Ávila no es la mejor ciudad de España

bienvenido-01

The Newsroom no es ni el mayor éxito de Aaron Sorkin ni su mayor fracaso; está en esa zona de grises donde las críticas y los aplausos se reparten a partes casi iguales. No es The West Wing, una de las series más aclamadas de la historia de la televisión y la Biblia de todos los amantes de la política norteamericana. Y tampoco es Studio 60, una serie bien recibida por la crítica, pero escasamente seguida por el público. The Newsroom es una serie de Sorkin, donde la gente habla mucho, habla mientras anda, los buenos son muy buenos, los listos muy listos y los discursos sientan cátedra. Con uno de ellos precisamente empieza la serie. El protagonista, el periodista moderadamente republicano Will McAvoy, participa en un debate en una universidad. Es un debate a tres en el que McAvoy comparte escenario con un periodista de izquierdas (¡Grabar Gravar y gastar!) y un periodista que parece del Tea party (¡Obama comunista!). El moderador da paso a una jovenzuela del público que se levanta y pregunta a McAvoy las razones que hacen de los Estados Unidos de América el mejor país del mundo. El periodista, turbado por haber visto a una exnovia entre el público, contesta: “No es el mejor país del mundo.” Luego viene el escándalo, claro, y otras tres temporadas de serie.

Un portal de internet, buscando promoción y clics a bajo coste, ha lanzado una encuesta para encontrar “la ciudad más encantadora de España” con menos de 60000 habitantes. Y ahí estamos nosotros, con nuestra muralla, nuestro centenario, nuestro concurso de tapas y nuestros casi 60000 habitantes. ¿Es Ávila la ciudad más encantadora del país con menos de 60000 habitantes? Defina “encantadora”. Tribuna de Ávila, siempre un paso por delante, redefine los límites del concurso y nombra a Ávila candidata a “mejor ciudad de España”. ¿Es Ávila la mejor ciudad de España? No, no lo es.

En los comentarios a la noticia en Tribuna de Ávila se ha montado un entretenido debate veraniego -como el que podría mantener usted con su suegra en un chiringuito tras meterse entre pecho y espalda dos kilos de sandía- sobre qué es el que define la hermosura de una ciudad y qué hace a una ciudad mejor o peor. Encontrar respuesta a estos interrogantes es casi como desentrañar el famoso tuit de Errejón. ¿Es la muralla un núcleo irradiador? ¿Son las ruinas de la fábrica de la luz o el proyecto del Museo del Prado los aliados laterales? ¿La tensión es sexual o solo son amigos?

En líneas generales, las respuestas al debate se pueden clasificar en dos grupos: “Ávila es la más mejor ciudad del mundo porque las murallas son superbonitas ¡Viva Ávila!” y “Ávila es una puta mierda porque no hay nada de nada, está muerta y enterrada”. Aún sabiendo que los comentaristas de Tribuna de Ávila, los de este blog, o los usuarios de internet en general no son representativos del conjunto sociedad, sus sesudos análisis al respecto del tema que nos ocupa sí puden serlo del pensamiento de una parte de nuestros conciudadanos. Salga a la calle y lo verá. Es muy abulense, desde el primer día lo venimos diciendo, ese sentimiento de amor/odio hacia la patria chica que aquí se destila, ese amor acrítico y ese odio sin atenuantes. Igual es algo que pasa también fuera de Ávila, pero ¡a quién le importa! ¿Existe algo fuera de la ciudad? ¿Merece la pena?

Es cierto que por aquí somos más de la crítica que del aplauso. Es más divertido, seguramente más fácil y además en la ciudad ya hay muchos foros donde aplaudir la gran labor de nuestros munícipes y lo bonita y limpia que está la ciudad; pero cuando se han hecho las cosas bien -o cuando las cosas salen bien por inercia- también se ha dicho. La ciudad tiene cosas buenas -muchas- y también cosas malas -muchas- a nivel turístico, cultural, económico, social, etc. Pensar que todo es blanco o negro sin dejar un espacio para la (auto)crítica o el reconocimiento de las virtudes propias está en la lista de cosas malas de la ciudad. Sí, la muralla es muy bonita, pero a escasos centenares de metros están las ruinas de la fábrica de la luz y esos cimientos abandonados detrás de la gasolinera de la avenida de Madrid. Sí, en Ávila hay pocas oportunidades, pocas actividades y todo es siempre lo mismo; pero tenemos empresas abulenses que miran al futuro, gente que se organiza para ofrecer actividades distintas y el cambio siempre empieza por uno mismo.

Ávila, como todas las ciudades, tiene virtudes y defectos. Reconocer sus virtudes y trabajar para mejorar sus defectos debería ser el camino a seguir por todos. No somos los mejores, pero tampoco los peores. Y ni pierdan el tiempo votando en la encuesta, es mucho más productivo ver un par de capítulos de cualquier serie de Sorkin.

PS.- Lo mejor de Ávila es que tenemos algo que las demás ciudades no tienen: ¡el mejor blog del universo! ¡Arriba Los4Palos! ¡Viva nosotros! 😉

La naturalidad S.A.

Venía yo de estar tomando un par de cañas con Willy, de hablar de esas cosas del Ajedrez y de cuando Twitter molaba.  En eso andaba pensando, un par de días después, tirado en la playa. De la charleta con el buen Willy que acababa con los dos llevando la conversación, antes o después, al pérfido capitalismo. A que nos han robado la ilusión y las alternativas. Que o se quema todo o ajo y agua. Ajo y aceite. Ajo y aceite, que canta el visionario Lori Money. 

Se me iba la mente leyendo en la playa, con un Ebook, a que en fin. Que a veces nos pasamos de agoreros ¿no?  Tal vez Jorge Pato tenía razón en lo de la muerte y la vida. Todo el año quejándome y tirando mal que bien, pero oye…con cuatro perras y un poquito de ingenio monetario y solidaridad intergremial, ahí estaba tirado en la playa rodeado de perroflautas.

Ya más en serio, aunque todo está relacionado de un modo u otro, estaba pensando en un artículo que había sacado Manuel Vicent en El País y que acababa de leer ahí en la arena. Se titulaba “Todos los sueños rotos” y hablaba de lo que hay en esta España de bien. Leer el final me había dejado en bucle…

“…pero los más lúcidos saben que más allá del cóctel Molotov no hay nada y solo esperan un líder, un proyecto, una frase, una imagen, que cohesione esta pasión colectiva y trasforme su cólera en algo determinante para cambiar el mundo o su vida.”

Les acabo de estropear el final del artículo, pero todo él en sí es para releer. Y ahí me quedé. Sin ganas de escribir ni por aquí ni por allá. Me pasó algo así en la universidad, que yo era muy a lo Guillermo de meterme en todos los temas que se sacaran a debate, por el placer del debate y de intercambiar ideas o a veces de chinchar…hasta que un día una chica de la Chunta Aragonesista me dijo que la bandera de España estaba manchada de sangre y la de Aragón no. Ese día decidí no volverme a meter en más berenjenales. Total pa´qué.

De vuelta al presente, seguí mirando las cosas del internet y me encuentro a Miley Cyrus haciendo guarrerías. Además de sin futuro nos quieren gilipollas. Lo del imperio cada vez es más escandaloso con la expansión de valores. No es que sea mojigato, es que lo de la Montana es para pegar El Grito. Como ya dije en La Colonoscopia… servidor era más de Anacleto. Comparen si no ha habido degeneración…

Pero como ya saben, aquello de no meterme en más berenjenales no lo cumplí. Seguí siendo amigo de Alberto, lo cual garantiza no parar de discutir y argumentar. Montamos esto, ganamos amigos y también algún disgusto. Y afortunadamente pude conocer a Pepe, Guillermo, Iñaki y todos los que aquí confluyen y afortunadamente mantienen vivo el rincón.

Pero hay algo de nostalgia de lo que pudo ser esto y claramente no ha sido. Es lo del capitalismo, aplicado al interné. Al principio eramos cuatro y aunque cada uno fuera de su padre y su madre, había un trolleo sano, unas risas. Estaba yo en Zaragoza y uno de los principales tipos que hacían divertido lo del tuiter era y sigue siendo de la Chunta. Y tan amigos, incluso hablando de política. Ahí todos participaban libremente y de repente surgía un #orgiapilarista épico o un #dgalapelicula. Supongo que algo de aquello quedará por Google.

Pero ¡amigo! Aquí también llegaron las leyes del mercado. Y ahora todo esto de las webs es porno, trolls, believers, mileybers e hijos de Putin. Fruto de la sociedad, llevada siempre al extremo y la polarización para alegría de los que viven de cobrar del enfrentamiento. Y todo se ha llenado de política e intereses, por doquier.

Además, la naturalidad ha muerto: los padres están en Facebook, los jefes te siguen por las redes y si buscas trabajo te investigarán todo lo que escribiste o hiciste. Hasta el más torpe sabe que deja rastro con lo que hace y cuida de un modo u otro su imagen personal. Yo el primero. ¡Qué asco de marca personal! ¡Live and let die!

Así que en todo ello ando pensando en la playa mientras veo a una pareja jugar a las paletas. Como debe ser. Y te dan cero mil ganas de volver… y no solo al trabajo, que de algo hay que comer. Cero ganas de volver a la vida, a escribir, a seguir forzando la maquinaria de la antinaturalidad a la que nos sometemos cada día. Y dan ganas de no volver a escribir nada y de que pase lo que tenga que pasar. Hacerse anacoreta, retirarse y llegar a casa y pensar en paletas de playa y encerrarme en las historias de mi ebook sin pensar en la vida real.

Pero luego pienso en Alberto, que ha sostenido él solo el blog este mes, con la ayuda de ustedes. El eterno mohicano, incansable. Y que además, ya les adelanto, está preparando un entradón que será épico para dentro de unos días.  Y pienso en Illo, que con cuatro ideas te editorializa el mes. En Pablo, que es un ídolo porque aguanta entre difíciles mareas. Y me acuerdo de nuevo de Willy, y así cierro el círculo, con su envidiable inteligencia emocional.

Vuelvo pues al ajedrez, a ser este humilde peón en las teclas. Pido perdón a los paleros por haberles pedido este mes de sosiego, que me cubrieran el abandono temporal de las teclas. Avanzo dos casillas y reinicio la partida donde la tomamos. Dispuesto a dar jaques hasta que nos quiten el mate.

Nos leemos. Sigan ahí, al otro lado de la pantalla, del argumento y de la complicidad. Son necesarios también en sus escaques.

Sí, eres de Ávila

No hace tanto tiempo en una galaxia más bien cercana (la nuestra mismamente) twitteros en Ávila lo que se dice twitteros eramos doce, el de la flauta y un frutero de Rasueros. No en vano ahí se empezó a cimentar esta locura llamada 4palos. Cuando un paisano de estas tierras asomaba la patita yo enseguida le seguía y le añadía a una lista selecta que aún sigue existiendo llamada “Twitteros abulenses“. Ahora ahí hay de todo, más de 200 murallitos escribiendo sus cosas. He dejado de añadir porque ser abulense y twittero ya no es tan raro. Un día empezó a haber más y más compadres. De hecho ya casi todos andan por ahí menos Guillermo y el viñetista Illo Bolsón.

A lo que iba. Por aquellos primeros entonces intentábamos dar salida  de vez en cuando a un hashtag que fuera nuejjtro. Fue el caso de #avilasobrenatural que dejó perlas como “Avila, el Silicon Valley español” de Alber o ” El Ayuntamiento de Ávila hace accesible el paso a la otra vida” de Pablo.  Por aquí probamos a jugar con el horrendificio de Moneo y también hubo sus cosicas. Y luego cuando ya eramos unos pocos más sacamos el #acampadapincho o el #avilanitelaimaginas con resultados que pueden consultar por aquí  y con dichas buenas like

Y entonces saltó la banca. Como ya saben o sufren… la gente de los botellones dejó en masa el tuenti y se hizo un twitter y para colmo hercólubus y el armageddon dijeron que no venían y mardita sea nuestra tweet-estampa. Es decir, que el pajarito se popularizó y eso trajo cosas buenas y malas. Ahora es fácil comprobar que hay abulenses por el mundo echando de menos o de más la muralla diariamente y amando y odiando nuestro empedrado a cada jornada como es de buen abulense desde que aquella buena mujer decidiera sacudirse las sandalias.

#noeresabulense fue un clamoroso éxito de participación y fue magistralmente recopilado y dividido en categorías por el blog “La Piedra Alta”: Enlace altamente recomendado para todo aquel que se quiera echar unas risas con nuestros casos y cosas, cantos y santos.

Y una vez hecho este balance histórico toca empezar el año destacando algo de lo mejorcito twitteramente del fin de semana. Esta vez la idea que ha calado ha sido #EresDeAvilaSi y les traigo las que han sido mis preferidas. Espero que se echen unas buenas risas.

 

 

Espero haberles arrancado alguna sonrisilla para este lunes festivo. ¡Mejor 2013 para todos!

Siete veces más fuerte que tú

Qué bonito sería el mundo si fuese como querría Aaron. Les hablo de Aaron Sorkin, uno de los creadores más geniales en el panorama audiovisual en estos nuestros tiempos. A los que les suene extraño, tal vez le conozcáis por dos de sus trabajos más recientes: “The Newsroom” y la comunmente llamada “peli del facebook”. Pues bien, vengo a hablar de la primera pero hacedme caso… éstas son sus dos peores (a mi gusto). Puestos a elegir una película podéis tirar por “La guerra de Charlie Wilson”  que además salen unas cuantas chicas estupendas y en series… es un sacrilegio no empezar por “El Ala Oeste de la Casa Blanca”.

Guiones magistrales, personajes trabajados y una clarividencia que le hace casi intuir el posterior  proceso de elección de Barack Obama. Cualquier elogio se me quedaría corto y si os gusta la política lo mejor es que os hagáis con la serie ipsofacto.

Qué bonito sería el mundo si fuese como querría Aaron. Ese es su principal defecto. Lo vemos también en “Studio 60”, su primer intento de hacer una serie sobre la tv y lo que este medio debería ser. Queda para el recuerdo su inicio…

Los medios de comunicación nos hemos convertido en idiotizadores de la sociedad. Desde hace tiempo y cada vez más. Esa idea no se la quita Sorkin de la cabeza y vuelve a insistir en ella en “The Newsroom”. Sin embargo se traiciona a si mismo con unos personajes histriónicos y con menos fuerza de lo que nos tiene acostumbrados. Los diálogos arrolladores y las conversaciones de pasillo marca de la casa siguen apareciendo pero en general produce sentimientos encontrados. 

Qué bonito sería el mundo si fuese como querría Aaron. Disculpad la larga introducción pero todo esto lo adjunto para decir que ni los políticos son tan brillantes, ni los prebostes tan enrollados, ni los periodistas quieren tanto a la verdad… por decir algunos ejemplos. El caso es que pese a que The Newsroom (que aún así recomiendo) se aleja de la realidad y carece de grandes personajes sí está acertando en mostrar algunos de los principales males que vemos cada día: el sensacionalismo, el adelantarse a dar la noticia sin confirmar en diversas fuentes, el hacer la rosca para obtener prebendas u otras lacras de nuestro tiempo.

Ya llego a donde quería… En los capítulos finales nos hablaban de los trolls. Nosotros aquí en este humilde rincón hemos sufrido a alguno que otro: desde spammers sin más a individuos con personalidad múltiple que con diferentes nombres se daban la razón a si mismos o abrían debates en torno a la bilis. Luego están  los que vienen con su tarea y aunque hables de la pesca del siluro te soltarán un ad hominen o un hadouken; los trolls de despacho siempre prestos a coger el teléfono o los desvirtuadores profesionales como los que vemos en la serie. Hay hasta quienes cobran por linkearte a determinadas páginas. Creo que de estos últimos todavía no hemos tenido noticia por este dotcom y toquemos madera.

Es un peaje de tener cierto número de lectores y es decepcionante. Internet podría ser maravilloso (también la política o el periodismo) pero el mundo no es el de Aaron. Desgraciadamente hay personas que encuentran placer en ponerse enfrente de un teclado para insultar, sacar de quicio, acabar con el debate. No soy capaz de imaginarme por qué. Con lo bonito que es leer un libro o pasear por el campo. No lo entiendo.

En cualquier caso aquí somos bastante afortunados. Los trolls no han impedido que siga habiendo cierto debate, casi siempre respetuoso. Por eso renovamos nuestras ganas de escribir y uno se siente orgulloso de echar la vista atrás y volver a reírse con el ingenioso Pablo del futuro o el pájaro de Willy.  Al principio eramos menos pero ya comenzaba a gestarse un rincón interesante.

Aunque nuestro pequeño mundo no sea como el de Sorkin. Aunque tengamos a M.A.R. e imitadores en vez de a CJ Clegg… Bendito sea aquel Verano Azul, Chanquete, en el que nos echamos a las aguas y encontramos tanta gente de bien. De izquierda, centro o derecha. De su padre,  de su madre o de ambos. Gente de distinto pelaje pero gente de bien. La mayoría.

Ávila 1.7…

Recuerdo aquel comentario como si hubiese sido ayer y hace de él ya unos cuantos años. Salía de boca de una empresa madrileña que venía a una feria a Ávila. Se planteaban dar un obsequio a quien pasase por su puesto durante los días de exposición y la duda que tenían era, cuanto menos, curiosa y dice mucho de la imagen que se exporta de nuestra ciudad hacia el exterior. En concreto no tenían claro si merecía más la pena sortear una televisión plana o una consola Nintendo Wii entre los visitantes porque no sabían si la Wii había llegado a nuestra ciudad como lo hiciera meses antes a la capital de España. Debían pensar que mientras disfrutaban de los infantiloides juegos de la popular consola nosotros continuábamos saltando a la comba y jugando a los peones, quién sabe… Lo cierto que luego, los listos de la capital, no eran capaces de configurar un pincho USB de conexión a internet para su precioso y moderno portátil…

Cuento esto como simple anécdota pero convencido de que en algunos aspectos sí nos movemos más despacio que otras ciudades del país. Lo que vengo a contar hoy, de todas formas, es algo que, en cierto modo, me ha sorprendido. Vamos a ir centrando este post y vamos a dejar claro que hoy hablaré de comunicación 2.0. 

Algunos de los presentes, no todos, llevamos tiempo volcando nuestras tonterías, fotos, comentarios, chistes, enlaces interesantes en ese sitio de internet que se conoce como twitter. “Twitter está lleno de lo que tú quieras”, tú decides qué cuentas seguir ya sea porque son graciosas, enlazan a sitios de interés sobre una temática concreta o porque son afines a tu ideología política o por todo lo contrario… En twitter no necesitas el permiso de otro usuario, excepto en contadas cuentas protegidas (todo un atraso), para poder ver lo que escribe y creo que ahí radica la riqueza de esta red.

Esta semana la comienzo con el descubrimiento de dos nuevas cuentas en este sitio de microblogging. Lo de microblogging es por la simple razón de que en twitter puedes decir lo que quieras, de momento, pero ajustándolo siempre a una longitud de 140 caracteres. A lo que iba… El caso es que ya sabíamos de la presencia de cuentas de partidos políticos locales. UPyD, Izquierda Unida y el PSOE de Ávila llevan meses con sus cuentas activas unas veces con más movimiento que otras, en un afán de comunicarse directamente con la población, afán que surgió más o menos, a la altura de las citas electorales que tuvimos el año pasado. Yo, personalmente, echaba de menos cuentas institucionales para mantener a la población informada de las cosas que se llevan a cabo desde nuestro consistorio o desde la Diputación Provincial. Hace unos meses nos encontrábamos ya con la cuenta @Avila_Turismo, cuenta oficial para potenciar el turismo en nuestra ciudad, no en vano lleva la nueva imagen de Ávila de forma orgullosa como avatar… Pero seguía faltando algo… O eso me parecía. Hoy, cosas de la vida, descubro dos cuentas que he tenido que seguir casi sin dudarlo. Una de ellas es la de el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Ávila, don José Francisco Hernández Herrero (@jfcohdez). Esta cuenta, a pesar de estar activa desde el año pasado allá por el mes de septiembre, me ha decepcionado por dos razones. La primera por el poco contenido que tiene, apenas 15 tweets desde entonces y la segunda porque el avatar que tiene puesto es el que da por defecto twitter lo cual parece demostrar que no hay mucha voluntad de comunicar desde ella, cosa que lamento profundamente. La segunda de las cuentas vistas hoy es una del Partido Popular en el Ayuntamiento de Ávila (@ppaytoavila). Ésta última se ha abierto en este mismo mes de julio concretamente el día 27 (hace 5 días) y ya gana en intenciones a la cuenta de su portavoz al contar con más publicaciones y con un avatar personalizado. Esperemos ver movimiento de verdad en ambas de ahora en adelante y que no tengan miedo a entrar a debatir con los ciudadanos las cosas que les inquieten. Pero respecto a esta cuenta debo poner un ‘pero’… Está bien que se haga una cuenta del Partido desde la que comunicar cosas del Ayuntamiento pero, opinión personal, no estaría de más otra cuenta oficial del propio Ayuntamiento que se dedicase a comunicar de forma institucional sin que aparezca el nombre del partido que gobierna. Una vía en la que enlazar sin partidismos a las últimas decisiones de la Junta de Gobierno Local, a los últimos convenios firmados con empresas, actos institucionales que se celebren en la ciudad o… quién sabe… algún post intersante de este estupendo blog… Una cuenta que se dedique a Ávila capital, a la información que aquí se sucede alejándose de colores polítcos. De esa forma y haciendo bien la labor, muchas de las cosas que se comunican desde @Ávila_Turismo pasarían a publicarse donde procede y así, ésta última, podría dedicarse de verdad a promocionar el turismo local y, quizá, ampliar el campo al ámbito provincial y no limitarse a los actos del Auditorio de San Francisco o el Episcopio que pueden tener un interés más concreto y enfocado a los ciudadanos de Ávila y no al turista que viene a visitarnos un sábado cualquiera…

Pero que esto lo digo yo con el único ánimo que Ávila, poco a poco, se sitúe en el mapa 2.0 nacional como se merece y con una buena y efectiva gestión que puede ser barata y efectiva si se hace con seriedad desde el principio y que, creo, nos hace falta más que respirar dados los deprimentes datos de paro, visitas, pernoctaciones y demás que nos llegan cada poco tiempo y que cada día nos pintan un futuro más negro… Veremos si de verdad la ciudad apuesta por una comunicación on-line adecuada y convertimos a Ávila 1.7 en Ávila 2.0. Quién sabe… Igual hasta llegamos al 2.3…

A %d blogueros les gusta esto: