El desencanto (aka El Encanto 3)

HAHA

Si en algo coincidíamos todos, dejando a un lado nuestros pronósticos y deseos sobre el resultado de las conversaciones, es en que lo que se proponían era muy difícil, tremendamente difícil. No es que fuesen agua y aceite, Madrid y Barça, Colacao y Nesquik; no eran fuerzas completamente opuestas, pero sí eran partidos con posiciones alejadas en aspectos que parecían claves, de peso, por mucho que ellos opinasen ante los medios que sus programas eran muy parecidos.

El día empezó a torcerse cuando por la mañana IU difundía sus 11 puntos para un acuerdo de mínimos. ¿No habíamos resuelto eso en el segundo encuentro? ¿El acuerdo de mínimos del martes era que cada partido redactase unos puntos para intentar un acuerdo de mínimos en la reunión de hoy? ¿En seis horas de reunión solo se había llegado hasta ahí? Todo estaba mucho más verde de lo que el Club del Encanto daba a entender y empezaban a cobrar sentido las palabras de UPyD que, tras descolgarse del pacto a cinco, hablaba de improvisación y de falta de concreción. No queremos que gobierne el PP, no nos gustan los chalecos, arriba el bien, abajo el mal, nos gusta Ávila, redactemos en casa una propuesta de mínimos para redactar un acuerdo de mínimos y luego ya veremos qué hacemos, o algo así.

Cuando se conoció la convocatoria de un rueda de prensa por parte de Ciudadanos todos nos olíamos por dónde iban a ir los tiros. Serrano anunció que renunciaba a liderar una opción de cambio, al considerar que esa situación no sería estable. Lo más gracioso de todo es que ayer por la mañana el líder de la gestora que lleva el timón del PSOE local ya anunció que sus cuatro concejales votarían a su candidata, Yolanda Vázquez. Curiosa forma de dialogar la del PSOE, que da por cerrado el espinoso tema de elegir al candidato de consenso, y curiosa y optimista interpretación de la realidad la de Ciudadanos.

Aunque ya empezó ayer la búsqueda de culpables -el PSOE acusó a Ciudadanos de utilizar al Club del Encanto para presionar al PP en Valladolid y a IU les faltó poco para señalar a Serrano como el asesino de Kennedy-, aún queda mucha tela que cortar en torno a estas conversaciones y a la situación que se materializará mañana en la constitución del Ayuntamiento. Sin estar allí dentro y con la poca información de que disponemos, no creo que Ciudadanos usará estas charlas para presionar al PP de la Junta. Mi impresión es que Serrano estaba convencido de que iba a ser Alcalde y de que contaría para ello con el apoyo de los demás. Y que siguió sentado en la mesa a la espera de que el bloque de izquierdas/progreso terminara cediendo y apoyando su candidatura. Seguramente nunca sabremos si Serrano se cayó solo del caballo o si alguno de sus compañeros -de aquí, de Valladolid o de Madrid- le puso una linterna frente a los ojos para que terminase viendo la luz.

La interpretación que usaban los demás partidos para rechazar la candidatura de Serrano me parece, como poco, peculiar. Si quitamos al PP, mayoría de izquierdas. Sí, claro, pero con un 36% de los votos. En su derecho estaban de intentar forzar la mano de Serrano, pero este bien podía negarse, ya que, al fin y al cabo, de todos los reunidos era el más votado.

El resultado de todo esto es que mañana Rivas se convertirá en alcalde de la ciudad con el apoyo únicamente de sus concejales. Nueve frente a dieciséis. Ciudadanos afirmó ayer que no va a firmar ningún pacto de legislatura con el PP así que a Rivas le toca lidiar con la incertidumbre de la que ayer abominaban, con la necesidad de pactar todos los grandes asuntos y con la espada de Damocles de la moción de censura sobre sus cabezas, situación que igual cambia, no descartemos nada, después de las generales de fin de año. La legislatura, en definitiva, se presenta complicada.

Y dentro de 4 años… LOS4PALOS2019. READY4CHANGE! Está visto que si quieres que algo salga bien, es mejor hacerlo uno mismo.

A %d blogueros les gusta esto: