La discoteca de los Guzmanes

Hay un chiste que lo está petando en los bancos de El Rastro…

– ¿Te has enterado de que hay una nueva discoteca en Ávila?
* ¡No me digas que ha reabierto Aixa Galiana!
– ¡No! Es la discoteca de los Guzmanes.
* ¿Pero eso no es la Diputación?
– Ah, me debo haber equivocado. Como son todo tíos…

Alberto respondía (ironic mode) que las provincias son cosas de machos: campo agreste, lucha a muerte por las subvenciones… Mientras, Guillermo sacaba tiempo de su labor de “oposición a la nueva política opositora” para añadir que esperaba que los calvos quedaran conveniente representados.

Amigos míos: lo representado es la noche abulense. ¿Quién no ha estado en una discoteca abulense escuchando el “Boom 96” de fondo mientras esperabas, chupito tras chupito, que entrara en el antro de turno una mujer?

Vieja viñeta de Illo

Vieja viñeta de Illo

Bonito escena la que nos dejaba aquí Illo. “Banda sonora poco original” escribía hace 4 años Pablete incorporando esas palabras que tanto daño han hecho a nuestras sufridas orejas: Chiquilla, Sufre Mamón, Nicolas Cage en Leaving Las Vegas.

No es difícil imaginarnos a Los 4 Palos hace unos años cuando todos teníamos aún acné y Willy manejaba los bajos y los altos de los sotanillos de la ciudad. Tres tontainas en una barra esperando a que entrara una chica… pero lo que entraba era Pablo Garcinuño. Al final, los cuatro derrotados se giraban a la barra para pedirle al pelos del camarero que se pusiera unos calis en lo que Calamaro cantaba “mozo, póngame otra copa rota que quiero sangrar gota a gota el veneno de su amor”. Pero nada, que lo siguiente que entraban eran otros cinco polícias, en forma de lobo, buscando a una oveja que jamás cruzaría la puerta del bar.

peggy

Diputación de Ávila, año 2019

El caso es que me ha dado por imaginarme la Diputación como una reunión de los tipos de Mad Men pero sin Joan Harris. Yo no dejaría whisky a mano, que los plenos pueden ser más largos que una cena de pactos en El Encanto, y las exaltaciones de amistad pueden acabar en transfuguismo.

De vuelta a un análisis más serio, no parece muy normal que haya tanto hombre en dicho pleno. Si les parece, podemos hablar de la necesidad de las listas cremallera… pero yo preferiría abrir el debate de la necesidad de que exista la institución provincial en sí, cuando ya hay delegación de la junta en cada provincia.

El caso es que el actual modelo, pues como que no. No es una parida hablar aquí de paridad: Necesitamos más mujeres.

A %d blogueros les gusta esto: