Locura en la naturaleza

Ya han pasado unos días, lo sé. Igual tenía que haber escrito estas líneas antes. No lo sé. Lo cierto es que no tenía claro ni siquiera si hacerlo o no. Quizá sea volver a lo mismo y contar más o menos lo que otros ya han dicho. Y es que hay cosas que son las que son y no se pueden cambiar y otras que serán apreciaciones más personales y que no todo el mundo tiene por qué estar de acuerdo conmigo.

20140705_233032El caso es que el sábado se celebró Músicos en la Naturaleza, como cada año, en Hoyos del Espino. Este año, ya os lo he comentado, con la visita de Rosendo y John Fogerty. El concierto se me antojaba uno de los mejores carteles que he visto en Gredos desde sus inicios. A quienes nos gusta el rock and roll nos tenían ganados desde el principio. Y en realidad no estuvo mal en cuanto a la entrega de los artistas se refiere pero hay muchas cosas que corregir en un festival que cada año debería crecer y que parece que viene dando pequeños pasos atrás edición tras edición. El caso es que hacer un evento a lo grande debe ser complicado, estamos de acuerdo, pero hay cosas que saltan a la vista. Una de ellas la larga cola para entrar al recinto y la larga espera que ocasionó. Espera para algunos, claro, mientras dos de los accesos estaban colapsados otros estaban casi libres. Dos personas organizando un poquito el asunto y todo habría sido más llevadero, seguro.

Las dificultades no eran solo para entrar, lo fueron también para salir. No me refiero a concierto terminado sino a la mitad del mismo. Quienes quisimos hacerlo nada más empezar la actuación de Rosendo y cuando aún quedaban miles de personas por acceder al recinto lo tuvimos fácil, la saluda estaba separa de la entrada y una chica muy amable se encargaba de ponernos una pulserita verde para volver a entrar después, eso sí, por el acceso por el que aún había colas kilométricas con gente que aún no había estado dentro. Quienes quisieron salir en el espacio de tiempo entre las actuaciones de Rosendo y Fogerty ya lo tuvieron algo más difícil. La fila de gente que quería obtener su pulserita llegaba hasta el centro del recinto y la espera se hacía excesivamente larga para poder abandonarlo. Una verdadera locura. Y es que los urinarios que se pusieron para el público dentro de la finca donde se celebraba el concierto se quedaban demasiado escasos para las 12.000 personas que abarrotaron el evento lo que hacía que la cola de gente para usarlos fuera casi ofensiva desde antes de que Rosendo tomase posiciones en el escenario y cuando quedaban más de 4.000 personas por acceder. No os voy a explicar lo de los tickets para comprar bebida que podían obtenerse en dos puntos, cada uno al lado de una de las barras (primera cola) y las dificultades para después pedir en ellas (segunda cola), lo que convertía cada litro de cerveza en 30 minutitos de espera, jaleo, y “oyes por favores”.

20140705_214925Y entre todo esto música. La de Rebeca Jiménez no la escuché, estaba ocupado en otros asuntos. Rosendo cumplió bastante bien. Abusó, quizá, de canciones de su último disco en un concierto que debía haber sido más de clásicos pero aún así se acordó de su época de Leño, de sus temas más emblemáticos y de hacer las cosas como sabe. Es un tipo que toca de memoria. Estoy seguro de que podría hacerlo con los oídos tapados de tantas y tantas veces que lo ha hecho lo que no le quita mérito y te asegura un mínimo exigible en estos eventos que sabes que se va a cumplir. Y cumplió. Hizo lo que sabe, su música, y lo hizo bien. Apretando canciones para que, en su papel de telonero, le diera tiempo a tocar todo lo que quería, que creo que fue que no. Un poquito más de bajo que nos hubieran dado desde la mesa de mezclas y habría sonado compacto y redondo como debe sonar. Pero lo del sonido os lo cuento ahora.

Y es que no sé si fue mi situación, un poco escorado a la izquierda del escenario, o fue que pusieron a un tipo torpe en el control de sonido pero cuando Fogerty se subió al escenario todo parecía sonar mal. Ojo, el bueno de John lo dio todo y demasiado bien para las 69 castañas que acumula sobre sus espaldas. Con relevo a la vista, por cierto, ya que su hijo Shane estaba junto a él en el escenario acompañándole con la guitarra. Un histórico que hizo lo que tenía que hacer, tocar. Con ganas, con intención y con la tradición que dan 50 años de experiencia sobre un escenario. Bien. Pero el sordo del control de sonido lo tenía todo manga por hombro. Fogerty no sonaba. Al principio le das el beneficio de la duda, siempre, casi todos los conciertos, necesitan rodar tres o cuatro canciones hasta que todo está equilibrado y en su sitio, pero las canciones pasaban y eso no mejoraba. El calvo que tocaba la batería, por ejemplo, que tenía unos brazos musculados como pocos y que daba unos estacazos de miedo, parecía no estar pegando más que al bombo y a la caja. Apenas sonaban los platos, los timbales de la batería, no parecía estar haciendo nada más que mover la pierna y el brazo izquierdo y, creerme, el tío era un espectáculo digno de ver que, desde mi humilde opinión, ensombrecía al propio Fogerty cuando se soltaba un poco la figurada coleta. Los guitarristas que acompañaban al jefe John no pasaron de anecdóticos al no escucharse apenas lo que hacían. El organo (¿hammond?) había momentos que lo tapaba todo y el bajo, fundamental en el tipo de música que se hizo el sábado en Gredos, parecía no estar sobre el escenario hasta pasada la mitad del concierto. Una locura. Eso sí, cuando el sordo de la mesa de sonido dio con la tecla (quedaban solo 8 canciones) aquello fue gloria bendita, lo que todos esperábamos, lo que habíamos ido a buscar.

Que no penséis mal, el concierto me gustó. Que era la segunda vez (sí, solo la segunda) que Fogerty tocaba en España y eso le daba más valor a la actuación. Que el cartel era de los buenos y que el concierto lo disfruté como el que más, pero que hay que mejorar. Músicos en la Naturaleza debe tratar mejor a su público y, a pesar de sus detractores, es un evento único que debe ir a más y no a menor, al menos, en los detalles.

P. D.: Se rumorea en los mentideros de la zona que algunos afortunados tenían conexión de datos 3G y pudieron subir fotos y tuitear cosas durante el concierto. Si conocéis a alguno y no os importa que se ponga en contacto con nosotros para que nos cuente la experiencia.

PD. 2: Que @hovejo23 me dejó tirado y no pagó sus deudas. Eso que quede claro. Ya estoy llamando al Cobrador del Jack Daniels en Frac para que le reclame lo que es mío. 

Rollo raro en la naturaleza

Día fresquito, como puede pasar en cualquier momento en Gredos por mucho que nos encontremos a finales del mes de julio. La nubes habían amenazado desde primera hora de la mañana pero terminaron por respetar el evento, cosa que no se puede decir de la temperatura. Apenas 10 grados a las 6 de la tarde que el sol disimulaba pero que a medida que se escondía hacía que las chaquetas y las cazadoras aparecieran para, poco a poco, quedarse entre todos los asistentes. Aquellos que no fueron previsores pasaron frío y él, el frío, fue el principal responsable de que mucha gente abandonara el recinto antes de que el concierto de los britáticos Deep Purple finalizasen su actuación.

Descontrol en la sala de prensa. Muchos medios, como siempre, acreditados pero, allí donde otros años había tres personas este año había una que no conseguía atender a todos los que se acercaban por allí. Tenía que gestionar las acreditaciones, la entrada y salida de fotógrafos al foso al comienzo de cada actuación, dar los datos oficiales de asistentes a los redactores… Y eso le superó. Ninguna compañía de telefonía ofrecía un mínimo decente de cobertura 3G a excepción de Orange y la organización no ofrecía conexión WIFI ni siquiera a la prensa, incluso cuando Movistar era una de las empresas que patrocinaban el evento y las quejas no son de este año sino de años anteriores en los que los problemas ya se venían presentando. La costumbre de los gráficos y redactores en este tipo de desaguisados no era otra cosa que frustración tras haberse visto ya varias veces en semejante entuerto que viene siendo habitual y no deja de ser un escollo fácil de salvar pero que imagino que el año que viene seguirá igual de mal si no peor…

Vamos a la música. A las 9 de la noche, con puntualidad británica, sube al escenario Bebe. Sonriente y buenrollera, suple con aparente simpatía sus carencias musicales. El pegote en la noche pasa al principio y el gesto que salva su actuación es aquel en el que dedica una canción a los que “se han ido de forma repentina durante la semana en las vías del tren”. Casi todas las canciones que canta pertenecen a su último disco y sus 50 minutos de concierto pasan sin mucho más que comentar. Dudo que nadie se acercase hasta Hoyos del Espino a verla a ella y me quedo con el comentario entusiasmado de un grupo de amigos que entraba al recinto cuando ella se despedía, “lo hemos hecho de puta madre, acaba de terminar Bebe”. Pues eso.

Turno de Loquillo. Aparece en el escenario con su riguroso negro en la vestimenta y comienza a vomitar uno tras otro, cubiertos de la arrogancia que le caracteriza, sus temas a los que la gente apenas responde. Arranca con Rock and Roll actitud y toca del tirón siete canciones antes de tener la decencia de dedicarle al público un simple “buenas noches”. Lo hace justo después de cantar “El hombre de negro” y continúa su actuación sin decir mucho más. La primera gran ovación de su concierto fue para su guitarrista cuando ya llevaban 5 canciones sobre el escenario y las ovaciones para Loquillo vendrían de la mano de sus grandes clásicos El Rompeolas, Carne para Linda, La Mataré o El Cadillac Solitario, canción con la que cerró la actuación. Además de en la despedida para desearle “larga vida al Rock and Roll”, Loquillo se dirigió a la gente una vez más, tres en total. Lo hizo en el último tercio del concierto para decir “Es muy triste cantar esta canción solo así que voy a pedir la ayuda de Bebe para hacerlo, el Ritmo de Garaje”. Y ahí salió de nuevo la pobrecita a defender un tema que originalmente cantaba Alaska con el de Barcelona y que no pudo haber afinado de peor forma que lo que hizo. Un atentado en toda regla. Seguro que la opinión de Loquillo cambió y pensó que la próxima vez, mejor solo que mal acompañado. Un desastre.

BQQcojsCYAAUAKz.jpg-large

Y con puntualidad española, comenzaron a las 00.20 horas y estaban previstos para las 11 de la noche, salieron los británicos Deep Purple. Pidieron las disculpas oportunas por el retraso, que achacaron a problemas técnicos, y se plantaron encima del escenario. Esta banda de entrañables abuelitos no sonó nada mal. Llevan años haciendo lo mismo y lo hacen muy bien pero “lo mismo” es solo para amantes de la banda y se trata de canciones con largos punteos de guitarra y solos de piano y hammond que, si bien es cierto, hicieron las delicias de muchos de los asistenetes, no todo el público estaba contento con la actuación. Algunos alegaban demasiados temas de su nuevo disco y pocos “clásicos” del grupo. En realidad los temas nuevos no pasaron de 4 pero las fuerzas de la gente tras más de 4 horas en aquel recinto y el frío habían hecho ya el suficiente daño como para disfrutar al cien por cien de los cabeza de cartel. Aún así no faltaron Smoke on The Water, Lazy o Black Nigth, canciones que la gente coreó sin contemplaciones.

Al final más de 8.500 entradas vendidas y, en realidad, un rato agradable de música al aire libre. A la salida un poco de todo. Gente encantada por haber visto a sus ídolos de hace más de 30 años, otros decepcionados pensando que no habían dado todo lo que podían y otros simplemente con tal borrachera que el resto de lo ocurrido les daba igual.

Otro día de música en Hoyos del Espino como se viene haciendo desde hace ocho años y que esperamos que se repita el año que viene. Por cierto, si vuelve a patrocinar Movistar les obligáis a tener buena red en la zona y si no lo hacen, al menos, que regalen unos abrigos a los asistentes, muchos lo agradecerán.

Un referente musical

Se ha convertido en un referente y eso es innegable. Hablo del concierto que todos los años se celebra por estas fechas en Gredos bajo el nombre “Músicos en la Naturaleza” y que mañana sábado volverá a celebrarse en su edición de 2013, la octava ya desde que Sting se subiese por primera vez al escenario de la finca de Mesegosillo.

Tras él han sido muchos y muy buenos los que han pasado por Hoyos del Espino. Pet Shop Boys, Amaral, Bob Dylan, Mark Knofler, Sabina, Calamaro, Miguel Ríos con una cantidad ingente de amigos. Carteles sin igual en la provincia de Ávila que año tras año reúnen a personas de todas las partes imaginables de nuestro país. Y más cuando los conciertos son exclusivos. El año pasado abrían gira europea The Beach Boys con su único concierto en España y este año son Deep Purple, como cabeza de cartel, los que actúen en exclusiva con su único concierto en nuestra geografía.

Los 4 Palos Músicos en la Naturaleza

Deep Purple que, a lo largo de los años, ha variado su formación en muchas ocasiones con la entrada y salida de músicos y cantantes pero que siempre han conservado la esencia de aquel grupo de los años setenta que hacía vibrar a su público con temas como Smoke on the water o Strange Kind of Woman, una de mis preferidas de la banda.

En esta edición cuentan para su concierto con un telonero de lujo. Loquillo se subirá al escenario justo antes de la mítica banda británica. Un referente del rock nacional que lleva saltando de escenario en escenario desde 1978.

Contaba yo con apenas 12 años cuando aporreaba mi guitarra por primera vez. Me remito a esos años porque cambiar cuatro acordes en una guitarra española para balbucear “Clavelitos” estaba bien pero fueron las canciones del Loco, más adelante, y sobre todo las de su famosísimo disco en directo “A por ellos que son pocos y cobardes”, las que terminaron de meterme en el cuerpo el gusto por el instrumento de las seis cuerdas y, sobre todo, por aquella música llamada Rock and Roll. Aquel “Cadillac solitario”, aquella “Rock and Roll Star”, “Quiero un camión” o “El Rompeolas” fueron durante años la banda sonora de mi vida, sin dejar de lado otros temas, quizá menos conocidos, como “Carne para Linda”, canción realmente curiosa y graciosa que abría aquel concierto del año 89.

Nunca tuve la oportunidad, y cuando la tuve ya no hice intención, de ver a Loquillo en directo. Esta vez no se me escapa. Cuando más cerca estuvimos, terminamos por abortar el viaje por un ataque de apendicitis al conductor así que ganas tengo de disfrutar con el Rock del catalán que bien he comprobado que sigue siendo tan bueno como antaño. Y se debe a que plantea los conciertos como una pelea. Lo decía el otro día en la Caden Ser, “Cuando subimos a un escenario tenemos que hacerlo a destrozar al resto de bandas y a demostrar que somos mejores que todos los demás, no concibo el Rock de otra manera”. Pues buena actitud, Loco, pero mañana tienes unos duros competidores de los que te has declarado fan y a los que reconoces pedirás que te firmen sus discos. Si esa forma de concebir el Rock sigue en pie, será un gran concierto.

Y antes de todo esto se sube al escenario Bebe. Un aperitivo que algunos consideramos sobrante en una fiesta como puede ser la del sábado en la que las guitarras distorsionadas rasgarán el aire de la sierra de Gredos y donde no veo, disculpen mi postura, cómo entra Bebe a pasarse, por ejemplo, “Siete horas” corriendo por la ciudad. Será un daño colateral para los oídos que rápido aliviará la música cuando el duelo de Rock que nos han preparado para este año comience en Hoyos del Espino.

Yo voy, lo tengo claro, y dudo que alguien esté indeciso. Ante la duda hay que acercarse, entre otras cosas, para que este festival perdure durante muchos años más. Es la única oportunidad de ver grupos de primera fila, muchos internacionales y de reconocida fama mundial, que no puede dejar de celebrarse. Larga vida a la buena música y a los Músicos en la Naturaleza que convierten a Hoyos del Espino en el centro de todas las miradas, al menos, durante un fin de semana.

Más información sobre el concierto en su web oficial: www.musicosenlanaturaleza.es

Casposos en la naturaleza

gredosReality

Pequeña crónica de una muerte anunciada (Por Pedro Pérez)

Os traemos hoy una entrada de enlaces. Es una recopilación de links a noticias sobre la “regulación de accesos” a la pltaforma de Gredos. Es un trabajo que nos hace llegar Pedro Pérez que ha sido quien ha hecho el trabajo y ha pensado en enviárnoslo para que lo publiquemos como colaboración. Nuestro más sincero agradecimiento desde aquí. Os recomendamos leerla sin mucha prisa y dedicarle un poquito de tiempo a entrar en cada uno de los enlaces para que veáis cómo ha transcurrido todo el asunto del acceso a Gredos, merece la pena. Si alguien más se anima con un texto tenéis la información aquí.

PEQUEÑA CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA (LA “REGULACIÓN DE ACCESOS” A LA PLATAFORMA DE GREDOS) OCTUBRE DE 2012

1.- EL COMIENZO

Miércoles 10 de octubre. La prensa local, en concreto Ávila Red, publica esta noticia. Nos informa de que la Junta de Castilla y León ha recuperado un viejo proyecto y ha decidido ponerlo en marcha de forma inminente, dos días después. El proyecto pasa por regular el acceso a la plataforma de Gredos, dicho de otra forma… Pasar por caja.

 2.- LA CONTESTACIÓN A LA MEDIDA

Un día después ya vemos que la gente ha acogido muy bien la idea y que, sin duda será bueno para la zona y para potenciar el turismo… O, como les gusta decir a los empresarios y a la Mancomunidad Gredos Norte, “puede espantar a los visitantes”. Qué cosas…

No se niega, eso es cierto, que no se deba regular el acceso a la plataforma de Gredos, se pide que se haga sin un vistoso afán recaudatorio y se presentan propuestas muy concretas…

Total, que todos, más o menos, creíamos que “esta medida, lejos de ayudar a la zona, la perjudica y justo en un momento de grave crisis económica para los pequeños empresarios de la zona”

 3.- EL CAOS

Denuncian “caos” en los nuevos accesos a Gredos. Es el titular que daba la Agencia EFE al día siguiente de la entrada en vigor de la nueva normativa. Algo parecido decía Ávila Red que además hablaba de enfado… Ya se veía que la cosa funcionaba. Y un día después, el Domingo 14 de octubre se unía a las protestas los montañeros…

 4.- LA JUNTA EN “SOSTENELLA Y NO ENMENDALLA”

Pero la cosa está clara… “No hay marcha atrás”. El Delegado de la Junta de Castilla y León aseguraba que quien no pague será multado por la Guardia Civil. Por si os queda alguna duda dedicadle minuto y medio al vídeo que cierra la noticia.

 5.- CONTINÚA LA OPOSICIÓN A LA MEDIDA

Pues a moverse… A encontrar apoyos… A recoger firmas… Al menos que no crean que somos cuatro locos los que pensamos que es un abuso… Ni la Guardia Civil puede hacer nada… Nosotros pondremos notas informativas en los coches… La cosa no fue mal y hoy en día internet ayuda mucho. Políticamente hablando… Nada escandaloso, que la oposición se opone… Incluso hablan de ilegalidad.

 6.- CAMBIO DE DISCURSO

Empieza el espectáculo. Ese señor del vídeo de antes que decía que solo había dos opciones parece que da marcha atrás en sus declaraciones… Qué cosas… ¿No había funcionado bien en su primer fin de semana de implantación como proyecto piloto?

 7.- LOS EFECTOS DE LA “MARCHA ATRÁS”

Pues viendo que pasar por caja ya no es obligatorio, no paga casi nadie. Los políticos parece que se han puesto de acuerdo en algo… Incluso el PP de Diputación de Ávila apoya una moción para pedir “la eliminación de esas medidas iniciales adoptadas por la administración regional”. No sé en qué lugar deja eso a estos otros señores…

 8.- LA SUSPENSIÓN, ¿DEFINITIVA? 

“Si es que esto, al final, va a ser una chapuza. Mejor lo quitamos y ya, nos lo curramos un poco más para la próxima, que se calmen un poco las cosas y ya volveremos a la carga en primavera.” Yo creo que es lo que han pensado. No sé… El caso es que el invento parece haber durado dos semanas… Pero si esto funcionaba…

 9.- LAS REACCIONES

Ya todos un poquito más contentos. Los empresarios, los voluntarios… Algunos más orgullosos que otros por haber devuelto las cosas a su cauce… Otros pidiendo responsabilidades y dimisiones…

10.- ¿LOS EFECTOS?

A día de hoy, que se sepa, no se han producido dimisiones:

  • De los promotores del “invento”, que desconocían hasta la propiedad del terreno en el que se movían.
  • De los responsables del mismo, que después de diez o más años “pensando” en montar la regulación lo hacen en el peor año de la crisis.
  • El responsable político provincial, que hoy dice una cosa y mañana, sin ruborizarse siquiera, la contraria.
  • Tampoco se conoce si ha dimitido el alcalde que vio aquí una forma de recaudar y se metió en el charco.

Ni tan siquiera se han pedido disculpas por actuar “a la chita callando”, en un asunto que atañe a tanta gente. Es más, ya se anuncia que se volverá con más bríos más adelante.

¡Gredos, no olvidéis y permaneced vigilantes!

La vida continúa en Ávila como siempre.

Volvamos a la casilla de salida. 

Ávila, 4 de noviembre de 2012

Camuflaje caprino

Aquella radio (por Helena Cerveto)

La periodista Helena Cerveto vuelve a colaborar con este blog, en esta ocasión para escribir sobre la exposición de los 75 años de Radio Nacional de España (medio en el que trabaja). Todos aquellos que lo deseen pueden enviarnos su aportación a [email protected] Más información aquí.

—————————————————————————————————————————————————-

“Desde que la anunciaron, estaba pendiente para venir a verla”. Con estas palabras me contestó un hombre que debía rondar las siete décadas, cuando le pregunté qué le parecía la exposición de los 75 años de Radio Nacional de España. Otros, mucho más jóvenes, me dijeron que ellos no escuchaban la radio, que no ponía buena música. A saber. Y otros me recitaron la lista de los programas de la radio pública que escuchan en casa, o en el coche, o donde sea. Estos de transistor en mano “everywhere” , que tanto me recuerdan a mi madre, y que empiezan a ser una especie en peligro de extinción.

La cuestión es que la semana pasada llegó a Ávila la exposición itinerante de Radio Nacional que está recorriendo toda España con motivo de este aniversario. Muchos la veríais, al menos por fuera. Estaba metida en un camión enorme, rojo, en la Plaza de Santa Ana.

No quiero alargarme mucho escribiendo sobre la exposición. Si a alguien le atrae mínimamente la radio, y tiene la oportunidad de ir a verla en alguna de las ciudades por las que todavía no ha pasado, que vaya. Hay vídeos que explican cómo se elabora una noticia, cómo está dividida Radio Nacional, con sus diferentes emisoras y áreas, etc… También hay una pequeña muestra de aparatejos antiguos, y un estudio de radio dónde pueden probar a ser periodista por unos minutos y leer noticias delante de un micrófono.

Pero volvamos a Ávila. Porque aquí venimos a hablar de la radio pública en Ávila. Si a nivel nacional está cumpliendo 75 años, en esta provincia lleva ya 60 años de vida. La tarde del 11 de octubre de 1952 los abulenses pudieron escuchar por primera vez:

“Transmite Radio Ávila. Emisora sindical número 9 y estación-escuela del Frente de Juventudes”

Se llamaba Radio Ávila, empezó sus emisiones coincidiendo con las Fiestas de Santa Teresa, y no, no era precisamente la radio plural que conocemos hoy, era la radio de Paco, que para eso mandaba en la época. Eso sí, la programación tenía mucho de entretenimiento y espectáculo (os recomiendo ver la película “Historias de la radio”).

De Radio Ávila se pasó, en los años 60, a Radio Gredos, que llegó a tener tanta potencia de señal, que el locutor la anunciaba:

“… como atalaya de Castilla, conquistando nuevas escuchas hasta los mismos límites de las tierras de reconquista, y al mismo borde de los caminos peregrinos de Galicia”

Ahí es nada. Radio Gredos era la emisora sindical de las dos Castillas. Tenía publicidad, y una curiosa forma de ganar algo de dinero a través de las canciones dedicadas. Es decir, los oyentes pagaban para que el locutor pusiera una canción y leyera la dedicatoria. Todavía se conserva en la emisora de Radio Nacional de Ávila el papel que tenían que rellenar para hacer este trámite. Una auténtica joya.

Pasando ya a la democracia, en los años 80 Radio Gredos se convirtió en Radio Cadena Española, dentro del ente público Radiotelevisión Española. Duró una década, hasta que la emisión local se denominó Radio 5. Ya voy terminando. En 1994 se decide darle mucho más peso al espacio informativo, y nuestra radio se rebautiza como Radio 5 Todo Noticias. Y así hasta hoy.

Este resumen de la radio pública en Ávila me sirve para hablar de lo que más valoro de ella: su archivo sonoro. No solamente ha sido testigo de lo que ha pasado en esta provincia durante 60 años, sino que conserva mucho de lo que se emitió para que los oyentes del presente tengamos hoy el grandísimo lujo de volver a escucharlo.

Hablo de poder escuchar la voz del “Tio Colorao”, el sereno que recorría las calles de Ávila en los años 50. De conocer la publicidad electoralista de los años 60, cuando Adolfo Suárez se presentaba a procurador en Cortes por Ávila por el tercio familiar.

“No olvides votar si eres cabeza de familia. Vota a tu paisano, Adolfo Suárez”

Hablo de rememorar los goles del Real Ávila con la voz del periodista Pablo Herráez en los años 70. De volver a escuchar al ciclista abulense Julio Jimenez contando cómo empezó en este deporte. De descubrir cuáles fueron las palabras que dijo José María Aznar sobre su primer acta de diputado por Ávila.

“Yo he tenido la fortuna de conseguir mi Macondo en Ávila, que antes no lo tenía” 

Hablo de recordar la visita de Rafael Alberti a Ávila, y oir cómo contaba que él no terminó el bachillerato. De viajar hasta los años 90 para revivir los sonidos de la manifestación de la Universidad Católica de Ávila contra el obispo Adolfo González Montes. O de escuchar las palabras de la Ministra de Cultura, Esperanza Aguirre, que ya hablaba del Palacio de los Águila como un anexo al Museo del Prado en la misma década de los 90.

Todo esto y muchísimo más ha contado la radio pública a través de sus micrófonos en estos 60 años y, como digo, gozamos del privilegio de tenerlo guardado.

Cuando se llegó al 50 aniversario de la radio pública en Ávila se recuperó mucho de este material sonoro para hacer un CD. El otro día, durante la exposición de la que os hablaba al principio, se emitió un programa especial con fragmentos de ese CD.

Mi objetivo con este post no era otro que el que llegaseis hasta aquí con ganas de entrar en el enlace y escuchar los 50 minutos que resumen la historia de la radio pública en Ávila. Podréis escuchar todos los testimonios de los que os hablaba hace unas líneas.

                           Historia de la radio pública en Ávila

La foto del post pertenece a la web  RNE Ávila donde podéis leer muchísimo más de esta historia y ver fotos realmente curiosas.

P.D.: Los 4 Palos me propusieron escribir este post. Creo que no sabían lo que hacían. Les agradezco el espacio ofrecido.

A %d blogueros les gusta esto: