El cambio climático (por Ramón Martín)

Tenemos la suerte de contar con un nueva colaboración, esta vez a cargo de Ramón Martín (@su_per_mon). Si tú también quieres participar en este blog, aquí te explicamos cómo hacerlo.


En los últimos 30 ó 40 años Ávila ha visto alejarse infraestructuras, industria y habitantes. Pero si -aparte de los pisos vacíos- hay algo en lo que aventajamos a otras provincia españolas, es en nuestra incorporación al cambio climático.

Ya hasta recordamos con nostalgia cuando Mariano Medina informaba las temperaturas y siempre estábamos ahí, destacando: “La mínima en Ávila, menos nosecuantos”; en casa hacíamos un gesto triunfal, ¡toómaya! Eran otros tiempos. Entonces, te pasabas la primera mitad de octubre pasmao de frío hasta en tu casa; porque ya se sabía que hasta que La Santa no diera el visto bueno, el día 15, no se encendían las calefacciones.

Pero el pasado año, en esas mismas fechas, nos hemos podido tomar unas cañas en cualquier terraza en mangas de camisa; como mucho con una rebequita. Con lo que era la calle San Segundo en octubre; ese túnel de viento siberiano, que ni atinabas a abrocharte la mierda de botones de palitos que llevaban las trencas.

Y en invierno ni olemos la nieve. Creo que la última vez que sacaron en el España Directo a los niños trineando al lado de la muralla fue porque Héctor Palencia desvió un pedido de nieve para los del Xanadú, porque yo no vi caer ni cuatro copos. Como para volver a atrapar a otro Guido Caprotti, si no es con una avería en la catenaria.

Y ahora llaman ola de frío a un par de días regulares. Por ello, y ante la inutilidad de oponerme, he decidido perpetrar un soneto, que por efecto de la globalización, finaliza con haiku-estrambote dedicado a mi amigo Guillermo, corrector de estilo y animador social.

Miré los grados de la patria mía
si un tiempo bajos, ya más moderados;
por Burgos, Soria y Cuenca superados,
y casi por Sevilla y Almería.

Aquella nuestra única alegría.
¡La mínima de España! Congelados
gozábamos haber sido nombrados,
ser líderes en algo por un día.

Acaben los inviernos anodinos,
que el frío sea el gran protagonista
y cale hasta los huesos con su garra.

Que vuelvan al Adaja los pingüinos.
Que cierren por nevada la autopista.
Que Jon Nieve se mude a La Cacharra.

A tal efecto,
ese invernadero
desatado va.

img_30698

Foto de avilared.com

 

 

Frío o calor…

Parece que todo sucede más lento en esta época. No sé muy bien por qué es así. Quizá el exceso de horas de luz diarias nos hace percibir la realidad de otra manera más espesa, más lenta. Puede que sea una sensación que solo tenga yo, ¿por qué no? Casi seguro que, en parte, es culpa de mi poco gusto por el calor, el tumbarse en la piscina a ver pasar las horas y otras actividades similares que gusta, a otra gente, desarrollar en verano. Pero el verano se va acercando a su fin. Si bien es cierto que a nivel temperaturas ya nos ha dado un respiro en los últimos días, creo que todavía han de venir días de mucho calor antes de que el invierno se instale definitivamente en las calles abulenses para quedarse más meses de lo que dice la teoría. ¿Quien sabe… ? Con suerte respeta a los que vengan a disfrutar de Ávila Medieval la semana que viene que, por cierto, se habla de más de 120.000 visitantes para esos días y, sinceramente, me parece demasiada gente…

A lo que venía. Que no soy de calor. No lo llevo bien. Me cuesta ponerme en marcha, me cuesta arrancar por las mañanas y comenzar a ser una persona de provecho, dentro del poco provecho que se me puede sacar a mí como persona. No me apetece andar, no me apetece hacer deporte, no me apetece trabajar… Sí, ya. Ya lo sé. Que trabajar no apetece nunca, ¿no? Os entiendo, pero es diferente, es más desesperante, es más duro y difícil conseguir hacer nada. Se hace todo mucho más cuesta arriba.

Lo que sí debo reconocer es que Ávila, con unos grados de más, es otra ciudad. Parece que nos la cambien durante unos meses y pase a convertirse en otro sitio. Das un paseo por el Grande, por la calle Reyes Católicos, San Segundo y se ve algo que en invierno no tenemos, vida. Se ve gente, se escuchan conversaciones, llantos y risas de niños pequeños que corretean por allí. Parece que todo fuera diferente. Este cambio que sufrimos durante unos meses al año me lleva a pensar muchas veces en la forma de actuar que tenemos y en cómo hacemos las cosas en esta ciudad. Y es que resulta que en agosto es normal ver a media ciudad, turistas aparte, en los bares jarreando cervezas y en invierno todo queda desierto y en penumbra a las siete de la tarde. Que entiendo que anochece antes, y que cambiamos ciertas costumbres de una estación a otra pero quizá sea un poco excesivo el cambio teniendo en cuenta que aquí tenemos más invierno que verano. Quizá sea un poquito radical el cambio de actitud que tenemos respecto a ese cambio de estación.

Y sí, es cierto que en Ávila pasamos, como se suele decir en la calle al foráneo, del verano al invierno y del invierno al verano sin estaciones intermedias. ¿Que en realidad es exagerar un poco? Puede ser… Pero repito, a mí mejor me dais frío. El cuerpo parece que desea activarse para comenzar el día y no parar de quemar energía para mantenerse a tono… Todo en la vida se me hace más llevadero, el mero hecho de vivir es más llevadero. Prefiero tener que ponerme una manga a tener que plantearme seriamente la posibilidad de arrancarme la piel a tiras para poder resistir el calor. La mayoría de la gente que conozco llora durante todo el invierno esperando que llegue el verano, a mí me pasa al revés. El caso es que una vez llegado el verano muchos se quejan del calor que hace por lo que tampoco tengo claro cual de sus quejas es la que vale. Yo me declaro fan del invierno, del invierno de Ávila. Del invierno de frío seco que tenemos en nuestra ciudad. Del invierno con más horas de sol de entre todas las capitales de provincia españolas. Del invierno que he vivido durante toda mi vida y que no cambio por nada que supere los 16 grados. De un invierno que, aunque pare la ciudad y parezca quedar adormilada, le da a Ávila una luz especial. 

En definitiva, yo prefiero frío… ¿Le pasa a alguien más? ¿Soy yo el raro?

España arde

Os dejamos un texto que nos ha llegado al correo del blog. Si queréis colaborar ya sabéis que podéis hacerlo cuando queráis. En este enlace os decimos cómo.

 ———————————————

España Arde
Por todos es conocido el extraño tiempo que está aconteciendo en esta época estival que ya hace una semanita nos ha abandonado, para entrar en una adelantada primavera, pero nuestra provincia en concreto y más de media España está sufriendo una sequía propia de mediados de verano, por lo cual los Servicios de Medio Ambiente han procedido a declarar el peligro medio de riesgo de incendios.

Si a este tiempo atípico le añadimos el problema de la escasez de medios en la provincia y la falta de una profesionalización del sector y le sumamos la mano del hombre, nos encontramos con un gran problema. Y es que el hombre en número importante de ocasiones hace mal uso de un utensilio que, para el tamaño que tiene, el daño que llega a realizar… Sí, os hablo de un simple mechero. Un simple mechero que ha tenido ardiendo a más de media España, véase casos de Galicia, Asturias… y Ávila no se queda atrás, ya que zonas como Puerto Castilla, Solana de Ávila, Bohoyo, San Esteban del valle, Candelada, Serranillos, Burgohondo,  Nalavacruz y un sinfín de pueblos de la provincia han sufrido incendios durante el invierno debido a negligencias y malas intenciones, sin darnos cuenta de que la mano del hombre esta terminando con zonas verdes para dejar paso a un paisaje desértico, poniendo de paso en riesgo la vida de muchas personas, como ha sucedido en Galicia esta no hace mucho.

En nuestra provincia se han dado, en los últimos años, tristes sucesos como el incendio de Arenas de San Pedro de 28 julio de 2009 que arrasó 4.200 hectáreas y dejó tras de sí dos fallecidos, o el caso de Casavieja con 865 hectáreas calcinadas. Cebreros y Pedro Bernardo en 2003 con un trabajador fallecido…

Se puede cambiar todo esto y se debería comenzar por una educación ambiental, una concienciación humana y un respeto hacia el tesoro que poseemos en nuestra provincia debido a la gran cantidad de flora y fauna existente. Por eso os animo a todos a cuidar de nuestros montes y de las bonitas zonas naturales que hay en nuestra provincia ante todo! Lanzo una pregunta, si a 31 de marzo estamos en esta situación ¿qué va ser de nuestra provincia durante el verano?

A %d blogueros les gusta esto: