“Poetas del Rock”: nobles intenciones, ahora hay que creérselo

El señor Miguel Díaz Herrero (@migueldherrer81) vuelve a colaborar con este humilde blog para hablarnos del Festival “Poetas del Rock”. Si tú también quieres escribir un post, aquí te explicamos cómo.

—————————————————————————————————–

Tras el triste epitafio (triste porque nunca lo hubo) del Ecopop, y la ambiciosa apuesta de este año del Shikillo en Candeleda, el Ayuntamiento de Ávila ha intentado que la capital tenga su propio festival.  Un propósito loable, con un cartel cuanto menos notable y plural. Así, el “Poetas del Rock”, a través de la productora Territorio Musical, traía de nuevo a  nuestra ciudad el pop-rock clásico de Los Secretos, así como diversas maneras de entender el rock: más Stones (Burning), más de porrón, Malasaña (la de antes) y rythm & blues (Los Enemigos) y más sureño y mestizo (Kiko Veneno, Chambao y el ex Delinqüentes El Canijo de Jerez). Los barceloneses Elefantes, que alcanzaron un reconocimiento masivo allá por 2000, cuando llamaron la atención de Enrique Bunbury y grabaron su disco “Azul”, completaban el cartel. Un line-up que, sin embargo, da la sensación de que fue presentado tarde (¡principios de junio!) y con ciertas prisas: había que hacer un festival. En cualquier caso yo, como melómano y abulense que siempre había soñado con un festival en mi casa (muy atrás ya quedaron los malogrados Ávila Rock y Ecopop Ávila), no podía esconder mi entusiasmo.

Según se iba acercando el sábado, y después de hablar con bastante gente “enterada”, percibí sin embargo que existía un gran desconocimiento del festival, e incluso cierto pesimismo ante su celebración. Y aquí va mi segundo tirón de orejas a quien corresponda: no se puede confiar la promoción y el éxito de un festival, y más en esta ciudad, que siempre ha sido difícil, a poner carteles en la calle.

Al llegar al recinto ferial, me gustaron la buena organización y la disposición del festival. Barras grandes, atendidas además por los mismos tipos que nos ponen las copas los fines de semana en nuestro pequeño oasis musical abulense. Zona para niños, mesas para quienes se lo toman con calma (yo no), baños proporcionales al número de asistentes…Precios razonables  y, sobre todo, la fantástica sensación ya vivida muchas veces por un servidor de tener horas por delante de música en directo y diversión. Sensación mejorada si cabe por jugar en casa y poder saludar y charlar con muchos amigos. Mientras me recreaba en estos pensamientos, Gotelé atacaban sus canciones en el escenario pequeño (bautizado como “Lanzadera”) ante un buen puñado de amigos del grupo y curiosos. Sirvan estas líneas también para felicitarlos, porque estarán tocando el jueves 11 de agosto en el Festival Sonorama. Todo un orgullo teniendo en cuenta la importancia de la cita arandina en el calendario festivalero patrio.

Apenas cinco minutos después, Elefantes se subían al otro entablado del “Poetas del Rock”. Con un Shuarma muy simpático (y el “muy” se queda corto), estuvieron presentando su recién publicado nuevo álbum “Nueve canciones de amor y una de esperanza”. El álbum incluye una versión del “Te quiero”, del inefable crooner conquense José Luis Perales, cantada junto a Love of Lesbian y Sidonie, y que consiguió que el público se empezara a unir a la fiesta.  Nada mejor que las propias palabras de Álvaro Urquijo para explicar lo que fue el concierto de Los Secretos: “Seguimos encima de los escenarios y tocando estas canciones porque os gustan”. Y es que las acusaciones de inmovilismo o ñoñería que ya se atribuían al grupo en los primeros 80 palidecen ante canciones tan increíbles como “No me imagino”. Después, no faltó ninguna favorita del público: “Pero a tu lado”, “Colgado”, “La calle del olvido” (otra de las favoritas de este comentarista), “Por el bulevar de los sueños rotos”, “Ojos de gata”, “Ojos de perdida” y la inevitable “Déjame”.

Burning (Foto de @Avila_Cultura)

Burning (Foto de @Avila_Cultura)

A unos madrileños que habían venido a ver a Burning (por vigésima vez o más, me reconocieron) les hizo gracia ver a sus ídolos a las nueve y media de la noche, todavía de día. Y es que muchos no nos quitamos las gafas de sol, ni lo hizo Johnny Cifuentes, claro está, para bailar al ritmo de los libidinosos riffs stonianos del grupo, que no se olvidó al final de hits como “Es especial” o “Mueve tus caderas”, o de algunas de sus primerísimas canciones, como “Estoy ardiendo”, de una época en la que el rock en España no sólo era pecado, sino también milagro.

Un verdadero placer iba a ser escuchar después a otro de los mejores grupos de rock de este país, Los Enemigos. La actuación empezó con problemas de sonido: el bajo de Fino no se oía, y Josele comentó socarrón, tras las dos primeras canciones: “Esto ha sido la prueba de sonido”. La banda se fue recuperando de estas dificultades y empalmó grandes canciones, como la versión del “Señora” de Serrat, “John Wayne”, “Desde el jergón”, “Septiembre”, o “La cuenta atrás”. Sin embargo, quedó la sensación de que faltó algo de comunión con el público, comunión que sí lograría después Chambao. Lamari y los suyos tardaron, sin embargo, más de una hora en salir al escenario. El público no entendía que estaba pasando, por qué tardaban tanto en hacer el cambio entre grupos, y nadie salió a explicárnoslo tampoco. El mismo problema se repitió con Kiko Veneno, lo que hizo que su actuación se viera seriamente recortada. Y aunque salió él solo con su acústica a la izquierda del escenario a tocar “Joselito”, y también sonó “Memphis blues”, nos faltaron muchas, entre ellas temas de su fantástico disco de 2013, “Sensación térmica” (la homónima, “La vida es dulce” o “Mala suerte”). Eran las cuatro de la mañana, la espera volvió a alargarse con El Canijo de Jerez y el DJ también se había callado. Muchos empezamos a irnos, con la sensación de quien lo ha pasado muy bien, pero que al final le han dejado un poco abandonado.

Y ahora que hemos tenido tiempo para reflexionar, y agradecemos enormemente la celebración del festival y el buen rato que pasamos, sugiero que, entendiendo que era sólo la primera edición, hay que ir un poco más allá. Y, si queremos tener un festival estable en Ávila, poner no sólo los medios económicos sino también los humanos, la previsión y hasta el cariño, qué leche, para que éste sea posible.

Por ser más concretos: anunciar el cartel al menos tres meses antes. Contar desde el principio con los artistas de aquí. Que haya siempre música entre grupo y grupo. Que no se repitan los descomunales retrasos y, de repetirse, explicar al paciente público. Diseñar también un concepto claro de festival. “Poetas del Rock” puede estar bien, pero quizá resulte un poco difícil de delimitar. Algunos han comentado también que el cartel iba dirigido a un público más veterano que la mayoría de festivales nacionales. ¿Así, sería posible casar a grandes poetas de nuestro rock como Lapido, Juan Perro, Quique González, Jaime Urrutia o, qué sé yo, trovadores más underground, como Juan Abarca de Mamá Ladilla, con artistas más indie o con mayor calado entre un público veinteañero? Yo creo que sí. Son decisiones que, en cualquier caso, se tendrán que tomar. Desde aquí, manifestar mi apoyo, exponer mi opinión modestísima pero espero que constructiva y desearle larga vida al “Poetas del Rock”.

Un Gotelé…a golpe de blues

“Castilla la bien nacida, pero tan mal repartida
con el problema tan dentro que por ello cantamos..

¿Cómo se sobrevive en Ávila, y en general en nuestra dolorosa Castilla, en esto de la música? le preguntó a Gotelé Bluesband y responden citando a Cigarra:

…Está claro que los castellanos somos muy castellanos, tenemos nuestra manera de actuar y de ver las cosas y por lo general es más complicado sacar adelante proyectos de este tipo en nuestra comunidad que en otras. Será cuestión de carácter”.

IMG_8072 copy

Fotos cedidas por Gotelé Bluesband

Presentemos a Gotelé por el blog.  Un grupo nuestro, de Ávila, nacido de un grupo de amigos dedicados a distintos ámbitos del arte (música, pintura, cine, literatura..) ¿Cómo surgió más concretamente?

_MG_8084

” Como en todo grupo de amigos se habla, se debate y se comparten cosas, solo que en este sentido la mayoría de las conversaciones giraban en torno a la música, a la literatura, al cine… La primera formación de 2010 la integrábamos, Alberto Blázquez (guitarra y voz), Fernando Delgado (violín, armónica y percusiones), el señor M.Achaques (bajo) y Alfonso López (guitarra, voz y compositor). Tras casi un año se incorporó Alberto Cavero (batería y percusión)”.

El grupo – nos cuentan – a lo largo de dos intensos años de trabajo duro ha ido madurando y creciendo musicalmente;  con las últimas incorporaciones a principios de 2013  de Sabas Yagüe (piano y voz) y Teresa Blázquez (voz).

gotele 1_6

¿Cuánto llevan en la carretera recopilando sensaciones y anécdotas?

“Cuatro años de “Gotelé” dan para contar más de una anécdota, por supuesto. Destacaríamos todos los conciertos y todos los sitios en los que hemos estado. Cada uno tiene su parte de “Gotelé”, cada cuál a su manera. Algunos por malos, otros por buenos, otros por emotivos… Todos son especiales, el del Búho Real (Madrid), el de Piedrahita, el del Delicatessen, Salamanca…”

gotele 1_4Hay un punto de inflexión para Gotelé y fue el Auditorio de San Francisco…

“Todos los conciertos son y todos quedan, pero si tuviéramos que destacar uno, destacaríamos dos. Justo al empezar con el grupo en el Auditorio de San francisco, con una formación aún muy pobre y una acústica horrible, se puede imaginar el lector el resultado, aquello fue desastroso, mucho. Fue la manera que tuvimos de decirnos que no volveríamos a hacer algo tan malo, y nos pusimos a trabajar a destajo en el proyecto. Fue un punto de inflexión sin duda.”

[El próximo 19 de abril vuelven al auditorio con la intención de mejorar el concierto de aquella vez con creces]

“El otro concierto a destacar sería el del episcopio el verano pasado. Fue un muy buen concierto con toda la formación al completo, con un sonido y un marco (amurallado) espectacular. Un concierto que estuvo repleto de gente, que reactivo el cariño de los fieles y enganchó a nuevos seguidores, y del cuál salimos muy satisfechos todos. Fue una manera de reafirmarnos de nuevo y de coger muchas mas fuerzas”.

Y aquí unimos de nuevo con el principio, con esa cita a Castilla y la referencia a Cigarra… ¿Querer caminar hacia delante con la música requiere de mucha voluntad, mucho de  tocar una puerta y otra?

gotele 1_5

“Como en casa en ningún lado. Si bien es cierto que las oportunidades son pocas, hay que aprovecharlas las que se te ofrecen, y saber buscarlas y encontrarlas. Se sobrevive porque esto nos apasiona y nos ilusiona. Y la pasión es el motor del mundo. Nos hemos encontrado con algunas situaciones penosas y hemos dado con otras excepcionales, esto es lo que hemos elegido y por el momento compensa. El tiempo, el esfuerzo y el trabajo se ven recompensado con los dos minutos que se tarda en salir a un escenario y ver que la gente está esperando a que salgas, a que les cuentes todo lo que les tienes que contar, aunque la mayoría no sepan ni por donde vas a tirar. Es una sensación tremenda, la mejor. Cuando te encuentras con algo que no es de recibo te decepcionas un poco, pero sigues caminando; la vida se trata de esto precisamente, de no darse por vencido y de seguir adelante”.

Traemos a Gotelé ahora a Los 4 Palos porque están trabajando en estudio, en Alquimia Estudios, con la intención de ofrecer un producto depurado…

“La intención de grabar algo similar a una maqueta siempre estuvo muy presente. Pero de un tiempo a esta parte quizás muchos de los temas ya tenían la madurez suficiente como para ser grabadas en un sencillo, de manera profesional. Habría bastantes canciones con el mismo sentido y de hecho cerraban una etapa y abrían otra. No había vuelta atrás, había que grabar el disco. Rodri (Alquimia Estudios) y David Pollo pusieron y han puesto mucho de su parte para llevar a cabo este proyecto. Esto entre otras muchas cosas es lo que nos llevó a meternos a grabar un disco, del cuál no queremos desvelar muchos detalles, pero que sin duda será algo que recordar y que tener presente.”

Nos dejan con la miel en los labios así que nos ponemos un poco de su música…

“Será un disco repleto de detalles. Aún no se puede desvelar el nombre y mucho menos la portada. Contará con unas colaboraciones de lujo, entre las que se encuentran Manuel Galán, Jorge Marazu, Cintia Pérez e Imanol Nieto. El disco tendrá muchos colores de la música americana y saldrá a la luz a mediados de este año”.

Suerte y mucho trabajo, goodfellas de Gotelé Bluesband.

Agenda para el fin de semana

Para que no os disperséis, os voy a preparar la agenda del fin de semana. Cojan iPad y puntero para apuntar que se lo voy a dejar clarito. La clave está en acostarse pronto el viernes. Vaso de leche y a la cama sobre las 23 horas, por ejemplo. Nada de salir de jarana que luego el sábado están que no se lamen.

El sábado en cuestión se levantan pronto y, si no tienen que trabajar, aprovechan para limpiar la casa, hacer la compra y dejar la comida hecha. Rápido y sin entretenerse que a las 13 horas de ese lustroso 18 de enero tienen que estar en la Librería Letras (paseo de San Roque, 12) para asistir a la presentación del número 10 de la revista ‘Caperucita Negra’ (ya os hablé de ellos). Se trata de un recital poético-musical en el que, agárrense los machos, ¡me van a dejar participar! Insensatos…

Luego comen y piensan, que tendrán mucho que pensar después de tan noble acto. Ya saben: simbología, dobles interpretaciones, repercusión filosófica de lo allí leído, metáforas, hipérboles e hipertensos, fuerza narrativa, resolución de los conflictos narrativos, intimismo, misticismo, etc. Y el domingo, si no es mucho pedir, me lo dedican también a dar vueltas al coco, con un pequeño paréntesis al mediodía para tomarse una caña con torreznos, que no todo son letras y notas musicales en esta vida.

caperucita_negra

Tormenta En La Nube (por Miguelángel Pegarz)

Tenemos la suerte de contar con una nueva colaboración, esta vez a cargo del escritor Miguelángel Pegarz. El motivo es una mala noticia: el anuncio de que el programa de Radio 3 ‘En La Nube’, un refugio para la buena música y las buenas letras, “va a desaparecer a finales de semana sine die”.

—————————————————————————————————————————————————————————————

En_La_Nube_Radio3Quiero, antes de nada, agradecer a Pablo Garcinuño su invitación a colaborar en este espacio. Me honra inmerecidamente. Quiero decir también que este post expresa la visión personal de quien suscribe y que, por supuesto, existen otros cien puntos de vista diferentes, todos respetables.

Radio 3 (RNE) mejora sus cifras de audiencia en cada oleada del Estudio General de Medios (EGM). Les daría mi enhorabuena, pero me surgen “peros”. En primer lugar, creo que los datos de audiencia por los que tanto sacan pecho, no deben ser el principal objetivo de una radio que debiera ser de todos. En segundo lugar, sacan pecho a base de esteroides. Me explico. Las sucesivas subidas en el EGM coinciden con la emisión machacona de los mismos bloques pregrabados de canciones en las radiofórmulas más escuchadas. Así pues, creo que en el crecimiento de R3 tiene mucho mérito la competencia.

Cuando yo comencé a escuchar R3 se definían como la emisora de la música y la cultura de RNE. La segunda parte de esta afirmación no sé dónde se perdió en el último cambio de Dirección. Podría hablar de la sonada desaparición de “Carne Cruda”, o de los horarios de mínima audiencia de los programas donde hay más que música, pero voy a centrarme. Voy a subirme a la Nube.

“En La Nube” es un programa de R3. Se emitía de 22 a 24 horas de lunes a jueves. Contaba con un amplio elenco de profesionales que lo hacía un programa completo, variado y participativo. Posteriormente, pasó a durar una hora, y de 2 a 3 de la madrugada, con únicamente dos personas. Pero en el despropósito pasó a emitirse de 2,30 a 3 de la madrugada, con una única persona. Podría mencionar otros programas nocturnos con mayor plantilla, incluso en R3, pero baste decir que es el único programa de su parrilla con media hora de duración. Este verano le han dado una hora. Una hora que parece que va a ser su puntilla. No tiene fecha de vuelta.

Me parece una vergüenza y una falta de respeto a la función de servicio de una emisora pública debe tener con los colectivos y/o gustos minoritarios. Pero es que, pese al acoso y derribo al que se está viendo sometido “En La Nube” es un programa de calidad y necesario. Lo digo reconociendo mi condición de fan y desde el agradecimiento de haber ocupado su espacio. Pero dejando eso a un lado, es una propuesta cultural alternativa. Una propuesta que aborda tendencias minoritarias, editoriales pequeñas, autores emergentes, propuestas distintas. Y por si ello no fuera bastante, radioficción, de forma casi única. Creo que esta diferenciación de producto ofrecido con respecto a otras propuestas radiofónicas debieran ser suficientes para que, a quien corresponda, se le despierte la neurona y recuerde que R3 es de TODOS.

Aún quiero mantener la ilusión (con el actual director de R3 no creo en la esperanza) de que esto sea un alegato y no un epitafio. Mientras tanto les invito a vaporizarse en http://www.rtve.es/alacarta/audios/en-la-nube/ y juzgar ustedes mismos si merece la pena luchar por éste oasis del éter del sonido.

Miguelángel Pegarz

Manuel Galán: Las calles de piedra (y II)

Veníamos de hablar del viento en forma de esperanza

“La paz que creías imposible no llega de repente entre tañidos de campana como la victoria, lo hace poco a poco, con calma, humilde, apenas la sientes como un leve descanso. Oyes de nuevo la música…….” (Vientos de Esperanza, Manuel Galán)

 …y ahora seguimos con Manuel Galán hablando de todo lo demás pero sin perder de vista la música.

– De tu contacto con la música actual (incluso pensando en los que han pasado por tu estudio) ¿Quiénes te han sorprendido, cómo lo estás sintiendo? ¿Compensa el esfuerzo de la producción? ¿Da satisfacciones, alegrías o también penas?

El estudio me está dando la oportunidad de conocer a un montón de músicos de mucha calidad, que de otra forma me habría sido imposible. Han pasado músicos de prestigio reconocido como Javier Paxariño, uno de los mejores flautistas del mundo, y que es una persona excepcional, muy implicado en sus colaboraciones, y además muy sencillo y humano. También me sorprendió Anye Bao (batería de Estopa y Raimundo Amador entre otros muchos) que aparte de ser un “máquina” con la batería, desprende una energía que contagia.

También ha pasado mucha gente quizá no tan conocida, pero de mucha calidad y proyección: David Copper, Lisa Anderson, Sara Veneros…Respecto a si compensa, la respuesta es clara: SI. Es verdad que a veces supone mucho esfuerzo sacar un proyecto adelante, y muchas veces te “atascas” con una mezcla y te da quebraderos de cabeza, pero lo que me esta aportando y lo que estoy aprendiendo en lo musical y humano eso no tiene precio.

– Háblanos entonces de Producciones Aguijon. Cuando lo impulsaste, qué ofreces allí.

Producciones Aguijón es mi estudio de grabación y sello discográfico. La idea de montar un estudio de grabación propio ha estado siempre en mi cabeza, quizá desde que con 16 años empecé a grabarme utilizando dos viejos radiocasetes de cinta y unas “tarteras” de mi madre a modo de batería. La evolución no ha parado desde entonces y en el año 2008 monté el estudio tal y como está hoy, con dos salas insonorizadas y acondicionadas. En el estudio hacemos cualquier trabajo relacionado con la música y el audio: grabación, producción, mezcla, mastering, publicidad. También he compuesto alguna música por encargo. En estos años ya hemos grabado 6 CDs editados: La Reacción, Triolocría, Jesús Cid, Murrieta, Vientos de Esperanza y el primer trabajo de la canadiense Lisa Anderson (que está a puntito de finalizar).

– ¿Quiénes han sido apoyos fundamentales para “Vientos de Esperanza”?

Rodri Pérez ha currado un montón, con las baterías, percusiones, teclado y acordeón. Ha sido imprescindible.

Por otro lado no me puedo olvidar de mencionar a Javier Abril, amigo y técnico de sonido que masterizó el disco en Madrid, a Toño Maroto, otro gran amigo que se encargó del diseño, y a Pedro Neira Espolita, el pintor de la portada (también pintó Triolocría)

– Tengo que preguntarte por algo que siempre he querido hacer, Mánel… ¿hay alguna posibilidad de recuperar el material de Etcétera en Internet? Subieron “Despistes del destino” a Goear y me encantó… (aparte de lo que ya conocía por “Sin tu calor”)

[Enlace a la canción]

…y hay mucha gente que desconoce las tremendas canciones que hay de aquella época. ¿Has pensado alguna vez en la idea de subir canciones o el disco homenaje? 

¡Gracias por acordarte de Etcétera! La verdad es que después del homenaje a mi hermano “Sin tu Calor” dejé este tema un poco aparcado, me imagino que por una cuestión de pura salud mental. Pero también es cierto que me gustaría que aquellas canciones se conozcan, y no descarto ninguna idea al respecto. Subirlas a Internet ¿por qué no?

Etcetera nov 1993

Etcétera 1993

Lo que si que te adelanto es que probablemente en primavera preparemos otro concierto con las canciones de Etcétera que sirva como recuerdo a todo aquello.

– Escribimos mucho aquí en el blog de cómo muchas veces Ávila parece ser una ratonera sin salida, sin interés por la cultura … ¿En qué crees que fallamos? 

Mira, yo llevo algún tiempo cansado de echar la culpa de todo a terceras personas (políticos, banqueros, el vecino de al lado, es que en Ávila no hay nada..). Entiendo que es lo mas fácil y todos tenemos esa tendencia innata pero tenemos que hacer más autocrítica, creo que es buen ejercicio: ¿Y, yo? ¿Tengo la culpa de algo?. Yo aquí soy el primero en criticarme. Nos quejamos de que en Ávila no hay nada pero luego no vamos a las cosas. Ya no entro a valorar si hay mucho o poco, es que a lo que hay no vamos. Si empezamos a asistir con más asiduidad a la vida cultural de la ciudad, te garantizo que eso generará mas actividad, es así de sencillo. Pero ya te digo, que al primero que critico aquí es a mi mismo.

– Dando vueltas al post que nos dejó aquí Luis Asiain… 

“Las mentes preclaras del marketing se debaten en infinidad de disquisiciones para descubrir el próximo nicho de mercado… el que nos sacará del agujero. Mal saben dichas mentes que ese nicho se encuentra delante de nuestras narices y a la luz del día… lo que pasa es que minusvaloran aquello que no conocen o de lo que no saben: Cultura”

…¿Crees que la cultura es la gran esperanza de Avila? ¿Lo verán nuestros ojos?

Me imagino que en esto no soy parcial pero sinceramente creo que Ávila tiene un enorme potencial cultural todavía por desarrollar. Creo que en estos tiempos de crisis precisamente habría que apostar por el arte, la creatividad, la cultura y también la investigación. Quizá esa capacidad de crear es lo que mas nos diferencia a los humanos de los monos (por llevarlo al extremo) así que si queremos dejar de comportarnos como monos puede ser buena idea apostar por la cultura.

Etcetera mayo 2000

Etcétera (2000)

Es cierto que parece que los tiempos de los grandes “dinosaurios” está tocando a su fin. Esta generación que empezó en los 60-70 están hechos de una pasta especial, y se nos van haciendo mayores. ¿Qué sucederá cuando desaparezcan Knopfler, Dylan, Springsteen, Rolling Stones, U2….? ¿Habrá alguien capaz de seguir llenando estadios?.

No obstante, siempre va a haber grandes talentos, lo que me temo que va a ser difícil es que tengamos la oportunidad de descubrirlos, si bien Internet está “democratizando” la música, también es cierto que sin un apoyo de una industria (o de quien sea) la mayoría de los músicos no van a ser capaces de mantener en el tiempo una carrera, y eso me parece terrible.

Decía Jose Luis Sampedro que el verdadero subdesarrollo en la humanidad es que una persona no llegue a ser quien puede llegar a ser, que no desarrolle su verdadero potencial. Y lamentablemente en música, como en otras muchas facetas, esto está sucediendo. Espero que encontremos un remedio

___

Se despide Manuel Galán con una reflexión muy adecuada ante estos tiempos apocalípticos que vivimos. ¿Hay lugar para la esperanza?

Una cosa que me daba miedo al sacar el disco es que pareciera oportunista, que en tiempos de una crisis brutal fuera yo y sacara “Vientos de Esperanza” en plan casi cursi. Como ya te he contado la idea nace en 2005 (tiempos de bonanza, y está marcado por mi experiencia personal, es cierto que al final hay optimismo, un “de todo se sale”, pero para nada es un mensaje de “formula milagrosa”. Por esto todo en el disco, el cuadro de portada, el relato del interior, etc… está encaminado a explicar ese concepto de “esperanza sobria”.

Quizá sea cuestión de cambiarle el nombre al viento y llamarlo esperanza. Quizá esa sea una tarea aún pendiente (con calma, humilde) en nuestras calles de piedra….

Manuel Galán: El nombre del viento (I)

Cuando pienso en algunos de los buenos momentos que me ha dejado la difunta Punto Radio en la última década rápidamente me viene a la mente “A un acorde de ti”. Seguro que algún oyente todavía lo añora en su dial. Era un espacio dedicado a la buena música que capitaneaba el alquímico Rodri Pérez con colaboradores de lujo que ahora siguen juntos por ejemplo en Triolocría. Afortunadamente siempre tendré guardados pequeños trocitos de radio como hice por aquí.

El lujo era tener a Mánel cada semana en el estudio. Manuel Galán es El Talento de Ávila. Es un guitarrista impecable que no pierde de vista otros instrumentos, muy fino en la ejecución, con unas inquietudes bárbaras. Pero eso lo sé ahora.  En 2005 lo empezaba a conocer poco a poco  y mi cabeza dio un giro – no exagero nada – el día del homenaje a su hermano Javi Galán. Dejadme que haga otra autocita…

“La música y la poesía eran la manera de desnudar su alma. Desde muy joven disfrutó e hizo disfrutar a sus amigos. Ninguno quiso perderse el homenaje, participar en su recuerdo…cantarle sus canciones, recitar sus poesías. Javier estaba allí”

Ha pasado tiempo de aquello pero de algún modo ya nunca nos perdimos la pista aunque las ciudades nos empezaran a separar. Manuel sacó un primer disco sensacional: “Calles de Piedra” de factura exquisita. Su catálogo personal se completa con “Fulgor y Muerte de Joaquín Murrieta” y el proyecto Triolocría.   Su ejecución técnica, su clase, su gusto es todo elegancia. Tener a Manel en estas páginas con un nuevo disco bajo el brazo merece un hueco y una amplia entrevista.
PORTADA VIENTOS DE ESPERANZA
– Mucho tiempo detrás de Vientos de Esperanza ¿Qué ha cambiado desde su concepción hasta su finalización?
Compuse el tema “Vientos de Esperanza” en el verano de 2005 y en ese momento nace la idea de este disco. En 2006 ya tenía compuestos unos 8 temas y, aunque ahora parezca mentira, hice la primera tentativa de empezar a grabar. A partir de ahí suceden diversas cosas que van retrasando la grabación del disco (como el nacimiento de mis dos hijas, el cambio de estudio, proyectos paralelos…)
Desde la idea original hasta ahora han cambiado varias cosas, he compuesto varios temas más en estos años, lo que en principio iba a ser un disco de 8 temas – grabados por mi en un home-studio – se ha convertido en un CD con 14 temas grabados en mi nuevo estudio de grabación y con la colaboración de 14 músicos.
– Háblanos de la composición del disco. ¿Qué sentido has querido darle? ¿A qué te suena o te evoca?
El disco es largo y denso diría yo. Como se ha dilatado tanto en el tiempo, al final había mucho material y no he querido desechar nada. Dura casi 70 minutos.  Sigue siendo íntegramente instrumental y aunque sigo buscando un estilo propio está claro que mis influencias siguen ahí. Pinceladas de Knopfler, Oldfield, celta, blues… quizá en este disco también hay algo de influencia del rock progresivo. Pienso que es un trabajo más rico que Calles de Piedra en cuanto a instrumentación – hay mas flautas, violines, acordeón, mandolina y, por supuesto, guitarras – todo instrumentos reales tocados por personas, nada de programación.
Aparte del análisis musical, en el terreno emocional es un disco marcado por el fallecimiento de mi hermano Javier, está dedicado a él, y ha estado muy presente en todas las fases del disco.
– 14 músicos, muchos amigos y colaboradores. ¿A quién encontramos en “Vientos de Esperanza”?

En el apartado de las colaboraciones el primer sorprendido he sido yo, no me esperaba la ayuda de tantos y tan buenos músicos. Por un lado he contado con la colaboración de grandes músicos de este país como Javier Paxariño, Anye Bao (Estopa, Raimundo Amador), Diego Galaz (Revólver, La Musgaña), Luismi Navalón (Rosana, Nacho Cano).

Etcetera  nov 1999 1

Etcétera (Noviembre 1999)

También colaboran algunos músicos de Ávila que no tenía la suerte de conocer y que gracias a este proyecto he podido descubrir: Layla San Segundo (Violoncello), David Mora (Violín), Cintia Pérez (Percusiones).
Y luego los amigos de siempre, los indispensables: Rodri Pérez, Nacho López, Jesús Cid, Violeta Manzanares, Cantares. Por último, una colaboración muy especial para mi: mi prima Ana Sánchez al piano.
– ¿Dónde se va a poder adquirir el formato fisico? ¿Estará por Spotify, Itunes… ? 
En Ávila estará en las librerías Senén (Pza. Santa Teresa) y Letras (Pso. de San Roque)  También se puede adquirir en las tiendas digitales habituales: iTunes, Spotify, CD Baby, Amazon

– ¿Y qué ideas hay de presentación? ¿Con quién estás tocando últimamente en directo? ¿Cuándo podremos verte?

A fecha de hoy no tengo nada pensado, la verdad. Tenemos una formación de directo en la que hemos unido mi proyecto y el de Jesús Cid, con su disco Constelaciones. Estamos actuando bajo el nombre de “Manuel Galán & Jesús Cid Quinteto” y de momento no tenemos pensado hacer una presentación exclusiva de alguno de nuestros discos.

Quizá mas adelante se pueda plantear algo. En Febrero estaremos tocando en Ávila, el día 15 en la Sala Kamelot, puede ser una buena ocasión para escuchar en vivo los temas del disco. También volveremos a Madrid, seguro, pero no hay fechas todavía. El panorama ya sabemos como está, mal como todo, aunque yo conservo un punto de optimismo (¿estaré influenciado por los Vientos de Esperanza?). Está claro que a nivel institucional ha bajado todo muchísimo, pero creo que cuando lo institucional falla es cuando surgen las iniciativas privadas. Quizá sea un buen momento para las ideas, la creatividad…
– ¿Qué tal sobrevivís los musicos abulenses ahora? Manuel Galán, Triolocría, Sara Veneros, David Copper (que he visto en tu blog que le has producido…)
Para mi la verdadera pelea es componer, dar con una buena idea, ahí es donde de verdad me dejo las neuronas. Luego viene la otra lucha, la de la autopromoción, que en la mayoría de los casos se nos da fatal. Es bastante difícil “venderse” a uno mismo para buscar bolos, entrevistas, etc Creo que esa es una parte que la mayoría de músicos llevamos bastante mal.
– ¿Y cómo compaginas ser músico, padre, trabajador…¡abulense! ? 
Quizá la respuesta a esta pregunta la encuentres en el dolor de espalda que tengo últimamente…Fuera de bromas, no es fácil compaginar todo, muchas veces hay que robar horas al sueño, pero no me quejo, a fin de cuentas peleo por las cosas que quiero…..y eso me mantiene vivo.
______
Nosotros – mayas mediante – también nos mantenemos vivos y os emplazamos a la segunda parte mañana, en la que hablaremos de todo lo demás. Del antes, el ahora y el después, del dolor, el amor y los sueños. La vida en definitiva. Que siempre es mejor con música y más si hay Vientos de Esperanza

El sonido Veneros

Cantar canciones de los 60 en casa  es sin duda una buena escuela musical. Es lo que hacía Sara Veneros con sus hermanos desde pequeñita. Su padre era músico de orquestas y  ella desde pequeña ya cantaba y escuchaba al calor del hogar a Atahualpa Yupanqui, Victor Jara, Silvio Rodriguez o Pablo Milanés. Al final la mecha prendió: a los 12 años se apuntó  al conservatorio a estudiar guitarra clásica. Confiesa que “en un principio quería ir a canto o a arpa, lo que pasa es que no había esa especialidad aún en el conservatorio de Avila. Ahora me alegro enormemente de haber estudiado guitarra”.

Sara Veneros es una de esas personas inquietas. Su camino formativo y vital le llevó a trabajar de actriz en Bululú Teatro y formó parte de un sexteto vocal a capela que se formó allí: “Los Morning Singers” . Estudió arte dramático.. en Madrid estuvo tres años entre La Platea y La Cuarta Pared mientras estaba de profesora de guitarra en escuelas municipales de música. Todo un periodo de aprendizaje que ha fructificado en unos modos artísticos muy propios. Nos lo chiva Luisao de Triolocría:

“Sara es peculiar porque tiene mucha sensibilidad -claramente femenina- y un estilo muy personal. En los últimos años ha cambiado algo su estilo de cantar y, para mi juicio el cambio es a mejor. Ahora canta de manera más natural me parece a mi, y eso se agradece y al final se nota”.

Piropos que se extienden en este post en su blog:

“…una que­ren­cia por nave­gar en regis­tros ale­ja­dos de lo clá­sico… regis­tros en los que quizá no tenga tanta expe­rien­cia y cono­ci­miento en com­pa­ra­ción con su for­ma­ción clá­sica, pero que se esfuerza en cono­cer y apren­der; y lo con­si­gue, vaya si lo con­si­gue”

Su música suena muy bien, muy elegante, muy escuchable. Es mejor que la descubran ustedes (spotify por ejemplo o pinchando en la foto adjunta) porque las etiquetas no suelen hacer justicia.

La necesidad de grabar el disco – nos cuenta Sara Veneros –  empieza a surgir a finales de 2011. Ya en abril de este año comenzaron a grabar en los estudios Grooveart y es Juan Pablo Toch quien se encarga de la producción ejecutiva (arreglos consensuados entre los dos, músicos, estudio, etc)

Para encontrar sus influencias le preguntamos por sus gustos. Y son amplios y variados. Tomen nota…nos confiesa Sara que le encanta “la música popular latinoamericana : brasil, argentina, cuba… también la música celta, el jazz clásico, étnica, el reggae, el pop, la música clásica desde el Renacimiento, pasando por el Barroco de Bach, clásico (Mozart) romanticismo, compositores españoles clásicos (Albéniz, Granados, Tárrega…)..”

Tampoco se deja la copla, el flamenco, los boleros, la salsa, el cabaret…y es que Veneros tiene claro que “toda la música tiene algo que ofrecernos y enseñarnos”.

Ha buscado “letras sencillas y sinceras que hablen desde el corazón”. Volvemos a echar mano de Luisao que nos asegura que “Sara siempre anda zascandileando con cosas musicales por aquí y por allá… siempre. Y cuando agarra la guitarra se nota que no es un mero ejercicio especulativo sobre el mástil… sabe muy bien lo que hace y es buena en lo que hace. Tener la carrera de guitarra no te garantiza el buen hacer… pero en su caso sí existe esa sensibilidad necesaria.”

Tiramos de videoteca para completar el artículo con “Para Despertar” canción número 5 de su primer disco. Suena así de bien

“Canciones que hablan de cosas que me han pasado en un proceso de vida y de crecimiento personal. Durante estos años de carrera he investigado por mundos espirituales y psicológicos, siempre he intentado mejorar como persona y he trasladado lo que estaba sintiendo en cada momento a mi música”

La teoría de Sara es que la carrera artística va unida a la carrera personal. Es un crecimiento paralelo de trabajo interior y de sanación. Es decir… música que suena a verdades sin artificios. Desnudez artística que además suena de rechupete y de la que podemos presumir  ¿Se hacen cosas buenas en Ávila?

“Pues en Ávila se están haciendo cosas muy buenas, sin ir más lejos, el disco de Luisao : Triolocría, me parece de una calidad increíble, en general todo lo que está produciendo Manuel Galán con Producciones Aguijón tiene una calidad buenísima, el mismo Manuel hace unas cosas fantásticas”

Sé que en este artículo estoy escribiendo poco y citando mucho pero es que la propia Sara nos lo hace fácil. Lo que dice tiene mucho sentido, garantía de que su música también la tiene. ¿Qué se puede añadir a esto?

“Si tu objetivo es disfrutar y hacer las cosas con amor y corazón y eres sincero, entonces es todo maravilloso, poco a poco, con el paso de los años, habrá un público que te escuche, considero que sólo el hecho de poder tocar y que haya gente que te vaya a ver es un privilegio y una suerte.”

El disco salió en octubre. Se puede escuchar y descargar gratis en Bandcamp y escuchar y comprar en Amazon, Itunes, Spotify y Grooveshark. Para formato físico existe la opción del correo. Es un disco de libre reproducción y copia bajo licencia de creative commons para que pueda llegar a todo el mundo

Mucha suerte a Sara Veneros…que por si fuera poco también tiene un programa de radio en una página argentina: www.elsotanorock.com.ar.

¡Ojalá todos nuestros paisanos fueran como ella! ¿no? Merece prestarle atención y que la descubran.

A %d blogueros les gusta esto: