“Los otros sueños” (y 2. César Jiménez)

Los días previos a la presentación del documental del que ya hablábamos aquí ayer, los encargados del mismo estaban con la agenda completamente llena. Eso hace que sea doblemente satisfactorio poder tener la siguiente charla con el protagonista: César Jiménez.

cesarj

César Jiménez en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza

Hace unos meses pude recuperar -gracias a mis viejos amigos de Zaragoza Televisión- un reportaje que allí emitimos sobre César. Fue en 2009 cuando pude quedar con él después de un tiempo queriendo entrevistar a mi paisano… y el día que finalmente nos juntamos fue gris: jornada de lluvia y de cierzo como solo Zaragoza sabe brindar. Me quedé con la espinita clavada de poder tener una charla más sosegada, y hablar de lo nuestro, de Ávila.

Así que esta vez, un lustro después, queríamos un huequito sin prisas ni inclemencias, con tranquilidad. Buscamos buena conexión y arrancamos charla/p>

¿Cómo le llega a César la idea del documental?

Por medio de unos amigos me ofrecen la idea de llevar a cabo la idea. Es una productora de aquí, abulense. Muchos amigos han colaborado para entre todos hacer un documental que ha quedado muy bien, la verdad. También con la ayuda de Roberto Ponce que se ha encargado de la prensa y de muchos más que han aportado su granito de arena.

¿Qué es lo primero que vemos en el documental? ¿Por dónde empieza la historia?

La historia arranca contando cómo un niño de barrio humilde logra su objetivo con sacrificio, contar una historia de deporte y de valores. Nuestra idea es que pueda servir a los chicos y chicas de Ávila para que, al igual que cuando yo era niño, tengan sueños y objetivos; y conozcan también todo el esfuerzo que eso supone.

Hay dos vertientes: una primera idea de ofrecer un producto audiovisual sobre mi vida deportiva, y otra sobre el camino de los sueños: la ilusión y el trabajo que conlleva.

Así que empezamos en Ávila…

Desde los inicios, cómo empecé en la Zona Norte, el A.D.E. que era entonces… hay entrevistas con mi entorno: familia, amigos y conocidos.

Luego a manos de Del Bosque

Marché a Madrid, donde Vicente Del Bosque era jefe de cantera. Sale también Celades, con quien tengo una amistad tremenda… o Paco Pavón.

Que también pasó por el Real Zaragoza

Sí, y de Zaragoza por ejemplo pues está Esnáider, que debuté con él y luego fue mi jefe en la Ciudad Deportiva. No me olvido de Michel, el fisio, o de Luis Costa, el jefe de la cantera con el que salto al campo.

Un chico de Ávila que llega al Real Zaragoza. Me interesa saber dónde das tus primeras patadas al balón

Yo soy del barrio Cervantes así que por ahí, la Toledana, San José Obrero…

Pero acabas en la zona norte, en el ADE, en ese campo del Seminario al que había que saltar entre las rocas…

Fue mi primo el causante. Mi primo me inicia…piensa que antes jugábamos a los 10 años, no a los 4 como ahora que hay ya equipos para los niños. En ese tiempo jugabas primero en el barrio. Mi abuela vivía en La Cacharra y yo me iba para allá a jugar. Mi primo ya estaba en el ADE, era más mayor. Así que iba a ver a mi abuela y entrenaba.

¿Quién te echa el ojo para dar el salto a Madrid?

Jugué en el Ávila con Jaime, al que imagino que conoces, y nos fuimos juntos de la mano con el equipo de Castilla y León. Recuerdo que jugamos contra Andalucía, Jaime jugaba muy bien, es muy bueno. De ahí, a través de un ojeador, me ficha el Madrid. Pasé 5 años hasta el B y me fui al filial del Zaragoza.

No es fácil tampoco llegados a ese punto el poder afianzarse en Primera

Estuve primero dos años en el B, luego vino la etapa de Almería,  ya volví a Zaragoza y bueno…llega el momento de la lesión.

[16 de Enero de 2005, la brutal entrada de Figo]

figo

¿Sale Figo en el documental?

Intentamos que estuviera, pero tiene la agenda llena con el tema de la candidatura de la FIFA. Es parte de mi vida deportiva, una parte importante, aunque no sea buena evidentemente. No, no sale, ha sido imposible.

Y ahora el fútbol desde la barrera. Te he visto últimamente en la valla del Adolfo Suárez

Sí, soy socio y voy casi siempre. ¿Cómo lo veo? El último en casa estuvo muy bien, me gustó. Pero ya sabes, el equipo salió tarde, muchos jugadores han ido y venido, ha sido complicado.

¿Tienes amigos por el club?

He hablado con Juanito alguna vez, está Pindado…

Lo digo porque con las dificultades seguro que algún paisano de la parroquia del Adolfo te habrá querido fichar

He estado en prácticamente todos los partidos de casa este año, pero voy como un socio y aficionado más.  Sé que sonó mi nombre en su día, jaja. Es normal, ya se sabe que cuando las cosas no van bien se buscan soluciones, y cuando uno es de casa es normal que acabe saliendo tu nombre.

El futuro a medio plazo, César…

Será algún proyecto relacionado con el fútbol. Pero ahora hasta que no acabe el tema del documental y desconecte unos días (Nota: la conversación fue el martes) no me pondré con ello. Este proyecto ha sido muy chulo, con mucha gente trabajando, con mucho cariño, pero ha sido agotador. Desde la semana que viene a ponerme con todo lo demás.

Quiero terminar César hablando de Ávila. Hemos tenido mejores años en lo deportivo… el Chava, siempre recordado. Tú en Primera División. El voley, Carlos Sastre. Ahora no nos funciona ni lo más modesto

Piensa que son épocas, esto son rachas como las de los delanteros. Lo que tenemos que proponernos es poner sobre la mesa qué es lo que podemos hacer para que los niños y niñas de ahora tengan una oportunidad como la que yo tuve.

Ese es un poco el espíritu del documental

Correcto. Me gustaría hacer todo lo posible para que la gente de Ávila tenga opciones, posibilidades de llegar más lejos. Que se tenga la ilusión, el sueño. Yo hablo siempre de tratar que eso sea una labor de todos, involucrarse.

Gracias César, fuerte abrazo y gracias por esta charla

Un placer, nos vemos por Ávila.

__________

Así es. Quedamos en vernos por las vallas del Adolfo Suárez, o las del Seminario.. o cualquier pista de colegio a las que los abulenses desde pequeñitos saltábamos para echarnos el partidillo de futbito con el sueño de ser un abulense en Primera División. Como César, o como Rubén Peña si todo sigue su buen camino.

El cafetico del paisano

“No pongais a un gafe en vuestra vida porque se contagia. En lugar de estudiar a los que están amargados, estudiad a los felices” (Emilio Duró)

Entro a la tasquita y abro “El Norte de Castilla”. Pongamos que hablo de un bareto de los de toda la vida entre San Antonio y La Cacharra.  Sin tantos obreros ya pero sin duda perenne lugar de alta alcurnia: el mediodía aún queda lejos y los botellines de Mahou ya se han hecho fuertes en la barra. El curtido camarero examina rápidamente a este fulano escribiente, una novedad en el paisaje del bar. Hablamos de fútbol, mujeres o el tiempo – ahora no recuerdo – y me sirve su mejor croqueta. “La hacemos aquí, de la casa”. Engullo el producto y sonríe satisfecho. Me he ganado al posadero.

Verán…los periodistas hemos perdido realidad. Nos hemos acostumbrados a saraos, presentaciones, mesas de sonido. Culocarpetas. Hemos perdido ambición y hemos perdido felicidad. Nos hemos burocratizado.

Está mejor visto el periodista que tiene el pc encendido y está pendiente de las redes sociales – yo mismo – que el que desaparece de redacción, habla, indaga, descubre cosas, busca temas. No existe o está en extinción, búsqueda y captura.  Todos llevamos una oficina encima en el teléfono y eso cambia las reglas pero no nos exime de ser culpables: hemos perdido espontaneidad, realidad. Somos robots que siguen los algoritmos marcados. Por eso intento huir de vez en cuando y entrar a un bar. Uno perdido, siempre uno distinto, diferente. Olfatear ese mundo real que no sale mucho en la prensa.

Se me acaba el tiempo del café y acudo a una presentación:

“La sinergia de la comercialización de la internacionalización de la colaboración público-privada”

A lo que Alber me responde en Twitter…

“Eso no funciona si no aprovechas las sinergias inherentes a todo proceso convergente, está claro #veoysubolaapuesta””

Cierro los ojos e intento frenar mi intento de ponerme a gritar, berrear y sollozar.  No hay manera. Sigue habiendo importantes reductos de políticos que piensan que un discurso tiene más contenido cuanto más largo es.  Esos que no escapan a la tentación de la palabra rimbombante. y eluden llamar al pan pan y al vino vino.

Y ahí donde las tapas llevan pan y el tinto es de la casa no son tontos y no compran la vaina.  Reivindico al político que habla claro y acepta preguntas estoicamente, como un profesional del servicio público. Los hay y son admirables.

Pero ¡ojo! El problema no es sólo del político. En Ávila en particular es difícil no estar siempre midiéndose. Es muy complicado decir con tranquilidad lo que realmente piensas porque es posible que le perjudique a alguien que quieres.

Más aún si hay que lidiar con el delicado honor de algunos prebostes. O peor aún…a veces es más delicado el honor de sus aduladores y cortesanos, que ahí también habitan dinosaurios de complicado diente

Pero he venido hoy aquí a hacer algo diferente. He venido a abrir las ventanas. He venido a reivindicar el optimismo y escapar de los gafes (lean el enlace de arriba de Emilio Duró). He venido incluso a reivindicar las divagaciones dispersas y poco corrientes aunque alguien piense que esto es una lechuga sin ingredientes y me lo afee.

“Sonrisa” by @vmeneses

He decidido aprovechar los días energéticos. Esos días que te levantas con ganas de hacer cosas. Todo te bienhumora. Inténtelo como terapia: Sonreir toda la mañana es una revolución. Me estoy poniendo muy Coelho pero olviden esa apariencia. Uno no está a salvo de ir al paro. Todos tragamos sapos y culebrillas. Y no crean que es fácil, que aparte de cenizos también hay ceniza pura, gente requemada que te hace entrar en combustión.

Encontrar de nuevo la motivación perdida es mi gran objetivo de primavera. No soy el que fui y lo veo en mis becarios. Lo veo en mi modo de actuar con ellos, en que me cuesta ponerme a explicar cosas, arriesgar, incluso hasta salir de cañas o ir a la tasquita de La Toledana.  Es cosa mía pero también del entorno: hay una guerra de hombros caídos.

Verán amigos…en twitter, en el pc, aquí mismo en todas estas letras no somos los que realmente vivimos. No del todo. No  nos conocemos de verdad. Los humanos necesitamos ese encuentro entre cañas, cafes, barra del bar o valla del seminario animando a la Zona Norte. Volvamos a ello. Gastemos 10 euros menos en 3g y más en la reivindicación mofletuda.

Quiero mirar al horizonte con otra vista. Veo buena formación para el futuro y me permito esta licencia de explosión de optimismo. De aquí tenemos que salir a mejor. Hay mucha gente diciendo cosas interesantes. El talento está siendo obstruido pero demanda pasar. Ante la necesidad se está haciendo virtud y estoy seguro de que hay mentes dispuestas a sorprendernos. Les ponemos menos la lupa porque nosotros mismos andamos perdidos.

Café, croqueta y mofletes  ¿Se unen a la reivindicación?

A %d blogueros les gusta esto: