Quedamos…

Hace ya varios meses que se inauguraba la exposición Las Edades del Hombre en Arévalo. Una muestra de arte sacro que puede visitarse hasta el próximo día 3 de noviembre en las iglesias de Santa María, San Martín y El Salvador en la localidad de Arévalo, provincia de Ávila. Según informaban hace unos días en La 8 de Ávila, la muestra ha superado ya los 90.000 visitantes y la repercusión económica que está teniendo en la localidad no está siendo mala.

No somos, en este blog, los más indicados para dar los datos exactos de afluencia por la mera razón de que eso lo hacen mejor los medios de comunicación y no uno de opinión como el nuestro así que voy a hacer lo que se espera de nosotros y voy a opìnar. Tranquilos porque no he visto aún Credo, es más, creo que tardaré una temporada en verlo a pesar de que la oportunidad que se me brinda mañana es especialmente atractiva y llamativa. Pero voy a lío y voy explicándolo todo.

La Fundación Las Edades del Hombre decidió, cuando comenzaba a gestarse la organización de Credo, hacer una apuesta por un tipo de marketing diferente y comenzar a salirse de las vías habituales de comunicación. Sí, sí, vengo a hablar de redes sociales. Al contrario de lo que pasa con otras administraciones y organizaciones, desde Las Edades del Hombre han decidido jugar la baza de explotar, contando con la gestión de un profesional, las bondades que ofrecen estos espacios que, poco a poco, se van popularizando cada vez más. No hace mucho tiempo manteníamos una conversación entre varias personas, entre ellas Rubén Negro, compañero de este blog y yo. Rubén hablaba de “cuando Twitter molaba”. Cuando éramos cuatro los que ahí estábamos y no se había profesionalizado de la forma que lo ha hecho. En cierto modo tenía parte de razón, es indudable, recuerdo otros tiempos en los que, como comentábamos, encontrarse a alguien de Ávila en la red de los 140 caracteres era casi motivo de celebración. En los orígenes éramos bastante pocos los que desde aquí volcábamos nuestras cortas reflexiones en Twitter y, cómo son las cosas, cuatro de esos “bastante pocos”, terminamos abriendo este blog. Son las cosas que me gustan de las redes y que creo que hacen que merezca la pena estar en ellas a título personal, dejando temas profesionales aparte.

El caso es que todo evoluciona y las redes también y era solo cuestión de tiempo que los profesionales de la publicidad entrasen a formar parte del entramado de internet y Las Edades del Hombre, como decía, no se quedaron atrás. Ahora, una de las ideas que han tenido, es la de unir un poco más la cultura y las redes sociales y en concreto la cultura que se puede ver en su muestra y proponen, como otras veces se ha hecho antes, una “tuitquedada”. Un reunión de gente, afín a las redes sociales, para entablar relaciones personales con gustos comunes, en este caso la cultura. El encuentro es mañana sábado a las 5 de la tarde y se incluye en él una visita guiada a la exposición Credo con el secretario general de la exposición como anfitrión y guía. Por supuesto que está abierto a todo el que quiera acercarse hasta Arévalo previo envío de datos personales a [email protected] El punto de encuentro para quien se acerque está en La Casa de los Sexmos y es una buena oportunidad de ahorrarse unos euros en la visita de la exposición.

¿Alguien se anima? Yo estoy en ello y, como ya he dicho antes, creo que lo tengo complicado, pero del éxito de la cita de mañana depende la convocatoria de otras fechas, especiales para amigos y seguidores de las redes sociales de la muestra. Animaos, pasad una buena tarde en Arévalo y meted presión para que se convoque la siguiente y pueda acercarme yo.

Buen fin de semana.

Credo, Las Edades

Arévalo siempre merece una visita pero con “Las Edades del Hombre” esa visita se hace obligatoria.

la foto

Plaza de la Villa (Credo, Las Edades)

“Credo”, la exposición de las Edades del Hombre en su 25 aniversario, es una realidad.  La muestra, ya lo habrán visto en diferentes medios de comunicación, ha sido inaugurada por la Infanta Elena. A grandes rasgos, podemos decir que se exhiben 92 obras en 3 sedes: Santa María, San Martín y El Salvador. Un bello escaparate histórico-artístico para acoger piezas de Goya, El Greco, Juan de Juni, Berruguete o Gregorio Fernández.

No es mi intención adentrarme más en detalles de la exposición, ya que pueden encontrar información mucho más completa en periódicos, revistas, televisión… Pero me parecía de justicia traer aquí un pequeño gancho para invitarles a acudir a Arévalo.

Es un placer poder hablar de cosas bien hechas, y no hay duda de que “Las Edades” es algo de lo que nos podemos sentir bien orgullosos en nuestra tierra. He tenido la fortuna de poder visitar la exposición, y de escuchar además al comisario abulense Óscar Robledo.  Para la radio hicimos un reportaje con su voz y música de Mozart. Si alguno quiero escucharlo, aquí les dejo la opción.

Gargallo (Credo, Las Edades)

Gargallo (Credo, Las Edades)

De verdad que merece la pena la visita. Primero porque es bonito lo que se exhibe, segundo porque la propia ciudad es muy digna de visitarse y se están esforzando por presentar sus mejores galas. Y tercero y más importante…porque como abulenses debemos apoyar lo nuestro cuando así lo merece. Les dejo aquí dos fotografías de un Gargallo y un Goya que allí se pueden ver. Aunque, créanme, es bastante mejor en persona.

la foto (2)

Goya (Credo, Las Edades)

Como curiosidad, apuntar que este 25 aniversario de las Edades quiere ir de la mano del llamamiento al año de la fe que convocara el Papa Benedicto XVI, y para ello lo que se pretende es exhibir el Credo, presentando mediante obras plásticas los contenidos de la fe cristiana.

Ser creyente o no creyente es lo de menos, les escribe esto un agnóstico.  La exposición habla del Credo cristiano pero también refleja otras creencias. Desde un Buda, un Krishna niño a una Torá del Museo Sefardí de Toledo completan la exposición.

92 piezas esperan al visitante en la ciudad de Arevalo, confluencia de caminos y ahora también de arte.

Si pueden, no se lo pierdan.

A %d blogueros les gusta esto: