El misterioso caso de la cartelería desaparecida.

11080744024_01c6f1d403_zNo sé cómo catalogar lo que les voy a contar. No sé si es una anécdota, una duda, una chanza o una tontuna para rellenar mi hueco semanal sin esforzarme demasiado. Digamos que tiene un poco de todo. Es una duda que me reconcome por dentro desde hace unos días, duda que espero me ayuden a resolver y que quizá no pasa de anécdota utilizada para fichar por aquí esta semana y poder cobrar a fin de mes mi salario por completo. Les cuento.

Hace casi un año les narraba por aquí mis impresiones sobre el recientemente inaugurado Palacio de Superunda-Museo Caprotti. Rescato de aquellas letras un párrafo.

“El recorrido por la muestra es un caos en primer lugar por la arquitectura del edificio, en segundo lugar porque no hay indicaciones ni están las salas numeradas, y en tercer lugar porque, al estar todas las puertas de todas las estancias del Palacio abiertas, es difícil acertar cual es el camino correcto. Esto lleva, por ejemplo, a que tras pasear por tres salas llenas de retratos de mujeres encuentres la explicación al conjunto en un rincón al fondo de la última sala. Este es otro tema ¿Dónde han ido a parar los 85000 euros invertidos por la Junta en cartelería? La información sobre el contenido brilla por su ausencia y cuando está es monolingüe (adiós a la internacionalización) y superficial. Es más, en varias salas las piezas -obras pictóricas, tapices, mobiliario y esculturas- están sin identificar. Tampoco hay, de momento, un folleto que te acompaña en la visita, ni hojas de sala que profundicen en el contenido de la obra”

No sé si alguna de las deficiencias que comentaba se han solucionado y aquí pueden ustedes comenzar su aportación. ¿Se ha mejorado la señalización del recorrido? ¿Es este más coherente un año después de su apertura? ¿Tenemos ya folleto del museo u hojas de sala? Los comentarios están a su disposición.

Uno de los aspectos que más me desagradó fue el referente a la cartelería, información en salas, etc.: incompleta, solo en castellano y poco relevante. Sin un discurso, un museo no es un museo. Esto me pareció especialmente relevante porque según se nos había informado la Junta había colaborado con 85000€ a la musealización del museo, una cantidad que sin ser una millonada si parecía dar para algo más que lo existente en aquel momento.

El otro día, buscando información sobre cartelería y señalética digital para instituciones culturales, encontré algo realmente curioso: Alzinia, una empresa madrileña con despacho en la ciudad y que ha trabajado con el Ayuntamiento en varias ocasiones (pantallas de información en edificios municipales, infraestructuras de comunicaciones de la Policia, etc.) incluye entre los trabajos realizados en nuestra ciudad la cartelería digital del Palacio Superunda-Museo Caprotti. ¿Sería ese el destino de la ayuda de la Junta o al menos de parte de ella?

Les voy a ser sincero: no recuerdo haber visto ningún panel digital en el Museo el día que lo visité y en las fotografías que hice de mi recorrido por sus salas tampoco se ve ninguno. He preguntado a un par de personas que han visitado el Palacio y tampoco recuerdan haber visto ninguno. Por último, he estado buscando en internet fotografías del Palacio y en ninguna de esas instantáneas se ve panel alguno.

¿Ustedes saben si están en la actualidad instalados? ¿Cúando se han montado? De no ser así ¿Dónde están los citados paneles digitales? ¿Qué ha sido de ellos? ¿Estarán guardados en un almacén cogiendo polvo? Igual solo se pusieron para las autoridades y luego se retiraron para que la plebe se centrase en el arte y no en pantallitas de colorines.

Cualquier información sobre el destino de los paneles se gratificará (con cariño, admiración y respeto).

ACTUALIZACIÓN 13/11: En un comentario firmado por el Ayuntamiento de Ávila se nos informa de que la citada empresa “prestó unos días una de estas pantallas para que desde el Ayuntamiento se valorara la posibilidad de implantar o no un dispositivo adicional (…) en el Palacio de Superunda. La compra no se realizó y la empresa se llevó su pantalla.”

De ser esto cierto, y nada nos invita a pensar lo contrario, hemos de concluir que la empresa miente en su web y utiliza el nombre del Ayuntamiento y de la ciudad para su estrategia comercial, aspecto que quizá debería ser evitado por el Ayuntamiento.

ACTUALIZACIÓN 14/11: En otro comentario, alzinia aclara que “nuestra empresa cedió durante 30 días, sin compromiso y sin coste alguno para el Ayuntamiento, un sistema de cartelería digital para el Museo, en el hall de entrada, donde se mostraba y explicaba la vida y obra del autor, y la remodelación de las instalaciones” y que “el sistema no se mantuvo posteriormente, según nos indicaron, por falta de presupuesto.”

Con esto queda aclarado el misterio de la carteleria digital del Palacio de Superunda. ¡Para que luego digan que los blogs no sirven para nada!

ACTUALIZACIÓN 25/11:

Antes:

Antes1Antes2

Ahora:

Ahora1 Ahora2

A %d blogueros les gusta esto: