Pan para todos

Esto es de locos, cualquier día nos levantamos y nos están presentando la edición 2015 de Cir&Co por tercera vez. Sí, sí. Por tercera. La primera fue el día 22 de mayo. El día en que se cerraba la campaña electoral para las municipales y autonómicas que de dos días después. Evidentemente, aquello sonó a electoralismo puro y duro. Igual era solo cosa mía. Me llamaba la atención que se presentase un evento de mediados de septiembre a finales de mayo cuando lo habitual había sido hacerlo a finales de julio. De hecho no fue más que un brindis al sol. Datos de ediciones anteriores en cuanto a asistencia de foráneos y muchas generalidades. Importante dejar claro que son un montón de miles de euros los que se van a gastar en el evento y que va a significar un salto cualitativo respecto a lo realizado en años anteriores. Bueno… Pues eso…

Mis temores se confirmaban el viernes. El viernes 31 de julio se volvía a presentar Cir&Co. En esta ocasión ya teníamos más cosas que contar. Más lógico hacer una presentación con el nombre de las compañías que vienen a la ciudad, con datos concretos de programación y esas cosas que hay que contar en estos eventos. Algo que confirma mis sospechas de que la primera presentación no era más que un poco de autobombo para sacar beneficio político en las elecciones. En esta ocasión han cambiado las caras pero no los cargos. Consejera de Turismo y Alcalde de Ávila al frente de ambas ruedas de prensa pero con personas diferentes en los puestos tras las elecciones.

Esto no es nuevo. Llevamos unas semanas recibiendo informaciones similares. Asuntos genéricos ilusionantes para la ciudad que puede llevar a la gente a pensar que alguien tiene una varita mágica con la que solucionar los problemas de los abulenses, recordemos que en pocos mases hay elecciones generales por lo que es fácil pensar que todo se mueve ya en clave electoral. Sin ir más lejos, el Ministro de Interior del Gobierno de España anunciaba el sábado que…

La Escuela Nacional de Policía situada en Ávila volverá a tener «promociones muy importantes» de agentes formándose en sus instalaciones, lo cual «será muy bueno para» el centro, «para Ávila y para la Policía»

Humo, como ya se habría visto en estos lares hace meses. Humo del que no quedó nada, ni siquiera, parece, su recuerdo. Porque de todo aquello que os conté en octubre de 2014 no se ha vuelto a saber nada de nada. Con la escuela de policía se repite la misma promesa, el peaje sigue ahí, del estudio para el enlace con la A6 mejor no hablar, lo de NO renunciar a la alta velocidad suena a chiste malo, más cuando sabemos que acabamos de renunciar a ella y vamos a poner un tren si paradas con el nombre de tren lanzadera para que parezca que va más rápido de lo que de verdad va. Vaticinaba yo que ni siquiera el efecto V Centenario va a ayudar mucho y no debía estar muy desencaminado. Lo corroboro ahora que los sectores de hostelería y comercio han manifestado que el evento de la Santa no está cumpliendo sus expectativas aunque algunos se empeñen en mirar solo cifras de visitas y visitantes sin entrar a valorar la repercusión real, que está siendo más bien escasa.

Pero el Cir&Co que no falte… y pan. Pan para todos… Con eso lo hacemos.

Festival de Nuevos Lenguajes Escénicos de Ávila ‘Artescena’

El programa de actividades del Festival de Nuevos Lenguajes Escénicos de Ávila ‘Artescena’,  que llenará las calles del centro de Ávila de actividades relacionadas con el teatro, el circo y la música entre los días 3 y 6 de julio, se abrirá a las ocho de la tarde del jueves en el Mercado Grande con la actuación del grupo Circortito, uno de los dos grupos ganadores el pasado año …

cartel artes circenses y teatro de calle(1)Así comienza esta noticia de Diario de Ávila sobre el Festival Artescena, un festival celebra ya su octava edición en nuestra ciudad. Sí, sí. He dicho bien, su octava edición. Pero… Si lleva ocho ediciones… ¿Cómo es posible que no nos suene de nada eso de Artescena? Pues fácil, es porque en las anteriores 7 ediciones se ha llamado Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses de Ávila, por cierto, ya hablamos de él por aquí… Lo organizaba una joven asociación abulense llamada Tropiezo Teatro que fue, además, quien propuso la idea al Área de Juventud del Ayuntamiento de Ávila allá por el año 2007. En palabras de la teniente de alcalde de Atención Social e Igualdad de Oportunidades, Patricia Rodríguez, “se ha apostado por un festival más potente, más compacto y enfocado a los nuevos lenguajes escénicos”y para hacerlo, añado, vamos a quitárselo a la gente que ha levantado el Festival de la nada con su esfuerzo y su trabajo.

O sea, que la gente joven de Ávila tiene una idea, la presenta, la pone en marcha y la va haciendo crecer poco a poco, año tras año, con un poquito más de apoyo económico cada vez porque la cosa funciona. No se hacen siete ediciones de algo que va mal, no somos idiotas. Si el Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses de Ávila celebraba en 2013 su séptima edición no es por el fracaso de la idea ni por la falta de profesionalización del evento, es más, varias de las compañías del año pasado repiten en esta nueva y profesional edición renovada y con un 60% más de presupuesto que la anterior. Y lo de hacer “un festival más potente, más compacto y enfocado a los nuevos lenguajes escénicos” se parece mucho a una expropiación, en este caso de una idea, de una gran idea, que los chicos abulenses de Tropiezo Teatro tuvieron a bien compartir con todos nosotros y que ahora queda en manos de gente de fuera de nuestra ciudad para darle más gloria y repercusión al evento… O eso dicen. Quizá signifique eso de “un festival más potente” que ya no son todas las actuaciones gratuitas y que dos de ellas pasan a ser de pago. Sin duda eso le da potencia al espectáculo. No lo sé, juzguen ustedes.

La llegada de la Junta de Castilla y León a la ciudad amurallada con el espectáculo CIR&CO el año pasado ya planteó algunas dudas sobre la continuidad de este festival. Tener una apuesta tan potente por las artes circenses en la calle podía dejar en segundo plano algo como lo que hacía Tropiezo Teatro. Siempre pensé, no obstante, que eran dos ideas compatibles. Que los conceptos de ambos festivales tenían diferencias y finalidades diferentes. Parece que no estaba equivocado y que ambas ideas perdurarán en el tiempo. Un cambio y listo, que la referencia al circo no aparezca en los dos nombres para que parezcan cosas diferentes. El resto, seguirá igual. La Junta, a base de miles y miles de euros, implantará CIR&CO y será un éxito, sin duda, espero que lo sea, y los nuevos organizadores de Artescena aprovecharán la estructura y la metodología del antiguo Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses, harán dos modificaciones, quitarán dos actividades -creo que este año no hay campamento urbano, actividad que era todo un éxito de asistencia y una de las que más hacía disfrutar a los más pequeños- traerán a gente diferente del mismo circuito a los que costará menos convencer de que vengan porque tienen más dinero para ofrecerles y parecerá que han hecho algo… ¿Cómo era? “Más potente, más compacto…”

Mi más sincera enhorabuena a Patricia Rodríguez y Beatriz Jiménez. Gran gestión.

P. D.: Por cierto, otro feo, en la rueda de prensa de presentación de Artescena no hubo ni una sola referencia a la Asociación Tropiezo Teatro. No habría estado de más agradecerles públicamente la dedicación y el esfuerzo de los últimos años y el trabajo que realizaron para sacar el festival adelante. Eso no cuesta dinero, es una cuestión de tener un poquito de vergüenza. 

P. D. 2: El grupo abulense Yembalé & Brasilian Set participará en varios pasacalles de los que componen el programa del festival porque, según en nuevo director del asunto, “hay que contar con la gente y los grupos locales”. Lo que os decía… una cuestión de tener un poquito de vergüenza. 

El resto de la información y programación del Festival Artescena lo tenéis aquí.

Las calles se llenan de gente

Las calles de nuestra ciudad, Ávila, cada día están más llenas de gente. No me refiero al maravilloso mes de septiembre en el que hemos disfrutado de distintas actividades que han sacado al abulense a la calle, a la parte bonita de que los rincones de la ciudad rezumen vida por los cuatro costados, eso es algo que me parece más anecdótico que otra cosa. Eso no es más que el famoso recurso de toda la vida de “Al pueblo pan y circo”. Mientras no muramos de hambre y haya entretenimiento para que la gente esté distraída parece que todo está, no sé si bien, o simplemente bien tapado.

“Al pueblo, pan y circo”. Esta frase se origina en Roma en la Satira X del poeta Romano Juvenal (circa 100 A. D.). En su contexto, la frase en Latin panis et circenses («pan y juegos del circo») es dada como la última atención del pueblo Romano, quien había olvidado su derecho de nacimiento a involucrarse en la política. Juvenal muestra su desprecio por la decadencia de sus contemporáneos Romanos. Los políticos Romanos visualizaron un plan en 140 a. C. para ganar los votos de los pobres; al regalar comida barata y entretenimiento, los políticos decidieron que esta táctica de “pan y circo” sería la forma más efectiva de subir al poder. Juvenal hace referencia a la práctica romana de proveer trigo gratis a los ciudadanos romanos así como costosas representaciones circenses y otras formas de entretenimiento como medio para ganar poder político a través del populismo.
(Wikipedia)

Lo que pasa es que en nuestra ciudad el trigo no es gratis. Todo es caro por mucho que nos digan, nos prometan o quieran hacernos creer que no. La parte del circo, por qué no decirlo, ha estado muy bien. Muchas actuaciones y mucha gente atendiendo a acrobacias imposibles en las plazas más importante del centro urbano, pero eso no basta cuando lo que va faltando es el pan.

Y es que a la gente se le acaba el pan  (y no solo el pan). Es cierto que la calle se llena de gente, cada vez más. Basta con darse un paseo desde la estación de trenes a la Plaza del Mercado Chico e ir comprobando cómo ha aumentado la cantidad de gente que hay en el trayecto que pasa por Santa Ana, Calle Duque de Alba, El Grande, La Plaza de Adolfo Suárez, Calle Alemania, Reyes Católicos… La cantidad de cartones donde se puede leer “Necesito una ayuda”, “No tengo trabajo”, “Mis hijos no tienen para comer”… Y una persona, cabizbaja la mayoría de las veces, que te miran con una mezcla entre temor y vergüenza, pidiendo desde un grito silencioso, un poco de caridad para una situación desesperada. Tenemos que sumarle a toda esta gente aquellos que no están quietos. Los que se acercan a ti cuando pasas por su lado o te cruzas en su camino y te dicen de corrido “A ver si puedes darme una ayudita, por favor, que lo necesito para comer…”. Se puede echar un vistazo también a las puertas de las iglesias a las horas de misa y a las colas de los centros en los que se reparten alimentos a los más necesitados… El número de personas que necesitan ayuda crece cada día…

Sí, las calles de Ávila, tristemente, se llenan de gente, de gente a la que el circo no le importa porque solo quieren pan. A otros parece que les dé igual, solo buscan votos.

La receta

laReceta

Circo por circo: veinticirco

Festival_Circo_Avila_1

Llevamos un mes de septiembre movidito por Ávila. Uno no se ha recuperado del Mercado Medieval (¿han leído La Colonoscopia últimamente?) y llega ‘Cir&Co’. Este festival, según señalan desde la Junta de Castilla y León, pretende completar el triángulo de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad de la región junto a Titirimundi (Segovia) y FACYL (Salamanca).

Son palabras mayores, esta claro, pero la primera edición de ‘Cir&Co’ ha tenido muy buena pinta. No he podido disfrutar todo lo que quería del programa, pero lo que he visto me ha gustado. No estuve en el espectáculo inaugural, por ejemplo, pero muchos me han dicho que fue para quedarse con la boca abierta.

Ha habido otras actuaciones realmente llamativas. A esto hay que añadir el ambiente

que se ha vivido en distintos puntos de la ciudad, como las plazas de Adolfo Suárez y de la Catedral, donde se ha concentrado un batiburrillo de atracciones circenses realmente llamativas. Entre ellas, me quedo con el surrealista Museo del Olvido, donde se puede descubrir desde una catapulta de botones, a un cosquillador de lentejas, pasando por el desamonedor, imprescindible para desembarazarse de esas molestas monedas que tanto incordian en nuestros bolsillos.

Festival_Circo_Avila_2

Como decía, la cosa tiene buena pinta. Da gusto ver la ciudad así, con movimiento y con gente dispuesta a pasar un buen rato. Ojalá este festival vaya creciendo y consolidándose año a año. Mientras tanto, toca dar las gracias a Tropiezo Teatro, que durante muchos años han organizado en Ávila un espectacular festival de teatro de calle y artes circenses con pocos medios y mucha ilusión.

Festival a la gorra

Payasos, malabaristas, trapecistas… Artistas en general ocupan desde hoy y hasta el domingo las calles de Ávila. Se celebra en nuestra ciudad el 6º Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses. Un Festival que se viene haciendo gracias al empeño y trabajo de un grupo de jóvenes de la ciudad que quieren mostrarle al mundo lo que hacen, lo que les gusta, y que se empeñaron en 2007, sin apenas medios y con mucho esfuerzo, en hacer una jornada con un taller y un espectáculo público de malabares. Sin financiación y con mucho trabajo, llamaron la atención de la gente de la calle. Les mostraron que otra forma de entretenimiento era posible y que había todo un mundo tras las artes circenses por lo que un año después, aquella modesta jornada de teatro de calle, pasó a ser algo más grande con más talleres y más grupos que querían actuar en nuestras calles.

Tropiezo Teatro es una Asociación abulense sin ánimo de lucro en la que viven de forma intensa todo lo referente al teatro y el circo. Jóvenes y con ganas de mostrarle sus habilidades al público. Ellos son los responsables de que nuestras calles, año tras año, se llenen de humor, malabares, zancos y narices rojas, tras las cuales hay un grupo de artistas que son los que hacen realizar este festival. Con un presupuesto de unos 12.000 €, no cuentan con más, estos chicos, con la ayuda de algunos técnicos municipales que intervienen en la organización, consiguen traer a nuestra ciudad, permítanme la taurina expresión, a los primeros espadas del mundo del circo y el teatro de calle. Gente que apenas pide no perder dinero con su visita a Ávila y que se conforman con lo que caiga en su gorra tras su actuación a parte del alojamiento y la comida de los días que pasen en Ávila. En eso se va la mayoría del presupuesto que se concede a este festival, en pagar la residencia Arturo Duperier y la comida de los más de 20 artistas que nos visitan estos días. No hay para más… O sí… Siendo realistas, este Festival lleva años recibiendo la misma cantidad de dinero para su celebración y, gracias a la imaginación de la organización, cada año se superan y hacen que la actividad sea más vistosa y mejor organizada. Y a ese esfuerzo hay que sumarle el de las compañías que renuncian a su caché para poder hacer lo que saben y les gusta, entretener y divertir. No podemos olvidar que festivales similares, en otras ciudades de la región, han contado históricamente con presupuestos casi diez veces mayores al que tiene el festival de Ávila y, no necesariamente, son mejores festivales.

Entre las actividades que tendremos estos días se encuentra la realización de tres talleres, uno de teatro con máscara, otro de acrobacias y un tercero de danza urbana y, como no, el plato fuerte de estas jornadas, las actuaciones que se sucederán por las calles de la capital en las que más de 20 compañías diferentes nos deleitarán con sus representaciones. De todas ellas dos son de aquí, de Ávila, y han decidido, también de forma altruista, aportar su granito de arena. Otras dos actúan tras haber sido las ganadoras de los concursos de público y de jurado profesional del año pasado y lo hacen fuera de concurso y serán 10 compañías las que peleen este año por llevarse dichos premios. Además de estos dos galardones habrá una mención especial que la propia Asociación Tropiezo Teatro dará tras reunión y votación interna de sus miembros.

A todo esto se le une también el concurso de fotografía que la Asociación de Fotógrafos de Ávila convoca con la temática del festival como centro de atención y que entregará dos premios a las dos mejores fotografías que se presenten, uno de 120 euros que entregará un jurado y otro de 70 € que dará el público tras poder ver expuestas las fotografías que se presenten. Tenéis más información sobre el concurso en la web de la asociación.

En definitiva. Un fin de semana para reír y disfrutar. Para conocer un poco más las artes circenses y poder aprender un poco de ellas. Un fin de semana para arropar a los chicos de Tropiezo Teatro y conseguir que una vez más, por sexto año consecutivo, su festival sea un éxito.

Os dejo aquí el programa completo del festival.

A %d blogueros les gusta esto: