¡Mientes, bellaco!

Últimamente la gente, así en general, está muy infantil. Quizá sea el agua, que está llena de productos químicos -hidrógeno y oxígeno a cascoporro- o los tomates, que además de no saber como antes, oler como antes y costar como antes, atontan a uno. Esta infatilización de la gente, así en general bis, hace que nos veamos obligados a repetir una y otra vez lo evidente, a hacer explícito lo implícito para evitar equívocos de parvulario. Así que empecemos por el principio: lo que más le gustaría al que esto escribe, a los demás que escriben por aquí, a nuestros lectores -perdón por hacerme dueño de sus opiniones sin preguntar- y, en general, a todos los abulenses, sería que a la ciudad le fuese bien, porque esa es la mejor forma de que a sus habitantes les vaya bien. Es decir, que si hablamos del turismo, la principal industria local, a todos nos gustaría que nos visitase el mayor número posible de turistas, consumiesen muchos chuletones y muchas yemas -el colesterol de cada uno no es asunto nuestro-, visitasen todos los monumentos y se fuesen contentos y maravillados, convertidos en nuevos embajadores de la ciudad y sus placeres humanos y divinos.

Hecha esta aclaración, pido perdón a los mayores de edad por hacerles leer un párrafo tan innecesario, vamos al lío, que tenemos varios asuntos turístico que tratar. Lo más reciente, la agria polémica entre el concejal popular del ramo, Héctor Palencia, y el concejal socialista Martín Bermejo. Este último difundió unos datos acerca del número de visitantes y el primero le recriminó, con razón, que esos datos eran falsos y le invitó a pedir perdón. Martín Bermejo reconoció su error respecto a los datos, pero mantuvo su interpretación de los mismos: la cosa turística va mal, a pesar de los muchos viajes y anuncios que desde el Ayuntamiento se hacen.

Los4Palos, servicio público, y yo mismo, aficionado al Excel, les traen los datos sin filtros para que cada uno extraiga sus propias conclusiones. Les pongo todas las tablas seguidas: evolución del número de visitantes en las ciudades patrimonio, variación del número de visitantes en nuestra ciudad respecto al año pasado y evolución del número de pernoctaciones en nuestra ciudad.

Ciudadespatrimonio Variación evolucion pernoctaciones
¿Conclusiones? La mejoría del mercado turístico a lo largo del último año es evidente, sobre todo -y esto es casi vital para nuestra ciudad- del turismo de interior. Al primer atisbo de claridad económica al otro lado del túnel, el español de a pie coge su maleta y se va a conocer mundo, lo cual es una costumbre muy sana que todos deberíamos practicar si nuestra economía lo permite. Pero como señala el PSOE, la mejoría clara del turismo de interior no se ve acompañada del sector exterior. Ávila ganó durante el año pasado casi 30000 visitantes rojigualdos -casi un 19%- y perdió 1200 extranjeros, algo más de un 3,5%. Como ven, el PSOE se equivocó con los números -aprovecho para reconocer que lo primero que hice cuando leí la noticia fue correr a este blog para ver si los que damos nosotros periódicamente estaban bien-, pero el diagnóstico respecto al turismo extranjero no iba muy desencaminado. Habrá que pagar el viaje a más periodistas extranjeros para que glosen nuestras maravillas y nuestras placas al caudillo.

También salió a relucir en esta disputa la tarjeta Visitávila. El PSOE decía que fue idea suya, y Héctor Palencia les vino a decir que ya les gustaría. Aquí están los dos errados, PSOE y PP, porque la idea fue nuestra, que somos mucho de pensar cuando estamos sobrios y no ponen patinaje artístico por la tele. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid -guiño a nuestros lectores de la no capital, un saludo a Juanvi Herrera- comentamos brevemente los resultados del primer año de implantación de la mencionada tarjeta. Yo quería dedicarle un post más largo, cosa que no descarto hacer cuando tenga tiempo, pero podemos hacer una breve reseña. Según el Ayuntamiento, Visitávila recaudó 62000 euros durante su primer año de vida, llegando hasta las casi 5000 unidades vendidas. Es decir, que de los 212000 visitantes que llegaron a nuestra ciudad el año pasado, solo el 2,36% compró la mencionada tarjeta. No parecen muchos, pero realmente este dato es poco importante y el Ayuntamiento se equivoca quedándose solo en eso. Visitávila no se creó para venderse mucho y ganar dinero -en realidad es posible que el Ayuntamiento salga perdiendo- sino para mejorar el flujo de turistas, su tiempo de estancia en la capital y su volumen de consumo más allá de los monumentos. ¿Funciona? No lo sabemos, porque el Ayuntamiento se ha quedado con el dato más fácil de computar. Falta una evaluación en profundidad de su impacto, sobre todo de cara a mejorar su funcionamiento y corregir sus debilidades.

El último aspecto a tratar es el del Centenario de la Santa. El otro día echó a andar la Comisión dedicada a la organización de los fastos con un tema de vital importancia: los beneficios fiscales para los patrocinadores del evento. A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César y a Montoro lo menos posible. La colaboración público-privada, el patrocinio cultural, el mecenazgo y esas cosas. Coca-cola patrocina esta transverberación, Talleres Paco la reforma del Carmelo. Más allá de eso, me preocupan los pocos detalles que conocemos sobre los eventos a desarrollarse para tan magno acontecimiento a estas alturas del año, sobre todo en su vertiente más cultural, exposición de las Edades mediante. Este año se está celebrando en Toledo el centenario de “El Greco”, celebración que podemos tomar como referente para la preparación de nuestro centenario, con numerosas exposiciones, eventos culturales, charlas, conciertos, etc.

PS.- El concejal Héctor Palencia también ha señalado que las cifras del INE no son válidas, ya que, al fin y al cabo, salen de una encuesta. Pido perdón desde aquí, en nombre de todos los abulenses, a los trabajadores del INE y a todos aquellos relacionados con la realización de encuestas. De todas formas, es una pena que Palencia tenga en tan poca estima al INE y a la Encuesta de Ocupación Hotelera, porque de apreciarla más y confiar en sus datos podría presumir de que Ávila es la tercera ciudad, de las consideradas Patrimonio, que más aumenta porcentualmente su número de pernoctaciones respecto al año 2012 y la que más aumenta el número de visitantes. ¿O estas cifras sí nos las creemos?

Pernoctaciones1213

numero viajeros 1213

Datos variados sobre las cosas del turisteo.

Hablaba la semana pasada el señor Juan Luis del Pozo – no, no somos familia a pesar de compartir tan ilustre apellido – en este mismo rincón del balance del año 2012 realizado por el concejal de turismo, Héctor Palencia. Se quejaba, entre otras cosas, de que tras asegurar que Ávila, como destino turístico, resistía mejor que otros la crisis, el concejal no aportaba ningún dato, cifra o presentación en powerpoint que sustentara semejante afirmación. En esa situación, como ciudadano, tienes dos alternativas: confiar en la palabra del concejal o no hacerlo y pensar, si ya tiene el colmillo torcido, que nos está intentando engañar para defender su labor. Y claro, estando como están las cosas, lo normal es que el respetable haga un gesto feo con el dedo cuando le pides que confíe en lo que un político de cualquier nivel, administración o clase ha dicho.

A los pocos días, el Instituto Nacional de Estadística publicaba los datos que Palencia no había proporcionado y que Juan Luis anhelaba: los viajeros caían un 0,65% respecto a diciembre de 2011 y las pernoctaciones subían un 0,64%. En total, la capital había perdido durante 2012 el 10% de las pernoctaciones. A la luz de esos datos ¿es cierto que la capital resistía mejor la crisis que otros destinos nacionales equivalentes? ¿Aguantamos mejor el chaparrón que segovianos, salmantinos o pucelanos?

EvolucionViajeros

Esta es la evolución intermensual del número de viajeros llegados a la ciudad de Ávila durante el mes de diciembre desde el comienzo de la crisis. Vemos que tras la caída brutal del primer año, las cifras se estabilizan. Ávila recibe cada diciembre unos 12000 viajeros.

Evoluciónpernoctaciones

Este otro gráfico muestra la evolución intermensual de las pernoctaciones. En la actualidad, cada mes de diciembre los viajeros pernoctan en Ávila casi 20000 noches, mientras que antes de la crisis lo hacían casi 23000 noches.

¿Y qué sucede con las demás ciudades? He elegido todas las capitales de provincia de nuestra comunidad birregional y conjuntiva más las vecinas Cáceres y Toledo. Este es el resultado de la variación intermensual en estas 11 ciudades los últimos años.

Evolucionprovinciaspernoctaciones

La única conclusión que podemos extraer es que resulta muy difícil extraer una conclusión. No parece existir ningún patrón (más caídas que subidas) y la comparación entre ciudades se antoja imposible. Necesitamos concretar un poco nuestra comparativa para intentar extraer alguna conclusión ¿Y si en lugar de mirar los datos mensuales de los últimos cinco años, miramos los datos anuales del último año? Vamos a ello.

Viajeros201112

Esta primera es de viajeros y la siguiente de pernoctaciones.

Evolucionpernoctaciones201112

Como vemos, teniendo en cuenta las dos variables, es cierto que Ávila resiste mejor que otros destinos turísticos la crisis que nos azota. En concreto, dentro de nuestra comunidad autónoma, Ávila resiste mejor que Palencia. Tina, la cigüena palentina, ha sido arrasada por nuestro Pedrolo y el quelonio imagotipo. Sí, también es verdad que Ávila resiste peor que las otras ocho ciudades analizadas, pero eso son sutilezas en las que solo se fijarán los rojos, los antiabulenses y gentuza por el estilo.

PS..- Ayer se puso en marcha la tarjeta turística única que permite el acceso a 8 monumentos de la ciudad y que tiene, entre sus objetivos, mejorar las cifras de las que estamos hablando. Visitávila, que así se llama, se puede adquirir únicamente en el Centro de Recepción de Visitantes y vale 13 € la entrada individual y 25€ la entrada familiar. Dedicaremos una entrada a la misma más adelante, aunque ya hemos hablado de este tema antes, pero de momento se puede consultar información al respecto aquí.

PS2.- Los datos de todos los gráficos, que son de elaboración propia, han sido extraídos del INE

Con el beneplácito de todos

Hace unos días estaba frente al televisor viendo el informativo local y se me pasaba por la cabeza algo que podría valer también para todo el territorio nacional pero que, por ser este un blog local, valoraré sólo a ese nivel. El caso es que se sucedían las noticias de eso llamado actualidad política y las cosas comenzaban a aburrirme y a sonarme de otros días. Se daba una noticia de que IU criticaba alguna decisión o posición del equipo de gobierno y al minuto se hablaba de que el PP respondía a esas palabras. Venía a decir poco, algo así como “y tú más”. La siguiente noticia era más divertida. Comenzaba diciendo cómo “El PP sale al paso de las declaraciones del PSOE en materia de (elija lo que más le guste) diciendo, “y tú más”“.

En realidad todo parecía lo mismo y no se decía nada. Incluso, UPyD, que pasaban por allí en lo que decidían si sortear el obstáculo por la derecha o por la izquierda se llevaba su propio “y tú más” de boca del concejal popular de turno. Curioso, por cierto, lo de UPyD que dando tumbos de un lado a otro, sin tener muy claro por dónde circular, se van haciendo con una parroquia, creo que mayoritaria de izquierdas, siendo un partido que, lo digan o no, cojea bastante de la derecha. El arte del engaño, señores, o como se llama últimamente, política. De UPyD hablamos otro día… Sigo.

El caso, vuelvo a mi informativo local, es que durante el mismo se me ocurrió una frase que publiqué en una red social. A tenor de algunas críticas vertidas por algunos comentaristas de este blog no diré que la red era Twitter para que no nos acusen de no saber escribir nada más que de Twitter, Twitter y Twitter… Tuiteé una profundísima reflexión que decía: “Resumen del informativo local: Todos los partidos declaran “Y tú más” en alusión al partido contrario. La partida la gana el PP”. Y añado aquí, que tengo más espacio, “y la gana de calle”.

Pero ¿cómo gana? Fácil, haciendo política. Osea, con las artes del engaño. Voy a poner un ejemplo. La semana pasada, creo que el miércoles, salía a la palestra el concejal de turismo, don Héctor Palencia, a hacer un balance del año 2012 sobre la concejalía que regenta. Lo más destacado que leo en los medios sobre la intervención es que “no ha facilitado las cifras de visitantes indicando que no contaba con ellas”, dice Avilared, pero que “Ávila está resistiendo mejor comparada con otros destinos”, bien. Buen balance. Un lince este chico. Convoca una rueda de prensa a mediados de enero para hacer balance de turismo sin dar ni un solo dato. Tela, señores, política lo llaman, insisto. Para qué mirar si Ávila ha subido o bajado en número de visitantes, de pernoctaciones, de subidas a la muralla, consumo medio por visitante… Paparruchas. Digo que aguantamos mejor que otros, hablo de cuatro proyectos para 2013 y balance terminado. ¡Hay que tener rostro! ¿Qué balance es ése? De verdad, no me extraña que algunos hayan dejado de creer.

El resto poco más. Que si estamos haciendo un gran esfuerzo, que si se han sentado las bases de un nuevo modelo turístico, que si firmaremos convenios de la leche… ¡Na! Pero señores, ¡na de na! Solo tres datos. El primero que se reducirán los pases de las visitas teatralizadas a la muralla a lo que se refirió como “reinventar” el teatro en la muralla. El segundo que se ampliarán las fechas de las “Visitas guiadas de leyenda” que son por la ciudad, a ras de suelo y más económicas para el visitante que las anteriores. Serán desde principios de febrero a principios de diciembre. Y la tercera que se pone en funcionamiento la tarjeta “VisitÁvila” que, permitanme la osadía, ya propuso este blog en sus inicios. Una idea nuestra, un recorte y una buena intención poco concreta. Lo dicho… Un lince.

Repito. ¡Na de na! Pero ojo, na de na con el beneplácito de todos. Así es el arte del engaño, así se hace política y, en esta ciudad, es cierto, siempre gana el PP… Con el beneplácito de todos.

//

Visitávila

Los tipos que escribimos este blog, en especial yo, somos gente humilde, profundamente humilde. De una humildad que roza lo patológico. Somos buenos, somos grandes, somos los mejores, sí, lo sabemos, pero no vamos por ahí diciéndoselo a todo el mundo. No es que seamos canteranos del Barça, es que nosotros damos un cursillo de humildad y valores en la Masia todos los veranos. Si no fuesemos así, si no fuesemos más humildes que la más humilde de las hermanitas de la caridad, hace unas semanas habríamos organizado una rueda de prensa para felicitarnos porque el Ayuntamiento nos empieza a hacer caso, lo que sin duda traerá un nuevo tiempo de paz y prosperidad para la galaxia.

Porque, señoras y señores, el Ayuntamiento ha escuchado a este humilde blog y va a implantar una tarjeta turística en la ciudad. ¡Hip, hip, hurra! Sí, vale, lo había propuesto también el PSOE, ahora y en 2009, y es cierto que también lo mencionaba el PP en su programa electoral, pero no dejemos que este par de casualidades ensombrezcan nuestros méritos y acaben con nuestra autoestima. La idea fue nuestra y punto. Además, fue una de nuestras primeras entradas, allá por julio del año pasado.

Íbamos a haber hablado antes de esto, el Ayuntamiento presentó la iniciativa a principios de Junio, pero les hemos dado un tiempo prudencial para que fueran despejando algunos detalles del proyecto. Un mes después – aunque en teoría el borrador fue aprobado el 7 de Junio en la Junta de Gobierno local las cosas de palacio van despacio – por fin tenemos casi todos los detalles de la iniciativa. La tarjeta, que estará lista en enero, permitirá la entrada a 8 monumentos de la ciudad, que serán: la Muralla, la Catedral, San Vicente, Santo Tomás, el Museo Provincial, el Museo de la Santa, La Encarnación y el Centro de la Mística. Habrá dos modalidades, individual y familiar, para unidades familiares con al menos dos niños menores de 10 años. La primera valdrá entre 12 y 15 euros y la segunda entre 21 y 24 euros (el coste de las entradas a los monumentos que se incluyen en la tarjeta es de 23,2€) y tendrán una validez de 48 horas. Opiniones: el PSOE considera que la tarjeta llega tarde y que tiene muchas carencias. Por su parte, IU ha señalado que las urgencias del PP por firmar los convenios, aunque como anticipaban la tarjeta no podrá ponerse en marcha hasta 2013, han impedido que la tarjeta se abra a otros sectores y que se realice un estudio económico completo. De UPyD no he encontrado opinión al respecto.

Mis críticas al invento son parecidas a las que plantean IU y PSOE, posiblemente porque los responsables de estos partidos pasan por aquí y se leen nuestras entradas. Ya lo decía en aquella primera entrada de hace un año: “cuanto más ambiciosa sea la tarjeta más nos costará ponerla en marcha pero mejor funcionará”. El Ayuntamiento ha incluido pocos monumentos – no se mencionan ni los hornos medievales, ni el Palacio Caprotti, lo que posiblemente signifique que no se abrirán en un tiempo, cosa que ya nos temíamos – todos ya visitables de forma individual, y no ofrece ningún servicio adicional, como podían ser descuentos en hostelería, transporte público o cajitas regalo con rosarios de la Santa. Las modalidades planteadas son escasas. ¿Por qué solo 48 horas? ¿Por qué sólo consideramos familias a las que tengan al menos dos menores de 10 años? ¿Qué sucede con los horarios de apertura? ¿Y con la información turística en cada uno de los monumentos? ¿Canales de venta? ¿A qué esperan la mayoría de los hosteleros, hay alguna honrosa excepción, para arrimar el hombro?

En resumen, la iniciativa del Ayuntamiento, aunque acertada y necesaria, se queda un poco corta, no sé si por las prisas que menciona IU, escasez monetaria o por temor al fracaso. El precio es muy llamativo, el ahorro respecto a las entradas es considerable, así que seguramente tenga éxito en cuanto a ventas, aunque no sé si los beneficios para la economía local que pueda acarrear su puesta en marcha compensarán al Ayuntamiento el esfuerzo económico, pues es el que más tiene que perder al reducir el precio de la entrada a la Muralla, el monumento más rentable de la ciudad.

Bienvenidas sean todas las iniciativas de este tipo y cruzamos nuestros artríticos dedos para que funcione porque lo necesitamos. Los datos del sector en lo que van de año son bastante malos, lastrados por la crisis del turismo nacional y en especial del de fin de semana, lo que a buen seguro se está reflejando en el empleo, al ser este un sector tan intensivo en contrataciones. Hasta mayo, las pernoctaciones en la capital habían caído un 11,5% y el número de viajeros un 10%. Y la situación comatosa del sector turístico local es extensible a la provincia, la que peor comportamiento tuvo en el mes de mayo en toda Castilla y León con un descenso del 25% en el número de pernoctaciones.

Una tarjeta turística bien planteada contribuiría a dinamizar el principal motor de la economía local, sería un incentivo para aumentar la estancia del turista en la ciudad y diversificaría sus movimientos en la misma, posibilitando que otras zonas de la ciudad se beneficien de su presencia. En 2013, cuando se ponga en marcha la misma, les contaremos.

PS.- Mientras llega 2013, si es que los mayas no lo evitan, el Ayuntamiento ha presentado, en una gala que no tiene nada que envidiar a las de Gran Hermano, la nueva marca e imagen de la ciudad y el nuevo imagotipo (simbolito, icono, lo que gusten) del Ayuntamiento. El nuevo logotipo-marca de la ciudad “trata de transmitir de forma gráfica el eslogan ‘piensa en Ávila’ representando el contorno en rojo de una muralla de seis torreones a modo de ‘bocadillo’ de viñeta que surge de la palabra Ávila escrita en azul con caligrafía teresiana” No tengo muchos comentarios al respecto, para gustos colores. Personalmente no me disgusta aunque la ausencia del simpático Pedrolo en la gala me parece mal. ¿La necesitábamos? Pues no lo sé.

Respecto al icono del Ayuntamiento, cedo la palabra al señor Hector Palencia: “una reducción del escudo de la ciudad, del que se ha extraído la parte más representativa, en la que aparece el Rey Niño, y se ha teñido del rojo de la sangre de los caballeros que murieron por él” Lo del rojo y la sangre me mola, no lo voy a negar. Con el éxito de Canción de Hielo y Fuego está muy de moda este lenguaje belicista de corte medieval, pero ¿no habría sido mucho más sencillo y correcto decir que el rojo es el color del escudo de la ciudad desde hace siglos y punto? De la ciudad y de otras muchas ciudades castellanas, ya que el rojo es desde antes del reinado de Fernando III el color tradicional del escudo de Castilla. ¿Qué necesidad había de irse por los cerros de las Hervencias? No hace falta mentar la sangre de nadie, ni los pescuezos rebanados de los que brotaba, para darle lustre al escudo de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: