Trampas y trompetas (por Alvaro Aparicio)

¡Esto se nos está llenando de sonetos! En esta ocasión, a cargo de Alvaro Aparicio (@apamou). Si usted, querido lector, también quiere participar en este rinconcito del ciberespacio, aquí le explicamos cómo hacerlo.


 

“Trampas y trompetas”

No importa qué digas, dilo bonito.
Cuando anuncies encuentro, timonel,
solícito y al más alto nivel.
Clama incluso al cielo; se hará infinito.

No importa qué ofrezcas; tras el gambito,
nace tu espacio en la red de un burdel
viral en citas. Ave de cuartel,
pica tripas que vomitar ahíto.

Nissan, ora y embiste, ayer colmado.
Nissan, ora y bosteza, hoy derrotero.
La lucha acaba en duelo por dinero.

“Barato y fácil” oferta al obrero,
quien de cunero al escaño fue aupado
o el nieto “requetecalificado”.

De la rabia y de la idea es la herencia.
La provincia a cielo abierto. ¡Qué mina!,
¡qué ciencia! Señor, ¡qué Santa paciencia!

Y es que al cambio climático, conmina
Supermon, hay que exigirle indulgencia;
termal, pues acabose la divina.

El último que apague la luz (por Guillermo Buenadicha)

Más colaboraciones y más versos. En esta ocasión, es nuestro amigo Guillermo Buenadicha quien mulle nuestras neuronas para que florezca en ellas la simiente de las musas. Si tú también quiera participar, en prosa o en verso, aquí te explicamos cómo.

______________________________________

El que algo sea vox populi en nuestra ciudad suele deberse a la endémica afición abulense por el chisme y el mehandichoqué. Muchas veces lo difundido por radio macuto no tiene fundamento y como tal se desvanece pasados los días. Otras, sí, se confirma el rumor como antesala de la noticia, que cuando el río suena, seguro que no es el Adaja. Pero si hay una señal que marca la frontera entre el cotilleo y lo que adquiere categoría de asunto a ser tratado seriamente es que nuestro Diario, gacetilla centenaria, dedique cuatro páginas completas a algo. Y si encima recibe la guinda de una columna de opinión de su director, entonces blanco y en botella.

Preocupado ando con el asunto Nissan, tras leer el periódico este fin de semana y a la vista de que no hay político o prócer que deje pasar la oportunidad de expresar su preocupación (me preocupo porque se preocupan; es preocupante). Es cierto que los problemas de nuestra fábrica son guadianas recurrentes a lo largo de estas últimas décadas, pero también que don Jorge Manrique ya indicó que todo río indefectiblemente va a parar al mar. Nuestro cántaro ha agotado al fin todas las vidas disponibles en su camino a la fuente, a lo que se ve, aunque no tendrá leche o agua que derramar. Y me pregunto en qué darán sus huesos, de quedar alguno, en una ciudad como la que alumbran las farolas de nuestras rotondas vacías y grúas enhiestas.

Puesto que Ramón Martín @su_per_mon se ha lanzado (de forma admirable, todo sea dicho) por el camino de la queja social a través del soneto quevediano, cojo el testigo de su crítica climática (asunto que no por humorístico deja de tener su enjundia) y navego al socaire de su estela, en humilde pero espero que digno esfuerzo poético. No añado un estrambote, como él ha hecho (y mejor no hubiera), porque bastante estrambótico es el tema de por sí, y porque los haikus y los sonetos tienen mal apareamiento. Otro día, de seguir poética justa, quizás le ofrezca las armas niponas para un abulensista duelo al amparo de estos palos centenarios.

 

Cerrar podrá sus puertas la que fuera
orgullo de la tierra, factoría;
que miles de camiones producía
a España y más allá de su frontera

Quemará los parados en su hoguera
y hará de nuestra noche triste día;
la línea de montaje, piel vacía
no verá su sesenta primavera.

Políticos, que el cielo han prometido
Sindicatos, que en vano han peleado
Nipones, que al ganar no habrán perdido

El pecho del que tanto se ha mamado,
en Cylog y en ladrillo travestido,
polvo será, mas polvo urbanizado.

Orígenes y exilo: cosas de abulenses

12912649_1701777320093413_956378080_n

Los que entienden del tema lo llaman maridaje y aconsejan arriesgar al máximo, probar y divertirse. No sé, un Rioja con un Donuts, un Ribera de Duero con amapolas, un Cumbres de Gredos con pimentón… no hay límites, dicen. Cierto que cosecharemos grandes fracasos, aberraciones gustativas de primer orden, pero de vez en cuando podemos llevarnos una sorpresa agradable.

El maridaje que os traigo hoy es, sin duda, arriesgado. Recién horneados, aún calentitos ambos, acaban de salir a luz dos libros escritos por manos abulenses. Mañana se presenta en la Librería Letras, a las 20 horas, el nuevo poemario de Emily Roberts, y hace unos días hacía lo propio David Galán Galindo, en Madrid, con su primera novela (seguro que muy pronto también se presentará en Ávila).

‘Regalar el exilio’ (así se titula el primero) es una invitación a perderse en el frío de las aduanas y las mudanzas, en la incomunicación de los idiomas que se susurran, en las calles de una ciudad por conocer. “La relatividad de los horizontes y las distancias, de las estaciones de tren y los aeropuertos, de los mares”, se apunta en el prólogo. Y Ávila como telón de fondo, fácilmente reconocible en algunos versos menos viajeros, más hogareños.

“Exilio” es, sin duda, una palabra muy abulense, como lo es “orígenes”, aunque los de Galán Galindo sean “secretos”. El mundo de superhéroes, cómics y entrañables frikis al que nos tiene acostumbrado en algunos de sus cortos y largometrajes, vuelve a golpearnos ahora en papel. Página a página construye un thriller sorprendentemente adictivo. Cierto que la novela se ambienta en Madrid, pero ¿qué es la capita de España si no un barrio más de Ávila?

Nota: El Ayto acaba de confirmar que David Galán Galindo presenta libro en El Episcopio el 16 de junio. Apunten, apunten en sus agendas

21 días -Relato a 4 palos- Parte 3

Previously en “21 días”: Parte 1, Parte 2.

Cuaderno de bitácora. Día 12. Fecha estelar 2342.3

Las patatas crecen con energía sobre el parqué del salón. ¡Nunca pensé que las heces humanas fueran tan buen fertilizante! Solo espero que no cojan sabor y que no se entere mi casero.

Quedan 10 días para que la asamblea de la CUP (Comisión Unificada de Procastinadores) decida quién será el próximo alcalde de Ávila tras la abolición de la democracia representativa. Bueno, 10 días si el resultado no es un empate, claro, que igual estoy yo aquí estresándome y tengo toda la vida.

Os resumo mi situación: tengo agua de sobra -la mayor parte es pis reciclado, una sustancia en esencia no muy distinta a la que sale por los grifos de la ciudad-, aunque se me están acabado las galletas con trocitos de chocolate del Mercadona, he visto a dos de los famosos Palos y tengo algo más claro que al principio de qué va todo esto. En 2016, la ciudad, gobernada por un tal Rivas, se vino abajo. Todo empieza cuando desaparece un tal Héctor Palencia y ahora gobierna sobre el caos, la destrucción y el pillaje un tal MARCVS ANTONIVS. La solución a todo este embrollo, según el cura de una tienda de bricolaje, la tiene Albert Rivera.

Sí, yo también me quedé un poco así cuando me lo dijo. Y el tipo lo debió notar en mi cara porque empezó a atizarme con el hisopo en el espinazo mientras me repetía “¡Penitenciagite!” y “¡Clavos del cinco en la pasillo tres!”

Hoy voy a dedicar lo que resta de día a las patatas.

Cuaderno de bitácora. Día 12+1

No soy supersticioso, pero por si las moscas no he salido de casa. Estoy en el sofá, con un gorrito de papel de plata, intentado que las ondas de la antena de telefonía que hay en el edifico de enfrente no quemen mis neuronas. Me duele un dedo del pie, voy a ponerle también papel de plata. Putas ondas.

Cuaderno de bitácora. Dia 14

Sé dónde encontrar a Rivera. ¿No es fantástico? He cenado una de mis patatas para celebrarlo. No saben a caca.

Estuve con el palo de intensos ojos azules. Guapo y buena persona. Un superhombre, sin duda. ¡Y tiene mucho más pelo del que dicen las malas lenguas! Quedé con él a la orilla del río. Bueno, a la orilla de un cauce por el que en otro momento debió correr un río. La desaparición de Héctor Palencia coincidió con la desaparición de otra cosa: la estatua de Adolfo Suárez. ¿Y quién robó la estatua? Albert Rivera. Tras los resultados de las elecciones de 2015 y de las de 2016, Arrimadas se hizo con el control del partido y, antes de emprender su retiro espiritual, Rivera pasó por la ciudad vestido de luto y arrancó la estatua de Suárez. En teoría, el destino de Rivera era Yuste, pero al pasar por el santuario de Sonsoles, escapó de sus captores -la Alegro Compañía de Rosa Díez- y se atrinchero allí con parte de su equipo. Nart y de Páramo están de centinelas a la puerta del recinto y Garicano está intentando convencer a los gorriones de las bondades del contrato único. Todos lucen unas túnicas naranjas bastante horrendas -en opinión del palero este- se han rapado el pelo, tatuado parte de la Constitución en la axila y se hacen llamar “Centrípedos”.

¿Y Héctor Palencia? En una mazmorra de Centripedia (aka Santuario de Sonsoles). Cuando se enteró del robo de la estatua -el principal punto de interés turístico de la ciudad- intentó recuperarla, pero fue apresado y puesto a buen recaudo. Así empezó el caos: con Palencia fuera de juego y la ciudad sin turismo y sin agua, MARCVS ANTONIVS se hizo con el poder con la bendición de Centripedia y la abstención de los demás grupos políticos.

Cuaderno de bitácora. Día 15

He estado evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 16.

Me quedé dormido evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 17.

Vale. Si la profecía del cura es cierta, Rivera es el elegido. ¿Elegido para qué? He mirado mi contrato, no me pagan por preguntar. El cura no especificó cómo tenía que volver la ciudad, así que presupongo que esposado en un carro tirado por dos bueyes vale. Allí también están Palencia y la estatua de Suárez. Voy, los cojo, los traigo de vuelta y todo listo.

Otra opción es esperar a que las CUP decidan qué hacer. Quedan cinco días para la asamblea. ¿O son cuatro? Soy malísimo para esto. Cinco si contamos hoy, cuatro si no lo contamos. Es frente al Lienzo Norte, en plan concierto de rock cristiano. Mientras tanto puedo comer patatas. He buscado recetas en internet un libro viejo que encontré en un estante.

Cuaderno de bitácora. Día 18.

Me he encariñado con una patata. Las raíces parecían patitas y tenía dos manchitas que parecían ojos y una arruguita que parecía una sonrisa. No me la puede comer. La tengo sentada a mi lado en el sofá mientras escribo estas líneas. ¿Debería ponerle nombre?

Cuaderno de bitácora. Día 19.

Voy a rescatar a Palencia.

“Repartiendo, que es gerundio”

Cada vez estamos más cerca del #Objetivo300Mil. El último impulso nos lo vuelve a dar nuestro querido Guillermo B. que contraataca en el duelo poético de la última semana.

Mañana cumplimos cuatro años y amenazamos con seguir otros cuantos más. Si tú también quieres publicar algo en este rincón, aquí te explicamos cómo

______

(con cariño, a los héroes sobrevenidos)

Merece cada palo su mochuelo;
cada olivo, alguna zanahoria,
no sea que caduque la memoria
del asunto de la gestión del suelo.
¿No será que me estoy volviendo abuelo?
Pues firmaron convenio, esa es la historia,
y hoy, creyendo que hubiera sido en Soria
reescriben el pasado sin consuelo.
Mas los buenos nos son bien conocidos:
Fecopa, Cuatro Palos y UPyD.
Los dueños de terrenos recrecidos
no sé yo si tenían buena fe.
Ignorancia y desidia otros partidos
y los malos, sin duda en el PP.

Agenda para el fin de semana

Para que no os disperséis, os voy a preparar la agenda del fin de semana. Cojan iPad y puntero para apuntar que se lo voy a dejar clarito. La clave está en acostarse pronto el viernes. Vaso de leche y a la cama sobre las 23 horas, por ejemplo. Nada de salir de jarana que luego el sábado están que no se lamen.

El sábado en cuestión se levantan pronto y, si no tienen que trabajar, aprovechan para limpiar la casa, hacer la compra y dejar la comida hecha. Rápido y sin entretenerse que a las 13 horas de ese lustroso 18 de enero tienen que estar en la Librería Letras (paseo de San Roque, 12) para asistir a la presentación del número 10 de la revista ‘Caperucita Negra’ (ya os hablé de ellos). Se trata de un recital poético-musical en el que, agárrense los machos, ¡me van a dejar participar! Insensatos…

Luego comen y piensan, que tendrán mucho que pensar después de tan noble acto. Ya saben: simbología, dobles interpretaciones, repercusión filosófica de lo allí leído, metáforas, hipérboles e hipertensos, fuerza narrativa, resolución de los conflictos narrativos, intimismo, misticismo, etc. Y el domingo, si no es mucho pedir, me lo dedican también a dar vueltas al coco, con un pequeño paréntesis al mediodía para tomarse una caña con torreznos, que no todo son letras y notas musicales en esta vida.

caperucita_negra

Un café con… José Pulido (2 de 2)

Os lo contaba ayer… ‘La línea de la vida’ es el poemario con el que José Pulido gana el Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz y el motivo de nuestro encuentro, le pido que nos sitúe, que nos hable del premio y de su historia para aquellos que no sepamos la verdadera importancia que tiene este galardón.

“Es un premio con 24 años de historia. Surge de la Colonia Fontivereña Abulense que comenzó a organizarlo, creo que en sus iniciaos estaba ya por allí José María Muñoz Quirós. En un principio se hizo para conmemorar el centenario de la muerte de San Juan de la Cruz.” Imagino que es un premio que ha ido creciendo poco a poco y pasando de lo local a lo internacional… “Bueno… El Premio, desde un principio, nace con bastante importancia y fuerza. Este premio lo han ganado grandes poetas desde su inicio, Carlos Murciano, José Javier Alejandre… Más que un pequeño premio que crece ha sido siembre un gran premio a nivel nacional. Lo más importante, eso sí, es que se ha ido convirtiendo en internacional. Llega un momento en que se comienzan a enviar las bases a otros países y cada edición se ha ido apuntando más gente”.

Para poder presentarte a este premio no basta con escribir un poema, hay que escribir un poemario completo… Un libro de poesía. ¿Cuantas veces has escrito un libro para intentar ganar este premio? “Si no me falla la memoria han sido tres. No han sido consecutivas y seguro que al menos tres, si no cuatro”. Un premio especial por la repercusión que tiene… “Y por la dificultad. Al jurado le llegan unos 15 libros, se van eliminando poco a poco, llega un momento en que las decisiones se complican, cuesta más descartar y así hasta que queda uno y se decide por muy poco, por un matiz, un sentimiento que despierta… Tienes que conciliar muchas voluntades y en el jurado hay personas que son editores, tienes que convencer a un grupo muy diferente de personas”. ¿Y en qué consiste exactamente este premio? “Consiste en una dotación económica y en la publicación del poemario por parte de la organización. Lo hacen a través de la editorial Adonáis, una editorial muy prestigiosa dentro del mundo de la poesía. Lo importante es que es una editorial nacional y quien quiera el libro va a poder conseguirlo en cualquier ciudad del país.” ¿Un premio como este abre puertas? “… da mucho prestigio. Yo lo he notado en las llamadas que he recibido y la difusión que este premio ha tenido en medios de comunicación. Ahora comenzaré a presentar el libro… Un libro publicado en Adonáis es un libro que la gente, de inicio, cin conocerlo, ya lo mira con respeto, y con eso llevas mucho ganado”.

Y ‘La línea de la vida’… “Son 41 poemas”¿Cual destacas? “Es un libro muy especial, es muy difícil. El libro, a pesar de su división, esta construido como si fuera un único poema. Ninguno de los 41 pequeños escritos que lo componen tiene título, comienzan con punto suspensivos, como si vinieran del poema anterior y se podría leer de principio a fin, sin parar, y tendría sentido en su conjunto. Es el libro de alguien que intenta contar lo que es para él en sentimiento de vivir. Lo importante no es la anécdota, es el sentido de vivir, sentir la vida, lo que ves en la vida. “ Y qué ves tú en la vida… De qué hablas… “Pues hablo de la experiencia,  amor, desamor amistad, tristeza, la muerte, la memoria…” ¿Es la línea de tu vida? “Evidentemente no conozco otra, esta es la película que me ha tocado, intento ser un poco objetivo en lo que escribo para que otras personas puedan sentirlo y compartirlo al leer lo que escribo… Pero sí… Es mi vida…”

Tras tantos años escribiendo, has desarrollado manías, vicios… ¿Cómo, cuándo te sientas a escribir? ¿Cómo surge este libro? “Lo de la inspiración, a veces, es cierto. Me ha pasado… Despertarme en mitad de la madrugada con un verso, un solo verso, y tener que levantarme a anotarlo. Uno es poeta 24 horas del día pero creo que de manera inconsciente. Hay algo en tu mente, en tu corazón que está trabajando continuamente. No puedo ponerme un horario para escribir, escribo cuando puedo y anoto ideas cuando me vienen. A veces es una frase, una música que te trae unas palabras a la cabeza… Decía Pepe Hierro que el primer verso te lo regalan los dioses y el resto te lo tienes que currar tú… Procura devolverle algo bueno a los dioses porque el primer verso suele ser muy bueno y el resto ya no lo es tanto. Es verdad, la inspiración existe pero necesita trabajo”. ¿Cómo se escribe un libro? “Tú tienes ahí una inquietud sobre un tema recurrente que te hace ir escribiendo. Cuando ves que hay un núcleo de varios poemas en los que sí hablas sobre algo encuentras la dirección par seguir trabajando y le vas dando una estructura a lo que tienes escrito. Después escribes poemas para poder enlazar unos con otros para darle forma con cierto interés y coherencia…” Y en este caso la estructura fue de un solo texto, como si todo fuera parte del mismo libro… “Sí, en este caso sí. Tengo algo guardado que estoy buscando la forma de sacarlo, es un libro un poco apocalíptico, está escrito alrededor de la caída de las Torres Gemelas, la crisis, el momento en que un mundo se cae y hay que comenzar a levantarlo de nuevo. Para comenzar está dividido en siete partes, el número siete es un número apocalíptico, lleno de simbología. Cada una de esas partes tiene otros siete poemas un uno final para cerrar el libro y convertirlo en un Pentencostés. Eso es una estructura diferente, muy diferente, a la “La línea de la vida”, por ejemplo, porque la temática de los versos así lo pedía”.

Pepe Pulido, por su condición de poeta y periodista, está muy ligado a la vida cultural abulense… ¿Hay buenos poetas en Ávila? “Sí, sí los hay. Hay un grupo de gente que está escribiendo mucho y muy bien… Antes te hablaba de Jacinto Herrero, ya falleció, pero Jacinto es un clásico. Yo siempre cito a José María Muñoz Quirós. Tiene una obra muy consolidada, con muchos premios y mucha difusión, ha estado en ferias internacionales, se le ha publicado en Mexico, Argentina… Es un poeta muy reconocido y es un animador cultural para la ciudad que trabaja y disfruta mucho. Aparte de todo eso es un gran amigo. Pero hay mucha otra gente. Ana Agustín, periodista también, que ha recibido un premio hace poco y que escribe muy bien… Pero lo más importante de todo es que viene gente joven por detrás que llegan con fuerza y con un trabajo espectacular, Daniel Zazo, Ruth Sanz… No estoy citando a todos, hay muchos más, hay cantera.” ¿Se cuida la poesía en Ávila, la ciudad cuida a sus poetas? “Sí, sin duda… No sé si la palabra es “cuidar” pero, por ejemplo, en los actos de poesía, siempre encuentras un público muy atento, muy educado y que sabe escuchar poesía. En Madrid, por ejemplo, he estado en actos con menos público que en Ávila y con gente bastante menos formada. En Ávila, al menos, la gente sabe apreciar la poesía. En Ávila hay mucha actividad cultural, quizá no de alto nivel, pero aquí hay mucha gente que hace cosas, que pinta, que hacen música, teatro, buenos audiovisuales… Hay mucha cultura y muy buena.”

Además creo que las nuevas generaciones, le digo haciéndole un guiño, vienen pegando fuerte y siguiendo los pasos de papá… “Sí, bueno… Vamos a ver, vamos a ver… La pequeña de mis hijas, Guiomar, mostró, de forma espontánea, una gran afición lectora. Llegó con seis años a casa con un poema que le había escrito a su madre, les habían dicho en el colegio que lo hicieran y lo que llevó a casa a mí me pareció precioso… Entonces comencé a animarla vistiéndolo un poquito de juego y empezó a escribir más poemas… Tiene mucho desparpajo a la hora de escribir y como juego que era para ella, disfrutaba mucho. Ahora, Guiomar, es una adolescente, tiene 13 años,  y sigue teniendo la misma facilidad para escribir pero ha desarrollado una habilidad estupenda para la narrativa y creo que tirará más por ahí que por la poesía, escribe unos cuentos geniales…” 

Vamos terminando, el encuentro está resultando de lo más ameno, interesante y algo más largo de lo esperado. Para los no iniciados, le pido, recomiéndame un poeta para la gente como yo que no estamos acostumbrados a leer poesía… “Los clásicos siempre funcionan, no hay que rebuscar demasiado, cualquier cosa de Machado te sirve para iniciarte en le poesía. Vete a un Federico García Lorca, mira su evolución…”. Y para quienes ya hayan pasado por ahí… Qué autor o autores te han hecho a ti cambiar, de alguna forma, tu concepto de poesía, tu percepción de la poesía… “Pues mira… Me influyeron bastante los románticos ingleses y los poetas centro europeos del siglo XX.” Nombres concretos. “Ranier María Rilke, Vladimir Holan, Paul Celan… Me han hecho cambiar mucho… Ingleses… William Wordsworth, sobre todo él porque Percy Bysshe Shelley y John Keats eran también muy especiales pero la poesía reflexiva de Wordsworth resultó muy reveladora para mí.”

Acabamos la charla… Le doy las gracias a José Pulido por lo interesante que resulta todo lo que me ha contado que, como veis, ha sido mucho. Para rematar este café agarra su libro que ha presidido el encuentro durante toda la hora larga que ha durado… Me regala algunos de los poemas que contiene con la voz y el sentimiento del poeta que los escribió. Un broche de oro para un rato de oro… Me despido, mientras pago los cafés, a vosotros os dejo un pequeño capítulo de “La línea de la vida”.

…OCULTARSE hasta desaparecer en la máscara,
hasta que ella hable a las cosas por nosotros
y nos arranque a los infiernos de la identidad.
Ocultarse hasta que la sombra
valga por toda una vida,
hasta que no se pueda distinguir
tu rostro, velado
tras el opaco cristal de su apariencia.
JOSÉ PULIDO.

Gracias.

A %d blogueros les gusta esto: