Que no cunda el pánico…

Mucho lío el que se ha montado alrededor de la figura del Presidente de la Diputación, ¿no? En cierto modo es normal, es una situación a la que el Partido Popular no está acostumbrado. Grietas a nivel interno han tenido siempre, como en todo partido político que se precie, pero visibles al público no. Es más, ha parecido, durante muchos años, un partido sin fisuras donde nadie discrepaba de los máximos dirigentes y donde todos remaban siempre en la misma dirección a pesar de que muchos lo hicieran a regañadientes.

Todo cambió de forma grotescamente divertida el día 25 de junio. Ya sabéis lo que pasó. No voy a entrar en demasiados detalles en este tema. Cabrera Presidente por sorpresa, caras raras entre los asistentes, nerviosismo, “se lo voy a contar a los de Génova” y todo patas arriba en un momento en el que nadie se lo esperaba. Y ahí andaba la cosa. Antolín diciendo que se lo va a contar a Génova, Génova ya dijo en su día que él verá… El portavoz del PP diciendo que el Presidente de la Diputación no es de fiar intentando echarle un cable envenenado a Antolín Sanz y Sánchez Cabrera, Presidente de la Diputación, tranquilo como el que lleva 31 siendo mano.

Seamos serios. Mucha suspensión cautelar de militancia, mucho expediente, mucha investigación y muchos estatutos. Lo que queráis… Pero NO VA A PASAR NADA. Nada de nada. Bueno, sí, un rapapolvos a Cabrera para que parezca que han hecho algo. Una charla seria con él para que pida disculpas a su partido, un tirón de orejas más vergonzante para quien lo da que para quien lo recibe intentando transmitir la sensación de que desde Génova se controla la situación… Y ya. Se lo comen con patatas. El Presidente se queda. No hay más. Bueno, sí… El Presidente se queda y el señor Sanz se encontrará con medio pie fuera de la política y con él aquellos que quieran o intenten defenderle.

Si alguien se ha parado a escuchar el discurso de Jesús Manuel Sánchez Cabrera se dará cuenta de que tiene un tono diferente, a política actual, a otra forma de hacer las cosas. Se percatará de que, apenas una semana después de su investidura, ya había cerrado la mayoría de las fisuras que pudieran surgir dentro de su grupo político en la institución que preside. No hay que ser my listo para darse cuenta de que detrás de él hay mucha gente de su partido que le apoya en este estudiado y medido paso que ha dado. ¿Echarle del PP? Guerra en vísperas de unas elecciones, un lujo que el PP no puede permitirse en una provincia como Ávila. ¿Pedirle dimisión? Rechazada. Cabrera es el presidente de la Diputación Provincial de Ávila, va a serlo durante cuatro años pese a que haya a quien no le guste y de ahí no le pueden bajar si él no dimite. La otra opción pasa por una moción de censura y ahí ya metes en un fregado a la oposición que no tiene por qué colaborar.

Tenemos presidente y sus “jefes” lo saben. Tenemos presidente y si no quieren darse un tiro en el pie más vale que lo acepten. Tenemos un presidente a quien su partido no puede sancionar, un presidente que gusta a mucha gente dentro y fuera de sus filas. No va a pasar nada, que no cunda el pánico.

¡Queda inaugurado este pantano!

Estoy en ese punto complicado en el que me está costando bastante ponerme en marcha. Parece que fuera una historia paralela a la del Ayuntamiento de nuestra ciudad que parece que se haya tomado un pequeño respiro hasta ahora. Es lo que pasa con el exceso de partidos, que tardamos en ponerlo todo a punto y necesitamos ayuda de terceros para poder echar a rodar. En nuestro caso la ayuda de los poetas que tiraron del carro la semana pasada o del maquinista del tren que pudimos leer ayer, en el caso del consistorio tienen un socio “puntual” que les va a dar el empujón que necesitaban.

Ojo, no me parece mal, esta legislatura va a ser la legislatura de los apoyos puntuales. Un apoyo puntual para que el Ayuntamiento pueda funcionar, otro para que parezca que no te dejamos usar la Junta de Gobierno como si tuvieras mayoría absoluta y otro por si pierdes uno de los anteriores para que tengas alguno de repuesto… No serán los últimos, seguro. Parece que Rivas ha encontrado en Ciudadanos un buen punto de apoyo para mover su mundo y siempre será más fácil para él negociar con los naranjas que para todos los demás, naranjas incluidos, ponerse de acuerdo en algo. Ya nos dimos cuenta de eso con el desencanto y no será la firma de mínimos puntuales de ayer la última vez que se escenifique.

Ya lo decía yo hace unos días, están condenados a entenderse. De no hacerlo puede que la ciudad quede paralizada durante cuatro años y ese es un lujo que Ávila no se puede permitir. Lo malo es que este asunto de los apoyos puntuales puede que mueva a la ciudad en la misma dirección en la que se ha movido los últimos 20 años y esa dirección es la contraria hacia la que nos interesaría ir. Es la contraria porque esa ha sido la dirección del crecimiento del paro, del turismo como base económica de la ciudad y del cierre de las pocas fábricas y factorías que tenemos. Es el camino que lleva a Nissan camino de la desaparición, a Elgorriaga a hundirse en su deuda y al tribunal a condenar al Ayuntamiento por una modificación del PGOU, la sexta, que ha resultado no ser del todo legal. En fin… Un acuerdo por escrito que nos llegaba fotografiado vía Twitter, mención incluida, y que adjunto a continuación. Veintiún puntos  en los que el Partido Popular del Ayuntamiento de Ávila promete trabajar a cambio de un apoyo puntual en el pleno de hoy. ¿Demasiadas concesiones para comenzar un mandato o algo más detrás de estos tres folios que a continuación os dejamos y que se destapará en el pleno de dentro de un rato?

Nos enteraremos tarde o temprano, eso está claro. El caso es que ya estamos en marcha. Que hoy el pleno del Ayuntamiento da el pistoletazo de salida con todas la concejalías y todas sus cositas ya constituidas oficialmente y yo arranco de nuevo con estas líneas considerando ya tener el motor a punto para volver a dar guerra otra temporadita más.

Si más dilación, digo alto y claro. Arrancamos. ¡Queda inaugurado este pantano!

Antipathica principia

– Juro por el curriculum de Monedero y por ciertos poderes del estado que todo lo que contaré aquí será incierto –

Todo comenzó con el hallazgo de la tostada sagrada junto a la Iglesia de San Pedro. Un operario del servicio de gas rascaba con la paleta aquí y allá cuando se encontró con la sonriente efigie plastificada.

“Lo llevo siglos diciendo” –le dijo el esqueleto con grilletes- “Aquí en Ávila la gente siempre fue maja. Antipáticos os fuisteis haciendo después”.

Al oírlo Fausti, el jefe de obra, le pegó una voz:

“Pero qué dices, Euloooogio, que hablas solo. Anda tapa eso cuanto antes, que como vuelvan a ver el esqueleto nos sale caro el arreglo. No veas lo pesado que se pone el Alberto Martín del Pozo ése con el tema de las reliquias. Que se emociona y nos acaba dando un curso sobre Prisciliano”

Hallazgo arqueológico

Hallazgo arqueológico

Esta historia me confesaba Eulogio Pecino, palero y pitero, mientras me mostraba (foto adjunta) su hallazgo arqueológico.

“El caso es que me quedé con el nombre ése, el Del Pozo, y buscando por Google “Alberto Martín del Pozo Grilletes” encontré vuestro blog”

Una búsqueda que sin duda gustaría tanto a Guzmanes como a Podemos, le dije.  Pero política aparte, de inicio tuve que calmar sus ansias.

“Nah, sí, imposible lo de ver a Alberto. Efectivamente, Badajoz queda a trasmano. Yo también pienso que tendrían que poner esa ciudad más cerca. Yo indagaré -con su asesoramiento- por usted, no se preocupe”

Y es que Eulogio aseguraba que la voz le había hablado de verdad. La honestidad que transmitía, y los 50 euros que me metió en un sobre en B, me animaron a mover unas primeras piezas. Había que buscar eso de “Bread Stamper”, sin duda una pista del pasado para futuros detectives. Así lo había aprendido en mis lecturas de Alfred Hitchcock y Los 3 Investigadores, y era mi oportunidad de demostrarlo.

Acudí a la biblioteca pública a buscar bread y stamper. Mi intuición fue correcta. Ahí, por “Stamper”, encontré una obra en inglés (amarillenta y con algo de polvo) llamada “Hermes Trismegistus, the joyful of Abula. His victory over Ivan the Terrible and Teresa de Cepeda”

El autor, citando obras del medievo de C. Muñoz “Australis Gaudium” y Delpo A. “Risus revertum” desvelaba la gran verdad olvidada durante siglos entre rotonda y rotonda.  La traducción aproximada de su tesis decía…

“Ni la Católica olía mal ni Santa Teresa era fea. Sus arrugas, de haberlas, fueron de tanto reír. Ellas, como abulenses, eran parte de lo que entonces se llamaba “La Andalucía de Europa”, como así denominó Raimundo de Borgoña a la ciudad. Ya Jimena Blázquez logró sofocar a los moros contándoles chistes desde lo alto de la muralla”.

Tras esta revelación quedé pensativo. ¿Cómo fue entonces que llegó a nuestra ciudad la antipatía? El autor cita de nuevo una historia recogida por Delpo A. en su controvertida obra “Risus revertum”

“No queda claro si fue extramuros o intramuros, aunque todo apunta a que fue en la actual Plaza de Italia. En la iglesia se guardaban los carruajes. Un comerciante vallisoletano, nuevo en la ciudad, dejó a su corcel hacer sus necesidades caballunas en el lugar. Hete aquí que un abulense, risueño y confiado como eran por entonces, caminaba resuelto y decidido, sin mirar donde pisaba… ya que de todos era sabido que el abulense miraba siempre por el bien común y nunca dejaba a sus animales dejar sus caquitas (o cacotas) en la vía pública”

Alucinado estaba. Seguí leyendo:

“El abulense piso la caca, y el vallisoletano ni siquiera pidió perdón. Fue mala suerte para el viajero el que el de Abula fuera comerciante, de la Calle San Segundo… pues entró poco después a su local y pasó sin llamar, ni saludar, ni por supuesto disculparse. Es cuando se escuchó por primera vez esa frase -ahora maldita-, que las centurias han perpetuado:

‘¿Qué es lo que quiere?’

El pucelano, asustado por el tono, salió espantado. Esta historia corrió largamente como corre el Pisuerga camino del Duero, y quedó para siempre la leyenda de que el tendero abulense más que querer que compres busca echarte de su establecimiento. Y nada más incierto, ya que el abulense era de corazón puro… pero fue el vallisoletano y su boñiga el que provocó el entuerto”

Así que era cierto lo que dijo el esqueleto, le expliqué al señor Pecino, de nombre Eulogio. Por eso la tostada sagrada muestra una mujer sonriente, de mandíbula alegre. Una pista que dejó el bueno de Stamper para quien supiera seguir el rastro de esta historia. De hecho, otra leyenda resulta incierta a la luz de estas revelaciones. Resulta que Ávila no era tierra de cantos y santos, sino de risas y brisas.

Todo empezó a los pies de San Pedro. El Club de la Comedia nació en Ávila y toda la culpa es de Valladolid, de donde vino el frío, la niebla y la antipatía.

PD: El misterio de porqué entonces había un hombre con grilletes cerca de la tostada tendría también su explicación. Según consta en la obra de Stamper, siglos atrás se produjo un debate de latines entre los pujantes lazarillos C.Muñoz y Delpo A. El primero achacaba al segundo que habría sido mejor titular su obra “Risus captus”, por ser más “la conquista de la sonrisa” pero también poder leerse como “la sonrisa atrapada o conquistada”. 

Tras tres sorbos a un brebaje medieval, el segundo -por lo demás un conocido expoliador y pitero-  puso los grilletes al primero y le arrojó a una zanja.

Según Stamper, “Captus quedas, copón ya” fue la última frase que Muñoz de Colon y Oscopia escucharía en vida. 

Touchdown

“Cada vez que dices ‘antes’ te sale una cana más” me decía un amigo maño este fin de semana, y mucho me temo que con esta entrada me voy a financiar unos cuantos mechones.

Fue poco después de que esa persona, a la que tenía por respetable, me dejara de mirar en una conversación para consultar su Twitter. En lo del pajarito está ya hasta Guillermo, menos mal que Illo aguanta el fuerte. Fue terrible aquello, él antes molaba. Mi amigo maño, digo. Era de esos que primero no quiso el móvil, luego pasaba totalmente del Facebook, no quiso ponerse Whatsapp y etc. Un later adopter, o como se llame a la gente decente, a la gente de antes. Lo digo yo, que soy un early cagaprisas tecnológico, que miro el Twitter cuando la gente me habla desde hace años y sólo cuando me devuelven el golpe me doy cuenta de lo tontuno que soy.

El caso es que, mientras jugueteo con el muffin y el coffee, me he metido en tuiror. Por la red del pajarito andan discutiendo entre otros el Camarada, Alber, William del Pozo y William B. sobre el William Hill abulense (ver post de ayer) que más que cara de poker es codo de tenista, qué manera de devolver bolas sin que haya puntos.

De tal modo, que he dado la vuelta a la cupcake para echarle un look a los Trending Topics. Les dejo aquí el briefing brainstorming de lo que allí se encuentra right now:  SuperBowl, Patriots, Seahawks, GoPats y Katy Perry.

Pero… ¡¿Qué diántres?!

Antes no éramos así. Seguramente la degeneración vino cuando empezamos a pensar que era gracioso lo de Halloween. De ahí vino la MTV, los niños llamados Kevin Costner y los hipsters. Acepto un cambio de orden en los factores, pero ya me entienden.

Cualquier día me cambiáis un buen potaje por unos fish and chips, he puesto por la red social de marras. ¿Cuándo le empezó a gustar tanto a la gente la puñetera SuperBowl? Que se puede pegar uno una noche sin dormir para verlo, o para la alfombra roja de los Oscar, pero para ir al Adolfo Suárez no hay tiempo ni hora. Y no lo digo solo por el fútbol, sino por la calva y la petanca.

Recuerdo antes pasear por San Antonio, jugar en esos columpios de hierro en los que nos tendríamos que haber roto la pierna todos los niños de la época,  y ver a los jugadores de calva pasárselo pirata. Me imaginaba mi futura abuelez como un jugador de calva que siempre daba en su objetivo. Que por otra parte siempre es lo que me pregunté… cómo se jugaba a eso si nunca jamás vi a un abuelete fallar el golpe ¿Quién ganaba entonces?

Ganadas las canas, propongo a mi buen Juanillo, el viñetero ausente, que cree una aplicación llamada iPetanca o iCalva. Yo me echaría unos buenos vicios. Podemos ir creando el hype.

No tenía mucho más que decir, solo que me he levantado este lunes en el que escribo echando un poco de menos lo de antes. Y es que la última vez que paseé por Ávila había hasta un 100 montaditos y Cadena 40….

… cualquier día van a abrir en Ávila un Starbucks y terminaremos de irnos al guano.

 

14 entradas de 2014

Tampoco nosotros podíamos faltar a la cita con las entradas recopilatorias y los balances de fin de año.

Este año hemos notado en el número de visitas como el contubernio internacional, los mercados y la casta, en confluencia maligna, han hecho que baje el número de lectores de nuestra querida página. Estamos en recesión. Lejos quedan los años buenos, el 2013 en concreto. Este año os habéis ido a desayunar en vez de a leernos. Solo tendremos 65 mil visitas al cierre de hoy. Le vais a dar un disgusto a Pablo, aunque todos sabemos que es culpa de Illo y de su manía de irse de viaje por Europa en vez de mandarnos viñetas. 177 visitantes al día, cuando llegamos a tener 219. Snif. El mes más activo fue Junio y el que menos éste.

Así no vamos a derrocar al gobierno, os advertimos.

En nuestras batallas personales, el más leído del año ha sido Willy, porque entrevista a deidades. Le siguen Alberto, Rubén y Pablo. Otro disgusto más. Desalmados.

Las visitas nos llegan fundamentalmente desde Twitter, aunque el reino de Zuckerberg también nos presta unos cuantos lectores (8000 frente a 5500). Meridianos y ÁvilaRed se disputan el tercer escalón del podium. ¿Google +? 29. Lo petamos.

La mayoría de visitantes sois españoles hispánicos de la piel de toro. Después nos leen bastante en Estados Unidos y se cuela como tercero Reino Unido en dura pugna con México. Hemos perdido el apoyo que los franceses nos dieron el año pasado.  Este año damos un abrazo al lector de Maldivas, al de Nepal y al de Santo Tomé ¿Pedro? y Principe.

Vamos con las entradas más vistas de 2014. Nos referimos a las publicadas durante este año, porque la historia sigue arrasando en esta bitácora. Entradas como “Comuneros de Castilla” o “El origen de la Comunidad Autónoma” siguen apareciendo entre las más vistas aunque haya pasado el tiempo. Pero lo más leído de lo nuevo ha sido…

01.) Un café con… @diostuitero – Sin duda el gran hit del año, Willy estuvo divino.

02.) Catorce mentiras sobre mi despido de la SER (José Ramón Rebollada) – Las explicaciones de Jota tuvieron y tienen gran repercusión.

03.) Ávila TrainvisiOFF – Murallito somos todos.

04.) Un fin de semana para el recuerdo de la Fábrica de Harinas de Ávila – Hay cosas que no se olvidan.

05.) Poder contra verdad (Miguel Díaz Herrero) – Una verdad incómoda.

06.) Podemos, en Ávila – Sus primeros pasos.

07.) Festival de Nuevos Lenguajes Escénicos de Ávila ‘Artescena’ – La cultura interesa a nuestros lectores.

08.) Vender el muñeco – Del turismo y nuestras habilidades para mostrarlo adecuadamente.

09.) _ota – Sobre la letra que falta.

10.) Ávila Today – El humor más allá de las murallas.

11.) Panegírico – Willy metiéndose en harinas.

12.) Un Gotelé…a golpe de blues – Sobre el grupo abulense.

13.) Los secretos de Ávila (José Manuel Blázquez) – La colaboración del gran Elzo.

14.) Adolfo Suárez, in memoriam – Alberto reflexionando sobre la muerte del presidente.

Hasta aquí 2014… prometemos mucha más guerra en un 2015 que se prevé apasionante.

¡Feliz año!

Ocho apellidos palos (El increíble caso de B.B.)

Es ya una tradición en las fiestas de fin de año que este rincón acoja un relato a cuatro manos. Cada vez le toca empezar a uno de los paleros, y por turnos se va completando un relato que siempre se envenena en intrincadas peripecias.

– Primera Edición: “Ávila, universo par” (arrancó Alberto y cerró Pablo)
– Segunda Edición: “Clandestinos”  (arrancó Willy y cerró Alberto)
– Tercera Edición: “Referéndum al tun tun” (arrancó Pablo y cerró Rubén)

la foto 1Ocho apellidos palos (El increíble caso de B.B.)

Cuando Benjamin B. despertó en la mañana, después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su estante un teléfono en llamas. Lo que antes fuera el celular de las intrigas estaba ardiendo, y de él ya solo quedaba una masa en forma de caparazón.

«¿Qué le habrá ocurrido al Whats´app?», pensó.

Su despacho, una habitación inhumana, pequeña, hasta entonces aparentemente tranquila dentro de las cuatro paredes del Ayuntamiento, olía a quemado. El fuego que todo lo purificaría. Aun somnoliento no se había percartado de que era el día de la señal. Pero no, no era un sueño.

Benjamin había logrado sobrevivir políticamente como portavoz del PSOE-A (de Ávila y Auténtico), superviviente de las guerras fratricidas del que fuera su partido durante décadas.

Por encima de la mesa, sobre la que había extendido un muestrario de poemas y unos discos de Gabinete Caligari -ante todo Benjamin era un sentimental- estaba escondida la foto del día que lo cambió todo. La imagen estaba a punto de ser pasto de las llamas, así que Benjamin no se lo pensó. Cogió el pequeño cuadro y salió corriendo hacia el Mercado Chico.

En sus manos estaba a salvo la instantánea. En ella se veía la ciudad desde los Cuatro Postes con tres personas colocadas alrededor de la cruz con un tablero de ouija. Ella era una dama ataviada con un sombrero y una boa de piel, a la que se veía en la imagen sentada y muy firme, y a la que los conocidos, sin que ella lo supiera, la llamaban La Pechotes. Él un joven emprendedor, un conseguidor, se hacía llamar John Fitzgerald, o, en la intimidad, Nicolás. Benjamin era el tercero. la foto 2

Recordaba aquel momento como si fuera ayer:

– Más te vale que funcione, John Fitzgerald.
* Puedes llamarme Nicolas, Thomas.
– Te he dicho que me llames Benjamin.
* Como gustes.

Mientras, la mujer se encontraba en estado de trance.

^ Del Pozo, Negro, Del Pozo, Garcinuño… Del Pozo, Del Pozo, Garcinuño, Del Pozo.

– No lo va a conseguir, John. No sale de esos cuatro apellidos. Se estanca en el “Del Pozo”. Nos faltan cuatro apellidos, maldita sea.

Contaba la leyenda que si decías los ocho apellidos palos en mitad de los Cuatro Postes lograrías convertirte en la nueva cara que necesitaba la ciudad,el  estandarte del puño y la rosa, el hombre que envejecería al revés y cada vez sería más guapo, más hábil, más fuerte.  El hipnotizador de voluntades, el animal político al que nunca más recordarían que se había presentado en elecciones anteriores para perder más y más concejales, porque muy al contrario ahora cada vez sería más joven y apuesto. Era el sueño de su vida, ser el hombre que cambiaría el PSOE(A) desde dentro y dejaría su huella pisada. El magno y novedoso renovador, adalid del puro cambio, que haría arrodillarse a su paso a todo concejal guapo que se le pusiera por delante.

Pero aquello todavía estaba por llegar, habría que ser pacientes. En la nochevieja de 2014, Podemos ni siquiera era todavía el partido del gobierno. Seguía al mando Rajoy y Bergoglio seguía sin confirmar si iría a la ciudad de las murallas.

^ Es inútil. Sin los apellidos del viñetas no hay sortilegio posible.

La cuarta pieza de la conspiración, el fotógrafo que había inmortalizado el momento, era un ambicioso profesor de universidad con coleta que no se andaba con remilgos.

_ El cielo se toma por asalto, Benjamin. Hay que raptar a esa panda de mequetrefes y obligarles a cantar.

Del Pozo, Negro, Garcinuño, el otro Del Pozo y el viñetas estaban echando un refrigerio en San Roque cuando todo cambió. En el Prisma vieron entrar a un chico con apariencia bien, que se hacía llamar Errejón, y  a otro con cara más como de ser encargado de una tienda en la Calle San Segundo, el camarada Monedero.

¨ Claro que podemos, Iñigo. Son esos cinco mamelucos.

La estrategia venía de años atrás. Desde La Complutense se había marcado la agenda de lo que sería el asalto a La Moncloa. Sabían, vaya sí lo sabían, que hacer caer al poder en Ávila sería la chispa definitiva para hacerse con la nación entera. Habían logrado dinamitar el PSOE de Ávila y distraer a verdes y magentas con círculos y convergencias random. Ya solo necesitaban que esos cabrones del blog dejaran de importunar con sus chistecitos. “No es país para churches”, habían titulado su última entrada.

No habría ninguna más. Un año después el ayuntamiento estaba en llamas y Benjamin había cumplido su objetivo: cada vez estaba más joven, más puro, más bradpitt. Encabezaba las encuestas y todo estaba saliendo a pedir de boca. Ya lo había augurado su eslogan de campaña en 2015:

Más Blanco.

….

Pocos segundos antes de que Monedero y Errejón dieran un sartenazo en el colodrillo a cada uno de los cuatro palos (e Illo), Willy había vuelto de la barra con un café doble y un mensaje.

“Es Froilán. Dice que ya están aquí. Que sigamos el plan previsto, el CNI no nos dejará a nuestro albur. Volverán a por nosotros. Va a doler, pero dejaos llevar. Todo sea por Ávila, por los comuneros de Castilla, por la Santa, por la Fábrica de Harinas, por la letra entre la I y la K, por Ariel Rot y por The Quireboys”.

¡Cloncccc! 

Tenía la cabeza dura, el muy pelos.                                       (la historia continúa aquí)

Un café con… Pablo Churches.

Llamé a Illo y me lo llevé a tomar unas Kwak: “Juan, Podemos”. Me miró circunspecto el viñetero, sabiendo que tramaba algo… y tenía razón. “No puede ser que Willy sea el único que haga entrevistas a tuiteros famosos”, le dije. “Nos vamos a Bruselas, que he quedado con él”. ¿Qué “él”?, preguntó Juan.

“El único él que no necesita sustantivo”.

pabloiglesias1

Fotografías: Illo.

– Pablo Iglesias, buenas tardes.

* Es el Ávila un equipo de entusiasmo sin igual.

– No sabía que era usted del Real Ávila.

* Del Rayo y del Numancia, pero hay que rascar votos de donde sea.

– Así que la transversalidad era esto.

* Quiero ocupar la centralidad, ya sabe.

– Que le venía a ver porque dice Dios tuitero que es usted el nuevo mesías. 

* Yo tengo el corazón a la izquierda y a monedero a mi derecha.

– ¿Nunca se cansa de ese chiste?

* Hacer bromas con “Errejón” es más dificil.

– Ya que tengo la oportunidad, le pregunto: ¿Quién es más Pablemos, usted o Garcinuño?

* Garcinuño, está claro.  Yo solo hablo con Sabina si está Evolé delante, o por aparentar. Realmente siempre me gustó más Miguel Bosé.

– Entiendo. Y… ¿para cuándo un mitin en Ávila? En plan Azaña llenando la Plaza, o a lo Sergio Dalma.

* Lo tengo que estudiar. Hablaré con Willy, el de los eventos.

– Querrá usted decir Woody.

pabloiglesias2

Fotografías: Illo.

* Eso, es que les confundo.

– Estos rojos es que son muy de confundir a la gente. ¿Y como ve usted el tema?

* Hombre, yo creo que si le ganamos a la Segoviana iremos hacia arriba, hay equipo.

– No, hombre. Lo de la política.

* Creo que Podemos.

– Tampoco se cansa usted de ese chiste, por lo que veo.

* Nunca, soy de traca.

– No, en serio.

* Hombre, pues en Pajares de Adaja creo que lo tenemos complicado, pero en el resto yo creo que podremos dar un bocado.

– ¿Y en Ávila?

* Allí tenemos topos hasta en las escaleras de la sede del PSOE. Lo tenemos hecho. De gestora en gestora hasta la coleta final.

pabloiglesias3

Fotografías y Zoom: Illo.

– Tengo la sensación de que cada vez me ocupa usted más pantalla.

* Imaginaciones suyas, señor Negro.

– Está bien. Juguemos a completa esta frase. Ávila, tierra de cantos…

* Y pronto de iglesias.

– ¿Está seguro?

* Rotondamente

– ¿Los 4 palos…

* Exprópiese.

– ¿Disculpe?

* Que se disculpe la casta. Y el fotógrafo, que me tiene loco.

– Es Illo. No tiene twitter. 

* Y ni un pelo de tonto, por lo que veo.

– Se le ve orgulloso de pelazo. Oiga, ¿qué se ve desde la torre más alta de Toronto?

* El Torreón de los Guzmanes.

– Diantres, sí que se viene usted arriba. ¿Y qué es aquello que reluce en medio del Almanzor?

pabloiglesias4

Fotografías y pelazo: Illo.

– Son los votos de Podemos que están entrando en calor.

– Usted en Podemos.. ¿se comerá el turrión?

* Le veo fino.

– Me falta una tuerca.

* Con K, menchevique.

– Entonces es verdad.

* El qué.

– Que usted es comunista.

* ¿Lo qué?

– Rojo, que si usted es rojo.

* Encarnado.

– A mí me tiene usted ganao, señor Churches…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.550 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: