Happy

"Sunshine she's here, you can take away. I'm a hot air balloon that could go to space".

El otro día analizábamos en la radio si “selfie” era la palabra más tonta del año. Si aún no creen que sea así, esperen a que arrecie la temporada alta de fotos de pies, playas y sonrisas espectaculares.

Pero… ¿cuánto somos de felices? Según cuenta la Agencia Ical: ” Los castellanos y leoneses valoran con 6,5 puntos sobre 10 su satisfacción global con su vida, los segundos menos contentos de España detrás de los gallegos“.

Vaya, vaya, será que aquí no hay playa. No en vano los más felices son los baleares y melillenses (7´3). Y no es cosa económica, dice el INE, sino “el trabajo” y… atención, ojo, cuidao… “las relaciones personales”.

Que no lo digo yo, que lo dice el INE. Que en Ávila no se liga, que las vallisoletanas son sosas, que los hombres son (somos) unos burros y unos tarugos, que en vez de escribir poemas lo que hacemos es jugar a los dardos y que en las tiendas no quieren que compres sino que te vayas cuanto antes. Bueno, vale, estas especificidades no las dice el INE, pero así lo he interpretado libremente. Pero vamos, que están peor los gallegos en esto también. Y es que hay más…

“El documento publicado por el INE también analiza la confianza en los demás, aspecto en el que los castellanos y leoneses otorgan una puntuación de seis, frente al 6,3 de la media en España. Sólo gallegos y canarios tienen menos confianza en sus conciudadanos, con un 5,6 y 5,7, en cada caso.”

Será aquello que dice “La Frikipedia” sobre Ávila..

«La gente en Ávila es mala. Mira que me jode, que yo soy de aquí, pero aquí macho la gente es mala. Es mala.»
~ Un funerario anónimo una noche que su mujer le plantó con los pantalones bajados.

Pero no seamos tan pesimistas, al menos no desde el blog. Vale, que parece que le ponemos un 1´7 a los políticos (solo cántabros, gallegos y vascos están peor) pero, BUT… “La confianza en la policía en la Comunidad es alta, con una puntuación de 5,6 puntos, frente a los 5,4 puntos de la media nacional”. Y además “el 84,2 por ciento de sus habitantes se sienten bastante o muy seguros caminando de noche solos”

Caminen, caminen, que eso no nos los quita nadie y de momento no le han puesto impuesto al tema.

Sean felices andarines pero austeros, que como dice Alberto…

En Castilla y León no organizamos una cadena independentista porque no nos gusta el contacto físico.

— A. Martín del Pozo (@Albertomdp) junio 8, 2014

Y es que luego a uno le pasa que se emociona en exceso y acaba como esta mujer americana. Con cabeza pues. Sean felices, lean mucho y disfruten de su vigorosa castellanidad con, si es posible, una más amplia sonrisa.

Detroit 2013

ejecutiva

Arrieros y enterradores

Marzo de 2011, preside España el malvado Zapatero y el aún más malvado Rubalcaba es su vicepresidente. Zapalcaba y Rubaltero —tanto monta, monta tanto— están llevando al país al desastre. Recortes, paro, corrupción, abortos, Educación para la Ciudadanía y gente en sus casas recibiendo cursillos online de guerra de guerrilas para lanzarse a la calle a hacer escraches y biodanzas. Dentro de las medidas de contención del déficit, el Gobierno presenta una Oferta de Empleo Público que fija en un 10% la tasa de reposición de efectivos. Por cada diez funcionarios que se jubilen, solo se contratará a uno. Esto afecta a todos los niveles de la administración, incluso a la policía: en 2008 se graduaron casi 2700 agentes, en 2011 solo entrarán en las aulas 228 alumnos.

Esto es lo que entonces opinó, mediante  un comunicado de prensa citado por el Diario, el Ayuntamiento de Ávila:

El Gobierno socialista que preside José Luis Rodríguez Zapatero está empeñado en enterrar a Ávila, a los abulenses y a la economía y al empleo en nuestra ciudad.”

“Ávila no puede permitirse, dada la actual situación de crisis económica generalizada, estas pérdidas tan terribles, a las que el Gobierno socialista, y el Partido Socialista de Ávila, están dando la callada por respuesta, pese a tratarse de un asunto de máxima gravedad que se verá incrementado por la drástica reducción decretada para la siguiente convocatoria, que ya es oficial”

“Una vez más comprobamos cómo el Gobierno socialista pasa por completo de Ávila y de los abulenses, de los problemas de la ciudad y de la solución de los mismos, enviándonos directamente al desastre económico y al paro sin temblarles el pulso. Claro, que esta actitud no debe sorprender a nadie, pues ya lo han hecho con otros asuntos como el futuro del ferrocarril o la alta velocidad ferroviaria, asuntos que llevan aplazando un año sí y otro también para desesperación de los abulenses”

“¿Dónde están los socialistas abulenses, los concejales de Ávila, los representantes en el Parlamento nacional y sus responsables políticos que no nos explican lo que está haciendo el Gobierno con nosotros? (…) Están escondidos muchos metros bajo tierra, sin dar una sola explicación de lo que está ocurriendo, de lo que está haciendo su Gobierno, que no es otra cosa que llevar a Ávila al fracaso y a la agonía más absolutos” 

El viernes pasado, el Consejo de Ministros, presidido por el sin par Mariano Rajoy Brey, aprobó la Oferta de Empleo Público para este año: 190 plazas de nuevo acceso para el Cuerpo Nacional de Policía. A la espera quedamos (yo ya me he hecho con una silla) de la justa, necesaria y seguramente furibunda reacción del Ayuntamiento ante esta afrenta a los abulenses que nos lleva “al desastre económico y el paro”.

PS. Por no hablar del futuro del ferrocarril o de la (risas) alta velocidad.

Los grandes olvidados

Parece que no importamos mucho en el conjunto del país. Somos una provincia, una ciudad, absolutamente desconocida. La gente, cuando le dices que eres de Ávila te pone esa típica cara de ‘qué ciudad más bonita de la que no sé absolutamente nada’. Por no saber no saben ni dónde se encuentra geográficamente hablando. Esto no me lo invento yo. Cualquiera que haya salido de nuestra provincia e interactuado con gentes de otros lugares lo habrá comprobado.

El problema se plantea cuando se te ignora desde dentro. Pongamos que pueda ser comprensible que alguien de Pontevedra no sepa o no quiera saber dónde se encuentra Ávila. Vamos a dejarlo como posibilidad. Lo peor es cuando nuestros dirigentes políticos, me referiré a los regionales, saben dónde te encuentras pero se la sopla. Es más, saben que deben hacer algo por esa bonita ciudad amurallada del sur de la comunidad, pero se la sigue soplando. No sé si por la dejadez de nuestro dirigentes locales, si por la sordera selectiva de los regionales o porque somos más guapos que el resto de habitantes de la Región y eso les produce envidia, lo cierto es que no le importamos a nadie. Ahora pongo lo ejemplos pero son por todos conocidos…

Casi desde que tengo uso de razón (sí, algo exagerado) llevo oyendo al alcalde de Ávila pedir un Plan de Choque para la creación de empleo en nuestra provincia. De momento nada de nada. Se habla de un plan Industrial para toda la región en el que se incluirá Ávila (faltaría), pero de acciones concretas para paliar la situación de desempleo de una de las provincias con más parados (en términos porcentuales) de España no debe merecer la pena. Y así estamos, olvidados en los asuntos que se refieren al empleo. Pero no solo en ellos, ya quedamos en su día fuera del mapa ferroviario de alta velocidad. Que sí, que ahora se pretende parchear y traer la lanzadera hasta nuestra ciudad. Bacalá. La oportunidad pasó hace tiempo porque alguien se olvidó de nosotros… Y si queréis hablamos del campo. ¿Sabéis el cuanto de Pedrito y el lobo? Pues en nuestra provincia no es un cuento. Es una realidad. Casi a diario se suceden los ataques a explotaciones ganaderas con las pérdidas que ello supone para los trabajadores de zonas rurales. ¿Se hace algo? Pues si no me equivoco se han abatido unos cuantos ejemplares de lobo pero creo que sigue sin ser suficiente si hacemos caso a las noticias. ¿Os suena todo esto? Conocéis muchos más ejemplos, ¿verdad?

Igual tenemos suerte y en algún momento se nos tiene en cuenta, no sé, como si fuésemos una de esas ciudades pequeñitas con un encanto especial, con cultura a raudales, con una muralla que ha sobrevivo al paso del tiempo. Igual algún día le importamos a alguien como si en nuestra provincia viviesen personas. Espero de verdad que algún día sea así porque la sensación de abandono que palpamos a diario no tiene pinta de ir sino a más y, esto lo tenemos claro, nos condenaría definitivamente a la ‘tercera regional’ de las provincias españolas.

Gaticos

by Illo

Mucho náufrago para poco madero

Si algo tenemos en Ávila de lo que sí podemos presumir, es la Escuela de Policía. Sin duda, en las épocas de bonanza ha sido uno de los motores económicos de la ciudad. Más aún cuando, durante una época, eran dos las promociones anuales de recibía nuestra ciudad. Dos promociones de nuevos policías cada año y no poco numerosas. Qué buenos somos. Nos aseguramos una media de 2.300 alumnos nuevos cada seis meses que se dejan los cuatro duros que ganan durante su formación en ropa, complementos, cañas y copas en establecimientos locales. Y eso es bueno.

No han sido pocas las veces que me pregunté, tiempo a…, cuánto aguantaríamos sacando a la calle cada año más de 4.000 (y más de 5.000 algunos años) nuevos policías. Al final tendrían que detenerse unos a otros para justificar su sueldo. Es como si de repente nos ponemos a construir como locos. Casas y casas y casas. Llega un momento en que no hay gente para comprar tanta casa y… ¡ah vale! Que eso ya… Pues eso, que no lo digo yo. Lo dicen las matemáticas, aunque algunos lo que entendieron fue que mientras tengas hoy no te preocupes de mañana y cuando no tengas ya te inventarás algo. El problema que los inventos no siempre son buenos o no funcionan a la primera. No hay que ser un experto, hay que ser coherente.

Pero, la burbuja… Oh! No!
Vienen mal dadas, se cae la economía, llegan los recortes y también lo hacen en cuanto al número de plazas de la Escuela. Durante los últimos años los números han sido: 4.200 plazas anuales entre 2.002 y 2.004; 5.500 en 2.005, 2.006 y 2.007; otras 5.000 más en el año 2.008; 1.949 en 2.009 (actualmente en formación); 369 el año pasado y finalmente apenas 153 para este 2011. Es un golpe duro, pero repito, previsible.

No voy a buscar culpables. No es mi trabajo, cada uno podéis sacar vuestras propias conclusiones pero todos tenemos claro que Ávila es una ciudad que se ha construido, durante las vacas gordas, a base de ladrillo, chuletón, La Santa y los maderos. Chuletones tenemos de sobra, al menos para los que nos visiten para conocer más de cerca la tierra de La Santa que siempre estará ahí. Si eso falla aviso que mal vamos, los ladrillos ya no cotizan al alza y los maderos… ¡¡¡¡a partir de ahora los que llevan los capuchones en Semana Santa!!!

A estas alturas los datos dicen que por cada plaza que ha salido a concurso, hay 257 candidatos. Difícil pero sabemos que 153 lo conseguirán, 153 que se dejarán lo poco que ganen en ropa, complementos, cañas y copas en establecimientos locales como hicieron sus predecesores en mayor número, el problema es que ahora nos parecerá poco…

… y sí, es poco.

A %d blogueros les gusta esto: