Unos apuntes al mensaje de Navidad del alcalde

Esto va así. En azul oscuro y cursiva el mensaje del Alcalde copiapegado, el resto… Unas cosillas que se me vienen a la cabeza.

Vamos allá:

Queridos abulenses:

Bien, si se dirige a los conquenses me mosquearía.

Me dirijo a todos vosotros en este año que está a punto de acabar en la conciencia de que sois muchos los que lo estáis pasando mal a consecuencia de los efectos de la crisis económica que padecemos, crisis que, por otra parte y por diversos motivos, nos entristece más aún en las Fiestas de Navidad.

Dos cositas. El hecho de que hable en segunda persona del plural implica que somos los demás quienes lo pasamos mal pero parece que la cosa no va con él, al menos es concinte. Ya sabéis, la crisis es para los pobres… Por otra parte, parece que las Fiestas de Navidad ya son tristes y que la crisis las entristece más en lugar de quedar claro que la situación es aún más triste en estas fechas que en el resto del año, cosa con la que no puedo estar de acuerdo ya que estas fiestas son 15 días y el resto del año 350. Es triste siempre y cada día, navideño o no, lo es más.

Por eso os pido que en estos días tan señalados prestemos una atención especial a los familiares, amigos o vecinos que se encuentren en esta situación tan dolorosa, con el fin de aliviar sus penalidades. Es el momento en el que más que nunca necesitan de nuestra solidaridad y de nuestro cariño, de un hombro en el que apoyarse para recorrer el camino.

Y de unos dirigentes políticos capaces de generar empleo y sacarnos de la crisis, añado, pero ya sabemos lo que pesa en nuestra ciudad la herencia recibida.

Son momentos difíciles de los que sólo podremos salir si somos capaces de aunar ilusión y esfuerzos, trabajando desde las administraciones públicas pero también esforzándonos como vecinos de Ávila, sumando energías, recursos e ideas para seguir trabajando por Ávila y por un futuro mejor. Tenemos que remar todos juntos en una misma dirección, cada uno en la medida de sus posibilidades, para que la corriente adversa no se convierta en un obstáculo más que tenemos que salvar.

Debe ser que las cifras de paro, la falta de industria, el robo de las preferentes (entre otros) y la situación dramática de la ciudad no es suficiente “corriente adversa”, por si acaso nos avisa de que todo puede ir a peor.

No quiero olvidarme, por otra parte, de otras muchas personas que sufren también en silencio durante estos días, como son los enfermos, las personas solas, las personas mayores. Es necesario también que dediquemos unos minutos de nuestro tiempo a visitarlas, a animarlas en su soledad y en su sufrimiento, pues de este modo conseguiremos que el verdadero espíritu de la Navidad se extienda entre nosotros.

Y una vez dedicados esos minutos podemos dormir tranquilos el resto del año pues el espíritu de la Navidad habitará en ellos hasta el año que viene.

Os deseo a todos lo mejor. Que el que no tenga trabajo lo encuentre; que el que no tenga amigos, los recupere; que el que hubiese perdido la salud, la recobre y que todos, todos, paséis unos días felices en familia, con vuestros hijos, padres y hermanos, pues la familia es un tesoro muy grande que tenemos que conservar y que en épocas de dificultades sobrevenidas es el mejor puerto al que podemos acudir.

El que no tenga trabajo que lo encuentre, pero seguramente será fuera de la ciudad. En el tema de la salud no dice nada del repago sanitario, lo cual hace más difícil el recobrarla, lo de los amigos, pues alguno habrá que los tuviera y los haya perdido pero también los hay antisociales por naturaleza que ni siquiera los quieren, que hay gente para todo…  Y, por fin, algo en lo que estamos de acuerdo, la familia. La familia es lo que queda y el mejor puerto al que podemos acudir, sobre todo nuestros padres, porque ellos tuvieron oportunidad de labrarse un futuro, porque ellos lucharon por lo que ahora nos quitan y cuidan de nosotros a pesar de estar escondidos y sin huevos para luchar por todo lo que nos están recortando, porque ellos ya saben lo que es pasarlo mal y lo van a volver a saber cuando revaloricen de nuevo sus pensiones, les suban el IBI, las tasas de basura… Ay… La familia… ¡Qué tesoro tan grande!

¡Feliz Navidad!

Difícil, señor Alcalde, difícil. Pero gracias.

Os dejo el vídeo del mensaje (gracias a Avila Red), que lo disfrutéis…

A %d blogueros les gusta esto: