Lo cortés no quita lo valiente

Llevo tiempo queriendo hablar en este blog de una de las concejales del ayuntamiento de Ávila. Una de esas que no aparece mucho por aquí pero que también está ahí, haciendo sus cosillas… En este caso me refiero a Ruth Pindado, responsable de Medio Ambiente y Educación en el consistorio abulense lo que le da la responsabilidad de velar, entre otras muchas cosas, por los parques públicos de la ciudad y por otros espacios de similares características que hay dispersos por la urbe.

Voy a ir centrando el tiro. Hace unos años, el Ayuntamiento, habilitaba unas zonas cerradas con vallas (lo de cerradas, como veremos más adelante, es mucho decir), para que los propietarios de perros puedan pasear por ellas a sus mascotas. La obligación de llevar a los canes con correa por todo el casco urbano se levanta en estos lugares en los que puedes soltar al animal para que corra libremente por los conocidos como “paques para perros”. En total fueron cinco lo espacios de estas características que se abrieron en Ávila y pasamos a hacerles un repasito. 

Uno de ellos está muy cerca del feudo comercial del concejal guapo, el Centro Comercial El Bulevar. Es, seguramente, uno de los que peor conservado está. La valla no llega al suelo, han desaparecido las puertas de acceso al recinto… Puedes soltar a tu perro dentro pero si tiene tendencias escapistas es mejor que no lo hagas… Otro está Las Hervencias. No está mal del todo. Un pequeño problema de agujeros en la valla y debajo de la puerta que no debe preocuparte si tu mascota pesa más de 12 kilos. Por lo demás, hace tiempo que no voy, podemos decir que está bastante bien. Hay un tercero frente al Centro Medioambiental San Nicolas. Conozco la cantidad de trabas que han puesto los vecinos de la zona a este espacio. Es el más pequeño de todos, la valla va sufriendo ya deterioro en la parte inferior pero el resto del espacio está bastante bien cuidado. Puede ser una buena opción pero se antoja demasiado pequeño. A la puerta del supermercado Simply nos encontramos con el que ha sido hasta hace poco el más transitado y el mejor cuidado de estos espacios. Ahí son los dueños de algunos animales los que dejan mucho que desear en cuanto al trato con los demás y la atención que le prestan a sus mascotas, pero ese es otro tema…

Y el quinto, del que vengo a hablar, es el parque que hasta ahora se ha situado en la calle de La Vida. Era grande, la valla en buen estado, con bastantes usuarios y muchas quejas. Al llegar la época de primavera/verano, el lugar se convertía en una pequeña jungla de hierbas altas y espigas que a medida que se iban secando se convertían en peligrosas para los animales que allí corrían lo que hizo que se elevasen las quejas pertinentes al Ayuntamiento y, por ende, a Ruth Pindado. ¿Y qué hizo? Pues dar la cara. Bajar una tarde, hace algún mes ya, a hablar con los usuarios del parque, una cita que ninguno de los que paseamos normalmente por allí nos quisimos perder y que congregó a un buen número de personas. Cada uno con una queja diferente, cada uno con una experiencia que contarle a la concejala. Aguantó un buen chaparrón, debo decirlo. Algunos, incluso, perdieron a ratos las formas. Ella no pudo hacer más que promesas, contar cómo tiene que tirar adelante de una concejalía sin dinero, sin recursos. Lo dejó claro, “no tengo dinero para arreglar este parque, en ese sentido no hay nada que hacer, lo que sí puedo buscar es una nueva ubicación, más cuidada, para hacer un espacio nuevo porque lo que sí tengo es valla para acotar una nueva zona, que esté mejor y que sustituya a esta no muy lejos de aquí”.

Pasaban los días y se sucedían los rumores, la cosa parecía que no terminaba de llegar, unas semanas en las que hubo quien se posicionó en contra de una nueva zona de perros, pero transcurrido un pequeño periodo de tiempo pudimos comprobar que Ruth cumplió. Los dueños de canes, en Ávila, disponen de su nueva zona, una zona verde, cuidada, sin malas hierbas, se riega a diario y los usuarios, cosa que me hace aún más ilusión, están concienciados de que hay que cuidar día a día y así lo hacemos. Se encuentra, por cierto en la calle Joaquín Rodrigo, en el barrio de Universidad, muy cerca de donde se hallaba la otra.

Concluyo diciendo que lo cortés no quita lo valiente, que hay cosas que no me gustan de las que se hacen desde el consistorio, que aún hay alguna zona descuidada en la que se puede mejorar mucho y sigue siendo responsabilidad de Ruth, pero que en este caso concreto, que además me salpica directamente como usuario de la zona que soy, cumplió con creces lo prometido. Que cuando las cosas se hacen bien hay que saber reconocerlas y hace ya más de un mes que debía haberlo hecho y aún no había tenido oportunidad de escribir este texto. Que es de agradecer que la cosa se arreglase de la forma que lo hizo. Que en este caso, Ruth, sí cumplió. Gracias.

Yo, profeta

AparcamientoSanNicolas

Como algunos de ustedes seguramente ya sospechaban, el fin último de este rincón es hacer dinero, money, parné, guita. Sacarnos de pobres por el lado virtual de la economía. El día menos pensado nos hacemos un Pedro J. y empezamos a vender pack de suscripciones al blog por San Valentín, cumpleaños, el día del padre, de la madre, el día del árbol o el día internacional de la marsopa. O una tienda de merchandaisin oficial con tazas, sudaderas, pines, fundas para el iPad y bragas oficiales del blog. Hasta que llegue ese momento, no muy lejano, pueden comprobar que hemos empezado a sacarles los cuartos con libros. Bueno, se los ha empezado a sacar Ruben. Pablo, como es un tío bonachón y de letras, ha preferido regalar su arte al mundo, haciendo más por el fin del capitalismo que Cayo Lara y Gordillo juntos.

Por mi parte, también ando escribiendo algo, pero de momento está en la fase “concebido pero no escrito”. Se le ve una mano, parece de nuestra especie, pero no está claro si es niño, niña o del Atlético de Madrid, que de todo hay en la viña del señor. Hasta que pueda suplicarles que hagan hueco en su estantería física o virtual para mi majestuosa creación, y para superar las apreturas propias de esta crisis que no se acaba, he decidido aprovechar una de mis virtudes para sacarme unas perras.

Verán, esto no se lo he dicho a nadie, me da un poco de vergüenza, pero soy adivino. Sí, como lo leen. Adivino. Pero de los de verdad, ojo, de los que ven el futuro, no de esos que se dedican a decir a sus víctimas lo que estas quieren escuchar en las madrugadas del TDT. Estaba pensando montar un consultorio con unos trapos de colores, una bola de cristal y mucho incienso y… ¿Cómo? ¿Que no me creen? ¿Que no creen que tenga poderes adivinatorios? Malditos empiristas.

No, tranquilos, no me he enfadado. En el fondo les comprendo. Al principio a mi también me costó asumirlo. Les voy a dar una prueba. Y además gratis.

A principios del mes de marzo, el Ayuntamiento de la capital amurallada, anunciaba que una parcela, situada en la zona sur de nuestros pastos y dedicada hasta ese momento a que los perros hiciesen sus necesidades, iba a sacarse a concurso para que algún particular la convirtiese en un bonito aparcamiento. Aquí el acta de la Junta de Gobierno (PDF). Zona de gran crecimiento, comercio, densidad de población alta, un supermercado… El interesado corría con los gastos, ponía el cemento, quitaba las caquitas de los perros y pagaba al Ayuntamiento cerca de 14000€ anuales por el alquiler del cacho de terruño.

Ese mismo día, sin que nadie me dijese nada, tan solo iluminado por mi don, escribí lo siguiente en tuiter:

Ayer, el Diario de Ávila informaba de esto.

DdA10May

Asombroso ¿verdad? Gracias, gracias, gracias. No hace falta que me besen los pies, ni que tiren pétalos de rosa a mi paso. Tengo poderes -increíbles, extraordinarios, ojiplatizantes-, pero sigo siendo un tipo humilde.

¿Cómo? ¿Que usted también lo sabía? ¿Que todo el mundo lo sospechaba? ¿Que era algo sabido y comentado en todos los mentideros de la ciudad? ¡Otra prueba de mis poderes! No solo vi el futuro, además, gracias a mi brillante y todopoderosa mente, lo compartí con ustedes por telepatía, el wifi de los seres de luz, los ángeles de la guardia y las hadas madrinas.

Así soy yo, un tipo generoso, desprendido, un humilde benefactor de la humanidad.

PS.- Ya les avisaré de la localización de mi “locutorio con el futuro”. Me han dicho que hay algunos locales bonitos vacíos por el centro.

A %d blogueros les gusta esto: