La conspiración

La última vez que pido una pizza barbacoa familiar solo para mí, pensó mientras se limpiaba el sudor de la frente con la manga de la camisa. Sabía que iba a terminar así, sentado en el retrete durante quince minutos, intentando deshacerse de la forma más sibilina posible de su mayor vicio, pero cuando llegó a casa después de la reunión no pudo evitar caer en la tentación. Conspirar da mucha hambre. Su estómago no dejaba de quejarse mientras expulsaba el sobrepeso, pero había disfrutado como un gorrino devorando porción a porción la circular tentación. Lo volvería a hacer, qué demonios. Cuando pensó que ya había terminado, dejó el móvil sobre la parte posterior del retrete, junto a la cadena, y procedió a higienizarse la parte donde la espalda pierde su casto nombre. Siempre le había hecho gracia esa expresión. La gente y sus remilgos. Cuando acabó de limpiarse el culo, se levantó y tiró de la cadena. El móvil empezó a vibrar nervioso sobre la superficie blanca del retrete. Un LED verde, un mensaje del guasap. Sería su primo enviándole fotos guarras. Ese hombre tiene un problema y si su mujer se enterara tendría dos. Introdujo el patrón de desbloqueo -una zeta por los viejos buenos tiempos- y deslizó la barra de notificaciones. No era su primo, era Tomás Blanco, el Secretario General del PSOE de Ávila, en el grupo que tenía con otros mandamases del partido a nivel regional.

-¿Berenjena, caca con ojos, flamenca?

Sin duda, el mensaje era críptico. ¿Qué querría decir Tomás Blanco con esos iconos? ¿Berenjena? Igual la caca con ojos era Villarrubia. ¿Sería Óscar López la flamenca? No veía al número tres del PSOE subido a un tablao marcándose un zapateao, pero el PSOE es un partido que siempre sorprende. Se guardó el teléfono en el bolsillo, se arregló el pelo en el espejo y se dispuso a volver a su despacho a terminar de leer la prensa. Un segundo ¿y si era un mensaje en clave? ¿Y si aquella sucesión de dibujitos sin aparente sentido era la señal para dinamitar el PSOE y echar a Villarrubia? ¿Se había puesto en marcha la operación? Tenía que llamar a Blanco.

Con la adrenalina por las nubes -a él estas cosas de espías y conspiraciones le habían gustado desde el instituto- volvió a sacar el móvil del bolsillo y este, caprichoso, se resbaló de sus manos y con un elegante tirabuzón rebotó en el borde del inodoro y se precipitó al agua.

– Mierda, mierda, mierda.

Y nunca mejor dicho. Por fortuna, había tirado de la cadena, así que cuando su mano se introdujo en el agua el único bulto que palpó fue su móvil. A pesar de su rápida reacción, el aparato había pasado a mejor vida. Salió del baño como alma que lleva el diablo, chocando con las paredes en una carrera frenética, gritando, ante el pasmo de todos los presentes, que necesitaba hablar urgentemente con Tomás Blanco.

A medio camino entre el baño y la locura, se encontró con su jefa de prensa.

– Necesito hablar con Blanco.

– ¿Pepe o Tomás?

– Tomás.

– ¿Para?

– Es un asunto personal -contestó mientras le guiñaba un ojo, subía las cejas y sacaba la lengua.

Su jefa de prensa le dejó su teléfono móvil, preocupada por la posibilidad de que su superior estuviese sufriendo un ictus o algún tipo de alucinación relacionada con el mus. Él se encerró en su despacho y marcó el teléfono de Blanco.

-Dime.

-Oye, soy yo. -no era buena idea decir su nombre, pensó, por si les estaba grabando el CNI o la CIA. – He perdido el móvil. ¿Qué quería decir tu último mensaje?

-¿Qué último mensaje?

-El del Whatsapp. La flamenca y eso.

-¿De qué flamenca me estás hablando?

-De la que me has enviado.

-¿Qué te he enviado una flamenca?

-Sí, al grupo que tenemos. El grupo para tuyasabesqué.

-¿De qué cojones me estás hablando?

-¡De la puta flamenca, la berenjena y la caca con ojos que has enviado en el grupo que tenemos para cargarnos a Villarrubia! ¿Es la puta señal?

-¿Qué señal?

-¡La señal para echar a Villarrubia!

-Espera un segundo. -al otro lado de la linea, Blanco se alejó el teléfono de la oreja y comprobó que efectivamente había enviado una flamenca, una berenjena y una caca con ojos- ¡Coño! Es verdad.

-¿Entonces?

-Nada, tio. Ha sido sin querer. Habrá sido al meterlo el móvil en el bolsillo. De todas formas, estate tranquilo ¿eh? Que te veo un poco tenso con todo esto.

-Cagüen la puta, Tomás. ¡Qué susto me has dado! Pensé que todo había echado a andar.

-Nada, nada, tranquilo. Hay que ir paso a paso.

-Ya que estamos hablando de esto Tomás ¿no crees que es un poco peligroso que dejemos todas estas cosas por escrito? Acuérdate de los mensaje de Bárcenas y Rajoy.

-En absoluto. Son cosas totalmente distintas. ¿A quién de nosotros le iba a interesar que esto se sepa? Tú estate tranquilo, de verdad. Y busca tu móvil o comprate uno nuevo, que te tengo que pasar un montaje que he hecho con la cara de Villarrubia y el cuerpo de Joselito. Te vas a partir el culo.

P.I.E.C.

* La noticia original en ÁvilaRed.

Negro pide cambiar el nombre del Partido Socialista
por el “desprestigio de sus dirigentes”

“Dado el rechazo actual de la gente a sus representantes y el de dichos representantes a sus propias siglas”, ha manifestado Negro, el ciudadano común no entiende que se mantengan las cuatro letras del Partido Socialista Obrero Español, que datan de 1879, “para dar nombre a un colectivo que prácticamente ya no ejerce el servicio público de oposición”. “En Ávila, todo lo que queda es lo de partido: entre lópeces, blancos, caros y oscuros”.

Tras insistir en que “no tiene sentido” mantener el actual nombre del partido, Negro ha asegurado desde Los 4 Palos que “aquí solo falta que fichen al padre de Neymar” y apuesta por buscar una denominación “de consenso, que posibilite a todos estar cómodos, algo real, tradicional, que evoque la unidad, algo así como Partido Infantas Elena y Cristina“.

Eso sí, el articulista manifiesta que “no va a proponer ningún otro nombre porque parecería una confrontación” y lo que persigue en este artículo es “que ahí dentro alguien se centre en ofrecer propuestas de verdad que interesen a los ciudadanos de modo que al menos retengan un concejal en las próximas elecciones” porque “lo que está claro es que en las generales el PP se endosará el Hat-Trick”.

PIEC, pa´que os quiero.

Al fondo a la izquierda: el futuro del PSOE en CyL

Si la pasada semana era Rubén el encargado de hacernos perder lectores a la izquierda del espectro pidiendo, con escasa fortuna, la victoria de Javier Arenas en las elecciones andaluzas, hoy me toca a mi continuar ese esfuerzo hercúleo por escorar el blog hacia el centro, el pluralismo y la independencia sujetando con mis callosas manos el timón de este buque* y atizando con vigor a los partidos y organizaciones de izquierdas. Lo cual, bromas a parte, y por mucho que intentéis negarlo, tampoco es infrecuente en este blog. Yo mismo, un deplorable progresista-socialista-comunista-comeniños, excomulgado por varias de las religiones mayoritarias y por alguna de las minoritarias, he publicado con anterioridad varios post criticando el funcionamiento de las organizaciones sindicales y del PSOE. Casi se podría decir que somos el brazo armado de UPyD ¡si hasta el logo del blog es casi magenta! Si de vez en cuando criticásemos a los nacionalistas con sonetos, Rosa Diez nos daría su bendición urbi et orbi. Si llegara el caso, propongo que el blog pasara a llamarse Los 4 Palos de Rosa.

Y tras esta lisérgica introducción, al lío.

La semana pasada, el PSOE de la provincia de Ávila celebraba su “congresillo” (Nota al margen: Habría que dar un premio al lumbreras que popularizó este término. Un diminutivo es una forma excelente de hacer que las cosas importantes no lo parezcan) para elegir delegados de cara al Congreso Autonómico del partido que ha de elegir nuevo Secretario General tras la promoción del anterior, Oscar López, a número tres del partido a nivel nacional/estatal/federal/loquesea. Únicamente se presentó una lista, que fue apoyada por el 81% de los delegados de la provincia.

Además de apoyar mayoritariamente la lista, los delegados respaldaron en un 80% la gestión de la ejecutiva autonómica. Voy a recuperar una gráfica de un post anterior con la evolución del voto del Partido socialista en la comunidad en las últimas elecciones para situar el debate.

Hasta donde yo recuerdo, el objetivo de un partido político es ganar las elecciones, gobernar o al menos estar en disposición de hacerlo. En las últimas elecciones autonómicas, el PSOE se quedó a 22 puntos del PP ¿De verdad merece un respaldo tan alto la gestión de la ejecutiva regional del PSOE tras obtener el peor resultado de la historia del partido? ¿De verdad merece un respaldo tan alto la ejecutiva cuando el Partido Socialista gobierna menos de un tercio de los municipios de la comunidad y solo las dos capitales más pequeñas? Doctores tiene la Iglesia, mucho más sabios que yo, pero no siendo los resultados electorales los esperados, alguien debería hacerse responsable de los mismos y como culpar a Merkel es un recurso ciertamente sobre explotado, la ejecutiva regional debería llevar bastantes papeletas en el sorteo.

Siendo sus resultados electorales un problema, que lo son, lo realmente grave para el PSOE es que no parece una alternativa realista a nada. No gobierna, pero tampoco parece una posibilidad realista suponer que algún día lo hará. No existe ese horizonte hipotético. Intenten imaginar, si pueden, un gobierno socialista en la Junta o en Ávila capital ¿qué tipo de hecatombe nos conduciría hasta ese escenario? En la comunidad no sé, pero en Ávila tendrían que venirse abajo las murallas y la catedral, descubrirse que el Alcalde es un alienígena peligroso y aparecerse juntas, que no revueltas, Santa Teresa y la Virgen de Sonsoles en El Grande solicitando el voto para el Partido Socialista. Con todo esto y una tonelada de suerte aún estaría reñida la cosa.

Continúo. Los resultados son un problema, las nulas expectativas son graves, pero lo más preocupante para el PSOE en CyL es que tampoco convence a muchos de los que a día de hoy son sus votantes, que se han convertido en puntales de una ruina. Los votantes socialistas acuden a las urnas por rutina y sin expectativas reales de victoria. El PSOE en Castilla y León ni vence, ni parece que pueda hacerlo, ni convence porque no es capaz de conectar con sus posibles votantes ni ofrecerles una alternativa real al poder endémico del PP en la región.

En realidad, esta situación no es exclusiva del PSOE castellano y leonés. En muchas regiones de España con mayorías conservadoras, piensen en Valencia o en Murcia, el PSOE se ha convertido en un actor testimonial de un régimen cuasi monopartidista. Incluso en el conjunto del país, el PSOE corre el riesgo de no levantarse de la lona en legislaturas si no es capaz de articular en un tiempo razonable una alternativa creible al gobierno de Rajoy y a sus propuestas económicas. Y no deberían confundirles los resultados en Andalucia y Asturias: no son más que maderos flotando a la deriva en medio de un naufragio.

Siempre podrían confiar en la alternativa Papandreu: que la crisis se lleve a Rajoy de la misma forma que lo trajo, pero no creo que sea lo mejor para los españoles. ¿Cuanto aguantará el país a la deriva, entre un gobierno que parece no tener más propósito que contradecirse así mismo y a la hemeroteca semana tras semana y una oposición inexistente?

PS.- Como pudieron ustedes comprobar el pasado jueves, este blog se unió de forma testimonial a la huelga general convocada por los sindicatos contra una reforma laboral de la cual ninguno de nosotros es admirador. Los datos sobre el seguimiento de la huelga y las valoraciones de sindicatos, gobierno y patronal están en los medios. Solo un apunte personal al respecto dirigido a los sindicatos: la clase obrera, si es que tal cosa existió alguna vez, se ha fragmentado en una miríada de colectivos que a pesar de tener intereses comunes parece ignorarlo. Si los sindicatos de clase quieren seguir siendo un instrumento útil para estos colectivos, es necesario que articulen un nuevo discurso y nuevos instrumentos de lucha en el que estos se vean representados.

PS2.- Sí, la foto de Felipe no viene a cuento pero ¿no me digais que no estaba resultón en aquellos años?

*Sí, podéis llamarme pequeño timonel si os place.

Aquí Mao, aquí unos amigos

¿Usted piensa que los resultados cosechados por el PSOE en las últimas elecciones tienen otras razones más allá de los errores de comunicación? ¿Usted cree que el PSOE ha cambiado de discurso a lo largo de la pasada legislatura? ¿Piensa que el PSOE ha traicionado parte de sus valores? ¿Usted cree que el PSOE ha girado al centro? ¿Piensa que se ha “derechizado”? ¿Cree que el PSOE es un partido de centro-izquierda? ¿Usted piensa que hay otras opciones a la izquierda del PSOE? ¿Ha votado alguna vez a un partido de izquierdas que no sea el PSOE? ¿Valora positivamente la existencia de esos partidos? ¿Piensa que de las siglas del PSOE, las que están en franco retroceso son la S y la O, y no la P o la E? Si usted ha respondido afirmativamente a alguna de las anteriores cuestiones, bienvenido, camarada, al nuevo Partido Solidario Maoísta de Castilla y León (PASMAO – CyL)*

Bandera del Partido Solidario Maoista de CyL (Patente en trámite)

La semana pasada, Óscar López, secretario general del PSOE de CyL, afirmó en una entrevista en El Mundo que “Si alguien quiere ponerse a la izquierda del PSOE se va a tener que ir a Mao”. Sin un análisis profundo, de buenas a primeras, la frase entrecomillada parece una tontería, una de esas declaraciones redondas y normalmente vacías que rondan los ocho segundos y que solo pretenden figurar en los titulares de los medios de comunicación. Un segundo vistazo da una nueva dimensión al titular: no solo es una tontería y una simpleza, también es un error por el que debería pedir disculpas.

Aparición de Mao sobre los miembros del PASMAO en las campas de Villalar

Es un error porque tropieza con la misma piedra con la que tantas veces se han topado otros partidos a la izquierda del espectro político: creerse únicos poseedores de una verdad que en ocasiones parecen tomar por revelada. Decir “Nosotros somos la verdadera izquierda” debe ser parte de esa superioridad moral de la izquierda que se podría resumir en tener los filos de los cuchillos más afilados y ser más hábiles en el arte de la puñalada trapera. Por suerte o por desgracia, la izquierda no es un monolito aparecido en mitad de una pradera en el inicio de los tiempos al que hay que adorar con libaciones y sacrificios. La izquierda es plural y negar la evidencia es caminar por la vida con anteojeras, lo que suele ser estupendo para recibir topetazos sin previo aviso por los laterales.

Además, es un error porque realizar este tipo de declaraciones es entrar en el juego de algunos conservadores (que cada uno los denomine como quiera) que afirman que cualquier cosa a la izquierda de un lugar utópico llamado centro es socialismo, entendido este como un conjunto que abarca desde Marx hasta Zapatero, pasando por los Jémeres Rojos, Stalin, el Mayo del 68, el eurocomunismo, Sendero Luminoso, la socialdemocracia, Woody Allen, Pepe Blanco, Willy Brandt y la Bruja Avería**. Conjunto que, por supuesto, también incluye a Mao y a los millones de victimas (hasta 35 millones) de su dictadura.

Esperemos que tenga razón JM Nieto en El Mundo y todo se deba a una mala interpretación por nuestra parte de las palabras de Óscar López. A lo mejor, él es más de San Miguel.

* Me informa el Politburó que con el pago de la primera cuota se va a enviar a todos los camaradas un pack de bienvenida compuesto por unas botas de montaña marca Quechua, por si tenemos que dar largos paseos en los próximos años, y una dulzaina, para alegrarnos las tardes con la música tradicional del proletariado castellano y leonés mientras limpiamos la comunidad de ideas burguesas.

** Este parrafo en realidad es un autoplagio. Ana Rosa está orgullosa de lo bien que uso el copia-pega.

Qvo Vadis, PSOE?

A estas alturas de la semana, recogidos ya los vasos, las botellas y el confeti de la fiesta de la democracia, ustedes habrán leído tropecientos análisis de la jornada electoral, de los resultados, de las caras de los ganadores y de los perdedores y se sabrán de memoria la vida, obra y milagros del futuro presidente del gobierno, de su mujer, de su padre y del primo aquel que sabía tanto del cambio climático. Es decir, que esto de las elecciones es un tema ya mascado. Incluso nosotros hicimos un pequeño análisis de los datos la misma noche electoral.

A pesar de todo lo dicho y escrito, se seguirá hablando de estas elecciones durante bastante tiempo. Se hablará del ganador y de los ganadores (UPyD, Amaiur, IU) y se hablará, y mucho, del principal perdedor de las mismas, el PSOE, abocado a un Congreso Federal del que salga un nuevo lider, unas nuevas ideas, un nuevo programa o un nuevo algo.

Poco o nada positivo se puede decir de las cifras obtenidas por el partido socialista: el resultado ha sido malísimo, peor de lo esperado, en el conjunto de España, en cada una de las Comunidades Autónomas y en todas y cada una de las provincias. Zapatero, la crisis, los mercados, ya saben. En Ávila (y en Castilla y León) no podía ser menos, los resultados han sido igual de malos que en el resto del país, pero antes de echar la culpa a Zapatero del mal resultado del PSOE en Ávila vamos a ver unos dibujitos.

Evolución del voto en la provincia

Eso que ven ustedes es una gráfica con la evolución en la provincia del número de votos recibidos por los principales partidos en las elecciones al Congreso desde 1996, fecha de la primera victoria del PP. A simple vista llaman la atención un par de cosas. La primera, la estabilidad del PP, con un suelo en torno a los 65000 votantes. La segunda, la amplia distancia que separa al PSOE del PP a lo largo de toda la serie, incluso durante las dos últimas legislaturas.

Ahora estamos viendo la evolución del voto en la capital desde la misma fecha. La única diferencia en la tabla es la inclusión del dato de las pasadas municipales, el primero que aparece referido a 2011. Como vemos, el voto al PP en las elecciones generales es bastante constante mientras que en las pasadas elecciones municipales perdió casi cinco mil votos. El PSOE, por su parte, se mantiene bastante alejado del PP también en la ciudad, incluso en las pasadas municipales cuando pierde una cifra similar a la perdida por el PP.

Incluso durante las dos legislaturas de Zapatero, el PSOE de Ávila ha sido incapaz de acercarse al PP. Evidentemente, no todo puede ser culpa de Zapatero o de la crisis. Algo debe estar haciéndose mal, algo que impide al Partido Socialista contactar con sus posibles votantes.

Óscar López, secretario general del PSOE de Castilla y León declaró la misma noche electoral que el resultado en la región era digno, no se perforaba en número de votos el suelo de las dos legislaturas de Aznar, y resaltó que por primera vez el voto a los socialistas de la región fue superior, en décimas, al voto a los socialistas en toda España. Encima de estas líneas ven una gráfica con la evolución del voto al PSOE en Castilla y León en todas las elecciones generales de la democracia. Pueden parecer buenos datos, con convocatorias por encima del 40% de los votos, pero es que desde 1989 el PP está por encima de los socialistas de forma holgada. Y ahora, además, hay que tener en cuenta a UPyD, dispuesta a crecer a costa del desgaste socialista, como queda claro en Ávila.

Evidentemente los resultados de los socialistas en la comunidad, aunque influenciados por la situación general del PSOE, tienen razones internas ¿Qué sucede? ¿Qué tiene que cambiar el PSOE local y regional para que los ciudadanos confíen en ellos? ¿O es que el PP lo hace tan bien en la región y la provincia que no da opciones a los socialistas? Si los problemas también están aquí, ¿cambiar al líder en Ferraz, mediante Congreso, primarias o a la carta más alta, mejorara las perspectivas del PSOE regional y local?

Más allá de errores de estrategia, falta de liderazgo o de líderes, hay problemas de base. Posiblemente, si hiciesemos una encuesta rápida buscando soluciones los mantras más repetidos serían la vuelta a los orígenes, el giro a la izquierda, escuchar a la bases, la democracia interna o la apertura a la sociedad. Aunque puedo estar más o menos de acuerdo con las recetas, voy a hacer unas salvedades. Lo de los orígenes suena bien, de verdad, pero habría que ver cuantos querrían volver a los orígenes si de verdad hubiesen leído algo sobre aquellos orígenes. Lo del giro a la izquierda es parecido. Siendo verdad que se ha desdibujado el perfil del partido en los últimos tiempos, girar a la izquierda suele ser utilizado como sinónimo de ser más como Izquierda Unida y tengo que recordar que IU no ha ganado muchas elecciones con sus ideas. Escuchar a las bases es un poco como escuchar al pueblo, está bien cuando piensan como nosotros, son chusma cuando piensan igual que los otros y, por mi experiencia personal, las bases suele reproducir bastante fielmente el pensamiento de sus líderes. Cuando cambia el pensamiento de los líderes, cambia el pensamiento de las bases sobre todo cuando estas son muy estrechas. Escuchar sí, claro, pero no esperar milagros.

En lo que sí estoy de acuerdo es en lo referente a la democracia interna y a la apertura a la sociedad, siempre que ambas ideas vayan de la mano y sirvan para algo más que cambiar cabezas. Siempre que me hablan de la necesidad de democracia interna respondo lo mismo, que por mucha democracia interna que haya, que la hay, de dónde no hay no se puede sacar. La agrupación local del PSOE cuenta, a ojo de buen cubero, con unos 100 militantes activos, menos de un 1% de la población de la ciudad. Con ese nivel de implicación de la ciudadanía ¿qué les vamos a pedir? El primer paso que deberíamos dar, yo el primero, es implicarnos en el día a día de los partidos políticos a los que exigimos respuestas, cambios y soluciones. La mejor forma de ayudar al cambio de los partidos políticos es participar en ellos. Cuanto más amplias sean las bases, más voces se escucharán. Si se consigue ampliar el número de personas implicadas en la vida del partido, si las bases son la sociedad, las voces de las bases sí podrán aportar algo y escucharlas sí será parte del futuro del Partido Socialista.

Y al mismo tiempo que me gustaría una mayor implicación de la ciudadanía, miro con envidia las primarias realizadas por el Partido Socialista francés. ¿Por qué no se puede dar la palabra a los simpatizantes? En Ávila, ni siquiera supondría una gran despliegue de infraestrucuras. Que el partido se abriera a la sociedad dejando participar a los simpatizantes y votantes quizá no solucionase la falta de ideas o de líderazgo, no es el bálsamo de fierabrás, pero si podría contribuir a mitigar el derrotismo que a veces empaña al partido. Una de mis experiencias más tristes con el PSOE sucedió hace unos años en unos estudios de radio. En mi época universitaria dirigía un programa de actualidad en la radio universitaria, hacíamos entrevistas, hablabamos de nuestras mierdas, etc. Después de unas elecciones municipales, entrevistamos a miembros de las Juventudes Socialistas para comentar los malos resultados del PSOE. Una de sus respuestas me dejo de piedra: Es que en Castilla y León no vamos a ganar nunca. Si esto es así, si las bases del partido o sus dirigentes piensan esto, lo mejor que puede hacer el PSOE es no presentarse más a las elecciones en Castilla y León y ahorrarse disgustos.

El futuro del PSOE pasa por implicar a la ciudadanía y por abrirse a la sociedad, por ahí tiene que llegar la necesaria renovación, pero también por creerse capacitado para ganar, no solo para perder con dignidad. Si Herodoto tenía razón cuando dijo que “tu estado de ánimo es tu destino”, el destino del PSOE en CyL y en Ávila es sombrío porque desde hace tiempo ese es su estado de ánimo.

Va siendo hora de que el PSOE se ponga en marcha. Quizá mañana sea tarde.

A %d blogueros les gusta esto: