“Poetas del Rock”: nobles intenciones, ahora hay que creérselo

El señor Miguel Díaz Herrero (@migueldherrer81) vuelve a colaborar con este humilde blog para hablarnos del Festival “Poetas del Rock”. Si tú también quieres escribir un post, aquí te explicamos cómo.

—————————————————————————————————–

Tras el triste epitafio (triste porque nunca lo hubo) del Ecopop, y la ambiciosa apuesta de este año del Shikillo en Candeleda, el Ayuntamiento de Ávila ha intentado que la capital tenga su propio festival.  Un propósito loable, con un cartel cuanto menos notable y plural. Así, el “Poetas del Rock”, a través de la productora Territorio Musical, traía de nuevo a  nuestra ciudad el pop-rock clásico de Los Secretos, así como diversas maneras de entender el rock: más Stones (Burning), más de porrón, Malasaña (la de antes) y rythm & blues (Los Enemigos) y más sureño y mestizo (Kiko Veneno, Chambao y el ex Delinqüentes El Canijo de Jerez). Los barceloneses Elefantes, que alcanzaron un reconocimiento masivo allá por 2000, cuando llamaron la atención de Enrique Bunbury y grabaron su disco “Azul”, completaban el cartel. Un line-up que, sin embargo, da la sensación de que fue presentado tarde (¡principios de junio!) y con ciertas prisas: había que hacer un festival. En cualquier caso yo, como melómano y abulense que siempre había soñado con un festival en mi casa (muy atrás ya quedaron los malogrados Ávila Rock y Ecopop Ávila), no podía esconder mi entusiasmo.

Según se iba acercando el sábado, y después de hablar con bastante gente “enterada”, percibí sin embargo que existía un gran desconocimiento del festival, e incluso cierto pesimismo ante su celebración. Y aquí va mi segundo tirón de orejas a quien corresponda: no se puede confiar la promoción y el éxito de un festival, y más en esta ciudad, que siempre ha sido difícil, a poner carteles en la calle.

Al llegar al recinto ferial, me gustaron la buena organización y la disposición del festival. Barras grandes, atendidas además por los mismos tipos que nos ponen las copas los fines de semana en nuestro pequeño oasis musical abulense. Zona para niños, mesas para quienes se lo toman con calma (yo no), baños proporcionales al número de asistentes…Precios razonables  y, sobre todo, la fantástica sensación ya vivida muchas veces por un servidor de tener horas por delante de música en directo y diversión. Sensación mejorada si cabe por jugar en casa y poder saludar y charlar con muchos amigos. Mientras me recreaba en estos pensamientos, Gotelé atacaban sus canciones en el escenario pequeño (bautizado como “Lanzadera”) ante un buen puñado de amigos del grupo y curiosos. Sirvan estas líneas también para felicitarlos, porque estarán tocando el jueves 11 de agosto en el Festival Sonorama. Todo un orgullo teniendo en cuenta la importancia de la cita arandina en el calendario festivalero patrio.

Apenas cinco minutos después, Elefantes se subían al otro entablado del “Poetas del Rock”. Con un Shuarma muy simpático (y el “muy” se queda corto), estuvieron presentando su recién publicado nuevo álbum “Nueve canciones de amor y una de esperanza”. El álbum incluye una versión del “Te quiero”, del inefable crooner conquense José Luis Perales, cantada junto a Love of Lesbian y Sidonie, y que consiguió que el público se empezara a unir a la fiesta.  Nada mejor que las propias palabras de Álvaro Urquijo para explicar lo que fue el concierto de Los Secretos: “Seguimos encima de los escenarios y tocando estas canciones porque os gustan”. Y es que las acusaciones de inmovilismo o ñoñería que ya se atribuían al grupo en los primeros 80 palidecen ante canciones tan increíbles como “No me imagino”. Después, no faltó ninguna favorita del público: “Pero a tu lado”, “Colgado”, “La calle del olvido” (otra de las favoritas de este comentarista), “Por el bulevar de los sueños rotos”, “Ojos de gata”, “Ojos de perdida” y la inevitable “Déjame”.

Burning (Foto de @Avila_Cultura)

Burning (Foto de @Avila_Cultura)

A unos madrileños que habían venido a ver a Burning (por vigésima vez o más, me reconocieron) les hizo gracia ver a sus ídolos a las nueve y media de la noche, todavía de día. Y es que muchos no nos quitamos las gafas de sol, ni lo hizo Johnny Cifuentes, claro está, para bailar al ritmo de los libidinosos riffs stonianos del grupo, que no se olvidó al final de hits como “Es especial” o “Mueve tus caderas”, o de algunas de sus primerísimas canciones, como “Estoy ardiendo”, de una época en la que el rock en España no sólo era pecado, sino también milagro.

Un verdadero placer iba a ser escuchar después a otro de los mejores grupos de rock de este país, Los Enemigos. La actuación empezó con problemas de sonido: el bajo de Fino no se oía, y Josele comentó socarrón, tras las dos primeras canciones: “Esto ha sido la prueba de sonido”. La banda se fue recuperando de estas dificultades y empalmó grandes canciones, como la versión del “Señora” de Serrat, “John Wayne”, “Desde el jergón”, “Septiembre”, o “La cuenta atrás”. Sin embargo, quedó la sensación de que faltó algo de comunión con el público, comunión que sí lograría después Chambao. Lamari y los suyos tardaron, sin embargo, más de una hora en salir al escenario. El público no entendía que estaba pasando, por qué tardaban tanto en hacer el cambio entre grupos, y nadie salió a explicárnoslo tampoco. El mismo problema se repitió con Kiko Veneno, lo que hizo que su actuación se viera seriamente recortada. Y aunque salió él solo con su acústica a la izquierda del escenario a tocar “Joselito”, y también sonó “Memphis blues”, nos faltaron muchas, entre ellas temas de su fantástico disco de 2013, “Sensación térmica” (la homónima, “La vida es dulce” o “Mala suerte”). Eran las cuatro de la mañana, la espera volvió a alargarse con El Canijo de Jerez y el DJ también se había callado. Muchos empezamos a irnos, con la sensación de quien lo ha pasado muy bien, pero que al final le han dejado un poco abandonado.

Y ahora que hemos tenido tiempo para reflexionar, y agradecemos enormemente la celebración del festival y el buen rato que pasamos, sugiero que, entendiendo que era sólo la primera edición, hay que ir un poco más allá. Y, si queremos tener un festival estable en Ávila, poner no sólo los medios económicos sino también los humanos, la previsión y hasta el cariño, qué leche, para que éste sea posible.

Por ser más concretos: anunciar el cartel al menos tres meses antes. Contar desde el principio con los artistas de aquí. Que haya siempre música entre grupo y grupo. Que no se repitan los descomunales retrasos y, de repetirse, explicar al paciente público. Diseñar también un concepto claro de festival. “Poetas del Rock” puede estar bien, pero quizá resulte un poco difícil de delimitar. Algunos han comentado también que el cartel iba dirigido a un público más veterano que la mayoría de festivales nacionales. ¿Así, sería posible casar a grandes poetas de nuestro rock como Lapido, Juan Perro, Quique González, Jaime Urrutia o, qué sé yo, trovadores más underground, como Juan Abarca de Mamá Ladilla, con artistas más indie o con mayor calado entre un público veinteañero? Yo creo que sí. Son decisiones que, en cualquier caso, se tendrán que tomar. Desde aquí, manifestar mi apoyo, exponer mi opinión modestísima pero espero que constructiva y desearle larga vida al “Poetas del Rock”.

Sota, caballo y rey

Me lanzaban un balón desde twitter. Nuestro palo extremeño, Alberto, me preguntaba si me atrevería a hacer una entrada en este blog sobre el programa de Fiestas de La Santa. La respuesta la doy aquí mismo y en el día de hoy. NO. No tengo ninguna intención de diseccionar el programa de fiestas lo cual no quita que hable, si me lo permiten, del adelanto que del mismo se hizo en la jornada de ayer. Sé que con esto me arriesgo a no saber las horas de los campeonatos de petanca, calva, las actividades para los niños y el chocolate con churros de los mayores pero en esta ocasión voy a hablar, únicamente, del plano musical y de las actuaciones que se han contratado para las fechas.

Si algo me han enseñado los años que llevo en esta ciudad, todos los de mi vida, es que en Ávila hay muchas cosas que no funcionan por sí solas. No funciona, por ejemplo, el hacer una macro discoteca de lujo, con zona VIP, con un módico precio de acceso y con copas a precios impopulares. Esto no es algo que diga yo y ya está, a las pruebas, la malograda Aixa Galiana, me remito. Lo mismo que había en dicha discoteca es lo que presumiblemente se avecina para el próximo día 7 de octubre, día en que comienzan los espectáculos musicales de los días festivos. Juan Magán, Josepo, Agatha Pher, Miguel Lara (Violin Live) y Melisa Dols (Vocal Live) tienen  a su disposición ese Templo del Sonido conocido como la Cubierta Multiusos para llevar a cabo lo que han llamado el Ávila House Festival. Los amantes de este tipo de ‘música’ están de enhorabuena ya que este año se sacan de la manga un evento dedicado a ellos. Otros que están también de enhorabuena, más que los amantes de la música House, son los fabricantes de tapones para los oídos que preveo que se van a forrar. Y es que si ya pienso que un Ávila House Festival no tiene ningún sentido en Ávila sin una proyección más allá de nuestras fronteras para atraer a gente de otros lugares e intentar llenar el Templo Abulense del Sonido, lo que viene después no es mucho más esperanzador.

Una de las cosas que siempre me ha repateado de nuestra maravillosa ciudad es la escasez de eventos de música en directo, exepciones festivas aparte. Lo cierto es que no suelen ser muchas y la mayoría de las veces se publicitan a medias. Digo esto porque, para una de las semanas del año que sí hay música y actuaciones, se le ocurre solapar eventos y utilizar una misma fecha y horas similares para actuaciones diferentes y en diversos puntos de la ciudad. ¡Tiene pelotas! Y es que el día 8 de octubre, el día en que se celebra el cada año más venido a menos pregón de fiestas, hay hasta tres espectáculos musicales diferentes. Dos pases del musical ‘Pretty Woman My Love’ en el Centro de Congresos, el concierto postpregón en el Chico que este año será de la internacional y alabadísima artista Tamara que resulta que la han dejado sacar un disco más, espero que el último, y un ‘festival de rock’ en el Music Center of Ávila que nos traerá a Los Suaves, La Fuga y Tako. Me detengo en este último evento para analizarlo un poco más a fondo y es que, me van a disculpar, pero no tengo claro que el concierto se celebre, o al menos no con los tres grupos. Los Suaves ganan en edad a mi padre y no tengo claro que lleguen todos en buenas condiciones para subirse al escenario. Ojo, Rock’n’Roll con el famoso ‘Dolores se llamaba Lola’ por bandera que hace 10 o 12 años habría sido un concierto de excesivo caché para nuestras viejas murallas pero que a estas alturas se me antoja ya un espectáculo de un grupo venido a menos que espero estén en condiciones de tocar como sus seguidores y su público se merece. Antes de estos ‘cabeza de cartel’ nos visitan los depojos de ‘La Fuga’. Sí, lo he dicho bien, y además sé que habrá alguien, con quien ya he mantenido similar conversación, que me diga que ahora suenan mejor. Lo único que tengo claro es que en julio pudimos ver a Rulo y la Contrabanda sobre un escenario en la plaza de toros y, quizá esta es la información que le faltaba al concejal, no dejaba de ser el alma de un grupo que sin él, ahora, suenan como una banda de amigos, sin carisma y sin nada que recuerde a épocas anteriores y mejores, más que un repertorio de canciones que dudo suenen igual sin la triste voz Rulo. De todas formas y por bien que suenen o buenos que sean (sigo dudándolo) no creo sea de proceder un concierto de La Fuga cuando no hace aún 3 meses ha tocado la otra mitad del grupo llevando en setlist un gran número de canciones que seguro escucharemos la noche del ocho. Sin duda, debo decirlo, lo mejor de esta jornada, con mucha diferencia, son el grupo Tako. No engañaré a nadie, no los conocía. Rubén Negro me puso sobre su pista hace unos días y ahora, mientras escribo estas líneas suenan de fondo y suenan muy bien. Rock, del de siempre, con sus temitas más duros y sus canciones más moñitas. Bien hecho, sin grandes alardes pero con mucho estilo. Los eruditos me crucificarán por decir eso pero van en la línea no ofensiva del Rock estatal y es un grupo digno de escuchar si no lo conocéis. Mención aparte merece la versión de ‘Solo le Pido a Dios’, canción versionada ya por otros artistas como Ana Belén y que incluyen en su último disco ‘El taller de los caprichos’. Dadles una oportunidad, suenan.

No sé si os acordaréis de hace unos años, creo que por 2008, el gran concierto que dieron Los Secretos en Ávila. Lo mejor de todo, permítanme la licencia, es que era gratis. Del resto del concierto no puedo recordar ni decir mucho más, bueno, sí, que el Chico no se llenó y que hacía algo de frío, o no. ¿He dicho que era gratis? Vale, pues ahora te rascas 15 euracos y te bajas a verlos al Templo del Sonido. Ya me contáis después, ¿vale? No creo que pueda acercarme por motivos de salud, de la mía auditiva para más señas. Esto el día 11  y el miércoles 12, muy buena fecha por ser laboral el día siguiente, el festival ‘Nuestra Música’ con los grupos ‘Aguaseca’ y ‘Llamalo X’. No conozco a Aguaseca, cuando les vea os cuento. Sabéis que sí conozco a ‘Llamalo X’ y que me parece un grupazo como la copa de un pino, pero, ya tuvieron una gran oportunidad en las anteriores fiestas de mostrarnos lo que saben hacer y en Ávila, me voy a arriesgar mucho ahora, hay más de dos grupos y la mayoría con ganas de una oportunidad igual que la de estos chicos. No tengo nada en contra suya, de verdad, ellos lo saben, pero hay más gente que también lo merece.

Y seguimos con sota, caballo y rey. Se han empeñado en aburrirnos hasta la saciedad y repetirnos los conciertos quizá con la intención de que nos las aprendamos de memoria para examinarnos en noviembre. El día 14 de octubre tendremos  sobre el escenario, también en el Templo del Sonido, a los grandísimos ‘Despistaos’!!! Qué grupazo, menudos músicos buenos, y en la víspera del día de Fiesta Grande de verdad. Y ahora mi verdadera opinión, cuando tocaron en el mismo sitio hace unos años les cayó un truñaco de fecha dominguera y quieren tener un detalle con ellos para que no se enfaden. Es lo único que se me ocurre para repetir, en relativamente poco tiempo, un grupo que lo mejor que ha hecho, siendo muy generoso, es la sintonía de alguna serie fulera de televisión. Pero todos tranquilos que no vienen solos. Vienen teloneados por los Sexy Cebras. Ahora dejo la ironía a un lado para decir que, dentro de que no son mis preferidos, suenan muy bien y son un grupazo, eso sí, que nadie se olvide que que en julio también nos visitaron y de eso no han pasado poco más de 3 meses.

Echo de menos, a grupos de primer nivel como El Canto del Loco, Melendi, o David Civera. Visto lo visto podían haber contratado un dos por uno en las fiestas de verano y se habían ahorrado trabajo para éstas. La originalidad de nuestros concejales no deja de sorprendernos y cualquier día, que nadie se olvide de lo que voy a decir, son capaces de contratar al hijo del Fary y colarlo gratis en el Chico, primero para el pregón, la noche de después en la mutiusos a 10 euros y cuatro días más tarde en la plaza de toros por 20. Ese día llegará.

Sé que no digo nada del gran evento del día 15 de octubre, eso que en Ávila Digital dicen que es “la fiesta ‘Top Start Desde Ibiza’, con Angie Fernández, Robert Ramírez, Marta Sánchez, Brian Cross, Polo (Pignoise), Jesús (Dover) y DJ Danny Ávila, así como con Johann Wald, de MTV, como presentador”. Prefiero, no saber, de qué va un evento en el que cabe, primero, Marta Sánchez que ya me quede con ganas de colgarla del cuello con el empachón que nos dio con Baute, uno de Pignoise, otro de los ‘maquiétnicos’ Dover, un tal DJ Danny Ávila y un presentador de la MTV que recuerdo que hubo una vez que grababa buenos conciertos acústicos a grupazos pero que hace tanto tiempo que no lo puedo hacer con claridad.

Quizá tenía razón Cánovas cuando leía mi otra entrada de las Fiestas de Verano y me decía “Otro vendrá, que bueno me hará”. Madre mía, qué fiestas nos esperan. Lo único bueno, de verdad, y que tengo ganas de que ocurra, es que los integrantes de este blog nos juntaremos por primera vez alrededor de unas cervezas para terminar de ponernos cara entre nosotros, algunos aún no lo hemos hecho, y conocernos un poquito más los que ya nos hemos visto. Será, sin duda, lo mejor que nos suceda a Los 4 Palos, amén de que nos toque la lotería o algún otro pelotazo imprevisible.

A %d blogueros les gusta esto: