Datos de paro para las dos Españas (Enero 2014)

Es importante estar a la moda, no quedarse descolgado de las tendencias triunfantes en la sociedad. Sentirse parte de la cresta de la ola mejora la autoestima, reconforta, fortalece el pelo e hidrata la piel. Yo nunca he seguido con mucha atención las tendencias -lo que se nota en mi piel y en mi pelo, nivel “Jungla de Cristal I” en la escala Bruce Willis de la alopecia- pero esta vez voy a hacer un esfuerzo por adaptarme. Ahora la moda es ser positivo, sonreir y verlo todo color de rosa, o al menos eso dice el PP, el Banco Santander, Coca-Cola, el BBVA, y el amigo ese del señor Juan Luis del Pozo. Así que lo que toca es leer los datos del paro haciendo hincapié en lo positivo, lo bonito, lo bueno, los brotes verdes. Pero como en el fondo soy un antiguo que no lleva barba por moda si no por vaguería, me resisto a quedarme solo con lo positivo. Hoy los datos del paro van a contentar a las dos Españas y a las dos Ávilas.

Los datos del paro para los que se abonan a abonar los brotes verdes en la esperanza de un mañana próspero y cercano.

ParoEnero

Es verdad que el paro aumentó en enero en 550 personas en nuestra provincia, pero hay dos datos que no se deben olvidar: que es el menor aumento del paro desde 2008 y que hay menos parados que hace un año, en concreto 546 menos. Esto, sin duda, nos habla de un cambio de tendencia en nuestro mercado laboral. Se ha parado la destrucción de empleo y ahora, gracias a la reforma laboral, se empezará a crear empleo con unas décimas de crecimiento. Sí, empleo precario, basura o de mierda, pero empleo al fin y al cabo. Esta tendencia ya es visible a nivel nacional, donde desestacionalizados los datos, el paro cae durante enero por sexto mes consecutivo y la afiliación a la Seguridad Social crece por quinto mes consecutivo. Hemos salido de la recesión y lo peor de la crisis ha pasado. Seguramente a lo largo del año España crecerá algo más de un 1% (si no explota algún país en el futuro cercano) y se crearán en torno a los 200.000 empleos. Son pocos con casi cinco millones de parados, pero por algo se empieza. Y en Ávila este año y el que viene tenemos la celebración del centenario de la Santa y contamos con la declaración de la Semana Santa como fiesta de Interés Turístico Internacional. Casi ná.

Los datos del paro para los haters, malos españoles, malos abulenses, socialistas, rojos, seguidores de Rubalcaba y, en general, gente que estaría mejor callada.

Nada de lo dicho antes es mentira, pero quedarnos solo con eso sería mirar la realidad de una forma sesgada. Es verdad que es el menor crecimiento del paro un mes de enero desde que empezó la crisis, y que el paro baja respecto al año pasado, pero nada de eso quiere decir que se cree empleo. En Ávila la afiliación a la Seguridad Social cayó durante enero en 719 personas y el dato es peor que el año pasado: hay 319 afiliados menos que en enero de 2013 y 3396 menos que hace dos años. Se destruye menos empleo, pero se sigue destruyendo. Además, de todos los contratos firmados menos de un 8% son indefinidos. Y el dato más dramático de todos: de los 18648 parados, solo 8953 están recibiendo algún tipo de prestación de desempleo, menos del 48%, y la cuantía media de las prestaciones (743€) es la segunda más baja de toda España. A toda esta gente eso de que lo peor ha pasado le sonará a humor negro.

Y no solo es que la situación de Ávila sea mala, es que es la provincia de la comunidad birregional y conjuntiva (Castilla y León) dónde más ha empeorado el empleo durante la crisis.

EPACyL

Al parecer, o la mediación de Santa Teresa llega con interferencias, o hay santos con más mano en las cifras de desempleo.

Este valle de lágrimas

Se acabó. Game over. Punto y final. Dispersense, aquí no ha pasado nada. Circulen.

La cosa está jodida, para qué engañarles. La bolsa va de descalabro en descalabro y la prima de cima de cima, salvo alivios transitorios. Del Paro mejor no hablar. El gobierno nacional y muchos autonómicos parecen pollos sin cabezas presas del pánico. El gobierno está más perdido que un pulpo en un garaje diseñado por Moneo, el presidente desaparecido y los ministros deseando estarlo. ¡Cuidado! ¡Una cortina de humo en forma de feto con deformaciones! ¡Precaución! ¡Una mamandurria! En Europa no nos hacen ni caso y llevados por la ceguera o la ideología muchos parecen dispuestos a empujarnos al abismo, o eso es al menos lo que piensan nuestros pollos sin… perdón, nuestros dirigentes. De la oposición no se puede esperar gran cosa. Hay gente que nace con estrella y otros que nacen estrellados. La calle se mueve pero en cualquier momento puede entrar de nuevo en modo vegano no practicante y al ritmo de la biodanza organizar batukadas contra la prima de riesgo y contra las ondas wifis. Los mismos siguen donde siempre y esta vez parece que aquello de cambiar para que todo permanezca no va a colar. Lo dicho, muy mala pinta.

Quizá aguantemos el verano, Draghi mediante, aunque los meses de agosto últimamente no parecen muy propicios para las cosas de la economía. Quizá aguantemos hasta el día de la hispanidad y podamos conmemorarlo a lo grande ¿Qué hay más propio de nuestro imperio que quebrar de vez en cuando? Quizá no lleguemos ni a final de mes, como tantas familias. Sea como fuere, parece que más pronto que tarde se nos vendrá el edificio encima y no nos quede más remedio que pedir un rescate, aunque lo llamemos de otra forma. ¿Hay alguna esperanza? Hombre, siempre queda alguna, pero ahora mismo no pondría mis cuartos sobre ese número. ¿Opciones? Sí, claro. La mala, la muy mala y la peor. Recesión durante un lustro, depresión durante una década o el abismo, un lugar con chiringitos de mil metros cuadrados a pie de una playa antes virgen donde los guiris venidos de europa compren con nuevas pesetas sangría aguada.

En el fondo, aunque duela decirlo, nos lo merecemos. Sí, de verdad. No me mire con esa cara. No, no le voy a decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Esa tontería se la inventó el mismo que se tocaba el pito pensando en el hada de la confianza mientras soñaba con austeridades expansivas. Y no creo que usted, bellísima persona, buen vecino, ciudadano ejemplar, ahorrador y del Betis manque pierda se lo merezca. Hablo del conjunto de nosotros, de la sociedad, de España como entidad, como destino universal, como valle de lágrimas.

Como muestra de nuestros problemas estructurales un botón. ¿A quién votó en las últimas elecciones? Podía usted elegir entre el tipo que perdió dos veces contra el – en teoría – peor presidente de la historia de España, el vicepresidente del mismo, la señora que perdió contra él una elección interna cuando todavía no era nadie –  y que enfadada fundó su propio partido para enfadarse contra el mundo – o a Cayo Lara, un argumento contra si mismo. Si usted considera que lo de Zapatero no fue tan grave y que es injusto que todo gire en torno a él, le vuelvo a dar opciones. Podía usted elegir entre el tipo que mentía hasta cuando daba la hora, el hombre del no-cambio, la mujer del cambio perpetuo de chaqueta o a Cayo Lara. ¿No votó? Peor aún, en medio de la mayor crisis que ha vivido recientemente este país usted decidió quedarse en casa pasando la resaca o sacándose pelusas del ombligo.

¿Y qué hacemos? Pues no lo sé, pero parece evidente que tenemos un problema con nuestros líderes. Con los nacionales, los regionales, los locales y los de los barrios, si me apuran. Ecociudades contra lo de siempre ofrecido por los de siempre. Los de rosa sin Rosa. Los últimos mohícanos. Pocas soluciones. Cuarto y mitad de consenso, dicen ahora los que antes querían que se hundiese el país para poder rescatarlo ellos. Consenso con sus ideas, supongo, comulgar con ruedas de molino. Valientes truhanes. Planes de empleo, libertad de horarios, una gran superficie donde Cristo perdió la boina, el futuro en una caja de yemas. Un pacto, gritan los que han encontrado su ideología en la chaqueta de pana que usan únicamente cuando son oposición, guiados por el viejo estadista desde su torre de marfil, lo cual, sinceramente me parece más malo que bueno. Yo soy la voz del pueblo contra los políticos profesionales, dice la más profesional de las políticas. Bancos públicos, Cajas públicas, unicornios públicos, leen entrecortados los nuevos portavoces mientras unos asientos más atrás sonrie agrio el diputado por Asturias, decimonoveno portavoz.

Enfermos colapsando los pasillos de los hospitales, pruebas urgentes programadas para el próximo semestre. Escuelas cerradas por falta de fondos. Edificios vacíos por falta de previsión, aeropuertos sin aviones, laboratorios sin científicos, ocupados en ganar algo de dinero en concursos de televisión para poder pagar los microscopios. Ancianos obligados a pagar por medicamentos con la promesa de que en unos meses les devolverán parte de lo pagado. Más impuestos para menos servicios. No lo llames estafa, llamalo ajuste de criterios contables. Comunidades autónomas pidiendo no-rescates a fondos de liquidez que solo tienen una parte del dinero comprometido, el que les adelanta loterias del Estado. Seguro que le vuelve a tocar a Fabra, o a su hija, nunca se sabe. Y los mercaderes, mientras tanto, contando moneda de oro tras moneda de oro.

Ay España, más madrastra que madre, más drama que comedia. Más del 98 que de la ILE. Siempre merodeando por el sendero más escarpado junto al abismo más profundo.

Pero no me hagan caso, todos tenemos un mal día. Mañana seguramente salga el sol tras las montañas. Serán las vacaciones.

Ya tenemos decathlon

A %d blogueros les gusta esto: