Ecuador de campaña

CWDSfE-WIAEt-Gp

¡Buenas noticias, amados lectores! ¡Ya solo queda una semana de campaña! Cuando ya parecía imposible no darse a la bebida para mitigar tanto sufrimiento, la jornada de reflexión aparece al final del túnel como un cálido oasis de paz en medio del fragor de la batalla. No se preocupe si se le saltan las lágrimas de la emoción, es normal, estamos todos igual. Los votantes también lloran. Y es que no se vivía una semana tan dura en la ciudad amurallada desde la defunción del murallito original: el agua apesta y sabe a rayos, Pablo Casado puede estar esperando oculto detrás de cualquier papelera para preguntarte si estás mejor que hace cuatro años y es imposible pasar por la Plaza Adolfo Suárez sin que un político intente darte un beso.

No se pongan nerviosos, que diría Pablo Iglesias, y vayamos por partes, como diría Jack el Destripador. Como anticipábamos por aquí, la campaña en nuestra provincia ha estado marcada por la amenaza naranja sobre los pueblos. El supervillano de la campaña es una mandarina gigante que devora los municipios de menos de 1000 habitantes. PP y PSOE, el malvado bipartidismo, se han lanzado a levantar el estandarte de la defensa de los pueblos, mientras Ciudadanos y su poco saleroso candidato al Congreso se defendían como podían de las acusaciones que le llegaban a izquierda y derecha y mandaba a militantes y simpatizantes a hacerse fotos con el retrato de Rivera por sus pueblos.   

Como parte de esta muestra de amor hacia el mundo rural, Pablo Casado, número uno de los populares al Congreso de los Diputados, ha visitado más pueblos de nuestra provincia en esta última semana que en toda su vida, lo que tampoco es mucho decir de este palentino afincado en Madrid. También ha demostrado un profundo conocimiento de nuestra pasado y presente afirmando que hay que reindustrializar Ávila -es verdad que aquí el cierre de los altos hornos fue un duro golpe- y que Ávila es una de las provincias que antes se conectó con las mejores infraestructuras. Como todo el mundo sabe, el primer tren español unía Ávila y Arévalo, la primera autovía que se construyó fue la Piedrahita-Aveinte, el viaje inaugural del AVE fue entre Cebreros y Burgohondo y la fibra óptica se empezó a implantar en El Freno Fresno antes incluso de su invención. Te tienes que reír. Hablando de esto mismo, Pablo Casado ha anunciado que este jueves Renfe publicará nuevos y mejores horarios en sus trenes entre Ávila y Madrid. La previsión y planificación, esos inventos europeos.

La campaña del PSOE en la provincia está teniendo un impacto menor que la de los populares a pesar de que los del puño y la rosa se juegan su presencia en el Congreso. Además, tienen que intentar compensar todo lo posible la mala campaña que está protagonizando su candidato a la Moncloa, Pdr Snchz. Un candidato menor al que se le ven las costuras cada vez que está en apuros. Si el PSOE salva el cuello y consigue mantenerse segundo será gracias a una estructura de raíces profundas, bien implantada, capaz de movilizar y sacar de debajo de las piedras incluso en sus peores momentos -y los de ahora son sus peores momentos- a varios millones de votantes. El debate de hoy es la última oportunidad de Pdr Snchz de sumar algún voto a su partido en lugar de restarlos, aunque parece que su suerte después del domingo está más que echada.

Y si al candidato del PSOE se le ven las costuras, en Ciudadanos las costuras que se ven son las del partido, un armazón inestable sostenido sobre pocos puntales para elevar a un líder carismático que tampoco ha estado especialmente fino en algunos momentos de la campaña. Sin Rivera, el partido se desinfla y pierde fuerza, acusando su falta de estructura, con epítomes ridículos como la actuación de Rivera de la Cruz, número tres de la lista por Madrid, en el debate de la semana pasada en la televisión pública entre los principales partidos. Tres grandes flancos abiertos -sus supuesta inquina hacia los pueblos pequeños, el contrato único y la violencia de género- quizá son demasiados para una infantería tan escueta, lo que obliga a Rivera a acudir a todos los incendios con el consiguiente desgaste. La defensa que hace del contrato único, por ejemplo -una medida que puede venderse bien ante la constatación del desastre que es ahora el mercado laboral español- es débil y superficial, permitiendo que ataques sin ningún argumento más allá de la maldad intrínseca de la propuesta hagan más mella de la que debieran. Hoy está Rivera en Ávila, otra vez. No sabemos si se acercará a visitar la estatua de Suárez. Si la campaña dura una semana más el Ayuntamiento habría tenido que poner un municipal junto a la estatua para controlar el tráfico de políticos en sus alrededores.

La campaña de Podemos en Ávila es tan insulsa que no da siquiera para chascarrillos. Si decíamos que Ciudadanos como partido era poco más que un andamio de cañas de bambú montado deprisa y corriendo, Podemos no llega a ser una agencia de colocación de amigos y conocidos que le deben favores al colega de facultad que siempre monta los botellones en su piso. Y a pesar de eso, les funciona. La teatralidad de Pablo Iglesias, los errores de sus adversarios -la campaña del PSOE- y la apelación a los sentimientos de sus votantes parecen estar haciendo realidad la mercadotecnia de la remontada. Yo sigo teniendo dudas sobre la duración de este tetrapartidismo, pero la realidad parece dispuesta a darme con el parlamento en los dientes.

La campaña de IU está siendo buena a nivel nacional. Buen vídeo electoral, buen papel de su candidato allí donde le han dado voz y buena campaña en redes; poco consuelo para el resultado que parece esperarles el domingo.

El 20D se juegan otras batallas que por menores no dejan de ser interesantes -¿Quién ganará en Cataluña? ¿Y en Euskadi? ¿Sacará más votos VOX o UPyD?- entre las que destaca, sin duda alguna, nuestra porra. Pueden ustedes seguir participando hasta que el domingo cierren las urnas (CLIC AQUÍ). Ahora mismo tenemos 27 apostantes y la apuesta surgida de la inteligencia colectiva sería: PP 115, PSOE 82, Ciudadanos 73, Podemos 47. Y para la provincia: PP 37%, PSOE 19%, Ciudadanos 19%, Podemos 11%.

Una semana para acabar la campaña y para empezar la postcampaña. ¿No es maravilloso?

Vete a la porra. VII Porra electoral Cuatropalera: España 2015

Ya está aquí, ya llegó, por fin. ¿No se les ha hecho a ustedes extraordinariamente larga esta legislatura? Parece que ha pasado un siglo desde que Rajoy ocupó la Moncloa y Zapatero su lugar en nuestros corazones. Dos desde que la crisis salió de su escondite y se alimentó de nuestros sueños y esperanzas. Tres desde que peinaba melena. Ya paro, que me estoy poniendo sentimental.

Una porra en serio. ¿En serio? Sí, no como todas esas que se ven por ahí. Aquí no hay regalos, ni premios. Solo el orgullo de la victoria. ¡Y justo antes de tener que cenar y comer varias veces con su cuñado! Quizá él se haya comprado un coche más barato que llega a Murcia una hora antes que el resto de la humanidad, tenga un móvil mejor con lector de huella dactilar y de las líneas de la mano o se vaya de vacaciones por cuatro perras, pero usted, y solo usted, ha ganado la porra electoral de Los4Palos. ¿Hay algo mejor? ¡Calle la boca a su cuñado con este título de prestigio!

Una porra para la mayoría y que le jodan a las minorías. Ante la avalancha de confluencias, mareas y coaliciones de partidos-partidos de coaliciones, hemos optado por simplificar en lo posible los pronósticos. Que nadie deje de hacer la porra por no saber cuántos votos va a conseguir Vox en La Colilla.

Por una nueva porra, porque lo nuevo siempre mola. Nos hemos pasado a GoogleForm ¡se acabaron las apuestas en los comentarios! ¡Bienvenido, S. XXI! Al hacer clic en la imagen inferior, será redirigido al formulario.

Una porra con ilusión, pero en su segunda acepción. Estamos en Navidad ¿acaso podía ser de otra forma? ¿Hay algo más ilusionante que la ilusión? Doble pronóstico, doble ilusión. Apostamos por el resultado a nivel nacional -número de escaños hasta sumar los 350 del Congreso- y provincial -porcentaje de voto sin decimales. Hemos aplicado la Ley Mordaza al formulario: pronóstico obligatorio, no puede dejar vacío ninguno de los campos. En Cataluña no se puede votar y aquí es obligatorio. ¡Viva la meseta!

Una porra contigo. Maldita lotería, bendita porra. Participación abierta. Puede apostar quien quiera desde aquí o desde tuiter. Puede pasar el enlace a sus amigos, conocidos, familiares, vecinos de escalera, etc. También somos transparentes con las apuestas. AQUÍ se puede ver la tabla con los pronósticos realizados en todo momento. La porra más transparente, la porra más molona.

Vamos a ello. Clic sobre la imagen para ir al formulario.

CUFmf-gWoAAJwlR

Recordad: NÚMERO DE DIPUTADOS a nivel nacional y PORCENTAJE de votos en la provincia.

¡Ya tenemos listas!

CThUA9uXIAAM4qj

Estuve la semana pasada en Ávila -ya no hace ni frío, Rivas dimisión- y allá por donde iba las masas, convertidas las más de las veces en amorfa y furibunda turba, se arremolinaban en torno a mi humilde persona y me preguntaban, a grito pelado, por el futuro de este blog. Vale, estoy exagerando, es verdad. Casi siempre lo hacían con una educación exquisita. Así es Castilla, hasta en los tumultos nos tratamos de usted. ¡Ya apenas publicais!, me decían. ¿Estáis acabados?, me preguntaban. ¡Tenéis el blog abandonado!, me acusaban. Y tienen razón: estamos de capa caída. Desde las municipales el ritmo de publicaciones ha caído un tanto, pero tienen que reconocer vuesas mercedes que mantener un rincón como este, con su alto nivel de calidad y de bilis, durante cinco años es una empresa que requiere esfuerzo y dedicación constantes y que, a veces, sostener ese ritmo es difícil incluso para hercúleos blogueros como nosotros, heroes de la abulensidad y de la blogocosa.  

Pero no todo es culpa nuestra, ojo. La culpa, como no podía ser de otra forma, también es del Ayuntamiento, que da menos juego que Gravesen con una pata de palo. Sí, ha habido cosillas, tenues brillos de actualidad en medio de un mar de oscura apatía y fría rutina, pero poca cosa. Por ejemplo, las ordenanzas fiscales, aprobadas a finales de septiembre. Asunto atractivo donde los haya, como una versión extendida y con notas a pie de página de las 50 sombras esas. Sin entrar a fondo en el tema -igual más adelante volvamos sobre ello- la aprobación nos dejó dos titulares: que el no-pacto de legislatura entre PP y Ciudadanos permite al primero gobernar sin grandes sobresaltos -sorpresas te da la vida- y que baja el IBI, Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Que un Ayuntamiento como el nuestro, con una situación económica como la del nuestro, se pueda permitir reducir su recaudación en casi un millón de euros debe ser una de esas maravillas que solo suceden en año electoral. Sí, ya lo he leído, que todo se arregla con eficiencia. Melchor, Gaspar, Baltasar y Eficiencia.

Con todo, una luz se vislumbra ya al final del túnel. ¡Vuelven las elecciones! ¿No es maravilloso? Y ya conocemos los nombres de los llamados a llevar nuestra voz al Congreso. El PP confía el número uno de su lista al Congreso al chico sonrisa, Pablo Casado. ¿Si un cunero repite deja de ser cunero? ¿Si alguien que vive en Madrid se presenta dos veces por otra circunscripción deja de ser poco ético que cobre un plus por los gastos que conlleva representar a otra provincia? Por fortuna, en la lista al Senado ha encontrado acomodo Miguel Ángel García Nieto, exalcalde de nuestra ciudad. España no puede prescindir de sus más preclaras mentes en este momentos tan aciagos y seguramente la presencia de García Nieto en la Cámara de Representación Territorial ponga firmes a esos malditos secesionistas de la periferia.

Ciudadanos apuesta por el actual alcalde de Lanzahíta como cabeza de lista al Congreso. Pedro Sierra, que ya fuera alcalde la Lanzahita la pasada legislatura bajo las siglas del PCAL (Partido Castellano, herederos del antiguo Tierra Comunera), dejará la Alcaldía de conseguir el ansiado escaño. De momento, ha delegado la Alcaldía por “asuntos personales” durante un mes, hasta la fecha de celebración de las elecciones. Aquí podríamos detenernos a debatir si es estético que a los pocos meses de ganar la confianza de sus convecinos se postulase para otro cargo, pero me temo que sería estéril comenzar tal discusión pues con estos temas la belleza va por barrios.

En el PSOE, la renovación llega de la mano de Pedro José Muñoz, experto en estas lides pues ya renovó el partido en 2004, 2008 y 2011. En aquel ya lejano año, el PSOE obtuvo el 34.02% de los sufragios en la provincia, el 22,91% ocho años después. ¿Repetirá Pedro José Muñoz en 2019? ¿Será ya ese el momento de la renovación duradera? Más renovación -si es que tal cosa es posible- en la lista al Senado, con María del Carmen Iglesias Parra de 1 y la inclusión de número 2 de nuestro querido @pepeherraez. Desde aquí nuestros mejores deseos.

Las listas del PSOE han sido elegidas mediante el procedimiento de primarias -se ve que la militancia está a tope con la renovación-, igual que las de Ciudadanos. En el PP, por su parte, siguen con sus viejos métodos, mitad digitocracia, mitad negromancia. Hasta ahora no les ha ido tan mal, así que para qué cambiar. Las que han sido unas primarias reñidas de verdad han sido las de Podemos Ávila, al menos las que se han celebrado para elegir su candidato al Senado. La fiesta de la democracia nideizquierdasnidederechas, de los abajo contra los de arriba, que se ha saldado con la victoria contundente por 1 a 0 de Santiago Alba, intelectual residente en Túnez muy ligado a nuestra provincia. ¡El 100% de los sufragios! Ya sé que el voto es secreto, pero estoy casi seguro que el único voto recibido por Alba ha sido el de Pablo Iglesias. Como se suele decir: el Senado no se toma por consenso, se toma por asalto. 

Calma chicha

tranviallamadodeseo

Nos las prometíamos muy felices en mayo. Se cerraban las urnas, se empezaban a contar los votos y se descorchaban las primeras botellas de cava. El PP perdía la mayoría absoluta en el Ayuntamiento y quedaba lo suficientemente lejos de ella como para pensar en una posible mayoría alternativa. Los post para este blog parecían ir a escribirse solos. Y todo empezó bien. ¿Se acuerdan del Encanto? ¡Qué tiempos tan felices! Aún recuerdo con una sonrisa en los labios aquellas noches. Todos los días teníamos cosas que comentar, el blog y Twitter bullían con teorías, hipótesis, gracietas y montajes. La política abulense parecía entrar en una etapa que, a falta de saber si sería mejor o peor que la anterior, seguro sería distinta, movida, apasionante, descacharrante.

¡Serrano de Alcalde y Yolanda Vázquez de número dos! ¿Podía haber algo más bonito? ¡O un tripartito de izquierdas con apoyo de Ciudadanos! Se me eriza la piel de pensarlo ¡O un pentapartido con concejalías y alcaldías rotatorias! Tarde o temprano nos tocaría una ¡O una asamblea permanente donde votar levantando las manos y bailar la danza de la lluvia! La pachamama estaba ya preparando pastel de calabaza. ¡Votarlo todo por internet! ¡La dictadura del Twitter! Todo era ilusión y al final nada.

Bueno, nos dijimos, no pasa nada. Que gobierne Rivas con el apoyo circunstancial de Ciudadanos no significa que todo eso que hemos soñado se vaya a hacer gárgaras. El PP vivirá toda la legislatura con la espada de Damocles de la moción de censura sobre la cabeza. Ciudadanos tendrá que demostrar que está aquí para algo y la oposición puede presionar desde el Pleno y casi gobernar a pesar del PP. Las generales están a la vuelta de la esquina y deben demostrar que se han merecido los votos de los contribuyentes. No iba a ser tan divertido como un gobierno a cuatro o a cinco, pero no todo estaba perdido. ¿Y al final? Y al final nada.

Transitamos desde la investidura del nuevo Ayuntamiento por la legislatura más aburrida de la historia del Universo. Bueno, quizá no tanto ¡pero nos habíamos hecho tantas ilusiones!. Vísperas de mucho, días de nada. Es verdad que en verano no suele haber mucho movimiento y que el fastuoso Centenario de la Santa lo tapa casi todo, pero ¿ha notado usted que el Alcalde gobierna en minoría? ¿Ha notado usted el aroma de la tan cacareada nueva política al pasar por el Chico? ¿Dónde están los chalecos de Rivas?

Marco Antonio Serrano, líder de la fiel oposición de su majestad, en su primera rueda de presa como concejal cuatro meses después de las elecciones, afirmó que Ciudadanos no tiene ningún pacto de legislatura con el PP. Excusatio non petita y todo lo que sigue que vienen las elecciones. ¿Y qué fue de Trato Ciudadano? ¿Se agostaron los brotes verdes de la ciudadanía organizada y asamblearia? ¿Se sabe algo del PSOE local? ¡Ni escisiones tienen ya! ¡Con el juego que dio todo aquello!

Resultado: todo el verano rascándonos la barriga. Hombre, me dirán, ha habido alguna cosita, como lo de las oposiciones de bombero, por ejemplo. O las múltiples reuniones de unos y otros sobre las obras del Prado. O lo de los trenes. Migajas y rutina. Migajas porque me temo que lo de las oposiciones va a acabar en nada, en ponernos serios y circunspectos y decir que todo mejorará la próxima vez; y rutina porque lo del Prado y el asunto ferroviario forman parte del día a día de la ciudad desde que Isabel de Castilla era moza.

Empieza el nuevo curso y se acaban el Centenario y los fastos con que nuestra ciudad ocupa su tiempo en septiembre. Llega el otoño, se caen las hojas de los árboles -o los árboles enteros- y vuelve la vida a nuestra instituciones: ordenanzas fiscales, presupuestos, el asunto de la modificación del PGOU… Buenas oportunidades para que Ciudadanos y el resto de la oposición nos den pruebas de su existencia y demuestren que algo ha cambiado de verdad. Por su bien y por el nuestro. Quizá no tengan otra oportunidad como esta para influir en el gobierno de la ciudad -quién sabe si dentro de cuatro años no volveremos a las rutinarias mayorías populares- y desde luego nosotros no podemos pasar mucho más tiempo hablando de si la Santa es la más mejor de todas las santas andariegas-emprendedoras-reformadoras sin que nos explote la cabeza.

Con la playa en las orejas

SanSebastian

El verano es todo arena. También es calor y chanclas, pero sobre todo es arena (calculo que un 80 por ciento). Fíjense en mí, no hace falta ir más lejos. Hace más de dos semanas que volví de la playa (empiezo a dudar de que alguna vez estuviera allí) y continúan saliendo granitos de tierra de mis libros, mis zapatos, mis mochilas, mis bañadores, mi cabeza.

Lo peor del verano es la cabeza llena de arena. Lo mejor, el vino con gaseosa, pero no compensa. El coco, una vez que se te convierte en algo parecido a una maceta, ya no furrula bien. Resulta terrorífico dudar de uno mismo, sospechar que te has vuelto loco porque un trozo de playa te entró por las orejas en un momento de descuido, quizás mientras resolvía el crucigrama de La Razón.

La vida tiene esas cosas. Te vas de vacaciones cuerdo y vuelves turuleta. Y todo son dudas, ya digo. ¿Yo antes tenía un gato de mascota? ¿Y quién es esa señora que me grita cosas cuando salgo de casa? ¿Tengo un blog… o dos? Es imposible pensar con claridad con tanta arena aquí dentro.

Y el PP no ayuda haciéndome luz de gas. Te vas de vacaciones con Antolín Sanz “dolorido y abochornado” y al volver le escuchas decir que “ese acontecimiento ya pasó”. El apretón de manos con Sánchez Cabrera aún retumba en mi cabeza, como si alguien me hubiera clavado una sombrilla en el hipotálamo o un par de niños hicieran castillos de arena con mis neuronas.

Tenía un futuro prometedor que perdí en un momento de descuido, mientras hacía crucigramas en la playa. Y ahora ya no sé si fue verdad o lo soñé; si escuché a Antolín Sanz aquella noche presumir de disciplina de partido en el Senado diciendo que, según levantara uno o dos dedos, todo el Grupo Popular votaba al unísono “sí” o “no”, incluso cuando la decisión iba en contra del progreso de Ávila (¿de verdad lo dijo o es cosa de la tierra que me entró por las orejas?).

Aquel día, ya tan lejano, a los diputados provinciales del PP les dieron la papeleta rellena para que no se confundieran a la hora de elegir presidente (aunque de poco les sirvió). Entraron en el pleno con un papel escrito por algún otro, como yo iba a hacer la compra cuando era niño y mi madre apuntaba “dos calabacines, tres tomates y pan”. Solo tenía que darle la nota al tendero. Todo era más sencillo entonces.

Deben ser cosas de la “nueva política”. Recuerdo que hablaban de la “nueva política” antes de que me entrara tierra en las orejas. “Ya no vale todo”, decía la gente. Pero vuelves y te encuentras a Juan José Lucas, Mar Angulo y Óscar López como senadores por la Comunidad de Castilla y León. Y la cabeza comienza a pesarte, mucho (si te entra agua se forma una pelota de barro). ¿Cuántos dedos ves aquí: uno o dos?

El Encanto, director’s cut

euromoneda

Pongamos que usted quiere ir a la luna para instalar allí una tienda de yogurlado, darse un baño en el mar de la tranquilidad o quitar la bandera de Estados Unidos y poner la de su pueblo. Usted no dispone de medios -nadie tiene un módulo lunar en el garaje ni una plataforma de lanzamiento en la finca del pueblo- aunque tiene claros sus objetivos. Tras discutir al respecto con su almohada, el cojín rosa que tiene el salón y el hombro de un señor en el autobús, llega a la conclusión de que dando un saltito cada día, al final, tarde o temprano, por puro entrenamiento, será capaz de dar un salto tal que escapará de las garras de la gravedad y saldrá propulsado hasta la luna. Hoy 20 centímetros, mañana 21, pasado 22, al siguiente 23. Así hasta conseguir dejar atrás este peñasco a la deriva.

Igual a usted el plan le parece un tanto alocado y la historia un poco cogida por los pelos; le confirmo ambas cosas: nadie va a llegar a la luna dando saltitos y la introducción pega regular con el resto del artículo, pero no he sido capaz de encontrar otra mejor. Será que me hago mayor -a mis casi veintidoce años- o que era difícil encontrar un símil para hablar de esto.

Ayer Trato Ciudadano difundió una nota de prensa con su punto de vista sobre las reuniones del Encanto y las notas tomadas durante esta reunión. En la nota de prensa, Trato culpa principalmente a IU, UPyD y PSOE de que aquello no llegara a buen puerto. La nueva y la vieja política de nuevo, o como dicen ellos “las artes arcaicas” frente al “compromiso de construir una ciudad diferente y acompasada al tiempo: una ciudad sencillamente normal y no acomplejada”.

La nota de prensa, más allá del reparto de culpas -ellos no querían lo suficiente y nosotros no fuimos suficientemente buenos para convencerlos- no aporta mucho. La culpa, en definitiva, siempre es más de los otros. Pero las “actas” de las reuniones ¡ay, las actas de las reuniones! Ahí sí que tenemos carnaza. No tanta como nos gustaría, somos mucho de la casquería, de ver cuchillos volando y superhéroes en camiseta repartiendo sopapos; pero sí la suficiente como para estar un rato entretenidos. No les voy a desvelar toda la trama, tranquilos. Sería feo por mi parte decirles que al final están todos muertos y que se solo percatan cuando el camarero les pide la cuenta. Les invito a leer los 20 folios con un café o una cerveza y a ir comentando cada punto, cada frase, cada giro del vibrante guión en los comentarios de este post.

Les voy a dar mi impresión general después de un par de lecturas al documento: dar saltitos para llegar a la luna es perder el tiempo, aunque si lo haces con constancia puede que te queden unos gemelos torneados. Los 20 folios resumen 6 horas de reuniones -con un apéndice hasta ahora desconocido: una reunión entre Trato y Ciudadanos el viernes anterior a la constitución del ayuntamiento- en las que solo se da vueltas, una y otra vez, a un nudo gordiano con bastón de mando. Todos están de acuerdo en intentar lograr un acuerdo, pero no consiguen ponerse de acuerdo en cómo hacerlo. Una agonía de pensamientos circulares. En mi opinión, lo que Trato llama “artes arcaicas” es pragmatismo. En la votación que se celebra al finalizar la segunda reunión para decidir, después de 6 horas, hacia dónde seguir, IU, UPyD y PSOE votan por elegir ya un candidato a alcalde y debatir después un programa, Trato y Ciudadanos por diseñar una hoja de ruta y luego buscar un candidato.

Nos guste o no nos guste, el principal escollo a abordar por el Club del Encanto era quién debía llevar la varita mágica. La lógica política señalaba a Serrano por contar con más concejales, pero los demás, especialmente el PSOE, no parecían dispuestos a aceptarlo sin rechistar. Si todos están de acuerdo desde el primer momento en que la ciudad ha apostado por el cambio y en que todos están dispuestos a ceder por buscar ese cambio, igual habría sido mucho más productivo afrontar el principal problema al principio de todas las reuniones, sobre todo teniendo en cuenta que el reloj corría y que el sábado, sí o sí, tenía que haber un alcalde. Dejar todo -porque todo estaba en el aire- para la reunión del viernes ¿no era jugársela a un triple en el último segundo con una mano atada a la espalda? Desde fuera todo parece más fácil, claro, pero igual habría sido más lógico cortar primero el nudo y luego conquistar Asia. Hola, buenas, vamos a buscar el cambio ¿quién lo lidera? Votemos. Usted. ¿Todos de acuerdo? Construyamos un proyecto. ¿No hay candidato o no aceptamos el resultado? Nos terminamos la cerveza y cada uno para su casa.

El único momento en el que se avanza de frente es en la citada votación, que tras la retirada de UPyD, acaba en empate. Una moneda lanzada al aire decide continuar buscando una hoja de ruta. ¿Qué habría pasado si el azar hubiese decidido que había que votar un candidato? ¿Tendríamos ahora otro alcalde? Triste Ávila sin ventura.

Nunca sabremos que habría pasado si esa moneda hubiese caído hacia el otro lado o si la negociación se hubiese planteado de otra forma. Lo que podemos intuir en las notas tomadas por Trato es que el acuerdo siempre estuvo lejos y que nunca se pasó de señalar con el dedo la luna.

El desencanto (aka El Encanto 3)

HAHA

Si en algo coincidíamos todos, dejando a un lado nuestros pronósticos y deseos sobre el resultado de las conversaciones, es en que lo que se proponían era muy difícil, tremendamente difícil. No es que fuesen agua y aceite, Madrid y Barça, Colacao y Nesquik; no eran fuerzas completamente opuestas, pero sí eran partidos con posiciones alejadas en aspectos que parecían claves, de peso, por mucho que ellos opinasen ante los medios que sus programas eran muy parecidos.

El día empezó a torcerse cuando por la mañana IU difundía sus 11 puntos para un acuerdo de mínimos. ¿No habíamos resuelto eso en el segundo encuentro? ¿El acuerdo de mínimos del martes era que cada partido redactase unos puntos para intentar un acuerdo de mínimos en la reunión de hoy? ¿En seis horas de reunión solo se había llegado hasta ahí? Todo estaba mucho más verde de lo que el Club del Encanto daba a entender y empezaban a cobrar sentido las palabras de UPyD que, tras descolgarse del pacto a cinco, hablaba de improvisación y de falta de concreción. No queremos que gobierne el PP, no nos gustan los chalecos, arriba el bien, abajo el mal, nos gusta Ávila, redactemos en casa una propuesta de mínimos para redactar un acuerdo de mínimos y luego ya veremos qué hacemos, o algo así.

Cuando se conoció la convocatoria de un rueda de prensa por parte de Ciudadanos todos nos olíamos por dónde iban a ir los tiros. Serrano anunció que renunciaba a liderar una opción de cambio, al considerar que esa situación no sería estable. Lo más gracioso de todo es que ayer por la mañana el líder de la gestora que lleva el timón del PSOE local ya anunció que sus cuatro concejales votarían a su candidata, Yolanda Vázquez. Curiosa forma de dialogar la del PSOE, que da por cerrado el espinoso tema de elegir al candidato de consenso, y curiosa y optimista interpretación de la realidad la de Ciudadanos.

Aunque ya empezó ayer la búsqueda de culpables -el PSOE acusó a Ciudadanos de utilizar al Club del Encanto para presionar al PP en Valladolid y a IU les faltó poco para señalar a Serrano como el asesino de Kennedy-, aún queda mucha tela que cortar en torno a estas conversaciones y a la situación que se materializará mañana en la constitución del Ayuntamiento. Sin estar allí dentro y con la poca información de que disponemos, no creo que Ciudadanos usará estas charlas para presionar al PP de la Junta. Mi impresión es que Serrano estaba convencido de que iba a ser Alcalde y de que contaría para ello con el apoyo de los demás. Y que siguió sentado en la mesa a la espera de que el bloque de izquierdas/progreso terminara cediendo y apoyando su candidatura. Seguramente nunca sabremos si Serrano se cayó solo del caballo o si alguno de sus compañeros -de aquí, de Valladolid o de Madrid- le puso una linterna frente a los ojos para que terminase viendo la luz.

La interpretación que usaban los demás partidos para rechazar la candidatura de Serrano me parece, como poco, peculiar. Si quitamos al PP, mayoría de izquierdas. Sí, claro, pero con un 36% de los votos. En su derecho estaban de intentar forzar la mano de Serrano, pero este bien podía negarse, ya que, al fin y al cabo, de todos los reunidos era el más votado.

El resultado de todo esto es que mañana Rivas se convertirá en alcalde de la ciudad con el apoyo únicamente de sus concejales. Nueve frente a dieciséis. Ciudadanos afirmó ayer que no va a firmar ningún pacto de legislatura con el PP así que a Rivas le toca lidiar con la incertidumbre de la que ayer abominaban, con la necesidad de pactar todos los grandes asuntos y con la espada de Damocles de la moción de censura sobre sus cabezas, situación que igual cambia, no descartemos nada, después de las generales de fin de año. La legislatura, en definitiva, se presenta complicada.

Y dentro de 4 años… LOS4PALOS2019. READY4CHANGE! Está visto que si quieres que algo salga bien, es mejor hacerlo uno mismo.

A %d blogueros les gusta esto: