21 días -Relato a 4 palos- Parte 3

Previously en “21 días”: Parte 1, Parte 2.

Cuaderno de bitácora. Día 12. Fecha estelar 2342.3

Las patatas crecen con energía sobre el parqué del salón. ¡Nunca pensé que las heces humanas fueran tan buen fertilizante! Solo espero que no cojan sabor y que no se entere mi casero.

Quedan 10 días para que la asamblea de la CUP (Comisión Unificada de Procastinadores) decida quién será el próximo alcalde de Ávila tras la abolición de la democracia representativa. Bueno, 10 días si el resultado no es un empate, claro, que igual estoy yo aquí estresándome y tengo toda la vida.

Os resumo mi situación: tengo agua de sobra -la mayor parte es pis reciclado, una sustancia en esencia no muy distinta a la que sale por los grifos de la ciudad-, aunque se me están acabado las galletas con trocitos de chocolate del Mercadona, he visto a dos de los famosos Palos y tengo algo más claro que al principio de qué va todo esto. En 2016, la ciudad, gobernada por un tal Rivas, se vino abajo. Todo empieza cuando desaparece un tal Héctor Palencia y ahora gobierna sobre el caos, la destrucción y el pillaje un tal MARCVS ANTONIVS. La solución a todo este embrollo, según el cura de una tienda de bricolaje, la tiene Albert Rivera.

Sí, yo también me quedé un poco así cuando me lo dijo. Y el tipo lo debió notar en mi cara porque empezó a atizarme con el hisopo en el espinazo mientras me repetía “¡Penitenciagite!” y “¡Clavos del cinco en la pasillo tres!”

Hoy voy a dedicar lo que resta de día a las patatas.

Cuaderno de bitácora. Día 12+1

No soy supersticioso, pero por si las moscas no he salido de casa. Estoy en el sofá, con un gorrito de papel de plata, intentado que las ondas de la antena de telefonía que hay en el edifico de enfrente no quemen mis neuronas. Me duele un dedo del pie, voy a ponerle también papel de plata. Putas ondas.

Cuaderno de bitácora. Dia 14

Sé dónde encontrar a Rivera. ¿No es fantástico? He cenado una de mis patatas para celebrarlo. No saben a caca.

Estuve con el palo de intensos ojos azules. Guapo y buena persona. Un superhombre, sin duda. ¡Y tiene mucho más pelo del que dicen las malas lenguas! Quedé con él a la orilla del río. Bueno, a la orilla de un cauce por el que en otro momento debió correr un río. La desaparición de Héctor Palencia coincidió con la desaparición de otra cosa: la estatua de Adolfo Suárez. ¿Y quién robó la estatua? Albert Rivera. Tras los resultados de las elecciones de 2015 y de las de 2016, Arrimadas se hizo con el control del partido y, antes de emprender su retiro espiritual, Rivera pasó por la ciudad vestido de luto y arrancó la estatua de Suárez. En teoría, el destino de Rivera era Yuste, pero al pasar por el santuario de Sonsoles, escapó de sus captores -la Alegro Compañía de Rosa Díez- y se atrinchero allí con parte de su equipo. Nart y de Páramo están de centinelas a la puerta del recinto y Garicano está intentando convencer a los gorriones de las bondades del contrato único. Todos lucen unas túnicas naranjas bastante horrendas -en opinión del palero este- se han rapado el pelo, tatuado parte de la Constitución en la axila y se hacen llamar “Centrípedos”.

¿Y Héctor Palencia? En una mazmorra de Centripedia (aka Santuario de Sonsoles). Cuando se enteró del robo de la estatua -el principal punto de interés turístico de la ciudad- intentó recuperarla, pero fue apresado y puesto a buen recaudo. Así empezó el caos: con Palencia fuera de juego y la ciudad sin turismo y sin agua, MARCVS ANTONIVS se hizo con el poder con la bendición de Centripedia y la abstención de los demás grupos políticos.

Cuaderno de bitácora. Día 15

He estado evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 16.

Me quedé dormido evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 17.

Vale. Si la profecía del cura es cierta, Rivera es el elegido. ¿Elegido para qué? He mirado mi contrato, no me pagan por preguntar. El cura no especificó cómo tenía que volver la ciudad, así que presupongo que esposado en un carro tirado por dos bueyes vale. Allí también están Palencia y la estatua de Suárez. Voy, los cojo, los traigo de vuelta y todo listo.

Otra opción es esperar a que las CUP decidan qué hacer. Quedan cinco días para la asamblea. ¿O son cuatro? Soy malísimo para esto. Cinco si contamos hoy, cuatro si no lo contamos. Es frente al Lienzo Norte, en plan concierto de rock cristiano. Mientras tanto puedo comer patatas. He buscado recetas en internet un libro viejo que encontré en un estante.

Cuaderno de bitácora. Día 18.

Me he encariñado con una patata. Las raíces parecían patitas y tenía dos manchitas que parecían ojos y una arruguita que parecía una sonrisa. No me la puede comer. La tengo sentada a mi lado en el sofá mientras escribo estas líneas. ¿Debería ponerle nombre?

Cuaderno de bitácora. Día 19.

Voy a rescatar a Palencia.

¿Dónde vas Real Ávila?

Hay más incógnitas que certezas ante la pregunta que abre este post. Pero antes de hablar del Real Avila permítanme que me desvíe por los cerros de Ulaca para desarrollar otro par de temas relacionados.

Hace unos años estaba en Zaragoza viendo un partido de voleibol. Los maños se jugaban el descenso contra otro equipo. No es cuestión de señalar al muerto, así que digamos que aquel otro equipo estaba ya sentenciado a muerte en los despachos. Gastaba mucho más de lo que tenía pese a lo cual poseía un plantel reforzado para las últimas batallas de la liga. Como era natural, aquel reforzado equipo se llevó la victoria y eludió el descenso en la pista.

Un par de meses después habían desaparecido y con ello el equipo zaragozano volvió a ocupar puesto de Superliga. Algunos entonces se quejaron de que había sido una “permanencia en los despachos”. Y aquello siempre me ha enfadado mucho… ¿acaso la competición no está adulterada si juegas contra equipos más inflados artificialmente que las ruedas de Armstrong mientras tú tienes las cuentas en su sitio? ¿Por qué en el deporte parece haber otras reglas? Lo siento pero me he cansado de sentimentalismos. Ya se llame Deportivo, Betis (ver enlace) o Palencia… si no tienen dinero que desaparezcan y punto. Las sufridas aficiones no tendrán la culpa pero la burbuja del deporte ha de caer. Especialmente la del fútbol. Basta ya de giliflautadas.

Pues no, parece que no. Muy al contrario. El panem et circenses ha de salvarse. Bueno, solo el circenses. Vean.

Suena ridículo pero es cierto. Y va más allá. Lean despacio este enlace: “La Generalitat Club de Fútbol”Destaco este párrafo: “Claro que si no pagaba el Hércules, ¿por qué debería hacerlo el Elche? Los dos préstamos del club ilicitano, por un valor de 14 millones (nueve con la CAM y cinco con el Banco de Valencia), tampoco van a ser devueltos. Tercer club en posesión de la Generalitat: un 40% de los títulos.”

¿A que no adivinan qué equipo está arrasando en Segunda División? ¡Ya está bien! ¡Desaparezcan y punto! Y si tienen que caer 200, que caigan 200. Qué cosa tan vergonzosa. Incluso si el fútbol a ustedes les da igual como deporte espero que compartan la indignación como contribuyentes. Intolerable.

Vamos más cerca. ¿Cuánto debía el Palencia a la hora de desaparecer? ¡1´7 millones de euros! ¡Un equipo en Tercera! ¡Y todavía hicieron plantilla con buenos jugadores para este año! ¿Con qué dinero?  ¿Y cómo va la Cultural en esa pelea?

Del fútbol seamos salvados. “Las deudas del fútbol las paga el espíritu santo”.

Y ahora sí vuelvo al Real Ávila. No para hablar del estado de su deuda, que desconozco. Bueno, es que del actual Real Ávila desconozco todo. Sin Luis Mari Soto no hay periodismo preguntón. Es así, aunque a algunos les cayera mal o yo mismo (que soy su amigo) no comparta todas sus filias y fobias.

¿Sabríamos tan poco del Real Avila si siguiera en activo el bigotes? Feo y lo que quieran, pero no habría tantas cosas en el aire. ¡Cuántas burradas se oyen en la grada y en los bares! Y encima es que tampoco sale nadie a desmentirlo. Se dice que hay jugadores que pagan por jugar y son intocables. ¿Cuánto, cómo? Y ninguna voz autorizada aclara estos temas. La verdad es que yo que soy fiel seguidor encarnado no tengo tampoco mucha idea de quiénes son los que ahora mueven el cotarro. ¿Entrevistas, declaraciones, objetivos, planes? Poco, muy poco se sabe. Lo más ruidoso son ciertas fanfarronadas tuiteras en segundos niveles. Tampoco nadie confirma, desmiente o encauza aquello. Mal. La temporada es un fracaso deportivo. No pasa nada, estas cosas pueden pasar.  Y si el club no debe dinero a día de hoy me doy por satisfecho. La próxima temporada se aprenderá de los errores y se irá para delante. Pero claro, para eso hay que reconocer que ha habido errores. Hay que pensar en el futuro. ¿Alguien lo está haciendo? Puede que sí pero … ¿Alguien ha leído algo? ¿Alguna voz sensata ha salido a la palestra? Hay que recapacitar.

A mi me gusta observar aquí y allá y les quiero enlazar algunos artículos con opiniones diversas. No comparto todo pero son interesantes de leer:

– De “Deportes en Avila”

“Se supone que si ellos se van, tendrán que venir otros de mayor nivel, salvo que se pretenda ahorrar dinero y pasar con más pena que gloria lo que resta de temporada cubriendo las plazas con juveniles. Es una completa incógnita saber hacia donde camina el histórico Real Ávila. Las iniciativas desde el club que contribuyan a fomentar la presencia del club en la sociedad abulense brillan por su ausencia.”

– O lo que pedía Jelko a principio de temporada

“mientras tanto, los aficionados seguimos esperando (Rosendo dixit) un guiño de GDA que nos hable del fútbol abulense, de la cantera, no solo del club, sino provincial, del modelo de gestión, del lugar que los socios vamos a ocupar, en definitiva de sus pretensiones reales.”

– También interesante la opinión de Carlos Jiménez preocupado del silencio…

“Lejos quedan los tiempos en los que más de dos pases seguidos hacia atrás levantaban el murmullo en la vetusta grada del municipal abulense; aquellos donde un empate en casa en Segunda B venía acompañado de golpes en la chapa de Tribuna y el clásico “¡Minguela vete ya!”; o esos donde, tras el pitido final, Anastasio Martín del Río aguantaba de pie de manera estoica los pañuelos blancos que el respetable mostraba hacia el palco porque el equipo deambulaba por mitad de tabla en la división de bronce del fútbol español.”

¿Cuál es mi punto? Que estoy dispuesto a conceder cierto beneficio de la duda a los nuevos gestores. Pensar que si hay poca deuda hay opciones de aprender de los errores. Comprender que lo de traer jugadores jóvenes de fuera y sacarles rentabilidad puede ser una buena idea si se acierta en la elección pero sin descuidar el trato con los valores de la tierra, que son los que hacen afición. Se ha desahuciado a jugadores que hacían equipo y ciudad (ver los resultados del año pasado) y no en todos los casos por temas de dinero. Si viene un holandés tiene que ser mucho mejor que un chico de la Zona Norte y si no estamos perdiendo el tiempo y haciendo el canelo. Me parece bien que se largue a jugadores más ocupados de beber que de jugar, si es que ha sido así. Pero no que no se explique nada, que las voces que parecen autorizadas sean las más “calientes”. Somos un equipo de tercera que ha de construirse desde la humildad y sin prepotencia. Haciendo afición, atrayendo a los pequeños, abriéndose a la sociedad. Hay un clima enrarecido, la afición ha devenido en grupúsculos enfrentados. Somos cuatro y mal avenidos y en vez de unir desde el propio club algunos desunen. Aquí no vale ir de Mourinho y eso no va por Diezma, a quien en principio respeto. El año pasado se hizo muy bien con él, algo bueno tendrá. Hay que reconocérselo también.

Hay que recuperar el orgullo encarnado. Por muy mal que se vaya y por muy secos que seamos los abulenses, cuando hay compromiso y garra se recupera al aficionado. 

“Señores, lo hemos hecho mal. Lo sentimos pero vamos a trabajar para encontrar el buen camino.”

La tensión quedaría rebajada un punto y se acabaría la temporada con dignidad. No hay que permitir que se acabe el curso arrastrándose por los campos y que triunfe la desgana y el desanimo, el todo da igual ya. Queda todavía demasiado.

Y aparte de eso, en el deporte en España, hay que acabar con el lodazal de deudas. Caiga quien caiga. Se desvirtúan competiciones, se inflan precios, salarios. No es justo para nadie. En fútbol y en lo que sea del deporte. Que como nos dejó escrito el Cimbalillo… por aquí todo anda mal.  Es complejo. Los lazos políticos, empresariales, financieros…son muy poderosos en el fútbol. El deporte rey es imperial en tejemanejes. El negocio ha acabado con el sentimentalismo y el que no lo vea es que no entiende la vaina.

Pero en fin, volviendo a nuestra modesta tierra. Que la Virgen de Sonsoles no puede ser la que lleve todo el trabajo. Y que Aupa Ávila y los fútbolistas de Ávila. Y Aupa Rubén Peña, y los guantes de Félix, los driblings de Barrera y los goles de Yeli.

¡Y que a pesar de todo me siga gustando esto del fútbol!

Turismo de interior

La semana pasada, mientras el invierno llegaba de golpe a la península histérica, pasé unos días – sí, otra vez voy a hablar de mi – haciendo un poco de turismo cultural: museos, iglesias, edificios singulares, bares… Sí, he dicho bares ¿acaso la gastronomía no es cultura? ¿La forma de tirar la caña no es parte del folclore propio de cada ciudad? Como uno es un patriota de la única patria verdadera, la cuenta bancaria, no me marché muy lejos y, para colaborar con el terruño que a uno le vió nacer, dediqué mis días de asueto a ver a familiares y conocidos en la ciudad amurallada y a recorrer Burgos y Palencia, levantando con ello, en la medida de lo posible, la economía castellanoleonesa, en concreto su sector hotelero/hostelero. Turismo de interior, lo llaman.

Reja Targaryen – Catedral de Burgos (click para ampliar)

No se preocupen, no les voy a pasar las diapositivas de mis vacaciones. Como les digo, cuando visito una ciudad suelo ver los monumentos más representativos (también los menos, para que engañarnos) y normalmente viajo con una planificación* lo más meticulosa posible para intentar abarcar el mayor número de lugares de interés en el menor tiempo posible. Esto requiere conocer de antemano qué hay que visitar y a qué hora es posible hacerlo. Y es aquí donde surgen normalmente los problemas.

Internet es un sitio estupendo para encontrar información de este tipo, pero no siempre es fiable. Si cuando buscas los horarios de apertura de la Catedral de Palencia – la “Bella Desconocida” – encuentras seis horarios distintos, y otro tanto te pasa con la de Burgos, tú, como usuario, debes realizar una criba y seleccionar de entre todos ellos los que te parezcan más fiables. Normalmente estos terminan siendo los que figuran en la página de los propios monumentos, cuando estos disponen de ella, o en los organismos oficiales. El problema es que no todos los organismos son igual de fiables. Por ponerles un ejemplo, la página de Turismo de la Junta es especialmente desafortunada en cuanto a precios y horarios, lo que, por cierto, es bastante lamentable.

Los horarios de la Catedral de Palencia los terminé encontrado en la web de turismo de la Diputación, aunque tengo que señalar que no fue precisamente sencillo, y me fue imposible en la del Ayuntamiento o en la de la propia Catedral (que tiene pinta de haberse detenido en algún momento a finales de los 90). Siempre queda la posibilidad de la que la culpa fuese mía, no lo descarten, pero harían bien en poner las cosas fáciles a la gente despistada y con poca paciencia como yo. Burgos es otra cosa. En al web del Ayuntamiento, la información turística es fácilmente accesible y coincide, a grandes rasgos, con la que proporciona la web de turismo de la Diputación. Además, la Catedral de Burgos cuenta con web propia en la que se informa de los horarios de apertura, aunque, fíjate tú que casualidad, se olvida de indicar que los martes por la tarde la visita es gratuita.

También intenté visitar la Catedral de Ávila, y más de lo mismo. En las páginas de turismo de la Junta y del Estado los horarios no coinciden del todo. Y luego están las web abulenses. Sabemos, fue una exclusiva de este rincón, que el Ayuntamiento está preparando una web turística de la ciudad, pero de momento no hay nada disponible y en la última remodelación de la web municipal no han incluido nada sobre este tema, tan solo un enlace a la citada futura web de turismo que de momento no conduce a ningún lugar. Por su parte, la Diputación presentó hace poco su web de turismo y, a la espera de que el Sr. Juan Luis del Pozo nos de su opinión y nos explique sus virtudes y defectos y dónde han ido a parar los euros que nos ha costado, les voy a dar mi parecer: la web es una chufa que no sirve para nada (o para muy poco). No hablo de diseño, ni de despliegue multimedia, ni de velocidad de carga, ni de nada de eso; hablo desde el punto de vista del turista que busca información. En el caso que nos ocupa, los horarios de visita de la Catedral, la web de la Diputación no sirve para nada. No es que figuren mal, es que ni figuran ni parece que vayan a hacerlo. ¿Y los precios? Tampoco. Pero ni de la Catedral, ni de ningún otro monumento. ¿Para qué sirve una web oficial de turismo, pagada a escote por los ciudadanos, que aporta menos información al turista que la wikipedia o que un blog?

Entonces ¿cuales son los horarios de visita de la Catedral? Por fortuna, la Catedral cuenta con página web (aunque no resulta sencilla de localizar en los buscadores) y allí se pueden consultar los horarios del Museo que, supongo, coinciden con la apertura turística de la Seo, aunque allí no lo aclara. Además, en un blog informan sobre los horarios en fechas concretas (puentes, celebraciones y fiestas de guardar) y los posibles cambios por obras, aunque en ninguno de ellos figura el precio de la entrada ni el día de visita gratuita – como en Burgos, qué casualidad – que creo recordar es el martes por la mañana.

Como vemos, aún quedan muchas cosas por mejorar en algo tan importante para la ciudad como el turismo.

PS.- La Catedral bien en el “dospuntocerismo”, pero en la puerta del templo, cuando este está cerrado, el horario que figura es el siguiente:

Del 28 de Octubre al 24 de Febrero.-  De lunes a viernes: 10-16:30. Sábados: 10-18. Domingos y festivos 12-15:30.

Del 17 de Septiembre al 28 de Octubre.- De lunes a viernes: 10-17:30. Sábados: 10-19. Domingos y festivos: 12-15:30.

Del 15 de Julio al 16 de Septiembre.- De lunes a viernes: 10-19. Sábados: 10-19:30. Domingos y festivos 12-15:30.

¿Que pasa del 25 de Febrero al 15 de Julio? ¿Y el 28 de Octubre?

* De esto se encarga mi adorable pareja, yo soy el que hace las fotos. 🙂

El futuro es una ruleta

Como han podido ustedes comprobar, llevo unos días faltando a mi cita con este rincón. Pueden estar tranquilos, no he estado vagueando, tirando mi vida en una playa dejándome violar por la arena dorada, ni tomando una cerveza helada en un chiringuito mientras la brisa del mar peinaba mi abundante melena. He estado trabajando en un proyecto muy importante, diría que vital, para el futuro de nuestra región, de nuestro hijos, de nuestro nietos y, por qué no decirlo, de nuestros bisnietos. No les puedo dar todos los detalles, me han exigido cierta prudencia desde las altas esferas, pero sí puedo adelantarles las líneas maestras del proyecto.

Castilla y León, nuestra amada región birregional, ha perdido muchos trenes en los últimos años. Trenes de ilusión que aseguraban un mañana más prospero. Trenes de futuro que llevaban a horizontes más brillantes y lustrosos. Acosada, en esta época oscura, por la despoblación, la recesión, el paro y los topillos; nuestra región no puede permitirse perder esta inigualable oportunidad. Aunque tengamos que dejarnos un incisivo y nos sangren los extremos de los dedos, tenemos que agarrarnos con uñas y dientes al nuevo modelo de desarrollo económico que se empieza a vislumbrar. Es posible que a algunos no les guste, es verdad, pero nos jugamos la prosperidad de nuestras tierras, el pan de cada día. Nuevos tiempos, nuevas ideas. Castilla y León necesita (redoble de tambor y fanfarrias) un megacasino. O dos, qué cojones, será por espacio.

Si, ya sé que no es una idea original y que Madrid y Cataluña nos sacan un par de cuerpos de ventaja, pero mi proyecto, avalado por cientos de estudios, encuestas y consultas a los dioses – tripas de cuervo mediante – puede darle la vuelta a la situación. ¿Cómo podemos montar nuestros casinos antes de que madrileños y catalanes se repartan el pastel? Rehabilitando algo que tenga poco uso para dar cobijo a los casinos. Para ganar tiempo, no sería una reforma en profundidad. Al principio, con dejar espacio para las mesas, las ruletas y las máquinas tragaperras nos bastaría. Luego, ya con los casinos abiertos, vamos arreglando poco a poco el entorno para darle más caché a la cosa, en plan Marina D’Or.

¿Y qué grandes infraestructuras tenemos que puedan ser utilizadas, con unos pocos arreglos, como lugar de ocio por cientos de miles de millones de personas? ¿El Palacio de Congresos de Ávila? No, hay que pensar a lo grande. Soria y Palencia. No, no me refiero a algún edificio de Soria o Palencia, me refiero a Soria y Palencia, a las ciudades. Sí, ya sé que puede sonar un tanto estrambótico, pero recuerden que es por el progreso, el futuro y el PIB de nuestros hijos y nietos.

La cosa sería, en resumidas cuentas, convertir las ciudades de Palencia y Soria en dos megacasinos, con salas de teatro, palacios de congresos, hoteles, lupanares y mancebías a cientos. Yo he pensado que podíamos llamar a todo esto EuroVegasPalencia y SoriaWorld, pero acepto sugerencias. Para cubrir todos los posibles sectores de negocio, quizá sería buena idea darle al soriano un aire más familiar, mientras que el palentino estaría más pensado para despedidas de soltero, mafiosos rusos y alcohólicos del norte de Europa. Desmadre en Palencia, por supuesto, sería el siguiente gran taquillazo de Hollywood. Para la decoración y ambientación del complejo palentino había pensado que podíamos inspirarnos en Venecia, que tiene mucho glamour, y acompañar la apertura del tinglado con campañas de promoción en los aviones de Ryanair bajo el lema: “Palencia, la Venecia del Norte de Castilla” ¿No me digan que no suena estupendo? El soriano, aprovechando el tirón de Juego de Tronos, el Señor de los Anillos, El hobbit y esas cosas de frikis; podía tener un aire medieval-fantástico-pastoril con dragones, damiselas en apuros, dioses antiguos y nuevos y una docena de montañas rusas. Como la idea, en este caso, es atraer el turismo familiar, las lumis tendrían que ir más tapadas que en el complejo palentino, pero tampoco mucho que ahora los niños están curados de espantos. Podemos también adaptar alguna costumbre soriana a los nuevos tiempos para atraer turismo o inventarnos alguna fiesta cachonda y divertida para salir en los medios internacionales.

El proyecto, es verdad, tiene algunos escollos que superar, pero es una cuestión de voluntad política y de dinero. Si hay que cambiar un par de leyes, se cambian, todo sea por el progreso. ¿El tabaco? Permitido ¿La Ley del Juego? Reformada o derogada, lo que sea necesario ¿La Ley de Patrimonio? Si hay que tirar alguna iglesia, se tira ¡Será por iglesias! ¿Los derechos de los trabajadores? Suspendidos, estamos hablando de asegurarnos el futuro ¿La esclavitud infantil? ¿Nadie piensa en los niños? Si es por el bien de lo niños, aceptada.

La cuestión económica – el dinero necesario para montar todo este tinglado – no creo que sea un problema grave. Es cuestión de buscar a algún empresario ultra o repatriar a algún antiguo heroe del ladrillo para que aporten un pequeño capital. El resto, la mayoría, podemos aportarlo todos los castellanoleoneses a escote. No sean agarrados, leñe, que no es un gasto ¡es una inversión! Si hay que montar un aeropuerto en Soria y otro en Palencia, se montan. Y una linea de AVE que conecte los dos complejos, y tranvias y metros y lo que haga falta. Eso generará, a buen seguro, ingresos para todos los implicados y tropocientos mil empleos directos y tropocientos mil millones de empleos indirectos. ¿Que cómo lo se? Es una estimación prudente obtenida en el mismísimo oráculo de Delfos. No, no he ido, allí no tienen aeropuerto, pero en la tele por las noches sale un tipo que dice que estudió allí.

¿Y la población de Soria y Palencia? Los que quieran pueden quedarse a trabajar en los complejos. A Tina, la cigüeña palentina, prima hermana por parte de padre de Pedrolo, la veo de relaciones públicas. Los que sean demasiado conservadores, no tengan espíritu emprendedor, estén anticuados, tenga complejos, sean unos moñas o no amen lo suficiente a su tierra para sacrificarse por el bien común, deportados a la frontera con Portugal. Así, además, acabamos con el problema de la despoblación del oeste de la comunidad ¡Es el progreso, señores!

Tengo que pulir un par de detalles, nada importante, pero creo en un par de reuniones podemos sacar adelante el proyecto. Y no, por favor, no me den las gracias. Bueno, si quieren ponerme una estatua no seré yo quien diga que no, pero, por favor, pequeñita. Algo humilde. Lo hago por amor a mi tierra, por todos sus habitantes… y por una pequeña comisión.

La calculadora de Félix

Hasta un 40%, si no me equivoco, deberá reducir el Ayuntamiento de Ávila sus gastos para cumplir con las exigencias de don Mariano. No volveré a echar la vista atrás y a preguntarme qué se hizo con la pasta cuando la teníamos. Me va empezando a preocupar más el asunto de dejar de gastar. El problema, suele ser que no todos recortaríamos del mismo sitio, ¿verdad? Y tengo algo casi claro, a partir de ahora van a sobrar concejales. ¿Empezamos por ahí? Me explico.

Nos guste o no tenemos que acostumbrarnos. Las cosas no van a ser fáciles. Sí, ya. Hay gente que tampoco lo ha pasado bien hasta ahora, y ya lo siento, pero creo que esto se complica más. Lo cierto es que ya nada importa. Lo único que parecen tener en mente nuestros dirigentes es el control del déficit y todo lo demás deja de ser relevante. Hace unos años, cuando había billetes de 500 para todos, se ponía en marcha, en Ávila, la Escuela Municipal de Música que ha llegado hasta la fecha de hoy con una cifra aproximada de 320 alumnos. Una escuela que ahora está en peligro y que puede verse afectada por la deriva económica en la que nos encontramos. Si bien es cierto que Sonsoles Sánchez-Reyes, responsable de cultura, está buscando viabilidad al proyecto para poder mantenerlo más allá del final del presente curso, más cierto es que de poco o de nada valdrá su esfuerzo y espero, de verdad, estar equivocado. Quien lleva ahora la voz cantante, para todo, en el Ayuntamiento de Ávila es el Tte. de Alcalde y responsable de Servicios Económicos y Fomento, Don Félix Olmedo. La cosa es fácil. Hay que cambiar una bombilla a una farola rota… Félix saca la calculadora, echa sus cuentas, y decide si sí o si no. Si el señor Olmedo recibe de su máquina un resultado que no le gusta se acabó. En el caso de la Escuela de Música, el dato, gusta poco. Se decía hasta no hace mucho que si la dotación económica de la Escuela no descendía en, al menos, 200.000 euros anuales, habría que cerrar sus instalaciones para siempre en el próximo mes de junio. Bajar ese coste anual es tarea complicada, muy complicada. No hablamos de cuatro duros.

Entonces nos damos cuenta de que estando el señor Olmedo, calculadora en mano, es fácil prescindir de la señora Sánchez-Reyes. Ojo, nada personal, hablo de ahorro y austeridad. Si la persona competente en asuntos de cultura no tiene poder de decisión sobre los propios asuntos que se le atribuyen por ser más importantes los aspectos económicos dependientes de un tercero… ¿No estamos manteniendo un gasto inútil? Para nosotros, de dinero (supongo que algo cobrará) y para ella de tiempo y esfuerzo. Pero lo mismo es aplicable, con diferentes matices al resto de Equipo de Gobierno. ¿Para qué queremos una responsable de Atención Social e Igualdad de Oportunidades que apenas tendrá 13.000 euros anuales de presupuesto? ¡Si el que va a decir cómo emplearlos es Olmedo! Nos da lo mismo uno que otro. Todos prescindibles mientras Félix y su calculadora continúen en el consistorio y se prolongue la necesidad de ser austeros. Caso aparte pero que no voy a dejar de mencionar es el asunto de los Concejales de Comercio. ¿Sabéis que en Ávila hay dos personas con ese cargo? Curioso, ¿verdad? El señor Héctor Palencia ya intentó jugar la baza de la duplicidad para echar balones fuera ante críticas recibidas de la oposición diciendo que la responsable de Comercio era su compañera de partido Carmen Jiménez Navarro. En realidad ambos aparecen con dicho cargo en la web municipal por lo que puede parecer una simple duplicidad o puede parecer que ni siquiera ellos mismos saben lo que tienen entre manos. Dos personas en Cultura que no saben a ciencia cierta quien es el responsable. Yo lo tengo claro, señor Olmedo, saque usted la calculadora que seguro que ahí también se ahorra una pasta.

Podría ir de concejalía en concejalía para terminar aludiendo en cada caso a la Calculadora de Don Félix pero creo que podría resultar algo pesado. Ha llegado un nuevo tipo a la ciudad, se llama Félix Olmedo, y aunque no lo parezca, es quien decidirá el futuro de Ávila y de los abulenses aunque pueda parecer que la opinión de sus compañeros es tenida en cuenta. Olvídense por una buena temporada de las personas, la cultura y esas tonterías que algunos creemos importantes. No hay nada que hacer contra arma tan poderosa como La Calculadora de Félix.

A %d blogueros les gusta esto: