Opacidad nivel: “suspenso pero aprobado” (Por Ana Cordobés)

Nueva colaboración en el blog, en este caso repite con nosotros Ana Cordobés. Sin duda todo un lujo que haya dedicado un rato de su tiempo a escribirnos estas líneas, gracias. Si como Ana quieres enviarnos un texto ya sabes que aquí te explicamos cómo hacerlo.

Opacidad nivel: “suspenso pero aprobado”

Vuelvo a escribir en este espacio abulense (gracias por darme otra oportunidad) y esta vez lo hago sobre transparencia. Sí, esa palabra tan preciosa, utilizada por todo aquel político que desea ser lo más moderno sin recurrir a las camisas de cuadros ni a las gafas de pasta. Y ese concepto que, gracias a estar todo el día en boca de algunos, está perdiendo su significado más puro.

Este 23 de enero se daban a conocer los resultados del Índice de Transparencia de los Ayuntamientos españoles (ITA) del año 2012. Este estudio recoge datos de 110 consistorios del país en función de una metodología que la organización Transparencia Internacional, encargada de realizar el estudio, explica aquí. El Ayuntamiento de Ávila se encuentra en el puesto 88 de los 110 analizados, todo un logro. Pero lo sorprendente no radica aquí. Lo sorprendente es que cada vez vamos a peor.

En el anterior ITA, del año 2010, nos situábamos (plural de cortesía) en el puesto 77; en el año 2009, ocupábamos el puesto 63 y un año antes, en 2008, en el puesto 39. ¿Qué es lo que hace que el Ayuntamiento caiga, en tan solo 4 años, casi cincuenta puestos? Tenía la firme convicción de que les importaba un bledo, hasta ayer. O eso han querido dar a entender.

El Teniente de Alcalde, José Francisco Hernández, haciendo alarde de su conocimiento en el tema, personaje destacado por su libro “La transparencia se basa en la confianza de los ciudadanos con los trabajadores públicos” nos trae la segunda parte: “Los resultados del ITA son un suspenso, pero un aprobado”, no sin antes indicar, desde su posición experta que “este índice no mide la transparencia del ayuntamiento, sino la de la web”. No me imagino el edificio con paredes de cristal, todo hay que decirlo. Hernández se ha mostrado “en desacuerdo” con estos resultados y lo vincula con haber pecado de “ingenuidad”.

Hombre, pues qué quiere que yo le diga… Ha habido muy poco interés en cambiar las cosas. Hace apenas un mes participaba en un evento de Gobierno Abierto en Madrid donde asistieron representantes del Ayuntamiento de Burgos y Soria, que, por casualidades de la vida, milagros de esta, nuestra tierra mística, ocupan unos puestos más que decentes: el 9 y el 24 respectivamente. Por allí no vi aparecer a ningún representante del Ayuntamiento de Ávila (y era gratis para todos las instituciones públicas aunque supongo que en Miami se ve todo mucho mejor).

Pero parece ser que estos resultados y (voy a barrer un poco para casa) parte de la presión ejercida desde Redes Sociales y con apoyo de muchos ciudadanos los ha llevado a dar el paso clave: crear un portal de transparencia. Haciendo referencia precisamente a sus Redes Sociales el Teniente de Alcalde señaló que “las redes tienen un carácter bidireccional, no unidireccional”. Esto me recuerda a la primera queja que me atendieron, tras unas cuantas anteriores en las que, precisamente, les reprochaba esto y que desarrollé en una entrada de mi blog personal (spam, lo siento). Pues bien, aquí adjunto una captura de unos días, con bastante separación entre ellos para que se vea la bidireccionalidad. Supongo que lo dicen por el retuit que aparece en la imagen.

Los 4 palos entrada ana cordobes Twitter_Ayto_Avila

Algo que no acaba de cuadrarme es cómo el Teniente de Alcalde repara en que los puntos que estudia Transparencia Internacional son “bastantes aspectos tecnicismos” cuando en la misma web del Ayuntamiento, en un apartado llamado Transparencia (existe, sí) desarrollan los puntos que este índice da como esenciales para tener una gestión transparente. Será que ni los leen.

Y aprovecho la oportunidad para recalcar la importancia de una gestión transparente, que trae consigo muchas cosas: rendir cuentas a la ciudadanía, que a fin de cuentas es por y para quien se trabaja desde política (*), obligar a aquellos que pretendan hacer de la política un negocio virar sus intenciones hacia otro lado y, en el caso de que el robo supuesto delito ya “constase” para los allegados políticamente, se encontrasen culpables lo antes posible. Esto, entre otras funciones como el comprobar que los recursos se están repartiendo en función de las necesidades de la población, por ejemplo.

Por el momento, los niveles de transparencia que nos ofrece el Ayuntamiento de Ávila se reducen a enterarnos de algunas cosas que se deciden en el Ayuntamiento en el punto en que, en unos correos con la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC), me plantearon hace unos meses:

 “También son públicos los Plenos, que se celebran el último viernes de mes (el próximo será el 30 de noviembre por tanto) y que además de poderse seguir en directo en streaming, http://www.avila.es/areas-destacadas/secretaria-contratacion/plenos-municipales

Parece ser que sí nos vamos a encontrar ante 2013 un poco más transparente. O eso quiero pensar. De momento, dejemos tiempo para que nuestro experto en la materia elabore un plan de transparencia que nos deje a todos locos porque este es “el compromiso del equipo de gobierno”. Estaremos atentos. 

(*) Esa frase siempre queda muy bonita. Ni una rima de Bécquer supera su belleza literaria. 

//

A %d blogueros les gusta esto: