Porra elecciones Galicia y Euskadi (Ávila se nos queda pequeña)

Se puede ser friki (del inglés freaky) de muchas cosas: del manga, de la tecnología, de los coches, de las maquetas de coches, de la música, de Eurovisión, de los coleópteros, de los dedales, de los rosarios, de la astronomía, etc. Prácticamente cualquier afición puede ser llevada hasta la obsesión. Hay gente a la que el término friki le molesta por considerarlo un insulto, pero hay otra mucha que está orgullosa de que los demás los vean así. Los primeros creen que los demás piensan que son unos bichos raros, los segundos prefieren pensar que son considerados todos unos expertos.

Los frikis orgullosos de serlo, el subtipo 2 de los que comentábamos antes, suelen ser gente sociable y frecuentemente organizan reuniones donde retroalimentar su “frikismo”. Los aficionados al manga celebran congresos en los que se suelen disfrazar de sus personajes favoritos. Los amantes de la tecnología tienen cientos de ferias organizadas por las grandes empresas, keynotes de Apple para que les publiciten gratuitamente sus productos, y docenas de MediaMarkt a los que ir a molestar a los empleados. Los fanáticos de Eurovisión se reúnen anualmente frente al televisor para disfrutar de un espectáculo digno de este gran continente, de un Nobel de la Paz y de un par de premios menores entregados por algún heredero sureño. Los frikis de los coleópteros, por su parte… bueno, supongo que también harán algo.

De la política también se puede ser un friki y, en este caso, sus momentos más felices suelen coincidir con las distintas convocatorias electorales, desde las campañas, las encuestas y los sondeos, hasta los pactos postelectorales, pasando por la noche electoral, la keynote de la democracia.

A los frikis de la política, sobre todo a los que por fortuna no nos jugamos los cuartos profesionalmente en estas cosas, nos gusta, además de ver en la soledad de nuestros estudios – con una pipa de jabón y un monóculo de plástico – los especiales electorales, demostrar cuan frikis-sabios somos lanzando nuestros pronósticos cada vez que hay ocasión. Por este humilde rincón ya tuvimos ocasión de demostrar nuestros (pocos) conocimientos con motivo de las pasadas elecciones nacionales y ahora no vamos a dejar pasar la oportunidad. Sí, Galicia y Euskadi nos quedan un poco a desmano, pero no hay fronteras que puedan frenar a un friki (y menos a un abulense, castellanoyleonés o similar).

¿Jugamos? Diputados electos en las elecciones gallegas y vascas en los comicios del 21 de Octubre. Gana, por supuesto, el que más se acerque al resultado final. Y para darle aún más emoción, y demostrar que los lectores de este blog son sabios cual demonios cananeos, os animamos a participar también en la porra que organizan en Politikon.es. Allí podréis ver los partidos que se presentan en cada comunidad, el número de diputados que obtuvieron en las últimas elecciones y la previsión del último sondeo del CIS.

Ya sabéis: si gustáis, os dais una vuelta por allí, votáis, nosotros lo haremos, y nos pasáis vuestro pronóstico a los comentarios de esta entrada.

PS.- Como suponéis, aquí no regalamos nada. Pero en Politikon si dan cosas a los que ganan. A ver si alguno de vosotros tiene suerte.

A %d blogueros les gusta esto: