De lobos y de hombres (Por Pedro Pérez)

Pedro Pérez nos hizo llegar hace tiempo una colaboración recopilando las noticias sobre el pago por el acceso a la plataforma de Gredos. En esta ocasión se ha animado a enviarnos un texto sobre los lobos denuestra provincia. Agradecemos esta colaboración y os animamos a que en enviéis las vuestras. Aquí os explicamos cómo.

De lobos y de hombres

La saturación de noticias sobre la crisis y la corrupción que venimos “padeciendo” en los últimos tiempos, agravadas sobremanera en la última semana, hacen que, muchas veces, las noticias locales pasen desapercibidas o, cuando menos, tengan escasa repercusión a nivel de medios de comunicación, redes sociales o en las conversaciones de la gente.

Pasando hoy de la crisis y la corrupción, que no olvidándolas, pues es imposible con la que está cayendo y la gente que está sufriendo con ello, me quiero referir ahora a ciertas noticias relacionadas con el título de este artículo y que también han aparecido en la prensa local en los últimos días.

El lunes 28 de enero leo en Avilared que el pleno de la Diputación Provincial ha aprobado la propuesta de la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG para pedir a la Junta la declaración de la provincia como “territorio libre de lobos”.

Esa aprobación es el resultado de los escritos que presentó la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG en la Diputación Provincial, dos semanas antes, dirigidos a los cuatro grupos políticos de esa institución, en los que se les pedía que aprobasen esa propuesta e instasen a la Junta de Castilla y León a declarar la provincia como “territorio libre de lobos”, algo que ya habían hecho en esas fechas más de cuarenta ayuntamientos, incluido el de Ávila capital, según la Alianza.

Como es lógico, estas noticias, por el principio de “acción-reacción”, tienen rápidamente contestación por los grupos dedicados a la defensa del medio ambiente o por personas sensibles con esa defensa. Y así, tras las primeras declaraciones de ayuntamientos, la organización “Lobo Marley, ciudadanos por el lobo y el mundo rural”, inicia una petición al Presidente de la Junta de Castilla y León en change.org para, textualmente,  “Evitar el exterminio del lobo en Ávila”. Esta petición lleva recogidas en el momento de redactar estas líneas 30.754 firmas y sigue creciendo el número.

El pasado jueves la formación EQUO entra en el tema diciendo que la declaración de Diputación Provincial “se sitúa al margen de la ley” al aprobar la propuesta. Equo mantiene que es posible la supervivencia conjunta del lobo y de los ganaderos y es la Administración quien debe de hacerse cargo de los daños reales que ocasione la especie. Además este asunto ha sido tratado en televisión, en el programa “Cuarto Milenio” de Cuatro, entre el Secretario General de UPA Castilla y León, Julio López y Luis Miguel Dominguez, conocido naturalista televisivo.

Hasta aquí los hechos a día de hoy.

Ahora yo me pregunto: ¿Qué significa la propuesta aprobada por la Diputación Provincial? Una mayoría amplísima la ha aprobado, pues sólo se han abstenido dos diputados, mientras que veintitrés votaron a favor, pero nadie ha explicado qué supone que esta institución inste a la Junta de Castilla y León a que declare Ávila “libre de lobos” y a qué puede dar lugar.

¿O es simplemente una forma de calmar la conciencia de los diputados y de paso contentar a los ganaderos con una palmadita en la espalda y a esperar tiempos mejores?

Otro tanto se puede decir de los ayuntamientos que han aprobado la misma propuesta, ¿qué esperan?, ¿que los lobos desaparezcan como por ensalmo? O mejor aún, que enterados de la misma, estos animales “tan listos” hagan mutis discretamente de la provincia de Ávila, no vaya a ser que la Junta de Castilla y León consiga, finalmente, incluirlos como especie cazable al Sur del Duero y se incrementen los cupos, haciéndose visible la, hasta ahora, guerra soterrada, que se está desarrollando en su contra en toda la zona por donde campean ellos.

¿Los ganaderos se conforman con esto? Parece que hasta aplaudieron en el pleno de la Diputación cuando se aprobó la moción. Realmente los que aplaudieron fueron sus representantes. Como procedo del campo, les conozco lo suficiente como para saber que no se dejarán engatusar por huecas declaraciones de intenciones, como parece ser ésta.

Sin pretender tomar partido por unos u otros, entiendo que el lobo ha llegado a Ávila para quedarse. La escopeta no va a acabar con él y las declaraciones como la que nos ocupa, si es que se produjese, que es improbable, pues la Junta de Castilla y León no puede ir en contra de la legislación existente, no van a conseguir que se vaya.

Ahora bien, si el ganado está sosteniendo al lobo en Ávila, como dicen los ganaderos, no es justo que ese coste se cargue a sus espaldas. La conservación de la naturaleza y de los lobos en Ávila, ha de ser cosa de todos y todos debemos de contribuir a su mantenimiento, sin pensar en que ya se ocuparán otros de ello.

Puesto que la gestión de las poblaciones de lobo en Castilla y León es competencia de la Junta de Castilla y León, entiendo que a ella nos tenemos que dirigir pidiendo que se hagan cargo de las indemnizaciones a que hubiere lugar para evitar que ese coste lo asuma el ganadero. Y que esas indemnizaciones se abonen, tenga o no seguro el ganadero afectado, y contemplen no sólo las reses muertas sino los daños, digamos colaterales, que se producen en el resto del rebaño, como las crías que se pierden al malparir, o animales que hay que sacrificar posteriormente por estar heridos.

Comprendo que ahora son malos tiempos para pedir que la Administración ponga más dinero para compensar los daños que produce el lobo, pero no por ello hay que dejar de intentarlo y conformarse con vanas declaraciones de intenciones que, cuando no conduzcan a nada, como se verá, den lugar a caldear más un ambiente ya muy subido de temperatura.

Si se pudiese llegar a un acuerdo entre los afectados, ganaderos, administración y habitantes de las zonas en las que ahora campan los lobos, todos saldríamos ganando, se evitarían tristes espectáculos mediáticos, con las reses sacrificadas por los lobos, no se quedarían éstos muertos por los montes, como ahora desgraciadamente ocurre y quizá no se les volvería a disparar en el momento que hay la más mínima oportunidad, como parece ser que también ocurre.

Por ese acuerdo hay que luchar.
Ávila, 3 de febrero de 2013

Pedro Pérez

Turismo de interior

La semana pasada, mientras el invierno llegaba de golpe a la península histérica, pasé unos días – sí, otra vez voy a hablar de mi – haciendo un poco de turismo cultural: museos, iglesias, edificios singulares, bares… Sí, he dicho bares ¿acaso la gastronomía no es cultura? ¿La forma de tirar la caña no es parte del folclore propio de cada ciudad? Como uno es un patriota de la única patria verdadera, la cuenta bancaria, no me marché muy lejos y, para colaborar con el terruño que a uno le vió nacer, dediqué mis días de asueto a ver a familiares y conocidos en la ciudad amurallada y a recorrer Burgos y Palencia, levantando con ello, en la medida de lo posible, la economía castellanoleonesa, en concreto su sector hotelero/hostelero. Turismo de interior, lo llaman.

Reja Targaryen – Catedral de Burgos (click para ampliar)

No se preocupen, no les voy a pasar las diapositivas de mis vacaciones. Como les digo, cuando visito una ciudad suelo ver los monumentos más representativos (también los menos, para que engañarnos) y normalmente viajo con una planificación* lo más meticulosa posible para intentar abarcar el mayor número de lugares de interés en el menor tiempo posible. Esto requiere conocer de antemano qué hay que visitar y a qué hora es posible hacerlo. Y es aquí donde surgen normalmente los problemas.

Internet es un sitio estupendo para encontrar información de este tipo, pero no siempre es fiable. Si cuando buscas los horarios de apertura de la Catedral de Palencia – la “Bella Desconocida” – encuentras seis horarios distintos, y otro tanto te pasa con la de Burgos, tú, como usuario, debes realizar una criba y seleccionar de entre todos ellos los que te parezcan más fiables. Normalmente estos terminan siendo los que figuran en la página de los propios monumentos, cuando estos disponen de ella, o en los organismos oficiales. El problema es que no todos los organismos son igual de fiables. Por ponerles un ejemplo, la página de Turismo de la Junta es especialmente desafortunada en cuanto a precios y horarios, lo que, por cierto, es bastante lamentable.

Los horarios de la Catedral de Palencia los terminé encontrado en la web de turismo de la Diputación, aunque tengo que señalar que no fue precisamente sencillo, y me fue imposible en la del Ayuntamiento o en la de la propia Catedral (que tiene pinta de haberse detenido en algún momento a finales de los 90). Siempre queda la posibilidad de la que la culpa fuese mía, no lo descarten, pero harían bien en poner las cosas fáciles a la gente despistada y con poca paciencia como yo. Burgos es otra cosa. En al web del Ayuntamiento, la información turística es fácilmente accesible y coincide, a grandes rasgos, con la que proporciona la web de turismo de la Diputación. Además, la Catedral de Burgos cuenta con web propia en la que se informa de los horarios de apertura, aunque, fíjate tú que casualidad, se olvida de indicar que los martes por la tarde la visita es gratuita.

También intenté visitar la Catedral de Ávila, y más de lo mismo. En las páginas de turismo de la Junta y del Estado los horarios no coinciden del todo. Y luego están las web abulenses. Sabemos, fue una exclusiva de este rincón, que el Ayuntamiento está preparando una web turística de la ciudad, pero de momento no hay nada disponible y en la última remodelación de la web municipal no han incluido nada sobre este tema, tan solo un enlace a la citada futura web de turismo que de momento no conduce a ningún lugar. Por su parte, la Diputación presentó hace poco su web de turismo y, a la espera de que el Sr. Juan Luis del Pozo nos de su opinión y nos explique sus virtudes y defectos y dónde han ido a parar los euros que nos ha costado, les voy a dar mi parecer: la web es una chufa que no sirve para nada (o para muy poco). No hablo de diseño, ni de despliegue multimedia, ni de velocidad de carga, ni de nada de eso; hablo desde el punto de vista del turista que busca información. En el caso que nos ocupa, los horarios de visita de la Catedral, la web de la Diputación no sirve para nada. No es que figuren mal, es que ni figuran ni parece que vayan a hacerlo. ¿Y los precios? Tampoco. Pero ni de la Catedral, ni de ningún otro monumento. ¿Para qué sirve una web oficial de turismo, pagada a escote por los ciudadanos, que aporta menos información al turista que la wikipedia o que un blog?

Entonces ¿cuales son los horarios de visita de la Catedral? Por fortuna, la Catedral cuenta con página web (aunque no resulta sencilla de localizar en los buscadores) y allí se pueden consultar los horarios del Museo que, supongo, coinciden con la apertura turística de la Seo, aunque allí no lo aclara. Además, en un blog informan sobre los horarios en fechas concretas (puentes, celebraciones y fiestas de guardar) y los posibles cambios por obras, aunque en ninguno de ellos figura el precio de la entrada ni el día de visita gratuita – como en Burgos, qué casualidad – que creo recordar es el martes por la mañana.

Como vemos, aún quedan muchas cosas por mejorar en algo tan importante para la ciudad como el turismo.

PS.- La Catedral bien en el “dospuntocerismo”, pero en la puerta del templo, cuando este está cerrado, el horario que figura es el siguiente:

Del 28 de Octubre al 24 de Febrero.-  De lunes a viernes: 10-16:30. Sábados: 10-18. Domingos y festivos 12-15:30.

Del 17 de Septiembre al 28 de Octubre.- De lunes a viernes: 10-17:30. Sábados: 10-19. Domingos y festivos: 12-15:30.

Del 15 de Julio al 16 de Septiembre.- De lunes a viernes: 10-19. Sábados: 10-19:30. Domingos y festivos 12-15:30.

¿Que pasa del 25 de Febrero al 15 de Julio? ¿Y el 28 de Octubre?

* De esto se encarga mi adorable pareja, yo soy el que hace las fotos. 🙂

Que vuelva común al pueblo lo que del pueblo saliera.

Como les anunciaba la semana pasada, en esta entrada tenía pensado comentarles un pasaje de nuestra historia. En concreto pensaba hablarles, aprovechando que estamos celebrando el segundo centenario de la Constitución de Cádiz, sobre la Guerra de la Independencia, la presencia de los ejércitos franceses por estos pagos y el citado proceso constituyente. Pensaba hablarles de esto, es verdad, pero en el proceso que conduce hasta la redacción de estos pasajes se me ha pasado por la cabeza otra cosa. Es muchísimo menos interesante, es verdad, y es, más que nada, una batalla o batallita particular, un molino convertido en gigante, que seguramente ya haya comentado por aquí. Si me repito, pido disculpas.

 Para escribir los post en los que hablo de historia suele consultar algunos libros o artículos sobre el tema a tratar. Es una deformación profesional que sufrimos todos los licenciados en esta materia menos Pío Moa. No es algo exclusivo del gremio, así que sabrán de lo que les hablo. Cuando el tema a tratar es muy concreto o es un tema local, el volumen de fuentes se reduce y el acceso a las mismas se complica si resides fuera de la ciudad/provincia. Aunque resulte difícil de creer, yo mismo no salgo de mi asombro, las bibliotecas y librerías del resto del país no tienen una sección específica dedicada a lo abulense.

 Buena parte de lo publicado en torno a la ciudad ha sido editado por instituciones públicas (Ayuntamiento, Diputación, Institución Gran Duque de Alba, Junta, universidades, fundaciones, etc.) y en tiradas limitadas. Supongo que el objetivo de los autores no es hacerse rico con estos volúmenes y que las entidades editoras se darían con un canto en los dientes si las ventas permitieran cubrir los gastos. A la vista de esto y  estando implicado dinero público ¿por qué no se facilita el acceso a ellas?

 Todos los que me conocen me han oído hablar de esto alguna vez: todas las obras editadas por instituciones públicas o por la administración deberían estar disponibles libremente en Internet desde el mismo día en que se publican en papel. Para el caso concreto de Ávila, un ejemplo. Vamos al catálogo de la Institución Gran Duque de Alba (PDF) del año 2009. Es el último que he encontrado, el tiempo debe haberse detenido en esa parte de la ciudad. Un vistazo rápido nos permite comprobar que una buena parte de los libros están agotados. Los costes de volcar esta información en la red son bajos (quizá digitalizar algunos de los más antiguos y tal vez renegociar algo con los autores) y el beneficio inmenso. Quizá alguna obra no se descargarse nunca o sólo lo hiciesen los estudiosos (el catálogo del Archivo Municipal de Piedrahita del S. XVI no parece muy ameno a primera vista) pero seguramente otras, obras históricas o literarias, tendrían muy buena acogida. Es absurdo que obras que han sido pagadas con dinero público no se distribuyan libremente o, simplemente, no se distribuyan de ninguna forma.

 Y al Cesar lo que es del Cesar: el Ayuntamiento de Ávila sí que tiene en su web, a disposición de todos los ciudadanos, una buena parte de las obras publicadas en los últimos años, aunque no todas. Desde la memoria de las excavaciones arqueológicas del Grande, hasta Mirávila, un librito publicado por el Ayuntamiento con motivo del 25º aniversario de la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad. Mi reconocimiento desde aquí al Ayuntamiento por esta acertada iniciativa.

 Por fortuna, también en algunas universidades esto es ya práctica habitual para artículos, tesinas, trabajos de grado y tesis; aunque deberían, al igual que el resto de las instituciones, hacer un esfuerzo por volcar las obras anteriores, no solo las nuevas. (Yo intenté ceder la mía en su momento, pero me dijeron que aún no era posible)

 Y para terminar, me voy a tirar un farol. Aún no he tenido el placer de que el Ayuntamiento o la Diputación publicasen algunas de mis obras, pero cuando llegue el día, que llegará tarde o temprano, espero que las cuelguen libremente en Internet. Y si no lo hacen ellas, lo haré yo por mi cuenta. ¡Y pondré un espacio para los comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: