Leyendas y centenariazos

Leyendas.jpeg

Quizás no lo sepan, pero ustedes el viernes ya tienen plan. A las 19.30, en El Episcopio, les espera la Asociación ‘La Sombra del Ciprés’ y su nuevo libro colectivo. Sí, ya sé que el tesorero de ahora no tiene tanto tirón como el de antes… pero olvídense de ese tema por un momento. ‘Leyendas según los abulenses’ es una revisión alocada y muy particular de las historias que un día recogiera Belmonte en la obra que pueden ver arriba a la izquierda.

Acérquense porque la presentación merecerá la pena. Y compren el libro por todo lo que tiene tanto dentro (lo explica mejor el presidente de la asociación aquí), incluidas las fotografías y la maquetación de un tal Willy; como fuera (magnífica la portada de Gris Medina, reinterpretando el frontal del libro del ya citado Belmonte; la comparativa la tienen arriba).

Regálenlo mucho en esta semana centrada en el Día del Libro. La asociación tendrá un espacio propio en la feria, como en anteriores ediciones, y allí también se podrá comprar el libro.

De regalo, les dejo un relatillo de un servidor que se incluyó en la edición del libro colectivo del año pasado, ‘El mundo según los abulenses II’. Erán tiempos de centenariazos…

Trastorno del Centenario
(O el año que vivimos teresianamente)

A Carmela no le hizo ningún bien asistir a todos los actos del V Centenario. “Algo así como una mala digestión, pero de cabeza”, explica su hermano a toro pasado cuando alguien le pregunta (cosa que casi nunca ocurre). La verdad es que no hubo exposición teresiana, ni encuentro religioso que se perdiera. Aplaudió cada reinterpretación artística de su legado místico, ya fuera escrito, al óleo o por bulerías. Si usted acudió a cualquiera de esos eventos, seguro que coincidió con ella.

Salía de casa cada mañana envuelta en los productos olfativos ‘Huellas de Teresa’, atufando a reforma del Carmelo. Coleccionaba tiques de la ORA y azucarillos, de esos que diseñaron para la conmemoración de 2015. Los ratos que le quedaban desocupados, leía y releía los libros de ‘La Santa’. La familia los encontró subrayados de arriba a abajo y con anotaciones en los márgenes, muchas de ellas ininteligibles. Ansiosos de encontrar culpables a la locura de la buena mujer, decidieron quemarlos todos, excepto un ejemplar del epistolario teresiano que se salvó de las llamas en el último momento.

Fueran culpables los libros o no, lo cierto es que a Carmela se le fue secando el cerebro a medida que avanzaba el Centenario. El poco juicio que le quedaba lo perdió por completo el día que salió a la calle luciendo un hábito que ella misma se confeccionó juntando varios sacos de patatas. Completó el vestuario con dos alpargatas de esparto y una funda de almohada en la cabeza a modo de toca. Además, solía llevar en la mano alguna pluma de paloma que encontraba por la calle para dejar clara su vocación no solo religiosa, sino también literaria.

Convencida de que ella era Santa Teresa de Jesús, comenzó a recorrer la ciudad, la villa del siglo XVI en su cabeza, murmurando distintos pasajes de los escritos teresianos; los mismos que, con el paso del tiempo, acababa lanzando a voz en grito cuando fue ganando confianza. Se la podía ver paseando por el Grande mientras chillaba eso de “vivo sin vivir en mí”, o recitando con pasión el “nada te turbe, nada te espante” en medio de un partido del Real Ávila, incluso preguntando al cielo “¿qué mandáis hacer de mí?” subida a un tuk-tuk.

Los turistas solían echarle monedas pensando que era una performance. Ella recogía el dinero agradecida, ya que la empresa de fundar conventos, además de ardua, es costosa. No le gustaban las fotos porque se acordaba de Fray Juan de la Miseria y le hervía la sangre al recordar lo fea y legañosa que la retrató, pero todo lo aceptaba con resignación por una buena causa. Incluso permitió que algunos restaurantes le pusieran publicidad en el hábito (los menús sobre esos sacos de patatas tenían un toque ‘vintage’) a cambio de una aportación a su Reforma. Hasta el Ayuntamiento de Ávila le colocó el horario de visitas a la Muralla impreso en la toca, como contraprestación por no cobrarle el uso de la vía pública. Cuando más espectadores congregaba era cuando sentía el alma suspendida en puro éxtasis, con esos arrobamientos que siempre acababan con el aplauso cerrado del personal, ya fueran de Cuenca o de la China profunda. El lenguaje universal del amor.

Era un auténtico espectáculo verla en acción, dejándose la piel en cada verso. El público disfrutaba cosa bárbara con ella; excepto esa vez que tuvo que intervenir la Policía Local, claro. Fue cuando, al grito de “Cerda”, agarró de los pelos a una pobre mujer tuerta que confundió con la mismísima princesa de Éboli. Hicieron falta tres agentes para separarla de la cabellera de esa turista de Vilanova de Arousa, provincia de Pontevedra.

Nada fue igual después de ese incidente. La familia empezó a ser consciente de la situación, así que comenzaron a restringirle las salidas de casa. También la Policía Local había cogido la matrícula de su locura y la llevaban a comisaría en cuanto empezaba a montar sus espectáculos públicos. “Los hijos de puta de la Inquisición”, murmuraba Carmela con el gesto mustio que se le puso esos días. Poco a poco, se la dejó de ver por las calles de Ávila.

Fue mucho tiempo más tarde, incluso después de que se escapara de Ávila, cuando su familia se enteró de lo que hizo aquellos días. Nadie sabe cómo, pero consiguió la cesión de uno de los locales del Vivero de Empresas. Allí montó su primer “palormacito” junto a otras cuatro personas, todas ellas pobres de solemnidad, que pasaron de dormir en la calle a hacerlo en ese primer convento de la Re-reforma del Carmelo.

Por lo que contaron después los indigentes a la Policía, nada hacían en ese despacho minúsculo más que rezar. Que si una letanía por San José, que si una oración por la Virgen, que si ahora toca cantar para pedir a Dios que se encargue de los piojos. “A cambio de seguirla el juego, nos daba de comer todos los días”, dijo uno de esos cuatro desgraciados.

Los agentes les preguntaron dónde estaba la “madre superiora” –su familia llevaba un par de semanas sin saber nada de la muchacha-, pero de poco sirvió. Antes de irse, Carmela solo les dijo que se iba a fundar otros “palomarcitos” por el mundo. Y allí mismo, en el segundo piso del Mercado de Abastos, se quitó las alpargatas para sacudirlas por la venta. “De Ávila, ni el polvo”, sentenció con rotundidad. Todos fingieron no ver que uno de los zapatos se le caía a la calle, incluso ella misma se hizo la loca. Así la vieron marchar por última vez, con un pie vestido y otro descalzo, cojeando con paso decidido hacia su siguiente aventura.

Bastante bien (Sí, de verdad)

Somos conscientes de habernos granjeado a lo largo de los últimos años fama de criticones, de tener siempre tiempo para poner el foco en las miserias de la ciudad y nunca, o casi nunca, para poner fotos bonitas y decir lo maravillosos que son los amaneceres abulenses. Y no, no es verdad. Aquí hemos estado para lo bueno y para lo malo. Y para muestra, este post.

Esta semana, nuestros amigos del Instituto Nacional de Estadística han publicado los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera de diciembre de 2016. Como todos ustedes saben, son los datos que hemos utilizado desde el inicio de este blog para evaluar la evolución del sector turístico de la ciudad, primera industria local y cada día la de más gente. Y los datos, amigos, amigas y amiges, son buenos. Tampoco excelentes, pero sí buenos. Vamos a profundizar en ellos teniendo en cuenta cómo se han comportado nuestros vecinos y competidores.

viajeros1516

pernoc1516

Así a bote pronto, estas primeras tablas parecen contradecirme. ¿Buenos datos? ¿Este blog se llama Los4Palos o Las4CasasColganderas? Los viajeros y las pernoctaciones cayeron en Ávila durante el año pasado un 3,53% y un 6,59% respectivamente. Muy por debajo de la media y muy, muy por debajo de Cuenca. No sabemos qué habrán hecho los conquenses para lograr semejante dato, pero sí tenemos explicación para lo sucedido en nuestra ciudad: en 2015 celebramos el Centenario de La Santa y el año pasado no. El Centenariazo y la resaca del mismo. Miremos un poco más allá. ¿Cómo han evolucionado estos indicadores respecto al año anterior al Centenario?

viajeros1416 pernoc1416

Como vemos, aquí estamos en los puestos de cabeza de la tabla, por encima de la media en ambos casos y por encima de los conquenses y sus casas. El número de viajeros ha crecido un 17,71% desde 2014 y las pernoctaciones lo han hecho un 19.85%. Como decíamos al principio, buenos números, pero en un contexto de crecimiento generalizado. No es lo mismo crecer un 10% cuando todo el mundo cae, que crecer un 10% cuando todo el mundo crece un 40%.

Cabe preguntarse entonces por el impacto del Centenario. ¿Fue bien o mal? ¿Nos merece la pena celebrar el sexto? El número de viajeros creció durante el año de Centenario un 22% y las pernoctaciones un 28%. No son malos números, ¿pero son mejores o peores que en otras latitudes? Si se fijan en las tablas superiores, cuando comparábamos los datos de 2016 y los de 2014, Toledo sale bastante mal parado. 2014 fue para la ciudad bañada por el Tajo el año de los fastos del Greco.

avto

En la tabla superior se comparan los datos de Ávila y de Toledo el año anterior al evento festivo, el año del Centenario y el año posterior. Como ven, los números son muy parecido, incluso algo mejores para nuestra ciudad que para la capital de Castilla-La Mancha. Si nos vamos a los datos mes a mes, podemos ver que el comportamiento en ambas capitales es muy parecido.

avtoccc

Algunas conclusiones a la luz de todos estos numeritos y barritas de colores. El turismo abulense va bien, como la España de Aznar, pero el impacto del Centenario una vez apagadas las luces no parece muy elevado. La Santa llenó la ciudad en 2015, pero el efecto a medio plazo no parece excesivo. Y esto no es algo achacable a nuestra ciudad y a su hija más ilustres, sino común a otros eventos de este tipo.

Habrá que preguntar a nuestros vecinos segovianos con qué limpian el acueducto para que vaya tanta gente a verlo.

Contando los días

Esta ciudad avanza. Está claro. Estamos a poco más de metro y medio de ser la gran Smart City que todos deseamos ser. Estamos avanzando en la dirección correcta y dando pasos de gigante para colocar el nombre de la ciudad, de nuestra ciudad, de Ávila, en el lugar que le corresponde, que una vez ocupó y que con el tiempo, como quien no se da cuenta, hemos ido perdiendo.

No podemos hacer las cosas mejor y estamos recuperando en poco tiempo el terreno que durante mucho hemos perdido. El esplendor de la nueva estación de autobuses hace que la ciudad se vea diferente, se viva diferente. Una infraestructura que ha tardado lo suyo en comenzar a funcionar, todo hay que decirlo, y sin culpables claros del retraso. No es lo mismo que la estación se haya retrasado por culpa del Ayuntamiento de Ávila, del PP, que por culpa de la Junta de Castilla y León, del… #OhWait… Bueno, da igual… Lo más seguro es que ambos culpen a la Cámara de Comercio que no deja de ser el último interviniente en llegar y quien pretenden que cargue con el marrón. A lo que iba, que muy bien lo de la estación de autobuses y que mucho mejor estará cuando además de autobuses haya algún comercio, o alguna actividad a más, pero lo que tenemos claro es que una vez abierta no podemos más que avanzar como lo hemos estado haciendo hasta ahora, en la buena dirección… 

Y seguimos en la buena racha que tenemos con el cambio de iluminación de la ciudad, algo que se hacía para mejorar el que ya existía y, sobre todo, para ahorrar. El ahorro debe ser porque las nuevas bombillas led iluminan tanto como gastan, osea, poco. Y cuando digo que iluminan poco no quiero que me mal interpreten, quiero decir que iluminan bastante poco. Unas luces que llevan al engaño ya que al mirarlas directamente deslumbran y al mirar a la calle no alumbran. “Alumbrar” bonita palabra… Pero sigo que me disperso… Que bien, que ahorro y tal… Que veréis poco pero nos saldrá barato… Aunque, pensándolo bien… Este cambio de bombillas, al tratarse de una privatización, no nos reportará beneficio económico a los abulenses. Al menos no en el medio plazo. Le dará beneficios a la empresa que se encarga de la gestión, pero lo de la Smart City nadie dijo que fuera barato de inicio. No nos quejemos.

Y dejando aparte lo de la Smart City os comento las últimas novedades en cuanto a visitas de personalidades. Por un lado el Papa, que según La Razón viene a España en 2015 por el V Centenario de la Santa, cosa que la Diócesis de Ávila no confirma. No lo confirma porque a ellos no se lo han confirmado, lógico. Creo que la posición de la diócesis es bastante coherente. Seguramente La Razón tenga razón y termine por venir. Es lo que pensamos todos, lo tenemos más o menos claro, pero no vamos a asegurar nada que no sea seguro. Tarde o temprano nos enteraremos de si al final Francisco viene o no a la ciudad amurallada y será, veréis, todo un acontecimiento. Acontecimiento, por cierto, englobado en los actos del famoso V Centenario de Santa Teresa para el que siguen buscando voluntarios y lo hacen con un vídeo que no tiene desperdicio y que os recomiendo no ver si tenéis alguna estima a vuestra salud. Seguro que con esto lo petan.

La notica de verdad, la visita esperada, lo que sí queremos ver y lo que celebramos por todo lo alto es la nueva edición de Músicos en la Naturaleza. Al menos yo, oiga, que cada uno tiene sus prioridades… Ellos no lo confirman. No lo hacen, de momento pero no tardarán. En este caso no es por prudencia como la Diócesis de Ávila con el Papa, es porque le han dado la exclusiva a un periódico y tiene que dejar un día o dos hasta que se haga oficial para gloria del rotativo. John Fogerty, el carismático líder de la Creedence visitará nuestra querida sierra de Gredos para llenarla de puto Rock and Roll. Eso sí es caminar en la buena dirección. Eso sí es una buena noticia.

Y eso es todo. Aquí me quedo, contando los días para Fogerty, poniendo pilas a la linterna por si salgo de noche, buscando un hueco para visitar la nueva estación que creo que lo que sí tiene ya es cafetería y esperando, de verdad, que el Papa venga a la ciudad, más por el impacto económico que por lo que en sí representa.

Pero, sobre todo, contando los días hasta el 5 de julio para ver a Fogerty.

Teresa

Vamos a hacer un pequeño “experimento”. Aclaro: entrecomillo la palabra experimento porque lo que vamos a hacer no tiene ninguna validez, ni rigor científico, ni nada que se le parezca. Digamos que esto no pasa de ser un juego, una curiosidad con la que rellenar una tarde ociosa, otra forma de usar Internet sin tener que recurrir a la pornografía. Google tiene una herramienta llamada Google Trends que nos permite visualizar con unos gráficos de colorines el número de consultas de distintos términos. Como las comparaciones son odiosas pero nos encantan, vamos a comparar el número de busquedas de los siguientes términos: Ávila, Salamanca, Zamora, Segovia y Valladolid a nivel global, es decir, en todo el planeta, y solo en la parte del mismo que conocemos como España (naciones oprimidas periféricas incluidas). ¿Resultados? De los presentados, el término más buscado a nivel mundial es Salamanca, seguido por Valladolid. En tercer lugar queda Ávila, con medio cuerpo de ventaja sobre Segovia y Zamora y no muy lejos del oro y la plata. A nivel nacional/estatal, los resultados varían un poco: Valladolid gana a Salamanca y Segovia se lleva el bronce por delante de Ávila y Zamora, estas tres bastante rezagadas

Ya les digo que es solo una curiosidad sin mucha validez, entre otras cosas porque los términos no hacen referencia solo a las ciudades castellano y leonesas y no todos jugamos en las mismas condiciones – equipos deportivos – pero no deja de ser curioso, sobre todo porque seguramente los resultados coincidan en gran medida con la impresión previa de muchos de nosotros. Evidentemente, sería mucho más interesante saber qué motivos llevan a la gente a introducir en el buscador los anteriores términos, pero de momento Google no llega a tanto. No todo el mundo que busca en Google el nombre de alguna de estas ciudades está buscando estas ciudades. Podemos intuir que mucha gente escribe Salamanca pensando en su universidad y que mucha gente hace lo propio con Zamora por su catedral, pero también habrá gente que busque la ciudad mexicana de Valladolid o al guitarrista jienense Andrés Segovia.

 ¿Y qué busca la gente cuando busca Ávila? Más allá de nuestra ciudad y monumentos hay varias opciones: desde la Avila University, un centro privado en Kansas, hasta el Parque Nacional el Ávila en Caracas, pasando por el restaurante Avila, un sitio de comida mediterránea de Boston.Aún así, creo que el hecho que explica en buena medida la considerable ventaja de Ávila sobre Zamora y Segovia a nivel global es que fuera de nuestras fronteras a la Santa, a Teresa de Cepeda y Ahumada, se la conoce más como Teresa de Ávila que como Teresa de Jesús. Vamos a hacer otra prueba de estas idiotas. Amazon acaba de estrenar “sucursal” en España, pero vamos a ir a la original, Amazon.com, y vamos a buscar Ávila. Más de 7000 resultados. Sí, se nos cuela algo de calzado, una señorita que canta apellidada Ávila y cosas para ¿caballos?, pero una buena parte de los resultados hacen referencia a Teresa of Avila: su obra, análisis de esta, biografías, camisetas con su rostro ¡incluso medallitas de plata bendecidas por Benedicto equis-uve-palito!

 Es evidente y conocido que Teresa de Cepeda y Ahumada es la abulense más internacional, la figura nacida en estas llanuras bélicas y en estos páramos de asceta más conocida fuera de nuestras fronteras, pero quizá no seamos conscientes todos los abulenses de lo que nuestra ciudad debe en la actualidad a esta mujer. Y sí, el hecho de que fuese una mujer es importante. Si Santa Teresa es motivo de orgullo para la ciudad, más debería serlo que la persona más importante parida a lo largo de los siglos por estas tierras ingratas sea una mujer, Teresa, que en pleno S. XVI se enfrentó al poder, se negó en parte a aceptar el destino que para las mujeres reservaba la sociedad de su tiempo y que luchó, al fin y al cabo, por sus ideales. Esa mujer, Teresa, también es la patrona de la ciudad, aunque sea difícil separarla de la Santa a la que se venera.

 ADENDA HISTÓRICA: Sobre la situación de la mujer en el S. XVI podíamos hablar mucho, sobre todo ahora que los estudios “de género” gozan de tan buena salud. Aunque, como en casi todos los campos de los estudios históricos, hay división de opiniones (que si los vettones la tenían más larga que los vacceos, que si Ramon Berenguer IV era más guapo que Wifredo el Velloso…) es curioso constatar como algunos investigadores defienden y argumentan que la situación de la mujer empeoró durante los primeros siglos de la modernidad con respecto a la Edad Media, frente a lo que cabría considerar como creencia popular. La implantación de una moral más férrea perjudicó sobre todo a las mujeres y se fue acentuando a medida que avanzaba la centuria. En cuanto a niveles de alfabetización, Teresa era una mujer que leia y escribía, algo impropio para su tiempo, la primera estadística oficial refleja que en 1841 tan solo el 10% de las mujeres sabía leer y escribir frente al 40% de los hombres. Un estudio realizado en Valencia para el S. XVI sitúa el analfabetismo femenino cercano al 100% (exactamente el 98,85%) y aunque es cierto que entre las clases altas es mayor la alfabetización de la mujer, en muchos casos tan solo saben leer, no escribir.

 En definitiva, malos tiempos para ser mujer.

PS.- Como habréis notado, no he comentado nada sobre el himno a la Santa que figura en ÁvilaDigital. Bastante tuve con Pedrolo hace quince días. Allá cada cual con sus gustos, su arte, sus vicios y sus fobias.

Sota, caballo y rey

Me lanzaban un balón desde twitter. Nuestro palo extremeño, Alberto, me preguntaba si me atrevería a hacer una entrada en este blog sobre el programa de Fiestas de La Santa. La respuesta la doy aquí mismo y en el día de hoy. NO. No tengo ninguna intención de diseccionar el programa de fiestas lo cual no quita que hable, si me lo permiten, del adelanto que del mismo se hizo en la jornada de ayer. Sé que con esto me arriesgo a no saber las horas de los campeonatos de petanca, calva, las actividades para los niños y el chocolate con churros de los mayores pero en esta ocasión voy a hablar, únicamente, del plano musical y de las actuaciones que se han contratado para las fechas.

Si algo me han enseñado los años que llevo en esta ciudad, todos los de mi vida, es que en Ávila hay muchas cosas que no funcionan por sí solas. No funciona, por ejemplo, el hacer una macro discoteca de lujo, con zona VIP, con un módico precio de acceso y con copas a precios impopulares. Esto no es algo que diga yo y ya está, a las pruebas, la malograda Aixa Galiana, me remito. Lo mismo que había en dicha discoteca es lo que presumiblemente se avecina para el próximo día 7 de octubre, día en que comienzan los espectáculos musicales de los días festivos. Juan Magán, Josepo, Agatha Pher, Miguel Lara (Violin Live) y Melisa Dols (Vocal Live) tienen  a su disposición ese Templo del Sonido conocido como la Cubierta Multiusos para llevar a cabo lo que han llamado el Ávila House Festival. Los amantes de este tipo de ‘música’ están de enhorabuena ya que este año se sacan de la manga un evento dedicado a ellos. Otros que están también de enhorabuena, más que los amantes de la música House, son los fabricantes de tapones para los oídos que preveo que se van a forrar. Y es que si ya pienso que un Ávila House Festival no tiene ningún sentido en Ávila sin una proyección más allá de nuestras fronteras para atraer a gente de otros lugares e intentar llenar el Templo Abulense del Sonido, lo que viene después no es mucho más esperanzador.

Una de las cosas que siempre me ha repateado de nuestra maravillosa ciudad es la escasez de eventos de música en directo, exepciones festivas aparte. Lo cierto es que no suelen ser muchas y la mayoría de las veces se publicitan a medias. Digo esto porque, para una de las semanas del año que sí hay música y actuaciones, se le ocurre solapar eventos y utilizar una misma fecha y horas similares para actuaciones diferentes y en diversos puntos de la ciudad. ¡Tiene pelotas! Y es que el día 8 de octubre, el día en que se celebra el cada año más venido a menos pregón de fiestas, hay hasta tres espectáculos musicales diferentes. Dos pases del musical ‘Pretty Woman My Love’ en el Centro de Congresos, el concierto postpregón en el Chico que este año será de la internacional y alabadísima artista Tamara que resulta que la han dejado sacar un disco más, espero que el último, y un ‘festival de rock’ en el Music Center of Ávila que nos traerá a Los Suaves, La Fuga y Tako. Me detengo en este último evento para analizarlo un poco más a fondo y es que, me van a disculpar, pero no tengo claro que el concierto se celebre, o al menos no con los tres grupos. Los Suaves ganan en edad a mi padre y no tengo claro que lleguen todos en buenas condiciones para subirse al escenario. Ojo, Rock’n’Roll con el famoso ‘Dolores se llamaba Lola’ por bandera que hace 10 o 12 años habría sido un concierto de excesivo caché para nuestras viejas murallas pero que a estas alturas se me antoja ya un espectáculo de un grupo venido a menos que espero estén en condiciones de tocar como sus seguidores y su público se merece. Antes de estos ‘cabeza de cartel’ nos visitan los depojos de ‘La Fuga’. Sí, lo he dicho bien, y además sé que habrá alguien, con quien ya he mantenido similar conversación, que me diga que ahora suenan mejor. Lo único que tengo claro es que en julio pudimos ver a Rulo y la Contrabanda sobre un escenario en la plaza de toros y, quizá esta es la información que le faltaba al concejal, no dejaba de ser el alma de un grupo que sin él, ahora, suenan como una banda de amigos, sin carisma y sin nada que recuerde a épocas anteriores y mejores, más que un repertorio de canciones que dudo suenen igual sin la triste voz Rulo. De todas formas y por bien que suenen o buenos que sean (sigo dudándolo) no creo sea de proceder un concierto de La Fuga cuando no hace aún 3 meses ha tocado la otra mitad del grupo llevando en setlist un gran número de canciones que seguro escucharemos la noche del ocho. Sin duda, debo decirlo, lo mejor de esta jornada, con mucha diferencia, son el grupo Tako. No engañaré a nadie, no los conocía. Rubén Negro me puso sobre su pista hace unos días y ahora, mientras escribo estas líneas suenan de fondo y suenan muy bien. Rock, del de siempre, con sus temitas más duros y sus canciones más moñitas. Bien hecho, sin grandes alardes pero con mucho estilo. Los eruditos me crucificarán por decir eso pero van en la línea no ofensiva del Rock estatal y es un grupo digno de escuchar si no lo conocéis. Mención aparte merece la versión de ‘Solo le Pido a Dios’, canción versionada ya por otros artistas como Ana Belén y que incluyen en su último disco ‘El taller de los caprichos’. Dadles una oportunidad, suenan.

No sé si os acordaréis de hace unos años, creo que por 2008, el gran concierto que dieron Los Secretos en Ávila. Lo mejor de todo, permítanme la licencia, es que era gratis. Del resto del concierto no puedo recordar ni decir mucho más, bueno, sí, que el Chico no se llenó y que hacía algo de frío, o no. ¿He dicho que era gratis? Vale, pues ahora te rascas 15 euracos y te bajas a verlos al Templo del Sonido. Ya me contáis después, ¿vale? No creo que pueda acercarme por motivos de salud, de la mía auditiva para más señas. Esto el día 11  y el miércoles 12, muy buena fecha por ser laboral el día siguiente, el festival ‘Nuestra Música’ con los grupos ‘Aguaseca’ y ‘Llamalo X’. No conozco a Aguaseca, cuando les vea os cuento. Sabéis que sí conozco a ‘Llamalo X’ y que me parece un grupazo como la copa de un pino, pero, ya tuvieron una gran oportunidad en las anteriores fiestas de mostrarnos lo que saben hacer y en Ávila, me voy a arriesgar mucho ahora, hay más de dos grupos y la mayoría con ganas de una oportunidad igual que la de estos chicos. No tengo nada en contra suya, de verdad, ellos lo saben, pero hay más gente que también lo merece.

Y seguimos con sota, caballo y rey. Se han empeñado en aburrirnos hasta la saciedad y repetirnos los conciertos quizá con la intención de que nos las aprendamos de memoria para examinarnos en noviembre. El día 14 de octubre tendremos  sobre el escenario, también en el Templo del Sonido, a los grandísimos ‘Despistaos’!!! Qué grupazo, menudos músicos buenos, y en la víspera del día de Fiesta Grande de verdad. Y ahora mi verdadera opinión, cuando tocaron en el mismo sitio hace unos años les cayó un truñaco de fecha dominguera y quieren tener un detalle con ellos para que no se enfaden. Es lo único que se me ocurre para repetir, en relativamente poco tiempo, un grupo que lo mejor que ha hecho, siendo muy generoso, es la sintonía de alguna serie fulera de televisión. Pero todos tranquilos que no vienen solos. Vienen teloneados por los Sexy Cebras. Ahora dejo la ironía a un lado para decir que, dentro de que no son mis preferidos, suenan muy bien y son un grupazo, eso sí, que nadie se olvide que que en julio también nos visitaron y de eso no han pasado poco más de 3 meses.

Echo de menos, a grupos de primer nivel como El Canto del Loco, Melendi, o David Civera. Visto lo visto podían haber contratado un dos por uno en las fiestas de verano y se habían ahorrado trabajo para éstas. La originalidad de nuestros concejales no deja de sorprendernos y cualquier día, que nadie se olvide de lo que voy a decir, son capaces de contratar al hijo del Fary y colarlo gratis en el Chico, primero para el pregón, la noche de después en la mutiusos a 10 euros y cuatro días más tarde en la plaza de toros por 20. Ese día llegará.

Sé que no digo nada del gran evento del día 15 de octubre, eso que en Ávila Digital dicen que es “la fiesta ‘Top Start Desde Ibiza’, con Angie Fernández, Robert Ramírez, Marta Sánchez, Brian Cross, Polo (Pignoise), Jesús (Dover) y DJ Danny Ávila, así como con Johann Wald, de MTV, como presentador”. Prefiero, no saber, de qué va un evento en el que cabe, primero, Marta Sánchez que ya me quede con ganas de colgarla del cuello con el empachón que nos dio con Baute, uno de Pignoise, otro de los ‘maquiétnicos’ Dover, un tal DJ Danny Ávila y un presentador de la MTV que recuerdo que hubo una vez que grababa buenos conciertos acústicos a grupazos pero que hace tanto tiempo que no lo puedo hacer con claridad.

Quizá tenía razón Cánovas cuando leía mi otra entrada de las Fiestas de Verano y me decía “Otro vendrá, que bueno me hará”. Madre mía, qué fiestas nos esperan. Lo único bueno, de verdad, y que tengo ganas de que ocurra, es que los integrantes de este blog nos juntaremos por primera vez alrededor de unas cervezas para terminar de ponernos cara entre nosotros, algunos aún no lo hemos hecho, y conocernos un poquito más los que ya nos hemos visto. Será, sin duda, lo mejor que nos suceda a Los 4 Palos, amén de que nos toque la lotería o algún otro pelotazo imprevisible.

A %d blogueros les gusta esto: