La convención del PP y las europeas

Se acercan la primavera y las elecciones europeas, el tiempo de las flores, las alergias, los primeros hombros al aire y los mítines con jubilados de bocata y refresco. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana, el PP regional se reunió en un pueblecito de Palencia para darse ánimos, preguntarse por las familias y prepararse de cara a las próximas europeas. A mi no me invitan a estas cosas, supongo que porque tienen los canapés contados, pero según la prensa, de la convención salieron todos convencidos de tres cosas: la recuperación es un hecho -a pesar de Zapatero-, Europa es importante -a pesar de Zapatero y de los Zapateros de otros países- y el objetivo del PP es ganar las elecciones -gracias a Zapatero. Este último punto, a juzgar por los discursos escuchados, es el verdaderamente importante. No descarto que discutiesen de otras cosas en privado, como del relevo de Herrera, de lo verdes que están los campos o de los topillos; pero el mensaje central fue que había que ganar las elecciones.

Esta sinceridad es de agradecer porque luego acudimos a las urnas ilusionados buscando propuestas y programas y nos llevamos una decepción. Hay que ganar y luego ya veremos qué hacemos allí en Bruselas rodeados de extranjeros. De todas formas, no creo que nadie esperase otra cosa del PP regional. Si yo estuviera en su situación haría exactamente lo mismo o algo muy parecido. Quizá con otros colores y otra fanfarria, y con menos polos de esos de las banderitas de España y menos laca, que uno tiene conciencia ecológica y miedo a lo rápido que se tienen que propagar los incendios de cabellera en cabellera. Tal vez pusiese también una zona VIP para los colegas y un saloncito con un par de videoconsolas para amenizar la fiestuqui, pero en general el resultado sería muy parecido, como mucho un poco más aburrido.

Hay que comprender al PP regional. Tras más de dos décadas de poder sin oposición, para ellos las elecciones -municipales, europeas o miss universo- son un mero trámite. El PP de nuestra comunidad birregional y conjuntiva vive en una continua y placentera siesta, una de esas de pijama y orinal, de la que solo se despierta para celebrar victorias y dar la vuelta a la almohada porque el charquito de salivilla que se le estaba formando bajo el moflete le empieza a incomodar. En Castilla y León, el PP no necesita amañar las elecciones como en Castilla-La Mancha para ganarlas sin despeinarse. Méritos propios -el PP regional es una representación fidedigna del conservadurismo tradicionalista de muchos de nuestros paisanos, lo cual es muy loable porque de eso se trata esto de la política- y deméritos de los contrarios, claro.

El PSOE de la región está como está, IU es lo que es, UPyD no termina de crecer fuera de determinadas ciudades y de los nuevos actores el que más puede preocupar al PP es Vox, pero seguramente ladre más que muerda y arañe pocos votos. De todo este, por desgracia, trámite electoral europeo, lo más interesante puede ser ver el reparto de votos en Ávila capital y lo que de ese reparto podamos inferir, con todas las cautelas que ustedes quieran, de cara a las municipales. ¿Perderá el PP votos suficientes como para ver peligrar su mayoría absoluta en las próximas municipales? ¿Se acercará UPyD? ¿En qué puesto quedará el PSOE? ¿Cuántos votos rascarán los pequeños? ¿Volveré a perder la porra electoral del blog?

Yo diría que sí, también, cuarto y pocos, pero como la respuesta a la última pregunta también es un sí, no deberían fiarse mucho de mis predicciones.

L4P: Objetivo 2015

L4P2015

“Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde” Sir Francis Bacon

Vivimos tiempos aciagos, lúgubres y oscuros. La pertinaz crisis, como la sequía, ha cercenado el presente, el futuro, las ilusiones y los planes de millones de personas. Cada vez más gente tiene como único objetivo sobrevivir, aguantar, llegar a fin de mes. Puede que la macroeconomía mejore, que la prima de riesgo se modere y que los número de las grandes empresas mejoren, pero a pie de calle, la economía real, anémica, sigue boqueando desesperada buscando oxigeno. Los parados se siguen contando por millones, las empresas siguen cerrando y el túnel parece no tener fin. No es necesario que llegado este punto les recordemos las dramáticas cifras que nos azotan desde los medios de comunicación, ni que les relatemos dramas que seguramente vivan ustedes en persona, entre su familia, sus amigos o en sus entornos más cercanos.

Pero la crisis no es solo económica, nos engañaríamos si así pensásemos. Sufrimos una crisis económica, sí, pero también una crisis política y social que no va a desaparecer aunque se cree tímidamente empleo y se maquillen las cifras del INEM; una crisis que no se va a solucionar esperando sentados a que deje de llover. Como el dinosaurio de Monterroso, todos estos problemas seguirán ahí cuando despertemos. La corrupción pronto exigirá un espacio en los telediarios dedicado en exclusiva a la crónica judicial. La descomposición de partidos y sindicatos es solo la parte más visible, la punta del iceberg, de unas estructuras -políticas y económicas, pero también sociales- agrietadas y carcomidas, sustentadas durante años por una burbuja tan irreal como la fingida salud del sistema. La desconfianza del ciudadano hacia sus instituciones es un problema grave que también hay que afrontar. Y esta descripción se puede aplicar a nivel nacional, regional o local; Ávila no se escapa del lento eclipse de nuestro modelo de convivencia.

Ha llegado el momento de dar un paso adelante. No creemos en soluciones mágicas, ni en bálsamos de fierabrás. No se puede cambiar el mundo con un “Me gusta”, con un RT o firmando una petición de Change.org; hay que levantarse del sofá y salir a la calle. Este blog ha servido como plataforma de debate, como altavoz para nuestras quejas y nuestras propuestas, pero no nos podemos conformar con mirar el contador de visitas. Es necesario hacer política, política de verdad. Si queremos cambiar algo -nos conformamos de momento con esta ciudad- es necesario que nos remanguemos, que salgamos a la calle y que estemos dispuestos a ocupar los despachos desde los que se gobierna el mundo real. Esto no va de conseguir fologüers, el objetivo es conseguir votos, porque no hay herramienta más potente que esa para transformar la realidad.

Por todo esto, hemos decidido constituirnos como partido político y presentarnos a las elecciones municipales de 2015. Ya hemos comenzado los trámites administrativos necesarios y el siguiente paso es construir un programa político que presentar a la sociedad abulense antes de solicitar su apoyo en las urnas. Pretendemos desarrollar un proyecto global, pensado para toda la ciudad, en el que todos los abulenses puedan verse representados, pero consideramos que hay una parte de la sociedad abulense que se está viendo afectada especialmente por la crisis, por el modelo de ciudad diseñado por nuestros regidores y por el modelo de representación política tradicional: los jóvenes. A ellos -a nosotros, pues también somos jóvenes- va especialmente dirigida nuestra propuesta.

Todas las encuestas reflejan que el interés de los jóvenes por la política es bajo y que un alto porcentaje de ellos no votan. Nuestro primer objetivo, por lo tanto, debe ser convencer a los jóvenes de que la única forma de que nuestras necesidades y preocupaciones sean tenidas en cuenta es organizándonos, movilizándonos y votando. Si no hacemos política, la harán otros por nosotros. Y no, una biodanza no es política.

No pretendemos saltar al vacío, por lo que contamos con todos vosotros, con vuestras ideas e iniciativas, y ya hemos comenzado a sondear la opinión de diversos colectivos. Estos primeros contactos nos han permitido perfilar algunos aspectos de nuestra propuesta y planificar algunos de nuestro primeros pasos. Este es un proyecto en construcción y por eso lo anunciamos con tiempo, para poder construirlo juntos.

Creemos que el cambio es posible, pero somos conscientes de nuestras fuerzas y de lo difícil de nuestra empresa. También lo somos de que si no actuamos con inteligencia podemos convertirnos en un freno al cambio que pretendemos conseguir. La aritmética electoral puede hacer que los votos que recibamos sirvan para apuntalar al partido en el poder a pesar de la presumible sangría de votos que sufrirá en los próximos comicios. Por eso, nuestra campaña va a estar muy centrada en movilizar el voto que hasta ahora no se sentía representado por ningún partido. Sin renunciar a ellos, no queremos restar votos a ningún partido de oposición sino sumar votos al cambio. Queremos el voto de aquellos que no suelen acudir a las urnas, ser su voz, sus representantes, sus intermediarios en las instituciones.

En las pasadas elecciones municipales solo acudieron a las urnas el 66% de los abulenses con derecho al voto. 15000 abulenses, muchos de ellos menores de 35 años, se quedaron en sus casas. Ahí está el hueco. Nuestro objetivo es conseguir que 3000 de esos ciudadanos confíen en nosotros. Pueden parecer muchos, pero solo son una parte minúscula de los abulenses que tienen que estudiar o trabajar fuera de la ciudad, de los que se sienten excluidos por los de siempre, de los que saben que su futuro no está en Ávila, de los que se sienten expulsados de la ciudad donde nacieron y donde les gustaría seguir viviendo. Ávila no puede seguir siendo una ciudad de cartón-piedra que solo palpita tres días al año.

Queremos ser una fuerza decisiva en un momento decisivo, un momento que se augura de cambio político, de alternativa. Queremos abrir las ventanas del Ayuntamiento y que el viento que viene limpio de la sierra recorra hasta el último rincón de nuestra vetusta ciudad. Creemos que podemos lograrlo. ¿Nos acompañas?

PS1.- En las próximas semanas habilitaremos un espacio en el blog dedicado en exclusiva a este proyecto con información, enlaces, zona de descargas, etc. También habilitaremos un espacio para colaborar con el proyecto. Pretendemos realizar una campaña muy personal, inspirada en el modelo desarrollado por el Partido Demócrata, y necesitaremos “agentes electorales”. Tenemos pensado realizar un importante esfuerzo con las comunidades abulenses residentes fuera de nuestra ciudad. Si eras un “abulense exiliado”, te necesitamos especialmente.

PS2.- Por Ley, estamos obligados a que nuestras listas electorales sean paritarias. Si eres mujer y estás dispuesta a ser parte fundamental de nuestro proyecto, en breve te diremos cómo colaborar.

___________________________

*

¡28 de Diciembre fun-fun-fun!

Esta entrada – junto con el gancho del relato – fue nuestra tradicional entrada conmemorativa de los Santos Inocentes. De momento no damos el salto a la política, aunque aceptamos propuestas y aguinaldos.

Felices fiestas para todos.

El AyunPPamiento

Uno de los mantras de nuestra democracia es que la alternancia en el poder -un ratito tú, otro ratito yo- es una de las bases del sistema. Normalmente, el encargado de velar por la salud de nuestras libertades es el partido que lleva muchos años en la oposición ya que, con tanto lío y tanto papel, el partido en el poder nunca se acuerda de estas cosas. Es habitual que los papeles se tornen y que el partido que clama por la alternancia se olvide de ella donde gobierna, mientras que el que mira para otro lado aquí la reclame a pocos kilómetros cuando son las nalgas de otros las que no alternan. Por ponerles algunos ejemplos, para el PP la alternancia es vital en Andalucía, pero no en Castilla y León o en Ávila; mientras que para el PSOE, la alternancia es fundamental en Murcia o en Madrid, pero no en Andalucía. Siento repetir el ejemplo andaluz, pero las cosas están como están para Ferraz y sus franquicias.

Personalmente, no tengo en especial estima a la Bendita Alternancia, hija póstuma de la Santa Transición, de la misma forma que no me gustan las limitaciones por ley de los mandatos, otro de los tópicos más manidos cuando se habla de renovar las democracia y salvar la civilización occidental, que tendría, aventuro, la misma efectividad que poner una pata de conejo dentro de cada urna durante los procesos electorales. Es cierto que la permanencia durante mucho tiempo en el poder de un partido o persona puede tener sus inconvenientes -redes clientelares, administraciones colonizadas por miembros del partido, órganos que se controlan desde las sedes de estos y no desde las instituciones, el uso de los resortes de la administración al servicio de los partidos, etc.-, pero estos no están tan relacionados con la variable tiempo -no es algo que suceda a los X años de llegar tal persona o partido al sillón- como con la peculiar forma que tienen muchos de entender el servicio público y con el mal funcionamiento de las instituciones, de los organismo de control y de las cabezas de muchos votantes.

Los ejemplos más paradigmáticos de estas simbiosis por su simbolismo e importancia son las administraciones autonómicas de Euskadi y Cataluña, en manos durante lustros de sus respectivos partidos nacionalistas. ¿Dónde acababa el partido y dónde empezaba la administración? ¿Existía esa frontera? La salida de Ajuria Enea y del Palau de la Generalitat de CiU y del PNV, y la llegada en ambos casos de ejecutivos socialistas, demostró lo que hasta ese momento parecía impensable: que el mundo no se acababa con esas administraciones en otras manos. Euskadi siguió siendo Euskadi sin el PNV, con sus aurreskus y sus txapelas, y lo mismo sucedió en Cataluña sin CiU, donde los castellets se seguían levantando exactamente igual que antes.

En Ávila, el PP lleva gobernando la ciudad desde los tiempos de Prisciliano. Podemos dudar de lo sucedido desde la caída del reino visigodo hasta la reconquista- Rodrigo era socialista y así le fue-, pero está meridianamente claro que Raimundo de Borgoña era del PP y que en un principio la catedral se pensó como sede local del Partido. Dejando a un lado la existencia de redes clientelares o la colonización de la administración por miembros del partido ¿ustedes pueden delimitar claramente donde empieza el Ayuntamiento y donde acaba el PP? ¿Pueden diferenciar cuando el Alcalde o cualquiera de los concejales habla como representante de todos los abulenses y cuando lo hace como miembro del PP?

En nuestra ciudad, el Ayuntamiento parece solo una extensión más del PP, una subsede secundaria del partido. Los objetivos de la administración son los mismos que los del partido, los amigos del partido son los amigos del Ayuntamiento y los enemigos del partido son los enemigos de la administración y por ende, de la ciudad. De la misma forma que votar al PNV en Euskadi era lo normal porque ellos eran el país, en Ávila la ciudad es el PP, o eso parecen creer las personas que ocupan el Ayuntamiento. Lo demuestran en declaraciones y actuaciones en las que no parecen diferenciar los intereses de su partido de los intereses de la ciudad, usando a esta como un medio para lograr los fines de su organización.

Es tan solo una anécdota, pero echen un ojo a la comunicación institucional del PP y del Ayuntamiento en las redes sociales. Es la cuenta del partido la que publicita la mayor parte de las actividades organizadas desde el Ayuntamiento, la que informa de las calles cortadas durante las nevadas o por obras y de los viajes institucionales de nuestros cargos públicos. ¿No debería ser el Ayuntamiento quien informase de esas cosas?

En Ávila, el PP no solo lleva siglos ocupando todos los sillones, también los ha devorado. El Ayuntamiento no es el PP, aunque pueda parecerlo, y la ciudad no se vendrá abajo el día que este pierda las elecciones, cosa que tarde o temprano, si Santa Alternancia quiere, sucederá. Oremus.

Hasta en la sopa

Yo de pequeño no era hiperactivo, ni excesivamente molesto, o al menos eso quiero recordar. La memoria es más un diario parcial de la realidad, intuida esta tras dos docenas de capas de cristales de colores, que un registro fiel de los hechos con pruebas periciales, reconstrucción forense y Grissom y House cojeando juntos camino de un prostíbulo. Me recuerdo más bien hipoactivo, si es que esta palabra existe -como lo sigo siendo no me he molestado en mirar si el término figura en algún lado o estoy a tiempo de solicitar la patente-, un chaval majete, de mirada cautivadora, leyendo cómics de Mortadelo y Filemón sentado en un sofá. El hijo, nieto, sobrino, novio, vecino, hermano que todos ustedes han querido siempre tener. No sé en qué momento se torció la cosa y terminé escribiendo por aquí en compañía de cuatro impresentables -tres escribidores de tres al cuarto y un pintamonas aficionado al Paint- pero sobre ese particular ya indagaremos otro día.

Hipoactivo era e hipoactivo sigo siendo, es muy difícil que un hombre cambie cumplidos los seis años. Un tipo tranquilo, pausado, poco dado a aspavientos. De la meseta. Por eso en las últimas semanas me produce tanto agobio y fatiga acercarme a la actualidad abulense. Un fuerte dolor en el pecho que solo se atenúa tirándome en el sofá, tapándome con una mantita y recitando con los ojos cerrados frases inconexas de Punset y Coelho. Abres el Diario y te encuentras a miembros del equipo de gobierno en todas las páginas, haciendo toda clase de cosas en toda clase de lugares. Un concejal por aquí, otro por allá, uno más en esta esquinita, el Alcalde en portada, en contraportada -menos mal que el Diario no es el As- y páginas interiores. Lo mismo pasa en los digitales: Tribuna de Ávila parece en ocasiones el Facebook del Alcalde -el otro día en portada había cinco fotos suyas- y ÁvilaRed, aunque de forma más comedida, no puede evitar seguir la actualidad del consistorio convirtiéndose en una agenda gráfica de las cosas notorias que hacen nuestros concejales. Y encima parece que la ciudad se les ha quedado pequeña. No contentos con inaugurar jornadas, presentar árboles con chupetes, visitar a los bomberos, besar niños y abrazar abuelos; nuestros concejales más viajeros, apóstoles de la abulensidad, recorren el mundo llevando con ellos la buena nueva amurallada. “Id e internacionalizaos”, les dijo Alicia García desde una colina a las afueras de Valladolid. Incluso se les ha visto sonreir -un buen concejal siempre sonrie, llueva, truene o se le explote la almorrana- en foros donde se crítica toda su política urbanística hecha o por hacer. Y también están en Twitter, donde me dan los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches; me recuerdan qué día de la semana es, lo maravillosa que es la vida y lo atareados que están velando por nosotros mientras dormimos y hacemos nuestras cosas.

Están en todos lados, everywhere en definitiva, y se expanden rápido. Tanto es así que temo que cualquier día al levantarme me encuentre a un concejal haciéndome el café o, peor aún, lo halle al abrir la nevera sentado sobre el cajón de las verduras, en el lugar otrora reservado a las cervezas, tendiéndome el cartón de leche desnatada con una sonrisa en la cara, un gorrito de lana y unas orejeras de algún personaje Disney.

Bien puede ser que haya sido así siempre y que sea mi hipoactividad, y no su hiperactividad, la que se recrudece. Pero también puede ser que a medida que se acercan las urnas -las europeas están a la vuelta de la esquina y ya se otean, como pendones tras las colinas, los cartelones de las municipales- al equipo de gobierno le hayan entrado las prisas por demostrar su buen hacer, o al menos su hacer, espoleados por hipotéticas encuestas poco favorables, ocupando todo el espacio público y mediático del que son capaces.

Un bombardeo por saturación en toda regla que me tiene, como ya les dije, extenuado y al borde de la baja por impresión. Menos mal, alabados sean Rubalcaba y Susana Díaz, que los socialistas se lo toman todo con más calma, desde el trabajo de oposición a la búsqueda de propuestas, pasando por aquello de las primarias y la renovación. Ferraz y su franquicia de la Travesía de San Bernardo parecen buenos lugares para refugiarme con mi mantita. Que me despierten cuando hayan vuelto.

PS.- Al final he buscado lo de la hipoactividad. El diccionario de la RAE no lo recoge, pero si rebuscan en internet pueden encontrar cosas interesantes: niños aburridos, siempre cansados, sin interés por nada, vagos… ¿Y si el mal de España fuese una epidemia de hipoactividad? ¿Será Rajoy hipoactivo como yo?

El espectro político

Es posible que usted, que asomaba la patita en la foto de la tortilla y se pirraba por los pantalones de pana…de repente un día se haya descubierto a sí mismo enganchando a una tertulia de 13 TV y dando la razón a Hermann Tertsch…que al fin y al cabo fue de El País. O, por el contrario y harto de bigotes y gurtel, haya dejado atrás el JuanVicentePresidente y se haya pasado a la simpática bicefalia de Villarrubia y López. Hay gente de todos los colores.

¿Eres de izquierdas o eres de derechas? Hay gente que se levanta de una cosa y se acuesta de la otra, pero por lo general la ideología suele estar bastante definida. Lo que sí es verdad es que puede haber trampa en el estereotipo: ¿Si eres de derechas tienes que ser monárquico, conservador y católico y si eres de izquierdas un republicano, moderno, cool y guay o directamente un quemaiglesias?

Pues un poco de verdad en todo ello hay, el estereotipo no sale de la nada, pero no parece muy ajustado si usamos una lupa más seria. El CIS – por ejemplo – te pregunta dónde te colocas de 1 a 10 entre derecha e izquierda. No debería ser algo tan fácil, pero alguna herramienta hay que usar para ubicar al ciudadano/votante/electorado. Y la gente suele ser de media una cosa así como de centro izquierda pero que a veces vota al PP. Eso hasta que Rosa Díez sucedió a Rosa Díez y abrió una nueva esperanza sin aguirre.

El caso es que existen test políticos que abren más aristas a la ecuación. Es el caso del Diagrama de Nolan o el Gráfico de Pournelle, de los que si pinchan obtendrán mayores referencias.  De hecho pueden poner en comentarios – si quieren – sus resultados. Aunque como en todos los test…las preguntas sean un poco tramposillas.

Test de Nolan - Test de la Brújula Política

(Instagram: drepazos)

(Instagram: drepazos)

Hecha la introducción, voy a la segunda parte de mi artículo. España, ahora mismo, está cambiando electoralmente. Cualquier encuesta refleja que está habiendo movimientos en las urnas. Aquí alguno me dirá “El voto no es de ninguno”. Ya, eso está claro. Pero lo cierto es que tradicionales votos que han recabado Psoe y PP se están moviendo a otras partes en dicho espectro político.

“El Psoe es el partido que más se parece a España”, creo que es una frase que dijo Zapatero en su día.  Y es cierto que durante su mandato expandió su espectro político. Su apuesta pasó por coquetear con el votante más de izquierdas, el regionalista, decir una cosa aquí y otra allí… El problema es que el Psoe también ha generado efectos sobre la propia España, como su indefinición en Cataluña, los juegos de poder, pactos diversos. Digo el Psoe de Zapatero como gran ejemplo de todo esto, aunque es algo a lo que juega hasta Coalición Canaria: ocupar espectro político y sobre todo ocupar sillones de poder.

Y llegados a la gran crisis, ante el desencanto con los grandes partidos, es lógico que los nuevos emergentes busquen esa centralidad que se refleja en los test y encuestas. ¡Vótame a mí que soy el que más me parezco a lo centradico! Por eso algunos evitan definirse de izquierdas o derechas y hablan de la transversalidad… aunque lo cierto es que algo son o algo tendrán que ser dentro de esas escalas de derecha a izquierda o el rombo de Nolan y Pournelle. ¿Izquierda liberal, derecha buenrollito, anarcocapitalismo, agente de Shield? Dibujen las mencionadas aristas. En Cataluña, donde el debate se centra en España sí – España no… Ciudadanos rasca de izquierda y derecha. Pero… ¿qué opinan de economía, sociedad, religión? Si alguno lee el programa, puede que se lleve una sorpresa. O tal vez, simplemente, lo vea como un mal menor porque lo importante es parar la independencia. Cada uno tiene sus propias preferencias y ahí entra en juego también el debate nacional.

A lo que voy es a hacer un llamamiento a la importancia del programa. Al cumplir los diecimuchos, un buen amigo me ayudo a la hora de decidir a quién votar: “Léete los programas”, me dijo. Otra cosa es que luego lo cumplan o no, pero que sepas cuáles son sus ideas de máximos. Para tu ciudad. Para tu comunidad autónoma. Para tu país y para Europa. Y cada pregunta tiene su propia respuesta. Hay que fijarse más en los detalles de lo que proponen unos y otros.

Y con ello de nuevo la gran pregunta ¿Qué queremos de aquí a diez años? ¿Qué viejos o nuevos líderes pueden ayudarnos para ir a buen puerto?

¿Es mejor la Rosa Díez conocida que el Albert Rivera por conocer? ¿Son todos iguales? ¿Es preferible la astucia de poder de Rubalcaba o el tancredismo Marianil? ¿Esperanza o Patxi López? ¿Qué somos y qué queremos ser?

Se avecinan años de cambios políticos interesantes. O tal vez no.  ¡Viva España y Portugal!

Despertares, confusiones y “pegeouses”

Como ustedes seguramente ya saben -tener un blog es malísimo para la intimidad- soy de despertar lento, como las versiones antiguas de Windows. Desde que suena el despertador hasta que estoy medianamente operativo puede pasar perfectamente media hora. Los diez primeros minutos son especialmente críticos, con las funciones cerebrales en servicios mínimos y los reflejos maniatados por piquetes de neuronas sindicalistas. Tanto es así que mi pareja, como medida de seguridad pública, me tiene prohibido acercarme a cualquier cosa peligrosa durante ese rato: nada de tocar cosas con filo, aparatos de cocina en apariencia inofensivos o la tarjeta de crédito. También me mantiene alejado de las principales tareas relacionadas con la elaboración del desayuno para evitar sucesos cataclísmicos: microondas inundados de café, este mismo líquido en tazas pero regado con sal o tostadas untadas por ambas caras.

En ese rato en que no soy persona y apenas soy ser vivo, me ha sucedido esta mañana un hecho, como diría Mariano, verdaderamente notable: durante un rato he estado de acuerdo con el Alcalde. Acaba de dejar sobre el plato media tostada con mermelada de ciruela y, mientras me chupaba los dedos para eliminar los restos de la azucarada sustancia, ojeaba por encima la prensa local con la misma atención y retentiva que extiendo al pasear por la zona de ropa infantil de un Zara. Sucesos, un conductor sin carnet, lobos, algún incendio, unas fiestas en un pueblo, el expolio del Corneja, las reales prótesis de las reales caderas… Leía solo los titulares y solo entendía los más sencillos. Tras dar un nuevo mordisco a la tostada, un par de neuronas, supongo que animadas por el azúcar, se dieron cuenta de que en la parte de arriba de todos los medios locales se repetía la misma noticia: algo relacionado con un juez, unas siglas, un Alcalde enfadado y gente magenta contenta.

Al parecer -no me hagan mucho caso que todavía no estoy despierto del todo- el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado la aprobación de la sexta modificación del Plan General de Ordenación Urbana de nuestra ciudad tras un recurso presentado por UPyD (los nuevos jueves, siempre en medio) y la Federación de Empresario de la Construcción y Obras públicas de la provincia de Ávila. Llegados a este punto, extenuadas por el esfuerzo y tras despedirse de la familia y amigos, las dos neuronas responsables de entender semejante asunto se suicidaron y marcharon al cielo de las neuronas, siendo sustituidas por otras dos que pasaban por allí aún con el gorrito de dormir. La sentencia, recurrible, supone que no se reclasificarán, urbanizarán y construirán un millón de metros cuadrados (no sé a cuánto corresponde en camposdefútbol, lo siento) entre la ciudad y NaturÁvila. Unas cuatro mil viviendas y una zona comercial que son, al parecer, el resultado de un convenio entre el Ayuntamiento (¡guapos!) y un particular (¡guapo!) que permitió el crecimiento del CyLOG, el aparcamiento ese que tiene la Nissan junto a las vías del tren.

A mi todas estas cosas con siglas me confunden, y más a estas horas con el café aún caliente y los dedos pringosos de mermelada. Fruto de esa confusión y de los servicios mínimos neuronales, me encendí. ¡Quién es el Tribunal ese que osa frenar el desarrollo, crecimiento y cementización de la ciudad! ¿Qué pasa si queremos construir más casas? ¡Ese campo es nuestro y si queremos poner farolas las pondremos! ¡Malditos magentas protestones! A punto estuve, me retuvo el cable del portátil anudándose a mis tobillos, de salir a la terraza en pijama y ponerme a gritar ¡Modificación del PGOU, sí! ¡TSJCyL, no! mientras agitaba el puño con furia.

El Alcalde, leía a continuación, estaba de acuerdo conmigo. ¡Faltaba más! ¡A las barricadas! Anunciaba futuro recurso y daba en el clavo: el Tribunal no tiene ni idea y la sentencia provoca inseguridad jurídica. ¡Inseguridad jurídica! El Tribunal ese quiere convertirnos en Argentina, Venezuela o Bolivia. ¿Qué será lo siguiente? ¿Expropiar algún quiosco de pipas? ¿Convertir a las administraciones públicas en las principales empresas de la ciudad y la provincia? ¿Vestir todos con chándal?

Aún enfurecido, me di una ducha y en albornoz me puse a escribir una encendida defensa del Alcalde, el progreso, el ladrillo y las aceras a ninguna parte; pero con la cabeza algo más despejada me costaba mantener el nivel de excitación anterior. Las dudas empezaron a asaltarme como inspectores fiscales. Igual el Tribunal tenía algo de razón. Igual UPyD y esos otros señores a los que no conozco no estaban tan equivocados. Venga, segunda lectura.

En primer lugar, el Tribunal no entiende la urgencia y necesidad de la modificación. 4000 nuevas viviendas no parecen necesarias cuando quedan 10000 viviendas por ejecutar de las planeadas anteriormente y hay tropocientasmil viviendas vacías en la ciudad. Pues igual tiene algo de razón. Tampoco parece muy lógico pensar, como afirma el Ayuntamiento, que de aquí a 2018 van a llegar a la ciudad 10000 nuevos habitantes. Suerte si no se van en cifras similares. Y, ya puestos, resulta difícil defender que ese brazo urbano que se extendería hasta Naturávila (o hasta el infinito, si le place al que diseña el plano) contribuye a crear la ciudad compacta de la que habla la normativa vigente.

Mierda, pensé, ¿y qué hago yo ahora con las 3000 camisetas que he mandado imprimir para apoyar al Alcalde en su lucha a brazo partido contra el Tribunal? ¿Me devolverán la fianza por el alquiler de los autobuses que pensaba fletar para acompañar al Ayuntamiento al presentar el recurso? ¿Podré sacar del buzón la carta con insultos y amenazas que he enviado a UPyD?

No sé si como dice el PP, en el caso de que gobernase IU (se refiere a IU pero valdría cualquier otro, en el Ayuntamiento son del “o nosotros, o el caos”) nos veríamos obligados a vender la muralla. Lo que parece difícilmente refutable es que la gestión del PP en los últimos años se ha basado en reclasificar el presente de la ciudad y los campos que la circundan y en hipotecar el futuro de los abulenses a golpe de proyectos de escaso interés ciudadano, mínima viabilidad y, a juzgar por la sentencia del TSJCyL, dudosa legalidad.

Ya lo ven, pasé de estar de acuerdo con el Alcalde a estar de acuerdo con UPyD. Debo tener fiebre; me vuelvo a la cama.

Al respecto de la encuesta

Se lo decía al bueno de Pablo vía whatsapp al respecto de su corta entrada del viernes: “Has sido breve pero oportuno”.

Pablo tiene esas cosas. Es un experto microjusticiero ya sea en sus artículos, comentarios, historias, canguingos o patas de peces. Hablaba Pablo de que llevamos años en Ávila escuchando las mismas historias, teniendo los mismos anhelos, discusiones, piedrecitas en el camino y pedruscos en el telediario. Y por ello – añado yo – la desafección hacia lo político es cada vez mayor. Tampoco hay circo (fiestas o algo así) que llevarse a la boca pues ni eso se nos procura con cierto esmero. El bostezo amenaza la mañana, tarde y noche. Lo mismo nos surge otro místico, Alberto mismamente (si viera finalmente, ay, la luz).

Y es entonces cuando revisito nuestra encuesta de la semana pasada. Les invito a hacerlo y a comentarlo en este post.

Lo primero que pienso es que evidentemente los datos están sesgados, no son representativos de una realidad. Hay que ser conscientes de que a nuestros lectores también se les #theplummer y las votaciones no representan lo que arrojaría una encuesta verdaderamente ajustada, están escoradas en perjuicio fundamentalmente del Partido Popular. O eso se puede presuponer, ya que nuestros lectores son críticos, más incluso que nosotros (aprobamos a 5 políticos, los lectores a ninguno).

Tengo que hacer en este punto mención al comentario de Iñaki que nos coloca magentas, que era la etiqueta que como colectivo nos faltaba por recibir. Está bien que sea así porque los verdes nos ven magentas, los magentas nos ven rojos, los rojos nos ven como el enemigo o sospechosos de azules y los azules nos ven indiscutiblemente – y bien pagados por Rubalcaba – rojos.

Teniendo en cuenta que el aprobado era un 3… que demos los 5 palos (también votó nuestro viñetero) un 2´4 a UPyD, 2’2 a IU, 1´8 al PP y 1´4 al PSOE…la etiqueta que nos coloca es la de ser cinco tíos cada uno de su padre y de su madre que escriben o dibujan de lo que les parece.

Lo cierto es que estoy seguro de que los resultados serían muy distintos si la encuesta en vez de municipal hubiera sido autonómica o nacional. Cada uno votaría sus filias y fobias, nosotros y los lectores, sin zorras ni gallinas. Nunca pretendimos ser un  “bastión crítico” ni seguimos consignas ni lo nuestro es unidireccional, lamento decepcionar una vez más al espectro multicolor.

Lo municipal, decía, es otra batalla. En todo caso, y hablando de microjusticieros, lo primero que me vino a la mente tras ver los resultados – y leer los comentarios – fue esta viñeta de Nieto…

524260_329932687063722_1612763825_n

Decía que aumenta la desafección política, y en Ávila muchas veces ha estado presente la frase “pero aquí nunca cambiará nada”. Creo que esa puede ser la diferencia para las próximas elecciones. Está llegando a el extremo – o eso espero – lo que el otro día llamé “El estado indecente” y creo que los resultados pueden ser sorprendentes. Incluso más de lo que en su día comentamos por aquí.

Vayamos a letras pequeñas y les invito a que en comentarios nos dejen también las suyas.

Es normal que haya un gran castigo al partido en el poder, pero para mí queda claro que si el PP presentara de nuevo a García Nieto tendría opciones de sacar un gran resultado. Descontando a la concejal Sánchez Reyes, a la que para nada veo de cabeza de cartel, el alcalde saca la mejor nota popular. Tiene el desgaste de la crisis pero el reconocimiento de que conoce la ciudad, se la ha pateado, ha hecho cosas. Acertadas o desacertadas, pero poniendo la cara.

Manuel Vicente, alejado de actuaciones de oposición que hemos visto en otras legislaturas, repletas de titulares o tomasblancadas, es consciente creo de que podría ser alcaldable. Y por eso pienso que no está arriesgando, dejando que el tiempo levante la nave. Pero esa actitud le coloca por detrás en valoración. Le falta empatía o cercanía, en mi opinión. En eso García Nieto ha sabido estrechar más manos, pringarse en el buen sentido. Y a la hora final de meter el voto…puede que la ciudadanía se piense el cambio, sobre todo con los medios de comunicación en contra, que lo estarán. O no estarán a favor, si lo prefieren.

Los datos del PSOE son sin embargo indiscutiblemente terribles. Pueden tener un desgaste como todo el partido a nivel nacional, pero han de ser conscientes de que el batacazo en Ávila lleva camino de ser enciclopédico. No me cabe duda de que una vez más se culpará al empedrado, al que pase por ahí o a Álberto por hacer la gráfica. Sería bueno para ellos que Yolanda Vázquez fuese inteligente en medio del huracán y los tiburones, porque tiene a su favor ser conocida y bien valorada. Que en el Psoe de Ávila, visto lo visto, es mucho.

También se destacaba…

“Por la cola, Carmen Jiménez (1,39), responsable de Empleo, Comercio, Consumo y Desarrollo Industrial; y Miguel Ángel Abad (1,46), concejal de Deportes y Tributos, digo Fiestas, cierran la clasificación.”

No creo que haya que hacer mucho más análisis. Abad ha tenido varias concejalías – y en particular yo le tengo por agradable y creo que competente – pero el declive de las fiestas es un horror y le pasa gran factura. En cuanto a la concejalía de empleo, comercio, consumo y desarrollo industrial…está claro que no es el mejor momento para estar al frente de la misma, fuera quien fuese.

Termino como empecé..

…”mejor nota entre los lectores para IU (2,22) y UPyD (2,08)”

Lo que destacaría de esta encuesta, con todas sus obvias limitaciones, es que hay un creciente porcentaje de abulenses que se están cansando y quieren nuevas caras o nuevos discursos. Y que empiezan a ver que eso puede ser posible. Seguramente los más rojos se están pasando definitivamente a IU y los menos rojos o revolucionarios a UPyD. Esta encuesta con más de un centenar de votos (117) da un retrato. Escorado pero analizable.

¿Nos cuentan algo al respecto?

Pd: Iñaki… estoy contigo en que Chamorro es un paradigma. No todo iban a ser desavenencias.

Todos sin beca: resultados de la I encuesta sobre política municipal

El último domingo de junio os propusimos, a modo de balance a mitad de legislatura, una encuesta sobre política municipal en la que valorar la actuación durante estos dos años de nuestros políticos y partidos. Aquí van, en exclusiva planetaria, los resultados.

¿Cómo de mal lo están haciendo nuestros políticos?

En primer lugar, os pedíamos que pusieseis nota (1- Muy mal; 5- Muy bien) a todos los concejales del Ayuntamiento, gobierno y oposición. 117 respuestas después, los resultados son los siguientes:

NotamediaNingún concejal logra aprobar (3), tampoco el alcalde. La mejor nota para María Sonsoles Sánchez-Reyes, teniente de alcalde de Educación, Cultura y Deportes; que se queda muy cerca del aprobado (2,99). Detrás de ella, la portavoz de IU Montse Barcenilla (2,47) y el concejal de UPyD Alvaro Aparicio (2,44) completan el “podium”. El alcalde obtiene la sexta “mejor nota” (lo pongo entre comillas porque en general todas las notas son horrorosas) con un 2,17. La portavoz del PSOE en el ayuntamiento, Yolanda Vázquez, obtiene un 2,37 -la mejor noticia para el PSOE local desde la primera visita de Felipe a la ciudad allá en los primeros 80- y el portavoz de UPyD, Manuel Vicente Pérez, se queda en octavo lugar con un 2,11.

Por la cola, Carmen Jiménez (1,39), responsable de Empleo, Comercio, Consumo y Desarrollo Industrial; y Miguel Ángel Abad (1,46), concejal de Deportes y Tributos, digo Fiestas, cierran la clasificación.

Las notas de Los4Palos.

Hemos comparado las votaciones de los lectores con las nuestras. Resultado: sois mucho más duros que nosotros.

NotamediacomparadaAlgunos titulares:

-Nosotros aprobamos a 5 políticos, los lectores a ninguno.

- Sánchez-Reyes y Barcenilla también son nuestras preferidas, pero les damos mejor nota que los lectores.

- Los lectores valoran mucho más a Sara Doval (IU) que los responsables del blog (2,26 vs. 1,25). La diferencia es bastante acusada. En nuestra votaciones tiene la segunda peor nota, solo por delante de Félix Olmedo (1,2 en nuestras votaciones), mientras que para los lectores es la quinta política más valorada, por delante del mismísimo alcalde.

- Alberto Plaza y Noelia Cuenca, los que más mejorarían en nuestras votaciones.

¿Conocemos a nuestros políticos?

Aunque pudiese parecer que no, el grado de conocimiento de los políticos locales es muy alto.

ConocimientoEl alcalde (98,3%), Alberto Plaza (97,4%) y Félix Olmedo (96,6%) ocupan los tres primeros puestos. Por detrás, las menos conocidas son María Asunción Escobar (UPyD) a la que solo conocen el 77,7% de los encuestados y Mª del Pino González, responsable de Administración, Relaciones con los Sindicatos y Atención al Ciudadano; conocida por el 76,9% de los participantes. Curioso que la concejal responsable de la atención a la ciudadanía sea la menos conocida por la ciudadanía.

El político más conocido en la oposición es la portavoz socialista (94,9%)

¿Y los partidos políticos?

Como era de esperar viendo las notas individuales, todos los partidos suspenden.

Notapartidos

Peor nota para el PSOE, que sigue feliz y decidido su camino hacia el abismo. Mejor nota entre los lectores para IU (2,22)  y para UPyD (2,4) entre los integrantes del blog.

Transparecia palera.

Como prometimos, compartimos el archivo con los datos en bruto generados por la encuesta. Os lo subimos en un bonito PDF como el Ayuntamiento… ¡Que no! Era broma. Aquí el archivo en .xls. Si tenéis algún problema al descargarlo* o queréis otro formato que os guste más, comentadlo y haremos lo posible (y lo imposible) por dar cumplida respuesta a vuestras peticiones.

*Al visualizarlo en la web no salen algunas respuestas, misterios del señor Google. Si queréis verlo bien, descargadlo.

Gracias a todos por participar, leer y comentar.

Actualización: Por petición popular, adjuntamos un archivo .xls con los resultados númericos de la encuesta. Igual que antes, si lo descargáis se ve mejor.

El estado indecente

Ha sido una mala mañana - la del domingo, mientras escribo – para abrir los periódicos en el desayuno. En “El Mundo”  Piter Yi se saca una carta en la que relata con todo lujo de detalles cómo se financiaba la élite del Partido Popular. Les dejo a su análisis creerse el tema o no, pero el caso es que el segundo periódico más potente del país tira de una manta que también empezó a sacudir el más leído, “El País” con aquellos papeles y la posterior e infame comparecencia del presidente de plasma.

Como tampoco lo de la jefatura del estado está para echar cohetes (o disparos al pie/elefantes) la cosa está de película, bromeaba con Alberto.

Pero luego ibas a la otra acera, la de los Eres, y lo que te encuentras tampoco es mucho mejor. La foto de la tortilla está empezando a salir cara, Rubalcaba no se va ni con agua ardiente, el PSC está a su bola, el PSCyL jugando al Cluedo… una cosa riquísima.

Y, claro, luego vienen los titulares que vienen:

“La crisis y la corrupción acentúan el hundimiento del bipartidismo”

Y ante esos datos, cada uno hace su análisis…

Contestaba a mi amiga que eso del parlamento plural me parece muy bien pero es que no veo qué alianzas pueden salir con lo que se prevé. Incierto futuro. La luz al final del túnel está fundidilla. Y luego está lo de la bandera gigante en mitad de una fiesta, la lista de los buenos catalanes… 

En fin. Me paso a la prensa deportiva y veo chanchullos de Messi y cuentas jodidas del Atleti–> “El Atlético de Madrid pagará 100 millones de euros en dos meses”

Que no tengo nada contra el Atleti, pero espero que sea verdad que Hacienda se está poniendo seria con Atletis, Zaragozas, Valencias… y que si incluso miraran a ver cuánto ha costado Neymar de verdad, pues les aplaudiría.

Dicen que el palco del Bernabéu es cada vez más un nido de víboras, un consejo de ministros paralelo. Pásense por ahí algunos inspectores también, si es menester. Que no sea por colores, no me vayan a llamar ustedes merengón, que lo soy, pero ante todo soy un contribuyente hasta los pichirindilis del estado indecente que nos desayunamos cada día.

Pues eso, que habrá que hacer algo. Leo “España contra sus jóvenes” en Politikon y vuelvo a mirar con preocupación la prensa.

Yo también ando fundido como para proponer soluciones, pero sí propongo una reflexión. Tenemos la falsa percepción a nivel general – creo – de que España es una balsa de aceite en un mundo en el que las cosas malas solo les pasan a los demás. Egipto, Grecia, Islandia, catástrofes sociales, naturales o catarsis varias…pasan en una pantalla, lejos de nosotros. De vez en cuando algún gran suceso nos quita del videojuego, de nuestra Matrix de piel de toro, pero enseguida volvemos a nuestros problemas internos, menores.

Y no, estamos ante una crisis muy seria. No ya solo económica, que a esa ya hemos despertado casi todos quien más y quien menos…sino de estructura de estado. De lo que somos y queremos ser. Y a lo mejor hay que dar una independencia por aquí, eliminar privilegios fiscales por allá y plantearnos un estado que trabaje para sus ciudadanos y no para sus élites.

Afortunadamente en la TV hay un poquito de pan y circo, y confío en poder ver a Botín en el garaje del equipo Ferrari. Les dejo, que empieza la vuelta de calentamiento.

Pd: No se pierdan mañana la encuesta que hemos elaborado,desde esta página. Los datos no son científicos pero muestran, claramente, que también en Ávila balsa de aceites entre los aceites va a haber sorpresas.

To crisis or not to crisis

Escuela_Verano_UCAV_LaRazon

Aunque con algo de retraso, no quería dejar de escribir algo sobre la Escuela de Verano de la UCAV y  La Razón. Voy a dejar a un lado a los políticos que por ahí desfilaron, sobre todo porque el discurso de unos y otros se diferenció muy poquito. La secuencia es la siguiente: Nos dejaron un país en la ruina –> Eso nos ha obligado a tomar una serie de medidas drásticas que no nos molan ni a nosotros mismos –> No nos quedaba otro remedio pero la cosa está mejorando –> Somos un país más serio que ayer pero más bromista que mañana –> Volveremos a obrar el milagro –> Y desaparecerá la “desafección política” (posiblemente la expresión más repetida por los señores ministros).

Me centraré en los periodistas, que, según el CIS, somos también muy queridos (¿Por qué “zeñó”? ¿Por qué?). Y también estamos en crisis, ¿o no? En la mesa redonda sobre la televisión se debatió sobre el asunto. Juan Pedro Valentín (Mediaset), Julio Somoano (TVE) y Gloria Lomana (Antena 3) hablaron sobre la profesión y casi coincidieron en mandar un mensaje de optimismo: la crisis es económica, pero la figura del periodista es más necesaria que nunca. Sólo escuché a la periodista de A3 hacer una breve referencia a la cantidad de compañeros de profesión que están en paro.

Quiero decir que escuchar que esta profesión está en un momento chachi-genial desde una sala de prensa, rodeado por un grupo de compañeros que trabajan más horas de las que puedan imaginar por menos de lo que ustedes lleguen a pensar, da pelín de rabia. Sobre todo porque los que estábamos en esa sala podemos sentirnos muy afortunados (repito, muy, muy afortunados) por poder currar en esto.

En una mesa redonda sobre periodismo se tiene que empezar con un minuto de silencio y hay que llevar brazalete negro. Se tiene que decir una y mil veces que hay miles de compañeros que han perdido su trabajo. Y que los que siguen están más explotados que nunca. Y que para que la figura del periodista sea necesaria tiene que haber buenos profesionales. Y que para ello tienen que estar valorados, con unos sueldos y horarios decentes. Y que hasta que eso no se consiga, hablar del crucial papel de los filtradores profesionales en la sociedad de la información es una patraña.

PD: Una cosa más antes de cerrar. Me pareció que muchos de los periodistas que participaron en las distintas mesas redondas mostraron cierto rechazo a las redes sociales, como si fueran el enemigo en la sombra. Sirva como ejemplo este titular: «Somos y seremos periodistas, no “tuiteros”». Como si una cosa y la otra fueran incompatibles.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: