Pocos voluntarios

El asunto del voluntariado para la celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa es algo que me tiene algo mosqueado, debo ser yo el raro. Ya comenté en su día que no me parecía bien tirar de voluntarios y que se podía hacer un esfuerzo por generar puestos de trabajo. Eso fue allá por el mes de febrero y la cosa no era una idea disparatada ya que parece que gustó a algunos sectores de la política abulense, aunque abiertamente no lo dijeran. Esto último fue por el mes de marzo.

Autorías intelectuales aparte, el lunes leía una noticia en Tribuna de Ávila que decía:

Pese a que este domingo estaba previsto el cierre del plazo para las inscripciones de voluntarios del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, la Comisión de Voluntariado ha decidido ampliarlo hasta finales de mayo, debido a la gran demanda que se viene realizando en las últimas semanas.

Y claro, eso de “debido a la gran demanda que se viene realizando en las últimas semanas”, hace que salten todas mis alarmas. Decía Avilared:

Los interesados podrán inscribirse hasta el próximo 13 de abril, siendo la previsión de la diócesis no solo “fidelizar” a los 600 voluntarios que cooperaron en 2011 en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) sino incrementar esa cifra para atender a los miles de peregrinos que se esperan…

Con todo mi respeto… Creo que su previsión eran largas colas de gente a la puerta del Obispado, como si fuera un concierto de Bisbal, creo que han pinchado y creo que nos la están intentando colar. Creo que han tenido mucha menos afluencia de voluntarios de la que esperaban. Creo que lo de “la gran demanda que se viene realizando en las últimas semanas” no es ni la mitad de lo que quieren que parezca y que quieren maquillarlo de cara a la ciudadanía porque queda mejor poner eso que poner que “no se ha inscrito tanta gente como pensábamos en un principio”. 

Por cierto, que el plazo no se amplía una semana, unos días… No, un mes y medio, a lo loco… ¿Para poder gestionar la gran avalancha final? De verdad, resulta difícil de creer. Que puedo estar equivocado, ¿eh? No digo yo que no. Que esto va rodando, llega finales de mayo, se cierra el plazo de inscripciones, dan la cifra de voluntarios y son 2.564 inscritos. Ya pediría disculpas, ya sería yo el primero en decir que me he equivocado al escribir estas líneas. Eso sí sería una gran demanda. Pero de momento, visto lo visto, creo que es todo lo contrario.

Agotado el plazo inicial dado y según informa Diario de Ávila:

Hasta ayer (14 de abril) cerca de 300 personas habían dicho ‘sí’ a la llamada de La Santa , una cifra que supone casi el doble de la registrada hace ahora un mes.

Una cifra que no llega a la mitad de lo inicialmente esperado… Añado yo. ¿Seguimos hablando de gran demanda?

Por cierto, y cambio un poco de tema, parece que se está abriendo algún comercio por el centro que pretende aprovechar el tirón del evento. Me parece buena idea. A ver si poco a poco se va viendo movimiento y comenzamos a salir adelante. Espero que sean comercios duraderos y no solo para una temporada, la temporada del V Centenario. 

Panegírico

Mucho he leído los últimos días sobre el despido de Jota. Mucho me han preguntado sobre él, sobre lo que ha pasado, sobre los motivos, los culpables, la razón… Y a todos les he dado la misma respuesta. No lo sé. 

No sé si el despido de Jota ha sido motivado por presiones políticas, no sé si el despido de Jota ha sido motivado por la proyección del documental sobre la antigua fábrica de harinas, no sé si el despido de Jota ha sido motivado por los celos alguien al ser más alto y guapo que el o ella o por haber bailado desnudo encima de la mesa de control del estudio mientras hacía un informativo. Y afirmo no saberlo teniendo en cuenta que he trabajado muy cerca de Jota, que trabajo muy cerca del resto de periodistas de la SER, que conozco a quien le despide, a quienes no han tenido nada que ver y a los que se quedan sin un compañero teniendo que trabajar más que antes para suplir su falta, una falta que, casi seguro, no contará con sustitución.

Y digo todo esto porque hay gente que no ha dudado en afirmar algunas cosas que creo infundadas. Hay gente que ha manifestado, como si de verdad absoluta se tratase, que a Jota se le despide por el ya famoso documental “Verdad contra poder” y por las presiones recibidas tras la emisión del mismo en nuestra ciudad. No lo diré yo, es más, no quiero pensar que haya sido eso. Puede que algo haya sumado, tampoco lo sé. Por eso no quiero hacer valoración de las circunstancias, no quiero repetir los errores que he visto a otros cometer.

Sí quiero maldecir a aquellos que se han alegrado con la noticia, seguro que los hay. Sí quiero lamentar su ausencia, lamentar el vacío que deja. La ida de un buen periodista siempre es una lástima y más cuando su periodismo era incómodo para muchos, algo que lo convertía en periodismo del mejor para otros. Ya lo dijo Pablo, algunas cosas sin Jota no suenan igual, y la SER en Ávila va a sonar para siempre diferente, faltará la voz de Jota, y nos costará acostumbrarnos a pesar de los grandes profesionales que se quedan tirando del carro y a quienes quiero transmitir todo mi apoyo.

Jota: todo mi ánimo, mi apoyo y mis mejores deseos para tu futuro. Se te extraña, amigo, eso sí es seguro.

Fuera de la ley

La semana pasada, el viernes si no recuerdo mal, tuvimos reunión de vecinos en la comunidad en la que vivo. La verdad es que esos eventos no me hacen excesiva gracias pero es algo de lo que debes participar si después quieres tener derecho a protestar cuando alguien la cague, y, creedme, al final, siempre, alguien la caga.

Y digo alguien por no decir todos porque muchas veces se parte con el fallo desde el comienzo y después no valen los lamentos. El caso es que, según parece, la ley, LA LEY obliga a las comunidades de vecinos a suscribir un contrato de mantenimiento de servicios en previsión de posibles averías o accidentes. Es decir, contratar una empresa que se ocupe de que los cables de la luz estén en buenas condiciones, la caldera funcione correctamente, las puertas de los garajes abran y cierren como merecen, el ascensor esté siempre a punto… Ese tipo de cosas que en un momento dado, en una comunidad de vecinos, pueden fallar. De no tener suscrito dicho contrato, la compañía aseguradora de la comunidad de vecinos no se responsabiliza de nada en caso de accidente de ningún daño que se pueda producir.

Si hay un fallo eléctrico y se incendia una planta de la vivienda, haber contratado el seguro de mantenimiento. Si explota la caldera y aquello se queda como un solar, haber contratado el seguro de mantenimiento. Si revienta una tubería de las zonas comunas y se inundan dos plantas enteras, haber contratado el seguro de mantenimiento…

Y como en mi comunidad de vecinos somos muy de Ávila y de hacer las cosas bien… Se decidió posponer la decisión por segundo o tercer año consecutivo, pasarnos la ley por el arco del triunfo y seguir como delincuentes nuestras miserables vidas confiando en que el accidente no ocurra. A lo loco.

A mí la cosa me indigna. Si hay que cumplir la ley, hay que cumplir la ley. Es algo que debemos hacer todos y que no podemos saltarnos a la torera. Es evidente que a mucha gente no le gustan ciertas leyes, eso está claro, pero el que te guste, o no, deja de ser excusa para su incumplimiento. Así que si la ley dice que hay que hacer un contrato de mantenimiento no hay excusas, hay que hacer un contrato de mantenimiento. De verdad que no entiendo a estos sexagenarios que tengo por vecinos y su manía de vivir al límite.

¿Os imagináis que pasara lo mismo en cualquier otro ámbito de la vida? Yo qué sé… Se me ocurre… Pues que haya una ley que dice que “las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos conmemorativas de exaltación personal o colectiva de la sublevación militar de la guerra civil y de la represión de la dictadura”. Ya nos solo eso, sino que un grupo político lleve una moción a un pleno municipal en la que pida que se cumpla dicha ley…

Y… ¿Os imagináis que esa moción se rechazara? ¿Que se decidiera deliberadamente actuar al margen de la ley? Estaríamos locos, ¿verdad?

Son cosas que no pueden y no deben suceder. Y me parece mal por mi comunidad de vecinos como me parecería mal por el Equipo de Gobierno si…

Captura de pantalla 2014-03-31 a las 13.40.29

Pincha en la captura para leer la noticia completa

#OhWait

Contando los días

Esta ciudad avanza. Está claro. Estamos a poco más de metro y medio de ser la gran Smart City que todos deseamos ser. Estamos avanzando en la dirección correcta y dando pasos de gigante para colocar el nombre de la ciudad, de nuestra ciudad, de Ávila, en el lugar que le corresponde, que una vez ocupó y que con el tiempo, como quien no se da cuenta, hemos ido perdiendo.

No podemos hacer las cosas mejor y estamos recuperando en poco tiempo el terreno que durante mucho hemos perdido. El esplendor de la nueva estación de autobuses hace que la ciudad se vea diferente, se viva diferente. Una infraestructura que ha tardado lo suyo en comenzar a funcionar, todo hay que decirlo, y sin culpables claros del retraso. No es lo mismo que la estación se haya retrasado por culpa del Ayuntamiento de Ávila, del PP, que por culpa de la Junta de Castilla y León, del… #OhWait… Bueno, da igual… Lo más seguro es que ambos culpen a la Cámara de Comercio que no deja de ser el último interviniente en llegar y quien pretenden que cargue con el marrón. A lo que iba, que muy bien lo de la estación de autobuses y que mucho mejor estará cuando además de autobuses haya algún comercio, o alguna actividad a más, pero lo que tenemos claro es que una vez abierta no podemos más que avanzar como lo hemos estado haciendo hasta ahora, en la buena dirección… 

Y seguimos en la buena racha que tenemos con el cambio de iluminación de la ciudad, algo que se hacía para mejorar el que ya existía y, sobre todo, para ahorrar. El ahorro debe ser porque las nuevas bombillas led iluminan tanto como gastan, osea, poco. Y cuando digo que iluminan poco no quiero que me mal interpreten, quiero decir que iluminan bastante poco. Unas luces que llevan al engaño ya que al mirarlas directamente deslumbran y al mirar a la calle no alumbran. “Alumbrar” bonita palabra… Pero sigo que me disperso… Que bien, que ahorro y tal… Que veréis poco pero nos saldrá barato… Aunque, pensándolo bien… Este cambio de bombillas, al tratarse de una privatización, no nos reportará beneficio económico a los abulenses. Al menos no en el medio plazo. Le dará beneficios a la empresa que se encarga de la gestión, pero lo de la Smart City nadie dijo que fuera barato de inicio. No nos quejemos.

Y dejando aparte lo de la Smart City os comento las últimas novedades en cuanto a visitas de personalidades. Por un lado el Papa, que según La Razón viene a España en 2015 por el V Centenario de la Santa, cosa que la Diócesis de Ávila no confirma. No lo confirma porque a ellos no se lo han confirmado, lógico. Creo que la posición de la diócesis es bastante coherente. Seguramente La Razón tenga razón y termine por venir. Es lo que pensamos todos, lo tenemos más o menos claro, pero no vamos a asegurar nada que no sea seguro. Tarde o temprano nos enteraremos de si al final Francisco viene o no a la ciudad amurallada y será, veréis, todo un acontecimiento. Acontecimiento, por cierto, englobado en los actos del famoso V Centenario de Santa Teresa para el que siguen buscando voluntarios y lo hacen con un vídeo que no tiene desperdicio y que os recomiendo no ver si tenéis alguna estima a vuestra salud. Seguro que con esto lo petan.

La notica de verdad, la visita esperada, lo que sí queremos ver y lo que celebramos por todo lo alto es la nueva edición de Músicos en la Naturaleza. Al menos yo, oiga, que cada uno tiene sus prioridades… Ellos no lo confirman. No lo hacen, de momento pero no tardarán. En este caso no es por prudencia como la Diócesis de Ávila con el Papa, es porque le han dado la exclusiva a un periódico y tiene que dejar un día o dos hasta que se haga oficial para gloria del rotativo. John Fogerty, el carismático líder de la Creedence visitará nuestra querida sierra de Gredos para llenarla de puto Rock and Roll. Eso sí es caminar en la buena dirección. Eso sí es una buena noticia.

Y eso es todo. Aquí me quedo, contando los días para Fogerty, poniendo pilas a la linterna por si salgo de noche, buscando un hueco para visitar la nueva estación que creo que lo que sí tiene ya es cafetería y esperando, de verdad, que el Papa venga a la ciudad, más por el impacto económico que por lo que en sí representa.

Pero, sobre todo, contando los días hasta el 5 de julio para ver a Fogerty.

Coches históricos

20140223-094458.jpg

Los secretos de Ávila (por José Manuel Blázquez)

Fue, seguramente, la primera persona a la que le pedimos una colaboración para el blog. Dos años y pico es lo que la petición se ha hecho esperar pero, por fin, podemos publicarla. José Manuel Blázquez (@Elzo_) es abulense, de la provincia, pero abulense, y es el administrador de Meridianos, un espacio donde puedes encontrar todo tipo de entradas, cortitas, con datos curiosos, hechos históricos… Os invito a pasar por allí tras leer su texto de hoy. Gracias, @Elzo_, un lujo tenerte por aquí.
Y tú, si quieres colaborar… Ya sabes…

——————————————–

Los secretos de Ávila

No se equivocaba Hemingway cuando hablando de Ávila, bromeaba en una carta dirigida a su amigo Bernard Berenson, refiriéndose al filósofo y poeta de origen abulense Jorge Santayana:

Si eres de Ávila, Ávila no tiene ningún misterio (…) (pero) Santayana me parece distinto. Como proviene de una ciudad amurallada, cree que eso le hace diferente. No hay diferencia en el corazón. Cualquiera que haya vivido en una ciudad amurallada sabe cuánta inmundicia hay en las defensas y bajo las torres. Sabemos quién luchó por ella y ayudó a construirla y quién no”.

Ávila no guarda secretos para nosotros los abulenses. Todo lo que hay tras los altos muros que la rodean no nos es ajeno. Podemos ser espontáneos guías turísticos. Aunque en ocasiones parece que queremos olvidar nuestro pasado. Como el  impresionante legado que nos dejó la comunidad judía. Un legado que todavía se puede admirar desde la impresionante vista de los Cuatro Postes. Desde aquí, la estructura cabalística de Ávila, la Jerusalén de Castilla, como la bautizó el poeta Avner Pérez, es algo tan evidente que apenas necesita explicación.

Pues si el recuerdo judío está casi olvidado, el pasado musulmán de la ciudad está sepultado bajo bloques de viviendas y enterrado en los cimientos de un Mercadona.

El antes y el después del Maqbara o cementerio musulmán.

3.000 sepulturas musulmanas de los siglos XII al XV ahora ocultas, que nos dan una idea de la importancia de los mudéjares en esta villa. Un ejemplo de la huella dejada, que todavía puedes ver por toda la muralla, es la ‘firma’ en forma de ladrillo rojo. La marca que dejaron los alarifes, la numerosa mano de obra musulmana que participó en la construcción de este muro defensivo.

Detalle de decoración mudéjar en esquinilla de ladrillo rojo, debajo de las almenas de la muralla de Ávila.

Pero de vez en cuando Ávila todavía nos sigue desvelando historias secretas. Como el túnel misterioso en la catedral o los varios pozos, también en la seo, utilizados como pasadizos de huida para enamorados.

O el increíble relato de los dos esqueletos enterrados con grilletes en los pies, uno junto a la iglesia de San Andrés y otro detrás de San Pedro. Ajusticiados en la Edad Media, de una pena impuesta por cometer un delito sexual o económico.

Esqueleto con grilletes encontrado en la plaza del Ejército de Ávila, detrás de la iglesia de San Pedro.

Y para acabar ya que no quiero desvelar mas secretos abulenses, te invito a visitarnos. Sé otro de los numerosos viajeros que se enamoraron de esta tierra de santos y cantos.

Camilo José Cela en la terraza de Pepillo (1981). Foto Avilas.es

Siéntate en una de las numerosas terrazas como Cela, otro Premio Nobel que también gustaba de visitar Ávila. Y disfruta de una cerveza fresca, busca nuevas historias y leyendas en las piedras que te rodean.

Fuentes: 1234 y 5

¿Oleada chapucera?

Me preguntaba @Elzo_ que si ¿podemos hablar ya de oleada de robos chapuceros en Ávila? Junto a la pregunta un enlace a esta noticia de ÁvilaRed que se publicaba ayer mismo. Antes, otra noticia nos contaba cómo habían accedido a la estación de autobuses y al pabellón de San Antonio, además de relatar cómo le habían robado el bolso a una invidente a la puerta de su casa por el método del tirón. Dentro, la recaudación de la jornada de su trabajo, la venta del cupón de la once.

Días atrás se hablaba de coches forzados, varios, casi 30, de los que también se llevaron cosas y rematamos con los dos detenidos que entraron en una sucursal de Bankia. ¿Casualidad? Puede ser. Puede que todos los manguis de la ciudad hayan decidido hacer sus trabajos en, prácticamente la misma semana, o puede que los datos de delincuencia, sobre todo robos y hurtos, estén incrementándose. Lo que sí es cierto es que el asunto está en boca de todos y no es la primera vez que me lo comentan.

Esta misma mañana, sin ir más lejos, me he cruzado con una vecina que vive en el segundo. La cosa hoy ha ido de ruidos. Otros días hablamos del tiempo y la mayoría de ellos tan solo nos saludamos porque finjo ir con prisas. Pocas cosas más peligrosas que una jubilada que vive sola y con ganas de hablar. El caso es que hoy me sobraban 5 minutos y se los he dedicado a la buena señora. Tengo mi corazoncito. Y como a mí no me llaman guapo como hacen con mi compañero Pablo, hemos tenido que matar el tiempo hablando de otra cosa. Ha sido ella quien ha sacado el tema y me ha comentado que “el otro día”, se refería al miércoles, había escuchado unos ruidos raros en la escalera. Por lo que me dice, siempre que le pasa eso, se acerca a la puerta con el teléfono de la mano a mirar por la mirilla. “Menos mal que no pasaba nada, pero como está la cosa tan peligrosa ahora con eso de los robos… “ Finalizaba.

Es el último comentario que he recibido de alguien en persona, pero ha habido más. Una de las víctimas de los robos en vehículos, por ejemplo, es una amiga. Si la cosa se está poniendo fea, o no, no me corresponde a mí decirlo. Si es que sí, no será sino otra consecuencia de la crisis y de la desesperación de muchas personas que no tienen ingresos con los que subsistir, de no ser más que algo puntual y que no deba ser motivo de alarma, el debate que abre @Elzo_ servirá para poco. Pero, de momento, la pregunta está en el aire. ¿Podemos hablar ya de oleada de robos chapuceros en Ávila? Espero vuestras impresiones…

P. D. @Elzo_, hace dos años y más de medio me dijiste que cuando alguien rompiera el hielo con el tema de las colaboraciones nos mandarías la tuya, pero que no querías ser el primero. Creo que, con 40 colaboraciones después, el hielo está más que roto y ha llegado el momento de reclamar lo nuestro. ¿No? Hasta Camarada Bakunin nos envió un texto y reconoció días después sentirse más alto y guapo. Si no lo haces por nosotros, hazlo por ti… Venga, vamos a llevarnos bien, anda… ;). Un abrazo.

SmartAbulenses (Por Santiago Luján)

Otro que se anima y ya tendríamos que hacer recuento para saber cuántos van. Santiago Luján, abulense y amigo de este rincón, tiene algún tipo de problema de procesadores, o algo así. Mejor que os lo cuente él que para eso nos ha enviado esta colaboración. Si queréis seguir sus pasos y enviarnos un texto ya sabéis cómo hacerlo… 

———————————————————–

SmartAbulenses

Voy a decirles como la famosa frase del Sr. Umbral “No he venido a este Blog para hablar de mí, ni de mi libro”, son estos señores que no saben lo que hacen, los que amablemente me dejan un pedacito de su gran espacio Los4Palos para que les cuente algunas de mis “chaladuras” como abulense.

¿O debería decir SmartAbulense?

Pues quería decirles a mis paisanos smartabulenses, que el año pasado mis sensores de movimiento, proximidad, humedad y temperatura entre otros, detectaron una gran actividad inusual y altamente confusa, motivo por el que ninguno de los actuadores programados ha funcionado como debería.

¿Y este qué dice? Se le ha ido el procesador al carajo, ¿de que demonios habla?

Pues sí, eso mismo me pregunto yo; pero entendámonos todos para que la vecina de @pgarcinuno no se líe con las cebollas inteligentes .

Ya sé cual ha sido la causa que ha provocado mi desajuste entre todo el entramado de cables, condensadores, resistencias, circuitos integrados etc. etc….

Son solo dos valores iniciales, el problema es que no sé exactamente donde meter estos dos nuevos parámetros:

  • Parámetro Nº 1

El municipio de Ávila forma parte desde el año 2013 de la RECI, la Red Española de Ciudades Inteligentes.

“Son Ciudades Inteligentes aquellas que disponen de un sistema de innovación y de trabajo en red para dotar a las ciudades de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política permitiendo el desarrollo social, cultural y urbano. Como soporte de este crecimiento se realiza una apuesta por las industrias creativas y por la alta tecnología que permita ese crecimiento urbano basado en el impulso de las capacidades y de las redes articuladas todo ello a través de planes estratégicos participativos que permitan mejorar el sistema de innovación local.” 

  • Parámetro Nº 2

Adhesión del Ayuntamiento al Pacto de los Alcaldes

El Ayuntamiento de Ávila tiene la voluntad … y aquí el texto 0_0

Reconozco que no he participado nunca en la actividad pública o política de la Ciudad de Ávila, por tanto como buen ciudadano deberé reajustar mis sensores para que sigan funcionando correctamente, de lo contrario creo que en algún momento puedo tener un mal funcionamiento y esto podría conllevar consecuencias imprevistas.

Señores, me reajustan por favor.   

Profesional, muy profesional

Profesional

1. adj. Perteneciente o relativo a la profesión.
2. adj. Dicho de una persona: Que ejerce una profesión. U. t. c. s.
3. adj. Dicho de una persona: Que practica habitualmente una actividad, incluso delictiva, de la cual vive. Es un relojero profesional. U. t. c. s. Es un profesional del sablazo.
4. adj. Hecho por profesionales y no por aficionados. Fútbol profesional.
5. com. Persona que ejerce su profesión con relevante capacidad y aplicación.

Me gusta la quinta acepción que recoge la RAE sobre la palabra profesional y es la que quiero poner sobre la mesa tal día como hoy para comenzar el 2014 en Los 4 Palos. Da gusto cuando trabajas con profesionales y cuando te tratan como a tal mientras desempeñas aquellas labores para las que te contratan. Van a disculparme pero es algo que no suele pasar con mucha asiduidad y por eso vengo a hablar del asunto.

En situación. Alguien, por azar, te ve trabajar, sigue lo que haces, le gusta, tiene la necesidad de cubrir un hueco con alguien de tu perfil laboral y no duda en llamarte, se cierra un trato rápido, en el que cada uno sabe lo que debe hacer y lo hace. Se cubre la necesidad y todos terminan satisfechos y contentos. Ya está, no hay más, no caben otros argumentos, no existe nada más alrededor. No me sirven excusas. Me contratas para trabajar y trabajo bien, hago un trabajo profesional, que es lo que tú necesitas y lo que yo sé hacer. Me da igual si en tu tiempo libre te dedicas a pasear desnudo por la ciudad o lo que puedas hacer en tus otras facetas personales o profesionales de la vida.

Esto que parece tan evidente es algo que no pasa tan habitualmente. Hay gente que necesita meses hasta comprobar que, efectivamente, eres un profesional de aquello que haces. Hay otros que aún sabiéndote profesional necesitan una muestra de afecto, una palmadita en la espada, en los casos más chirriantes llegan a pedir una caricia sutil, a veces, en la entrepierna… incluso con la profesionalidad demostrada con creces. Y en esos casos se te quitan las ganas, y se te pasa por la cabeza dejar de hacer eso que debes hacer de forma profesional para mandarlo todo a la mierda. Pero no, no puedes, no debes, y no es producente. “Tú tienes que comer…” me decían una vez al fondo de un bar mientras me pedían una caricia en el nabo para poder justificar una profesionalidad que ya llevaba demostrando varios meses y que, allí, en privado, sí me reconocían probada con creces… Pero parecía no ser suficiente… Y así no.

Por eso da gusto. Da gusto cuando confían en ti, cuando desde un principio notas el apoyo de la gente que está al mando. Cuando las cosas te las piden de corazón y las haces de corazón porque tu única intención es que todo salga bien, que todo funcione como esa gente se merece. Gente a la que no puedo hacer más que agradecer su trato, su acogida, su comprensión y su calor. Gente con la que haría lo mismo, tantas veces como me pidieran por el mero hecho de que se lo merecen, se lo merecen todo. Gente que ha mostrado en mí, conociéndome muy poco, una confianza inusual en el plano personal, por descontado, en el profesional, gente que ha terminado contenta con el resultado de mi esfuerzo y gente que, además, lo tiene muy claro, el esfuerzo, el tiempo, el trabajo de los demás debe ser remunerado desde un principio y de forma proporcional a lo que esperan del trabajador.

No descubro nada nuevo, ¿verdad? No digo nada que no penséis todos. No es raro lo que estoy diciendo o… Al menos, no debería serlo… ¿No? ¿Estáis seguros? Entonces… ¿Por qué a mí se me hace raro? Nos empeñamos en decir que uno de los grandes problemas que tenemos actualmente es el paro, no falta razón, pero también lo es el trabajo. La persona que puede darlo y que está más pendiente de ganar mucho y de pagar poco que de suplir realmente las necesidades del trabajador y de remunerarle en base a su valía real. El trabajo que se realiza por mucho menos de lo que se merece porque la cosa está muy mal, creedme, conozco muchos casos y seguro que vosotros también. Cosas que, como no cambiemos pronto, no va a tener marcha atrás.

Y acabaré esta entrada de hoy con un agradecimiento. Un agradecimiento a unas personas extrañas que apuestan por los profesionales por encima de todo, un sincero agradecimiento para Héctor y Maísa, por el trato que me han dado durante las últimas fechas, por valorar a las personas, su tiempo y su esfuerzo. Por hacer las cosas con corazón y haber convertido la ciudad de Ávila en un fortín de cuentos para todas las edades durante los últimos días de 2013 y los primeros de 2014. Sois muy grandes, sois muy buena gente y, desde ya, sois, además, mis amigos. Aquí me tenéis, para lo que necesitéis.

Y, por cierto… Ya podíais enseñarles a muchos…

Una cena con… Los 4 Palos

Pasa poco, pero pasa. Es de esos acontecimientos que son habituales en el transcurso del tiempo aunque alejados entre sí. Como sabéis, ya en su día, decidimos mandar a Alberto lejos de nuestras fronteras, lo cual no impide que esté pegado a la actualidad como si nunca hubiera salido de aquí. Las contadas ocasiones en que regrasa al terruño vienen a ser las fechas en las que los integrantes de este blog nos vemos las caras y en esta ocasión no iba a ser menos. Que nos veamos poco no quiere decir que no hablemos, las nuevas tecnologías nos ayudan a estar en contacto e informados de todo lo que queramos. Generalmente es el correo electrónico el que funciona a pleno rendimiento si la cosa es seria, para otros asuntos más llanos funciona mejor nuestro grupito de Whats App.

Pero hay cosas y temas que necesitan un debate más profundo, reflexivo y serio. Temas en los que es mejor verse la cara y hablar claro, y para esta reunión había un par de asuntos importantes que tratar, patinaje artístico incluido. El espinoso caso de la comprensión lectora de algunos de nuestros fieles era una de esas cosas que teníamos que tratar sentados frente a frente. Me explico. Algunos amigos del blog, en privado, nos han manifestado cierta impotencia tras la lectura de algunas de las entradas que publicamos, especialmente de algunas de Alberto. Si usted no ha tenido este problema, no se preocupe y no se dé por aludido, pero para los pocos que sí nos han dicho padecer este pequeño inconveniente quiero mandar un mensaje de tranquilidad. El asunto se puso encima de la mesa, se habló con la seriedad que requiere y Alberto se comprometió a explicar personalmente cualquier tema que pueda no quedar claro y a intentar escribir entradas con un lenguaje más llano para que nadie se sienta idiota. Como veis, es buen tipo.

A pesar de tener asuntos de este calado en el “Orden del Día”, la cena fue bastante tranquila y de debate sosegado. Pocas cosas que destacar, la verdad. Pablo llegó tarde para cumplir con una ancestral tradición familiar que ninguno entendemos pero que a él le hace ilusión, las mayores burlas y gracias fueron contra mi persona y mi reciente afición a los deportes de riesgo, cosa incomprensible. Hablamos sobre gran cantidad de temas, política, Alberto, patinaje artístico por parejas, Alberto, la pareja francesa del patinaje, Alberto, pádel, yo, patinaje (a secas, este sin arte ni nada que se le parezca que bastante tengo con mantenerme encima de los patines sin matarme), otra vez Alberto… Y de la necesidad de dejar los móviles en casa para futuras reuniones.

El encuentro tuvo tal repercusión que incluso el Community Manager de @AvilaPPAyto se acercó a saludarnos al lujoso restaurante en el que nos encontrábamos. Él dice que fue casualidad y que solo pasaba por allí a por cena para llevar pero nos parece raro que en El Almacén te pongan el solomillo en tuppers para irte a casa a comerlo… Muy raro… Por supuesto que no tuvo el detalle de dejar la cena pagada y quemó el móvil haciéndole fotos a… ¿Adivináis? ¡Bingo! Alberto, el hombre más buscado a este lado del Adaja.

Como hace la gente importante de verdad, banqueros, empresarios, pero sobre todo, ministros, dejamos todos los temas importantes para el final. Como  pasa todos los viernes en el consejo de ministros solo que nosotros dos veces al año. Cuando el alcohol llenaba nuestro cuerpo y la idea más disparatada era la más interesante por la etílica euforia, fue cuando comenzamos a hablar de lo realmente importante y a adoptar las medidas necesarias para dominar el mundo. Si no me equivoco sacamos a Ávila de esta crisis y de las dos próximas que vengan con un paquete de medidas del que, sinceramente, no me acuerdo, pero que implicaba hacer mucho el tonto y encerrar a algunos de los actuales políticos. “Sobra gente”, repetía alguien entre sorbo y sorbo de un líquido raro parecido a la orina. Yo quería haber tratado algo para los actos del 500 centenario de Santa Teresa pero tienen razón mis compañeros, para 2015 las decisiones ya estarán tomadas y cuando ganemos las elecciones o pactemos con UPyD, tendremos que poner metas a futuro y comenzar proyectos nuevos. De momento, y de forma más inmediata, ya hemos repartido el orden de nuestro navideño y tradicional relato conjunto de ficción local y, a unos meses más, estamos buscando algún insensato que nos presente como candidatos a Abulenses del Año. Si este año ha ganado Woody nosotros podemos llevárnoslo el año que viene. Somos más altos (de media) que él y los más bajitos son más guapos. No puede haber fallo.

Para terminar una advertencia. Tened cuidado cuando vayáis a los bares de Ávila. Nos echaron whisky en el agua y las coca-colas y convirtieron un grupo de gente decente en una vulgar pandilla de borrachos que recorrían las calles por la noche explicándole a la gente que tienen un blog… ¿O eso fue otro día? Da igual. Lo importante, nos vimos, nos reímos y pasamos una noche grande.

Deseando repetir.

Saludos…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: