De la programación cultural de la Junta para el Centenario de la Santa

Educaciónfinal

En la mañana de ayer, con menos focos de lo que viene siendo habitual -igual hemos devuelto los que teníamos alquilados para la visita del papa- la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León presentó el programa de actividades (PDF) que el gobierno regional ha preparado para celebrar el V Centenario de Santa Teresa. Según las crónicas, a la presentación de la programación cultural asistió el vicario general de la Orden de los Carmelitas, pero no parece que hubiera en la sala altos representantes del Ayuntamiento de la ciudad. ¿Se llevarán mal con los dirigentes regionales? ¿Estarían ocupados pidiendo al Gobierno que haga casito a la Comisión Nacional presidida por la vicepresidenta del Gobierno? ¿Les daría vergüencita que alguien le preguntara por el papa?

Sea como fuere, el programa presentado por la Junta contiene más de 1200 actividades* a realizar en todos los rincones de nuestra comunidad birregional y conjuntiva. Exposiciones, música, teatro, conferencias, actividades para niños, etc. Un no parar de cosas y cosos que hacer durante todo el año a lo largo y ancho de toda la comunidad. En el Archivo Histórico Provincial de Soria -uno de los tres edificios que hay en toda Soria- podrá ver usted una exposición sobre el paso de Santa Teresa por Soria. En Palencia podrá asistir a unas conferencias sobre la Santa a través de la iconografía conventual carmelitana y en el Museo de Zamora a unas visitas temáticas por la institución con la Santa y su tiempo como hilo conductor. De todo, como en botica.

Yo estoy medianamente contento con la programación presentada, sobre todo porque empezaba a pensar que el acto más importante del centenario iban a ser las elecciones municipales, pero vamos a empezar con las críticas. En primer lugar, los tiempos. ¿No podría haberse presentado este programa antes de que comenzase el centenario? Aunque solo fuese porque parece raro incluir en el programa actividades que ya se han celebrado, como el concierto inaugural del día 9 o la exposición de Venancio Blanco en la ciudad. Hay que tener cuidado con estas paradojas temporales, no nos vayamos a cargar el mundo por una tonteria justo antes de tener un presidente del gobierno con coleta. Entre las actividades promocionales se incluye la famosa tarjeta turística del Centenario que, como ya dijimos por aquí, no parece lógico que se encuentre en fase de diseño a estas alturas. Las fechas de las actividades vuelven a ser poco concretas.

escenafinal

Dejando de lado el calendario, tampoco parece lógico que cada administración haga la guerra por su cuenta y presente sus propias actividades. Ya oigo a los chicos de UPyD gritando cosas sobre las duplicidades de las administraciones desde el fondo de la sala. No es un mal que aqueje solo a este asunto nuestro del Centenario, y las competencias, responsabilidades y fotografías ya tal; pero no está de más señalarlo.

Entrando ya en las actividades, hay algunas interesantes, pero también hay bastante paja. Volvemos a ver muchas actividades que se realizan habitualmente a las que se da un toque -con más o menos gracia- teresiano para figurar en la programación. Señalar por ejemplo, el Festival de Cine de Aguilar de Campoo, dentro del que se programa una jornada sobre la Santa en el cine; o nuestro Cir&co, que incluirá una representación infantil teatralizada de la vida de Santa Teresa. También hay algunas actividades, como mínimo, sorprendentes. Aquí podemos incluir la creación de una cuenta de la Santa en Pinterest -al menos no lo han abierto en G+- o la denominada “Santa Teresa se va de Festivales”, que se celebrará en Miranda de Ebro el primer fin de semana de septiembre y que se define así:

“¿Cómo sería Santa Teresa de Jesús hoy en día, en 2015, 500 años después?¿Iría a Festivales de música indie? ¿Se identificaría con alguna tribu urbana? ¿Sería hipster o más bien una normcore? ¿Sería blogera de éxito? ¿Qué pensaría del movimiento punk, del grunge, del rock, del pop…? Pues todo esto se debatirá durante tres días dentro de la XV Edición del Festival Ebrovisión.”

Por si usted no consume drogas, tiene la cabeza aún en su sitio o no tiene ese fin de semana disponible para acercarse a Miranda de Ebro, vamos con las actividades más interesantes de entre las programadas por la Junta para nuestra bella ciudad.

En primer lugar, mandar un beso desde aquí a Alicia Garcia, que se ve que también me lee. Como pedimos en su momento, el museo provincial acogerá, de marzo a diciembre, una muestra titulada “Ávila 1515” -con conferencia inaugural de Serafín de Tapia- que profundizará en cómo era la ciudad que conoció nuestra paisana. Como soy un tipo generoso, no voy a pedir derechos de autor por la idea, ni pases VIP, ni invitaciones al vino español de la inauguración. También habrá una exposición en el Archivo con documentación de la época y una exposición fotográfica en la Delegación de la Junta con comparativas del ayer y el hoy de distintos enclaves teresianos. (También han programado una exposición fotográfica sobre visitantes ilustres, pero lo voy a decir bajito para no hacer sangre).

En la programación no dicen nada de mi anhelada conferencia de Joseph Perez, hispanista francés y reciente Premio Príncipe de Asturias, pero sí figura un Congreso sobre la figura de la Santa -mujer, escritora, mística, santa, humanista, lectora de Los4Palos- a celebrar en septiembre en nuestra ciudad. No da nombres, pero blanco y en botella: ahí debe estar mi conferencia de Joseph Pérez. Dentro de este apartado, también se ha programado un simposio internacional sobre el humanismo cristiano en la narrativa castellana, que así de buenas a primeras igual no les suene demasiado interesante, erótico o festivo, pero que tiene su punto.

Por último, se han programado un buen número de actividades para niños, porque no todas iban a ser para mayores de 18 años ¡Hay que pensar también en los futuros votantes (y en sus progenitores)! Teatro, talleres familiares, etc.

IMG_1214

En resumen, el programa aporta parte de ese contenido cultural, didáctico o educativo que hasta ahora echábamos en falta, algo que fuese un poco más allá de los fastos turísticos y el chuletón teresiano. Nunca es fácil confeccionar una programación cultural, y es imposible contentar a todos, pero la realizada por la Junta al menos intenta llegar a varios tipos de público con actividades variopintas. Nos puede gustar más o menor pero de momento la Junta es la única administración que aprueba el examen del Centenario -Ayuntamiento y Diputación están todavía buscando el aula-, aunque el resultado no sea un sobresaliente.

Y para terminar, una lectura en clave localista. El problema de la programación de la Junta y de la presentada en su momento por la Comisión Nacional es que el protagonismo de la ciudad se difumina con la celebración de cientos de actos fuera de sus murallas. No se celebra el centenario de Teresa de Ávila en su ciudad, sino de Teresa de Jesús en el conjunto de ciudades, pueblos y villorrios en los que dejó huella. Es algo normal, ya que la figura de la Santa sobrepasa las fronteras de la ciudad, algo de lo que deberíamos, por otra parte, estar orgullosos, pero que restará impacto al Centenario abulense. El Ayuntamiento, para superar esto, parecía haber apostado todo a una carta: el papa. Un acto multitudinario que atrajese todas las miradas sobre la ciudad y que dejase claro el protagonismo de la misma en la celebración. Sin él, Ávila pasa a ser un primus inter pares. El lugar de nacimiento de la Santa, de su vocación y de su obra, pero solo un eslabón más -quizá un poco más grueso- de su trayectoria.

 

*En realidad son 147, pero algunas se repiten muchas veces hasta llegar a las más de 1200. Hay que leer la letra pequeña, como en los papeles del banco.

Prontuario veloz de la actualidad

Llevo un par de semanas liado. Salvar el mundo, hacer la colada, leer, volver a salvar el mundo, escribir, regar las plantas. Ustedes, si son visitantes asiduos, lo habrán notado, ya que he estado un par de semanas sin pasar por este rincón. No, no hace falta que lloren, yo también les he echado de menos. Además de no pasar por aquí con la misma frecuencia que antes, me he mantenido un poco alejado de la actualidad o, al menos, más alejado de la actualidad de lo que viene siendo habitual en mi. Por ejemplo, no vi ni un minuto del debate sobre el Estado de la Nación. Todavía me duele el pecho cuando escribo de semejante despropósito y todas las noches tengo pesadillas en las que Rubalcaba y Rajoy vienen a mi casa a echarme la bronca y pedir mi voto. Yo no les abro la puerta, faltaría más -ya dejé atrás aquella etapa de “mi casa es tu casa” y “si desmontamos el sofá aquí podemos dormir cinco”- pero mientras empujo el sofá para bloquear sus arremetidas y escondo la Xbox, Rosa Díez se descuelga desde el techo del edificio y entra por la ventana como en las pelis americanas para arrearme con una constitución hasta que proclamo mi amor por la norma fundamental de todos y cada uno de los españoles.

Como les digo, no vi el Debate, y tampoco he seguido con especial atención el resto de la actualidad. De vez en cuando un vistazo rápido a los titulares de la prensa para quitarme el mono, o un repaso los temas del momento en tuiter, que viene a ser una cosa parecida a lo primero pero filtrados por el populacho. Esto, claro está, tiene sus problemas e inconvenientes. El primero es que no profundizas en la información, lo que puede llevar a equívocos, y el segundo que dependiendo de la perfección del filtro, la realidad puede resultar bastante distorsionada. Si solo leemos la prensa que nos gusta y seguimos en las redes sociales a gente de nuestro perfil ideológico, las posibilidades de comprender la realidad tienden a cero. A mi esto no me pasa, que leo cualquier cosa y sigo a muchos esquizofrénicos no afines a mi pensamiento, pero es muy frecuente por esos mundillos de la almohadilla y la arroba.

Algunos ejemplos de lo que les decía. No tengo ni idea de lo que pasa en Navarra con Barcina, la Hacienda Foral, el PSN y Bildu. Debe ser un sainete entretenido, porque creo que he visto a los primeros espadas hablar del tema, pero no me hagan caso. Si lo he entendido bien, Bildu ha obligado a una consejera de Barcina a presionar a alguien de la Hacienda Navarra para favorecer a unos amigos del PSN. Y ahora, descubierto el pastel, Valenciano se ha ido a una esquina, con uno de Bildu, a llorar detrás de un arbusto, cosa que no ha gustado a Camisa Blanca, Floriano y compañía, porque los pañuelos de Bildu son ilegales. No me pregunte cómo pueden ser unos pañuelos ilegales. Igual los compraron sin IVA, o en Andorra. Al final, todo el entuerto lo ha resuelto Rubalcaba, que en lugar de vender Navarra a ETA ha preferido regalársela.

Si lo de Navarra es complicado, que al fin y al cabo está poco más arriba de Soria, lo de Ucrania, que queda donde la novia de Stalin cogió una cistitis de pequeña por hacer pis en la nieve, ya es la repera. Los ucranios se dividen en madridistas, barcelonistas, prorrusos y prooccidentales. Yanokovich, que así se llamaba el presidente anterior, era del Barça, o prorruso, y lo de Neymar y la Audiencia Nacional le tiene al borde del síncope. Se sabe que incluso ha vomitado un par de veces en el Parlamento, como Messi. La oposición, que es de Florentino, quiere llegar a un acuerdo con la UE para montar un Museo del Madrid en Kiev y Yanukovich no les deja. Ahí saltan chispas, los prooccidentales se enfadan, le montan barricadas y le obligan a salir por patas y a soltar a una Miss que tenían en la cárcel y que se parece mucho a Cibeles. Todo acaba como el rosario de la aurora y Rusia interviene para asegurarse de que los demás no intervienen en asuntos internos de terceros países, mientras los demás quieren no intervenir para seguir interviniendo. En Tuiter la gente está casi tan liada como yo, y tan pronto se ataca a Putin por ser un homófobo oligarca vendido al capital, como se le defiende como descendiente directo por parte de la KGB de los buenos comunistas de la Madre Rusia. Al otro lado de la trinchera, la gente está muy indignada porque la UE no para de hacer la croqueta, pero se marea solo de pensar en que haga algo, mientras se mira a Obama con desprecio y se le reclama contundencia blanda dialogante activa. Se desconoce que opina Rajoy de todo esto, a la espera de que el Marca se posicione.

Y no crean que mi desconexión con la actualidad es solo terrenal, tampoco he seguido con mucho interés los asuntos celestiales y/o locales. Me enteré, como quien se percata de repente de que está casado y tiene tres hijos, una hipoteca y un Opel Corsa; de que una delegación de abulenses de bien iba a ver al Papa para venderle el Centenario de la Santa y, de paso, intentar convencerle para que venga a darse una vuelta, se compre una Visitávila, se suba a las murallas y coma chuletón. Seguí las noticias con tan poco atención que pensé que el encuentro consistiría en algo íntimo, privado. Un salón, unas pastas, un beso al anillo, aquí una consejera, aquí unos amigos. Algo elegante, católico, apostólico y vaticano. Pero hete aquí que días después me encuentro en los medios una foto de los representantes abulenses asaltando al Papa detrás de una valla, como unas fans enloquecidas de Justin Bieber -¿sigue vivo este chico?- enseñándole un caja con cacho de palo. ¿Acudir a una de las audiencias públicas que semanalmente ofrece el Papa y para las que se pueden solicitar entradas por escrito merece tanta tinta, sobre todo teniendo en cuenta al precio que está la tinta? Admito que igual el hecho de que el Papa se pare en plan colega para que le beses el anillo y le entregues pastas es más inusual y para eso hay que tener mano, pero aún así ¿de verdad es para tanto?. Me cuentan que además de ver al Papa, nuestra delegación se reunió con más gente, lo que siempre es bueno. El Skype y los correos electrónicos son más impersonales e igual acaban en manos de Obama, que no es católico, y vaya usted a saber que uso les da.

Dicho esto, desde aquí invito, en nombre de todos los miembros del blog, al Papa a venir a visitarnos. Nosotros, por aportar nuestro granito de arena, nos ofrecemos a sacarlo a tomar algo por la noche. Su visita sería buena para los católicos, buena para el turismo y buena para nosotros, que podríamos estar dándoles vueltas al asunto durante tropocientos post y viñetas. Igual hasta podríamos montar una mesa redonda en un bar para debatir sobre el Centenario, los colores de la torre de la Estación de autobuses y la madera noble con la que íbamos a forrar las paredes de la ampliación de la Diputación (otro lío, por cierto, del que tampoco ando muy enterado).

Jóvenes

jmj

A %d blogueros les gusta esto: