Rollo raro en la naturaleza

Día fresquito, como puede pasar en cualquier momento en Gredos por mucho que nos encontremos a finales del mes de julio. La nubes habían amenazado desde primera hora de la mañana pero terminaron por respetar el evento, cosa que no se puede decir de la temperatura. Apenas 10 grados a las 6 de la tarde que el sol disimulaba pero que a medida que se escondía hacía que las chaquetas y las cazadoras aparecieran para, poco a poco, quedarse entre todos los asistentes. Aquellos que no fueron previsores pasaron frío y él, el frío, fue el principal responsable de que mucha gente abandonara el recinto antes de que el concierto de los britáticos Deep Purple finalizasen su actuación.

Descontrol en la sala de prensa. Muchos medios, como siempre, acreditados pero, allí donde otros años había tres personas este año había una que no conseguía atender a todos los que se acercaban por allí. Tenía que gestionar las acreditaciones, la entrada y salida de fotógrafos al foso al comienzo de cada actuación, dar los datos oficiales de asistentes a los redactores… Y eso le superó. Ninguna compañía de telefonía ofrecía un mínimo decente de cobertura 3G a excepción de Orange y la organización no ofrecía conexión WIFI ni siquiera a la prensa, incluso cuando Movistar era una de las empresas que patrocinaban el evento y las quejas no son de este año sino de años anteriores en los que los problemas ya se venían presentando. La costumbre de los gráficos y redactores en este tipo de desaguisados no era otra cosa que frustración tras haberse visto ya varias veces en semejante entuerto que viene siendo habitual y no deja de ser un escollo fácil de salvar pero que imagino que el año que viene seguirá igual de mal si no peor…

Vamos a la música. A las 9 de la noche, con puntualidad británica, sube al escenario Bebe. Sonriente y buenrollera, suple con aparente simpatía sus carencias musicales. El pegote en la noche pasa al principio y el gesto que salva su actuación es aquel en el que dedica una canción a los que “se han ido de forma repentina durante la semana en las vías del tren”. Casi todas las canciones que canta pertenecen a su último disco y sus 50 minutos de concierto pasan sin mucho más que comentar. Dudo que nadie se acercase hasta Hoyos del Espino a verla a ella y me quedo con el comentario entusiasmado de un grupo de amigos que entraba al recinto cuando ella se despedía, “lo hemos hecho de puta madre, acaba de terminar Bebe”. Pues eso.

Turno de Loquillo. Aparece en el escenario con su riguroso negro en la vestimenta y comienza a vomitar uno tras otro, cubiertos de la arrogancia que le caracteriza, sus temas a los que la gente apenas responde. Arranca con Rock and Roll actitud y toca del tirón siete canciones antes de tener la decencia de dedicarle al público un simple “buenas noches”. Lo hace justo después de cantar “El hombre de negro” y continúa su actuación sin decir mucho más. La primera gran ovación de su concierto fue para su guitarrista cuando ya llevaban 5 canciones sobre el escenario y las ovaciones para Loquillo vendrían de la mano de sus grandes clásicos El Rompeolas, Carne para Linda, La Mataré o El Cadillac Solitario, canción con la que cerró la actuación. Además de en la despedida para desearle “larga vida al Rock and Roll”, Loquillo se dirigió a la gente una vez más, tres en total. Lo hizo en el último tercio del concierto para decir “Es muy triste cantar esta canción solo así que voy a pedir la ayuda de Bebe para hacerlo, el Ritmo de Garaje”. Y ahí salió de nuevo la pobrecita a defender un tema que originalmente cantaba Alaska con el de Barcelona y que no pudo haber afinado de peor forma que lo que hizo. Un atentado en toda regla. Seguro que la opinión de Loquillo cambió y pensó que la próxima vez, mejor solo que mal acompañado. Un desastre.

BQQcojsCYAAUAKz.jpg-large

Y con puntualidad española, comenzaron a las 00.20 horas y estaban previstos para las 11 de la noche, salieron los británicos Deep Purple. Pidieron las disculpas oportunas por el retraso, que achacaron a problemas técnicos, y se plantaron encima del escenario. Esta banda de entrañables abuelitos no sonó nada mal. Llevan años haciendo lo mismo y lo hacen muy bien pero “lo mismo” es solo para amantes de la banda y se trata de canciones con largos punteos de guitarra y solos de piano y hammond que, si bien es cierto, hicieron las delicias de muchos de los asistenetes, no todo el público estaba contento con la actuación. Algunos alegaban demasiados temas de su nuevo disco y pocos “clásicos” del grupo. En realidad los temas nuevos no pasaron de 4 pero las fuerzas de la gente tras más de 4 horas en aquel recinto y el frío habían hecho ya el suficiente daño como para disfrutar al cien por cien de los cabeza de cartel. Aún así no faltaron Smoke on The Water, Lazy o Black Nigth, canciones que la gente coreó sin contemplaciones.

Al final más de 8.500 entradas vendidas y, en realidad, un rato agradable de música al aire libre. A la salida un poco de todo. Gente encantada por haber visto a sus ídolos de hace más de 30 años, otros decepcionados pensando que no habían dado todo lo que podían y otros simplemente con tal borrachera que el resto de lo ocurrido les daba igual.

Otro día de música en Hoyos del Espino como se viene haciendo desde hace ocho años y que esperamos que se repita el año que viene. Por cierto, si vuelve a patrocinar Movistar les obligáis a tener buena red en la zona y si no lo hacen, al menos, que regalen unos abrigos a los asistentes, muchos lo agradecerán.

A beneficio de Geara

Hoy queremos aprovechar este espacio para dar difusión a una actividad solidaria. GEARA son las siglas de Grupo de Alcohólicos Recuperados Abulenses. Una asociación que pueden encontrar en la calle Jesús del Gran Poder, 40 (cerca del Hospital Provincial, para que todos se ubiquen) y que realiza una importantísima labor social. Si quieren conocer más datos de contacto pueden seguir este enlace.

Con este problema social, colectivo, no caben frivolidades. Aparte de los problemas de salud, el alcoholismo genera muchos otros conflictos para la persona y su familia y entorno. Como alertan desde la propia página “El alcoholismo, como todas las adicciones, no es en absoluto en problema individual”. En los grupos de terapia, además, cada vez hay gente más joven. De todo ello pueden leer en el texto “La paciencia de las esposas es infinita” o profundizar en los terribles datos de adicción temprana: “Una droga peligrosa que se prueba a los 13 años”.

He querido buscar más noticias en Google de alcoholismo en Ávila pero o mi pericia no es la que fue o parece que en nuestros medios de comunicación no se ha escrito últimamente mucho sobre un tema del que siempre se tiene que seguir alertando. Es bochornoso por ejemplo ver la impunidad con la que menores – muy menores – beben, ensucian y se denigran a si mismos y a todos en nuestras calles. Muchos habrán y habremos hecho botellón alguna vez, la realidad social es la que es, pero nunca con la tranquilidad pasmosa con la que los adolescentes de ahora lo hacen. Y a pesar de eso… “Ruidos y consumo de alcohol, infracciones más perseguidas”. Debería serlo aún más.

Desde aquí os adjuntamos dos enlaces más con información útil por si alguien cae en esta página buscando información.

– Guía para prevenir los problemas relacionados con el alcohol

– Guía para un consumo de alcohol de bajo riesgo

Dicho todo esto, el motivo de escribir este artículo es que este sábado en el auditorio de Caja de Ávila va a haber un concierto benéfico a beneficio de Geara. Será a las 20 horas y tocará Marazu con amigos (se prometen sorpresas).

Si se quiere acudir la entrada son 7 euros y ya se pueden conseguir en Caramel, también en The Ha’penny Bridge Irish pub o en Flor de Azafran. Además hay una fila cero para el que quiera colaborar desinteresadamente. Adjuntamos el número de cuenta para apoyar a la asociación:  2038 7725 26 6000166513.

Objetivo llenar el auditorio y ayudar para que el Grupo de Alcohólicos Recuperados Abulenses siga con su labor. Desde este rincón nuestro apoyo. 

Conciertazo

Me encanta José Luis Rodríguez. Es uno de mis grandes ídolos. No hablo del Presidente Zapatero, esto va de otra cosa, hablo de ‘El Puma’. Uno de los mejores artistas que han cantado en la centenaria lengua de Cervantes y que pasará a la posteridad como uno de los grandes. Tengo un blog dedicado a su figura y estoy pensando en la ilusión que me haría traerlo a Ávila para que de uno de sus grandiosos conciertos con jóvenes bailarinas de buen ver y con las amigas de mi abuela coreando sus canciones a voz en grito con corazones pintados en el rostro. Seguro que incluso se acerca alguien más joven por aquello de maquillar la media de edad de los asistentes.

No debe ser muy difícil. Puedo hablar con el Ayuntamiento a ver si me echa una mano, seguro que son los primeros en ayudar a traer a tan insigne figura internacional. Sin duda se convertiría en un evento sin precedentes para nuestra amurallada ciudad. La intención es habilitar un recinto con un aforo de unas 8.600 personas, será un éxito rotundo. Me comentan que la plaza de toros puede acoger a un total de 10.500 almas (más o menos) pero eso es de mediocres. ‘El Puma’ está a la altura de los mejores y los mejores tocan, de toda la vida, en estadios de fútbol. Ya sé, hablaré con el Real Ávila a ver si hay posibilidades de hacer el recital en el maravilloso Adolfo Suárez, total, les regalo después 100 entradas y seguro que quedan encantados. Ya lo veo. Vendrían personalidades de toda España, la presidenta de la Comunidad de Madrid, incluso, con un poco de suerte, alguna Infanta fan del artista. No puede haber fallo.

Eso sí, las entradas, económicas. Las pondré a un razonable precio de 35 euros aunque… seguro que viene algún friki que quiere conocerle en persona y hacerse unas fotos con él… Ya está, haré entradas desde 35 a 290 euros lo que me permitirá diferenciar al público por su nivel adquisitivo y así, quien quiera estar más cerca del escenario o en una mejor posición solo tendrá que tirar de billetera y conseguir su sitio VIP. Genial, aunque… Espero no equivocarme y colocar a la gente de entradas caras en zonas muertas de visión. Eso me obligaría a cerrar ciertas partes de la grada a escasos minutos del comienzo del evento y ubicarles en algún otro sitio que quede libre (suponiendo que no lo llene). Llegados a ese punto igual alguien se ofende pero bueno, mientras puedan ver a esta gran promesa de la canción mundial no creo que la sangre llegue al río.

Lo que tengo claro es que no quiero altercados y haré que la gente solo tenga acceso por un torno de seguridad. Si tardan 3 horas en entrar y la cola llega hasta la catedral deja de ser problema mío para pasar a serlo del que está en la cola y de la Policía Local que tenga que velar por la seguridad de los asistentes. Otra cosa cerrada.

Habrá que contar, por supuesto, con el factor meteorológico. No sería raro que lloviera. Es cierto que la gente tiene paraguas el que no quiera perder su sitio en la cola que se lo lleve por si acaso y al que no le importe que se refugie en cualquier sitio cercano, por ejemplo la “Chapa Verde” esa a la que suelen llamar Cubierta Multiusos. El equipo de técnicos de ‘El Puma’ es de los mejores que conozco, fijo que se los trae de Norteamérica, con lo cual un pequeño chaparrón no debería suponerles ningún problema. Lo más que puede pasar que se pierda la ecualización de la prueba de sonido pero bueno, se soluciona en las 10 primeras canciones y supondría un moderado retraso de dos horas y media que la gente aguantaría sin más problema. No creo siquiera que se den cuenta de que el sonido comienza siendo una puta mierda y si se la dan que se piren, ya he cobrado su entrada. Además confío en la valía del artista y por muchos problemas que podamos tener seguro que se mete a la gente en el bolsillo cantando sus temas más populares. Los grandes nunca fallan. De hecho, suelen ser tan buenos que incluso parezca que haga playback aunque seguramente le baste con tararear lo que pueda con un hilillo de voz para dejar que los y las incondicionales ‘grupis’ terminen berreando las canciones y así conseguir salir del paso si ya no se encontrase en plena forma para la fecha del concierto.

Qué fácil, decidido, voy a organizar un concierto de José Luis Rodríguez ‘El Puma’. Sí, vale, tiene 68 años, pero cantar es como montar en bici, no se olvida nunca y menos cuando te has dedicado a ello durante toda tu vida. Podéis tener razón los que penséis que no he organizado un concierto de esas dimensiones en mi vida y que puede que cometa errores pero yo os digo que no hay de qué preocuparse mientras los seguros estén en regla y os aseguro que lo tendré por si algo sale mal, cosa que dudo pues otra cosa no pero experiencia ‘El Puma’ tiene de sobra.

Veréis, veréis. Será un exitazo!!! ¿No os parece?

PD. Tengo un As en la manga pero esto no se lo digáis a nadie. Si no se llena, cosa harto improbable, abro las puertas y dejo entrar por la cara a 300 o 400 personas más y así consigo el éxito seguro!!! Ya os contaré ya… Ya os contaré…

A %d blogueros les gusta esto: