Protes Town

O me lo parece a mí o ya no se pelotea como antes. Me da que esto de la crisis nos ha enseñado a protestar, noble y ancestral arte. El peligro está en que se nos vaya de las manos. Muchos advierten de que, como sigan apretando las tuercas a la ciudadanía, la situación puede desencadenar en algún tipo de estallido social. Espero y deseo que nada de esto ocurra, y creo realmente en la sensatez de la gente de la calle. Así que prefiero ver el lado positivo del asunto y pensar que, desde hace un tiempo, en Ávila se empiezan a gritar algunos callos pisados.

También es cierto que los tiempos animan, es decir, hay mucha cosas para protestar. Uno hasta puede elegir, especializarse en un área. Aún así, ¿se imaginarían hace unos años un enfrentamiento tan frontal como el que están protagonizando los empresarios contra la nueva tasa por el tratamiento de basuras? (vean el vídeo). Desde el Gobierno municipal se les pidió que matizaran estas afirmaciones “fuera de lugar”. Y la respuesta del presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería, Alberto Sánchez (acompañado por los responsables de las federaciones de Comercio y Servicios), ha sido la siguiente: “He dicho cuatro verdades que han dolido mucho pero decir la verdad no es faltar al respecto. La verdad duele, molesta y aquí se ha dicho poco o nada. Se ha dicho esta vez y se empezará a ir diciendo cada vez más”.

El Roto huelga

Dejando a un lado eso de la verdad (ya que es algo tirando a relativo y cada uno tenemos la nuestra), estoy totalmente de acuerdo en que “aquí se ha dicho poco o nada” ante ciertos asuntos. Pero todo cambia y parece que cada vez hay menos miedo a expresar opiniones, a rechazar lo que cada uno considera injusto. ¿Se acuerdan del cierre de la Biblioteca de Los Serrano? La presión social, sobre todo a través de las redes sociales, consiguió una media victoria. Y muy grande lo que han logrado los padres de Madrigal y El Barraco para sus colegios. Cambiando mucho el tercio pero en la misma línea, ¿vieron la reacción ante la actuación contra los chicos del Mercado Grande que comían pipas y jugaban al futbol? ¿Leyeron las redes sociales esos días, las opiniones de la gente en la calle, incluso alguna columna de opinión?

Poner fin al pensamiento único, callar ese silencio miedoso, abrir un poco las ventanas… y protestar tres veces al día (desayuno-comida-cena).

———-

PD: Deja a un lado (pero no me olvido) los movimientos más extendidos o de carácter nacional, como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y otros. Estas líneas se han querido centrar en protestas que han surgido en esta provincia durante los últimos tiempos.

No al cierre de Los Serrano

Alrededor de 150 personas pasaban a diario por la Biblioteca del Palacio de Los Serrano dependiente, hasta la fecha, de la Fundación Caja de Ávila. Digo pasaban porque tal día como hoy, 1 de febrero, ya no podrán hacerlo. La biblioteca ha cerrado sus puertas, al menos por el momento, por la imposibilidad de la Fundación para mantenerla abierta. Imagináis, ¿no? Problemas de dinero.

Se veía venir. Era de esperar que este tipo de cosas pasaran. Mirábamos de reojo todas las noticias que se refieren a la antigua Caja de Ávila desde su acertada integración con Bankia y, laboralmente hablando, las cosas no pintan bien para la entidad financiera y para los trabajadores que en ella desempeñan sus funciones. Manifestaciones, concentraciones, paros parciales en la jornada laboral… Todos métodos de protesta que se han ido sucediendo entre los curritos de ese banco que, una vez nacionalizado, nos está llevando a todos por el camino de la amargura, incluso a los que no trabajamos en él. Recuerdo aquella época, tiempo atrás, en la que una persona entraba a trabajar a la Caja. Había que hacer, si no recuerdo mal, un examen de acceso y había gente que se preparaba a conciencia. Era lo más parecido a aprobar una oposición fuera de la administración pública, era el felicitar a alguien por haber encontrado trabajo “para toda la vida”. Nada podía fallar… Hasta que algo falló. Falló el sistema. Falló la gestión. Falló todo. Políticos metidos a bankeros, banqueros mandados por bakeros y que obedecían más a directrices políticas que a necesidades económicas.

El principal objetivo de las Cajas de Ahorros “era adecuar el ahorro popular hacia la inversión y realizar una labor social en sus respectivos ámbitos territoriales”. Esa labor o “Obra Social”, como acabó llamándose, era la que permitió, en tiempo de bonanza, que Ávila gozase de eventos de renombre como ciclos interesantísimos de teatro, los Los Lunes Literarios, Los Martes Musicales… Cientos de eventos durante años todos bajo el regazo de la entidad local. Y allá por el año 2003, mientras nos entreteníamos en mirar quién la tenía más larga, la Caja de Ávila abre el espacio de la Plaza de Italia llamado El Palacio de Los Serrano. Se convertiría en el centro neurálgico de esa Obra Social, el mismísimo Rey de España se acercó hasta nuestra ciudad a inaugurarlo por todo lo alto. El espacio contaba con un pequeño auditorio, aulas para talleres, salas para reuniones y una biblioteca que es la que hoy nos trae hasta aquí.

Biblioteca Palacio de Los Serrano. Foto: David Castro - Diario de Ávila

Biblioteca Palacio de Los Serrano.
Foto: David Castro – Diario de Ávila

Más de 16.000 volúmenes almacenados en ella y alrededor de 5.000 socios en apenas 10 años son cifras que parece que ahora van a quedar en nada y, somos conscientes, poco podemos hacer.  Nos queda pedir, protestar, patalear. Nos queda intentar presionar de alguna manera, la que sea. Nos queda juntarnos y elevar la voz para intentar que no cierren esta biblioteca y pelear por aquello que creemos justo, por encima de intereses económicos. El mínimo de dinero que se estima se necesita para que la biblioteca pueda funcionar es de 100.o00 euros en este año 2013 y, cierto es, la Fundación Caja de Ávila se reúne esta misma tarde para intentar encontrar una alternativa a este cierre. Mientras, unos amigos, nos hemos juntado para intentar recopilar nombres, gente que apoye este contenedor cultural para intentar que nuestro mensaje llegue a los representantes políticos locales y provinciales y hemos preparado una recogida de apoyos por internet para exponer la situación e intentar que la búsqueda de soluciones se agilice lo más posible. Si os gusta la iniciativa y queréis solidarizados con ella sólo os llevará 30 segundos completar los tres campos necesarios y así, entre todos, conseguir las 2.000 firmas que nos hemos planteado recopilar. Podéis hacerlo entrando aquí.

La cultura no puede pagar los errores de la política. #NoAlCierreDeLosSerrano. Lo conseguiremos Pepe…

Bolita extra: Por cierto anoche antes de acostarme leía una noticia sobre esta campaña en Avilared.com.

ACTUALIZACIÓN – 20.00 horas.Acaba de terminar la reunión de la Comisión Gestora de la Fundación Caja de Ávila y han decidido reabrir las puertas de la biblioteca de Los Serrano en el mes de marzo. Aprovecharán este mes de febrero para hacer unas obras menores y reestructurar los horarios de la misma a fin de reducir costes de los 200.000 euros anuales (euro arriba, euro abajo) que ha costado la biblioteca en el año 2012, a unos 90.000 que son los que estiman pueden gastarse en este 2013. El “revuelo social” ha tenido bastante que ver en esta decisión. Una buena noticia.
Gracias a las 697 personas que hasta esta hora han firmado la petición. Sois grandes.
#ÁvilaWin

21.05 horas. Os dejo el enlace a la noticia dada por un medio de comunicación para que leáis los detalles. Enlace a Avilared sobre la reapertura de la Biblioteca de Los Serrano.

//

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.256 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: