Albert Rivera quiere quemar la virgen de tu pueblo

Conferencia_de_Albert_Rivera_en_Vigo_(2_de_octubre_de_2012)_(5)

Hay quien dice que la única patria verdadera es la infancia y otros, más materialistas y geográficos, dicen que la patria es aquel lugar en el que uno ha crecido, las plazas en las que jugó al fútbol y los adoquines en los que se peló las rodillas. La patria vendría a ser, en definitiva, la patria chica: el pueblo o la ciudad en la que uno creció, el lugar en el que el silencio y el recogimiento místico -o sus equivalente no abulenses- se metieron en tu alma y forjaron tu carácter. Algo mucho más palpable y rugosos que esas entelequias metafísicas que llamamos países. Uno es de Ávila, de Salamanca, de Móstoles o de Villarejo del Valle y luego, por elevación y circunstancias de la vida, español, europeo o lo que toque. En nuestra provincia tendríamos por lo tanto 248 patrias, 2248 en nuestra unidad administrativa birregional y conjuntiva y casi 8200 en el conjunto de España.

La mayor parte de las patrias, más que chicas, son diminutas. De los casi 2300 municipios de Castilla y León, casi dos mil no llegan a los 1000 habitantes. Somos líderes en esto, ojo, aunque no sea algo de lo que ir presumiendo por ahí con una pegatina en el coche. El desierto estratégico más despoblado y bonito del mundo. Pueblos pequeños, pero patrias al fin y al cabo. Cada uno de ellos cuenta con la mejor fiesta de los alrededores, la iglesia más bonita de la comarca y la virgen (o el santo) más verdadero, el que tiene la línea más directa con el altísimo o con su secretario, un tal Pedro.

Estos municipios no suelen tener mucho protagonismo en las campañas electorales. Pasan por allí los candidatos de la provincia, quizá algún líder nacional de segunda fila camino de otros mítines se hace una foto con los paisanos en plan campechano, pero normalmente no atraen muchas miradas porque la pelea está en otros puntos. Así ha sido hasta ahora. Posiblemente estemos a las puertas de una campaña en la que el peso de los pequeños municipios aumente porque algunos diputados en las provincias menos pobladas se van a jugar en pocos votos. En Ávila, por ejemplo, algunas encuestas apuntan que el marmóreo 2-1 de PP y PSOE puede romperse por la mínima.

El PP, consciente de esto y de la teórica debilidad de las nuevas fuerzas fuera de las ciudades, ha lanzado una campaña con el lema “Mi pueblo no se cierra”, apelando a ese sentimiento de pertenencia que mencionábamos antes y al miedo, lógico por otra parte, de los habitantes de estos municipios a perder los pocos servicios que conservan. Los dardos van dirigidos a Ciudadanos, su principal rival en el centro-derecha, que lleva en su programa electoral -o eso dice el PP- eliminar los municipios menores de 5000 habitantes y las diputaciones provinciales.

El PP pinta la propuesta de los naranjas de apocalíptica -¡Van a acabar con los pueblos!, ¡No sin mi pueblo!, ¡Mi pueblo no se toca!- como si ellos no hubiesen puesto muchos de los clavos del ataúd del mundo rural y el plan del mandarinato consistiese en poner a Villacís, Arrimadas y Rivera a derribar iglesias a pico y pala, desmontar carreteras comarcales y tirar sal por los campos. Pablo Casado, diputado por nuestra provincia y candidato a repetir, ha defendido el papel de las Diputaciones y ha argumentado que provincias y diputaciones tienen 200 años de historia, argumento ad antiquitatem que habría provocado muchas risas con cosas tan variopintas como la Inquisición, el telégrafo, el ferrocarril a vapor o el sufragio censitario. ¿Qué sentido tienen las diputaciones provinciales ahora que existen las comunidades autónomas? ¿Qué hacen las diputaciones que no pudiesen hacer las administraciones regionales? ¿Es normal la permanencia en nuestra arquitectura institucional de una administración cuyos dirigentes ni siquiera rinden cuentas directamente ante sus electores?

El movimiento del PP, además de lógico electoralmente, está motivado por el más profundo de los instintos humanos: el de supervivencia. ¿Qué iba a ser de los miles de concejales, cargos y demás que el PP tiene en estos municipios y diputaciones? Y sin ellos ¿qué sería del propio PP?

PS.- La foto de Rivera con cara de susto es de una conferencia en Vigo el 2 de octubre de 2012, disponible en Wikimedia Commons

Con la playa en las orejas

SanSebastian

El verano es todo arena. También es calor y chanclas, pero sobre todo es arena (calculo que un 80 por ciento). Fíjense en mí, no hace falta ir más lejos. Hace más de dos semanas que volví de la playa (empiezo a dudar de que alguna vez estuviera allí) y continúan saliendo granitos de tierra de mis libros, mis zapatos, mis mochilas, mis bañadores, mi cabeza.

Lo peor del verano es la cabeza llena de arena. Lo mejor, el vino con gaseosa, pero no compensa. El coco, una vez que se te convierte en algo parecido a una maceta, ya no furrula bien. Resulta terrorífico dudar de uno mismo, sospechar que te has vuelto loco porque un trozo de playa te entró por las orejas en un momento de descuido, quizás mientras resolvía el crucigrama de La Razón.

La vida tiene esas cosas. Te vas de vacaciones cuerdo y vuelves turuleta. Y todo son dudas, ya digo. ¿Yo antes tenía un gato de mascota? ¿Y quién es esa señora que me grita cosas cuando salgo de casa? ¿Tengo un blog… o dos? Es imposible pensar con claridad con tanta arena aquí dentro.

Y el PP no ayuda haciéndome luz de gas. Te vas de vacaciones con Antolín Sanz “dolorido y abochornado” y al volver le escuchas decir que “ese acontecimiento ya pasó”. El apretón de manos con Sánchez Cabrera aún retumba en mi cabeza, como si alguien me hubiera clavado una sombrilla en el hipotálamo o un par de niños hicieran castillos de arena con mis neuronas.

Tenía un futuro prometedor que perdí en un momento de descuido, mientras hacía crucigramas en la playa. Y ahora ya no sé si fue verdad o lo soñé; si escuché a Antolín Sanz aquella noche presumir de disciplina de partido en el Senado diciendo que, según levantara uno o dos dedos, todo el Grupo Popular votaba al unísono “sí” o “no”, incluso cuando la decisión iba en contra del progreso de Ávila (¿de verdad lo dijo o es cosa de la tierra que me entró por las orejas?).

Aquel día, ya tan lejano, a los diputados provinciales del PP les dieron la papeleta rellena para que no se confundieran a la hora de elegir presidente (aunque de poco les sirvió). Entraron en el pleno con un papel escrito por algún otro, como yo iba a hacer la compra cuando era niño y mi madre apuntaba “dos calabacines, tres tomates y pan”. Solo tenía que darle la nota al tendero. Todo era más sencillo entonces.

Deben ser cosas de la “nueva política”. Recuerdo que hablaban de la “nueva política” antes de que me entrara tierra en las orejas. “Ya no vale todo”, decía la gente. Pero vuelves y te encuentras a Juan José Lucas, Mar Angulo y Óscar López como senadores por la Comunidad de Castilla y León. Y la cabeza comienza a pesarte, mucho (si te entra agua se forma una pelota de barro). ¿Cuántos dedos ves aquí: uno o dos?

Lógico pero aburrido

A_PKzbACEAAD8beEl verano más caluroso que se recuerda, nos dicen, y debe ser cierto: se ha visto a lagartijas con sombrilla, los turistas extranjeros pagan más por una sombra que por la paella y la sangría, en Galicia andan escasos de agua, el Madrid aún no ha realizado ningún gran fichaje y la prensa ha difundido tantas veces sus consejos contra la deshidratación y los golpes de calor que se les empieza a estropear la cinta. Entre calor y la operación independentista catalana, conocida entre amigos como el procés, apenas hemos tenido tiempo de hablar de Gibraltar. Un verano sin algún incidente en Gibraltar -pescadores enfadados, patrulleras vilipendiadas, traficantes de tabaco detenidos, etc.- no es verano.

El calor se nota en toda la península, incluso en lugares donde estos fenómenos son poco frecuentes. Que haga mucho calor en verano en Sevilla es parte de su idiosincrasia, que haga mucho calor en Ávila es como ponerle a un Santa Teresa dos subfusiles y una banda de munición cruzada sobre el pecho. La situación es tan anómala que no podemos descartar que algunas de las cosas que pasan en la ciudad se deban a estos calores, sobre todo si tenemos en cuenta que la famosa cápsula debe actuar como un invernadero.

La cápsula, sí, ya saben, lo de la diputación. El presidente electo de la Diputación acudió el otro día a Madrid a dar su versión de los hechos, asumir responsabilidades y lo que fuese menester, pero dudo que le llegasen a dar un cachete flojito. En primer lugar porque la Comisión de Garantías del PP tampoco es que sea precisamente la Inquisición: por allí han pasado sin grandes alharacas muchos de los que después terminaron frente a un juez. Y en segundo lugar porque, le pese o no a Antolín Sanz, la mejor opción para el PP era darle una palmadita en la espalda a Sánchez Cabrera, pedirle que se porte bien de aquí en adelante y a otra cosa mariposa. La otra opción era una caza de brujas para buscar a los diputados rebeldes -por mucho que Sanz y otros muchos supongan o sepan quién apoyó la revolución, el voto es secreto- y su expulsión, lo que seguramente habría dejado al PP compuesto y sin la Diputación de Ávila. Como enfadarte con tus hijos e irte tú de casa.

Total, que Antolín Sanz nos ha confesado, tras pasar por Génova, que el buen rollito no es postureo, que él y Sánchez Cabrera son coleguis, que se hacen selfies cuando están de weekend o van de shopping y que le echan las mismas mierdas a los gintonics. Hablando se entiende la vasca. ¡Viva la gente! Eso sí, perdona, pero no olvida. Vamos, que cualquier día le pone el gintonic a Cabrera sin cardamomo y con tónica del Mercadona.

A ver si llega ya el otoño, el fresquito, la liga de fútbol y las elecciones. ¿No se les hace raro a ustedes que llevemos tanto tiempo sin votar? Con este calor y este mono le entran ganas a uno de montarse un movimiento nacionalista y votar cosas sin parar. ¡Que le pongan una ranurita a la cápsula y montamos un referendum! ¿Quiere usted que el Alcalde de Ávila vuelva a lucir esos chalecos tan campechanos que vestía día sí y día también durante la campaña?

Voy a ponerme un rato al aire antes de que se me vaya la cabeza.

PS.- Los de la foto somos nosotros, pero bien podría ser un party del PP.

De “El Encanto” a “La Cápsula”

Encapsulados.

Los 4 Palos Headquarters

Los 4 Palos Headquarters

Todas las alarmas saltaron en la central cuatropalera en la tarde del jueves. El equipo estaba en cuadro: Willy estaba paseando el dron en lo que se le volaba el perro, Juanillo dando de comer al Tamagotchi, Pablo escribiendo haikus, Alberto preparando los manguitos… sólo Rubén estaba de guardia vigilando a la contraoposición tuitera surgida de la nueva política.

– Central, estado de alarma. Repito, estado de alarma.

Nuestro infiltrado en “La Cúpula” estaba utilizando el sistema Morse. Algo gordo estaba por pasar.

– Central, repito: Estado de alarma. Hay dos candidatos a presidir la Diputación. Dos. Del PP. Los dos del PP.

Rubén miro alrededor: Illo acariciaba el dron de Willy, Willy se hacía la permanente, Pablo se había pasado ahora al yoga estilo Don Draper “Oohm, oohm” y Alberto empaquetaba picos y pala para la playa al grito de “La playa es de la Gente”. Locurón todo.

Los 4 Palos, en suma, estaban en cuadro. No había posibilidad de hacer post de urgencia, a pesar de la urgencia de la situación.

Los 4 Palos, sí. Una legislatura después había sucedido: Los 4 Palos se habían aburguesado.

Meanwhile, in “The Dome”

Under The Wall

Under The Wall

Si nos dicen el día de las elecciones que Ávila iba a ser “la ciudad del encanto” y luego “la capital de la cápsula” pues nos habríamos sorprendido grandemente. Tampoco en plan “oh, diosito mio”, porque ya pocas cosas nos provocan estupor total. Ni Ávila es ya aburrida. No seremos la mejor ciudad del mundo, pero tampoco ya la capital del bostezo. Recuerdo hace meses, cuando se decía aquello de “a ver si viene un circo y se escapa el tigre para que pase algo en Ávila”.

Tiempos aquellos.

¿Qué es la cápsula? Le cojo unas palabras a Antonio GG, y léanse la información completa, que no tiene desperdicio:

“Entre los integrantes de ‘la cápsula’ figuran nombres tan destacados como el propio Sebastián González, el exministro Ángel Acebes, o el eurodiputado Agustín Díaz de Mera, que plantearon esta rebelión interna contra un Antolín Sanz que, tras el pleno, desapareció sin haber saludado al nuevo presidente de la institución provincial

Y con esos nombres sobre la mesa… ¿Ahora qué? Periodista Digital titula “Los ‘rebeldes’ del PP en Ávila cortan la respiración a Génova”. En “El Topillo” arrancan análisis con “Con un palmo de narices”

¿Qué pasará en el PP? ¿Y en la Diputación? ¿Dirimirá la situación algún Poncio Pilatos u otra persona será la que dictamine justicia? ¿Habrá palmadas y felicitaciones después de todo? ¿Traerá esto desconfianzas en el propio ayuntamiento? ¿Habrá una H.Y.D.R.A. dentro de Los 4 Palos?

Tras “El Encanto” llega “La Cápsula”. ¡Y nos lo queríamos perder!

La discoteca de los Guzmanes

Hay un chiste que lo está petando en los bancos de El Rastro…

– ¿Te has enterado de que hay una nueva discoteca en Ávila?
* ¡No me digas que ha reabierto Aixa Galiana!
– ¡No! Es la discoteca de los Guzmanes.
* ¿Pero eso no es la Diputación?
– Ah, me debo haber equivocado. Como son todo tíos…

Alberto respondía (ironic mode) que las provincias son cosas de machos: campo agreste, lucha a muerte por las subvenciones… Mientras, Guillermo sacaba tiempo de su labor de “oposición a la nueva política opositora” para añadir que esperaba que los calvos quedaran conveniente representados.

Amigos míos: lo representado es la noche abulense. ¿Quién no ha estado en una discoteca abulense escuchando el “Boom 96” de fondo mientras esperabas, chupito tras chupito, que entrara en el antro de turno una mujer?

Vieja viñeta de Illo

Vieja viñeta de Illo

Bonito escena la que nos dejaba aquí Illo. “Banda sonora poco original” escribía hace 4 años Pablete incorporando esas palabras que tanto daño han hecho a nuestras sufridas orejas: Chiquilla, Sufre Mamón, Nicolas Cage en Leaving Las Vegas.

No es difícil imaginarnos a Los 4 Palos hace unos años cuando todos teníamos aún acné y Willy manejaba los bajos y los altos de los sotanillos de la ciudad. Tres tontainas en una barra esperando a que entrara una chica… pero lo que entraba era Pablo Garcinuño. Al final, los cuatro derrotados se giraban a la barra para pedirle al pelos del camarero que se pusiera unos calis en lo que Calamaro cantaba “mozo, póngame otra copa rota que quiero sangrar gota a gota el veneno de su amor”. Pero nada, que lo siguiente que entraban eran otros cinco polícias, en forma de lobo, buscando a una oveja que jamás cruzaría la puerta del bar.

peggy

Diputación de Ávila, año 2019

El caso es que me ha dado por imaginarme la Diputación como una reunión de los tipos de Mad Men pero sin Joan Harris. Yo no dejaría whisky a mano, que los plenos pueden ser más largos que una cena de pactos en El Encanto, y las exaltaciones de amistad pueden acabar en transfuguismo.

De vuelta a un análisis más serio, no parece muy normal que haya tanto hombre en dicho pleno. Si les parece, podemos hablar de la necesidad de las listas cremallera… pero yo preferiría abrir el debate de la necesidad de que exista la institución provincial en sí, cuando ya hay delegación de la junta en cada provincia.

El caso es que el actual modelo, pues como que no. No es una parida hablar aquí de paridad: Necesitamos más mujeres.

Terra Mística

atraccionTerraMisticaNaturavila

Estados Unidos tiene un presidente negro. Sí, señora, no me mire así, Obama es negro y lo es, al menos, desde que ocupó la presidencia de ese cacho del mundo hace ya unos cuantos años. Y esto es un hecho Histórico, con mayúsculas, casi tan histórico como el último balón de oro de Messi, el último triunfo de la roja o el expediente escolar de la etapa universitaria de Rosa Díez. Apenas medio siglo separa a Rosa Parks de Obama. En ese suspiro, la minoría afroamericana ha pasado de luchar por llevar a sus hijos a las mismas escuelas que los blancos a ocupar el Despacho Oval. En cuarenta años escasos, la minoría afroamericana estadounidense ha pasado de luchar por sus derechos más básicos a ser espiados por un presidente, el cuadragésimo cuarto de su país, también afroamericano.

Además, la llegada de Obama a la Casa Blanca es un hito abre la puerta a que personas de otros colectivos tradicionalmente discriminados o minoritarios puedan pelear por levantar el teléfono rojo. Tras el primer presidente afroamericano es más fácil que llegue el primer presidente latino, la primera presidenta mujer o el primer presidente homosexual. Incluso, a más largo plazo, es posible que algún día un presidente de los Estados Unidos sea musulmán.

¿Saben qué colectivo es el que lo tiene más difícil para poner a uno de los suyos en la Casa Blanca? Según esta encuesta de Gallup, un 43% de los estadounidenses no votaría nunca a una persona que se declarase atea. La encuesta es de 2012. Ya saben, in god we trust y god bless America.

¿Y en España? ¿Qué es más difícil? ¿Veremos antes a un presidente homosexual o a uno que se declare ateo? ¿Se imaginan a un presidente del gobierno ateo y hablando inglés con soltura?

¿Y en Ávila? ¿Tendremos alguna vez un alcalde o alcaldesa que se declare ateo? Es más ¿hay ateos en Ávila? ¿Son azules o verdes? ¿Cuántos dedos tienen en sus anfibios y resbaladizos brazos? ¿Dónde se reínen? ¿Se reproducen por esporas? Si en la sociedad estadounidense el componente religioso es importante, en la abulense no lo es menos. Al menos oficialmente, de puertas para fuera y en misa de doce en San Pedro, que luego en la intimidad de su hogar cada uno es cada uno. Ávila, castillo interior. La Santa, la Virgen de Sonsoles, la Semana Santa, sacar al niño en el Corpus para que use el traje de la comunión, el repicar de las campanas, las procesiones de los barrios con sus cohetes, la carta del obispo en el diario local, los beatos de la guerra, las reliquias incorruptas, el turismo y el negocio.

¿El turismo y el negocio? Pues sí, para que engañarnos. La religión, en nuestro caso la única verdadera la católica pero vale también para otras, es también dinero contante y sonante, un negocio como cualquier otro. El hecho religioso como reclamo. Hordas de jubilados con bocadillos de tortilla y latas de refresco prestos a comprar el rosario de pétalos de rosa de Santa Teresa. Centenarios que se preparan para causar el mayor impacto turístico y económico posible. Turismo religioso, templos, mercaderes y parques de atracciones.

En la última semana se ha sabido que una empresa privada, relacionada según plumillas y políticos locales con alguna de las organizaciones más conservadoras del orbe católico, promocionaba en su web NaturÁvila (sí, nuestra NaturÁvila) como futura Ciudad Internacional de la Juventud y la Familia (católica). Ahí es nada. Y al parecer sin encomendarse a nadie, pues, aunque se han reconocido contactos entre NaturÁvila y diversas empresas y organizaciones, nadie ha dado permiso a estos señores para lanzarse a la promoción del mencionado tinglado. Tras la polémica, que nos ha permitido descubrir a los que vivíamos ajenos a tan maravilloso hecho que el gerente de NaturÁvila se apellida Acebes y tiene un buen sueldo, la Diputación pidió a la empresa que retirara la publicidad del proyecto de su web cosa que, a pesar de lo que dicen los medios, solo ha hecho a medias.

Desde aquí, con afán de servicio público, quiero hacer dos propuestas a nuestra amada institución provincial. La primera es que yo, por la mitad de lo que cobra el hermano de Acebes, puedo hacer su trabajo. Tengo gran experiencia en la gestión de cosas (sin especificar, cosas en general) y he jugado dos veces al minigolf. Las dos veces gané, aunque en una hice trampas, lo que seguramente, viendo como se las gastan en el PP, aumenta mis posibilidades.

La segunda propuesta es que nos dejemos de chuminadas de retiros espirituales para familias bien y montemos en NaturÁvila un parque de ocio religioso como no se ha visto en este planeta desde Sodoma y Gomorra. Pero ojo, multirreligioso y buen rollista. Si el Mercado Medieval de Ávila está dedicado a las tres culturas, ¡qué menos podemos hacer con nuestra parque de atracciones! Tres zonas para las religiones mayoritarias monoteistas que nos pillan más cerca (cristianismo, judaísmo e islam) con una zona de esparcimiento común destinada a que se saquen las tripas los unos a los otros en honor de sus respectivos dioses. Otra zona dedicada a las demás religiones importantes (hinduismo, budismo…) con una galería acristalada para que los supervivientes de la zona de esparcimiento interreligioso antes mencionada puedan ir a reírse de sus tradiciones. Todas estas zonas irían acompañadas por sus respectivos espacios de restauración adaptado a sus creencias y a los bolsillos más pudientes. A dios lo que es de dios, al césar lo del césar y a la empresa del catering su parte.

Por supuesto, tendríamos que montar otro espacio destinados a las supercherías actuales (homeopatía, acupuntura, signos del zodiaco, antivacunas, pulseras de la suerte equilibrantes del buen karma galáctico del chi…) para atraer al público joven, hipster y gafapasta y al ama de casa fiel a AnaRosa, principales consumidores de este tipo de sabiduría milenaria de antes de ayer. Otro sector para los grandes éxitos del pasado (¡Cibeles, qué hermosa eres!, Thor y su martillo, la versión de Plutarco del pene de Osiris…) y otro espacio para las sectas del hoy, religiones del mañana: mormones, cienciólogos, mouriñistas…

Si a la Diputación todo esto no le parece bien y su cortedad de miras y falta de perspectiva le ata al tradicionalismo católico, al menos debería intentar aprovechar la oportunidad que brinda otro de los grandes proyectos que sacará a España de su atraso económico: Eurovegas. Todo sinergias. Ya estoy viendo la promoción para la internacionalización del parque abulense en los aviones de Ryanair “2×1, peque en Alcorcón y arrepiéntase en Ávila”. Podemos incluso promocionar un paquete especial con parada en el Valle de los Caídos, que cae casi de paso, y le damos un toque cultural al invento. Además, allí también hay una jugosa combinación de cielo e infierno que podemos explotar.

Lo voy a ir dejando -la Diputación ya sabe donde ponerse en contacto conmigo si quieren más ideas respecto a Jubilandia/Terra Mística/Naturávila- que ya llevo más de mil palabras y a estas alturas, según los guruses del interné, ya no me debe seguir nadie; pero antes de irme a meditar les dejo una hermosa cita de nuestro periódico local sobre los ateos. 28 de Junio del año 1943, ya saben, en medio de la extraordinaria placidez franquista.

“Anoche nos vimos sorprendidos por la presencia en Ávila de un ridículo ateo. Como es esto fenómeno que, por monstruoso, no suele producir la naturaleza, celebramos que se manifestara a la luz del día y que no quedara oculto entre las sombras de la noche, pues en ella y en la carretera de Toledo, bajo un hermosísimo cielo cuyas estrellas no supieron hablarle de un creador, negaba la existencia y atributos del Ser Supremo. En voz alto y en tono de catedrático vertía el caudal de su ignorancia, acusando de poco leídos a cuantos no sepan explicarse la existencia del Universo por una absurda transformación de la materia, sobre la que intentaba imponer a dos señores”

Como pueden comprobar, en aquella época tampoco había grandes noticias en verano y había que rellenar el papel con lo primero que se tenía a mano.

PS.- En la imagen, futura atracción acuática de Terra Mística/Naturávila

The Finger Contract

image

A %d blogueros les gusta esto: