El cambio climático (por Ramón Martín)

Tenemos la suerte de contar con un nueva colaboración, esta vez a cargo de Ramón Martín (@su_per_mon). Si tú también quieres participar en este blog, aquí te explicamos cómo hacerlo.


En los últimos 30 ó 40 años Ávila ha visto alejarse infraestructuras, industria y habitantes. Pero si -aparte de los pisos vacíos- hay algo en lo que aventajamos a otras provincia españolas, es en nuestra incorporación al cambio climático.

Ya hasta recordamos con nostalgia cuando Mariano Medina informaba las temperaturas y siempre estábamos ahí, destacando: “La mínima en Ávila, menos nosecuantos”; en casa hacíamos un gesto triunfal, ¡toómaya! Eran otros tiempos. Entonces, te pasabas la primera mitad de octubre pasmao de frío hasta en tu casa; porque ya se sabía que hasta que La Santa no diera el visto bueno, el día 15, no se encendían las calefacciones.

Pero el pasado año, en esas mismas fechas, nos hemos podido tomar unas cañas en cualquier terraza en mangas de camisa; como mucho con una rebequita. Con lo que era la calle San Segundo en octubre; ese túnel de viento siberiano, que ni atinabas a abrocharte la mierda de botones de palitos que llevaban las trencas.

Y en invierno ni olemos la nieve. Creo que la última vez que sacaron en el España Directo a los niños trineando al lado de la muralla fue porque Héctor Palencia desvió un pedido de nieve para los del Xanadú, porque yo no vi caer ni cuatro copos. Como para volver a atrapar a otro Guido Caprotti, si no es con una avería en la catenaria.

Y ahora llaman ola de frío a un par de días regulares. Por ello, y ante la inutilidad de oponerme, he decidido perpetrar un soneto, que por efecto de la globalización, finaliza con haiku-estrambote dedicado a mi amigo Guillermo, corrector de estilo y animador social.

Miré los grados de la patria mía
si un tiempo bajos, ya más moderados;
por Burgos, Soria y Cuenca superados,
y casi por Sevilla y Almería.

Aquella nuestra única alegría.
¡La mínima de España! Congelados
gozábamos haber sido nombrados,
ser líderes en algo por un día.

Acaben los inviernos anodinos,
que el frío sea el gran protagonista
y cale hasta los huesos con su garra.

Que vuelvan al Adaja los pingüinos.
Que cierren por nevada la autopista.
Que Jon Nieve se mude a La Cacharra.

A tal efecto,
ese invernadero
desatado va.

img_30698

Foto de avilared.com

 

 

Sí, eres de Ávila

No hace tanto tiempo en una galaxia más bien cercana (la nuestra mismamente) twitteros en Ávila lo que se dice twitteros eramos doce, el de la flauta y un frutero de Rasueros. No en vano ahí se empezó a cimentar esta locura llamada 4palos. Cuando un paisano de estas tierras asomaba la patita yo enseguida le seguía y le añadía a una lista selecta que aún sigue existiendo llamada “Twitteros abulenses“. Ahora ahí hay de todo, más de 200 murallitos escribiendo sus cosas. He dejado de añadir porque ser abulense y twittero ya no es tan raro. Un día empezó a haber más y más compadres. De hecho ya casi todos andan por ahí menos Guillermo y el viñetista Illo Bolsón.

A lo que iba. Por aquellos primeros entonces intentábamos dar salida  de vez en cuando a un hashtag que fuera nuejjtro. Fue el caso de #avilasobrenatural que dejó perlas como “Avila, el Silicon Valley español” de Alber o ” El Ayuntamiento de Ávila hace accesible el paso a la otra vida” de Pablo.  Por aquí probamos a jugar con el horrendificio de Moneo y también hubo sus cosicas. Y luego cuando ya eramos unos pocos más sacamos el #acampadapincho o el #avilanitelaimaginas con resultados que pueden consultar por aquí  y con dichas buenas like

Y entonces saltó la banca. Como ya saben o sufren… la gente de los botellones dejó en masa el tuenti y se hizo un twitter y para colmo hercólubus y el armageddon dijeron que no venían y mardita sea nuestra tweet-estampa. Es decir, que el pajarito se popularizó y eso trajo cosas buenas y malas. Ahora es fácil comprobar que hay abulenses por el mundo echando de menos o de más la muralla diariamente y amando y odiando nuestro empedrado a cada jornada como es de buen abulense desde que aquella buena mujer decidiera sacudirse las sandalias.

#noeresabulense fue un clamoroso éxito de participación y fue magistralmente recopilado y dividido en categorías por el blog “La Piedra Alta”: Enlace altamente recomendado para todo aquel que se quiera echar unas risas con nuestros casos y cosas, cantos y santos.

Y una vez hecho este balance histórico toca empezar el año destacando algo de lo mejorcito twitteramente del fin de semana. Esta vez la idea que ha calado ha sido #EresDeAvilaSi y les traigo las que han sido mis preferidas. Espero que se echen unas buenas risas.

 

 

Espero haberles arrancado alguna sonrisilla para este lunes festivo. ¡Mejor 2013 para todos!

A %d blogueros les gusta esto: