Pulchra abulensis.

IMG-20141216-WA0002

El lunes por la mañana, con las primeras luces del alba y fuerte viento de levante, los brazos metálicos de varias excavadoras comenzaron a derribar con su brillantes dientes las vetustas paredes de la tienda de ultramarinos que, abandonada desde hace años, resistía frente al lienzo norte de la muralla. Un derribo planificado desde hace años, anunciado desde hace meses y anhelado por la mayoría de la población local. Como señalan desde el Ayuntamiento, el derribo se hace por motivos “estéticos” ya que el estado del edificio y el edificio en sí “afeaban” la imagen de la muralla. Tal cosa no se puede permitir, faltaría más, y menos ahora que la ciudad se va a llenar de turistas por aquello del Centenario de la Santa, celebración que empezará el día menos pensado.

Tentado estoy de liarme la manta a la cabeza y posicionarme en contra del derribo, del Ayuntamiento y de la ciudadanía y defender, a capa y espada, que si empezamos a derribar cosas porque nos parecen feas y molestan -argumento de peso también utilizado en su día para el derribo de la fábrica de harinas- igual deberíamos haber empezado por el Grande y continuado por el castillito rosa que tiene Hacienda frente a la Diputación, actos para los cuales, seguramente, lograríamos un gran consenso ciudadano. Tentado estoy también de preguntar si la preocupación estética del Ayuntamiento llegará con esto del Centenario hasta Las Gordillas o la Fábrica de Luz, ruinas patrimoniales que igual afectan menos a la visión de la muralla, pero que afean sin duda la imagen de una ciudad que presume de conservar su patrimonio.

Tentado estoy, ya les digo, pero no lo voy a hacer. En primer lugar porque está cerca la Navidad y la bilis empieza a ser sustituida por el ácido úrico y el colesterol; y en segundo lugar porque la edad nos enseña que solo hay que combatir aquellas batallas que podemos ganar. Lo que si voy a hacer es aprovechar la ocasión para reflexionar en voz alta sobre cómo estamos adaptando los monumentos a nuestro “ideal de monumentalidad”.

La imagen actual de la muralla de Ávila es una imagen inédita, nadie a lo largo del último milenio -lustro arriba, lustro abajo- la ha contemplado tal cual está. Igual esta afirmación le sorprenda, pues muchas restauraciones se hacen con el pretendido argumento de devolver tal o cual cosa a su estado original, pero eso es materialmente imposible en la mayor parte de los casos y, en mi opinión, tampoco es lo deseable. Si hablamos de la muralla, no solo tenemos que pensar que el lienzo principal ha sufrido a lo largo de los años modificaciones -recrecimientos de los muros, reformas de las puertas, apertura y cierre de huecos, restauraciones más o menos afortunadas, etc.- sino que además la muralla ha estado acompañada de una serie de construcciones externas -barbacanas, baluartes, edificios de uso civil y militar- que se han perdido casi por completo. La vista de la muralla nunca ha estado tan limpia como ahora y eso responde más a nuestro gusto estético que a la historia del monumento.

Piensen en qué habría sucedido en la Catedral si la hubiesemos sometido a un proceso de pureza arquitectónica similar al vivido por la muralla y pretendiesemos devolverla a su estado original*. Adiós a la mayor parte de las capillas, a la actual puerta principal, etc…

No pretendo con esto defender el edificio recién derribado, entre otras cosas porque quizá llego un poco tarde, pero sí animar una reflexión sobre cómo nuestros valores estéticos y nuestro percepción afectan a los elementos patrimoniales y a sus entornos. La “monumentalización” ha ayudado sin duda a la conservación de los bienes, pero en algunos casos les ha restado valor histórico y ha dificultado su comprensión como testigos no solo de una época concreta, sino del paso del tiempo y de la evolución de las sociedades. Es evidente que compensa, pero no está de más recordar que ninguna intervención sobre un bien histórico o patrimonial es neutral y que en muchas ocasiones nuestra percepción, gustos y deformaciones profesionales pesan tanto o más que la realidad histórica.

A ver si saco tiempo y un día les hablo de Viollet-le-Duc, responsable en buena medida de nuestro ideal de monumentalidad.

*¿Cuál sería el estado original de un edificio en construcción durante siglos? ¿En qué momento pararíamos el reloj? ¿S. XIII? ¿Tiramos todo lo posterior al XVI?

El pequeño pastelero de Madrigal

IMG_6443

Aunque ahora nuestra relación con el vecino Portugal sea más bien fría -toallas, calcetines, café, CR7 y mujeres vellosas- no siempre fue así. Conocemos mejor lo que pasa al otro lado del océano que lo que sucede al otro lado de la fina línea que una vez fue la frontera, pero durante siglos los destinos de ambos países estuvieron fuertemente entrelazados. Hoy el iberismo cotiza a la baja, pero durante mucho tiempo la pertenencia de ambos países a una misma realidad cultural era algo asumido por buena parte de las élites políticas y culturales. Para Quevedo, por ejemplo, España estaba compuesta de tres coronas: Castilla, Aragón y Portugal.

La historia de nuestro país y la de Portugal se entrecruzan en muchas ocasiones, como por ejemplo en los hechos que paso a relatarles, la historia del pastelero de Madrigal de las Altas Torres, sucedida a finales del S. XVI. Pero antes, un poco de contexto.

El fin de la reconquista no es el fin de la diversión

Para Portugal, acabada la reconquista peninsular en el S. XIII y aseguradas -más o menos- sus fronteras terrestres con la vecina Castilla, el mar era la única vía de expansión y la explotaron con dedicación y provecho. A principios del S. XV, naves portuguesas comerciaban con el norte de Europa con asiduidad -y no solo toallas y calcetines- y comenzaban a surcar las costas africanas, tomando las primeras plazas en el continente: Ceuta (1415) y Tánger. Aunque en un principio el asunto no parece de envergadura, al final se lían la manta a la cabeza y aquello termina convirtiéndose en una empresa global, a gran escala, a lo loco. Hasta el infinito, las Indias Orientales y más allá. El pequeño reino de Portugal, en la esquinita de Europa, se convierte en una potencia internacional a base grandes hombres –Gil Eanes, Nuno Tristáo, Diego Câo, Bartolomé Días, Vasco da Gama– que llevan a cabo grandes empresas hasta el momento impensables. La fina línea que separa a los héroes de los locos no era asunto que preocupara en aquellos momentos.

Por su parte, a este lado de la frontera, las Coronas de Castilla y Aragón, unidas bajo la monarquía de sus católicas majestades Isabel y Fernando, terminan la reconquista con la toma de Granada en 1492. Yo me habría sentado a disfrutar de las vistas desde la Alhambra, con una cerveza en la mano y unos pistachos, pero ellos no lo hacen. ¡Jodidos emprendedores! No solo ponen a un loco al mando de tres barcos para que se vaya a buscar las Indias por occidente; además está Italia, donde llevan años intercambiando sablazos con los franceses (y con los locales) y pronto también el norte de África.

¿Y qué interés tiene toda esta gente en el norte de África?

Básicamente tres. En primer lugar, claro, el vil metal y las viles especias. Por ejemplo, Ceuta, antes de la conquista portuguesa, era la terminal del comercio del oro subsahariano y desde allí se exportaban los productos del continente a Europa. Por otro lado, controlar el norte de África era un buen seguro para la península. Un visigodo de nombre Rodrigo puede dar fe de los peligros que pueden cruzar el estrecho de un día para otro. Además, buena parte de la costa era usada como refugio por los piratas berberiscos que atacaban desde allí embarcaciones y puertos cristianos, en especial los aragoneses. Barbarroja ens roba.

Por último, pero no por ello menos importante: la fe. Aunque, influidos por Hollywood, la idea de Cruzada nos remita a Ricardo Corazón de León y a sus contemporáneos, a finales de la Edad Media (S. XV) el mito de la Cruzada -la conquista de los Santos Lugares y la reconquista de todos aquellos territorios perdidos por la cristiandad- estaba muy presente. Este ideal, que bebía de fuentes dispares -los viajes de Marco Polo, el mito del Preste Juan, el pensamiento del mallorquín Ramón Llull, etc.- encontró en la península ibérica y en sus expansivos reinos un lugar perfecto para germinar. Igual los Santos Lugares pillan un poco a desmano de Marruecos, es verdad, pero los Reyes Católicos, como sucesores de los reyes visigodos y de los emperadores romanos -codazo, codazo, guiño-, consideraban tener derechos históricos sobre la costa africana, territorios que, además, un día fueron cristianos. El Papa, por supuesto, certifica todo esto con un par de bulas y un avemaría y Portugal cede a los castellanoleonesescatalanoaragoneses los reinos de Tremecén, Argel, Bugía, Túnez y Trípoli, mientras que se reserva Fez. Id, reconquistad y evangelizad. En 1497, la reconquista cruza el estrecho y el Duque de Medina Sidonia toma Melilla.

La muerte de la reina Isabel frena la expansión africana: Felipe y Juana ya tal, y Fernando está más preocupado por Italia, donde los franceses, inasequibles al desaliento, están dispuestos a seguir recibiendo sopapos hasta en la carte d’identité. Hasta la conquista de Orán, apenas dos escaramuzas: Mazalquivir y el Peñón de Vélez de la Gomera. El plan africano del aragonés, mucho más pragmático, nunca fue lanzarse a una conquista continental, sino asegurar unas cuantas plazas en la costa desde las que controlar el territorio y el mar e incordiar a los vecinos cual estudiantes universitarios.

La conquista de Orán es harina de otro costal. Primero, porque la iniciativa no surge de la Corona, sino de Cisneros y segundo porque el plan no es solo conquistar Orán, eso es tan solo el prólogo. Cisneros, uno de los grandes personajes de la historia de España, trata de convencer a Fernando el Católico y a los reyes de Portugal e Inglaterra, Manuel I y Enrique VII, de montar entre los tres una Cruzada y, desde el norte de África, acabar con el sultán de Egipto, tomar El Cairo y Alejandría y, usando Chipre como puente, lanzarse a la conquista de Palestina. El típico plan loco que te montas con tres colegas después de cuatro o cinco cervezas. Mientras en España e Inglaterra el asunto era tratado con cautela, el monarca portugués muestra su entusiasmo desde el primer momento. Tan grande era su fervor cruzado como grande fue después su decepción cuando el plan se vino abajo y le tocó deshacer las maletas.

Sebastián

Y hasta aquí el contexto. ¿Era necesario? Por supuesto. Si yo llego y les digo que un rey de Portugal muere en Marruecos ustedes, sin la precedente introducción, podrían haber pensado que Sebastian se había bajado al moro o que estaba por allí con una excursión del instituto. Ni mucho menos. Sebastián, bisnieto de Manuel I, recupera el ideal de cruzada que se había mantenido, como un runrún colectivo, desde tiempo de su abuelo. Sebastián, influido por una educación de corte jesuita, se consideraba un soldado de Cristo, el brazo armado de la cruz, el Special One de la Santísima Trinidad. Con poco más de 20 años organiza una cruzada contra el reino de Fez con apoyo económico de su tío, Felipe II, que antes había intentado, sin éxito, sacarle tan alocado plan de la cabeza. El principal problema: que su idea era, como buen capitán de la cristiandad, encabezar sus tropas espada en mano. Cuentan las crónicas que en junio de 1578, ochocientas naves con veinte mil hombres salieron del puerto de Belem. La empresa no duró mucho: el 4 de agosto las tropas portuguesas eran aniquiladas por los bereberes en Alcazaquivir con su rey a la cabeza. Bueno, a la cabeza pero sin ella. Todo un éxito.

Y aquí empieza la leyenda. La derrota fue un desastre económico, político y psicológico  para Portugal; la espoleta de una crisis que acaba con Felipe II ciñéndose la corona portuguesa. Un caldo de cultivo estupendo para las leyendas de corte mesiánico basadas, en este caso, en el regreso del difunto Sebastián, un rey bueno, para salvar a su pueblo de la pobreza, los españoles, las importaciones chinas y la troika. Un regreso que debía producirse desde el más allá -The Walking Sebastian- o quizá desde el más acá: al parecer, un grupo de soldados regresó aquella noche de agosto a una de las plazas portuguesas de la costa y para conseguir cobijo arguyó que entre ellos se encontraba, camuflado, el rey Sebastián. El rey no estaba muerto, estaba de parranda.

El asunto es que nadie volvió a ver a Sebastián, pero no faltaron oportunistas que aprovechando el río revuelto decidieron hacerse pasar por el difunto rey y vivir del cuento o, incluso, reclamar la corona lusa. Si cuela, cuela y si no es broma. Uno de ellos fue Gabriel de Espinosa, el pastelero de Madrigal.

El pequeño Gabriel

Como señalamos, Gabriel de Espinosa no es el único que intenta hacerse pasar por el desaparecido Sebastian, pero sí el protagonista de uno de los casos más curiosos. Gabriel, nacido quizá en el mismo Madrigal o quizá en Toledo, de profesión pastelero, aunque no de profiteroles y pepitos de chocolate, sino más bien de empanadas y pasteles de carne. Casado, padre de un hijo y residente en Madrigal de las Altas Torres desde 1594. Hasta aquí lo más o menos seguro. Unos apuntan que era un huérfano que llevaba toda su vida sobreviviendo de aquí para allá, otros que era miembro de la familia real portuguesa (hijo ilegítimo, bastardo, pecadillo de juventud, etc). En Madrigal, Gabriel conoce al portugués Fray Miguel de los Santos, vicario del Convento de Nuestra Señora de Gracia, confesor en la corte del difunto Sebastián, y por mediación de este a Doña María Ana de Austria, hija ilegítima de D. Juan de Austria, hijo ilegítimo de Carlos V, nieta doblemente ilegítima por tanto del emperador, sobrina ilegítima del reinante Felipe II y prima también ilegítima del difunto (o no) Sebastián de Portugal.

El plan es sencillo, coronar al pastelero como rey de Portugal y mandar a Felipe a pastar al Escorial. Para ello, y previa promesa de amor eterno, matrimonio y corona, María Ana de Austria, que tenía pocas ganas de seguir en el convento, entrega sus joyas al fraile y al pastelero para que las usen para conseguir fondos, convencer a nobles portugueses y desalojar al triste Felipe II de Portugal. El plan se tuerce sin remedio cuando el pastelero es detenido después de pasear las joyas y su supuesta altezidad por bares, tabernas y discotecas despotricando de Felipe II.

Detenido y encarcelado por bocazas, sus captores descubren con sorpresa una serie de documentos en lo que se intitula como rey de Portugal y que le relacionan, nada más y nada menos, con la sobrina del rey. El funcionario entona un trágame tierra y notifica tal suceso a la corte, que decide someter a pastelero y fraile al procedimiento habitual en estos casos: tortura y más tortura hasta que canten, hecho que no sucede. Gabriel tan pronto dice una cosa como la otra y el fraile jura y perjura que él creía que el pastelero era el mismo Sebastián. Resultado: dos condenas a muerte, el pastelero decapitado y descuartizado; ahorcado y descuartizado el fraile. La sobrina del rey es trasladada, como castigo, al Convento de Nuestra Señora de Gracia, en Ávila, para que guarde estricta clausura.

¿Cómo pudo un pastelero montar semejante sin dios? ¿Engañó o se dejó engañar por el fraile? ¿Y Doña María Ana de Austria? Según las crónicas, el pastelero, que no parecía dedicarse a la pastelería, recibía en su casa a altos personajes portugueses ¿Estafados o estafadores? El pastelero parecía tener buenos modos, como su humilde familia, buena planta y hablar idiomas. ¿Cómo había accedido a esas costumbres y conocimientos? ¿Por qué se declara todo el proceso secreto? ¿Por qué tanto interés por parte de la Corona?

Seguramente la respuesta a todas esas preguntas sea la más sencilla: una conspiración de sediciosos un tanto chapuzas para hacerse con el poder usando a un pobre hombre con cierto parecido físico -ambos eran pelirrojos- con el difunto rey, que termina creyéndose su papel. De todas formas, si usted quiere sacar sus propias conclusiones, aquí tiene un documento del S. XVIII que recoge los testimonios de todos los inculpados.

¿Era el pequeño Gabriel un charlie del CNI? 

Panegírico (anti)navideño por José Ramón Rebollada

Si siempre es agradable contar en este rincón con la aportación de lectores y amigos, lo es más si quien firma esas líneas es el periodista José Ramón Rebollada Gil. Si tú también quieres enviarnos un texto para su publicación, aquí os contamos cómo.

___________________________________________________

Panegírico (anti)navideño

IMG_20141122_202552

Ya nos llega de nuevo este tiempo del año en el que la hipocresía más absoluta se apodera absurdamente de una sociedad que parece adormilada, tomada por la sinrazón, hipnotizada por el absurdo. Sí, estoy hablando de esa cosa llamada “navidad”.

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua la palabra “navidad”, en su primera acepción, es: “Natividad de Nuestro Señor Jesucristo”, ¡nada menos! Esta es una nueva demostración incuestionable de hasta qué punto la creencia religiosa de un fragmento de nuestra sociedad se ha apoderado (sin derecho ni justificación alguna) de buena parte de nuestra propia esencia y funcionamiento social a lo largo de los siglos, incluyendo el lenguaje. Si me atuviera a la literalidad de la definición esa palabra no significaría nada para mí ni para ninguno de los  que no somos creyentes de alguna de las múltiples facciones del cristianismo porque todos nosotros no tenemos un “Señor Jesucristo” compartido y reivindicado como “Nuestro”. Una vez más una parte se apodera del todo en su propio beneficio, en este caso lingüístico, y eso es como apropiarse de la misma esencia de nuestro (éste sí de todos) código social por antonomasia: el lenguaje. Yo les ruego a los señores académicos que cambien la primera acepción de la definición de esta voz.

La celebración de la “Natividad de Nuestro Señor Jesucristo” tiene tras de sí una oscura y enrevesada historia como todo lo que tiene que ver con el cristianismo, especialmente en su facción católica. Por supuesto nada de lo que voy a relatar ahora se cuenta en los púlpitos de las iglesias y catedrales, allí simplemente se dice que el tal Jesucristo nació un 25 de diciembre. La iglesia católica no parece tener demasiado interés en divulgar su propia historia, ¿por qué será?

Es realmente sorprendente comprobar lo poco que saben los cristianos sobre un personaje que ellos afirman fue histórico (por tanto real y verdadero) y que es nada menos su dios. Una de las muchísimas cosas que no saben es cuando nació, pero claro, para no ser incoherentes con su afirmación de la verdadera existencia de ese tal Jesucristo se inventaron su fecha de nacimiento y eligieron el 25 de diciembre.

Sus propias escrituras contradicen esa fecha. Sus estudios barajaron en su momento muy diversas fechas para tal acontecimiento entre los meses de mayo y octubre, pero finalmente (y no por casualidad) se decidió que la fecha de nacimiento fuera el 25 de diciembre, “casualmente” en las cercanías del solsticio de invierno, unas fechas de celebraciones paganas ancestrales en muchas latitudes del planeta basadas en el ciclo de las estaciones, cuando los días empiezan a ser más largos, algo que (incontestablemente) sí es un hecho cierto.

No obstante, y pese a la trascendencia del dato, no parece que tuvieran mucha prisa en “conocerle”. Según diversos estudios (incluyendo sus propias fuentes) no hay rastro de preocupación alguna por esta cuestión hasta el año 220 más o menos, más de dos siglos después de la supuesta existencia de ese personaje. Se saca a colación la cronología del autor griego convertido al cristianismo Sexto Julio Africano como el primero en afirmar que nació el  25 de diciembre.

Pero hay que esperar unos 125 años más, hasta el 345, para que la iglesia “fijase” el 25 de diciembre como el día del nacimiento de su dios, parece ser que por influencia de dos de sus líderes: Juan Crisóstomo y Gregorio Nacianceno.

Y una vez inventado el día hubo que inventarse el año del nacimiento de Jesucristo. En la sociedad de la época en la que supuestamente nació regía el Calendario Juliano, instaurado por Julio César, que se estableció en el año 45 ac. Por no liarnos demasiado en este galimatías de los calendarios resumiré diciendo que fue el monje Dionisio el Exiguo el que en el año 533 de la actual era “calculó” que el nacimiento de Jesucristo ocurrió en el año 753 del calendario juliano, y estableció el 1 de enero de 754 como el primer día del primer año de la era cristina. Eso lo hizo, como digo, ¡533 años después del supuesto nacimiento!, con lo que (repito) no puede decirse que los cristianos tuvieran mucha prisa por “saber” cuando nació su dios. Además, según se desprende de múltiples estudios e investigaciones, el monje cometió varios errores en sus cálculos de tal forma que, según su calendario, Jesucristo tendría que haber nacido entre cuatro y siete años antes de Jesucristo… curiosamente. Pero los erróneos cálculos del exiguo monje fueron siendo adoptados progresivamente en occidente hasta llegar a nuestros días. Es por ello que nuestra forma de contar el tiempo en la actualidad es fruto de otro invento de los cristianos, una ficción, una fabulación que contiene incluso errores matemáticos e históricos, aunque ellos no lo explican nunca desde sus púlpitos, claro está.

Y aquí nos hallamos todos, creyentes o no, inmersos año tras año en la “celebración” del nacimiento de un supuesto dios cuya fecha de alumbramiento es fruto de la suplantación y apoderamiento de ritos ancestrales, la invención de unos pocos próceres cristianos de la antigüedad y los errores de un monje medieval… Si esto no es algo patético y absurdo no sé qué puede serlo. Éste, y no otro, es el origen la navidad cristiana, ni más ni menos.

Otro día podemos meternos en la no menos enrevesada cuestión del lugar del supuesto nacimiento, que esa es otra: ¿Belén o Nazareth? Por no mencionar la no menos espinosa y misteriosa cuestión de quienes fueron sus supuestos progenitores con ese invento (para ellos sagrado dogma) de la santísima trinidad. Igualmente no me meteré en la peliaguda cuestión de los llamados Reyes Magos sobre los que los propios líderes del Vaticano siguen enredando 2.000 años después; recordemos el planteamiento reciente del anterior Papa, Benedicto XVI, de que esos seres procedían de Tartessos, o sea, del suroeste español actual.

Pero claro, todo esto, a base de no contarlo ni recordarlo, se va “olvidando”. Sólo se conserva y se repite hasta la extenuación el nimio mensaje que se quiere trasmitir y fijar de forma intencionada: Jesucristo nació el 25 de diciembre ¡y punto!

No tengo esperanza alguna de que esta cosa de la navidad vaya a cambiar próximamente, hay demasiados intereses en juego. En primer lugar los de la propia iglesia católica defendiendo su prevalencia en la organización social de todos, creyentes o no. También los intereses comerciales que se han generado a lo largo del tiempo. No se puede olvidar tampoco que a lo largo de los siglos esto se ha convertido en un rito interiorizado que en muchos casos ni siquiera se vive en clave religiosa. A pesar de que estamos en un Estado aconfesional todos los Ayuntamientos se gastan una pasta en las fiestas navideñas: nos llenan las calles de luces, organizan cabalgatas o promueven la instalación de belenes utilizando espacios y recursos públicos de todos, creyentes o no… y ningún político va a arriesgarse a poner un poco de cordura en esta sinrazón, lo sé, pero por lo menos que sepamos a qué atenernos, de dónde viene la cosa, qué es en realidad lo que se “celebra”… cual es el origen de la patraña.

Olvidos y olvidadizos. Sobre Santa Escolástica

BxuKuyVIIAAB9B8

Ayer recibimos una buena noticia sobre nuestro patrimonio, la segunda en pocos días tras el anuncio de la restauración del San Andrés de la Catedral en los talleres del Instituto del Patrimonio Cultural de España. Tras años de abandono, la portada gótica del antiguo hospital de Santa Escolástica va a ser rehabilitada gracias a la iniciativa del Rotary Club de Ávila.

No podemos sino congratularnos ante esta buena nueva, pues supone asegurar la supervivencia de una parte del patrimonio de la ciudad que se encontraba hasta ahora en un estado calamitoso, acosado por el tiempo, el olvido, el tráfico y los contenedores, como señala José Luis Gutiérrez Robledo en este magnífico artículo de Ávila Abierta. Además, es un ejemplo de esa colaboración público-privada de la que tanto se oye hablar y tan poco se sabe, sobre todo en el ámbito del patrimonio y la cultura tras la defunción de las obras sociales de las difuntas y enterradas Cajas de Ahorro.

Sin dejar de felicitarnos, no podemos evitar una pequeña reflexión sobre las declaraciones del alcalde publicadas por la prensa que asistió a la presentación ayer del inicio de las obras. Según García Nieto, la portada gótica, un edificio “olvidado pero muy hermoso”, “pasaba un tanto desapercibida” porque siempre “estaba tapada por los coches”. Vale la pena preguntarse quién sería el responsable de todos esos males, de que el edificio estuviese olvidado, abandonado o acosado por lo coches hasta el día de ayer, porque a juzgar por las palabras del alcalde ni él, ni el Ayuntamiento que regenta sabían nada al respecto. Se echa en falta que el Ayuntamiento y su alcalde entonen un sentido mea culpa. Si la portada estaba olvidada y abandonada era por su culpa. Si la portada estaba tapada por los coches y los contenedores era su responsabilidad.

Y no hablamos de una actuación excesivamente onerosa. La restauración va a costar diez mil euros y apartar los coches y los contenedores para mejorar la visibilidad de la fachada y su conservación salía gratis. Y mal de dinero no debemos andar si este año podemos gastarnos 70000€ más en las fiestas de la Santa y fijar una “tarifa plana religiosa” para la recogida de basuras.

Igual eran el alcalde y su corporación los que habían olvidado, voluntariamente o no, la existencia de esta portada. Igual es esa mala memoria la responsable del estado de Las Gordillas, de la fábrica de la luz, de los restos del acueducto, de las tenerías de San Segundo, del palacio de los Sofraga…

Otra vez Las Gordillas

La tarde del pasado jueves, de nuevo fuego, de nuevo llamas. Una vez más, los restos de Las Gordillas eran pasto de los vándalos, de la decadencia en la que los han sumido sus propietarios y de la dejadez de las administraciones, últimos responsables de la salvaguarda del patrimonio histórico y cultural.

En este rincón ya hemos hablado antes de este asunto, concretamente en noviembre de 2012, cuando la denuncia de un particular alertó a las autoridades sobre nuevos desperfectos en el edificio. Hace un año, otro incendio devolvió los vetustos muros del convento a las primeras páginas de los medios. En aquel momento, todas las instituciones afirmaron sentirse preocupadas por lo sucedido y por la situación de los restos y pusieron en marcha, o eso dijeron, los lentos y pesados engranajes del Estado, ese Leviatán tullido y ojeroso, para asegurar su conservación. Casualmente, a principio de este mismo mes, el director general de Patrimonio de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León anunciaba que la administración regional estaba preparada para intervenir en Las Gordillas, juez mediante, para asegurar su supervivencia y mejorar su seguridad. Apenas han pasado quince días. Casualmente. No hace falta glosar los antecedentes para concluir que la relación del patrimonio local con los vándalos y las casualidades es larga y desoladora.

Según el responsable de la Junta, las obras de consolidación de los restos aún en pie comenzarán durante el segundo trimestre del año próximo. Hasta entonces, me temo, nos tocará cruzar los dedos y confiar en que los hados nos sean propicios y alejen a los vándalos -y a los alanos- de los viejos muros. Tampoco estaría mal contar con la implicación del Ayuntamiento y de su Policía Local, pero igual nos sale más rentable y nos produce menos úlceras poner un par de velas en la Ermita de Sonsoles.

Izquierda Unida ha solicitado a la Junta, como hicimos aquí hace dos años, que expropie el Convento para asegurar su protección. La intervención de la Junta para consolidar los restos es necesaria y urgente, pero tras años de incumplir sus obligaciones es perentorio que los titulares del bien sean desposeídos de él. Este sería solo un primer paso pues, tras la consolidación y la expropiación del bien, sería necesario encontrarle un uso conveniente. De todas formas, si los acontecimientos siguen desarrollándose al ritmo actual, igual tenemos un par de décadas para pensarlo. Eso si el edifico no se cae antes, claro.

 

Ya pasó

Pues sí, por fortuna ya pasó. Demos gracias a todos los dioses, desde Atenea hasta los árboles-corazón, pasando por las distintas deidades de las religiones monoteistas mayoritarias; porque al fin podemos retornar a nuestra caduca normalidad. Pasaron las elecciones europeas, aunque sigue con nosotros su resaca, una de esas pesadas que te dejan la lengua pastosa y la cabeza embotada hasta el fin de semana siguiente. Tenemos coletas para rato y la implosión del PSOE dará que hablar durante los próximos meses, pero dejamos atrás lo peor. Pasó también el Mundial, con mucha pena y poca gloria. Es verdad que acaba de empezar, que el Mundial acaba a mediados de julio, pero a la mayor parte de la población se la refanfinfla bastante lo que suceda allí si España está en casa o de camino. Dentro de poco la prensa deportiva, siguiendo el gusto de sus consumidores, volverá a centrarse en lo que de verdad importa: el Madrid y el Barça. Y pasó también el cambio en la Jefatura del Estado. Poco a poco la adulación absurda continua -es el mejor, el más preparado, va a cambiar España, modernidad, futuro, nos salvará de los bárbaros, los nacionalistas y los extraterrestres y aumentará la fertilidad de nuestros hombres- dejará paso a la habitual indiferencia aduladora -es menos campechano que el padre pero mantiene mejor el equilibrio-, el nuevo rey se hará cargo de las tareas habituales de su cargo -codazo, codazo, guiño- y ocupará el lugar que le reserva la Constitución: la estantería.

Como decía, ahora que hemos dejado atrás con alivio estos tres acontecimientos planetarios, podemos retornar todos a nuestros quehaceres habituales. Nosotros también. Vamos a dejar de hablar todo el rato de política para volver a nuestra línea editorial: criticar al PP, comentar lo bien que le quedan las camisas a los concejales de UPyD -esto sobre todo después de cobrar el cheque mensual- y hablar de otras cosas de vez en cuando para que no se note mucho que somos seres despreciables alimentados por la inquina.

Si usted ha llegado hasta aquí ya sabe de qué va este post: de nada en particular. Popurrí de temas, de alegria, de confeti -”paga” Ana Mato-, de enlaces.

Una noticia buena y una mala. La positiva es que acaban las obras de restauración de la Iglesia de San Pedro, una de las joyas del románico abulense y también uno de los monumentos con más problemas de conservación -humedades, descomposición de los sillares, deplazamiento de los muros- desde prácticamente su construcción: en el siglo XIV la iglesia ya amenazaba ruina y se tuvo que reforzar su estabilidad añadiendo contrafuertes y pináculos de granito en el exterior para soportar el empuje de las bóvedas. Para los interesados en este tema, dos enlaces: uno centrado en las obras realizadas en la iglesia a principios de los ochenta (PDF) -para los más jóvenes resultará especialmente interesante comprobar la modificación sufrida por la torre- y otro con un repaso histórico a las distintas reformas y restauraciones del edificio (PDF).

La mala noticia relacionada es que la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, que financia al 50% las obras en San Pedro y que ha financiado a lo largo de los últimos años un buen número de proyectos de conservación e investigación en la región, estudia echar el cierre. Muerta la obra social de las Cajas de Ahorro, la fundación se ha quedado sin fondos. Otra triste réplica del terremoto financiero vivido hace unos años y del que nadie parece responsable.

Para dejarles con buen sabor de boca, una estupenda noticia: la ciencia avanza una barbaridad, incluso en campos donde parece que había poco margen. Un grupo de investigadores, entre los que se encuentra un arqueólogo de esos de mostacho ochentero y pipa –AMOR-, ha descubierto, gracias a la aplicación de técnicas y herramientas molonas, decenas de nuevas muestras de arte rupestre en la región, también en nuestra provincia. En este artículo tienen algunas fotos que son amor rupestre del bueno, entre ellas una de Muñopepe y otra de Ojos Albos. Pueden ustedes llorar de alegría si les place.

Un escudo en Pucela y una tarea en Perú

SONY DSC

Si hay algo en lo que coincidimos la mayor parte de los habitantes de Castilla y León es que Valladolid no es una ciudad bonita. Iba a decir que es fea, pero he revisado las estadísticas del blog y resulta que allí vive una parte importante de nuestros lectores. Podemos discutir si en una clasificación de ciudades “no bonitas” Valladolid se encontraría entre las cinco primeras o directamente en el podium de honor, pero que estaría en la lucha es un hecho científico. Por si esto fuera poco, Valladolid no tiene murallas, lo que la convierte en una ciudad poco fiable y además insegura en caso de ataque zombie.

A pesar de todo esto, Valladolid también sus rincones con encanto: la Plaza Mayor, San Pablo o el Museo Nacional de Escultura. El otro día, en Vallamordor, blog amigo dedicado a la no-capital birregional y conjuntiva, mencionaban de pasada uno de ellos: la Iglesia de la Magdalena. Dicen por la antigua capital del reino que el escudo que luce su fachada es el más grande del mundo -o el más grande tallado en piedra, puntualizan si su interlocutor pone cara de descreído. ¿Y de quién es tal escudo? ¿Quién costeó tamaño dispendio de roca? Pues un tipo de Ávila -más concretamente de Navarregadilla, localidad de Santa María de los Caballeros- llamado Pedro de La Gasca (o Lagasca según otros, entre los que se encuentra el callejero abulense), cuyos restos reposan en un bonito sepulcro de alabastro en el interior de la iglesia. Cuando murió, en 1567, Lagasca era Obispo y señor de Sigüenza, pero su vida no se limitó a la oración, la reflexión y la lectura reposada de la Biblia al lado de una chimenea. Pedro de La Gasca fue, entre otras cosas, el encargado de pacificar Perú.

Vida y peripecias de La Gasca antes de cruzar el mar océano.

Pero antes de profundizar en ese hecho, una breve reseña biográfica. Nacido en 1493, hidalgo -es decir, miembro de la pequeña nobleza- Maestro en Artes y Licenciado en Teología en la Universidad de Alcalá, graduado en Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Salamanca, de la que llegó a ser Rector. Eligió el bando ganador durante la revuelta comunera y acabados sus estudios fue ordenado sacerdote. Su carrera eclesiástica empezó en Salamanca, pero pronto abandonó las orillas del Tormes camino de Toledo y Alcalá gracias a la influencia del Cardenal Juan Pardo de Tavera, a quien conocía de su paso por la Universidad de Alcalá. Como ven, en aquellos tiempos los contactos ya marcaban una vida y una carrera, y si ahora la vecindad de pupitre puede llevarte a un Ministerio o a Telefónica, antes te llevaba a ser vicario de la principal (y por lo tanto más rica) diócesis de las Españas y a la Inquisión, en cuyo Consejo Supremo encontró La Gasca acomodo gracias, de nuevo, a la influencia de Tavera. Como miembro de este festivo tribunal -famoso por sus perfomances y sus raves- fue La Gasca a Valencia, a investigar asuntos relacionados con ayunos poco cristianos y latigazos a crucifijos.

También sería en Valencia donde La Gasca ocupase su primer cargo político al ser designado por Carlos I visitador general del Reino de Valencia, un puesto hasta entonces reservado a los allí nacidos. Básicamente sus funciones eran comprobar la labor de los funcionarios, la recaudación de impuestos y el respeto a los poderes reales. Por fortuna para La Gasca todo esto fue en el S. XVI y no hace una década, porque con esas responsabilidades, en la Valencia de hoy, todavía estaría con las sales intentado recuperarse del soponcio a la sombra de un pirulí de Calatrava. Además de lo mencionado, La Gasca terminó colaborando en la defensa del Reino contra Barbarroja, corsario y almirante otómano, que por aquel entonces solía acechar aquellas costas y robar las joyas a las guiris mientras se enrojecían en las playas de Benidorm.

La Gasca contaba en aquel entonces con buenas relaciones en la Corte. Si antes el Cardenal Tavera había sido su padrino, protector y promotor, ahora ese puesto lo ocupaba Francisco de los Cobos, Comendador Mayor de León, Adelantado de Cazorla, Contador Mayor de Castilla, Secretario de Estado del emperador Carlos I, Señor de Sabiote, Jimena, Recena, Torres, Canena y Vellisca; y mano derecha del regente príncipe Felipe. Un tío importante. Será el quien ponga sobre la mesa el nombre de La Gasca para acabar con los problemas que en ese momento estallan en Perú.

Perú bien vale una misa.

Sería largo glosar aquí todo lo acontecido en Perú antes de la llegada de La Gasca, así que solicito de antemano el perdón de los especialistas por el breve resumen que procedo a realizar. Los problemas en Perú se sucedían desde que Pizarro mandó a criar malvas a Atahualpa y compañía, pero ahora las luchas no eran contra la población local, que bastante tenía con lo que tenía, sino entre los conquistadores. Pizarro contra Almagro, al que también dió matarile. El hijo de este contra Pizarro, al que rebanó el pescuezo en su casa de Lima. Gonzalo Pizarro, hermanastro de Francisco, y el gobernador Vaca de Castro contra Almagro, al que enviaron a saludar a todos los anteriores con la cabeza bajo el brazo.

Y por si fuera poco, va la Corona, allá en España, y se pone tiquismiquis con los derechos de los indios por culpa de un tal Bartolomé de las Casas, que lleva años dando la murga con que si los indios tienen alma y cosas por el estilo. En 1542 se promulgan las Leyes Nuevas, que reorganizan la administración de las colonias, prohíben la esclavitud de los indios y equiparan sus derechos a los de cualquier vasallo peninsular del Rey. Para aplicar estas leyes se envió a Perú, con el título de Virrey, al también abulense Blasco Núñez Vela, pero su mando en plaza duró poco. Los encomenderos -la encomienda era la figura jurídica utilizada para la explotación de la tierra y de los indígenas-  se sublevan, eligen a Gonzalo Pizarro como líder y decapitan a Blasco.

Todo esto llega a oídos de la corte y, como ya hemos dicho, Francisco de los Cobos pone sobre la mesa el nombre de La Gasca. El objetivo era enviar a Perú a un negociador, un diplomático hábil que supiese ganarse a los compañeros de Pizarro antes de enfrentarse abiertamente a él. El emperador acepta la sugerencia de de los Cobos y nombra a La Gasca presidente de la Real Audiencia de Lima -el tribunal del virreinato- y le dota de plenos poderes. La Gasca llega a las colonias en 1546. ocupa el vacío de poder dejado por Núñez Vela y comienza a maniobrar para atraer al bando realista a los lugartenientes de Pizarro ofreciéndoles el perdón real y la posibilidad de mantener sus encomiendas. Uno a uno, los sublevados (Pedro de Hinojosa, Sebastián de Benalcázar, Pedro de Valdivia, Pedro Ramírez, Juan de Cáceres, etc.) van cambiando de bando. El enfrentamiento final entre las tropas fieles a la Corona y los sublevados se produce a 25 kilómetros de Cuzco, en lo que se conoce como Batalla de Jaquijahuana, aunque de batalla tuvo poco: antes de comenzar, la mayor parte de las fuerzas de Pizarro desertaron y se unieron a La Gasca. Capturado Pizarro, fue juzgado y condenado a muerte.

Y de premio un obispado.

Sofocada la rebelión, La Gasca reorganizó la administración del Virreinato. Su principal objetivo fue reforzar la autoridad real en la colonia, aunque también reformó la administración de justicia, realizó gestiones en favor de los indígenas (sin llegar tan lejos como las Leyes Nuevas que provocaron la revuelta de los encomenderos) y organizó y permitió varias expediciones para aumentar la zona bajo control español. Considerando acabada su misión, en 1550 vuelve a la península con las mismas posesiones con las que había salido de ella, es decir, ninguna. Carlos I, como pagó por sus servicios, le nombró obispo de Palencia y su hijo, Felipe II, obispo de Sigüenza años después.

Allí murió en 1567 y desde allí salieron sus restos para reposar en la Iglesia de la Magdalena, el rincón de Valladolid del que hemos comenzado hablando.

 

A %d blogueros les gusta esto: