El tiovivo…muy vivo

No hay que ver un capítulo de “Juego de Tronos” antes de acostarse, porque luego pasan las cosas que pasan. Me sucede también con “The Walking Dead”, que si me pongo un episodio antes de la llegada de la modorrilla, indefectiblemente acabo soñando con zombies que atacan murallas y edificios de la FRMP (por cierto, creo haber leído un artículo sobre lo bien que vendrían murallas y castillos en caso de dicha peripecia apocalíptica ¡Ávila resistirá ahora y siempre al invasor!).

Estaba ya con el sueño ligero, siete de la mañana. De repente vibró la mesa, señal de que algún madrugador andaba ya guasapeándome al móvil. La primera reacción fue la de no querer coger el teléfono ni pensar en que podrían querer los Lannister, que en Invernávila (subsede Pucela) somos muy de no salir de la almohada salvo extrema necesidad, que siempre se acerca el invierno y el catarro. Pero siempre puede la curiosidad, o la duda de si se tratará de algo importante por lo que haya que despertar al huargo.

El mensaje era un enlace. Este enlace. “Solo 3 de 14″ empecé a repetirme mientras me dormía de nuevo. Solo 3 de 14, solo 3 de 14…. y acabé de nuevo peleando con los malditos Frey y los traidores de los Greyjoy por completar el balance de legislatura en Desembarco del Rey. Lecho de Pulgas era el Mercado Chico, todo ataviado de banderas medievales con símbolos teresianos, y no olía a pulgas…olía a mística. “Solo pueden quedar 3 de 14″. Era un sueño, oigan, qué le vamos a hacer con las mezcolanzas. Tampoco ayudó haber estado horas antes en la sede de UPyD junto al Esgueva, que por ahí los cuchillos también van largos y mueren porque no mueren.

Así que me desperté inquieto. ¿Qué habría sido del que me habló de “El Tiovivo”? (No es abulense, tenía que preguntarle a Google por su destino) ¿Habrá encontrado caballito para seguir en el carrusel? Pues oigan, he comprobado listas de aquí y allá… y sí, lo logró.  Ha sobrevivido a su particular “3 de 14″. Ha pisado ya todas las moquetas que puedan ser caminadas, pero ha encontrado nuevo juguete en el que circular los próximos cuatro años. Un superviviente de adarga antigua y lanza en astillero.

Y no es fácil, no. Hay que saber tocar las campanas correctas, tener algún secretillo, caer bien a quien dispone las teclas para que continúe la sinfonía. Saber no decir “no” a quien solo acepta el “lo que usted diga, señor”.  

Llega ahora el momento de “abrir nuevos canales de comunicación”,  “acercarse al ciudadano”, estrechar lazos, besar niños, sonreír. No me extrañaría hasta alguna pose estudiada en Villalar, si no se perroflautiza mucho la edición de este año. Rascar el último voto, captar el penúltimo apoyo, saber lidiar con la nueva situación política.

Están ahí esos quijotes. Hidalgos caballeros que siempre están en la lista. En ésta, en aquella o en la de más allá. Siempre elegibles, siempre a disposición del partido y del ciudadano. No es fácil la carrera política, no. Sobre todo cuando ponen más carriles y los nuevos van dopados. Pero ahí siguen, en primera línea de canapé, los que nunca dejan caer la tostada por el lado de la mantequilla cuando el juego de tronos amenaza con dejar la moqueta llena de zombies.

Y encima es que me doy cuenta de que me gusta verle ahí. De que me ha inducido también a mí una especie de síndrome de estocolmo vía la historia del tiovivo.  El tiovivo… que está muy vivo.

Y, mientras, George RR sigue en el Maspalomas cogiendo ideas sobre lo del PSOE de Ávila

Lo nuevo

13850705454_abcf83f0fd_z

Me declaro admirador absoluto de las películas de Indiana Jones, de Star Wars y de Star Trek. De todas y cada una de ellas. Sé que para algunos ser trekkie y eterno aspirante a Jedi es incompatible y que, habiendo estudiado lo que he estudiado, disfrutar como un niño con las aventuras de un expoliador como Henry Walton Jones Jr es infrecuente. Tampoco es lo más habitual que alguien diga que le gustan todas. Las viejas están mejor, no lo voy a negar, destilan aventura por sus cuatros costados, sus personajes tienen más carisma, menos años, más flexibilidad y son mucho más creíbles. Donde esté un ewok gruñón que se quite Jar Jar Binks, los nazis siempre han sido el blanco perfecto para el látigo de Indi y la tripulación del Enterprise siempre será la capitaneada por James T. Kirk. A pesar de eso, lo reconozco, también me gustan las películas nuevas.

Hay gente, en cambio, que prefiere las nuevas y desprecia las clásicas. De todo tiene que haber en la viña del Señor, que diría aquel. Supongo que tendrá que ver con los efectos especiales, muchos más creíbles ahora que cuando reventamos la Estrella de la Muerte, o con la adaptación del lenguaje narrativo a estos tiempos que corren. Sea como fuere, esta predilección por lo nuevo es habitual en nuestra sociedad. Si no me creen, ahí tienen ustedes a los fieles compradores de la marca de la manzana mordida. Cada vez que Apple saca un producto nuevo, cientos de miles de personas se agolpan a las puertas de sus tiendas para actualizar su dispositivo aunque el móvil que tienen en el bolsillo haga exactamente lo mismo que el nuevo, dispuestos a gastarse medio sueldo en una pantalla más grande que hasta hace no mucho despreciaban. Lo nuevo vende, en muchas ocasiones, solo porque es nuevo. También influye el marketing, es evidente, pero dudo mucho que nadie corriese ahora a comprarse un Nokia 3210 por mucho marketing que le acompañara.

No niego que a mi lo nuevo también me atraiga. Reconozco que cuando voy al Mercadona me lanzo como un poseso sobre los productos que aparecen catalogados como novedad. ¿Un helado nuevo? ¡Habrá que probarlo! ¿Un postre nuevo? ¡Habrá que probarlo! ¿Nuevas verduras? ¡No nos dejemos llevar por el sucio marketing capitalista! También hay gente que rechaza lo nuevo, simplemente por ser nuevo, como hago yo con las verduras simplemente por ser verduras.

En política esto también pasa, especialmente ahora cuando la vieja y la nueva política -al pobre Ortega le deben llevar meses pitando los oídos- parecen estar frente a frente dispuestas a enfrentarse en la batalla final. El otro día, en un comentario a una de mis entradas, se nos acusaba -supongo que a mi en especial por ser firmante del post- de estar en contra del cambio, de rechazar lo nuevo por ser simplemente nuevo, de revolverme contra lo desconocido y de ser, casi, aliados de la vieja política. Casi se me cae el monóculo mientras lo leo. Todo en relación con la presentación de Trato Ciudadano, la plataforma ciudadana que competirá en las próximas elecciones municipales y con algunas críticas vertidas en el citado post sobre sus primeros pasos.

Si en algo se ha insistido con vehemencia por aquí a lo largo de los últimos años es precisamente en eso, en la urgente necesidad de un cambio profundo, intenso, renovador y duradero. Les pondría enlaces a ejemplos concretos, pero igual no acabábamos. Pero esa perentoria necesidad no puede llevarnos a aceptar que todo lo nuevo, simplemente por ser nuevo, es mejor que lo antiguo. Lo nuevo tiene que cumplir los mismos requisitos y pasar los mismos filtros que lo antiguo, lo nuevo tiene que ser mejor o, al menos, no peor que lo antiguo.

No voy a votar a alguien simplemente por ser nuevo porque en Ávila, por mucho que se diga, hay partidos que llevan años trabajando -mejor o peor- con principios no muy distintos a los que Trato dice defender. Y digo principios porque de momento en ese terreno en el que nos movemos. Si hablamos de política local, de la que afecta al día al día del ciudadano, de la que va a dejar su marca en la ciudad durante decenios, hemos de exigir que un proyecto transformador nos diga cómo va a transformar la ciudad en aspectos tan concretos como el tráfico, los impuestos, el urbanismo, la recogida de basuras, los parques, las infraestructuras públicas, los museos, el patrimonio, los colegios, etc. Antes de votar necesito saber qué piensan hacer con mi voto, para qué va a servir, a dónde va a ir, porque las buenas intenciones, sean 12 o 19, se presuponen. Para programas inconcretos, amables y fantasiosos ya tenemos al PP.

Y mal harán si en lugar de admitir esto como lo que es, las dudas, aspiraciones y necesidades de un ciudadano, asumen que mis intenciones son aviesas y que toda crítica parte indefectiblemente del enemigo.

Eso sí sería muy “vieja política”.

El molto longo año 2015

Me ponía el otro día una mujer por Internet: “No entiendo que ha hecho Ciudadanos para despertar tanta ilusión”. Fácil: No tener a Rosa Díez, mostrada ya ante la sociedad como el tapón de la tercera vía.

“Y sin embargo”.

Ahora iremos al “Y sin embargo”. A nivel nacional, los grandes partidos han cometido los suficientes errores  como para que les salieran competidores en sus laterales. Corruptelas y clientelismos aparte, también en comunicación: con una política suicida de portavoces nefastos, dejadez o nepotismo ante lo mediático y mensajes erróneos.

Rivera, por su parte, era un muerto político hasta que empezó a ir a todas las tertulias televisivas, consciente de su capacidad dialéctica y de que tiene pinta de buen chico. Además, se ha convertido en la imagen de una Cataluña amable para el electorado nacional, mientras UPyD es anecdótico en la Corona de Aragón. Hasta ahí algunos de sus aciertos.

En los últimos días UPyD ha presentado nuevas querellas contra los corruptos en los bancos. La lucha contra la corrupción es un mérito del partido magenta, como lo es también la transparencia que le es reconocida en los análisis o tener el mismo discurso aquí y allá. Lo digo porque Ciudadanos, por ejemplo, defiende el fuero navarro. Eso, en una España que apuesta por la regeneración y por el “todos somos iguales” y “construyamos juntos” suena muy medieval.

Es decir, que objetivamente me parece que UPyD es más coherente en su labor. Pero, y el Pero es muy grande, ha perdido la batalla de imagen desde que Rosa Díez, Gorriarán y alguno más procedieron a defenestrar de malos modos a Sosa Wagner y quedar como los inflexibles en la negociación posterior con Rivera.

Las diez diferencias entre UPyD y Ciudadanos que escribió Díez el otro día deberían haberse escrito antes de que las encuestas le bajaran al 2% de voto.

La “bronca” de Patzo Unzueta (también en “El País”) le está bien merecida.

Había fuerzas económicas -y fácticas, valga la redundancia- locas por la música de apoyar una tercera vía (ya cuarta), sobre todo ante el auge de Podemos. Díez no supo verlo o no tuvo la ambición de arriesgar, de pisar el barro. Y es injusto no reconocerle a UPyD cosas que sí ha hecho bien. Políticamente digo, más allá de ideologías. Han hecho cosas bien.

Pero ahora, en las andaluzas (participen de nuestra porra), Ciudadanos seguramente saque representación y obtenga una primera baronía de importancia más allá de Cataluña. La primera de muchas, si se cumple lo esperado.

Y sin embargo…

No está muerto UPyD y no está muerta políticamente (aún) Rosa Díez. Ciudadanos está creciendo rápido. Quizás demasiado rápido. Lo sucedido en Ávila o en otras provincias de la comunidad es una buena muestra. Al partido han llegado gente con ideales (lógicamente), gente valida (no lo dudo), pero también buscadores de puestos, rebotados tóxicos y extrañas compañías.  En eso seguramente UPyD fue mucho más cauto, lo que ha tenido la parte buena de no agitar ciertas aguas y la parte mala de estancarse en un partido que nunca ha parecido tener ganas de disputar de verdad la gran batalla nacional de convertirse en alternativa real.

Qué largo va a ser 2015. Imaginen que a Rivera le encuentran un pufo: ¿Qué sería de Ciudadanos? Pongámonos que algún cargo de Ciudadanos dice alguna boutade, o le sale alguna corruptela presente o futura. ¿Actuarán con contundencia? ¿Es posible hablar de regeneración y defender que unas comunidades tienen derechos históricos que les definen?  No todo van a ser buenas compañías en Ciudadanos, como en Podemos. Lo que hagan con ellas definirá en buena parte su futuro.

Y podría ser, por otra parte, que un alto jefazo de una caja fuera a la cárcel gracias a la labor de UPyD. ¿Sabrían explotar esos logros? ¿Sabrán salir de la imagen de partido antipático aka “Partido de Rosa Díez”?

O, por ejemplo, imaginen en un futuro a un portavoz popular del ayuntamiento de Ávila pudiendo utilizar este mantra sin descanso durante toda la próxima legislatura:

“Señor concejal de UPyD. Perdón, de Tierra Comunera. Perdón… de Ciudadanos. Ha estado usted en tantos partidos que ya no sé a cuál de ellos me dirijo”.

Y eso no va a pasar sólo en Ávila, así que ya veremos lo que sucede de aquí a las generales. Con Ciudadanos, con UPyD, con Podemos, con el PSOE y el PSOE Auténtico y el PSOE de los Auténticos Autentíficados. Y con el PP, que también tiene mucho partido pendiente aún en/de los juzgados.

Lo que sí puede pasar sólo en Ávila es algo histórico: mayoría absoluta a la búlgara del PP, 25 a 0, ante la incomparecencia de toda la oposición. O, como apuntaba algún palero por Twitter, un ayuntamiento 17-1-2-1-2-2.

Largo partido por delante. Molto longo.

Nadie dé por muerto a nadie (excepto, quizás, al PSOE de Tronos de Ávila Capital).

En plena cuenta atrás

Decía el otro día Zarzalejos en El Confidencial que uno de los principales damnificados por la forma de ser y de gobernar de Rajoy era el Partido Popular. Zarzalejos, que pasa por ser uno de los gurús de la derecha, uno de los más virtuosos intérpretes de vísceras de gaviotas y uno de los mejores conocedores de cómo funcionan las válvulas, engranajes y correas de la maquinaria popular; afirmaba que el PP se ha quedado sin banquillo y que ante la perentoria necesidad de renovación en alguna de sus plazas, Rajoy y compañía habían tenido que recurrir a medianías, parches o viejas glorias.

Como todos ustedes son muy listos, ya saben lo que viene ahora. ¿Está en esta situación el PP de Ávila? El anuncio de la candidatura de Jose Luis Rivas me pilló frente al castillo de Arévalo y he de reconocer mi sorpresa. No era uno de los nombres que sonaban y en la encuesta que este mismo blog publicó, del centenar de participantes ninguno pensó en él. Por aquí son más de Woody y del actor secundario Bob (mira que sois malos). ¿Es Rivas renovación? ¿Es banquillo, medianía, parche o vieja gloria? No tengo el placer, así que daremos al candidato el beneficio de la duda. Respecto a su perfil renovador, sí y no. Él mismo presume de experiencia, aunque no haya sido en primera línea hasta hace poco. ¿Tiene banquillo el PP de Ávila? En una situación así, la retirada del alcalde, quizá hubiese parecido más lógico recurrir a uno de sus más directos colaboradores. ¿Hector Palencia, José Francisco Hernández, Patricia Rodríguez? Igual no es falta de confianza por parte del partido, igual se lo ofrecieron y ellos lo rechazaron. ¿Lo rechazó también Alicia Garcia? Creo que Rivas no ha sido la primera opción del PP abulense, puede que incluso no fuese la segunda, pero es tan solo una suposición.

Una de las cosas que he oído o leído destacar sobre el alcaldable popular -perdonen mi imprecisión, pero he estado de vacaciones- es que nunca había salido de Ávila más que para estudiar la carrera. Como abulense residente fuera de la ciudad este tipo de afirmaciones me producen ciertos reparos y no solo porque me inhabilitan como candidato del Frente Popular Palero – Unión, Palos y Democracia (FPP-UPyD). Unas declaraciones, eso sí, muy del gusto del Delegado del Gobierno en Andalucía. Los chistes ya están todos hechos y Jabois retrata muy bien la situación, pero ¿queremos que Ávila sea gobernada por un partido que tiene como logo una gaviota? ¿Cuántas gaviotas hay en Ávila? ¿No sería mejor una cigüeña? ¿Queremos que nos gobierne alguien que se llama José Luis? Estos nacionalismos de campanario tan patrios cada vez son más vergonzosos.

No me resisto a hablar de la leal oposición, empeñada a todas luces en facilitar la mayoría absoluta del PP. El PSOE está a un tris de implosionar y veremos qué pasa en UPyD. Los del puño y la rosa aprobaron anoche la lista que presentarán al Ayuntamiento sin contar con los partidarios de la candidata, ni siquiera con el número dos que ella misma había anunciado. La lista contó con un amplio respaldo, sobre todo por que la candidata y sus partidarios se levantaron y se fueron ¿Será Manoli Prieto nuestra Tania Sánchez? ¿Habrá una escisión en el PSOE local? ¿PSOE versus PSOE-Auténtico? Sea como fuere, pelear por el segundo puesto en las listas puede terminar siendo una pérdida de tiempo.

En UPyD las aguas bajan casi tan revueltas como en el PSOE. Manuel Vicente ha dejado la formación magenta y se va a Ciudadanos, donde se ha puesto a disposición del partido. ¿Será el candidato de los de Albert a la alcaldía? ¿Será Manuel Vicente candidato por Vox dentro de cuatro años? ¿Del PSOE dentro de ocho? ¿Volverá al PP dentro de doce? ¿Se dejará coleta, verá la luz y recalará en Podemos? Y respecto a UPyD ¿sobrevivirá a Rosa Díez o será esta su fundadora y liquidadora?

Fijense como estarán las cosas que el partido que parece más en calma a pocos meses de la cita electoral es Izquierda Unida. ¡De locos!

PS.- Lo último que sabemos de Trato Ciudadano es este manifiesto de doce puntos por una ciudad amable. El documento está bien, tan bien que podría ser firmado por todos los habitantes de la ciudad, de la provincia y de la galaxia. Arriba lo bueno, abajo lo malo. Supongo que terminarán derivando de cada uno de esos doce puntos varias medidas concretas. ¿Cómo garantizar desde el Ayuntamiento servicios básicos, sobre todo aquellos sobre los que no se ejerce ninguna competencia? ¿Cómo encaminamos la economía de la ciudad hacia el bien común? Esperamos ansiosos sus respuestas.

¿Quién será?

¡Demostremos el poder de la inteligencia colectiva! Esta semana se conocerá el candidato del PP a la alcaldía de la ciudad. Se han barajado varios nombres en los últimos meses, pero de momento no parece haber nada decidido. ¿Quién cree usted que será finalmente el candidato?

La encuesta permanecerá abierta hasta que el PP nos saque de dudas.

Es que el medio rural…

Ya lo dijo Churchill, o John Lennon, o Descartes, uno de estos a los que les encasquetan todas las citas medio molonas:

“La democracia es el peor de los sistemas inventados por el hombre, excepto todos los demás que fueron experimentados en la historia”

Pues ahí vamos, camino de la fiesta de la democracia una vez más. Y ya les anticipo lo que dirán los partidos que queden segundo, tercero o cuarto: “Es que en el medio rural el PP gana”. Ya. Es lo que tiene no salir a vencer en las elecciones Lo ponía en un artículo por aquí sobre las memorias de Aznar. De como el bigotes, que era un político de raza, se pateó la provincia y acabó conociendo bien a los de uno y otro lado

“Dice Aznar que para comprobar si una política era acertada preguntaba a Feliciano ¿Que dicen de esto los de Tormellas? La respuesta sería o “meando colonia” o “que se ponga a trabajar”.”

Foto Albertiana Epistolar

Foto Albertiana Epistolar

Ahora, los partidos que se presentan a la cosa electoral, dan por sentado que el trabajo de PP y PSOE de muchos años en la provincia es imposible de contrarrestar. Resulta, sin embargo, que el voto del señor de Duruelo vale lo mismo que el del joven apuesto moderno que viva en el Paseo de San Roque. Es decir, que sin la provincia aquí no ganas.

Y no, no “es que en la provincia”. Es que las elecciones son una cosa seria que exige trabajo. Y si hay que patear, hay que patear. A la gente le gusta que se acuerden de su existencia, aunque viva en el último rincón del mundo. Y aunque algún voto se pesque porque Rivera es guapo, la coleta de Iglesias rechulona o el magenta un color campestre, el mal resultado previsible de todos ellos estará bien fundamentado.

El PP se trabaja la provincia todo el año. El Psoe, y mira que ha hecho cosas mal esta legislatura, tiene años de trabajo acreditado de norte a sur y de este a oeste. No vale ahora con aparecer y esperar que llueva maná, cuando durante tres años se hizo poco o nada.

A trabajar los que quieran cambiar algo. Salvo aquellos que tengan un plan mágico, que por lo visto haberlo haylo.

A lo que Hovejo, que algún día será palero, contestó con buen tino también crucigramamente…

Y barriendo para casa…

I love La Provincia. Aunque Candeleda quede lejos y en Orbita no esté Laika o Sandra Bullock echando un café con George Clooney.

The more the merrier

la-foto-1

2015 tiene pinta de convertirse en uno de los años más divertidos que se recuerdan. Un carrusel de emociones, una montaña rusa de sensaciones, una explosión de adrenalina. Claro que si a usted, por lo que sea, la política le agota, igual este año se le hace largo. También he de decirle que debe ser usted de los pocos que se sientan así. Las calles se llenan de manifestantes, las tertulias y programas de contenido político no dejan de crecer y de sumar espectadores e incluso este humilde blog empieza a notar en su contador de visitas la cercanía electoral.

Hoy, 4 de febrero del año 15 -según el calendario mariano- se publica la última encuesta de intención de voto del CIS. ¿Hasta dónde le llegará a Mariano la marea podemita? ¿A Pedro Sánchez le quedarán tres o cuatro telediarios? ¿Pasará a la historia Rosa Díez como la primera persona que funda y finiquita un partido político? ¿Saldrá vestido o desnudo Albert Rivera? ¿Noticias de IU?

En nuestra patria chica, las cosas también están interesantes. Si usted no frecuenta Twitter, le contaré que ayer hubo gresca virtual entre Podemos Ávila e IU a cuenta de la entrevista/café con el secretario municipal podemita que publicamos el lunes. Por el momento el Frente Popular tendrá que esperar. También apareció por allí la Cadena SER, que al parecer lleva un mes esperando una entrevista con el mandatario podemita. Mientras, el PP se reafirma en su lucha contra el paro, la maldad y la cerveza sin alcohol; el PSOE se esfuerza por sobrevivir completar su proceso de primarias y UPyD se mantiene a la expectativa de lo que quizá sea su gran oportunidad. Y además, VOX y Ciudadanos ya han confirmado su presencia en las próximas municipales. ¡6 candidaturas 6!

Seis candidaturas… o alguna más. ¿Falange? ¿El PACMA? ¿Agrupación Los4Palos? Sí, también, quizá, pero no, no hablo de eso. A la espera de que la plataforma Ávila es +, de la que ya les hemos hablado, haga públicos sus planes de futuro, otra agrupación de electores parece estar dispuesta a dar el salto. Hablamos de Trato Ciudadano, una iniciativa cívica de cierto recorrido –aquí tienen ustedes una noticia al respecto desde el lejano 2008– que ahora parece estar dispuesta a concurrir a las próximas elecciones. O al menos, eso es lo que recoge el acta de la asamblea celebrada a finales del año pasado y disponible en la web del grupo.

Según su planificación, en estos momentos unas mesas de trabajo deben estar rematando su programa, que debe estar listo el próximo 15 de febrero para empezar a trabajar en las listas electorales. Si cumplen con lo planificado, a finales de marzo deberían tener programa y listas, momento en el cual comenzaría la recogida de los avales necesarios.

¿Contarán con el apoyo de algún partido? ¿Equo? ¿Podemos? ¿Cristalizarán en esta candidatura los distintos movimientos ciudadanos -15M, Afectados por las preferentes, Abulenses Sin Empleo, etc.- existentes en la ciudad? ¿Quién formará la candidatura? ¿Habrá nombres con experiencia en otros partidos? ¿Conseguirán los avales necesarios?

Estaremos atentos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: