Vetusto Man arrejuntado, el regalo de estas Navidades

A lo largo del año pasado, fui sacando en este blog una historia por entregas centrada en la figura de Vetusto Man. Vuelvo a traer ahora esta aventura rancia arrejuntada y convertida en libro electrónico. “Tonta’ás y modernidades bobas”, que diría Fructuoso Blázquez.

Y toda la razón tiene el buen hombre. Si no fuera porque se trata de una versión enriquecida y supervitaminada con el maravilloso prólogo que ha escrito Cristóbal Medina. Eternamente agradecido, presi.

Gracias también a Guillermo Buenadicha, que se encargó del capítulo 4, y a Alberto Martín del Pozo, responsable del capítulo 9. Gracias también a Sergio Sánchez, que me ha ayudado con la parte técnica para conseguir el ebook. Para todos vosotros habrá una parte (mínima… casi simbólica) de las ventas obtenidas.

Podéis descargaros gratuitamente el libro en formato ePub (pinchando aquí) o en formato Mobi (pinchando aquí).

Portada

 

“En tus heridas”

“Novela romántica”. Y escrita en Ávila.  Cuando mi compañera periodista Paula Velasco me comentó que iba a sacar un libro me picó de inmediato la curiosidad, interés que fue en aumento al conocer la temática. El libro ya es una realidad y promete ser “de fácil lectura y entretenido”. Lleva por título “En tus heridas” y consta de 280 páginas.

Foto Autor

Paula Velasco “En tus heridas”

Paula Velasco se lanza a la escritura con esta novela que pertenece a la serie “Ángeles Guardianes”. Aunque en un futuro está previsto que incluya más de un libro, cada uno de ellos se podrá leer de manera independiente “ya que versan sobre distintos personajes, cada cual con su propia historia”.

Velasco se confiesa “apasionada de las novelas en general, y de este género en particular”, aunque también le pirran las historias de ambiente medieval, “sobre todo escocesas”.

Aunque para su obra haya preferido escoger una temática actual, la historia se desarrolla de hecho en Edimburgo. Eso sí, “la protagonista tiene raíces abulenses y madrileñas”, y mezcla la historia de amor de los dos personajes “con subtramas y momentos de todo tipo; tensos, divertidos, tiernos o distendidos”.

¿Dónde hacerse con la obra? Se puede preguntar por ejemplares en Medrano, Senen, Letras, Ópalo, Adolma, Atenea y Borrajatos. Además, “En tus heridas” también está disponible en Fénix (Avenida de Juan Pablo II, 22), Notas (Nuestra Sra. Sonsoles, 81), Parapertxo (Rodriguez Sahagún, junto a Mercadona) y DTINTA (C/ Valladolid 17).
Presentacio¦ün1
Muchos conocerán a la autora, mujer de amplia sonrisa y trato agradable. Para los que no, hay que contar que Paula Velasco nació en Ávila, es licenciada en Comunicación Audiovisual y ha realizado estudios de postgrado en la especialidad de cine. En su labor profesional pasó por Radio Nacional de España, Televisión Ávila, Punto Radio Ávila y Radiotelevisión Castilla y León.

Le preguntamos a Paula por la intrigante y bella portada. “Era una idea que tenía en mente y han respetado todas mis ideas y sugerencias sin cambiar nada. El corazón indica quizá que es novela romántica, al igual q la letra “I” en rosa. De esta manera una lectora habituada al género sabrá distinguirlo”.

Y ese corazón de arena… “arena algo desperdigada porque, al igual que el corazón del protagonista masculino, la chica tendrá que recomponerlo de las heridas que arrastra, morales, desde un accidente de moto en el que resultó muerto su mejor amigo”.

“¿Podrá la fuerza de sus sentimientos imponerse a sus miedos?” pregunta la solapa de la obra. Nos acercamos al día 23 y no hay mejor idea que regalar un libro. Y si es de una abulense, mejor que mejor. De momento, la autora promete estar ese día firmando ejemplares en nuestra ciudad amurallada. En su página de Facebook se puede encontrar más información.

¡Suerte Paula!

Palabra de @diostuitero

Juan Gomez-Jurado (Spain) – Ver todas las opiniones
Esta opinión es de: Palabra De DiosTuitero (AGUILAR OPERACIONES EDITOR) (Tapa blanda)
Soy fan de @DiosTuitero en Twitter desde que tenía doce seguidores, y es genial descubrir que su talento para crear humor desde su divina y blanca nube no ha mermado ni un ápice ahora que es una estrella de las redes sociales. Su libro es ameno, divertido y hace pensar, así que no sé a qué demonios estás esperando… Únete a los fieles.

Como veis, lo de arriba no es mi opinión. Es la de un conocido escritor, Juan Gómez Jurado, sobre un conocido tuitero que se ha lanzado a escribir su primer libro. Siguiendo el camino de otros grandes literatos abulenses como Pablo Garcinuño o Rubén Negro, @diostuitero ha dado el salto al formato papel, con su correspondiente ebook, y ha escrito su primer libro.

Palabra de dios tuitero es un regalo. No hablo de su contenido, hablo simplemente del continente. La calidad del papel, la impresión, las tapas, la diferencia de texturas y pequeños relieves que se pueden palpar nada más sostener el libro en las manos. Algo que de entrada te da una idea de la intención que hay detrás. “No me han puesto ningún tipo de condición, todo lo que les he ido enviando les parecía correcto. A medida que incluíamos cosas me iban diciendo a todo que sí. Ha sido un lujo trabajar con ellos”.

 B942uh-IYAMHWHM“Ellos” son la Editorial Aguilar que pertenece al Grupo Editorial Penguin Random House de reconocido nombre internacional y con presencia en más de 50 países. Un grupo en el que no es fácil entrar, con el que le gustaría publicar a más de un escritor ya reconocido y que se puso en contacto con @diostuitero, conocedores del fenómeno sociológico que suponía en las redes sociales, para ofrecerle la posibilidad de hacer esta publicación. “De eso hace casi un año, después comenzaron las reuniones con editores, con Pablo, director editorial, una persona muy interesada y cercana a Twitter y a todo lo que sucede en las redes, alguien con quien he tenido una muy buena relación durante todo este tiempo y quiero alabar el trabajo de Mónica que es la editora con la que he trabajado yo codo a codo y con la que ha ido tomando forma este libro”. 

El libro contiene un buen puñado de ilustraciones que van dando un toque de color a todo el libro. Un ilustrador al que “elegí yo personalmente”, me dice el autor. “Ha hecho portadas para discos de grupos importantes. Reincidentes, Fat boy slim, Dun can du… Contacté con él a través de un amigo de Ávila y me pareció la persona perfecta. Ya conocía su trabajo y el trabajo con él ha sido muy fácil. Estoy muy agradecido a Doctor Juanpa por esta aportación”. 

El libro, tal y como le digo a @diostuitero en un momento de nuestra charla, es un libro que no va a ganar un Premio Planeta. Partiendo de esa base cumple perfectamente su objetivo: entretener. Lectura fácil y amena que trata diversos temas todos ligados a la religión. Comienza con un prólogo de Gerardo Tecé, “para quien no le conozca otro gran tuitero que tiene ya más de 140.000 seguidores referente del humor y la ironía, con el que tengo una gran amistad”.  Después puedes encontrar pequeñas secciones para ir abriendo boca. Unos datos personales de @diostuitero, una osada comparación con Superman, un test de santidad… Y la nueva versión de la Biblia y de los 10 mandamientos que es, en realidad, el grueso del libro y la parte central del mismo. “Sobre la Biblia solo quiero decir una cosa, no es mi letra”, me dice cuando entramos en la harina del contenido, es uno de los tuits, además, que completan el texto de su obra, tuits que le alzaron a tener miles de seguidores en Twitter y que ahora se mezclan con mucho gusto entre las páginas de este libro. “Está escrito con la Biblia al lado y mucho de lo que cuento está escrito en ella pero ahora os cuento la verdad. La Biblia tiene muchas contradicciones, dice una cosa y la contraria y resulta poco creíble, por eso era necesario aclararlo todo y decir lo que de verdad sucedió. La propia Biblia pone reglas en contra del quinto mandamiento, por ejemplo. Eso de “no matarás” podía tener excepciones… Todo eso es lo que cuento. He escrito un libro de humor pero es muy difícil superar al original, la Biblia es my graciosa, da para sacar muchos libros”. 

Es un regalo perfecto. Gusta a los lectores y a los no lectores. Es una lectura rápida y entretenida que, al menos, os hará pasar un buen rato. Una apuesta editorial diferente y divertida enfocada a quienes han demostrado su talento en otras artes y que demuestra que las grandes editoriales no dejan de buscar nuevas fórmulas para llegar al público. Una apuesta que resultará ganadora por el círculo social que rodea al autor en el mundo 2.0 y por todo lo que las redes sociales arrastran, aunque algunos aún lo nieguen. Al fin y al cabo hay una realidad que a nadie se le escapa. ¿Con quién saldrías de fiesta una noche de sábado? ¿Con Supermán? ¿O con @diostuitero? Recuerda que, @diostuitero convierte el aguan en vino… ¿A que no hay fallo?

Por cierto, el formato digital podéis adquirirlo aquí pero merece la pena pagar un poquito más por el formato papel… Ya os en contado las razones. Ese podéis pedirlo en cualquier libraría, si es que aún no lo tienen.

La quimera y los sueños (lo demás es cosa vana)

No hay sino nacer y morir, lo demás es cosa vana.

Y hasta aquí el espoiler.

medina_vana

La primera vez que escuche hablar de “Lo demás es cosa vana” (Cristóbal Medina, Editorial Chiado) fue a través de Pablo Garcinuño. No recuerdo si fue entre cañas, en un tuit o bajo qué medio, pero sí que las palabras del 4palero fueron algo así como: “Tenéis que leer el libro, porque ves en la Ávila de hace siglos la Ávila de hoy”.

Aquello me picó la curiosidad, y prometí darle una oportunidad al libro si llegaba el momento. Y llegó, gracias a aquel encuentro de novelistas del que saqué un buen botín de libros.

Tardé en empezarlo (es un libro contundente) pero al hacerlo el ritmo fue de 150 páginas cada tirón. La narrativa de Medina engancha, con una mezcla de aventuras y humor bien conformada que te lleva de Ávila al Nuevo Mundo en un intrépido viaje tras una quimera.

“Me enamoré del México antiguo documentándome para mi novela” ponía el autor en su Twitter. Y así vas haciendo también como lector desde que sales de la Muralla camino del sur, aunque antes, en esa senda, una peculiar sonrisa se cruce en tu camino…

¿Les va picando la curiosidad? Una novela con abulenses que se adentran en una de las mayores aventuras de la historia. Pero… ¿de dónde viene el título? Copiopego del blog de Cristóbal… “La frase del encabezado, que expresa la sabiduría de la resignación, se la oí por primera vez, en una conferencia al profesor Serafín de Tapia, hablando de convertidos a la fuerza a una religión, que no era con la que fueron amamantados. Él la recogió de una judeoconversa, yo la aplico a un morisco. Lo mismo da. No hay, sino nacer y morir, lo demás es cosa vana.”

¿Un adelanto?

El final me encantó, con un tono agridulce como no podía ser de otra forma por el propio devenir de la historia. Espero que hagan como yo, y si en algún momento la curiosidad les puede, o en una librería buscan una obra con la que vivir un viaje diferente… apuesten por meterse de marineros en el navío de Cristóbal Medina, sin duda uno de los mejores escritos a los que he echado el diente en los últimos meses. Escrito de forma cuidada, equilibrando el crecimiento de los personajes, la presencia del humor y de la aventura, y los golpes que sin duda nos han de venir.

Enhorabuena, Cristóbal.

El dilema: 424 páginas de Zapatero en vena.

El verano es la época del año ideal para la lectura reposada. Playa, arena, el lejano arrullo de las olas, inmigrantes asiáticos ofreciendo masajes a los guiris, tú y tu libro. O una piscina, hierba, el lejano arrullo de 17 bestias menores de 13 años y de sus respectivas madres, tú y tu libro. O si no has salido de casa, el sofá, el lejano arrullo del aire acondicionado, el señor que vende naranjas a un euro en una furgoneta destartalada bajo tu ventana, tú y tu libro. Es un ciclo lector en el que solemos rebajar las exigencias, yo el primero, como si se tratara de una noche fría, a altas horas de la madrugada, en una discoteca que huele a orina y alcohol. Bajamos el listón y nos metemos entre pecho y espalda cualquier cosa que haya en la estantería, el kiosko, la biblioteca municipal o el purgatorio de las letras: la sección de libros del Corte Inglés. Sin ir más lejos, yo acabo de terminar, además del libro que voy a pasar a comentar, el último éxito de Javier Sierra y me ha dado por leer “La Catedral del Mar”, ejemplar que está bastante mejor escrito que el primero aunque haya varios detalles que me ofuscan.

Sin más, paso a comentarles, en esta nueva sección que podríamos llamar “Lea en verano que es bueno y sano”, la última gran aportación española al pensamiento político del presente milenio: la magna obra del expresidente Zapatero (en adelante, ZP) “El dilema: 600 días de vértigo”. Como ven, empezamos por todo lo alto. Más de 400 páginas en las que el expresidente intenta explicar y justificar su gestión de la crisis, contando con especial detalle todo lo que rodeó a aquel famoso mes de mayo de 2010.

Aquí ya habíamos comentado la biografía política de Aznar -uno de los mejores libros que Aznar ha escrito sobre sí mismo- así que estamos acostumbrados a políticos que intentan vendernos la moto con ojos llorosos y miradas suplicantes. ZP intenta convencernos de que no tenía más remedio, de que las cosas son muy complicadas y de que él hizo todo lo que pudo por evitar que España acabase en el club de los rescatados. ¿Lo consigué? Psé.

Para mi, el libro se resume en tres palabras: incertidumbre, improvisación e impotencia. Y no hablo solo de ZP. La primera sensación que transmite el libro es que nadie, desde Zapatero a las institución internacionales, tenía mucha idea sobre lo que pasaba, lo que iba a pasar y lo que se podía hacer si lo que pasara o pasase no era bueno. ZP no negaba la realidad cuando se resistía a llamar a la crisis por su nombre, simplemente no sabía lo que estaba pasando y, abrazado a su mantita, su optimismo y su pensamiento mágico, confiaba en que con insuflar confianza a la sociedad y mover mucho las manos todo iría bien. Pero no lo sabía él, ni nadie, o al menos esa es la impresión que da al relatar las múltiples cumbres que se van sucediendo para “refundar el capitalismo”, en palabras del bueno de Sarkozy, dibujado por ZP como un gran amigo de sus amigos y de nuestro país.

De esa falta de diagnóstico de la realidad se pasa a la improvisación. Como nadie tiene ni puta idea de lo que ha pasado, pasa o pasará, se van tomando medidas a ojo de buen cubero. Primero soltando dinero como si no hubiese un mañana y después, cuando la lectura de las tripas de un cuervo nos dicen lo contrario, asustándonos por todo el dinero que hemos palmado. Y en estas llega Grecia y Europa cae en la esquizofrenia y de tanto morderse las uñas acaba masticándose las clavículas. Zapatero narra con detalle buena parte de lo sucedido en torno al hundimiento, rescate y re-recaste de Grecia. Tragedia en tres actos, de momento, en la que Merkel actúa como el tuerto que guía a los ciegos. Como nadie había pensado nunca en que esto llegase a suceder, se apaña como se puede un acuerdo que deja bien claro los principales defectos de la UE. Y luego otro, y otro, y otro…

De largo, lo peor de todo el libro, lo que más asusta como español y europeo, es la sensación que transmite de impotencia. La UE y sus mandamases van dando palos de ciego, uno por aquí, dos por allá, esperando que unos señores que responde al nombre de “los mercados” -como no gobernaba Rajoy todavía conservaban la “d”- vean con buenos ojos sus andanzas y ocurrencias. Los dirigentes europeos vivían con miedo a los lunes, días en que estos demiurgos evaluaban sin piedad sus acuerdos de fin de semana. Ahí tienen a Zapatero sin dormir, en pijama seguramente, con una taza de café, esperando la reacción de las bolsas asiáticas. Europa aprobaba medidas y llegaba a acuerdos con la única intención y esperanza de sobrevivir un lunes más. Una sucesión de abismos y rubicones a la que solo parece haber puesto punto y final -de momento- la intervención de Supermario Draghi. Quinientos millones de habitantes sin herramientas económicas ni políticas suficientes para hacer frente a la situación porque el sistema político, económico e institucional europeo e internacional les ha dejado, a veces voluntariamente, sin ellas. Un juego de equilibrios, contrapesos, soberanías compartidas y multidependencias sobre el filo de una navaja.

Para terminar, una cita, pero no del libro de Zapatero -he oído sus suspiros de alivio- sino de “El declive de los dioses”, del periodista económico Mariano Guindal. Año 2004, una semana antes de las elecciones, entrevista con Miguel Sebastián para La Vanguardia. En la charla posterior a la entrevista, dos perlas. “Menos mal que no vamos a ganar, porque la que viene sobre España es gorda” dice el que luego sería Ministro. Ante la sorpresa de sus interlocutores, Sebastián habla de la burbuja, del exceso de crédito. Guindal le responde que de eso no hay nada en el programa electoral que ha ayudado a confeccionar. “No es un programa electoral para gobernar, sino para que José Luis obtenga un resultado suficientemente bueno para salir reelegido como secretario general del PSOE en el próximo congreso. Después ya haremos un plan económico en serio para gobernar.” Puede resultar extraño lo que voy a decir, pero para mi la peor legislatura de Zapatero fue la primera, cuando se perdió la oportunidad de transformar la economía española y frenar la deriva que nos terminó conduciendo a donde todos ustedes saben. Y de eso, “El dilema: 600 días de vértigo” no dice nada.

DÉJÀ VU (por Helena Cerveto)

Tras hablarnos hace unos meses sobre el Museo de Ávila vuelve a colaborar con nosotros Helena Cerveto. Si queréis enviarnos un texto para que os lo publiquemos podéis pasaros por esta página y os contamos cómo…

——————————–

Déjà Vu

Antes de las Navidades me enteré de un proyecto que puso en marcha hace 3 años un grupo de investigadores sobre el paso de los mudéjares y moriscos por Ávila. Uno de los resultados de este estudio ha sido la exposición que está ahora en el almacén visitable de Santo Tomé y un catálogo, que incluye un resumen express de la historia de los musulmanes en estas tierras allá por el siglo XII y hasta el  XVII. Es cómo un cuento de tan sólo 29 páginas, pero que para aquellos que saben poco o nada, como era mi caso, de qué pasó, cómo y porqué, da una primera visión entretenida y con datos que me parecen interesantes.

Lo primero que me dejó meditativa fue una frase nada más comenzar el librito en la que califican la presencia mudéjar en Ávila como la más importante e influyente de la cuenca del Duero para después afirmar que la historia ha marginado este mudejarismo porque se ha visto eclipsado por otros como el toledano. Y yo, que la información local diaria ya está haciendo mella en mí y que con tanta patata revolcona me he vuelto medio abulense, comencé a crisparme y pensar que anda que no nos basta con que nos marginen en esto, lo otro y lo otro, (ejemplos cogidos al azar tras poner en el buscador “Ávila marginada”) como para que encima ni la historia nos deje el trozo de tarta que merecemos en esto del mudejarismo. “Invisibilidad y desinterés han ido unidos en este caso”, dicen los investigadores.

Sólo os doy un dato: en la necrópolis islámica de Ávila (entre la Iglesia de San Nicolás y el río Adaja) se han descubierto más de 3000 sepulturas, “lo que convierte a esta maqbara abulense no sólo en la más importante en tamaño del ámbito mudéjar sino incluso del propiamente andalusí”. Ahí es nada.

Esta primera afirmación demoledora da paso a una historia de convivencia entre mudéjares, y más tarde moriscos, con cristianos. Un tira y afloja permanente, como ocurre siempre que hay un grupo con más privilegios y poder que otro, y que, salvando las distancias, a mí en ciertos capítulos me transporta al presente.

La verdad es que no empezó con buen pie la cosa, teniendo en cuenta que los primeros musulmanes  llegados a Ávila eran cautivos o esclavos, pero con el tiempo construyeron sus mezquitas y les dejaron formar comunidades de musulmanes libres que mantenían su religión y leyes propias. Toda una política de integración social y fomento de la multiculturalidad, que diríamos en la actualidad (de hecho, ahí seguimos, ocho siglos más tarde, pensando cómo hacer para vivir todos en la misma ciudad).

Pero no era la vida tan idílica. Según cuentan los investigadores los cristianos tampoco tenían ningún interés en que los musulmanes se convirtieran a su religión porque esto significaba un cambio de estatuto jurídico. Es decir, equiparación de derechos. Acabáramos.

Todo se trastocó con esto de que los Reyes Católicos decidieran unificar, religiosamente hablado, el país. Eso sí, los antiguos mudéjares, ahora moriscos, que tontos tampoco eran, vinieron a hacer lo que algunos en la actualidad, hacer el paripé para quedar bien en público y después darse la vuelta y salirse con la suya. Además, llegaron los granadinos (los moriscos de Granada), y los recién bautizados Juanes, Franciscos y Diegos de Ávila los recibieron con los brazos abiertos, pero estos “extranjeros” eran más analfabetos y con unas costumbres culturales muy diferentes, así que la relación se enfrió, y tampoco tuvieron mayor problema en que se marcharan en 1610 con la orden de expulsión, vendiendo de mala manera sus propiedades, mientras que ellos, los moriscos locales, se pudieron quedar hasta el año siguiente atestiguando que eran “buenos cristianos”.

No os perdáis los últimos datos de la historia. ¿Por qué se tuvieron que ir, entonces, los moriscos “viejos” en 1611? Porque, según cuentan en el libro, el obispo del momento no era de Ávila, y por lo tanto no había establecido ninguna estrecha relación ni sentía un afecto especial por estos vecinos de toda la vida. Así que fuera. Sin piedad.

Bueno, perdón, sin piedad no, que aún dejaron que se quedaran cinco de ellos durante un año más para que pudieran vender a buen precio las propiedades que tenían los de su comunidad… Qué majos, ¿no? Pues no. Atención a la jugada, ¡las autoridades aceptaron esta prórroga a cambio de quedarse con el 50% de los beneficios de la ventas! Por qué será que todo esto me es familiar.

Ya, por fin, se marcharon. Todos. Ni un musulmán en Ávila. El  resultado fue que se perdió el 17% de la población, que era, por cierto, la que aportaba el 49,6% de los impuestos que se recaudaban. Porque, ahora que se habla tanto de impuestos, y de lo que se les va a cobrar a unos y a otros, aquí, los musulmanes, eran los que más pagaban, en una tierra que, además, era más suya de lo que puede ser, por ejemplo, mía.

P.D:  Leyendo el libro escuché esta canción. Qué universal es el tema de la tierra. Comienza en el segundo 38.

A %d blogueros les gusta esto: