Los programas electorales para Ávila, uno a uno (y II)

Aquí la primera parte. Vamos con los cuatro programas electorales que nos faltaban, en el orden elegido por el vaso mágico.

PSOE Ávila. Programa.

Votos igual no se llevan muchos -o no tantos como quisieran- pero el premio al programa más bonito lo tienen: colorines, fotografías resultonas y una bandera republicana de tapadillo. La candidata sale en la última página acompañada de todo su equipo. He hecho zoom a la foto para ver si se veía a Manoli Prieto detrás de algún matorral pero no parece. Muchas almohadillas y cosas por hacer; prescinden de esos subrayados tan feos de la cartelería.

Una frase: “Somos una candidatura preparada para gobernar”. Aquí se vinieron arriba.

Una propuesta:  “Construcción de un aparcamiento en superficie en la explanada trasera del Centro de Exposiciones y Congresos con conexiones permanentes y periódicas al centro mediante transporte urbano”

El programa del PSOE local, al igual que todos, está muy limitado por la realidad económica y presupuestaria, pero es de agradecer que, además de los habituales verbos ilusionantes, incluya un par de decenas de propuestas concretas. Propuestas, claro, con la que se puede estar o no de acuerdo, pero que van más allá de apoyar lo bueno y buscar la felicidad y rechazar lo malo y la tristeza. Cambiar la hora de los plenos, cumplir la Ley de Memoria Histórica, laicidad, aumentar las plazas de la escuela infantil, homogeneizar terrazas e inmobiliario en el centro, etc.

Patrimonio, cultura y turismo. El PSOE propone crear un Centro de Interpretación de la Semana Santa, reformar el funcionamiento de la tarjeta turística, instalar puntos de información turísticas en las estaciones de tren y autobuses y descentralizar las actividades culturales. Bien lo de la tarjeta, los puntos de información y la descentralización. Lo de la Semana Santa me parece una tontá, perdonen la expresión, cuando el Ayuntamiento cuenta con contenedores culturales vacíos y museos a medio gas. Ni una palabra sobre el patrimonio.

Ahora Decide. Programa

El programa de Ahora Decide es verde, todo texto, ni una foto. ¿Se dejaron el book en el PSOE al salir? Apuesta más por las parrafadas largas y explicativas que por las enumeraciones de propuestas. Una duda que no me resuelve el programa, y con esto acabo con las tonterías, es el uso aleatorio de las mayúsculas y las minúsculas en el nombre del partido. ahora DECiDE. ¿Por qué “ahora” en minúsculas? ¿Por qué esa “i” minúscula? ¿DEC i DE? ¿Son las siglas de los fundadores? ¿Decio y Demetrio? Esta gente de izquierdas siempre con sus secretismos. El programa no está mal, con algunas medidas concretas fácilmente implantables (adiós a los concejales liberados, plenos por las tardes)  aunque de calado relativo. Mi impresión es que es un programa muy parecido al del PSOE y que ambos coinciden en muchas cosas con los demás partidos de la oposición.

Una frase: “Es por ello que con la fundación de este nuevo partido, Ahora Decide, hemos querido dar una respuesta a los problemas de la gente (…)” No sé, pero intuyo que en esa frase falta algo de contexto. Cof, cof (gestora), cof, cof.

Una propuesta: “Propondremos que Ávila acoja un puerto seco de mercancías para la distribución y logística de mercancías a través del ferrocarril hacia el noroeste de la península.” 3000 empleos dicen que se crearán. ¡Póngame dos!

Patrimonio, turismo y cultura. Hay un párrafo que me gusta especialmente. “El turismo, por su idiosincrasia, requiere de un gasto público importante en cuanto el mantenimiento de limpieza, patrimonio y promoción que parte casi en exclusiva de las arcas municipales teniendo un retorno a través de impuestos bastante reducido en comparación con su gasto.” Si justo después hubiese una propuesta para atajar eso, habría aplaudido con las orejas. Como pasa con el resto, la descripción de las servidumbres de nuestro turismo es muy acertada, pero no hay propuestas para solucionarlo. En cultura, junto a la descentralización, proponen la celebración de una “Gran Semana Cultural” de la que concretan poco. Ninguna referencia en concreto al patrimonio.

Vox Ávila. Programa.

“Somos como tú” reza la primera página del programa. Repuestos del sustito, el programa de Vox recoge 100 medidas para conseguir “un Ávila con empleo y transparencia” ¿Un Ávila? ¿Un? Yo siempre he pensado que el nombre de la ciudad era femenino. ¿No os suena feo en masculino? Algo rudo incluso. El programa, sin fotos, va en verde y negro. Un verde muy parecido, por cierto, al de Ahora Decide. Todo confusión.

Una frase: “Un municipio para las personas, no para los políticos” Los políticos no son personas, son cyborg. O gnomos. O gamusinos. Pero personas no, eso seguro. A Agustín le pinchas un dedo y no le sale sangre, le sale una subvención.

Una propuesta: Voy a poner dos, que estoy generoso. “Eliminación zona azul”. Es también una propuesta, es verdad, pero es que hay pocas frases que no sean propuestas. Una curiosidad: el test de afinidad política abulense del otro día era un formulario de Google que registraba las respuestas de los participantes en una tabla de Excel. Muchos consideraron que el mayor problema de Ávila de entre las opciones posibles era la ORA. Nunca había pensado que provocase tanta inquina ¡Más incluso que el edificio de Moneo!

“Símbolos nacionales, en el Ayuntamiento de Ávila ondeará en lugar preferente y destacado la bandera nacional, conforme establece la Ley de banderas. De igual manera en todos los actos de relevancia municipal se terminará con el himno nacional, todo ello como señal de identidad y unidad con el resto de Municipios de España. Promoción para que la banda de alcalde sea con la bandera española.”

Grave problema que nos afecta a todos los abulenses, claro que sí.

Patrimonio, cultura, turismo: Mecenazgo y colaboración público-privada para la recuperación del patrimonio, ofrecer los edificios públicos -centros culturales y bibliotecas incluídos- en periodos de baja afluencia a empresarios y emprendedores, promoción del turismo “de todas las formas posibles”, promoción de los productos de Ávila, etc. Poca chicha, la verdad.

Ciudadanos Ávila. Programa

En el programa de Ciudadanos no sale Albert Rivera ¡pero tiene gráficos! ¡y mapas! Tengo que reconocer que esto, colocado estratégicamente en las primeras páginas, hizo que me leyese el resto del programa con otro espíritu. Un gráfico bien puesto da empaque. Antes de empezar esperaba encontrar un documento breve con algunas generalidades modernetas y no ha sido así. No es breve y además de algunas cosas de modernetas, que las hay, también tiene un popurrí de medidas, algunas buenas, otras regulares y otras ni tan buenas ni regulares. Además, hay propuestas que figuran también en otros programas y otras que podrían estar perfectamente en los documentos de otros partidos de izquierda, de derecha, de centro, de arriba y de abajo. Transversal lo llamarán algunos, ni carne ni pescado dirán otros, ¡abajo las ideologías! gritarán algunos. Me sorprende lo concreto que es la parte de medio ambiente.

Una frase: “C’s  velará porque  las  banderas  de  España  y  de  las  CCAA  ondeen  en  todos  los edificios públicos y en actos oficiales así como la bandera del municipio en los términos previstos en la Ley de Símbolos y Banderas”

Vox y Ciudadanos peleando el voto de Antonio Alcantara, director gerente de Estandartes y Banderas.

CFjgtVNWEAEX15M

Una propuesta: También voy a poner dos, se nota que estamos acabando y me estoy viniendo arriba “Implantación del servicio de chat con alcalde o concejal”. Esta es una de las moderneces que les decía. Vivir sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que chateo porque no chateo.

La otra propuesta que me ha llegado al corazón es esta: “Plan específico de resurgimiento de los olmos”. Los olmos son amor. Abajo los escarabajos del género Scolytus.

Patrimonio, cultura y turismo: Descentralización de la cultura, nuevas bibliotecas, miradores turísticos, asesores turísticos municipales, desarrollo del plan especial del Casco Histórico. Algo flojo, sobre todo en patrimonio. Nada de lo que pone me parece mal, pero aportan poco.


Leídos todos los programas, nos queda lo más difícil: decidir nuestro voto. Piensen en su ciudad, en sus vecinos, en ustedes y en sus familiares. Y piensen también, ya que estamos, en aquellos que no podemos votar en Ávila.

Acierten, por favor.

A %d blogueros les gusta esto: