sea…y el resto pelearlo con dignidad. Fin de las guerras personales y trabajo día a día, partido a partido. Mientras los haya.

El metrónomo del Adolfo Suárez (2 de 2)

“Sigo muchísimo al Real Ávila, si que sé que Kiko empezó llevando las riendas del equipo y luego se le destituyó y ahora el equipo lo cogió Borja, a partir de ahí no tengo mucho más conocimiento de lo que sucede dentro del club”.

Iván Torres puede estar en Bahréin y haber viajado por medio mundo (ayer ya repasamos su curriculum) pero no pierde de vista nuestra Ávila. No es cualquier cosa la muralla…

Iván Torres

Iván Torres

“Tengo muchísimos, grandes y buenos recuerdos, estoy muy agradecido del trato que recibí por parte de todos los abulenses, pero si tuviera que destacar varios…la ciudad es una pasada, la gente, mi etapa como jugador durante estos dos años, mi etapa como director técnico de la base, el Campus César Jiménez e Iván Torres, los jugadores que tuve a mi disposición los dos años en el Alevín A que fueron campeones. Pero sin duda me quedaría con dos inolvidables recuerdos, el primero en el aspecto deportivo fue el partido que jugamos en la Ciudad Deportiva de Paterna contra el Valencia B correspondiente al Playoff donde ganamos 0-2. Se nos anularon dos goles legales y creo que el equipo demostró un juego espectacular dominando por completo a jugadores de élite ahora mismo (Michel, Jaume Costa, Jordi Alba, Guaita). Pienso que fue el mejor partido del equipo en las dos temporadas que estuve y ha sido uno de los partidos en los que más impotente me he sentido en un terreno de juego por decisiones que parecían premeditadas, que quien sabe si esas decisiones privaron al equipo de alcanzar la División de Bronce”.

Y de lo que podría haber sido ese equipo. Se jugaba bonito en aquel Real Ávila. Por su parte, Iván Torres tiene ahora la tarea de hacer jugar bien a los chicos en Bahréin. Allí quieren implantar ese tiqui-taca que de España les llega por la televisión…

(Fotos facilitadas por Iván Torres)

(Fotos facilitadas por Iván Torres)

“La Federación de Bahréin se puso en contacto con uno de los entrenadores de más prestigio en “Can Barça”: Francesc Sánchez, nuestro actual Director Técnico y 15 años Entrenador del F.C Barcelona en diferentes Categorías inferiores, por sus manos pasaron grandes jugadores como es el caso de Thiago, Cesc Fábregas, Piqué, Gerard Deoulofeu.. y llegaron a un acuerdo. A partir de ahí se fue confeccionando un gran staff con gente muy profesional… y gracias a Sergio Alegre, un gran amigo, me dijo que mi currículum les podría interesar ya que conocía a Francesc Sánchez de su anterior etapa en el Barça y sabia que necesitaba una persona de mi perfil. Y así fue, supongo que tendría muchísimos pretendientes para esa plaza, pero recibí una llamada de él en Febrero de este año diciéndome que si quería incorporarme a su staff y la verdad que fue una gran noticia para mí y no tuve muchas dudas para aceptarla.”

La tecnología ha conectado el mundo. Y además del fútbol, también nos interesa saber cómo se nos ve desde fuera.

Qué se sabe de España …

Intento estar informado y se qué estamos viviendo una situación muy difícil. Además las escasas veces que voy a casa, comentando con la familia y con los amigos soy consciente del mal momento que estamos viviendo”.

Si se perciben soluciones…

“Lo más triste de todo es que no se ven soluciones por ningún lado, sólo mentiras, recortes e incompetencia (como hemos demostrado en algunos actos) tanto las personas que nos representan como las que lo hicieron años atrás”.

IMG-20130827-WA0013

En Bahréin, la experiencia de Iván Torres, de todo el equipo técnico, es muy apreciada. Lo español cotiza alto por el mundo…

“Es una cultura muy diferente, pero hasta el momento sólo tengo palabras de elogio al trato recibido, tanto a nivel general en el País, como por parte del personal de la Federación, y sobre todo los jugadores, que ven gente que les aporta cosas nuevas en su formación, que estas aquí para ayudarles y son muy agradecidos.”

Y es que Iván Torres nos cuenta que actualmente hay una diferencia abismal entre las grandes Selecciones mundiales y las selecciones árabes y del golfo pérsico, ya que ligas todavía no son profesionales: “A medio y a corto plazo lo veo dificilísimo que alguna Selección del “Middle East” pueda llegar a competir contra alguna potencia mundial de fútbol. Si que es cierto que varias selecciones de esta zona tienen muy buenas estructuras deportivas y están trabajando bien desde abajo como es el caso de Qatar”. IMG-20130930-WA0003

La conversación se centra en cómo vieron a los chicos a la llegada “el marcaje era individual, los saques de puerta los realizaban los centrales, las disposiciones de los jugadores no existía, no había organización defensiva” y como el trabajo se centra en el jugador, su desarrollo y en respetar los periodos evolutivos.

Y terminamos de nuevo de vuelta a Ávila. Torres no suelta prenda, pero lo cierto es que su nombre ha sonado en algún momento para volver, como también lo ha hecho el de César Jiménez y otros grandes encarnados de grato paso por la tierra. Lástima que no se concretara, y esto último es una opinión personal mía. Ojalá vuelva a haber un Real Ávila con paz social, con intensidad y remando todos en la misma dirección, escuchando a los socios, abriéndose a la ciudad y la ciudad abriéndose al equipo. Y con el alcalde visitando el campo algún día, ahora que nadie le va a pedir que construya un estadio.

Así que para finalizar le preguntamos a Iván Torres por su segundo gran recuerdo…

“El otro gran recuerdo a nivel humano son las grandes amistades que forjé en la ciudad. Personas que me aportaron muchísimo y con unos valores que la sociedad de hoy en día carece, y que son ya para siempre entre otros: César Jiménez, Fernando López Del Barrio, Félix, Piru o Chino Zapatera.”

Ya me dijeron alguna vez lo importante que era Piru a la hora de hacer equipo, de ser el enganche de los jugadores con la ciudad. De que estuvieran agusto aquí.  Nuestro protagonista  se extiende a la hora de repartir elogios a la etapa de Chino Zapatera…

“Esos años en los que estuve en el Real Ávila, más que ser compañeros éramos una familia. Quizá fue uno de los secretos por los cuales fueron dos temporadas buenas a pesar de no conseguir ningún ascenso, creo que se jugó a un gran nivel y se consiguieron dos fases de ascenso a 2ª B. Mantengo el contacto con varios jugadores aunque a todos guardo un gran recuerdo pero sobre todo con Félix, Piru, con Chino Zapatera hablo muchísimo también y lo sigo, él fue el artífice de formar esa gran familia. Con Gustavo, con Jaime a veces, Ríos, Valladolid por el Facebook… pero si que es cierto que sería una de las mayores alegrías que me podían dar jugar un partido con ellos y luego ir a cenar todos juntos. Fue una etapa que guardaré para toda la vida, la verdad”.

Por lo que cuenta en Twitter nuestro eterno capitán parece que sería bien recibido…

El metrónomo del Adolfo Suárez (1 de 2)

“Es una ciudad que me marcó tanto a nivel humano como a nivel deportivo, tengo relación con mucha gente abulense, pero de ahí a recibir alguna propuesta para volver al club nunca hubo directamente nada en firme que me llegara o que yo fuese consciente.”

IMG-20130819-WA0022

Iván Torres

Iván Torres es uno de esos futbolistas que se quedan en la retina. Un metrónomo en el césped, ese tipo de jugador muy valorado por los entrenadores por ser su prolongación en el campo. En los años que desplegó su fútbol en el Adolfo Suárez, había un Ávila con Torres y un Ávila sin Torres. Y eso que aquellos fueron años de partidos felices, de jugadores de amplia clase y buen conocimiento del balón. Algo bueno ha quedado también de esa época… y es que los Ríos, Arquero, Luis Valladolid siguen siendo encarnados, abulenses en la distancia. Y sobre todo son gente muy interesante para conversar sobre la pelota.

Fotos facilitadas por Iván Torres

(Fotos facilitadas por Iván Torres)

Hablamos de un trotamundos del fútbol. Su recorrido en el césped arranca desde los 6 años hasta los 18 en el Terrassa F.C; después San Cristobal, C.E. Sallent, y 15 años como “profesional” del fútbol en diferentes clubes por toda España: U.E Tárrega, C.E. Manresa, C.E.Santanyi, Tomelloso C.F, Real Ávila, C.D Teruel, Peña Deportiva Santa Eulalia, C.P. Villarrobledo, S.D. Noja, Villarrubia C.F. En total consiguió con sus compañeros disputar seis playoff de ascenso a 2ªB. Fue, hasta su retirada, una garantía de orden en el centro del campo.

“El último año y medio de mi carrera estuve en el Villarrubia CF en Ciudad Real, Castilla la Mancha, en el que acabamos en 5ª posición a un solo punto del 2º clasificado y con los mismos puntos que el 3º y 4º; medio año más tarde llegaría mi retirada como jugador en activo para incorporarme al organigrama técnico de la Selección Olímpica y Selecciones inferiores de fútbol de Bahréin”.

Así que aprovechamos las nuevas tecnologías para viajar y hablar con Iván Torres: ¿Qué sabe de Ávila y de España, cómo se nos ve desde fuera? ¿Con quién mantiene contacto? ¿Es consciente del Juego de Tronos que venimos sufriendo este año en el Adolfo Suárez?

Su función en Bahrein es ser preparador físico de la Selección Olímpica de Fútbol y coordinador del Área de Preparación física de todas las Selecciones inferiores.  Estaba claro que su carrera no acabaría en lo deportivo: es entrenador nacional de fútbol Nivel 3, ha sido director técnico del fútbol base del Ávila y del Teruel, monitor del campus de su admirado Xavi Hernández (“a nivel deportivo por su talento, capacidad para entender el juego cada segundo de cada partido, siempre su toma de decisión es la mejor opción para su equipo y en el apartado defensivo, realiza un trabajo encomiable. Por lo que respecta a la faceta humana es un ejemplo y un espejo” – dijo aquí –) en Banyoles durante 8 años,  impulsor aquí de un campus con César Jiménez…

sp1

(Fotos facilitadas por Iván Torres)

… y por allí ya le han llegado también los éxitos: campeones de la Gulf Champions Cup con la Selección Olímpica y clasificación para la Copa Asia con la Sub 16 y la Sub 19 en Nepal y Palestina.

Un hombre de fútbol, viajado y con el que es un placer conversar. Esta entrada vespertina es un gancho para la conversación que publicamos completa mañana…

“En cuanto a resultados y clasificación cada semana lo miro, lo sigo, y siempre seré del Real Ávila. Así que lo único que puedo decir es desearle la mayor suerte al Real Ávila, que consiga el playoff y que pueda lograr ese ascenso tan anhelado por parte de esa gran afición que se merece lo mejor. Desde aquí también me gustaría que la CD Cebrereña consiguiera la permanencia después del gran año que realizaron la temporada pasada y por su míster Garci del cual guardo también un gran recuerdo.”

Mañana seguimos.

Del deporte y derivados

Últimamente en estas cosas del deporte me he vuelto un poco insensible y me debato entre contradicciones. Me explico: he ido varias veces al Helmántico, he pasado tardes memorables allí. He apoyado al Ciudad Real y este año al Atleti en balonmano, en pelea contra el muchimillonario Barça. Me crié yendo a ver al Caja Segovia disputándose el honor con los más grandes. Junto al Ebro me hice del Real Zaragoza y de sus aficionados, a pesar de una directiva con olor a ponzoña y de descubrir de cerca que el fútbol de élite tiene poco de romántico y mucho de poder, de dinero y de intereses bastardos.

Y llega este verano y desaparece el Salamanca, el Atleti de balonmano tira la toalla, lo que fue el Caja Segovia se hunde o casi (da un paso atrás enorme) y el Real Zaragoza baja a segunda con los riesgos que eso conlleva a una institución tan tocada. Y sí, me da pena. Por el Helmántico, por el balonmano que queda herido de muerte con un único poder nacional omnímodo, por saber que Segovia no vivirá otro año de ensueño como los últimos y por la cara de mis amigos maños y de los muchos puestos de trabajo que dependen – directa o indirectamente – de lo que sucede en la vetusta Romareda.

Pero no les mentiré… a la vez me sale una sonrisilla maligna de ver que el tinglado revienta. No por el equipo éste o aquél, que ahí hay diversos méritos en cada uno de los citados y en otros muchos más ausentes, sino por todo. El deporte español revienta porque todo está mal enfocado: los sueldos, las ayudas, los repartos de ingresos, la prensa deportiva y las diferentes federaciones y sus particulares viaje al absurdo: fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, lo que quieran añadir a la lista…

Y es que cada vez me veo más Guillermo cuando escribía en un comentario…

“La Asociación Abulense de Encajeras de Bolillos no ven cómo el Ayuntamiento las respalda en su huída hacia delante fichando a la encajera estrella búlgara (que hace el punto parís como nadie) para ganar a las salmantinas en la convención nacional,”

O de Macanaz cuando también apuntaba que…

“En el Ala Oeste de la Casa Blanca cuando al republicano moderado Vinnick le pregunta que opina de los estadios dice: si tienen dinero para pagar a estrellas del beisbol que paguen tambien sus estadios.”

Así que no es que me alegre de que las cosas se vengan abajo, sino de que a la fuerza nos ponga la vida ante el espejo y nos diga que un jugador de 3ª de fútbol no puede cobrar 2500 € o un equipo de baloncesto en un tercer nivel no puede traer a un americano cobrando sestercios a manta.

En eso nuestros equipos más representativos se han vuelto menos locos que otros. Y ante su 90 aniversario el Real Ávila ha trabajado bien y parece que trae un poquito de ilusión.  Esperemos que haya dinero para sufragar el camino. Por su parte, el Obila nos daba la buena noticia de seguir.Que ya es. La FEB es una de las federaciones que más examen de conciencia tiene que hacer de si queremos una NBA cerrada o qué carajo queremos.

Me siento raro. No sé si prefiero equipos que peleen por subir, play off o demás, o si lo que prefiero a día de hoy es equipos que gasten poco, sobrevivan…construyan desde la humildad. Estoy mucho más en lo segundo, confieso.

Eso no quita que haya que seguir reivindicando que el deporte es importante, que hay que estar a su lado, desde administraciones, empresas y ciudadanos. Que es fundamental para el futuro. No que un equipo suba y desaparezca, sino que haya estructuras, trabajo, chavales.

Por eso, para terminar…dos enlaces a Deportes en Ávila que invitan a la reflexión

– “Ávila, la capital de provincia que menos invierte en deporte”

– “El Ayuntamiento de Ávila rectifica y publica las cuantías otorgadas a los clubes de las máximas categorías deportivas”

Termino. Siempre he pensado que estábamos en lo más bajo deportivamente hablando…y es trágico comprobar que si ya no estamos solos no es porque haya pasado nada bueno.

El Silencio Stadium

Imaginen la foto. 6 manos una encima de la otra haciendo piña. El presidente del Real Ávila, el de los empresarios de la ciudad y el de los comerciantes. Las empresas se convierten en socios con una campaña especial para ayudar a un club en horas jodidas. Y las declaraciones de los mandamases: “Una causa justa y loable, ya que es importante para la ciudad mantener al equipo”. Un club “baluarte y estandarte del deporte, por lo que es una responsabilidad social y empresarial que continúe”.

¿Ha pasado en Ávila? No, of course. Ha pasado en Segovia. 

Perdónenme que esta semana retome un tema ya tratado hace unos días, escribo hoy y mañana de lo difícil que es ser abulense (hoy) y para más inri castellano (mañana). Pero si vuelvo es por aquello de que ha habido enfrentamiento futbolero y una vez más me ha venido lo de la odiosa comparación.

Porque imaginemos ahora nuestra capitol. Esa foto. A ver, para empezar ¿Quién es el presidente del Real Ávila? Porque empiezo a pensar que es una pantalla de plasma. ¿Alguna medida, acción, entrevista, representación, aparición en acto público, idea empresarial o algo? Ola ke ase preside o ke ase? Ok.

Abro entonces el Adelantado, a ver qué están haciendo por ahí hoy mismo. Y veo que están de paellada, tios listos, ya que la ciudad está llena por Titirimundi. Copio-pego —> “Aprovechando el buen tiempo y la celebración del Titirimundi, el club celebró una paella en la que no participaron solamente los segovianos, aficionados o socios del club gimnástico sino también muchos turistas que disfrutan del festival de títeres, también tuvieron la oportunidad de degustar un plato de paella y a la vez colaborar con el entidad azulgrana.”

Implicándose en la vida de la ciudad. La ciudad contigo, tú con tu ciudad. Como debe ser. Y entonces vuelvo al Adaja. El club, que está de 90 aniversario, va a hacer una rifa. Perfecto. Y con una moto electrica y una tv como premios. Perfecto plus. Pero… ¿dónde se pillan las papeletas? Y, copiopego una conversación del foro de aficionados encarnados...

-> “Ya puedes adquirir tú papeleta en distintos establecimientos de la capital así como en las oficinas del club.” 

-> -> Se sabe el listado de los establecimientos de venta? // Hemos enviado un e-mail al club para si nos los pueden facilitar. En cuanto sepamos algo, lo ponemos por aquí.

-> -> ->Nos han respondido desde el club lo siguiente: Pues de momento en el estadio”

Parece que se podría organizar el tema un poco mejor, así de primeras. Pero vamos al estadio pues. Poca gente, derby descafeinado, el silencio, el ya nadie pita, la resignación cristiana. Lo que ha venido siendo la temporada, un escrache al bostezo. Pero oiga, que ahí estaba el alcalde de Segovia, señor Pedro Arahuetes, animando a la Gimnástica. Me ha dado por imaginarme a García Nieto en la Albuera y casi se me atraganta una aceituna. Porque lo del máximo representante de la ciudad con el Real Avila sobrepasa ya la descortesía. Hablamos de un club fundado en 1923. Se lleve uno mejor o peor con este presidente, el anterior, el plasma, o lo que haya… el propio ayuntamiento ha de estar metido en esas sinergias, desconocidas aquí parece ser, para ayudar. Qué menos que ir al palco, una vez al año al menos. Aunque sea a recibir al homólogo de Segovia, diántres.

Y eso, que el silencio. Que aquí no pasa nada. Que la Segoviana no tiene un duro, que se ha llevado a asamblea la situación crítica. Que están jorobaos. Sí. Pero…¿Qué ha hecho la ciudad? Firmar convenios, organizar una paellada y su alcalde viajar a la ciudad vecina a apoyar al equipo, sabiendo seguramente que no hay dinero para estar en 2ªB, que un posible ascenso sería un suicidio. A eso me refería el otro día con que en Segovia las cosas laten diferente.

El otro día la Cebrereña volvió a subir. Y yo, que he estado en El Mancho unas cuantas veces, me alegré. Porque ahí la gente anima, aprieta, te dan un vinito y un jamón, y no se resignan. Ayer domingo, un Ávila inoperante se encontró con el peor resultado posible para su indolencia y desidia: un estadio en silencio. El Silencio Stadium. La sensación de que en Ávila todo da igual. Bueh, es lo que hay.

Nadie llorará por ti cuando hayamos muerto. Y, una vez más, no hablo solo de fútbol. Seguimos mañana ya sin la pelotica, si les parece.

Por mucho más Obila

Estaba el sábado en Ávila, en casa, pasando tarde familiar. Mi abuelo tenía la radio a todo trapo, eso siempre ha sido norma en el hogar. Y allí estaba Alex García dejándose la garganta en la Cadena Ser. El Obila había empezado regular pero había ido adquiriendo una pequeña ventaja en su partida. Quedaba mucho pero estaba claro que había eliminatoria, que sí, que se podía.

Al final, el objetivo se quedaba a nada, a un tiro, una posesión, un rebote. Pero no vengo a hablar de eso, que el deporte es así y más en eliminatorias. Vengo a hablar del hecho en sí de que tuviésemos baloncesto, de que hubiera una radio y de que con ello hubiera baloncesto en la radio en directo. En Ávila. Anoté mentalmente los anunciantes del partido. Soy pobre pero algo compraré. Héroes. Apoyando el deporte. Y a una radio local. Y a una radio local en directo.

Pocos clubes quedan, pocas radios quedan, poco medio resiste que informe en directo en Ávila. De lo que sea. Se elimina lo local, cada vez más. Lo abulense, en Madrid, importa poco. Importa el mero resultado económico, cuadrar cuentas. Héroes, ya digo.

Y habrá quien piense que el Obila tiene el apoyo tal o cual. O que el deporte equis, que también es muy digno, no le gusta al alcalde y se le dejó o deja morir. Hoy no me centraré en eso. Hoy me centro en que el baloncesto es algo bello, se trabaja con niños y es una de las pocas cosas que nos quedan en Ávila que produce ilusión en tardes como las de este fin de semana.

Y encima, me dice mi compañero @eduardodx3, los jugadores, técnicos y demás, son gente accesible, cercana, entrevistable y que generan buen rollo. Pues oye, chapeau.

No soy el mayor fan del Obila, no voy a engañar a nadie. Pero sigo lo que hace, me alegro cuando gana y me llevo un disgusto cuando coge rachas negativas. Y hay algo que me enorgullece del Obila… y es que mientras otros juegan con el Almazán, Santa Marta, La Granja y Villaralbo (y sabéis que soy más del Real Ávila que el Río Adaja, nadie me busque ahí las costuras que las verá encarnadas), el baloncesto pasea nuestro nombre por ciudades (y medios de comunicación) de Oviedo, Guadalajara, Palma, Castellón o Gran Canaria. Y eso es publicidad para nosotros. El deporte es uno de los mejores embajadores.

Pues eso, que por mucho más Obila. Y ojalá tuviésemos un Caja Segovia de fútbol sala o un Aranda de balonmano o un voleibol como el que tuvimos. Ojalá. Pero no por eso hay que desearle mal al baloncesto, por ser un supuesto beneficiado o protegido. Ojalá dure, de la mano de Guadalajara, Fuenlabrada o lo que sea menester.

Que algo del deporte perviva. Y, si fuera posible crecer, que crezca.

Pd: En cuanto al Real Ávila…ojalá la liga durase 10 jornadas más. Os enlazo a “Zona Mixta abulense”: ¿Cantera o cartera?

¿Dónde vas Real Ávila?

Hay más incógnitas que certezas ante la pregunta que abre este post. Pero antes de hablar del Real Avila permítanme que me desvíe por los cerros de Ulaca para desarrollar otro par de temas relacionados.

Hace unos años estaba en Zaragoza viendo un partido de voleibol. Los maños se jugaban el descenso contra otro equipo. No es cuestión de señalar al muerto, así que digamos que aquel otro equipo estaba ya sentenciado a muerte en los despachos. Gastaba mucho más de lo que tenía pese a lo cual poseía un plantel reforzado para las últimas batallas de la liga. Como era natural, aquel reforzado equipo se llevó la victoria y eludió el descenso en la pista.

Un par de meses después habían desaparecido y con ello el equipo zaragozano volvió a ocupar puesto de Superliga. Algunos entonces se quejaron de que había sido una “permanencia en los despachos”. Y aquello siempre me ha enfadado mucho… ¿acaso la competición no está adulterada si juegas contra equipos más inflados artificialmente que las ruedas de Armstrong mientras tú tienes las cuentas en su sitio? ¿Por qué en el deporte parece haber otras reglas? Lo siento pero me he cansado de sentimentalismos. Ya se llame Deportivo, Betis (ver enlace) o Palencia… si no tienen dinero que desaparezcan y punto. Las sufridas aficiones no tendrán la culpa pero la burbuja del deporte ha de caer. Especialmente la del fútbol. Basta ya de giliflautadas.

Pues no, parece que no. Muy al contrario. El panem et circenses ha de salvarse. Bueno, solo el circenses. Vean.

Suena ridículo pero es cierto. Y va más allá. Lean despacio este enlace: “La Generalitat Club de Fútbol”Destaco este párrafo: “Claro que si no pagaba el Hércules, ¿por qué debería hacerlo el Elche? Los dos préstamos del club ilicitano, por un valor de 14 millones (nueve con la CAM y cinco con el Banco de Valencia), tampoco van a ser devueltos. Tercer club en posesión de la Generalitat: un 40% de los títulos.”

¿A que no adivinan qué equipo está arrasando en Segunda División? ¡Ya está bien! ¡Desaparezcan y punto! Y si tienen que caer 200, que caigan 200. Qué cosa tan vergonzosa. Incluso si el fútbol a ustedes les da igual como deporte espero que compartan la indignación como contribuyentes. Intolerable.

Vamos más cerca. ¿Cuánto debía el Palencia a la hora de desaparecer? ¡1´7 millones de euros! ¡Un equipo en Tercera! ¡Y todavía hicieron plantilla con buenos jugadores para este año! ¿Con qué dinero?  ¿Y cómo va la Cultural en esa pelea?

Del fútbol seamos salvados. “Las deudas del fútbol las paga el espíritu santo”.

Y ahora sí vuelvo al Real Ávila. No para hablar del estado de su deuda, que desconozco. Bueno, es que del actual Real Ávila desconozco todo. Sin Luis Mari Soto no hay periodismo preguntón. Es así, aunque a algunos les cayera mal o yo mismo (que soy su amigo) no comparta todas sus filias y fobias.

¿Sabríamos tan poco del Real Avila si siguiera en activo el bigotes? Feo y lo que quieran, pero no habría tantas cosas en el aire. ¡Cuántas burradas se oyen en la grada y en los bares! Y encima es que tampoco sale nadie a desmentirlo. Se dice que hay jugadores que pagan por jugar y son intocables. ¿Cuánto, cómo? Y ninguna voz autorizada aclara estos temas. La verdad es que yo que soy fiel seguidor encarnado no tengo tampoco mucha idea de quiénes son los que ahora mueven el cotarro. ¿Entrevistas, declaraciones, objetivos, planes? Poco, muy poco se sabe. Lo más ruidoso son ciertas fanfarronadas tuiteras en segundos niveles. Tampoco nadie confirma, desmiente o encauza aquello. Mal. La temporada es un fracaso deportivo. No pasa nada, estas cosas pueden pasar.  Y si el club no debe dinero a día de hoy me doy por satisfecho. La próxima temporada se aprenderá de los errores y se irá para delante. Pero claro, para eso hay que reconocer que ha habido errores. Hay que pensar en el futuro. ¿Alguien lo está haciendo? Puede que sí pero … ¿Alguien ha leído algo? ¿Alguna voz sensata ha salido a la palestra? Hay que recapacitar.

A mi me gusta observar aquí y allá y les quiero enlazar algunos artículos con opiniones diversas. No comparto todo pero son interesantes de leer:

– De “Deportes en Avila”

“Se supone que si ellos se van, tendrán que venir otros de mayor nivel, salvo que se pretenda ahorrar dinero y pasar con más pena que gloria lo que resta de temporada cubriendo las plazas con juveniles. Es una completa incógnita saber hacia donde camina el histórico Real Ávila. Las iniciativas desde el club que contribuyan a fomentar la presencia del club en la sociedad abulense brillan por su ausencia.”

– O lo que pedía Jelko a principio de temporada

“mientras tanto, los aficionados seguimos esperando (Rosendo dixit) un guiño de GDA que nos hable del fútbol abulense, de la cantera, no solo del club, sino provincial, del modelo de gestión, del lugar que los socios vamos a ocupar, en definitiva de sus pretensiones reales.”

– También interesante la opinión de Carlos Jiménez preocupado del silencio…

“Lejos quedan los tiempos en los que más de dos pases seguidos hacia atrás levantaban el murmullo en la vetusta grada del municipal abulense; aquellos donde un empate en casa en Segunda B venía acompañado de golpes en la chapa de Tribuna y el clásico “¡Minguela vete ya!”; o esos donde, tras el pitido final, Anastasio Martín del Río aguantaba de pie de manera estoica los pañuelos blancos que el respetable mostraba hacia el palco porque el equipo deambulaba por mitad de tabla en la división de bronce del fútbol español.”

¿Cuál es mi punto? Que estoy dispuesto a conceder cierto beneficio de la duda a los nuevos gestores. Pensar que si hay poca deuda hay opciones de aprender de los errores. Comprender que lo de traer jugadores jóvenes de fuera y sacarles rentabilidad puede ser una buena idea si se acierta en la elección pero sin descuidar el trato con los valores de la tierra, que son los que hacen afición. Se ha desahuciado a jugadores que hacían equipo y ciudad (ver los resultados del año pasado) y no en todos los casos por temas de dinero. Si viene un holandés tiene que ser mucho mejor que un chico de la Zona Norte y si no estamos perdiendo el tiempo y haciendo el canelo. Me parece bien que se largue a jugadores más ocupados de beber que de jugar, si es que ha sido así. Pero no que no se explique nada, que las voces que parecen autorizadas sean las más “calientes”. Somos un equipo de tercera que ha de construirse desde la humildad y sin prepotencia. Haciendo afición, atrayendo a los pequeños, abriéndose a la sociedad. Hay un clima enrarecido, la afición ha devenido en grupúsculos enfrentados. Somos cuatro y mal avenidos y en vez de unir desde el propio club algunos desunen. Aquí no vale ir de Mourinho y eso no va por Diezma, a quien en principio respeto. El año pasado se hizo muy bien con él, algo bueno tendrá. Hay que reconocérselo también.

Hay que recuperar el orgullo encarnado. Por muy mal que se vaya y por muy secos que seamos los abulenses, cuando hay compromiso y garra se recupera al aficionado. 

“Señores, lo hemos hecho mal. Lo sentimos pero vamos a trabajar para encontrar el buen camino.”

La tensión quedaría rebajada un punto y se acabaría la temporada con dignidad. No hay que permitir que se acabe el curso arrastrándose por los campos y que triunfe la desgana y el desanimo, el todo da igual ya. Queda todavía demasiado.

Y aparte de eso, en el deporte en España, hay que acabar con el lodazal de deudas. Caiga quien caiga. Se desvirtúan competiciones, se inflan precios, salarios. No es justo para nadie. En fútbol y en lo que sea del deporte. Que como nos dejó escrito el Cimbalillo… por aquí todo anda mal.  Es complejo. Los lazos políticos, empresariales, financieros…son muy poderosos en el fútbol. El deporte rey es imperial en tejemanejes. El negocio ha acabado con el sentimentalismo y el que no lo vea es que no entiende la vaina.

Pero en fin, volviendo a nuestra modesta tierra. Que la Virgen de Sonsoles no puede ser la que lleve todo el trabajo. Y que Aupa Ávila y los fútbolistas de Ávila. Y Aupa Rubén Peña, y los guantes de Félix, los driblings de Barrera y los goles de Yeli.

¡Y que a pesar de todo me siga gustando esto del fútbol!

A %d blogueros les gusta esto: