Sin noticias de Tesla

Desde la terraza del bar que hace esquina en la plaza Mayor de Carrión de los Condes se puede ver la maravillosa fachada románica de la iglesia de Santiago. No muy lejos de allí, un cartel anuncia que la tumba del apóstol está a tan solo 400 kilómetros. A pesar de la distancia y de las fechas, la plaza y todo el pueblo bulle de peregrinos. En la terraza del citado bar, una docena de ellos descansan entre los arcos amarillos que cobijan las siete u ocho mesas que un camarero con camiseta y pantalón negro se afana en atender mientras se seca el sudor. Hace calor, demasiado para las fechas que son y el lugar en el que nos encontramos.

Rodeados de peregrinos, en la única mesa escondida del sol, cuatro jubilados del pueblo rematan una partida de dominó. Entre ellos, otro hombre termina el periódico, lo dobla, lo deja sobre sus piernas y busca con la mirada al camarero. No lo encuentra y se vuelve hacia sus compañeros.
—¿Habéis visto lo de Trump? Dice el periódico que ha bombardeado Siria. Este hombre nos va a traer problemas.
—Y a mí qué cojones más me da el Trump ese si me voy a morir igual.

Hace no mucho tiempo, un programa de televisión consiguió que durante algunos días se hablase de la despoblación y del futuro del mundo rural en medios, entornos y lugares que hasta entonces habían ignorado una problemática cronificada ya en muchas regiones. Un paseo triste entre estampas grises y fotografías sepias de una tierra cuarteada por el tiempo y el polvo. No recuerdo la frase exacta, pero en un momento del reportaje, un hombre, recostado contra una tapia mientras atardecía, afirmaba que él no iba a estar entre las posibles soluciones porque a su edad le quedaba ya poco tiempo.

Desde hace unos meses tengo la sensación de que la resignación —podíamos hablar de rendición incluso— ante el oscuro futuro de las zonas rurales del interior es mayoritaria, no solo entre los habitantes de la zona, sino también en las administraciones y sus ocupantes. Tengo la impresión de que todo el mundo sabe que no hay soluciones para el lento marchitar de comarcas enteras, de que no hay marcha atrás ni milagros posibles, de que hace tiempo que se tiró la toalla si es que alguna vez se sostuvo. Evidentemente ningún político con intención de continuar en el sector y en su sano juicio se pondrá nunca delante de un micrófono para leer la sentencia, pero la despoblación y sus soluciones parecen cada vez más una nota al pie, un latiguillo en los discursos y programas de nuestros dirigentes, un eco que sigue allí pero se va apagando. ¿Para qué gastar tiempo y dinero, recursos escasos, en arreglar algo que está irremediablemente roto?

Ahora, esta desasosegante sensación la tengo también cuando visito los medios locales. Cada noticia, declaración o comunicado que leo, veo o escucho sobre el futuro de Ávila me suena igual de vacua. El alcalde va a pedir a Seat que llame a su futuro modelo “Ávila”. El tipo de vehículo se adapta a la perfección a las características de la ciudad y la provincia, señalan. Pablo Casado apuesta por convertir la ciudad en un “hub” para la deslocalización de empresas madrileñas. Ávila tiene una situación estratégica, suelo barato y disponible, costes laborales más bajos y un enorme potencial. Los mismos argumentos, hipérbole arriba o abajo, que llevamos escuchando desde hace años. El PSOE, por su parte, apuesta por la instalación en Ávila de la nueva factoría europea de Tesla, la empresa norteamericana que produce más titulares que coches.

Ojalá tenga que comerme estas líneas, ojalá cientos de empresas llenen nuestros polígonos tras vaciar los de Madrid, ojalá Tesla monte su fábrica sobre el erial urbanizado que hay camino de Sonsoles, ojalá el nuevo Seat se llame Ávila y cientos de personas decidan visitar la ciudad que da nombre a su vehículo como aquella vez que la ciudad se nos llenó de fanáticos de las luces LED.

Ojalá ocurra todo esto y más, pero mientras tanto no puedo arrancarme del pecho la sensación de que todo el mundo sabe que estamos muertos, pero nadie se atreve a decírnoslo.

Polvos, barros y mancuernas

Cf2ZUawWQAAvIHzUna vez estuve apuntado a un gimnasio. Les diría que fue por error, que pensaba que era un videoclub o un gastrobar, pero les mentiría. Fui voluntariamente y era un gimnasio de verdad, con sus instrumentos de tortura, sus vigoréxicos, sus jubiladas y sus fofisanos de ambos sexos intentando ser menos fofis, aunque fuese a costa de estar menos sanos. Por fortuna, el error duró poco -tres meses- y fue barato: era una de esas ofertas para universitarios desprevenidos -3 copas, 6 euros; 100 flexiones y unas agujetas, 5 euros el trimestre- y abandoné antes de perder algún miembro y el 100% de la dignidad. Como pueden comprobar, mi imagen de los gimnasios y de los centros de ocio deportivo a cubierto no es demasiado buena. Si quieres hacer deporte, la calle está cruzando el portal. Además, soy malísimo jugando al tenis, hay testigos que afirman haberme visto fallar 32 saques seguidos, y cada vez que me acerco a la sección de pádel del Decathlon se me aparece Aznar a pecho descubierto, sudado y en short, intentando violarme con una raqueta. Total, que hasta hace poco el centro 88 Torreones era para mi un extraño, como la leche de almendras, la Cruzcampo de calidad o la sección dietética del Mercadona.

Pero tras portadas de prensa, comentarios en radio y charlas de bar, hete aquí, amado lector, que no solo sé de su existencia y de sus múltiples bondades, sino que también estoy al tanto de su problemática. Un lío de padre y muy señor nuestro que arranca, ojo, en época de Zapatero y del Plan E. ¡Maldito duende de cejas puntiagudas! En resumen, Zapatero, ese diablo insaciable, intenta desacelerar la desaceleración regando los Ayuntamientos con dinero para que construyan cosas, arreglen aceras y planten arizónicas. El de Ávila, que ya tiene de todo, decide que es buena idea montar unas pistas de tenis y de pádel, urgente necesidad que no ha cubierto hasta entonces la mano invisible del mercado. Se gasta 1,7 millones de zapateuros y decide que el tinglado lo gestione una empresa privada. La agraciada es la extremeña Pines que promete convertir el chuchurrío centro zapateril de raquetas planificado por el Ayuntamiento en un mega complejo de lujo. Como no tiene perras para los mármoles de suelos y paredes, pide un préstamo utilizando la concesión como aval con permiso del Ayuntamiento. Algunos señalan que no es buena idea, pero ¡qué puede salir mal! Tras retrasar varias veces la inauguración del centro, la empresa entra en concurso de acreedores menos de un año después de la puesta de largo de las pistas, mala suerte, y la concesión, muerta y enterrada la empresa, se la queda el banco. Mientras el nuevo propietario -propietaria en este caso, de nombre Ana Patricia y apellido Botín- busca nuevos gestores, el Ayuntamiento tira de Antiguo Testamento y contrata a otra empresa, hermana de la difunta, para gestionar el Centro. ¿Quién no se ha casado alguna vez con la viuda de su hermano? El último capítulo fue emitido hace poco con el título “El pleno extraordinario más extraordinariamente corto de la historia

Como no soy un experto en gimnasios y tengo los brazos débiles, poco puedo aportar más allá de la narración de los hechos, pero el proceso me genera algunas dudas ¿era necesario un centro de raquetas? ¿Es normal que una concesión sea hipotecada antes incluso de su inauguración? ¿No se evalúa la situación financiera de la empresa antes de firmar la concesión? ¿Es normal que el agónico proceso post morten se dilate tanto tiempo? ¿Y que no existan los informes de las comisiones de seguimiento que imposibilitan celebrar el Pleno Extraordinario? ¿Y que el Ayuntamiento recurra a casi la misma empresa que acaba de quebrar? ¿Y que el Ayuntamiento no parezca hacer gran cosa, aparte de pagar las facturas, a lo largo de este tiempo?

Y la última y más importante, la que me tiene sin dormir desde hace días ¿era consciente Rivas, cuando aceptó encabezar la lista popular, de la cantidad de marrones, polvos y lodos que la anterior corporación municipal le dejó en los cajones como regalo de bienvenida? ¡Si hasta el césped artificial se nos levanta! A mi me empieza a dar penica el pobre ¿Le compramos un chaleco entre todos?

Coda final. No aporto nada nuevo si les recomiendo que vean Borgen, la extraordinaria serie danesa que narra los entresijos, mesenterios y otras vísceras de la política nacional de ese frío rincón de Europa. La nueva política y su fijación por las series de televisión es hija de su tiempo, hermana de los que madrugaron para ver el último capítulo de Lost y desde entonces no tragan a García-Siñeriz. Sí, pulla gratuita. A lo que íbamos. Al final de la primera temporada, la protagonista, la primera ministra danesa Birgitte “Rivera” Nyborg, obliga a su marido, Girauta en guapo, a rechazar un bien remunerado puesto de trabajo en una empresa privada porque esta era contratista -a pequeña escala- del gobierno. No había nada ilegal, claro, Birgitte no nos haría eso. Todo limpio, claro, transparente, puro como el agua de Sonsoles, pero… ¡Ah, las dudas! ¡Ah, los peros! ¡Ah, la mujer del César! El marido de la actual portavoz del gobierno municipal, concejal del PP durante tres legislaturas, estuvo contratado por la empresa concesionario del centro 88 Torreones mientras ocupaba un puesto en la corporación local. La portavoz ha defendido que era todo legal, aspecto que no podemos valorar sin más datos, para después añadir “Si nos vamos al barro nos vamos todos al barro” y “A lo mejor uno debería mirar hacia adentro en vez de mirar tanto hacia fuera, porque si nos ponemos a hablar todos a lo mejor todos tenemos mucho que hablar”. ¿Hay muchos familiares de concejales en empresas relacionadas con la Administración? ¿Muchos exconcejales contratados? ¿Hay una lista en algún lado? Escondida la mano, parece que nos va a dejar con la duda. ¡Ah, las dudas! ¡Ah, los peros!

En resumen, nada bueno puede salir de un gimnasio.

¿Se nos agosta la recuperación?

Evolparreg2

Nueve malvados ciudadanos se quedaron sin empleo durante el pasado mes de agosto en nuestra provincia para fastidiar al gobierno y dar argumentos a aquellos que no creen en la recuperación económica. Nueve malvados ciudadanos han roto la buena racha del empleo en nuestra provincia por vaya a saber usted qué malvados intereses ocultos. Nueve malvados ciudadanos que han decidido desafiar a la bonanza económica, al Centenario de la Santa y manchar nuestro buen nombre en Europa, Occidente y todo el orbe. Nueve malvados ciudadanos que llevan la cifra de desempleados provinciales hasta las 14466 personas.

Intermensual

Recuperando el tono serio y analítico, aunque la subida del paro sea poco significativa -excepto para aquellos que hayan perdido su empleo-, rompe la tendencia positiva de los últimos meses y de los últimos agostos. Sin ser un dato horrible, queda lejos de las 286 personas que encontraron trabajo el mismo mes del año pasado. Si los datos de los anteriores meses eran positivos, sobre todo los relativos a la afiliación a la Seguridad Social, los de este mes apuntan en dirección contraria y nos hacen torcer el hocico ¿Flaquea la flamante recuperación económica? Pues es pronto para decirlo, aunque algunos empiezan a señalar que eso es lo más probable.

EneroAgosto

El gobierno, por su parte y en su papel, se agarra a los datos positivos: el paro ha caído con fuerza respecto al año pasado y desde enero la creación de empleo parece consistente. En nuestra provincia, en lo que llevamos de año el paro ha caído en 2955 personas. 

Evolparreg

Y es que, aunque el presidente opine lo contrario, la situación global empieza a volverse en nuestra contra. La desaceleración de la economía global es un hecho, con alguna de las principales economías mundiales en serios problemas. A nivel europeo, el crecimiento español es una excepción en una planicie de estancamiento. Y con nuestros elevados niveles de paro, deuda y déficit, la capacidad de nuestra economía para capear cualquier temporal se acerca a cero. Confiemos en no tener que ponerla a prueba.

Cobertura

Al menos, la cobertura mejora respecto al mes anterior. Algo es algo, como dijo aquel calvo que encontró un peine sin púas.

Antes los datos… que zurrar al Ayuntamiento (aunque sea diver)

El pasado viernes las páginas de la prensa recogían los lamentos de la Federación de Hostelería ante el escaso impacto que el Centenario estaba teniendo en sus cuentas. Junio, según esta noticia, había sido un mes flojo, julio regular y agosto sí parecía haber supuesto una mejora respecto al año pasado. La Federación de Comercia venía a refrendar las palabras de sus colegas: salvo el mes de julio, en el que con el calor se había vendido “más ropa de verano y más aparatos de aire acondicionado”, el año estaba siendo flojo. ¡Malditos turistas que no se vuelven a sus casas con un rosario de Santa Teresa y un aparato de aire acondicionado!

Ayer, el grupo municipal de IU pedía pedía explicaciones al Ayuntamiento. Para IU el resultado del Centenario “es un suspenso rotundo para el PP, suspenso no sólo porque en no pocas cuestiones al Equipo de Gobierno del Partido Popular le ha pillado el toro, como ha ocurrido con el nuevo tren turístico, las banderolas, la señalética o el parking de autocaravanas, sino porque los efectos del centenario en la economía local, y como han resaltado los propios interesados, están siendo más que discretos”. Respecto a lo primero, la falta de previsión del Ayuntamiento, todos de acuerdo: banderolas a prueba de huracanes que vuelan a la más ligera brisa, trenes del centenario que empiezan a funcionar en agosto, obras en vías cercanas a los hitos teresianos, etc. Respecto al impacto del centenario en comerciantes locales, habitual proclama de nuestros munícipes, IU afirmaba que “los datos señalan que esto no se está cumpliendo”.

Y aquí es donde arrugué el ceño. Los datos. Desde que leí el viernes las quejas de los comerciantes me puse a pensar en posibles vías para averiguar si el Centenario se estaba notando o no en sus cuentas. Datos publicados por alguna institución que nos permitiesen entrar en las cajas de los bares, restaurantes y comercios de la ciudad sin perdir permiso y no se me había ocurrido ninguna. Pero IU tenía esos datos, así que pregunté.

También pregunté a la concejala Henar Alonso, que suele responder rápida y atentamente por Twitter. La respuesta desde la cuenta de IU fue la siguiente:

Es decir, que datos, datos, con números y porcentajes, no eran. El único dato lo aportó después el PP: el de pernoctaciones, que suben un 26% durante el primer semestre, en línea con lo que reflejábamos nosotros un par de meses antes.

¿Hay alguna forma de ver si el centenario está teniendo un impacto directo en la economía local y, en especial, en la hostelería y el comercio? Sí, que me pasen los datos de caja a la dirección de correo del blog. Prometemos discreción. A falta de esto, ayer por la tarde se me ocurrió una aproximación al tema que paso a compartir con ustedes. Es una aproximación imperfecta a la que se pueden poner muchos peros, ya se lo digo yo, pero algo es algo.

El SEPE publica una estadística de paro registrado por municipio y actividad económica. Cada actividad económica viene registrada con un código así que seleccionado los adecuados podríamos ver la evolución del desempleo en esos sectores concretos de actividad. Para nuestra pequeña investigación me parecieron oportunos el código 47 -parados en el sector del comercio al por menor-, el 55 -servicios de alojamiento- y el 56, el de los servicios de comidas y bebidas. ¿Cómo han evolucionado estas cifras este año? ¿Mejor o peor que el año pasado? ¿Y mejor o peor que en otras ciudades?

Este primer gráfico refleja la evolución de estos códigos en Segovia -ciudad vecina, de características similares, con una buena evolución del turismo este año- el pasado ejercicio y el presente.

segovia1415

Como ven, la evolución es muy parecida. Tomando enero como referencia, los datos de 2015 son siempre mejores, pero solo levemente. El siguiente gráfico es el de Ávila.

avila1415

La mejoría es apreciable. Tomando enero como referencia, el paro en estos tres sectores de actividad se encuentra ahora más de siete puntos por debajo de 2014, mientras en Segovia tan solo está tres puntos por debajo.  Sumamos ahora ambas gráficas.

avilasegovia1415

El paro en estos sectores baja menos en Ávila que en Segovia, pero este año la mejoría ha sido especialmente significativa en nuestra ciudad mientras en Segovia se ha mantenido la tendencia. A falta de otros datos, tenemos que concluir que al menos en lo referente al empleo de los sectores indicados, el Centenario sí parece estar teniendo efectos positivos. ¿Menos de los que nos gustaría? Seguramente.

PS.- Como ya digo, esta aproximación es imperfecta. El objetivo era solo buscar datos que pudiesen aportar algo de luz. Deberíamos, por ejemplo, ampliar el número de sectores, el número de ciudades y el número de años para ver si el efecto se mantiene. Si alguien quiere ponerse o aportar algún otro dato, estaremos encantados de debatirlos.

PS1.- Sí, se puede considerar que nos hemos puesto de lado del Ayuntamiento. Guárdenlo en sus retinas.

Baja el paro, se hunde la cobertura por desempleo

Paro20102015

Tras unos meses de ausencia por diversas razones -desidia, coincidencia con otros asuntos, vacaciones, etc.- vuelven sus gráficas favoritas sobre el desempleo abulense. En la primera, la que abre estas líneas, habrán notado ciertas variaciones. He decidido quitar algunos años para mejorar la visualización de la gráfica -había tantas líneas que ya resultaba difícil seguirlo- y he truncado el eje vertical para poder ver mejor la evolución intermensual. Recuerden esto último al mirar el gráfico, pues fuera de él, por debajo, aún quedan 10000 parados, los que había en la provincia en noviembre de 2010.

Durante el mes de julio el paro registrado en nuestra provincia bajó en 587 personas, hasta los 14.457 parados. En perspectiva: 5139 personas menos que en el peor momento (febrero 2013) , pero aún el doble de parados que en enero de 2007. Estamos, más o menos, a niveles de 2010 o 2011. Lectura 1: Bien, como cuando acabo el gobierno de Zapatero. Rajoy lo ha conseguido. Lectura 2: 4 años para volver más o menos al punto de partido. Bravo.

Paro20072015

Porque, aunque es indudable que la economía ha mejorado en los últimos meses -sea por una cosa o por otra- dar por muerta y enterrada a la crisis es harina de otro costal. Primero, porque una tasa de desempleo por encima del 20% es una barbaridad. Segundo, porque una tasa de desempleo de dos cifras es una barbaridad en occidente. Tercero, porque vaya usted a saber si un estornudo de la economía global (Latinoamérica está regular, la Bolsa china hecha unos zorros, las materias primas por los suelos, Grecia y la Eurozona de mírame y no me toques, Rusia, Oriente Medio, etc.) no nos devuelve a los abismos. Y cuarto, Cataluña y las elecciones de final de año.

Intermensual

Como ya habrá tiempo de comentar todas estas vicisitudes, volvamos a nuestros terruños. Si comparamos el pasado mes de julio con sus precedentes, el resultado no es malo pero tampoco es para peregrinar a Sonsoles. El dato es similar al de 2011 y peor que el de 2013 y 2010. Nos faltan datos, pero parece que el efecto del Centenario sobre el empleo no está siendo muy significativo.

Cobertura

Con todo, el dato más preocupante es que del total de parados de la provincia, casi un 70 por ciento no cobra ningún tipo de ayuda. Es un dato que hay que relacionar con el aumento de los parados de larga duración (y también con el ahorro que el gobierno pregona en materia de desempleo). Según la última EPA, en España más de 1,2 millones de personas llevan cuatro o más años en paro, y es un número que no deja de aumentar, incluso durante estos últimos meses de descenso del desempleo. Un grave problema económico y social que habrá que afrontar sin moralinas, llamamientos al esfuerzo personal, el emprendimiento y demás bagatelas.

Santa Teresa está llenando Segovia de turistas

En este año tan importante para la primera industria local, es bueno ir echando de vez en cuando un vistazo a las cifras para ver cómo se va desarrollando. Es más una labor de supervisión o de escrutinio que de otra cosa porque a estas alturas de año, si algo no funciona, poco remedio le vamos a encontrar.

Con todo, pueden estar ustedes tranquilos, las cifras son positivas, las calles de la ciudad están llenas de turistas que comen chuletones, compran rosarios y se empapan de espíritu teresiano (y de sudor estos últimos días). Hasta mayo, últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de viajeros se había incrementado en más de un 12% y el de pernoctaciones en más de un 22%. Buenos datos, sin duda, aunque a palo seco saben a poco. ¿Está aumentando el turismo en la ciudad más o menos que en sus vecinas? ¿Es una mejora general del turismo de interior o es solo en Ávila con motivo del centenario? Veamos.

Pernoctaciones Visitantes

 

Como pueden ver, el turismo, el líneas generales, crece en casi todas las ciudades seleccionadas, aunque el número de pernoctaciones lo hace especialmente en dos: en Ávila y en Segovia. ¡El poder de Santa Teresa es tan grande que su radiación teresiana descalza llega hasta la ciudad vecina! El número de pernoctaciones crece en Segovia un 26,3%, cuatro puntos más que en Ávila. Dejando esto a un lado, el dato más positivo para nuestra ciudad es que las pernoctaciones crecen bastante más que el número de visitantes, aumentando la estancia del viajero en la ciudad y, por lo tanto, los eurillos que se deja entre nuestras murallas. Seguramente ahí estemos viendo especialmente el efecto del centenario.

¿Y el centenario funciona mejor o peor que otros eventos? Buscando una comparación rápida, les traigo una tabla con el aumento del número de pernoctaciones en tres ciudades hasta el mes de mayo: Ávila con motivo del Centenario de la Santa, Toledo el año pasado con el del Greco y Soria el año que se celebró allí las Edades.

EventosÁvila está de momento por debajo de Toledo, aunque no mucho, y bastante por encima de Soria, aunque los datos no son estrictamente comparables. Este año el turismo está aumentando en casi todos los lados, mientras que el año pasado el sector se comportó peor y 2009, año de las Edades sorianas, fue bastante lamentable. El año pasado, los datos del turismo toledano fueron 17 puntos mejores que la media de las ciudades estudiadas, mientras que este año los abulenses están 12 puntos por encima de esa media.

En resumen, el Centenario, a estas alturas de año, funciona bien. 7,5 sobre 10.

Ni tan mal

Hablaba ayer Rubén por estas líneas de las cada vez más próximas elecciones y de la influencia que tendrá, entre otras cosas, lo que suceda en Madrid y alrededores en los resultados electorales de nuestra ciudad y región. Tiene razón Rubén en todo lo que dice, es un chico leído e incluso escrito; buena parte de los votos que flotan aún en el limbo de la indecisión terminarán en una urna u otra por factores externos a nuestros páramos. Por ejemplo, los votos que va a perder UPyD en la ciudad están más relacionados con lo que pasa en la cabeza de Rosa Díez que con la tarea realizada los últimos cuatro años por el grupo municipal del partido magenta.

Otro de los factores a tener en cuenta de cara a las elecciones será la economía, en especial su efecto más visible sobre la vida diaria de los ciudadanos: las subidas y bajadas del número de parados. Una mejora de este indicador puede mejorar las perspectivas electorales del partido en el poder, rebajar en parte el cabreo generalizado de la población y reducir la fuerza motora de las nuevas formaciones que cabalgan, en parte, a lomos de esa desafección. En nuestro territorio quizá esto tenga un menor peso -por aquello de que son niveles de decisión distinto, el tirón del candidato, etc.-, pero sin duda será un factor más en la cabeza de los votantes.

Durante el pasado mes de marzo, el paro volvió a bajar en nuestra provincia. 261 parados menos que dejan la cifra total de desempleados inscritos en los servicios públicos de empleo en 17023. Hay menos parados que el año pasado, menos también que en 2013 y en 2012. Estamos, más o menos, donde Rajoy nos recogió, solo que cuatro años después.

marzo2015

El dato del mes pasado fue bastante bueno, aunque no tan único y extraordinario como el registrado a nivel nacional. El paro bajó en todos los sectores, exceptuando el colectivo sin empleo anterior, y lo hizo especialmente en el sector servicios, como viene siendo habitual. Si comparamos el dato con el de pasados años podemos comprobar como en 2011, durante la fase de la crisis conocida como la de los brotes verdes, el descenso fue considerablemente mayor. Por fortuna, esta vez parece que la tendencia a la baja del desempleo está más consolidada que entonces. Las raíces vigorosas del BCE, ya saben.

intermensual

Comparando nuestra provincia con las vecinas de nuestra comunidad birregional y conjuntiva, Ávila es la que registra un menor aumento de los cotizantes a la seguridad social y la tercera en la que menos cae el paro durante el mes de marzo. Si extendemos la comparación a lo que va de año, Ávila está en la zona media de la tabla. Mejor que Segovia, donde el paro ha crecido desde diciembre, pero peor que Palencia, donde el paro ha caído más de un tres por ciento desde que empezó el año.

CyL

Con todo, lo peor es que más del 55% de los parados de la provincia no cobran ningún tipo de prestación de desempleo.

coberturaSobre los habituales peros en torno a la creación de empleo poco hay que añadir. El empleo que se crea es temporal, precario y mal pagado. Es decir, exactamente igual que siempre.

A %d blogueros les gusta esto: